Russafa Escènica 2015 ya tiene programación

Programación de Russafa Escènica
Familias
Del 17 al 27 de septiembre de 2015

“La familia es el lugar de procedencia, pero también es el lugar al cual irremediablemente regresamos de una u otra forma”. Con estas palabras presenta el equipo de Russafa Escènica el lema sobre el que girará la programación de la quinta edición del festival de otoño de las artes escénicas valencianas: ‘Familias’. En sus cinco años de andadura, el festival se ha mantenido siempre fiel a su lugar de origen, el barrio de Ruzafa, que volverá a transformarse en un inmenso escaparate escénico del 17 al 27 de septiembre.

Avalados por los más de 10.300 espectadores de la pasada edición y las 300 personas entre artistas, profesionales y voluntarios que la hicieron posible, Russafa Escènica se refuerza como uno de los encuentros de artes escénicas más prometedores a nivel nacional.

Imagen de uno los espectáculos incluidos en la programación de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Imagen de uno los espectáculos incluidos en la programación de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

De cara a la próxima cita, 125 compañías presentaron sus propuestas para formar parte de esa gran familia, un récord de participación en la historia del festival. Pero han sido finalmente 25 las seleccionadas para integrar la programación de Russafa Escènica 2015.

Si algo caracteriza el cartel de esta edición es la amalgama de disciplinas artísticas que lo conforman: teatro textual, teatro físico, danza, performances, títeres, teatro musical y una nueva incorporación: un espectáculo circense. Proyectos en castellano y valenciano, adaptados a todas las edades y encargados de establecer un diálogo con distintas artes plásticas como fotografía, escultura, pintura o montajes audiovisuales.

Imagen de uno de los espectáculos incluidos en la programación de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Imagen de uno de los espectáculos incluidos en la programación de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

En total, 25 estrenos absolutos divididos en 18 viveros (piezas de aforo reducido y unos 25 minutos de duración) y 6 bosques (propuestas con mayor aforo y unos 60 minutos de duración) representados en lugares insólitos y poco habituales para albergar representaciones como viviendas, talleres o comercios. En total, la suma de estos dos formatos más un tercero, el Invernadero, hacen un total de 560 pases repartidos en diez días de festival.

Víctor Sánchez, Lara Salvador, Bruno Tamarit y Silvia Valero, galardonados con los Premios AAPV 2015; y otros nombres consolidados como María José Peris, Chema Cardeña, Gerardo Esteve o Nacho López Murria son ejemplos de la calidad y la profesionalidad sobre la que se sustentan las propuestas en cartel.

Ya no se puede hablar del Invernadero como una novedad dentro del festival pues después de tres años consecutivos se ha convertido en una de las piedras angulares de Russafa Escènica, junto a la programación de viveros y bosques y las actividades paralelas.

Imagen de uno de los espectáculos de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Imagen de uno de los espectáculos de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Se trata de una propuesta dirigida a los alumnos de interpretación de último curso de cualquiera de las escuelas y academias oficiales de arte dramático de la ciudad de Valencia con el fin de realizar un taller de creación e investigación teatral guiados por un prestigioso profesional de las artes escénicas valencianas. Como novedad, en 2015, el proceso de selección se ha ampliado también a las escuelas de danza.

Así, al casting, que se realizó en Las Naves de Valencia (donde se llevará a cabo la primera parte del taller) el pasado 13 de junio, se presentaron más de una treintena de alumnos procedentes de escuelas como el Conservatorio Superior de Danza, el Conservatorio Profesional de Danza, la ESAD, la Escuela del Actor, la Escuela Off, el centro de danza Eva Bertomeu…

Imagen de uno de los espectáculos de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Imagen de uno de los espectáculos de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Primero fue el actor, director y dramaturgo Chema Cardeña quien dio vida a esta iniciativa (Troya, la conquista de la felicidad) y más tarde el guionista y director Gabi Ochoa (No hables de ello). Esta vez es Eva Zapico quien recoge el testigo y se pone al frente de este emocionante proyecto puntero en la Comunidad Valenciana.

La actriz y directora, que también se mueve en el campo de la pedagogía teatral, sigue el hilo conductor del festival con una obra que lleva por título La Mejor Familia Del Mundo, una reflexión sobre la incomunicación en la familia, la vida convertida en ficción y la ocultación.

Después de realizar un exhaustivo taller de creación e investigación teatral los alumnos representarán la propuesta escénica dentro de la programación oficial del festival en la Sala Russafa.

Imagen de uno de los espectáculos de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

Imagen de uno de los espectáculos de Russafa Escènica 2015. Cortesía de la organización.

La Sala Off reabre con música y vientos

El cazador de vientos, de Toñi Forascepi
Sala Off
C / Turia, 47. Valencia
Días 9 y 11 de enero de 2015, a las 19.00h

Mestral, Ponent, Garbí o Llebeig, Llevant, Gregal o Tramuntana. Son algunos de los poéticos nombres de las brisas y vientos que acarician las tierras valencianas para alivio del calor cada vez más tórrido. Todos ellos protagonizan la pieza musical con la que la Sala Off se pone de nuevo en modo ‘on’ después de seis años de silencio y unas obras de aislamiento acústico para evitar quejas vecinales que provocaron su cierre. Una buena noticia para los amantes de las artes escénicas y el teatro independiente.

