La cultura explosiona en los mercados de Valencia

I edición del Bonic/A Fest
Fiesta en los mercados municipales de Valencia
Viernes 16 y sábado 17 de septiembre de 2016

Los mercados municipales de Valencia alimentarán este sábado 17 de septiembre a la ciudad con una programación cultural y gastronómica en la primera edición del BONIC/A FEST, una iniciativa que nace de la mano de la Regidoría de Comercio del Ayuntamiento, con el patrocinio de Amstel y la colaboración de Merca València, Ford, My Taxi y Grupo Aguas de València.

Cerca del 95% de los mercados municipales valencianos participan en esta fiesta que arranca un día antes, el viernes 16, con la inauguración de la muestra fotográfica Mercats, producida por el programador cultural Amstel Art y firmada por la fotógrafa valenciana Eva Máñez.

Cartel del Bonic/A Fest, por cortesía de la organización.

Cartel del Bonic/A Fest, por cortesía de la organización.

Una exposición en la que se recogen varios de los espacios más característicos de mercados municipales valencianos como el de Algirós, Cabanyal, Benicalap, Ruzafa o Central. Paradas que reflejan su carácter multicultural, la convivencia de tradiciones gastronómicas de diferentes rincones del mundo con los productos autóctonos.

Diez instantáneas de gran formato (3 x 2 metros) captan el proceso de adaptación y transformación experimentado por la ciudad en los últimos años, que tiene su reflejo en los mercados, uno de sus ejes vertebradores, donde se encuentran y abastecen sus vecinos.  Desde el 16 de septiembre y hasta mediados de noviembre puede visitarse gratuitamente esta muestra en la sede del Amstel Art situada en el edificio Veles e Vents.

El sábado 17 será el día grande del BONIC/A FEST con una programación que arrancará a mediodía y que durará hasta medianoche. Para tomar fuerzas, a las 14.00h se realizarán dos paellas populares en los Mercados de Benimàmet y Nazaret. Y a partir de las 20.00h arrancará la programación en el resto de mercados que participan: Castella-Av del Cid, Mercado de Jesús-Patraix, Jerusalem, Russafa, Mercado Central, Rojas Clemente, Mossén Sorell, Torrefiel, Mercat d’Algirós, Cabanyal, El Grau y Benicalap. En sus paradas, los tenderos ofrecerán tapas elaboradas con su materia prima y sus productos frescos. Además, habrá barras con cerveza Amstel y otras bebidas.

Imagen de uno de los puestos del mercado de Russafa. Fotografía de Eva Máñez por cortesía de Bonic/A Fest.

Imagen de uno de los puestos del mercado de Russafa. Fotografía de Eva Máñez por cortesía de Bonic/A Fest.

El pop-rock valenciano tendrá protagonismo gracias a la colaboración del concurso para bandas valencianas emergentes Sona La Dipu, impulsado por la Diputación de Valencia. Actuarán seis de los grupos que han quedado finalistas o han ganado sus últimas ediciones: L’home Brut (Mercado de Castella – Av. del Cid, 23h), La Hora del Té (Jesús- Patraix, 20h), Tardor (Jerusalem, 22h), Desayuno (Rojas Clemente, 23h), Carlos Zanetti (Algirós, 22h) y Octava Polar (Benicalap, 23h).

Otras opciones musicales serán el jazz de Veva’s Band (Mossen Sorell 21h), la música balcánica de la Trocamba Matanusca (Algirós, 20h), el Swing de Le Dancing Pepa (El Grau, 20h) o las versiones de rock mestizo de La Golfería (Grau, 22h). Completarán el cartel la banda 2 Animales (Torrefiel, 20h), Ximo Gómez (Torrefiel, 23h) y el grupo Recámara (Russafa, 20h).  Además, participan la Societat Musical de Peixcadors (Cabanyal 20h) y la Societat Musical de Benicalap (Benicalap, 20h).

Fotografía de la exposición 'Mercados', de Eva Máñez. Imagen cortesía de Bonic/A Fest.

Fotografía de la exposición ‘Mercados’, de Eva Máñez. Imagen cortesía de Bonic/A Fest.

En cuanto a los espectáculos, Amstel aportará demostraciones de baile con la formación Swing Black Bottom (Castella- Av. Del Cid, 20; Jesús, 22h; Mercado Central, 20h; Rojas Clemente, 20h; Torrefiel, 22h; Algirós, 21h; Cabanyal, 22h y Benicalap, 20h.) y la actuación de dos Karaoke Rock Band, que permitirán al público actuar con una verdadera y extravagante banda, cantando los grandes éxitos del rock nacional e internacional (Castella – Av. Del Cid, 21h; Jerusalem, 20h; Central, 22h y Mossén Sorell, 23h).

También se impartirá un taller de hierbas medicinales (El Grau, 21h), habrá demostraciones de bailes de salón (Mossén Sorell, 20 y 22h) y malabares (Jerusalem, 21h y Central, 23h). Como en toda fiesta, habrá charanga y animación (Jesús- Patraix, Torrefiel y Cabanyal). Además, el humor y la música se unirán en el espectáculo Chimichang Comedy Band, de JuJa Teatre (Jesús – Patraix, 23h). Y la moda estará presente en la pasarela Mercafashion, un desfile en el que colaboran los diseñadores valencianos Dolores Cortés, Presen Rodríguez, Lululucía, Andra Cora y Miquel Suay (Russafa, 21h).

Todas las actividades y actuaciones son de acceso gratuito. Se harán hueco en los pasillos y plazas, entre las paradas de productos frescos y sus tenderos, para animar una fiesta que ocurrirá simultáneamente en 14 focos de la ciudad con el objetivo de señalar en el mapa la red de mercados municipales del Ayuntamiento de Valencia. Una jornada para que los vecinos puedan acercarse a conocer y disfrutar de uno de los espacios más vivos de la ciudad: sus mercados.

Black Bottom. Imagen cortesía de Bonic/A Fest.

Black Bottom. Imagen cortesía de Bonic/A Fest.

PhotOn Festival, en defensa propia

PhotOn Festival
La Nau, IVAM, Mercado Central, Railowsky, l’Espai d’Art Fotogràfic. Valencia
Del 5 al 9 de mayo de 2015

Hacía una mañana soleada, pero el Claustro de La Nau estaba lleno de paraguas. Paraguas en imágenes de la exposición ‘Umbrella Revolution’. Porque si en Hong Kong, al que aluden las fotografías de reporteros gráficos free lance y de agencias internacionales, la democracia está amenazada, en nuestro país lo que está amenazado es el periodismo y, por tanto, la democracia misma, como bien apuntó Antonio Ariño, vicerrector de Cultura de la Universitat de València.

Fotografía de Lam Yik Fei. The Umbrella Revolution, en La Nau de la Universitat de València. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Fotografía de Lam Yik Fei. The Umbrella Revolution, en La Nau de la Universitat de València. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Y de la misma forma que los hongkoneses se defienden de los gases pimienta policiales con frágiles paraguas, PhotOn Festival lo hace con los no menos frágiles fotoperiodistas, cuyas imágenes sirven para denunciar lo que sucede allí donde ciertos gobiernos pretenden imponer el silencio. De manera que el Claustro de La Nau acoge ‘La revolución de los paraguas’ como síntoma de la que está cayendo en Hong Kong y, por extensión, en el mundo de la prensa.

