Tomorrowland: El lobo de la esperanza

Tomorrowland, de Brad Bird
Con George Clooney, Britt Robertson, Hugh Laurie, Raffey Cassidy
Estados Unidos, 2015

Si hay un rasgo excepcional y admirable de la especie humana es su capacidad de crear relatos. Relatos míticos, filosóficos, científicos, artísticos con los cuales configurar y legitimar las instituciones, los pensamientos y la ética. Relatos que narran nuestro modo de moldear, pensar y crear el presente y el futuro de la humanidad.

Y sobre esta idea se asienta la película de ciencia-ficción Tomorrowland: en la fuerza del relato como espacio para orientar el futuro de la humanidad. Si esa es la premisa, hay una cuestión sobre la que pivota la historia del film de Brad Bird: ¿qué palabras compondrán el contenido del relato que dé sentido a nuestro futuro?

Britt Robertson, George Clooney y Raffey Cassidy en un fotograma de 'Tomorrowland', con la Ciudad de las Artes de Valencia al fondo.

Britt Robertson, George Clooney y Raffey Cassidy en un fotograma de ‘Tomorrowland’, con la Ciudad de las Artes de Valencia al fondo.

Para contestar esta pregunta la película narra la fábula indígena de los dos lobos: “En el mundo hay dos lobos: uno oscuro que habla de desastres y desesperación y otro luminoso que inspira optimismo y esperanza. ¿Cuál vivirá? El que tú alimentes.”

El lobo de la esperanza

Tomorrowland es una anomalía dentro de las películas de ciencia-ficción actuales. En las últimas décadas los filmes de este género se han caracterizado por contar historias apocalípticas. Películas catastrofistas, entrópicas, desesperanzadoras, donde la humanidad se extingue o el planeta tierra desaparece, sin ninguna posibilidad de resurgimiento. Una ciencia-ficción fruto del relato posmoderno que ha configurado el sentido del presente y el futuro de finales del siglo XX y principios del XXI. Sí, un relato posmoderno que ha alimentado durante muchos años al lobo “oscuro” con palabras como descreimiento, relativismo, sospecha, corrupción, avaricia, hasta moldear unos  individuos apáticos y dirigir a la sociedad a la anomia.

Britt Robertson en un fotograma de 'Tomorrowland', de Brad Bird.

Britt Robertson en un fotograma de ‘Tomorrowland’, de Brad Bird.

Tomorrowland critica el pensamiento de este relato posmoderno o, si seguimos con la fabula indígena, lucha contra el lobo “oscuro”. Tomorrowland alimenta al lobo “luminoso” con palabras como ilusión, optimismo, creación, invención, educación, orientadas a la emancipación de la humanidad. Una luminosidad que se refleja no sólo en el obvio mensaje,  sino también en la puesta en escena -iluminación, vestuario…-  que construye.

Tomorrowland no es una buena película, a nivel estético-narrativo. Ahora bien,  es interesante  por ese énfasis que pone en marcar la importancia  de las palabras, de los relatos para insuflar “valor e ilusión” o “cobardía y desesperanza” para  ver la realidad presente y crear nuestro futuro.

George Clooney en un fotograma de 'Tomorrowland', de Bard Bird.

George Clooney en un fotograma de ‘Tomorrowland’, de Brad Bird.

Begoña Siles

Lo nuevo de Mist y Lülla en Sala Russafa

Mist y Lülla
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Viernes 29 (20.30h) y sábado 30 de mayo (23.00h) de 2015

Sala Russafa centra su programación semanal en la música. El viernes 29 marcará el regreso de Mist, que vuelve tras siete años de silencio con un nuevo disco, ‘The Loop of Love’. Un descanso que su líder, Rick Treffers, ha aprovechado para dar salida a proyectos personales como ‘El Turista Optimista’, una divertida y entrañable colección de canciones en español surgida de la experiencia de vivir en Valencia los últimos cuatro años.

Rick Treffers, líder de Mist. Cortesía de Sala Russafa.

Rick Treffers, líder de Mist. Cortesía de Sala Russafa.

Este holandés creó Mist en Amsterdam, en 2002. La banda publicó tres álbumes y un EP que alcanzaron repercusión en Holanda, España, Alemania, Méjico y Chile, presentándolos en varias giras por Europa y América del Sur, y haciéndose un hueco en la música independiente nacional, gracias a su estrecha relación con nuestro país.

