Sinergias y Vacíos (III)

Éste es el último artículo sobre el estudio realizado en torno a los aspectos positivos y negativos de Art Dating / Dialog en su primera edición. En este caso nos centramos sobre el posible impacto de las jornadas en la profesionalización de los participantes.

El tema de la profesionalización de los artistas es uno de los ejes fundamentales sobre los que se asienta AVVAC; buen ejemplo de la labor continuada que realiza la asociación en esta dirección fue la presentación de su presidenta Tania Blanco en el coloquio organizado por la Fundación Mainel el viernes pasado. Como se comentó durante el coloquio, el artista es considerado por el Estado, al menos en términos fiscales, un profesional. Por ello es fundamental que desde la asociación, la Facultad y las instituciones se le acerquen herramientas que le faciliten posicionarse como tal.

Valoraciones positivas

En el artículo I destacamos que ocho de los treinta y siete participantes comentaron que los encuentros les había permitido recabar información que pensaban repercutiría en su profesionalización. La mayoría de esta información había sido transmitida por artistas profesionales.

Pero además de adquirir consejos y valoraciones, cinco participantes mencionan lo positivo que les ha resultado poder conectar con el sector profesional. Resulta interesante observar que cuatro de los cinco comentarios recogidos están en relación con un encuentro con galeristas. Por otra parte, cuatro de los participantes contrastan la información que aportan los profesionales con respecto a la que se recibe en el mundo académico.

Participante 28 comenta que le ha parecido una buena experiencia, porque “desde el mundo académico luego es difícil dar el salto, y ésta es una forma de hacerlo”.

Participante 13 dilucida acerca de la importancia de su contacto con Galerista 3 y Galerista 4: “ellos están ahí fuera al pie del cañón. Esta vez no es algo que se me está diciendo desde dentro de la facultad”.

Participante 15 destaca de su contacto con Galerista 3 y Galerista 4: “han aportado una crítica y un posicionamiento más objetivos (que los demás profesionales)”.

Participante 23 explica: “es muy útil, me ha servido mucho”. Continúa diciendo: “para los estudiante es como un tortazo con la realidad, muy necesario. Para los artistas profesionales como yo también es fundamental para refrescarse”.

Mesa redonda, segundo día. Fotografía de Verónica Francés

Mesa redonda, segundo día. Álvaro de los Ángeles, Paula Alonso, Tomeu Simonet y Miguel Ángel Hernández. Fotografía de Verónica Francés

En una línea similar, seis participantes explican que participar en Art Dating / Dialog les ha permitido guardar el contacto con alguno de los profesionales. Resulta significativo que en cuatro casos sea con galeristas, y otros tantos con críticos. No se menciona a ningún artista invitado.

Participante 1 aporta que Galerista 2 le ha pedido el Portfolio.

Participante 2 comenta que Crítico 1 irá a ver su exposición (la cual se inauguraba unos días después).

Participante 16: tanto Crítico 3 como Crítico 4 quieren mantener el contacto, ya que ambos trabajan con planteamientos similares a los suyos.

Participante 28 menciona que Galerista 5 le ha dado su tarjeta.

Mesa redonda, primer día. Fotografía de Verónica Francés

Mesa redonda, primer día. Fotografía de Verónica Francés

Por otra parte los contactos y las sinergias establecidas han llevado a quince participantes a ser seleccionados para aparecer en unas reseñas en MAKMA. La selección la realizaron tres de los críticos invitados.

Art Dating: mi selección (I), por José Luis Pérez Pont
Art Dating: mi selección (II), por Johanna Caplliure
Art Dating: mi selección (III), por Rosa Ulpiano

Aspectos negativos

En los anteriores artículos las críticas se centraron sobre el problema de la sinergia y la falta de preparación por parte de algunos participantes. En esta entrega aportamos las críticas sobre el modelo organizativo. La mayoría de los comentarios, tanto por parte de los participantes como de los profesionales, giran en torno a la gestión del tiempo. Cinco participantes hablan de este problema:

Participante 19 lo explica así: “yo creo que no daba tiempo suficiente a hablar con todos. Mi sensación es que fue algo frenético, y aún así no pude hablar con todos los invitados del mundo del arte”.

