Los chicos auto sacrificados de Bojan Radojcic

Trilogy About The Boy Who…, de Bojan Radojcic
Galería pazYcomedias
Plaza del Colegio del Patriarca, 5. Valencia
Inauguración: jueves 28 de abril, a las 20.00h
Hasta el 24 de junio de 2016

El artista serbio Bojan Radojcic presenta en Galería pazYcomedias su primera exposición en España. Bajo el título ‘Trilogy About The Boy Who…’, la muestra comprende una serie de dibujos realizados con lápiz carbón, entre los que destacan la trilogía que da nombre a la exposición, tres dibujos de gran formato, o mejor dicho, tres instalaciones compuestas por un gran número de dibujos realizados sobre páginas extraídas de libros formando tres enormes imágenes, cada una con nombre propio: The Boy Who Got Drowned in His Tears, The Boy Who Exploded from Happiness y The Boy Who Burned with Desire.

Obra de Bojan Radojcic. Imagen cortesía de Galería pazYcomedias.

Obra de Bojan Radojcic. Imagen cortesía de Galería pazYcomedias.

Cada una de las obras analiza el “auto-sacrificio desde distintas perspectivas y puntos de vista, con el fin de poder tratar diferentes cuestiones. No obstante, a la hora de tratar el tema, las obras están conexionadas entre sí por el ejercicio de abnegación que los tres chicos realizan, exponiendo así algunos de los más significativos asuntos globales.

The Boy Who Got Drowned in His Tears (El niño que se ahogó en sus lágrimas), manifiesta el “auto-sacrificio que un individuo realiza de forma deliberada con el fin de proteger su entorno más inmediato. Este dibujo está inspirado en un relato corto titulado ‘Fausto ha muerto’ de Mark Ravenhill, donde un niño decepcionado con el mundo en que vivía decidió “llorar dentro de sí», para que su madre no pudiese notar su tristeza y preocupación.

Obra de Bojan Radojcic. Imagen cortesía de Galería pazYcomedias.

Obra de Bojan Radojcic. Imagen cortesía de Galería pazYcomedias.

The Boy Who Exploded from Happiness (El niño que explotó de felicidad), segundo dibujo de la trilogía, analiza las consecuencias de la renuncia y postergación de las normas sociales e injusticias. El resultado es un individuo obligado a vivir en su propio mundo hermético, generando su propia felicidad personal (autosuficiente por tanto), e involuntariamente sacrificándose por una «explosión» de felicidad desbordante.

The Boy Who Burned with Desire (El niño que ardió de deseo) es el último dibujo de la trilogía, y habla de cómo una persona decide llevar a cabo un acto radical de sacrificio para llamar la atención rápida y eficazmente. En los momentos en que es difícil ser observados, y más todavía ser escuchados, el último recurso tal vez sea el de una acción impactante que pueda causar sensación y llamar la atención, al menos por un instante, de la sociedad y los medios de comunicación.

Obra de Bojan Radojcic. Imagen cortesía de Galería pazYcomedias.

Obra de Bojan Radojcic. Imagen cortesía de Galería pazYcomedias.

Bodas de oro agridulces

Jordi i Lola, de Ximo Llorens, Compañía La Dependent
Teatre Micalet
C / Mestre Palau, 3. Valencia
Del 14 al 24 de abril de 2016

Una pareja se dispone a celebrar sus bodas de oro en la terraza del hogar familiar y lo que arranca como un festejo de la perdurabilidad del amor da un quiebro hacia el reproche de desaires y mentiras.

Los nombres de los protagonistas de esta historia de lo cotidiano dan título a la obra en valenciano que acoge el Teatre Micalet del 14 al 24 de abril, ‘Jordi i Lola’, de la reputada compañía de Alcoi La Dependent.

Escena de Jordi i Lola, de Ximo Llorens. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Escena de Jordi i Lola, de Ximo Llorens. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

El montaje cierra la trilogía del comedor del dramaturgo Ximo Llorens, que arrancó hace 15 años con ‘Un sopar de dimecres’, y prosiguió en 2011 con ‘Què fem de la mare?’

Los tres montajes son comedias amargas e intimistas que recorren conflictos sociales y situaciones cotidianas. Al espectador se le ofrece la oportunidad de observar a través de un microscopio un microuniverso donde la épica brota de las relaciones entre personas normales.