Tania Castro, directora de PhotOn Festival, recordó que el pasado 3 de mayo fue el Día Mundial de la Libertad de Expresión, justo en el momento en que la precariedad laboral se ceba principalmente con los periodistas de la Comunidad Valenciana, cuya tasa de despidos asciende al 67%. Más que paraguas hacen falta para aguantar semejante chaparrón. Las exposiciones, conferencias y proyecciones que conforman la quinta edición de PhotOn vienen a ser los diques culturales contra esa avalancha de despropósitos.

Mandela en prisión, fotografía de Jürgen Schadeberg, en Railowsky. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Mandela en prisión, fotografía de Jürgen Schadeberg, en Railowsky. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

La más espectacular, por levantarse sobre unos andamios metálicos de cuatro metros de altura, es ‘Umbrella Revolution’, en La Nau hasta el 7 de junio. La muestra reúne imágenes de las revueltas estudiantiles contra el anuncio del gobierno chino de paralizar las elecciones democráticas previstas para 2017. Xaume Olleros, autor de una de esas imágenes, que fue portada en la revista Time, será uno de los conferenciantes. También impartirán charla, José Palazón, premio Ortega y Gasset 2015, Jürgen Schadeberg, que expone en Railowsky, y Daniel Berehulak, reciente ganador del Pulitzer, en el IVAM. Tania Castro anunció la presencia igualmente de Javier Bauluz, primer español en recibir ese Pulitzer. ‘Historia y memoria. Familia Vidal’ estará en el Mercado Central, hasta el 30 de mayo, e Irving Villegas en Espai d’Art Fotogràfic, hasta el 11 de junio.

Fotografía de Álvaro Laiz y David Rengel. Planes de Futuro, en La Nau. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Fotografía de Álvaro Laiz y David Rengel. Planes de Futuro, en La Nau. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

La Sala Oberta de La Nau acoge igualmente la exposición ‘Planes de futuro’, de Álvaro Laiz y David Rengel, que permanecerá hasta el 6 de septiembre. Un testimonio en vivo y en directo de los supervivientes del genocidio practicado por el ejército regular de Uganda, en un conflicto que dura ya más de 25 años. Por eso Castro subrayó que PhotOn no era sólo un festival, sino “un montón de fotoperiodistas” que a veces “con una sola imagen capta toda la fuerza de una experiencia”, según explicó Alfredo Argilés, de la Fundación Cañada Blanch, que junto a Olleros Abogados patrocinan el festival.

Tania Castro aludió a las historias que cuentan los fotoperiodistas con sus imágenes: “No son fotos sueltas”, advirtió. Historias que en esta quinta edición se hacen más internacionales que nunca, dado el salto que experimenta el certamen: “Nos han invitado a Rumanía”. PhotOn, destacó su directora, “es único en su género de fotoperiodismo” y, por consolidación, “nos acercamos bastante a PhotoEspaña”. A pesar de ello, “muchos de los fotoperiodistas españoles se han tenido que ir fuera en busca de trabajo”. “Se valora mal en España”, concluyó Castro. Cosas de la cultura en un país todavía por cultivar.

Fotografía de Xaume Olleros. The Umbrella Revolution, en La Nau de la Universitat de València. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Fotografía de Xaume Olleros. The Umbrella Revolution, en La Nau de la Universitat de València. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Salva Torres

 

El principiante Segrelles

Los dibujos académicos de Segrelles
Sala de Exposiciones de IberCaja
C / Barón de Cárcer, 17. Valencia
Inauguración: jueves 30 de abril
Hasta el 30 de mayo, 2015

Antes de alcanzar el éxito internacional, de ilustrar las portadas de publicaciones como The New York Times o la traducción de ‘Las 1.001 noches’ firmada por Vicente Blasco Ibáñez, mucho antes de convertirse en el artista que acabaría inspirando a cineastas como Guillermo del Toro, José Segrelles fue un niño de 8 años que demostraba un talento innato para dibujar en la escuela de su Albaida natal.

Un modesto centro de enseñanza primaria que un día visitó el Rector del Distrito Universitario de Valencia por aquel entonces, Francisco Moliner Nicolás, quien se quedó impresionado por el retrato que le hizo uno de los niños hasta el punto de insistir a su familia para que lo llevaran a la Escuela de Bellas Artes.

Fue así, por casualidad, como Segrelles llegó a la Academia de San Carlos en Valencia, donde de  1898 a 1903 tallaron a ese diamante en bruto con una formación cuyos frutos recoge la muestra ‘Los dibujos académicos de Segrelles’. Una exposición que se inaugura el 30 de abril y que puede visitarse hasta el 30 de mayo en la Sala de Exposiciones de IberCaja.

Dibujo de José Segrelles. Cortesía de IberCaja.

Dibujo de José Segrelles. Cortesía de IberCaja.

La colaboración de coleccionistas privados ha permitido reunir un total de 34 piezas, la mayoría inéditas. Un extenso conjunto para trazar un recorrido por el aprendizaje del joven Segrelles en aulas que compartían talentos como Pinazo, Benlliure o Fillol, casi una escuela de genios en uno de los periodos más fértiles del arte valenciano.

«Esta selección de obra permite asomarse a una de las etapas más desconocidas y curiosas de un artista, su formación, cuando empiezan a despuntar las claves de su estilo» comenta Vicent Vila, comisario de la muestra y director del Escalante Centre Teatral, que ya acogió esta temporada una exposición sobre el pintor.

Sandro Carbó, miembro de la Asociación Española de Críticos de Arte y coautor del catálogo de esta exhibición, destaca el retrato que se realiza a través de sus obras tempranas de un periodo fundamental del artista cuando adquirió los sólidos fundamentos técnicos que le acompañarían el resto de su trayectoria, convirtiéndole en un ilustrador a la altura de maestros como Doré o Rackman. Pero antes tuvo que pasar por las aulas y someterse a las directrices de profesores como Antonio Muñoz Degrain o Sorolla, que llevaba a los alumnos a la playa para dibujar en movimiento.

Con solo 13 años, Segrelles recibió la Medalla de San Carlos por sus excelentes calificaciones, «aunque en sus trabajos de clase encontramos a un artista que intenta cumplir con las normas académicas al tiempo que va conformando su propio estilo» señala Joan Josep Soler Navarro, Miembro de ICOM-Unesco y otro de los autores del catálogo.

Una personalidad artística que, a medida que crece, va sintiéndose asfixiada por el ambiente académico. Sin embargo, su formación se verá truncada por la muerte de su hermano, que le obliga a regresar a su Albaida natal. Pero éste no es más que el cierre del primer episodio de una apasionante historia en la que Segrelles desarrolló una rica y fructífera carrera.

Una trayectoria a la que, paralelamente, se rinde homenaje en la muestra ‘J. Segrelles. El laberinto de la fantasía’, programada  hasta finales de mayo en el MuVIM. Una propuesta que se complementa perfectamente con este acercamiento al despertar del artista valenciano que realizan los 34 dibujos alojados en la Sala de Exposiciones de IberCaja, cercana al Mercado Central.

Dibujo de José Segrelles. Cortesía de IberCaja.

Dibujo de José Segrelles. Cortesía de IberCaja.