Participante 33 comenta: “me ha parecido muy breve todo”.

Participante 13 aporta acerca de su encuentro con Crítico 3: “le han cortando su aportación a mitad, por falta de tiempo”.

Del lado de los profesionales, nueve de dieciocho son los que aluden a la falta de tiempo. Redundan en ello cuatro artistas, dos críticos y tres galeristas. Tanto un artista como un crítico lo achacan a un excesivo número de participantes.

Artista 4: “El tiempo ha sido demasiado corto, lo que lleva a contactar sin poder profundizar”.

Crítico 6 explica que ha resultado difícil “medirme el tiempo; quizás deberían haber habido menos artistas”.

Galerista 5: “No puedes profundizar con gente durante tan poco tiempo; es difícil dar un feedback”.

En el último grupo de críticas se recogen reflexiones de cuatro profesionales acerca de las infraestructuras del local dónde se llevaron a cabo las jornadas (Aula 2 de Las Naves). Tres críticos critican el espacio, tanto por la falta de metros como por las dificultades a la hora de presentar los trabajos, mientras que un artista lamenta la falta de conexión a Internet.

Mesa redonda, primer día. Fotografía de Verónica Francés

Mesa redonda, primer día. Nacho Paris, Alba Braza, Fermín Jiménez y Ernesto Casero, Fotografía de Verónica Francés

Propuestas

Las propuestas en este último artículo giran en torno al formato de los encuentros.

Se recogen propuestas de siete profesionales. Por un lado, un galerista y un crítico plantean la posibilidad de que tras los encuentros personales, diversos profesionales protagonicen un debate teórico sobre los trabajos presentados.

Galerista 5 aporta que tras el “tú a tú” podría ser interesante que debatieran todos los profesionales con los artistas.

Crítico 6 sugiere lo siguiente: “¿Qué tal si por la mañana se hiciese un tête à tête, y por la tarde el artista les recuerda brevemente qué hace, y entre todos los profesionales dialogan ante él?”.

En la primera edición de Art Dating / Dialog, las tardes fueron dedicadas a mesas de debate en torno a la situación del sector de las artes visuales en tiempos de crisis. Los profesionales invitados de cada día (dos artistas, dos críticos y dos galeristas) protagonizaron un debate en el que reflexionaban sobre cómo la situación socio-política afectaba a su profesión. Se habló del rol de las instituciones y de la gestión de los recursos, y se plantearon posibles estrategias. Estos debates fueron retranscritos y seguramente sean fruto de un futuro estudio.

Público mesa redonda, primer día. Fotografía de Verónica Francés

Público de mesa redonda con intervención de Pepe Miralles, primer día. Fotografía de Verónica Francés

Conclusiones

Este estudio muestra que Art Dating / Dialog, establece una estructura donde los jóvenes artistas reciben aportaciones y participan en dinámicas que fomentan su profesionalización.

Se observa además que el formato de los encuentros personales resulta idóneo para establecer una comunicación eficaz entre los participantes y los profesionales invitados, generando un alto porcentaje de satisfacción tanto entre los jóvenes artistas como entre los galeristas, críticos y artistas profesionales invitados.

Otro de los elementos que aparece como favorable es el hecho de invitar a profesionales que pertenecen a tres de los ramos protagonistas del arte contemporáneo; cada uno aporta una perspectiva distinta y la suma de todas genera una visión poliédrica muy necesaria para el artista en periodo de formación.

Por otra parte, es fundamental depurar el presente modelo de Art Dating / Dialog,  para mejorar los aspectos menos favorables de esta primera edición.

Es indispensable desarrollar nuevos procesos de selección de los participantes, en los que además se tenga en cuenta la sinergia entre participantes y profesionales. A ese respecto, es importante reflexionar acerca de las propuestas que se recogen en el presente estudio y que fueron formuladas por ambos grupos.