Escena de Jordi i Lola, de Ximo Llorens. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Escena de Jordi i Lola, de Ximo Llorens. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

La complicidad entre los protagonistas se arraiga en las experiencias compartidas entre sus actores, Neus Agulló y Pep Cortés, dos vacas sagradas de la escena teatral valenciana que han participado en toda la trilogía. Ella como actriz en todos los montajes, y él como director en los dos primeros y como intérprete en este último.

Al contraste entre las lunas de miel y de hiel de la pareja contribuye la escenografía de Jon Berrondo, tres veces galardonado con el premio Max, en 1998, 2000 y 2001.

Escena de 'Jordi i Lola'. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Escena de ‘Jordi i Lola’. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

“Trajano pedía a los corruptos el dinero robado”

La legión perdida, de Santiago Posteguillo
Editorial Planeta

La aparición de ‘La legión perdida’ (Editorial Planeta), último volumen de la trilogía de Santiago Posteguillo dedicada a recrear la vida del emperador Trajano (53-117)  pone fin a una titánica tarea literaria e histórica. Un total de 13 años de su vida ha invertido el escritor valenciano en rememorar  el esplendor del mundo romano con sus luces y sombras. Seis para elaborar la trilogía sobre Escipión El Africano y siete para la de Trajano. La heptalogía de Colleen McCullough sobre Julio César o la trilogía sobre el siglo XX de Follet son las únicas obras de esa magnitud  publicadas en el mundo.  La obra sobre Escipión incluye más de 150 personajes en 2.800 páginas con el mundo romano y cartaginés como telón de fondo. La de Trajano, 3600 páginas, más de 200 personajes y Roma, la Dacia, Partia, el imperio kushan y China como escenarios.

Detalle de la portada del libro 'La legión perdida', de Santiago Posteguillo. Editorial Planeta.

Portada del libro ‘La legión perdida’, de Santiago Posteguillo. Editorial Planeta.

¿Cuál es su estado anímico y mental tras haber concluido este inmenso mosaico del pasado?

Por un lado, uno siente una gran satisfacción por haber concluido una enorme narración en la que he recuperado un gran personaje histórico como Trajano para la memoria histórica de mucha gente y, por otro, un gran vacío. Pero ese vacío ya lo estoy llenando trabajando desde ya mismo sobre mi siguiente novela.

¿Habrá una tercera trilogía o piensa seguir por otros derroteros?

Tengo ideas para varias trilogías más, pero probablemente me decida ahora por una novela en la que cuente una historia de otro gran personaje injustamente olvidado en un solo volumen. También trabajo en un tercer libro de relatos sobre escritores y escritoras olvidados pero que merecen ser mucho más conocidos y, sobre todo, leídos.

¿Qué aspectos fueron más complicados a la hora de documentarse?

En ‘La legión perdida’ no sólo hablo de Roma, sino también de Partia, el imperio kushan del norte de la India y hasta de la China de la dinastía Han. He tenido que dedicar un tiempo extra para documentarme bien sobre cómo eran estas culturas al principio del siglo II d.C., cómo era su relación con Roma y cómo interaccionaban unas con otras a través de la ruta de la seda.

¿Qué táctica sigue para diseñar las batallas con tal verismo?

Consulto primero bien todas las fuentes antiguas y modernas sobre la batalla que voy a recrear. Luego me hago mapas sobre las distintas fases de la misma. Estos mapas con frecuencia se incluyen en los apéndices de la novela. Luego parcelo el relato de la batalla en diferentes escenas que se van entrecruzando prestando mucha atención a que siempre queden reflejados los puntos de vista de los dos contendientes en liza.

Escipión El Africano y Trajano. ¿Algún paralelismo entre ambos personajes?

Tanto Trajano como Escipión son gigantescos personajes históricos que han influido notablemente en que hoy seamos lo que somos y que pensemos de la forma en la que lo hacemos. Los dos comparten también características de nobleza y liderazgo bastante ausentes hoy día en nuestro mundo y está bien recordar que había líderes de esta talla y con gran calado ético. También tenían sus sombras: Escipión terminó siendo algo soberbio y vanidoso y Trajano bebía en exceso, según todas las fuentes.