PhotOn Festival aumenta su beca

PhotOn Festival
Beca para talentos noveles del fotoperiodismo internacional

Photon Festival celebra su quinto aniversario con el lanzamiento de una de las mayores becas de España para talentos noveles del fotoperiodismo internacional. En esta edición el festival crece y aumenta su beca en una apuesta por el fotoperiodismo como forma de comunicación y como indispensable herramienta para el cambio social.

Desde sus inicios, PhotOn Festival ha realizado una gran apuesta por los autores de cualquier edad que, aun sin una trayectoria profesional consolidada, presentan sólidos e interesantes trabajos en el campo del documentalismo y el fotoperiodismo. Siempre pegado a la actualidad, PhotOn premia los trabajos iniciados en los dos últimos años aunque la investigación de los mismos continúe todavía abierta.

Fotografía de Irving Villegas. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Fotografía de Irving Villegas. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

La beca PhotOn 2015 se compone de dos premios. #Premioollerosphotonfestival: El ganador recibirá un premio económico de 2.000 euros entregado por Olleros Abogados en forma de cheque nominativo. Además, la organización del festival realizará la producción expositiva del trabajo del ganador y la mostrará dentro del circuito oficial de la sexta edición del festival en 2016. Esta producción expositiva está valorada en cerca de 2.000 euros.

#Premiofujiphotonfestival: El ganador del premio obtendrá una cámara profesional Fujifilm X-T1 con un objetivo Fujinon XF18-135mm valorada en 1.600€.

El plazo de presentación de trabajos termina el 31 de marzo de 2015 y la deliberación de los premios se realizará, como cada año, durante la semana del festival. Además del equipo organizador PhotOn, el jurado de los premios estará compuesto por los profesionales del fotoperiodismo internacional cuyos trabajos se presentan durante la semana del festival.

Fotografía de Irving Villegas. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Fotografía de Irving Villegas. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Fotoperiodistas como Manu Bravo, premio Pulitzer 2013 por su cobertura de la guerra en Siria; Samuel Aranda, World Press Photo 2011 por su trabajo de las revueltas en Yemen; Gorka Lejarcegi, premio Ortega y Gasset 2001 o Pedro Armestre, premio Ortega y Gasset 2014, han sido miembros del jurado en las ediciones anteriores.

En 2015 está confirmada la participación como jurado de Daniel Berehulak, fotoperiodista que realizó una potente cobertura de la epidemia del Ébola y Xaume Olleros, fotógrafo valenciano portada de Time el pasado mes de octubre con su trabajo de las protestas en la Umbrella Revolution.

Las bases del concurso están publicadas en la web del festival (www.photonfestival.com) y en sus redes sociales en Twitter y Facebook.

PhotOn Festival está organizado por un equipo de cerca de una decena de profesionales del fotoperiodismo y la comunicación que de manera no remunerada luchan por el fomento del fotoperiodismo. El festival organiza charlas, proyecciones, visionados de portfolios y un circuito expositivo por los principales espacios culturales del centro de Valencia como el IVAM, el Centre Cultural La Nau de la Universitat de València, el Mercado Central o la sala La Metro de Metrovalencia.

La quinta edición del festival se lleva a cabo gracias al patrocinio de la Fundación Cañada Blanch, el Centro Cultural La Nau, Olleros Abogados, y Metrovalencia. Arquitectura Racional y Fujifilm España colaboran en esta quinta edición en la que la cerveza oficial es Cervezas Turia.

Fotografía de Irving Villegas. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Fotografía de Irving Villegas. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Líneas Inesperadas: Luz instantánea

Entrevista a Eva Máñez

 

Eva Máñez ha recorrido esta ciudad en diferentes momentos y espacios sociales. Desde la calle, o en cualquier evento público nos llegaba a nuestras redes sociales las imágenes de mundos cada vez más concretos. La emergencia de sus imágenes y narraciones han ido pulsando esta ciudad en los últimos años. Instantáneas y fogonazos compartidos gracias a la Red.

La verdad, me he puesto en contacto contigo por conocer tu trabajo a través de las redes sociales. Tienes tu objetivo mirando a esta ciudad a muchos niveles. Llevas mucho tiempo trabajado en fotografía. ¿no?

Sí, llevo bastante tiempo, unos diez o quince años.

¿Trabajas de modo independiente?

Sí, trabajo como freelance para diferentes medios. Ahora soy la fotógrafa de Valencia Plaza. También estoy en 20minutos. Colaboro también con otros medios de comunicación. Además, tengo una agencia llamada FAV ( Fotoagencia valencia) con otro socio, Biel Aliño. Desde ella trabajamos con empresas.

Tienes una página Web o un Blog donde poder mostrar tu trabajo ¿no?

Sí, una Web. ¡Hoy todo el mundo tiene una!

Tenemos una de la agencia. La mía personal también aunque llevo mil años sin actualizarla.

¿Tú, en los últimos años como ves la ciudad?

Bueno, a parte de trabajo estoy en algún proyecto más. Por ejemplo, el proyecto Qui és qui. Este es un proyecto que surge junto con el periodista Vicent Molins. Justamente desde la intención de revitalizar la ciudad del modo contrario a como se ha estado haciendo desde las instituciones. O sea, queremos revitalizar la ciudad desde la gente. Nosotros estamos haciendo una taxonomía. Recogiendo testimonios y fotografías de gente que nos gusta. No hay otro criterio para seleccionar a la gente más que gente que pensamos que “es la ciudad”. Puede estar desde la señora de la verdulería, un estudiante, el señor del estanco, el director de un museo, un diseñador, un pintor, un cartero, un ama de casa. Queremos mostrar la ciudad a través de la gente que la vive y la hace posible.

 Esperanza en el Mercado Mossen Sorell. Qui és qui. Foto: Eva Máñez

Esperanza en el Mercado Mossen Sorell. Qui és qui. Foto: Eva Máñez

El proyecto se llama Qui és qui. Llevamos poquito tiempo. Vamos subiendo una foto cada día a las redes sociales y esperamos que sea un proyecto muy a largo plazo. También queremos que sea un proyecto en la Red y un proyecto expositivo para los barrios. Ahora en Intramurs hicimos una proyección con ochenta y pico fotos de gente del Barrio del Carmen. Pensamos que se pueden hacer cosas parecidas en los barrios para que la gente se vea representada. Ellos mismos y sus vecinos en el barrio.

¿A lo mejor el Barrio del Carmen os puede resultar más fácil? ¿Cómo pensáis ir a barrios? ¿Os paseáis?

Sí, a veces te paseas o a veces quedas con gente que quieres que aparezca. No es al azar como escogemos a la gente. Es gente que quieres que aparezca porque la conoces o alguien te ha hablado de esa persona. No es como hacer de coolhunter e ir andando por la calle a ver a quien te encuentras.

Hay una intencionalidad sobre lo que queremos mostrar. Es nuestra visión de la ciudad. Hay quien cuando va de turismo a una ciudad hace fotos, hace postales, va a visitar la Ciudad de las Artes y las Ciencias, va a visitar museos o mira las páginas de economía para conocer empresarios,… Para nosotros mostrar una ciudad es hablar de Qui és qui en esa ciudad. Y la ciudad son las personas ¿no?