Actores y público al final de la función de 'El cazador de vientos' en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

Actores y público al final de la función de ‘El cazador de vientos’ en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

‘El cazador de vientos’ es una pieza de teatro musical para todos los públicos diferente y atrevida, dirigida por Toñi Forascepi y basada en un texto del premiado escritor y dramaturgo valenciano Vicente Marco. “Creé un texto dramático a partir de unas indicaciones de la escuela, en concreto de su director Pedro Jiménez Acosta”, dice Marco. “Deseaban que contuviera los elementos propios del género: amor, romanticismo, buenos, villanos y algo de humor. Compuse El cazador… a partir de una idea inicial que me facilitó la primera directora del proyecto Anaís Duperreim. A partir de ese momento mi trabajo concluyó y ellos se pusieron en marcha”.

La obra habla de los sueños, de la posibilidad de imaginar un mundo diferente, de la fuerza de las personas y de las verdades escondidas tras la realidad que nos rodea. Inspirada en las canciones favoritas de los valencianos, recrea la hipotética situación de Krog, un anciano que recoge los vientos en grandes maletas con la intención de que lo empujen muy lejos, y evitar que su familia lo ingrese en una residencia geriátrica. Con la ayuda de la música, las emociones y los recuerdos invaden el escenario. Se mezclan situaciones reales con ficticias, desdibujando así los límites que separan la realidad de la ficción.

Nueve actores que también son cantantes y bailarines muestran su potencial creativo en escena. Pertenecen a la Compañía Off, que en febrero de 2013 estrenó ‘Flechas del Ángel del Olvido’, de Jose Sanchis Sinisterra, dirigida por  José Zamit. En el actual montaje colaboran varios profesores de la Escuela Off, con una puesta en escena característica del género musical supervisada por Toñi B. Forascepi.

Una escena de 'El cazador de vientos', de Toñi Forascepi, en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

Una escena de ‘El cazador de vientos’, de Toñi Forascepi, en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

15 años en escena

Pedro Giménez y Rafael Cruz fundaron hace 15 años la Escuela Off. Desde entonces el centro contribuye a la formación, producción y exhibición de las artes escénicas valencianas. En estos años se han realizado una treintena de montajes propios, se han formado en artes escénicas a más de 5.000 alumnos y han impartido clases 50 profesores. ‘El cazador de vientos’ estará en cartel hasta el 11 de enero y se representa a las 19 horas.

Con esta pieza musical se abre una temporada en la que Off busca reencontrarse con su público y dar a conocer gran parte del trabajo que se hace en la escuela día a día. Tanto por parte del personal docente en activo, como por los más de 200 alumnos que pasan por sus aulas durante el año, que tendrán un espacio donde mostrar proyectos escénicos. En algunos casos, con puestas en escena de gran nivel profesional.

Festival europeo

La segunda semana de febrero la escuela y la sala Off acogerán el festival europeo Ministry for Favourite Songs, una de las últimas actividades de este proyecto internacional. La escuela y la sala se convertirán en espacio de acogida de diferentes creaciones que marcan tendencia por su calidad artística en los países participantes.

Durante estos días, artistas de toda Europa se darán cita en Off para intercambiar impresiones y experiencias, y clausurar este proyecto que durante dos años ha estado viajando por los países que participan en un interesante intercambio artístico, que ha tenido a la música como principal protagonista.

Una escena de 'El cazador de vientos' en Sala Off.

Una escena de ‘El cazador de vientos’, de Toñi Forascepi, en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

Bel Carrasco

Russafa Escènica: 621 espectáculos en diez días

Russafa Escènica: ‘Lo prohibido’
Diversos espacios del barrio de Russafa. Valencia
Del 19 al 28 de septiembre

El regreso del festival multidisciplinar Russafa Escènica al barrio valenciano de Ruzafa significa, principalmente, dos cosas: que el éxito de la tercera edición, con un público de 10.000 personas, ha supuesto una bocanada de aire fresco para seguir trabajando con más fuerza si cabe, y que el festival sigue fiel a su objetivo de seguir creciendo y expandiéndose.

Las fechas no han variado y el lugar tampoco. Esta edición, la cuarta ya, se desarrollará durante los diez días que van del 19 al 28 de septiembre. Russafa Escènica se consolida así como el festival de otoño por excelencia y mantiene su apego por el barrio con más colorido de Valencia y con más artistas por metro cuadrado.

Lo que sí que cambian son los números y es que, año tras año, las propuestas escénicas que se presentan al festival se multiplican y por ende también las que finalmente pasan a formar parte de la programación del festival. Esta edición bate récords y presenta 30 estrenos absolutos cuyo contenido gira en torno a una idea: “Lo prohibido”, lema que acompaña a este cuarto aniversario y también a sus tradicionales actividades paralelas, el otro pilar de la programación.

