Lo nuevo de Parade

‘Demasiado Humano’ de Parade
LN3 Espai Mutant de Las Naves
C / Joan Verdeguer, 16. Valencia
Viernes 12 de mayo, 2016, a las 21.30h

Las Naves presenta en concierto el último trabajo de Parade, ‘Demasiado humano’. Se trata del octavo álbum del músico Antonio Galvañ y supone un retorno al techno-pop de cierto aire lo-fi, aunque prima la sofisticación. También abundan los guiños al sonido y las melodías de Matia Bazar similares, aunque también haya alegres desvíos a sonidos algo más cacharreros y referencias a la música surf

‘Demasiado humano’ suena a una época en la que los sintetizadores no se programaban con ordenadores, sino que se tocaban directamente. Está hecho con capas de sintes polifónicos para crear ritmos y atmósferas que guardan letras sobre inteligencias artificiales, motoristas fantasmas y pandilleros de finales de los setenta.

Detrás de Parade está el reconocido músico de Yecla (Murcia) Antonio Galvañ, que creó este alias artístico hace alrededor de quince años para canalizar sus dos grandes obsesiones: la ciencia ficción y la tecnología aplicada a la música popA lo largo de su trayectoria, Parade ha creado una galaxia plagada de entrañables seres de ciencia-ficción con una tara de fabricación casi idéntica a la de muchos humanos: la soledad genética.

Además, ha obtenido un merecido prestigio por ser uno de los más lúcidos talentos de la escena independiente española, habiendo sido reclamado por artistas de la talla de Ibon Errazkin y Teresa Iturrioz (Single), Carlos Berlanga o Fernando Márquez ‘el zurdo’, para aportar a los teclados su brillo personal en los respectivos últimos trabajos discográficos de todos ellos.

Parade. Imagen cortesía de Las Naves.

Parade. Imagen cortesía de Las Naves.

Juanli Carrión, extractos unidos

Opus 2012. Juanli Carrión
Galería Rosa Santos
C/ Bosseria, 21. Valencia
Hasta 18 de mayo

Nada más entrar en la galería Rosa Santos nos encontramos con el libro que sirve de singular partitura a Opus 2012, el montaje expositivo de Juanli Carrión (Yecla, 1982). La partitura es de la ópera Don Giovanni de Mozart, que el artista se encargó de traducir al italiano con textos procedentes de un discurso del presidente Obama, interpretados por cantantes profesionales en medio del desierto mexicano de Real Catorce en San Luis Potosí. Seis fotografías tomadas de los cantantes, en el mismo paisaje desértico y fronterizo con los Estados Unidos donde se grabó tan singular Don Giovanni, completan la muestra.

El video ópera que sin duda encabeza el proyecto de Carrión tiene dos dimensiones: una política y otra artística; una estática y otra en perpetuo movimiento. La imagen, siempre en plano fijo, tiene una parte superior con el cielo estrellado nocturno siempre cambiante, y una inferior donde vemos a los cuatro intérpretes, en actitud tan inmóvil como la tierra desértica donde se ubican, cantando ciertos pasajes del discurso de Obama. Pasajes que vienen a dar cuenta de las contradicciones que asolan nuestras democracias occidentales. De manera que la economía, con sus pobres y ricos a distancia cada vez más sideral; la inmigración, de primera y segunda; el petróleo, como fuente de poderosos intereses, y la democracia, como sistema debilitado en su esencia por un capitalismo feroz, conforman la letra de una partitura crítica con ese estado de cosas.

Opus 2012, Juanli Carrión. Imagen cortesía de galería Rosa Santos

Opus 2012, Juanli Carrión. Imagen cortesía de galería Rosa Santos

Carrión juega con lo estático inferior, inmóvil, desazonante del discurso político, en contrapunto con la cambiante parte superior de un cielo estrellado. Y a lo largo de los 30 minutos aproximados que dura el video, ese vaivén de movilidad y estatismo va dando pie a esperanzados fragmentos dentro del vaciado discurso, al mismo tiempo que el cielo destila una monotonía impropia de su movilidad. De manera que Opus 2012 termina siendo un canto desesperanzado, un grito irónico en mitad del desierto, del que va emanando un hilo de vida por entre las grietas de tan estática representación.

La denuncia implícita en el texto operístico, lanzada a los cuatro vientos por los hieráticos intérpretes del mordaz Don Giovanni, tiene su contrapunto en la bella alocución y puesta en escena del video. De manera que los extractos unidos tienen la aridez, sin duda reflejada en las fotografías contiguas, que anima el conjunto, y la cualidad estética que perturba la solidez de tan explícito mensaje crítico. La certeza ideológica y la interrogación subjetiva, librando un pulso en Opus 2012.

Salva Torres