La Cabina bate récord de asistencia

La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia
Del 5 al 15 de noviembre de 2015

La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia, organizado por el Aula de Cinema de la Universitat de València con la colaboración de CulturArts, celebró su acto de clausura el pasado 15 de noviembre poniendo el broche final a su octava edición. La programación de este año contaba con platos fuertes como los mediometrajes de James Franco (que obtuvo una Mención Especial del Jurado), Mike Leigh o Claire Denis.

Además, el festival amplió sus Secciones Paralelas con Díptico Rock y Amalgama que, sumado a la seña de identidad de La Cabina (la gran calidad de cada uno de los mediometrajes seleccionados), ha hecho posible que haya batido su récord de asistencia con 6.200 espectadores, 1.400 más que el año pasado.

Fotograma de Todo irá bien, de Patrick Vollrath, ganadora del Premio al Mejor Actor a Simon Schwartz. La Cabina 2015.

Fotograma de Todo irá bien, de Patrick Vollrath, ganadora del Premio al Mejor Actor a Simon Schwartz. La Cabina 2015.

Del 5 al 15 de noviembre, La Cabina inundó Valencia de cine narrado entre 30 y 60 minutos y el público llenó las salas de sus sedes principales: la Filmoteca y el Centre Cultural La Nau. Sin olvidar Radio City (donde se celebró el Mediometrash) y el Instituto Francés de Valencia, que alberga la sección Panorama Francés, dedicado a los mediometrajes del país vecino y cuyos directores protagonizan una mesa redonda con el público asistente.

En esta octava edición se superaron los números de años anteriores incluso antes de comenzar, llegando a recibir más de 330 mediometrajes (100 más que en la edición pasada) y pasando de los 24 seleccionados en Sección Oficial a 25 de 13 nacionalidades diferentes (Senegal, Irak, Noruega, Chile, España, Bélgica, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos, etc.). Comedia absurda, drama, acción o humor negro son algunos de los géneros que los espectadores pudieron ver en la Sala Luis García Berlanga de la Filmoteca.

Fotograma de Teenland, de Maria Gratho Sorensen, ganadora del festival La Cabina 2015.

Fotograma de Teenland, de Maria Gratho Sorensen, ganadora del festival La Cabina 2015.

Finalmente, el premio a Mejor Mediometraje se lo llevó la película danesa dirigida por Maria Gratho Sorensen, Teenland, mientras que el Premio del Público fue para el mediometraje Terremere, del director Aliou Sow, coproducido por Francia y Senegal.

En esta edición La Cabina ha mantenido su identidad y su defensa al mediometraje y sus creadores, haciendo de él un festival reconocible tanto por el público como por los medios de comunicación. Además, ha consolidado a Valencia como sede nacional e internacional de las películas de dicha duración.

Fotograma de Interior. Leather Bar, de James Franco y Travis Mathews. Mención Especial del Jurado de La Cabina 2015.

Fotograma de Interior. Leather Bar, de James Franco y Travis Mathews. Mención Especial del Jurado de La Cabina 2015.

 

Teenland se alza con el premio La Cabina

Teenland, de Maria Gratho Sorensen, premio La Cabina
Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia
Del 5 al 15 de noviembre de 2015

La película danesa dirigida por Maria Gratho Sorensen, Teenland, se ha alzado con el máximo premio del jurado de Sección Oficial valorado en 1.000 euros del Festival La Cabina. Un mediometraje de ciencia-ficción que el jurado ha calificado de “irreverente” y “rebelde”.

Fotograma de Teenland.

Fotograma de Teenland, de Maria Gratho Sorensen, mediometraje ganador del festival La Cabina.

Teenland (Dinamarca, 2014) narra la historia de Sally, una joven que vive recluida en una institución en la que, junto a otras adolescentes, intentan tratar sus poderes sobrenaturales como si de enfermedades mentales se tratase. Maria Gratho dirige un mediometraje de gran personalidad que juega con imágenes y momentos musicales que potencian la liberación de los instintos juveniles.

James Franco, director junto a Travis Mathews, de Interior. Leather Bar. Imagen cortesía de La Cabina.

James Franco, director junto a Travis Mathews, de Interior. Leather Bar. Imagen cortesía de La Cabina.