Detalle de uno de los mapas incluidos en 'La legión perdida', de Santiago Posteguillo.

Detalle de uno de los mapas incluidos en ‘La legión perdida’, de Santiago Posteguillo.

¿Cómo cree que resolvería Trajano el ‘impasse’ político que sufre España?

Primero tomaría las riendas de los problemas pues entendía que un líder ha de tomar decisiones, nunca esperar sentado a que los problemas se resuelvan solos o se pudran. En segundo lugar, negociaría y pactaría. Pese a ser el emperador con poder absoluto, pactaba con el senado las decisiones más importantes y también era capaz de pactar con el enemigo, como hizo con los reyes de Arabia Nabatea o de Osroene, por mencionar algunos ejemplos. Y en todo momento tenía presente a los más desfavorecidos y era muy consciente que tenía que ser el primero en dar ejemplo cuando había que pedir sacrificios ya fuera al pueblo o al ejército.

¿Aparte del botín, qué atraía a los romanos a la conquista de Oriente?

Trajano decide cruzar el Éufrates porque los partos eran unos vecinos incómodos, belicosos y que no cumplían sus pactos con Roma. Además, controlar Partia era eliminar un intermediario que incrementaba los costes del creciente comercio entre Roma y la India y China. Trajano tomó una decisión estratégica y económica cuando inicia la conquista de Partia. Si Adriano no se hubiera retirado de Oriente, seguramente esa parte del mundo se habría mantenido mucha más próxima en su evolución a Europa y es muy posible que no tuviéramos la tensa relación que existe hoy día entre Siria, Irak y países anexos con occidente. Pero Adriano pensaba que era mejor encerrarse en su imperio y preocuparse sólo de vigilar las fronteras, creía que lo que pasara lejos no afectaría a Roma. En los siglos posteriores, Partia fue el origen de muchos problemas para el imperio romano de forma recurrente. Los líderes europeos también pensaban que Siria e Irak estaban muy lejos. Ahora sus problemas son nuestros problemas. Los políticos, manipulados por la presión de los poderes fácticos, olvidan la historia, pero la historia, tozudamente, vuelve sobre los mismos caminos que recorrió en el pasado.

Tras bucear durante años en el pasado, ¿qué enseñanza útil ha obtenido para los hombres de nuestro tiempo?

Hay que conocer nuestro pasado para entender nuestro presente y evitar repetir errores en el futuro. Y había líderes que gobernaban de verdad pensando en el bien común, que eran austeros empezando por ellos mismos, que gestionaban el dinero público invirtiéndolo en obras públicas como bibliotecas, saneamiento, edificios para impartir justicia, acueductos, etcétera. Y, además, a los corruptos los obligaban a devolver todo el dinero sustraído. Así era Trajano.

El escritor Santiago Posteguillo. Fotografía: Carlos Ruiz.

El escritor Santiago Posteguillo. Fotografía: Carlos Ruiz.

Bel Carrasco

Los sótanos más oscuros de la sociedad austríaca

En el sótano, de Ulrich Seidl
Sala Berlanga de La Filmoteca de CulturArts
Plaza del Ayuntamiento, 18. Valencia
Viernes 15 de enero, a las 22.30h

La Filmoteca de CulturArts estrena el viernes 15 de enero en la sala Berlanga el documental En el sótano (2014) del cineasta austríaco Ulrich Seidl, uno de los  directores más controvertidos y originales del cine europeo actual.

Fotograma de 'En el sótano', de Ulrich Seidl. Imagen cortesía de La Filmoteca de CulturArts.

Fotograma de ‘En el sótano’, de Ulrich Seidl. Imagen cortesía de La Filmoteca de CulturArts.

Tras la aclamada Import-Export (2007) y la perturbadora trilogía Paraíso (Fe, Amor y Esperanza) de 2012, Ulrich Seidl retorna al campo documental de sus orígenes con una indagación sobre los usos insospechados  que suelen dar los austríacos a los sótanos de sus casas.

Ulrich Seidl vuelve a sumergirse en los aspectos más oscuros de la sociedad austriaca y se aproxima a ciertos temas polémicos como el sadomasoquismo, la pasión por las armas de fuego o la ideología nazi, desde una perspectiva en la que conviven el humor y la ternura con lo sórdido, lo terrorífico y lo grotesco.