También es necesario gestionar adecuadamente el tema de la información. Se debe desarrollar una estrategia de difusión tanto para la convocatoria como para la presencia de público en los debates. Resulta imperioso lograr una mayor concienciación e implicación de los participantes a la hora de preparar su presentación. Por último, se debe remitir la información de los participantes a los profesionales invitados para que puedan a su vez preparar y afinar sus aportaciones.

En cuanto a los debates teóricos, puede ser interesante combinar las mesas redondas de la tarde con otros modelos que propicien la reflexión y la crítica a la situación del arte contemporáneo entre los diferentes protagonistas del sector.

En la página de AVVAC hemos publicado el estudio entero, incluyendo la lista de participantes y profesionales invitados en la primera edición.

Estamos de pleno en la organización de la próxima edición, e iremos informando de forma periódica a través de las redes sobre la organización y los procesos de selección.

Mercedes Vandendorpe

Pincha aquí y lee la primera parte de este estudio. Sinergias y vacíos (I).
Pincha aquí y lee la segunda parte de este estudio. Sinergias y vacíos (II).

Sinergias y Vacíos (II)

En este segundo artículo, reagrupamos los comentarios y críticas que giran en torno a la construcción del discurso que manejaron los jóvenes artistas que se presentaron a la primera edición de Dialog (Art Dating).

Valoraciones positivas

20 de los treinta y siete participantes han destacado haber recibido comentarios positivos por parte de alguno de los profesionales invitados. Catorce de estos comentarios son en referencia a un encuentro con un crítico, nueve con un galerista y cuatro con un artista. Por otra parte, algunos de los participantes (cuatro) mencionan que los encuentros les ha motivado a continuar con su trabajo.

Participante 5 comenta que tanto Artista 1 como Galerista 2 “han destacado mi       buena técnica”.

Participante 16 resume así su encuentro con Galerista 3 y Galerista 4: “me han     dicho que mi línea de investigación tiene un desarrollo claro. Comentaron que sé qué quiero hacer y adónde quiero llegar”.

Participante 25 aporta de Crítico 5: “me ha dado muy buen feedback” y de Crítico 6 “me ha aportado confianza en mi trabajo”.

Participante 29 destaca que Crítico 6 ha comentado positivamente la estética de su trabajo; “muy cuidada y delicada”. 

Greta Alfaro y Pedro Paz. Fotografía de Lola Calzada

Greta Alfaro y Pedro Paz. Fotografía de Lola Calzada

Además de las sugerencias sobre la obra visual, los participantes han recibido comentarios acerca del discurso. 10 participantes destacan este aspecto. Seis de los comentarios fueron hechos por galeristas, cuatro por artistas y cuatro por críticos. Algunos de los comentarios recomiendan reforzar –o clarificar– el discurso (seis sugerencias) mientras que otros son para felicitar al artista por la adecuación de su discurso a la obra (cinco comentarios).

Participante 1 comenta que ha estado hablando con Galerista 2 de qué importancia le da el artista a su obra y cómo se lo transmite al público a la hora de exponer.

Participante 14 explica que Artista 4 le ha recomendado “acoplar mi obra a un discurso sólido; dice que no debo limitarme a trabajar sólo la imagen”.

Participante 19, con Crítico 4: “Detectó algunos puntos de mi discurso que podría trabajar más para que no haya lugar a confusión”.

Participante 22 menciona que Artista 4 “Me recomienda introducir más cuerpo teórico, y preguntarme dónde quiero colocarlo (el proyecto) y porqué”.

Dialog, primer día. Fotografía de Verónica Francés

Dialog, primer día. Fotografía de Verónica Francés

Por otra parte, 14 participantes explican que en los diversos encuentros personales han recibido conocimientos teóricos y referentes artísticos.

La mayoría de estas informaciones fueron aportadas por artistas profesionales (siete comentarios) y por críticos (también siete). Dos comentarios refieren a conversaciones mantenidas con galeristas. Por otra parte, nueve participantes mencionan haber recibido recomendaciones de artistas a los que investigar.

Participante 22: tanto Crítico 3 como Crítico 4 “me han recomendado el estudio de ciertos artistas”.