En la misma línea, estoy en otro proyecto en el que nos hemos juntado todas las chicas, mujeres fotoperiodistas que trabajamos en prensa en Valencia. Somos once. Hemos montado una asociación y un grupo que se llama Objectives. Llevamos poco menos de un año trabajando cada una de nosotras con una mujer. Hacemos un reportaje de como es su vida y su cotidianidad. Son mujeres como modelos de superación. Será una exposición que se llama Diversas y que se podrá ver el 8 de marzo en La Nau. Es una exposición que estamos haciendo para La Nau. Bueno, ahí hay desde una joven gitana que va a la universidad, una violonchelista de la Orquesta de Valencia, una mujer con discapacidad, una camionera, una migrante, una doctora que trabaja en temas de cooperación, una ama de casa y así hasta once. Seguro que me estoy olvidando un montón.

Imagen de 'Cápsula de personajes en una ciudad fascinante', proyecto de Eva Máñez y Vicent Molins. / EVA MÁÑEZ

Imagen de ‘Cápsula de personajes en una ciudad fascinante’, proyecto de Eva Máñez y Vicent Molins. EVA MÁÑEZ

Puede ser muy evidente mi pregunta pero aún así, ¿Por qué unirse las mujeres fotógrafas?

El fotoperiodismo es un trabajo copado por los hombres de siempre. Es un trabajo donde es imposible conciliar porque hay unos horarios horrorosos. Un trabajo en el que la precariedad y la inestabilidad laboral también es muy alta. A ese trabajo es bastante complicado ir a trabajar embarazada. No es como en otros curros en los que puedes estar hasta la semana de antes del parto ¿no?

Además tenemos unos horarios absolutamente imposibles. Eso unido a que, en general, si miras como está el tema de la prensa comprobarás que hay muy pocas mujeres que sean directoras de periódicos. Creo que hay cuatro en todo el mundo. Hay un techo de cristal en la prensa con eso. Luego, en el tema de fotoperiodismo, el hecho que haya menos mujeres trabajando pensamos que influye en la manera de trabajar.

¿En qué sentido?

Pues, son dinámicas. Por ejemplo, el hecho que para hacer una foto tengas que dar codazos ¿no? Todo para ponerte delante.

Claro, no eres ni la más fuerte ni la más alta.

Exactamente. Luego, también la mirada y la manera de ver los temas.

Si pensamos que no pasa nada y que todas las imágenes que vemos en los periódicos han sido tomadas por hombres. Si pensamos que no diferiría nada si la tomaran mujeres; es una opinión. Yo creo que si viéramos más a menudo con los ojos de las mujeres no sé si sería mejor o peor o diferente. Igual sí cambiaría todo. Habría que comprobarlo. Ahí hay un debate.

Nosotras nos juntamos casi por casualidad, desde el 8 de marzo del año pasado, nos hizo un encargo el Mercado Central. El Mercado Central quería que las mujeres fotoperiodistas retratáramos a las mujeres que trabajan en el mercado como un homenaje en el 8 de marzo. Ese trabajo colectivo hizo que nos reuniéramos. Hizo que nos pusiéramos a pensar y a valorar nuestro trabajo como mujeres. Abrimos una página en Facebook. Eso también nos hizo pensar, reflexionar y mirar el trabajo de otras mujeres fotógrafas y de otros colectivos de mujeres fotógrafas.

Luego, al llevar ya más de un año en este “estar juntas y reunirnos y vernos” pues también nos ha hecho crecer profesionalmente. Hay compañeras que se han apuntado juntas a cursos de formación, comparamos fotos, nos enseñamos cosas, comentamos como es nuestro día a día en el periódico, en nuestros trabajos. Eso nos está empoderando. Nos está haciendo, creo, mejores profesionales en un mundo en el que sobre todo los fotógrafos van cada uno a su aire. Es un mundo muy competitivo. Buscar sinergias, apoyos y cariños entre mujeres es superchulo.

Eva Máñez

Mira, ahora estaba pensando en un trabajo muy interesante de una investigadora del Museu de Prehistòria de València que reivindica el papel femenino en la prehistoria. Ella hablaba de la importancia, no tanto del macho-alfa cazador, como de esas funciones de recolección y de sostenimiento diario de la comunidad. Ahora mismo pensaba que vuestro proyecto Qui és qui es esa recolección de la cotidianidad, de la convivencia, de una mirada femenina que ya no es cazadora o extractora…

Bueno, pero es un trabajo realizado con Vicent Molins. Aunque si yo tuviera que opinar lo veo con una mirada muy femenina de la vida, de la existencia y de todo. Quiero decir, no lo veo un macho-alfa en absoluto pero es algo que estamos haciendo entre los dos. No hay un planteamiento feminista en el Qui és qui.

En cambio Objectives sí que tiene un planteamiento de género. Y este planteamiento de género nos ha llevado incluso a enfrentarnos a compañeros de la profesión que no entienden, no aceptan y no paran de “criticar” el que nos juntemos solo mujeres.

Y ¿no serán celos?

Pues no sé lo que será pero hemos tenido que dar muchas explicaciones y seguimos teniendo que dar muchas explicaciones.

Estamos buscando para el catálogo mujeres de la universidad que nos escriban unos textos para que estén esas explicaciones en el catálogo con un lenguaje mucho más firme y mejor explicado de lo que podríamos hacerlo nosotras. Pero, bueno, ¡esas son cosas que pasan!

Si tu estás en un colectivo mixto y no te lo planteas…A mí, sin embargo, me resulta sorprendente que cualquier periodista del mundo no se cuestione que algo pasa cuando solo cuatro mujeres en el mundo son directoras de periódicos. Partiendo de esa base ya  todo lo demás…Ahí realmente hay unas carencias.

Eva Máñez y Vicent Molins. Foto: Biel Aliño

Eva Máñez y Vicent Molins. Foto: Biel Aliño

Sobre el tema de los medios de comunicación y sus brutales transformaciones, ¿cómo los has vivido?

Todos los fotoperiodistas lo estamos viviendo con mucho dolor y con mucha precarización. Hay una crisis muy grande en el periodismo en general por diferentes razones como la llegada del digital y los cierres de medios. Por ejemplo El País ha despedido a todos los fotógrafos y ahora son todos freelance .

Yo soy freelance que “suena” muy bien pero en verdad quiere decir que soy autónoma. En verdad quiere decir que cobras cuando cobras,  lo que cobras y te pagan lo que quieren. Y sé que es muy, muy, muy improbable que yo tenga un contrato en mi puñetera vida de mi oficio. Lo del fotógrafo con contrato ya no existe. Quedan unos pocos, residuales, en periódicos grandes con contratos de hace muchos años pero si entra gente nueva es de manera precaria.

Esa precarización y el formato digital lleva a que haya periodistas que van a cubrir sus noticias con una cámara de “chichinado” o directamente con el móvil porque no les importa la calidad. No piensan que hay un valor informativo en las imágenes. Y luego está el mundo de los becarios.

Y desde luego lo que cobramos por foto, por tema y por reportaje es muchísimo menos de lo que se cobraba hace unos años. Eso hace que muchas veces se cogen más temas y más trabajos de los que puedes abarcar. Con ello esos trabajos no les dedicas el tiempo que les tienes que dedicar, sobre todo, cuando van en prensa. La gente de prensa diaria va de cabeza.