La última película de Ulrich Seidl se estrena en Valencia en la Filmoteca de CulturArts,  tras exhibirse en certámenes como la Mostra de Venecia, el Festival Europeo de Sevilla o el Festival Internacional de Cinema d´Autor de Barcelona.

Fotograma de 'En el sótano', de Ulrich Seidl. Imagen cortesía de La Filmoteca de CulturArts.

Fotograma de ‘En el sótano’, de Ulrich Seidl. Imagen cortesía de La Filmoteca de CulturArts.

Cartel de la película 'En el sótano', de Ulrich Seidl. Imagen cortesía de La Filmoteca de CulturArts.

Cartel de la película ‘En el sótano’, de Ulrich Seidl. Imagen cortesía de La Filmoteca de CulturArts.

 

 

 

Tras la bandera de Mariana Pineda en el Musical

‘Pinedas tejen lirios’, de Trinchera Teatral
Teatro El Musical
Plaza del Rosario 3, Valencia
Sábado 28 y domingo 29 de noviembre de 2015

Trinchera Teatral es una compañía formada por actrices españolas que viven en Buenos Aires, donde han llevado al éxito su Trilogía Republicana: tres obras sobre la memoria histórica, que ahora atraviesan el océano y llegan a España en la segunda gira del grupo.

‘Pinedas tejen lirios’ se estrena este fin de semana en el Teatro El Musical de Valencia y es la segunda pieza de este trilogía, escrita y dirigida por Susana Hornos y la alicantina Zaida Rico, que también actúan en la obra. El año pasado, en la primera gira de la compañía por España, representaron en la sala Ultramar de Valencia ‘Granos de uva en el paladar’.

Imagen de un instante de la representación de 'Pinedas tejen lirios'. Fotografía cortesía del teatro.

Imagen de un instante de la representación de ‘Pinedas tejen lirios’. Fotografía cortesía del teatro.

‘Pinedas tejen lirios’ es una reflexión sobre la violencia de género y la maternidad, que arranca de la figura de Mariana Pineda, la mujer que en 1831 fue condenada a muerte y ejecutada por bordar una bandera con las palabras ‘”libertad, igualdad y ley”. Este es el punto de partida de una obra teatral que habla de mujeres que luchan por sus ideas y sueños a lo largo de la historia: en la Argentina de la dictadura, en la mexicana Ciudad Juárez y en cualquier lugar de hoy en día.

Desde 2012, la Trilogía Republicana de Trinchera Teatral ha triunfado en la exigente cartelera teatral argentina, consiguiendo dos galardones y cinco nominaciones en los premios Teatro del Mundo, que organiza la Universidad de Buenos Aires.

Las tres obras se han despedido de Argentina, representándose en el Teatro Margarita Xirgu de la capital. Sus creadoras se consideran viajeras de la memoria y en su obra están muy presentes la República, la posguerra y el exilio. El éxito de su propuesta en Latinoamérica ha hecho posible que sus obras se representan ahora en España. Esta segunda gira de la compañía ha comenzado por Zaragoza y después de Valencia viajará a Madrid.

Imagen de un instante de la representación de la obra 'Pinedas tejen lirios'. Fotografía cortesía del teatro.

Imagen de un instante de la representación de la obra ‘Pinedas tejen lirios’. Fotografía cortesía del teatro.

 

Manuel Portillo, maestro del ‘Fashion Film’

Manuel Portillo, premio en el Festival de Berlín
‘Fashion Film’
Para la marca alicantina Hispanitas

Equidistante entre el mundo de la ficción cinematográfica y la publicidad ha surgido un nuevo género: el fashion film. Se trata de contar una historia en la que la marca que produce la obra tiene una presencia en el argumento. Una forma sutil de promoción que da vía libre a la creatividad del director.

El joven valenciano Manuel Portillo se ha revelado como un maestro en este nuevo género fílmico. Su trilogía realizada para la marca alicantina Hispanitas, que fabrica calzado y bolsos, se ha alzado con numerosos premios internacionales. El último, el del prestigioso Festival de Berlín, fallado el 10 de julio. En total más de 30 nominaciones y tres premios en festivales de referencia como el International Fashion Film Awards de California y el Mercedes Benz Bokeh South African FFF. También ha sido seleccionado para los de Miami y Hollywood, este último considerado a la altura de los Oscar.