Participante 23 aporta que Artista 6 le ha hablado de “las diferencias entre la pintura y la fotografía”.

Participante 32 comenta de manera general que todos le han aportado “consejos y muchos referentes de artistas que trabajan con los mismos medios, estética o conceptos”.

Aspectos negativos

En el campo de las críticas, nos centramos sobre las comentarios hechos por los profesionales invitados sobre a la falta de preparación por parte de los participantes. 5 de los dieciocho profesionales subrayan este aspecto; tres son críticos, uno es artistas y otro es galerista. Tres de los comentarios recalcan los problemas en el discurso.

Crítico 1 explica que “en muchos casos ni siquiera el propio artista había hecho una selección de sus trabajos”.

Crítico 3 comenta acerca de los participantes: “No había demasiada vertebración; a menudo el discurso estaba desfasado con respecto a la producción”.

Galerista 4 dilucida acerca de la falta de profesionalización en la presentación. Así se lo ha explicado a muchos: «Esto no sirve como presentación a una galería». 

Fermín Jimenez y Rubén Espada. Fotografía de Verónica Francés

Fermín Jimenez y Rubén Espada. Fotografía de Verónica Francés

Propuestas

En el anterior artículo, las propuestas de los profesionales para la próxima edición giraron en torno a posibles fórmulas para mejorar la sinergia entre participantes y profesionales invitados. En esta segunda entrega aportamos sus reflexiones sobre el tema de la selección de los participantes. Por una parte, se recogen dos comentarios positivos acerca de la diversidad de los participantes:

Crítico 3 comenta que Dialog le ha permitido acceder a “nuevos perfiles de trabajo”.

Galerista 5 explica que ha sido enriquecedor “poder compartir con una serie de       artistas con lenguajes diferentes, de muchas edades. Conocer un poco lo que se está viviendo aquí en Valencia”.

Por otra parte, como ya se mencionó en el anterior artículo, 7 de los dieciocho profesionales invitados insisten en la necesidad de una selección, sobre todo en lo que respecta a los socios. A la hora de formular propuestas, dos galeristas proponen que los propios profesionales invitados hagan la selección. Otros dos profesionales (un artista y un crítico) recomiendan que la convocatoria sea más abierta.

Galerista 3 subraya: “se notaba mucho las diferencias entre los diferentes participantes”.

Crítico 3 “En una segunda edición hay que pensar el filtro de preselección ¡Pero que sea muy amplia!”

Artista 5 recomienda abrir una convocatoria nacional para que más artistas puedan acudir, algo parecido al encuentro de porfolio en PhotoEspaña. “¿Por qué a PhotoEspaña se presentan cientos de personas y a esto no?” 

Rosa Ulpiano y Marco Ranieri. Fotografía de Lola Calzada

Rosa Ulpiano y Marco Ranieri. Fotografía de Lola Calzada

Para la convocatoria de Dialog 2014, es crucial establecer una reflexión sobre cuál es el objetivo de estas jornadas, y a qué tipo de participantes debe estar dirigido. Siendo una colaboración entre AVVAC y la Facultad de Bellas Artes (más concretamente con el Máster de Producción Artística) hay que recordar que un alto porcentaje de participantes son estudiantes, y que como tales, asisten a dichas jornadas buscando completar su formación mediante los aportes de los profesionales que están trabajando en el sector.

En este punto del proceso todas las reflexiones son bienvenidas.

 Mercedes Vandendorpe

Pincha aquí y lee la primera parte de este artículo: Sinergias y vacíos (I)
Pincha aquí y lee la tercera y última parte de este artículo: Sinergias y vacíos (III)

 

Sinergias y Vacíos (I)


Está a punto de iniciarse la preparación de la nueva edición de
Dialog (Art Dating),  un proyecto organizado por AVVAC (Asociación de Artistas de Valencia, Alicante y Castellón) en colaboración con el Máster Oficial en Producción Artística de la Facultad de Bellas Artes de Valencia. El último evento se llevó a cabo en Las Naves, Espacio de Creación Contemporánea, los días 3, 4 y 5 de julio 2013.