Ahora, afincado en España, retoma su antiguo proyecto con un nuevo disco en el que recupera su característico sonido onírico, lleno de pasajes cálidos, íntimos y envolventes. ‘The Loop of Love’ crea bucles en los que Treffers entra y sale para hablar del amor, de la intención de soltar lastres del pasado para empezar de nuevo, mezclando el optimismo como cierta nostalgia y melancolía.

Para defender este nuevo trabajo en directo en España, ha integrado en la banda a destacados músicos de la escena local como Gilberto Aubán (Gilbertástico), Remi Carreres (Comité Cisne), Sergio Devece (Corcobado) o Javi “Galope” (La Muñeca de Sal). Además, en su actuación en Sala Russafa contarán con la colaboración especial de la vocalista Rebeca Ibáñez (Uncle Son). Y Marta Domingo aportará su voz y violín en una velada de pop evocador, marcada por la cercanía, la sensibilidad y el positivismo que caracterizan a Treffers.

La banda valenciana Lülla. Fotografía: Rubén Soler.

La banda valenciana Lülla. Fotografía de Rubén Soler cortesía de Sala Russafa.

La programación musical del fin de semana se completa con la presentación en directo del tercer trabajo de la banda valenciana Lülla (sábado 30 mayo 23h). Una formación que cumple diez años sobre los escenarios y donde se encuentran músicos de la escena independiente valenciana como Juanjo Frontera (Frontera y Uncle Son), Javier Lacasta (Lola Puñales), Diego López (Ontario), Carolina Otero (The Someone Else’s y Mad Robot) y Juan Terol (Trinidad y Ontario).

Su anterior trabajo, ‘Fall in love with your self because I love no more’ (2012) tuvo una buena acogida por críticos como Julio Ruiz (Disco Grande, Radio 3), Pilar Arzak (Peligrosamente juntos, Radio 3), Carlos Pérez de Ziriza  (El País, Efe Eme, Rolling Stone…), Eduardo Guillot (Levante-EMV, Rockdeluxe, ByTheFest…) o Raúl Serrador (Mondo Sonoro), entre otros. Y fue seleccionado entre los mejores discos de la Comunidad Valenciana por publicaciones especializadas.

En Sala Russafa recorrerán las canciones de su nueva propuesta ‘Lülla’, editado por Malatesta Records. Un disco homónimo, influido por el género negro, en el que caben historias de asesinatos aparentemente involuntarios, mórbidas infidelidades descubiertas, novias de las sombras, inquietantes despedidas de femmes fatales, noches con niños perdidos (o abandonados) o leonas enamoradas de las dulces cebras que van a devorar… Elegantes medios tiempos que crean una atmósfera íntima y que se alternan con temas más luminosos,  combinando los instintos más salvajes y las emociones más desnudas.

 

GammaCity de María Moldes, en Parking Gallery

GammaCity
Exposición de María Moldes
Parking Gallery, Alicante
Inauguración 14 de marzo a las 20 h.

GammaCity es una serie fotográfica en la que la autora trabaja de manera ininterrumpida dentro de una realidad concreta: la ciudad en la que vive. Sobre ella construye una urbe imaginaria, obviando todas las imágenes que reflejen juventud, modernidad u optimismo centrándose principalmente en la población envejecida, remarcando el aislamiento de los individuos en la sociedad contemporánea, los automatismos a los que les lleva la monotonía de su cotidianidad, el ensimismamiento y el consumismo. Los dibuja en una vida carente de emociones deambulando por la ciudad cual autómatas teledirigidos por su rutina.

015GM

En ocasiones la artista rastrea, busca y persigue a sus protagonistas, en otras elige el encuadre y allí es capaz de esperar horas, de volver día tras día hasta que por delante de su escenario pase el actor perfecto para cada instantánea. Para ello ha elegido el teléfono móvil como herramienta fotográfica, buscando explorar nuevos encuadres y puntos de vista, reforzando el carácter surrealista y opresivo que persigue centrando así la acción en un tiempo concreto, en apenas un segundo.

014GM

GammaCity podría ser cualquier ciudad, ciudad y habitantes con los qué podríamos convivir y cruzarnos a diario pero a través de las imágenes de María Moldes, de su óptica, de su sensibilidad todo se vuelve único descubriendo la belleza de lo cotidiano y asumiendo que la vejez es el futuro que a todos nos está esperando a la vuelta de cualquier esquina.

GammaCity de María Moldes, en Parking Gallery.