El jurado, compuesto por Javier Tolentino, Hélène Vaysisières, Sergio Caballero, Áurea Ortiz Villeta, Pedro Uris y Pablo Hernández Miñano, también ha querido reconocer el trabajo de James Franco y Travis Mathews otorgando un Mención Especial a Interior. Leather Bar. Franco y Mathews reimaginan los 40 minutos censurados y perdidos de A la caza, protagonizada en 1980 por Al Pacino. El largometraje estuvo rodeado de una gran polémica y recibió amenazas, por un lado, por mostrar sexo homosexual explícito y, por otro, por la estereotipación que se hacía del colectivo gay. El mediometraje es una reflexión sobre la libertad creativa y sobre el sexo homosexual en el cine.

Fotograma de Terremere, de Aliou Sow. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de Terremere, de Aliou Sow. Imagen cortesía de La Cabina.

Por su parte, el mediometraje Terremere, coproducido por Francia y Senegal, se alzó con el Premio del Público y su director, Aliou Sow, subió a recoger el galardón y agradeció este reconocimiento a los asistentes. La película narra la historia de Abdoulaye, un joven de 20 años que vive en la periferia de una ciudad francesa. Tras la muerte de uno de sus hermanos en un accidente de coche, decide llevar el cadáver al pueblo de sus padres en Mauritania. La película muestra el conflicto de identidad de estos personajes que se ven obligados siempre a vivir en la periferia.

Fotograma de El gran vuelo, de Carolina Astudillo. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de El gran vuelo, de Carolina Astudillo. Imagen cortesía de La Cabina.

El Premio Amalgama, valorado en 400 euros, se lo llevó la española Carolina Astudillo por su película El gran vuelo. Un documental que nos acerca a la vida de Clara Pueyo Jorneet, militante del Partido Comunista que durante los primeros años de la dictadura franquista escapa de la prisión de Les Corts de Barcelona por la puerta principal. En ese momento su rastro se pierde para siempre. Había vivido en constante fuga y pretendía huir también de la rigidez de su propio partido.

Fotograma de A Serious Comedy. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de A Serious Comedy. Imagen cortesía de La Cabina.

También en Sección Oficial cabe destacar los premios a Mejor Dirección, otorgado a Jean-Guillaume Sonnier por Petit Homme (2014, Suiza), Mejor Guión para el mediometraje hispano-iraquí A Serious Comedy y Mejor Actor y Mejor Actriz para los protagonistas de la angustiosa Todo irá bien, Simon Schwarz, y la deliciosa Lulu, Malin Crépin.

Palmarés completo de la octava edición del Festival La Cabina:

MEJOR MEDIOMETRAJE

TEENLAND, de Maria Gratho Sorensen

MENCIÓN ESPECIAL

INTERIOR. LEATHER BAR, de James Franco y Travis Mathews

PREMIO DEL PÚBLICO

TERREMERE, de Aliou Sow

Fotograma de Petit homme. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de Petit homme. Imagen cortesía de La Cabina.

MEJOR DIRECCIÓN

Jean-Guillaume Sonnier, por Petit Homme

MEJOR GUIÓN

Lander Camarero, Nizar Rawi y Mohammed Rohaima por A serious comedy

MEJOR ACTOR

Simon Schwarz, por Todo irá bien

Fotograma de Lulu, con Malin Crépin en el centro de la Imagen. La Cabina.

Fotograma de Lulu, con Malin Crépin en el centro de la Imagen. La Cabina.

MEJOR ACTRIZ

Malin Crépin, por Lulu

MEJOR FOTOGRAFÍA

Jan-Marcello Kahl, por Nocebo

MEJOR MÚSICA

Philippe Langlois, por Lobos solitarios en modo pasivo

G.J. Echternkamp, Morgan Kibby y Eben Smith por Para los que siempre es complicado

AMALGAMA

PREMIO AMALGAMA

EL GRAN VUELO, de Carolina Astudillo

MENCIÓN ESPECIAL

DIME QUIÉN ERA SANCHICORROTA, de Jorge Tur Moltó

Fotograma de Teenland, de Maria Gratho Sorensen. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de Teenland, de Maria Gratho Sorensen. Imagen cortesía de La Cabina.

Nocebo y Teenland: ¿Esto es de locos?

