La piedra oscura hace memoria en Las Naves

La piedra oscura, texto de Alberto Conejero, dirigida por Pablo Messiez
Espai Mutat de Las Naves
C / Joan Verdeguer, 16. Valencia
Sábado 24 y domingo 25 de octubre, 2015

La piedra oscura, la obra revelación de la temporada teatral, texto de Alberto Conejero, dirigida por Pablo Messiez e interpretada por Daniel Grao y Nacho Sánchez, llega al Espai Mutant de Las Naves el 24 y 25 de octubre. Una coproducción del Centro Dramático Nacional y La Zona.

La obra está inspirada en el personaje real de Rafael Rodríguez Rapún, «el más hondo amor de Lorca” que quedó fuera del «retrato de la historia», según expresión de Alberto Conejero (Jaén, 1978). El texto, un mosaico de ficción y realidad, narra el encuentro en una noche trágica entre Rafael, un teniente republicano, y Sebastián, un joven soldado inexperto del bando nacional. “Una obra teatral que está demostrando que al público sí le interesa la memoria histórica. La Piedra oscura pone este interés sobre el escenario de manera clara y emotiva”, apunta Guillermo Arazo, responsable de programación de Las Naves.

Escena de 'La piedra oscura'. Imagen cortesía de Las Naves.

Escena de ‘La piedra oscura’. Imagen cortesía de Las Naves.

“Yo creo en la memoria colectiva. Creo que tenemos que llegar a un mínimo acuerdo sobre nuestro pasado, y que con la memoria histórica se desmoronan los egos y compartimos culpas”, afirma Conejero, que consiguió el premio Ceres de Teatro al mejor autor. «Nunca lo hubiera conseguido sin Pablo Messiez, los actores, Daniel Grao y Nacho Sánchez, y el equipo”, subraya el autor.

La obra transcurre en una habitación de un hospital militar cerca de Santander. Allí se produce el encuentro entre Rafael, que vive sus últimas horas antes de ser fusilado, y un joven soldado llamado Sebastián, que le custodia. Es, cuenta Coenejero, un encuentro ficticio, que le ha servido para recuperar la memoria de Rodríguez Rapún. «Habla sobre el encuentro con el otro y esa ‘otredad’ que va convirtiéndose en una intimidad. La obra habla de cómo dos seres humanos son capaces de encontrarse y entenderse, pese a la guerra”, destaca el dramaturgo.

Federico García Lorca es, de algún modo, el origen de La piedra oscura. «Tengo un gran amor por Lorca y soy en muchas maneras deudor suyo. Pero no he pretendido hablar de él, ni siquiera rendirle un homenaje. El texto habla de las ausencias, y la primera es la de Lorca. No hablo de él pero esta obra no podría existir sin él». La piedra oscura es, precisamente, el título de un proyecto de Lorca del que apenas existe el ‘Dramatis personae’. Alberto Conejero lo ha elegido como título por los significados, desde lápida a paredón, y porque oscuro es el amor que no puede decirse.

La piedra oscura no es revanchista sino que habla sobre la necesidad de encuentro, pero tiene un ruego: este país no puede estar ribeteado de muertos en sus cunetas y que los familiares tengan que financiarse ellos mismos las exhumaciones a través de asociaciones.

Escena de 'La piedra oscura'. Espai Mutant de Las Naves.

Escena de ‘La piedra oscura’. Espai Mutant de Las Naves.

El arte público del metro de NYC

Dom (Variations) de Laura F. Gibellini
Exposición en 3 estaciones del metro de Nueva York correspondientes con Fresh Pond Road, Forest Avenue y Séneca Avenue.
El proyecto tendrá continuidad en la galería Slowtrack de Madrid con la inauguración de la exposición De Rerum Natura.
C/ Cañizares 12. Madrid.
Desde el 23 de Enero
Hasta el 21 de Marzo.

Dom (Variations) surge como una aparición en la estación de Fresh Pond Road –una habitación da la bienvenida a los viajeros a su destino, a su casa. Efectivamente el mosaico que nos encontramos a la entrada de la estación representa un interior doméstico habitado. En él varias piezas de ropa aparecen dispersas, como si alguien acabara de abandonar la habitación. Una pulcra cama, una pared empapelada -cuyo patrón deriva de un mapa-, y diversos muebles destacan sobre un fondo que parece inundado por la naturaleza circundante. La imagen de una ventana dentro del mosaico emula las ventanas reales que, en las dos estaciones de metro contiguas, continúan el proyecto.

Obra de Laura F. Gibellini.

Obra de Laura F. Gibellini.

En las estaciones de Seneca Avenue y Forest Avenue la imaginería impresa y pintada a mano sobre el cristal laminado representa ropas tendidas a secar. Delicadamente realizada la ropa introduce la escala humana y da proximidad al convencional entorno del metro. Los elementos naturales como ramas y hojas de árboles que pueden verse a través del cristal semi-translúcido referencian tanto los detalles del mosaico como los propios árboles presentes alrededor de ambas estaciones.

El proyecto Dom (Variations) ha sido concebido expresamente para el barrio inmigrante de Ridgewood, poblado por ciudadanos de origen polaco y rumano fundamentalmente y que, a diario, viajan en metro a Manhattan a trabajar. La intención de la obra es reflejar el recorrido que fluye del interior de un espacio doméstico al mundo exterior, señalando el camino diario al trabajo y la vuelta a casa. El proyecto pretende evocar un lugar donde sea posible detenerse a habitar y que tal vez sólo exista en la memoria.

Obra de Laura.F. Gibellini.

Obra de Laura F. Gibellini.

El mosaico, realizado por el taller Franz Mayer of Munich destaca por su innovativo uso de materiales y combinación de técnicas que incluyen el mosaico de cristal tradicional y diversos modos de preparación y estampación de azulejos. El cristal laminado combina el pintado a mano con la serigrafía más tradicional.

El proyecto, comisariado por MTA/Arts For Transit responde a una iniciativa activada en 1980 por la red metropolitana de transportes de la ciudad de Nueva York e incluye los trabajos de artistas como Sol LeWitt, Roy Lichtenstein o Nancy Spero.

Obra de .

Obra de Laura F.Gibellini.