Inmaculada Martínez: playa, luz y… sombras

Operación Ocio, de Inmaculada Martínez Martí
Galería Rosalía Sender
Carrer del Mar, 19. Valencia
Hasta el 13 de diciembre, 2014

A primera vista, la obra de Inmaculada Martínez resulta amable. Su serie de escenas playeras, donde se respira cierta paz y tranquilidad, con colores suaves y suave cadencia expresiva, provoca un tranquilo reconocimiento. El espectador, delante de esas representaciones veraniegas, parece a resguardo de la duda, arropado por esa naturaleza apacible de los días en calma. Diríase que la artista de Mislata, en medio de las prisas que nos acucian, hubiera decidido transformar el bullicio en sencillez.

Obra de Inmaculada Martínez en la exposición 'Operación ocio' de la galería Rosalía Sender.

Obra de Inmaculada Martínez en la exposición ‘Operación ocio’ de la galería Rosalía Sender.

Su ‘Operación ocio’, tal es el título de su exposición en la Galería Rosalía Sender, consiste en apoderarse de la realidad con naturalidad, sin grandes aspavientos, mostrando la quietud que reina afuera, a partir de un estado similar proveniente de dentro. Frente al discurrir turbulento de la vida agitada por lo que algunos filósofos llaman “síndrome de ocupación desmedida”, Inmaculada Martínez opone una mirada relajada, ociosa, toda ella volcada en la contemplación de una naturaleza sosegada.

La propia artista señala, al referirse a su exposición, que con esa veintena de obras lo que intenta es “contagiar de optimismo al espectador, que llegue por su sencillez, naturalidad”. Y añade: “Que no nos deje impasibles pero desde un lado optimista, sin necesidad de emplear recursos de fácil impacto”. Nada que ver con su anterior muestra ‘Estado de inconsciencia’, donde “hacía una profunda reflexión sobre la vida y la muerte y el proceso de duelo”.

Obra de Inmaculada Martínez en la exposición 'Operación ocio' de la galería Rosalía Sender.

Obra de Inmaculada Martínez en la exposición ‘Operación ocio’ de la galería Rosalía Sender.

‘Operación ocio’ apunta en esa otra dirección más optimista, pero a veces da la impresión que cierto estado de ánimo anterior se cuela en su más reciente obra. Por ejemplo, en las dos piezas tituladas ‘Pregón’. En ellas, se aleja del motivo playero para mostrar pequeños grupos de personas ocupando un espacio interior despojado de elementos; espacios sobrios que parecen evocar cierto silencio y recogimiento.

Obra de Inmaculada Martínez en la exposición 'Operación ocio' de la galería Rosalía Sender.

Obra de Inmaculada Martínez en la exposición ‘Operación ocio’ de la galería Rosalía Sender.

En algunas otras obras, aunque el sosiego de la playa en calma transmita esa respiración ajena a las prisas, el ambiente creado no deja de producir sensaciones contradictorias. De nuevo, las personas que habitan ese paisaje amable y colorista parecen guardar un secreto que las empalidece. Como si tanto placer reflejara en su piel sombría la señal de un próximo desencuentro. Como si la playa, al igual que contara Manuel Vicent en relación al mar Mediterráneo, de tan aparentemente quieta ocultara bajo la luz transparente del cielo y de las aguas un peligro inadvertido.

La mezcla de rostros claros y rostros borrosos, de cuerpos tamizados por un sol que bruñe la piel al tiempo que la difumina, convierte la ‘Operación ocio’ de Inmaculada Martínez en algo más que un amable día de playa. Bajo esa aparente calma exterior, late la inquietud de un placer amodorrado.

Obra de Inmaculada Martinez en la exposición 'Operación ocio' de la galería Rosalía Sender.

Obra de Inmaculada Martinez en la exposición ‘Operación ocio’ de la galería Rosalía Sender.

Salva Torres

Fira ‘Fénix’

49ª Fira del Llibre de València
Jardines de Viveros
Hasta el 4 de mayo

Tocando fondo y tocando madera. Tras siete años de caída en picado en la venta de libros, un descenso que se estima de hasta el 40%, con los papeles mojados y la tinta al cuello, los libreros empiezan a ver una luz al fondo del túnel. Leves señales de recuperación, o al menos de no empeorar más, que se traducen en el clima de optimismo reinante en la 49 Fira del Llibre, inaugurada el pasado jueves 24 de abril, que se celebra hasta el próximo domingo en los Jardines de Viveros. Los libros despliegan sus páginas y reemprenden vuelo cual aves Fénix.

Cartel de la Fira del Llibre de Valéncia.

Cartel de la Fira del Llibre de Valéncia.