Nocebo, de Lennart Ruff, y Teenland, de Maria Gratho Sorensen
Sección oficial de La Cabina
Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia
Del 5 al 15 de noviembre de 2015

Jamás sabremos de dónde les procede la enfermedad mental por la cual sufren sus protagonistas en las películas Nocebo (Lennart Ruff) y Teenland (Maria Gratho Sorensen). A sus directores les interesa más rastrear las dificultades derivadas de una esquizofrenia paranoide, en el primer caso, y de ciertos poderes sobrenaturales, en el segundo, para montar un thriller y un drama con tintes fantásticos, respectivamente.

Sí sabremos, en todo caso, que la madre de Christian, el protagonista aquejado de dicha enfermedad en Nocebo, quiere sanar a su hijo por la vía rápida de cierto fármaco a prueba. Fármaco que provocará una muerte desencadenante del thriller que Ruff dirige con brillante pulso narrativo.Como sabremos que Sally, recluida en una institución para jóvenes con ciertos poderes mentales, deseó con tal fuerza la muerte de su familia que el “boom” de la misma le llevó a esa situación angustiosa (“teenangst”) que describe Teenland.

Fotograma de Nocebo, de Lennart Ruff. La Cabina.

Fotograma de Nocebo, de Lennart Ruff. La Cabina.

Nocebo mezcla enfermedad mental con manipulación de esa enfermedad por parte de ciertas instituciones médicas, en alianza con empresas farmacéuticas sin escrúpulos. Las farmacéuticas, por cierto, como filón para el thriller del cine posmoderno. Lennart Ruff, lejos de construir una película tipo Memento (Christopher Nolan) sobre la confusión entre realidad y ficción que desconcierte al espectador, va introduciendo poco a poco oxígeno en tan desasosegante historia para que Nocebo adquiera vuelo como película de acción con suspense incluido.

Fotograma de Teenland, de Maria Gratho Sorensen. La Cabina.

Fotograma de Teenland, de Maria Gratho Sorensen. La Cabina.

Teenland ya es otra cosa. Al igual que en Nocebo, la narración de Gratho Sorensen también arranca con la pobre Sally sometida a la invasión de fármacos que aplaquen tanta desazón acumulada. Sólo que en este caso no habrá huida que valga. Como tampoco existirá alguien que, desde la cordura, crea en la visión supuestamente desquiciada del protagonista. Christian, en el fondo, tiene razón, a pesar de su evidente enfermedad. Sally, por el contrario, no hallará más que el delirante apoyo de otra adolescente recluida, formando un tándem cuya unión apenas servirá para mitigar la angustia, profundizando aún más en el delirio que la directora de Teenland recrea con gran pericia visual.

La Cabina ofrece, con gran acierto de programación, ambas películas seguidas en el pase de La Nau. Como ya hiciera con Lobos solitarios en modo pasivo y Cocoons, filmes que abordan la problemática de los adolescentes con familias desestructuradas. Acierto porque permite radiografiar el problema de la enfermedad mental desde la óptica de un universo que, aunque a duras penas, resulta permeable a la ilógica del sujeto protagonista, frente a ese otro todo él volcado a la exaltación del poder mental como fuente de ilusorios universos paralelos.

Fotograma de Nocebo, de Lennart Ruff. La Cabina.

Fotograma de Nocebo, de Lennart Ruff. La Cabina.

Salva Torres

La Cabina, cada vez más grande

La Cabina
Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia
Del 5 al 15 de noviembre de 2015

La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia, organizado por el Aula de Cine de la Universitat de València y con la colaboración de CulturArts-IVAC, vuelve del 5 al 15 de noviembre para ofrecer al público el mejor cine narrado entre 30 y 60 minutos en versión original. En esta octava edición se han superado los números de años anteriores llegando a recibir más de 330 mediometrajes (100 más que en la edición pasada) y se ha pasado de los 24 seleccionados a 25 de 13 nacionalidades diferentes. Comedia absurda, drama, acción o humor negro son algunos de los géneros que los espectadores podrán ver en la Sala Luis García Berlanga de la Filmoteca.