Una de las películas 'Fashion Film' del director valenciano Manuel Portillo. Imagen cortesía del autor.

Una de las películas ‘Fashion Film’ del director valenciano Manuel Portillo. Imagen cortesía del autor.

Las grandes marcas como Armani, Prada o H&M realizan los fashion film con el objetivo de distribuirlos por internet, festivales diversos o proyectarlos en sus propias tiendas. En suma, con una doble faceta publicitaria y artística. En el caso de Portillo ha sido la marca alicantina Hispanitas que fabrica calzado y bolsos la que hizo la apuesta.

La trilogía dirigida por Portillo en torno a la marca la conforman tres películas: El artesano, Pasos de Sirena y Un largo camino. Narran la historia de distintos personajes en diferentes  épocas con algo en común: la búsqueda de un imposible en la España de los siglos XVIII al XX. “El éxito que hemos obtenido se debe a que contamos una historia en lugar de limitarnos a hacer un videoarte o un ejercicio visual de estilo sin contenido”, dice Portillo.  “Lo hacemos con un estilo particular, dándole un toque muy personal, profundo y revisando nuestras raíces. Por otra parte, concebimos cada trabajo como si fuera un cortometraje de siete minutos de duración y mimamos hasta el último detalle”.

Fotograma de una de las películas 'Fashion Film' de Manuel Portillo. Imagen cortesía del autor.

Fotograma de una de las películas ‘Fashion Film’ de Manuel Portillo. Imagen cortesía del autor.

La obsesión de una joven por encontrar el tacto perfecto, la historia de amor entre dos almas que nunca llegaron a encontrarse o la soledad y el sacrificio en el camino de un oficio olvidado son los temas que trazan las distintas obras  de la trilogía.

La pujanza del nuevo género se refleja en la aparición de nuevos Festivales de Fashion Films (FFF), cuyo máximo referente es el International Fashion Film Awards de Hollywood.  Portillo obtuvo el Premio a Mejor Fotografía en la pasada edición de 2013 y en esta edición de 2014, que se celebra del 24 al 26 de julio, obtuvo cinco nominaciones por Un largo camino: Mejor Director, Mejor Película, Mejor Fotografía, Mejor Música y Mejor Actor.

“Al principio éramos los únicos españoles, pero ahora ya tenemos algunos colegas”, cuenta Portillo. “La ventaja de este formato es que te da libertad creativa y al mismo tiempo tienes al productor detrás”, concluye.

Fotograma de una de las películas 'Fashion Film' de Manuel Portillo. Imagen cortesía del autor.

Fotograma de una de las películas ‘Fashion Film’ de Manuel Portillo. Imagen cortesía del autor.

Manuel Portillo tiene dos licenciaturas, en Comunicación Audiovisual y Publicidad y Relaciones Públicas. Empezó muy joven en el mundo del cortometraje, con sólo 20 años, por lo que abandonó Valencia en busca de oportunidades. “Soy un obseso de las sensaciones que pretendo evocar con cada historia y de su construcción bella y cuidadosamente imperfecta”, confiesa. “Intento llevar mi visión cinematográfica y mi pasión por la ficción al mundo del videoclip, el fashion film y la publicidad”.

Actualmente lleva a cabo diversos proyectos para marcas de primera línea, como Warner Music, Red Bull, Heineken, Revlon, Sony, Windows y Samsung entre otras. “Confío en que esto sirva para que otras marcas entiendan de una vez por todas, que tenemos que emocionar con nuestro trabajo, y que eso sólo es posible si nosotros mismos nos emocionamos haciéndolo”, concluye.

www.manuelportillo.tv

Fotograma de una de las películas 'Fashion Film' del director valenciano Manuel Portillo. Imagen cortesía del autor.