Por otro lado, hay mucha competitividad y mucho miedo porque piensas que en cualquier momento te pueden despedir, porque como tú hay veintisiete mil en la calle. Eso hace que tragues con ruedas de molino muchas veces en las redacciones.

Yo conozco tu trabajo en medios digitales sobre todo debido a eventos. A pesar de la precarización de la que hablabas, tú aportas una mirada e independientemente de donde estés tienes imágenes muy potentes. Por ejemplo, la Fotogalería del 25 aniversario del IVAM fue una gozada de dossier y estar viéndolo más. Hay muchas imágenes buscadas que tienen una calidad y un punto de vista claro y elegante.

La cuestión es que a la vez que decimos que se está precarizando todo, sin embargo, la red funciona cada vez más por la imagen. No tenemos tiempo de leer muchos textos y sin embargo no estamos cuidando como debiéramos las imágenes.

La imagen es la que más construye información ahora ¿no?

Vamos a ver, que la cosa sea precaria laboralmente y económicamente para las fotoperiodistas y los fotoperiodistas, no significa que nosotros no estemos haciendo un buen trabajo.

Justamente en estos momentos cuando más jodidas están las cosas a nivel económico en el Estado español están los mejores fotógrafos que ha habido en la historia del periodismo y eso se ve en los premios que se están recibiendo a nivel internacional ¿no? Y en los trabajos que se están realizando.

Muchos fotógrafos de aquí están publicando en el New York Times y en otros medios muy importantes o están cubriendo conflictos internacionales. Creo que también en Valencia se puede ver que hay fotógrafos muy buenos. Yo veo lo que está haciendo Biel Aliño en El Mundo, lo que está haciendo Mónica Torres, o lo que se está haciendo en El País, German Caballero en El Levante. Veo festivales como Photón. Veo muestras como Fragments d’un Any que monta la Unió de Periodistas. Veo WorldPress Photo que se trae aquí todos los años. Veo, en general, una calidad muy grande.

Sí es cierto que los fotoperiodistas, -lo que voy a decir es un poco peligroso- al no tener las cosas seguras hace que intenten lucirse todos los días un poco más. Esa competitividad igual a veces también es buena. Creo que también la calidad hace que cada vez busquemos más calidad porque ves lo que está haciendo otra gente y tú quieres hacer cosas chulas. No te puedes contentar con cosas mediocres ¿no?

 Concentración exterior durante el desalojo de Canal Nou en 2013. Foto: Eva Máñez

Concentración exterior durante el desalojo de Canal Nou en 2013. Foto: Eva Máñez

Y, luego, lo que decías antes de la mirada de mujer. Por ejemplo, las Fotogalerías de Valencia Plaza. Yo no sé si eso lo hago porque soy mujer o porque he hecho mucha fotografía de moda. Sé que me fijo mucho en los vestidos que llevan las señoras. Me fijo en los zapatos. Recuerdo una foto que dio mucho que hablar sobre los zapatos del Conseller de Sanidad cuando entró. Aquellos zapatos valían una barbaridad y una compañera de profesión me dijo : “Pero, ¿quién se fija en los zapatos?” Y yo le contesté: “Pues, ¡Yo siempre!

Yo voy a un acto y lo primero que hago es fijarme en los zapatos que lleva todo el mundo. Siempre hago una foto de zapatos. Igual luego no la paso. Me fijo mucho en esos detalles, en los zapatos, en los bolsos,… Y esto por dos razones, la primera, porque vengo del mundo de la moda y la segunda, porque trabajo en un periódico económico. Sé que la gente mira las fotos. Sé que hoy en día un bolso Louis Vuitton marca seña de identidad, de un estatus. Como es identidad y estatus llevar el pelo de una manera o vestir de una manera u otra. Intento enseñar esas cosas en las fotografías. Me fijo en esos detalles. No sé si un tío lo haría. Creo que es interesante. Sé que igual es una “tronada” mía pero luego cuando ves las respuestas a las fotogalerías y ves los comentarios de la gente en el Twitter y en el Facebook dices: “¡Ves!¡La gente también se fija y le molan estos detalles!” La Fotogalería de la boda de Ricardo Costa creo que tiene medio millón de visitas ya en el periódico. La gente se ha vuelto loca mirando los sombreros, los vestidos y todas esas cosas…(Risas)

Como si fueran las carreras de Ascot ¿no?

Sí, pero eso está inventado ya. Yo me he hartado de ver eso en fotógrafos de Magnum, en Elliott Erwitt. Incluso Robert Capa tiene reportajes de Ascot y todas esas cosas ¿no?

Quizás para ti no sea tanto pero la incidencia de cómo se construye con imágenes discurso. En muchas ocasiones se le da muchísima importancia a la información a nivel de texto y sin embargo las imágenes están construyendo discurso mucho más allá. Por ejemplo, el caso de la Fotogalería está rompiendo con la fotografía frontal, oficial, preparada ¿sabes? Tú estás mirando los tránsitos, los procesos, las entradas y salidas de la gente en las puertas. Miras ese punto muerto en el que no están posando, cuando están fuera de campo o fuera de lugar ¿no?

Las Fotogalerías de Valencia Plaza creo que son un éxito sobretodo porque al haber tal cantidad de fotos te puedes recrear en otros detalles. Son potentes porque no llevan textos. Son solo imágenes.

Tengo que construir lo que quiero decir. Intento hacer siempre las mejores fotos posibles, de luz, de composición. Eso está claro. Técnicamente debo buscar que sean impecables pero yo también tengo un punto de vista y tengo una opinión sobre las personas a las que estoy fotografiando. Es mío y no lo voy a contar. Quien vea las fotos se lo podrá imaginar ¿no? Pero lo que me gusta también es que las personas retratadas en esas fotos que tú puedes pensar. “¡Que bolso, que pelo y que zapatos se ha puesto!” “¿Será posible? Pero, si lo que vale ese bolso ¡es lo que cobro en medio año!”

Pero es que además, esa señora que ve esa foto, ¡se ve estupenda! Porque a mí también me llegan los mensajes de esas personas retratadas diciéndome: “¡Qué divina me has sacado!” Y eso es lo que me parece más interesante. Esas fotografías no son ofensivas son lo suficientemente abiertas para que cada uno pueda sacar su propia conclusión al ver las imágenes.

También lo que dices tú de recrearme en los detalles, eludir la foto posada en la medida de lo posible. A veces, pongo a la gente a posar pero les hago la foto mientras se están poniendo o cosas de esas. Lo importante es que tengan un dinamismo y que cuenten una historia. Eso es interesante y un acierto de Valencia Plaza.

¿Esa fue una decisión del periódico o fue una propuesta tuya?

Eso es una propuesta del director, Cruz Sierra. Todos los periódicos tienen Fotogalerías pero no son tan extensas. Suelen ser más cortitas.

Pero, la puesta en funcionamiento quizás en otros medios como por ejemplo manifestaciones, 15M, y demás tienen, en general, un formato de presentación muy cerrado. Los accesos a la galería son de fondo negro y parece que estás mirando por un túnel en tu pantalla. No tienes una presentación generosa, blanca, limpia y que se desarrolle en toda la pantalla. Esos modos de enseñar y de poner en valor las fotografías más allá del documento los lllevan al discurso y la narratividad.