Cartel de 'Lo prohibido' de Russafa Escènica 2014. Obra de Jorge Montalvo.

Cartel de ‘Lo prohibido’ de Russafa Escènica 2014. Obra de Jorge Montalvo.

De entre ellos, 23 pertenecen a Viveros, como el festival bautizó a los espectáculos de aforo y duración reducidos, este año subdivididos en las categorías de “Teatro textual”, “Teatro Musical” y “Artes en Movimiento” (que incluyen danza, marionetas, performance e instalación). Por otro lado, están los Bosques, sus “hermanos mayores” en cuanto a cabida y tiempo que representarán 6 espectáculos y lo que supuso la gran novedad de la pasada edición, el Invernadero, repetirá este año con un nuevo taller de teatro.

Pau Martínez, director de L´Alqueria Blanca; Ximo Flores, que junto a Teatros de los Manantiales vuelve a producir un espectáculo después de muchos años; el bailarín y ganador de un premio MAX Toni Aparici; Sergio Caballero y Eva Zapico, que repiten en Russafa Escènica, esta vez como directores, y un largo etcétera de profesionales del mundo de las artes escénicas se darán cita en esta edición.

Con todo, el total de pases que sale de la suma de los tres formatos durante los diez días de festival y que se abrirán al público el próximo septiembre será de 621. Una vez más las tiendas, salas, talleres, comercios y bares serán invadidos por el teatro, la música, la danza y las artes plásticas dirigidos a un público de todas las edades.

Invernadero

Si el año pasado fue el actor, director y dramaturgo Chema Cardeña quien se encargó de dar vida a un proyecto cuyo fin es contribuir a que los actores y actrices que terminan su formación se incorporen al mercado laboral, este año será el dramaturgo, guionista y director de cine y teatro valenciano Gabi Ochoa, en colaboración con la Plataforma Creador, la Plataforma OTI, Las Naves de Valencia y la Sala Russafa, quien llevará el timón este apasionante proyecto pionero en la Comunidad Valenciana.

Después de realizar un exhaustivo taller de creación e investigación teatral, los once alumnos que han sido seleccionados entre las escuelas de arte dramático de Valencia -Esad, Escuela del Actor, Off, Escalante y Estudio Dramático-representarán una propuesta escénica dentro de la programación oficial del festival en la Sala Russafa que, en esta ocasión y siguiendo el hilo conductor del festival, lleva por título “No hables de ello”.

El equipo de Russafa Escénica, más o menos al completo. Fotografía: José Luis Abad.

El equipo de Russafa Escénica, más o menos al completo. Fotografía: José Luis Abad.

Carmen Amoraga, madrina del festival

La escritora Carmen Amoraga, premio Nadal 2014 por su novela “La vida era eso” y finalista en 2010 del Premio Planeta por “El tiempo mientras tanto”, ha querido demostrar su afecto con el festival Russafa Escènica dedicándole unas palabras que reflejan a la perfección el alma de esta próxima edición. Con la idea de “Lo prohibido” como telón de fondo, Amoraga ha profundizado en el terreno de las voluntades ocultas, la reafirmación de la propia personalidad y de los deseos. Un texto íntimo, con el sello indiscutible de la escritora y que invita a participar y disfrutar de Russafa Escènica 2014.

“Los padres siempre dicen que las primeras palabras de sus hijos fueron papá o mamá. Es falso. Lo primero que aprenden a decir los bebés cuando comienzan a hablar es esto: no. Y lo dicen claramente, sin titubear ni balbucear. Dicen que no aunque quieran decir que sí porque decir no les reafirma frente al mundo que todavía no dominan. Dicen no aunque quieran decir sí porque en ese no se esconde su firme voluntad, su determinación, su deseo, de plantarle cara al mundo como un ser autónomo, diferente, único”.

“Pero al poco tiempo ese no adquiere su verdadero significado, ese que nos acompaña durante el resto de nuestra vida. No queremos. No debemos. No podemos. No me apetece. No es bueno (para mí). Y en ese significado auténtico, íntimo, que hasta el final de nuestros días seguirá encerrando esa esencia de nuestra autoafirmación, no tiene cabida ese otro no que viene de fuera. No quieres. No debes. No puedes. No te apetece. No es bueno (para ti). Te lo prohíbo”.

“Frente a eso, el niño que todos llevamos dentro vuelve a decir aquella primera palabra. No. De todo esto, de lo prohibido, de lo prohibible, de los síes y de los noes de la vida, decididos o impuestos, nos hablarán, nos revolucionarán, con todas las fuerzas de todas las artes los participantes en esta nueva edición de Russafa Escènica, este festival único y apoteósico que transforma el centro de una ciudad en permanente movimiento. Prohibido perdérselo”. Palabra de Carmen Amoraga.

La programación ya se puede consultar en www.russafaescenica.com

El equipo, más o menos al completo, de Russafa Escènica: 'Lo prohibido'. Fotografía: José Luis Abad.

El equipo, más o menos al completo, de Russafa Escènica: ‘Lo prohibido’. Fotografía: José Luis Abad.