Fotograma de una de las películas ‘Fashion Film’ del director valenciano Manuel Portillo. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

«Sólo la tecnología nos diferencia de los romanos»

Princeps. Primer ciudadano de Roma, de Gabriel Castelló
Editorial Good Books

Desde la fundación de la ciudad de Valencia (Valentia) a la muerte de Julio César y la lucha de tres grandes personajes históricos por el poder de Roma. El escritor valenciano Gabriel Castelló ha novelado este amplio periodo de la historia a través de las peripecias de la familia Antonio, asentada en nuestra tierra y dedicada al comercio del vino y del aceite. Durante años Castelló ha vivido con una parte del cerebro en el presente, trabaja en una empresa de telecomunicaciones, y con la otra en el pasado. Incluso logró adelgazar más de diez kilos siguiendo una dieta propiamente romana con la que no pasó hambre. Con Princeps. Primer ciudadano de Roma acaba de culminar una trilogía, integrada por Valentia y Devotio, lectura obligada para los que desean  profundizar en las raíces de nuestra historia. “Sólo la tecnología nos diferencia de los hombres y mujeres de la época romana”, afirma.

Portada de 'Princeps. Primer  ciudadano de Roma', de Gabriel Castelló. Editorial Good Books

Portada de ‘Princeps. Primer ciudadano de Roma’, de Gabriel Castelló. Editorial Good Books

¿Cómo se siente después de haber corrido este maratón histórico?

Me siento muy bien, realizado y satisfecho por haber escrito una saga en la que mis personajes ficticios, los Antonios, han ido cediendo el protagonismo a los grandes nombres de la época. En Valentia Cayo Antonio Naso compartió protagonismo con Quinto Sertorio y su hijo Lucio lo hizo con los Pompeyos, padre e hijos, en Devotio. En Princeps concluye la saga con un Lucio Antonio Naso implicado con Sexto Pompeyo y después con Marco Antonio en su lucha fratricida contra el nuevo favorito de fortuna: Cayo Octavio Turino, quien pasaría a la historia como Augusto. Desde la fundación a la refundación de nuestra querida Valencia, en ese medio siglo del I a.C. cambió el mundo antiguo, desapareció la república y nació el imperio.

¿Cuánto tiempo ha dedicado a su obra?

Imposible saber la ingente cantidad de horas, viajes, estudios, trabajo en definitiva, que me han llevado pensar, crear, escribir y revisar esta saga ambientada en la Hispania romana. Pero no me duele ni un segundo de los empleados en haber hecho este homenaje a la antigua Roma en general, y a nuestra Valentia en particular.

¿Qué cuenta exactamente en Princeps?

La trama de la novela es la carrera hacia el poder absoluto de tres hombres, Sexto Pompeyo, el joven e impetuoso hijo de Pompeyo el Grande, Marco Antonio, mano derecha del asesinado César, y el heredero de éste, un joven muchacho enfermizo, Cayo Octavio, que pronto mostró que la fuerza no reside en los músculos y la salud, sino en la astucia. Esta carrera jalonada de intrigas, guerras y pasiones concluyó con el principado. Roma quedó bajo el mando incontestable del primus inter pares, o también llamado princeps, el primer ciudadano de Roma. Contra todo pronóstico en aquellos tiempos, el corredor en apariencia más débil al inicio de la carrera fue quien la ganó. Estamos en el 2000 aniversario de la muerte de Augusto y Princeps es mi tributo a su triunfo.

¿Cuál fue el auténtico perfil de Cleopatra con nariz o sin ella?

De la Cleopatra mitificada por Shakespeare y Hollywood a la verdadera reina de Egipto dista un océano. Tan intrigante como todos sus antecesores Ptolomeos, no le tembló el pulso para deshacerse de dos hermanos y una hermana en su consolidación del trono, ni de retenerlo seduciendo a los dos hombres más poderosos de su época, e intentarlo sin éxito con el tercero. A tenor de los bustos y monedas que se conocen no era especialmente hermosa según nuestros cánones de belleza. Tenía la nariz prominente y aguileña, el mentón saliente, el pelo claro, los ojos verdes, y un encanto femenino que Plutarco ya ensalzó en su Vida de Antonio. Hablaba siete lenguas y fue instruida por los mejores preceptores de Alejandría. Probablemente, fue el gobernante más preparado de todo el Mediterráneo Antiguo de su época, aunque sus excentricidades y ambición desmedida la llevaron al abismo.

¿Qué paralelismos advierte entre el nacimiento del Imperio y nuestros días?

Luchas intestinas por el poder, senadores demagogos, puntos de tensión política en Oriente, pasión ciudadana por el vino y los espectáculos. Me cuesta encontrar cosas diferentes a nuestra actualidad en el mundo antiguo. Solo la tecnología nos diferencia de aquellos hombres y mujeres que lucharon con tanto ahínco por sus intereses.