No tienen ni pies de fotos las imágenes

Igual no los necesitan ¿no?

Bueno, a veces estaría bien saber quien es, por ejemplo, la del sombrero o quien es el del tal,…

Bueno, pero así se parecen más a las fotonovelas de los años 60 o 70 ¿no?

A mí me parece que hay a veces demasiadas fotos pero también es lo que el periódico quiere y pide. Yo también me he acostumbrado a contar historias así. Incluir muchas fotos te da la posibilidad de que haya una narrativa.

¿Cuántas ciudades te salen en esta ciudad? Tú que la miras todos los días desde hace tiempo.

En esta ciudad hay ciudades muy diferentes. Yo que trabajo en un periódico de economía ¿no? Como podrás ver en esas Fotogalerías hago mucho evento de señor con traje de chaqueta y corbata. Comparo eso, por ejemplo, la boda de Ricardo Costa en Capitanía y al mismo tiempo enfrente estaba sucediendo Intramurs ¿no? Son diferentes galaxias en una misma ciudad.

En esta ciudad hay gente con mucho poder económico, hay gente muy cafre políticamente, hay toda una cultura también del quiero y no puedo, hay un montón de empresarios más pequeños que luchan por sobrevivir y tirar pa’ lante pero también hay un montón de gente sin hogar, gente sin recursos,…

Yo vivo en Benicalap, un barrio bastante humilde en donde hay gente que le cuesta mucho, muchísimo poder sobrevivir y poder llegar a fin de mes.

Pero luego también hay un montón de gente creativa. Veo cosas como Intramurs u otros festivales. Gente que se está dejando los cuernos por hacer cosas chulísimas como Valencia Vibrant. Todo este tiempo de iniciativas que luchan por poner en marcha una ciudad donde hay un montón de gente inquieta, creativa y con capacidad de hacer cosas alucinantes.

Todo eso convive en el mismo sitio.

Conviven pero no se tocan ¿no?

No, no se tocan.

Eva Máñez

Eva Máñez

Líneas Inesperadas por Eva Caro

La mujer Hopperiana de Vázquez Chambó

Jarka is a blues for a night, de Óscar Vázquez Chambó
Intramurs. Festival per l’art a València
Museo de los Soldaditos de Plomo
C / Caballeros, 20. Valencia

Dice el artista: “Paseaba por las calles de Valencia de noche con condición de observador, cuando vi frente al Mercado Central el edificio con el nombre de La casa azul. En el tercer piso ella estaba asomada en la ventana saboreando la noche cuando despertó en mi el interés como fotógrafo y pensé en mi interior, que mujer tan misteriosa.

Me acerqué al edificio en la calle Palafox y llamé al timbre, no oía el ruido, esperé y finalmente no abrió nadie la puerta. Mi intención motivada por un impulso era la de hablar con ella. No tuve suerte y me fui a casa pensativo. Esta situación me sirvió como base para inspirarme en la obra de La casa azul.

Sobre esta localización en el tercer piso donde vi la luz y ella asomada en la ventana empieza la serie que comprende tres imágenes consecutivas y que dan título a Jarka is a blues for a night”.

Fotografía de Óscar Vázquez Chambó en la exposición 'Jarka is a blues for a night', en el Museo de los Soldaditos de Plomo, dentro del festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

Fotografía de Óscar Vázquez Chambó en la exposición ‘Jarka is a blues for a night’, en el Museo de los Soldaditos de Plomo, dentro del festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

Con referencias a la obra de Edward Hopper, la mujer es punto de partida para realizar la serie. La habitación como marco para contar esta secuencia y el color azul vinculado a la obra. Óscar Vázquez Chambó se inspira en una mujer Hopperiana en su absoluta soledad con la necesidad de escuchar al bluesman en la noche.

Una luz misteriosa con ingredientes cinematográficos define con la sombra dura el espacio que habitan. El autor presenta al espectador una historia a su libre interpretación donde la mirada de ella juega con el fuera de campo haciéndolo cómplice de la narración.

Fotografía de Óscar Vázquez Chambó en la exposición 'Jarka is a blues for  a night', en el Museo de los Soldaditos de Plomo, dentro del festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

Fotografía de Óscar Vázquez Chambó en la exposición ‘Jarka is a blues for a night’, en el Museo de los Soldaditos de Plomo, dentro del festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

Por otro lado, en ‘Four conditions for a viewer’, el autor nos presenta cuatro imágenes a modo de viñetas donde nos muestra el acto de desvestirse a través de ellas dando pie a la pregunta en el espectador. Ella se desnuda de espaldas hacia la cámara pero frente al retrovisor de calle donde se refleja el artista que al mismo tiempo esta dentro de la imagen como un espectador-mirón y nos enseña la cámara como dispositivo de la enunciación de lo que esta pasando.

Una luz dura sobre la imagen acentúa el cuerpo mientras la acción se desarrolla bajo la atenta mirada del fotógrafo –espectador– mirón. El juego se establece con una imagen recíprocamente sobre un camino de ida y vuelta.

Serie de fotografías de Óscar Vázquez Chambó. Festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

Serie de fotografías de Óscar Vázquez Chambó. Festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

El color vuelve estar presente en la obra del artista. Un color fuerte y contrastado que da un toque pictórico a la obra y que es característico en el discurso fotográfico del autor.

El espacio es absorbido en el  plano – contraplano donde la mirada recorre desde el cuerpo de ella  hacia dentro  dando hincapié a su paso con elementos de atrezzo.

La obra va acompañada a pie de página de un título ‘Four conditions for a viewer’ donde nos dice y establece cuatro condiciones para un espectador. Cuatro condiciones a juzgar sobre el acto.

Imagen de Óscar Vázquez Chambó, cortesía del autor.

Fotografía de Óscar Vázquez Chambó en la exposición ‘Jarka is a blues for a night’ del Museo de los Soldaditos de Plomo, dentro del festival Intramurs. Imagen cortesía del autor.

Visual Talent ya tiene sus tres ganadores

Francisco Javier Cillero, Lu de López y Alba Abellán
Ganadores del concurso Visual Talent
Entrega de premios en Las Naves
Sábado 26 de julio
Organizado por la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT)

Proponiendo un ocio alternativo basado en la creatividad, VISUAL TALENT se ha gestado como evento de referencia para el sector del arte y del diseño, situando a la ciudad de Valencia como espacio contenedor de vanguardia 2.0, con el objetivo de detectar, atraer y seleccionar talento.

Lu de López, en la imagen, durante la prueba realizada en el taller de Manolo Martín, ha sido premiada en el concurso Visual Talent organizado por ESAT. Fotografía: Mario Marco.

Lu de López, en la imagen, durante la prueba realizada en el taller de Manolo Martín, ha sido el Premio Oro del concurso Visual Talent organizado por ESAT. Fotografía: Mario Marco.

El pasado sábado 26 de julio, Las Naves acogió la gala final de la I Edición de VISUAL TALENT, en la que se han dado a conocer los nombres de los tres artistas premiados de entre más de 1400 propuestas, 50 preseleccionados y 10 finalistas, quienes hubieron de superar cinco jornadas y cuatro exigentes pruebas en el Mercado Central (prueba de intervención dirigida por el artista Ajubel), Las Naves (prueba de creación libre), el Círculo de Bellas Artes (prueba de grupo audiovisual, dirigida por Marina Segarra) y la Ciudad Fallera (prueba escultórico-pictórica dirigida por el artista fallero Manolo Martín). Los tres galardonados se beneficiarán de una beca de estudios, por valor de 20.000 €, para cursar y formarse durante tres años en la disciplina de su elección de entre las ofertadas por la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) de Valencia.