Otras percepciones generales del gremio son un menor interés por los best sellers y los grandes premios, y el auge de la novela ilustrada. Desde la histórica a la negra, pasando por la fantástica que vive un buen momento, el lector se enfrenta a un amplísimo catálogo de novedades, pues como cada mes de abril florecen los libros. El buen tiempo acompaña hasta ahora esta edición a punto de cumplir el medio siglo, aunque los libreros temen tanto la lluvia como un exceso de calor que lleve a la gente a las playas.

Señales de revitalización es el aumento del número de casetas, 82 expositores frente a los 75 del año pasado y 40 actividades más que en 2013. El presupuesto se incrementa en 18.000 euros hasta 142.000, aportados por la Consellería de Cultura, todavía pendientes de cobro los del pasado año, y la Diputación, y se suman nuevos patrocinadores, Caixa Popular y Cervezas Turia.

Imagen de uno de los talleres de la Fira del Llibre de València. Imagen cortesía de la organización.

Imagen de uno de los talleres de la Fira del Llibre de València. Imagen cortesía de la organización.

Mesas y autores

Corrupción, medios de comunicación, economía social, acción política, literatura fantástica, la I Guerra Mundial, las obreras de la historieta. Son algunas de las numerosas mesas redondas que se celebrarán a lo largo del encuentro. Entre los autores que acudirán a presentar y firmar sus libros: Juan José Millás, Paco Roca, Luis García Montero, Xavi Sarrià, Clara Sánchez, María García-Lliberós, Bel Carrasco, Gabriel Castelló y un largo etcétera.

Homenaje a Posteguillo

Este año la Fira brinda homenaje especial al escritor valenciano Santiago Posteguillo por su “promoción de la lectura, defensa de la importancia de las librerías en la sociedad y actitud frente al mundo del libro”.

La exposición anual de ilustración gira en torno al 75 aniversario de la muerte de Antonio Machado, ocasión para la que se ha pedido a los dibujantes que pongan en imágenes los versos del poeta.

En una carpa de 150 metros cuadrados, 40 editoriales valencianas presentan sus obras más destacadas.

Detalle del cartel de la Fira del Llibre de Valencia.

Detalle del cartel de la Fira del Llibre de Valencia.

Desalmados en la Sala Russafa

Desalmados de Rosángeles Valls y Edison Valls. Producida por Ananda Dansa.
En la Sala Russafa
C/ Denia, 55. Valencia.
Desde el 28 de Noviembre
Hasta el 1 de Diciembre

La danza regresa a Sala Russafa con una propuesta de lujo: Ananda Dansa, Premio Nacional de Danza en 2006, retoma uno de sus espectáculos fetiche, Desalmados. Esta pieza fue creada en 2011 por los hermanos Edison y Rosángeles Valls para celebrar el trigésimo aniversario de la compañía valenciana y es toda una declaración de intenciones sobre la época en que vivimos.

Desalmados narra la historia de unos personajes paralizados por el miedo y el desamor, pero con la necesidad de evolucionar hacia nuevos terrenos y sentimientos. En la interacción y comunicación con el otro encontrarán el camino para pasar, progresivamente, de la violencia a la armonía y de la hipocresía a la sinceridad.

Quienes se meten en la piel de estos seres sin alma son tres bailarines valencianos, reconocidos nacional e internacionalmente por su calidad artística y dilatada experiencia profesional. Ana Luján, premiada como la mejor bailarina de Inglaterra en 2003; Toni Aparisi, Premio Max al mejor bailarín y poseedor de números premios en la escena valenciana; y Julia Cambra, quien comienza a hacerse un hueco en los escenarios profesionales europeos, se reúnen sobre las tablas de Sala Russafa en una sensible coreografía que invita al cambio.

El baile se convierte en la manera de efectuar la metamorfosis, una transformación que se produce en la escenografía, el vestuario y el sonido a medida que la obra avanza. Partiendo de ritmos lentos, ropas oscuras y una escasa interacción, los personajes van evolucionando sin abandonar la escena. El vestuario pasa de colores serenos, como el negro, gris o el marrón, a tonos vivos, como el rojo, azul y verde. La iluminación se va aclarando y los bailarines abandonan paulatinamente una coreografía rígida para adoptar movimientos cada vez más distendidos y abiertos que contagian paz, Ilusión y valor entre los espectadores, testigos del tránsito de estos Desalmados hacia el optimismo. Una ocasión para disfrutar de la mejor danza y para contagiarse de la idea de que todo puede ser mejor si lo intentamos.

Momento de la actuación. Imagen por cortesía de Sala Russafa.

Momento de la actuación. Imagen por cortesía de Sala Russafa.