Desde sus inicios, AVVAC ha buscado establecer vías de colaboración con la Facultad, con la finalidad de concienciar a los estudiantes sobre las cuestiones de profesionalización del artista y su necesaria vinculación con el Manual de buenas prácticas. En enero de 2012, esta colaboración se concreta en la forma de unas jornadas a enmarcar en la programación de Selecta 13, un evento que el Máster en Producción Artística viene organizando desde 2010 para dar visibilidad a los trabajos de los alumnos y generar un puente con el mundo de las galerías. El grupo de trabajo está formado por el profesor Pepe Miralles, y por Tania Blanco, Víctor Melià y Mercedes Vandendorpe por parte de AVVAC.

La propuesta está basada en la idea de Showroom. Además de invitar a galeristas y críticos, se plantea traer a artistas de trayectoria internacional para que puedan aportar su propia visión y experiencia a los alumnos. En la misma línea, se resuelve abrir la convocatoria a los socios de AVVAC, para favorecer la creación de puentes entre alumnos y artistas profesionales. Se completa el programa organizando mesas de debate abiertas al público para dar voz a los profesionales invitados de cada día.

Se acuerda invitar a 18 profesionales (2 artistas, 2 críticos y 2 galeristas cada día) y que los propios alumnos elijan con qué profesionales quieren coincidir. Se reservan 30 plazas para los alumnos del máster y 15 para los socios de AVVAC, los cuales son seleccionados por orden de inscripción.

La primera jornada da comienzo a las 10:00 de la mañana, con la llegada de los participantes, que van ocupando las mesas y organizando la presentación de sus trabajos. Una hora más tarde, con la llegada de los profesionales, se procede a una breve presentación, tras la cual los 6 profesionales se dirigen cada uno hacia un participante, estableciendo de forma natural un tête à tête.

A través de la crónica que se ha empezado a redactar, se percibe que los participantes se sienten cómodos con este tipo de encuentros. Se organizan entrevistas sistemáticas con los participantes para saber cuáles son sus reacciones tras cada encuentro personal. Después, se entrevistan a los profesionales para recoger sus opiniones, críticas y valoraciones.

A lo largo de los tres días, se recogen de manera aleatoria los comentarios de 37 participantes y de 18 profesionales.

Basándonos en la crónica redactada durante la primera edición, publicamos los resultados del estudio realizado. Para su divulgación en la red, hemos favorecido la división del estudio en tres artículos en los que se entremezclan resultados del estudio con fragmentos de la crónica. Este primer artículo sobrevuela los puntos esenciales del estudio.

Valoraciones positivas

Al leer la crónica, uno de los primeros temas que aparece de manera reiterada es la idea de que la dinámica de los encuentros personales ha sido positiva.

Así lo expresan diecisiete participantes; de una forma u otra realzan lo importante que les ha parecido poder sentarse a hablar con un profesional en un tête à tête. Esto se comenta ocho veces con respecto al encuentro con un galerista, siete con respecto a un artista y cuatro con respecto a un crítico. Diez de los diecisiete comentarios recogidos destacan la sensación de horizontalidad, cercanía o comodidad.

Participante 1 comenta acerca de su encuentro con Galerista 2: “ha sido una gran oportunidad de mostrarle mi porfolio”.

Participante 3, con Galerista 1: “experiencia muy positiva, esperanzadora”.

Participante 6, en su encuentro con Artista 2: “expliqué mi trabajo de primera mano y de forma horizontal”.

Participante 21, con Crítico 4: “trato muy directo sin barreras: diálogo abierto”.

Participante 25 destaca de Crítico 6: “me ha aportado confianza en mi trabajo; me he sentido muy cómoda hablando con ella”. 

 Norberto Dotor y Juan Carlos Rosa. Fotografía de Verónica Francés

Norberto Dotor y Juan Carlos Rosa. Fotografía de Verónica Francés

De forma más específica, quince participantes expresan haber recibido críticas y aportaciones concretas con respecto a su trabajo. Es interesante señalar que se ha recogido el mismo número de comentarios por parte de artistas, galeristas y críticos: once para cada grupo. Varios de estos comentarios (nueve) animan al artista a centrarse sobre una determinada vertiente de su trabajo. En cambio, cuatro comentarios son recomendaciones para ampliar el campo de investigación.