Francisco Javier Cillero (Valencia, 20 años), premio Platino; Lu de López (Zaragoza, 21 años), premio Oro, y Alba Abellán (Valencia, 22 años), premio Plata, han sido los ganadores definitivos de VISUAL TALENT, fruto de reunir con mayor coherencia y explicitud los requisitos de búsqueda de nuevos talentos 360º, capaces de responder a las exigencias estéticas, conceptuales y tecnológicas que pretendía el concurso, tal y como manifestaron los miembros del jurado –provenientes del universo académico, institucional, la ilustración, el diseño y la comunicación artística-.

Alba Abellán, en la imagen conversando con el artista fallero Manolo Martin, ha sido premiada en el concurso Visual Talent organizado por ESAT. Foto: Mario Marco.

Alba Abellán, en la imagen conversando con el artista fallero Manolo Martín, ha sido el Premio Plata del concurso Visual Talent organizado por ESAT. Foto: Mario Marco.

Los tres galardonados afirmaron su intención de cursar Diseño 2.0 con el fin de completar su respectivas trayectorias en el ámbito de la Bellas Artes, cuestión decisiva y emparentada con el acento que Jaime Torres, director de la ESAT, imprimió sobre la necesidad de formación multidisciplinar, como respuesta y solución frente a la grave situación de desempleo a la que deben enfrentarse los jóvenes.

La idiosincrasia de la Escuela Superior de Arte y Tecnología se encamina, tal y como se apuntó durante la gala, con el compromiso de traducir el conocimiento de las técnicas digitales artísticas contemporáneas en firme oportunidad profesional, alentando y facilitando la permanencia del talento innato o adquirido en nuestras fronteras.

Samuel Navarro, en la imagen durante la prueba escultórica realizada en el taller de Manolo Martín, ha sido el Premio Platino del concurso Visual Talent. Fotografía: Mario Marco.

Francisco Javier Cillero, en la imagen durante la prueba escultórica realizada en el taller de Manolo Martín, ha sido el Premio Platino del concurso Visual Talent. Fotografía: Mario Marco.

Cazafantasmas en el Círculo de Bellas Artes

Concurso Visual Talent de ESAT
Círculo de Bellas Artes de Valencia
C/ Cadirers, 5. Valencia
Jueves 24 de julio

No se trata de la amenaza que desde hace tiempo se cierne sobre el palacio de la calle Cadirers, todavía sede del Círculo de Bellas Artes, a pesar de los pesares económicos que viene padeciendo la centenaria institución. Hablamos de la leyenda del fantasma que dicen dejó cierto misterioso rastro en el interior del casón. Aprovechando los extraños ruidos que sus antiguos moradores juran haber oído, fruto de las apariciones del espectro, los organizadores del concurso Visual Talent convocaron allí a los diez finalistas para realizar una quinta prueba, tras las realizadas en Las Naves y el Mercado Central.

Marina Segarra, izquierda, dando instrucciones a los jóvenes finalistas de Visual Talent en el Círculo de Bellas Artes de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Marina Segarra, izquierda, dando instrucciones a los jóvenes finalistas de Visual Talent en el Círculo de Bellas Artes de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Guiados por Marina Segarra, profesora de Comunicación Audiovisual de la Universidad Politécnica de Valencia, los diez estudiantes de bachillerato artístico, que compiten por los tres premios del concurso, pasaron el día tramando una ficción o película documental en torno a la idea de aquel supuesto fantasma. Antonio Soto, profesor de Narrativa de Videojuegos de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT), se encargó de armar un guión base para que los estudiantes lo desarrollaran. Se trataba de probar sus habilidades a la hora de montar una pieza audiovisual de tres minutos como máximo, bajo la supervisión de Segarra.

La modelo Alicia Rincón caracterizada como fantasma en la prueba del concurso Visual Talent en el Círculo de Bellas Artes de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

La modelo Alicia Rincón caracterizada como fantasma en la prueba del concurso Visual Talent en el Círculo de Bellas Artes de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

La modelo Alicia Rincón, que ya participó en una primera prueba en Las Naves, se metió en la piel espectral del fantasma, ofreciendo sus servicios a los diez finalistas durante la realización del ejercicio. Una participación improvisada, dado que los participantes en la prueba desconocían su existencia, siguiendo la lógica imaginaria de la leyenda del palacio de Cadirers. Subiendo y bajando por las escaleras del Círculo de Bellas Artes, y haciendo acopio de imaginación y destreza técnica, los jóvenes talentos fueron realizando la pieza audiovisual divididos en dos grupos. El resultado será mostrado en Las Naves durante el acto de clausura y entrega de premios que tendrá lugar el sábado 26.

Los jóvenes finalistas del concurso Visual Talent, durante la prueba en el Círculo de Bellas Artes de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Los jóvenes finalistas del concurso Visual Talent, durante la prueba en el Círculo de Bellas Artes de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

La sexta y última prueba se celebrará mañana viernes en el taller del artista fallero Manolo Martín en Benicalap. La prueba posiblemente más espectacular, en la que se combinarán las disciplinas de pintura, escultura y diseño, en aras de probar el talento 360º que reza en los objetivos de Visual Talent. La actriz Cristina Fenollar sigue dirigiendo el reality show, pero serio, de unos jóvenes que cumplirán una semana en Valencia cuando el sábado den por concluida su particular ginkana artística. En el Círculo de Bellas Artes ejercieron de cazafantasmas. La leyenda continúa.

Los finalistas de Visual Talent, con Marina Segarra (derecha), en el Círculo de Bellas Artes de Valencia. Foto: Mario Marco.

Los finalistas de Visual Talent, con Marina Segarra (derecha), en el Círculo de Bellas Artes de Valencia. Foto: Mario Marco.

Jóvenes del concurso Visual Talent, durante la prueba en el Círculo de Bellas Artes de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Jóvenes del concurso Visual Talent, durante la prueba en el Círculo de Bellas Artes de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Uno de los jóvenes finalistas del concurso Visual Talent, durante la prueba en el Círculo de Bellas Artes de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

Uno de los jóvenes finalistas del concurso Visual Talent, durante la prueba en el Círculo de Bellas Artes de Valencia. Fotografía: Mario Marco.

 

 

PhotOn Festival se presenta en La Nau

Festival Internacional de Fotoperiodismo ‘PhotOn’
La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. Valencia
Hasta el 17 de mayo

Grandes figuras del fotoperiodismo nacional e internacional se dan cita en el Centre Cultural La Nau de la Universitat de València, sede por cuarto año consecutivo del Festival Internacional de Fotoperiodismo en Valencia ‘PhotOn Festival’, que se celebra del 12 al 17 de mayo. Durante esta intensa semana, La Nau concentrará el grueso de actividades de Photon: debates, proyecciones y talleres, aunque este festival durará mucho más, ya que las exposiciones recién inauguradas se prolongarán más allá de esta semana, tanto en La Nau como en un circuito que reúne a otros espacios de la ciudad y que incluye centros como el IVAM, el Mercado Central, Sala Lametro y La Llotgeta.