¿Algún proyecto entre manos?

Para las próximas Saturnales (las Navidades) tendré un nuevo trabajo publicado, esta vez no de ficción, sino de divulgación histórica, sobre los Archienemigos de Roma. En este ensayo, con ilustraciones del gran dibujante Xurxo Vázquez, revisaré a los hombres y mujeres más relevantes que se enfrentaron a Roma desde comienzos de la república hasta la agonía del Imperio. No solo aparecerán los famosos Aníbal, Atila, Espartaco o Cleopatra, sino otros bárbaros casi anodinos que harán las delicias de los curiosos.

Gabriel Castelló. Imagen cortesía del autor.

Gabriel Castelló. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

El Brujo en el teatro Olympia

El evangelio de San Juan, de Rafael Alvarez «El Brujo»
Teatro Oympia
C/ San Vicente, 44. Valencia.
Hasta el 17 de Noviembre.

El Evangelio de San Juan” es el título del espectáculo que cierra una trilogía compuesta junto con “San Francisco, juglar de Dios” y “Los misterios del Quijote”. Los tres espectáculos se basan sobre antiguas técnicas de transmisión y narración oral. El humor es una nota dominante en ellos. Versan sobre temas que han dejado una fuerte huella sobre la memoria y la imaginación colectiva.

Se nutren por igual de la ‘tradición de la palabra’, por decirlo así, insisten de forma especial en la fuerza viva de la palabra hablada frente a la tradición de la palabra escrita y su ascendente en el teatro. Así mismo, la confrontación (y a veces la interconexión o incluso la síntesis) de estas dos tradiciones y el reflejo de sus contenidos en la imaginación popular, (en la forma de cuentos, leyendas y otros temas objeto del arte de los antiguos juglares) es también un factor común a ellos. El estudio de la obra de Dario Fo, teórica y práctica –especialmente la puesta en escena de “San Francisco, juglar de Dios”- ha ejercido una influencia decisiva y muy visible en el desarrollo de estos trabajos y en su visión conjunta como trilogía.

“El Evangelio de San Juan” la cierra y la completa con un tema fascinante, que hunde sus raíces en las más antiguas tradiciones orales del Mediterráneo. Este espectáculo se inscribe en el ámbito propio de la juglaría, con el humor, la vitalidad y el ritmo propios de la comedia, pero al mismo tiempo, como en “San Francisco, juglar de Dios”, con una fuerte carga poética, en este caso ineludible, por el lenguaje propio del texto y la ternura y simbolismo de alguna de sus situaciones.

Al margen del interés de grandes cineastas por la figura concreta de Jesús (Zefirelli, Passolini, etc) desde Leonardo a Chaplin, Kierkegaard, Bach o Einstein, a lo largo de la historia, el Evangelio de San Juan ha conmovido a centenares de filósofos, poetas, artistas, músicos y hasta científicos.

Newton le dedicó los últimos años de su vejez. Llegó a aprender griego clásico y arameo. Después de estudiar el fenómeno de la luz durante toda su vida, probablemente, antes de morir, quiso penetrar siquiera un poco en la raíz de su misterio. Salvando naturalmente las enormes distancias, este proyecto se inscribe como una modesta aportación, desde el mundo de la escena, un pequeño granito de arena en esa corriente del arte que a través del trabajo de los hombres y mujeres de todos los tiempos, evoca, contempla o celebra este enorme regalo de la vida en el Hombre: el don del misterio.

Veo “El Evangelio de San Juan” como una extrovertida ceremonia popular con la frescura y espontaneidad que le confiere al teatro la risa y la sensualidad del contacto inmediato con el público, pero con cierto aire de exaltación mística, o histérica, si se quiere. (En cierto sentido como una modalidad o derivación lírica de los motivos del famoso ‘misterio bufo’ de Darío Fo). Un relato, a veces sencillo y silencioso,pero también en un ambiente de fiesta, compartido y vivido como una ceremonia mágica.

Rafael Álvarez, el brujo, en una de sus actuaciones. Fotografía por cortesía del teatro Olympia

Rafael Álvarez, el brujo, en una de sus actuaciones. Fotografía por cortesía del teatro Olympia.