Participante 10: Galerista 1 le ha comentado: “hay que especializarse en un medio y desarrollar una idea clara. Tener un trabajo muy definido”. Le ha recomendado centrarse en sus proyectos fotográficos.

Participante 13 comenta de Crítico 3: “me ha dado ideas nuevas acerca de las cosas que ha visto en mis cuadros”. De Crítico 4 dice: “me ha explicado claramente: esto te funciona, esto no, y esto regular. Muy clara.”

Finalmente, Galerista 3 y Galerista 4 le han recomendado centrarse en la parte de su trabajo orientado al arte público.

Otra de las ventajas que ha aportado los encuentros personales ha sido recabar información que repercuta en la profesionalización de los artistas.

Ocho participantes mencionan este punto, enfatizado mayoritariamente por los artistas profesionales. La información que éstos aportaron tuvo que ver en ocasiones con la explicación de los escollos que ellos mismos encontraron; tres de los ocho comentarios en los que se mencionan a los artistas van en esta dirección. Los galeristas son mencionados en este punto cuatro veces, y los críticos en dos ocasiones.

Participante 8 explica que Artista 2 le ha recomendado qué actitud mantener con respecto a concursos y convocatorias.

Participante 23: Artista 6 le ha hecho sugerencias para obtener dinero que le permita exponer la obra. También le ha explicado cómo distribuir una obra. Por otra parte, Galerista 5 le ha hablado de la relación entre el artista y la galería.

Participante 28 comenta de Galerista 5 que ésta le ha explicado “como entrarle a una galería”.

Participante 31, con Artista 5: “me ha hablado de cómo mover el vídeo en galería y cómo vender el video cuando es en serie”.

Nuria Enguita y Verónica Francés. Fotografía de Lola Calzada

Nuria Enguita y Verónica Francés. Fotografía de Lola Calzada

Por otra parte, del lado de los profesionales invitados, se recogen quince comentarios valorando de forma positiva su experiencia en Dialog. Cinco de estos comentarios ponen el énfasis en el tête-à-tête y sus posibilidades de diálogo. Dos de los comentarios son de galeristas, dos son de artistas y uno es de un crítico.

Galerista 2 afirma que le ha parecido “genial el formato de tú a tú”.

Artista 3 menciona que “hay cosas que salen más en la intimidad del tú a tú”. Le parece interesante “la posibilidad de lo personal”.

Crítico 3: “Experiencia fantástica y muy necesaria”. Le ha interesado poder hablar de uno en uno con los artistas.

A Galerista 3 le ha interesado esta posibilidad de diálogo ya que “no podemos defender a los artistas en los que no creemos”. Añade: “no hay propuestas como ésta, en las ferias se está para otra cosa”.

Artista 4 comenta que le parece interesante el que “gente que está terminando la facultad pueda conocer las perspectivas de los que ya llevan tiempo caminando”.

Crítico 7 expresa así su experiencia: “Muy bien, muy positiva”. Dilucida que “la parte de la proyección de los artistas es la complicada; este tipo de actos facilita esto”. 

 Miguel Ángel Hernández y Aaron Duval. Fotografía de Verónica Francés

Miguel Ángel Hernández y Aaron Duval. Fotografía de Verónica Francés

Aspectos negativos

En el campo de las críticas, se recogen comentarios de nueve participantes que transmiten sensación de insatisfacción con respecto a uno o varios de sus encuentros personales. Siete participantes refieren al hecho de recibir pocos o ningún comentario. La mayoría están en relación con un encuentro con un galerista (seis comentarios) o con un crítico (cinco). Un comentario refiere a un artista.

Participante 9 dice de Galerista 1: “no le ha interesado”.

Participante 20, hablando de Galerista 3, Galerista 4 y Artista 3: “me han escuchado, pero sin muchas aportaciones”.