Otro de los récords históricos que se han conseguido este año es que España es el cuarto país con más producciones dentro de la Sección Oficial, empatada con Dinamarca. Ambos países presentan dos producciones propias y una en régimen de coproducción. Sólo por delante de ellos están Francia (8), que sigue siendo el país con mayor producción de mediometrajes, Alemania (4) y Reino Unido (4). Dinamarca entra por primera vez en la Sección Oficial al igual que Senegal o Irak (ambas como coproductoras en dos filmes). Además, cabe destacar el mediometraje Uranes (España, 2013), del ilicitano Chema García Ibarra, único mediometraje en Sección Oficial producido en la Comunidad Valenciana.

Fotograma de A running jump, de Mike Leigh. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de A running jump, de Mike Leigh. Imagen cortesía de La Cabina.

En cuanto a géneros hay una gran variedad de ellos: desde el drama histórico de H (Lluís Galter, España, 2014), el humor absurdo de Uranes y Kung Fury, la acción de Nocebo (Lennart Ruff, Alemania, 2014) o el conflicto de la inmigración e identidades que encontramos en Terremere (Aliou Sow, Senegal-Francia, 2014). El mediometraje La isla a medio día (Philippe Prouff, Francia, 2014) adapta el relato homónimo de Cortázar que “consigue plasmar la misma sensación que el escritor pretendió con el relato”, afirma Carlos Madrid, director de La Cabina.

El Festival sigue fiel a su filosofía: historias de ficción de calidad que muestran una manera de narrar no sujeta al imperativo comercial del tiempo. A este respecto, Carlos Madrid destaca el mediometraje de Mike Leigh, director y guionista nominado en varias ocasiones al Oscar por películas como Secretos y mentiras (1996), que ganó la Palma de Oro en Cannes; Topsy-Turvy (1999); El secreto de Vera Drake (2004); Happy-Go-Lucky (2010); o Another Year (2010) y cuya película más reciente es Mr. Turner de 2014. “Tener en la Sección Oficial el mediometraje Carrera de obstáculos (Reino Unido, 2012) de Mike Leigh confirma que los directores no utilizan este formato necesariamente como plataforma de nada y que lo importante es rodar una historia tenga la duración que la historia requiera”, asegura Madrid.

Kung Fury, de David Sandberg. Imagen cortesía de La Cabina.

Kung Fury, de David Sandberg. Imagen cortesía de La Cabina.

También destaca Kung Fury (David Sandberg, Suecia, 2015), presentada en el Festival de Cannes de 2015 en la Quincena de Realizadores. El film se ha convertido en uno de los fenómenos virales de este año alcanzando los 21 millones de reproducciones en Youtube. Ésta será una oportunidad única de ver esta película hilarante en pantalla de cine, mezcla de géneros y parodia, a la vez que homenaje, de los años ochenta. La película “aúna una gran calidad en la producción y efectos especiales a la vez que se ríe de sí misma”, afirma el director del Festival.

Asimismo, Madrid se siente satisfecho por la selección de este año y asegura que hay propuestas “más atrevidas en cuanto a su lenguaje”. Por ejemplo Sólo me deseas a mí (Dag Johan Haugerud, Noruega, 2014), “en la que la actriz principal se enfrenta ‘cara a cara’ a la cámara”; el lenguaje atrevido de Kung Fury; la intensidad dramática -“cercana al thriller”- de Todo irá bien (Patrick Vollrath, Alemania-Austria, 2015), que participó en la Semana de la Crítica de Cannes 2015; o la “gran personalidad” de Teenland (Maria Gratho Sorensen, Dinamarca, 2014), que “juega con imágenes y momentos musicales que potencian la liberación de los instintos juveniles”.

Fotograma de Todo irá bien. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de Todo irá bien, de Patrick Vollrath. Imagen cortesía de La Cabina.

La calidad de los mediometrajes que conforman la Selección Oficial de La Cabina 2015 viene avalada, además, por cineastas como Abbas Kiarostami o Michael Haneke que dijeron de Todo irá bien (Patrick Vollrath, Alemania y Austria, 2015) que es una película “impactante” e “intensa y bien contada. Excepcionalmente bien interpretada. Una película conmovedora que cautiva desde el primero hasta el último segundo”.

Fotograma de Kung Fury. La Cabina.

Fotograma de Kung Fury, de David Sandberg. Imagen cortesía de La Cabina.