Participante 25 comenta de Crítico 7 “no hubo casi feeling. No era quizás la persona adecuada para ver mi trabajo, a pesar de que había buena comunicación”.

Participante 27, de Crítico 6: “no sabía qué decirme”.

Por su parte, cinco profesionales critican la falta de sinergia entre participantes y profesionales. Cuatro de los comentarios son de artistas y refieren de forma específica a la falta de afinidad con respecto a algunos participantes. El quinto comentario es de una galerista. Uno de los artistas menciona la utilidad de poder elegir los encuentros. Otro destaca que al final de la mañana los profesionales estaban cansados, reduciendo la posibilidad de un feedback enriquecedor.

Artista 3 afirma: “he echado de menos poder hablar con más artistas que trabajen en la naturaleza”.

Artista 6 piensa que debería haber una mejor distribución de los artistas con los profesionales, pues él tenía la sensación de estar “tan lejos de algunas prácticas” que no podía aportar mucho.

Siete profesionales critican la falta de selección con respecto a los participantes. Dos de estos comentarios aluden de forma específica al problema de la selección de los socios.

Galerista 2 subraya que le ha parecido “terrible la selección”. Continúa explicando: “si son artistas que están formándose, se puede entender, y nosotros como profesionales invitados tenemos algo que aportar. Pero a artistas que ya están metidos en una trayectoria y dinámica, no hay nada que aportarles; éste no es el lugar para ellos”.

Por otra parte, ocho profesionales explican que les hubiese sido útil recibir un dossier de los participantes antes del inicio de las jornadas.

Artista 1 comenta que le hubiese gustado haber recibido con antelación la lista de participantes con un statement de cada uno “para pensar mejor las recomendaciones que podía aportarles”. 

 Marcelo Fuentes y Merche Herrán. Fotografía de Lola Calzada

Marcelo Fuentes y Merche Herrán. Fotografía de Lola Calzada

Propuestas

Tras dar sus valoraciones sobre las jornadas, los profesionales invitados aportaron de forma espontánea sus reflexiones acerca de cómo mejorar la próxima edición de Dialog. En este primer artículo se recogen las propuestas en torno a las dinámicas de los encuentros personales.

Se recogen cinco aportaciones de profesionales buscando resolver el problema de la sinergia entre participante y profesional. Un galerista sugiere que los profesionales pasen diez minutos con cada participante y luego decidan con quienes desean profundizar. Los demás comentarios (cuatro) ponen de manifiesto que los profesionales no deben necesariamente tener un encuentro con cada participante; dos artistas subrayan la idoneidad de encontrarse sólo con aquellos que consideren más afines, mientras que un tercer artista plantea que esa elección la hagan los participantes mediante una lista expuesta en la sala. Un crítico advierte que esta última propuesta puede generar nuevos problemas, ya que los profesionales menos conocidos podrían tener a muy pocos participantes inscritos en su lista.

Por último, un crítico comenta que sería conveniente que todos estos comentarios en realidad deberían de hacerse ante los participantes.

La difusión de este estudio en MAKMA parte de un deseo doble: por un lado busca recoger la sugerencia de Crítico 5 y compartir con todos los participantes  comentarios y propuestas hechas por los profesionales. Por otro lado, pretende reavivar el debate que se inició durante las jornadas sobre la necesidad de reflexionar conjuntamente acerca de fórmulas y dinámicas que refuercen el contacto entre los diversos protagonistas del sector de las artes visuales.

Mercedes Vandendorpe

¡Fantástico! El arte se llena de agujeros

La imagen fantástica. Exposición colectiva
Centro del Carmen
C / Museo, 2
Hasta octubre

Resulta conmovedor el esfuerzo por definir lo fantástico en el arte. Carlos Arenas, comisario de la exposición La imagen fantástica, inicia así su aproximación al género: “Extraño, misterioso, grotesco, enigmático, fabuloso, monstruoso, onírico…Estos son algunos de los adjetivos que se nombran cuando hablamos de arte fantástico”. Para terminar reconociendo que definir ese arte “es una tarea compleja”. Y sin duda lo es, al menos para mentes tan razonables como las nuestras, las del ser contemporáneo magnetizado por el orden intrínseco del mundo que ha ido conformando la ciencia.

Entiéndase bien: no se trata de culpabilizar a la ciencia de nuestra incapacidad para abordar lo fantástico, sino de poner en su justo lugar a esa razón que nada sabe de lo inabarcable. He ahí el delirio de la razón: suponer que todo es entendible, abarcable, hecho a nuestra medida. Cumple su función, sin duda, la de hacernos la vida más cómoda y amable. Pero, a pesar de todo, lo incognoscible sigue ahí, siendo territorio de lo fantástico. Es más, nunca ha dejado de estar ahí, por mucho que nos hayamos vuelto extremadamente razonables.

El caballero y la muerte, Chema López. La imagen fantástica. Centro del Carmen

El caballero y la muerte, Chema López. La imagen fantástica. Centro del Carmen

Y ahí sigue, golpeando nuestra conciencia, que se defiende para no querer saber nada de ello. Para aproximarnos a esos agujeros negros que son la marca de lo real, de lo fantástico, el Centro del Carmen ha montado una exposición con medio centenar de obras perteneciente a 26 artistas. Una magnífica manera de acercarnos  a La imagen fantástica, en tanto reflejo de esa energía ciega que tiende a la aniquilación. Energía que los artistas seleccionados no dudan en representar bajo formas diversas: calaveras de muerte, pasiones destructivas mediante aquelarres, guerras, cocaínas, saltos al vacío e incluso la propia irracionalidad.

El principio del placer que parece haberse instalado en nuestra sociedad contemporánea dificulta el acceso a lo fantástico. Lo vemos como algo destinado al propio consumo placentero de imágenes. Y, sin embargo, los artistas de La imagen fantástica no dejan de invitarnos a ir un poco más allá. Nos invitan a tomar conciencia de lo que acontece tras la malla protectora del lenguaje excesivamente codificado. De manera que, apelando a lo fantástico, nos descubren el universo caótico a partir del cual entramos en el mundo y al cual nos debemos enfrentar.

El irracional, Horacio Silva. La imagen fantástica. Centro del Carmen

El irracional, Horacio Silva. La imagen fantástica. Centro del Carmen

Los hay, como Horacio Silva, que sitúan lo real en la propia irracionalidad, en forma de cabeza canina desdoblándose del rostro humano. Chema López también sitúa la animalidad como reverso del sujeto, confrontando el caballo y la esquelética muerte. A Monjalés, el dolor de lo real le viene de cierta negrura interior, social, que el artista ubica en torno a los hijos de España, criaturas sometidas al pico y la destrucción. Benlliure, Segrelles y Sabater toman a la mujer como figura de lo fantástico, encarnación de sueños y pesadillas producto de pecados más o menos capitales. Y así hasta ir dando entrada a la crispación provocada por la guerra (Josep Renau, Equipo Crónica, Joan Castejón), los demonios interiores (Manolo Gil) o la monstruosidad de cierta degeneración humana (José Jardiel, Rafa Calduch, Juana Francés, Pepe Azorin).

Esa irracionalidad, en tanto sinsentido aniquilador, es la que llena de agujeros negros la malla protectora de la razón. Los 26 artistas de La imagen fantástica se hacen cargo de esa energía destructora volcándola en su obra. Es la única forma que tenemos los humanos de acceder a lo incognoscible, sin quemarnos, sin abismarnos en el vacío que proyecta lo real. Para ello se hace imprescindible tomarnos el arte en serio, hurgar en sus entrañas, que son las nuestras, en lugar de pasearnos apaciblemente por delante de las obras. Si el artista corrió un riesgo al pintar, movilizado por la energía que golpeaba su enardecida conciencia, el espectador también debe sentir ese pálpito conmovedor. De lo contrario, nada fantástico sucederá.

La cocaína, Daniel Sabater. La imagen fantástica. Centro del Carmen

La cocaína, Daniel Sabater. La imagen fantástica. Centro del Carmen

Salva Torres