La Nau acoge dos exposiciones en el marco de este certamen, que pretende poner en valor el compromiso del fotoperiodismo, según presentaron en rueda de prensa, Antonio Ariño, vicerrector de Cultura e Igualdad de la Universitat de València; Juan López-Trigo, Fundación Cañada Blanch; María Aranguren, sala Lametro; y Tania Castro, asociación Documenta.

El vicerrector destacó la importancia de un festival con “el fotoperiodismo y el compromiso social” como común denominador para “abordar las problemáticas contemporáneas con la potencia extraordinaria de las imágenes”. Hasta el 27 de julio en el Claustro de La Nau se ha instalado ‘The belivers Project’, de Jordi Pizarro, un trabajo documental realizado por el fotógrafo Jordi Pizarro, en su búsqueda por dar respuesta a la pregunta de por qué cree la gente y cómo la religión, a través de los siglos, ha sido usada para narrar el propósito de nuestra existencia.

Fotografía de José Colón en PhotOn Festival. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Fotografía de José Colón en PhotOn Festival. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Como parte de un proyecto en curso y a largo plazo, ‘Los creyentes’ explora las comunidades religiosas en diez países de cuatro continentes. En su obra, Jordi Pizarro busca documentar y comprender cómo se forman las comunidades a través de la religión, o lo contrario, cómo se refuerzan las creencias a través de la preservación de las tradiciones y la fe se fortalece a través de la realización de rituales, compartiendo una misma interpretación de la verdad. Jordi Pizarro también se propone demostrar que la fe y la práctica religiosa están intrínsecamente ligadas a la vida humana. Que las prácticas culturales de la fe son diferentes, pero la búsqueda de la verdad sigue siendo común a todos.

‘Los creyentes’ también se centra en los grupos minoritarios y las religiones que existen dentro de una sociedad de creyentes de una fe diferente. Se centra en cómo las comunidades pueden aislarse o ser aisladas, y que la fe sirve para fortalecer a las personas que guardan sus rituales y el derecho de llevarlos a cabo con feroz convicción y pasión. Este trabajo es una peregrinación en sí misma para desentrañar la complejidad de la fe humana.

La Sala Oberta de La Nau, el edificio histórico de la Universitat, acogerá hasta el 22 junio la exposición ‘The Fence: Go no Go’, de José Colón (nacido en 1975 en Albaida del Aljarafe, Sevilla), que nos acerca a un tema de gran actualidad: las vallas de Melilla. Esta exposición recorre las fronteras del sur de España y el norte de Marruecos, para registrar los intentos de un mar de inmigrantes que arriesgan todo lo que tienen, en busca de una vida mejor.

‘The Fence: Go no Go’ nos lleva por los bordes de Europa, donde los emigrantes intentan alcanzar el norte de Europa, a través de caminos ilegalizados. Nos acerca a las diferentes formas y maneras que utilizan las personas en situación irregular, al intentar cruzar esta zona de la llamada ‘Puerta de Europa o fronteras de Schengen’. Con su fotografía, José Colón busca darle un rostro a los que generalmente permanecen ocultos, y plantear preguntas acerca de la inmigración, una problemática clave en el debate social en Europa, y muy particularmente en España. Sobre su trabajo, Colón señala que “sin hablar, solo con la observación, mi trabajo es vivir lo que estoy viendo y espero que eso se vea en mis imágenes porque pienso que si vives intensamente lo que estás viendo, estás vivo”.

Conferencias, proyecciones y talleres con el fotoperiodismo como ‘leitmotiv’

Pero antes de llegar a la clausura el sábado 17 de mayo, la semana está llena de actividades. La entrada a todas ellas, excepto para los talleres, es gratuita hasta completar el aforo. Desde hoy lunes y hasta el sábado, el Claustro de La Nau acoge, en sesiones nocturnas (22:30 horas) un ciclo de cine con documentales relacionados con el mundo del fotoperiodismo y el compromiso social. Hoy día 12 de mayo se proyectará ‘Universo Railowsky’, un documental en clave de humor que en sus 61 minutos de duración, relata las dificultades del dueño de la librería por mantener el negocio, sus eternas dudas sobre si vale la pena tanto esfuerzo, y cómo distintos colegas y fotógrafos le animan a seguir. La proyección contará con la presencia del protagonista, Juan Pedro, y los directores Rafa Casañ y David Molina.

El martes 13 se proyectará, junto con Amnistía Internacional, el cortometraje de Esteban Crespo Aquel no era yo, que se alzó con el Goya 2013 al ‘Mejor Cortometraje de Ficción Español’ y ha sido uno de los cinco nominados para optar al Oscar en la categoría de ‘Mejor Cortometraje’, y el miércoles 14 Reportero, que cuenta la historia de un periodista y sus colegas en un seminario mexicano.

Además, entre el jueves y el sábado, el público que acuda a La Nau podrá conocer las vivencias de los fotoperiodistas a través del relato de sus experiencias. El jueves 15 intervendrán Anna Surinyach, fotógrafa de Médicos sin Fronteras (17 horas), y Pep Bonet (19 horas) en las Aulas Seminari del edificio histórico. El Aula Magna acogerá las conferencias del viernes 16 con Equipo REVELA (17 horas) y David Ramos (19 horas), y sábado 17, José Colón (17 horas).

La clausura de Photon, el sábado 17, a las 19 horas, en el Aula Magna de La Nau, correrá a cargo del fotoperiodista Ricardo García Vilanova, que estuvo secuestrado cerca de 200 días en Siria.

Fotografía de Jordi Pizarro en PhotOn Festival. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Fotografía de Jordi Pizarro en PhotOn Festival. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

 

Las mujeres toman el Mercado Central

Dones per dones
Mercado Central
Plaza Ciudad de Brujas, s/n. Valencia
Hasta finales de marzo

Fotografía de Tania Castro. Imagen cortesía de Dones per dones.

Fotografía de Tania Castro. Imagen cortesía de Dones per dones.

Están los mercados, tan citados últimamente como espacios de trajín constante de dinero volátil, fatuo, especulativo. Y está el simple mercado, en tanto lugar de venta de productos, estos sí, necesarios para la subsistencia diaria. En aquellos, los sujetos apenas se relacionan entre sí lo justo para intercambiar cifras mareantes y cerrar operaciones que, de existir cierta ética, sonrojarían al mismísimo Al Capone. En estos otros más cercanos y pedestres, las personas se juntan movidas por intereses que guardan relación con la economía doméstica. De estas últimas personas, más en concreto mujeres, se hacen cargo 10 fotoperiodistas valencianas en una exposición que sirve para homenajear su quehacer diario durante años en el Mercado Central de Valencia.

Fotografía de Emma Ferrer. Imagen cortesía de Dones per dones.

Fotografía de Emma Ferrer. Imagen cortesía de Dones per dones.

Raquel Abulaila, Tania Castro, Consuelo Chambó, Emma Ferrer, Marga Ferrer, Eva Máñez, Irene Marsilla, Eva Ripoll, Amparo Simó y Mónica Torres han sido las encargadas de plasmar en 28 imágenes el trabajo de un nutrido grupo de mujeres, en representación del amplio colectivo que trabaja diariamente bajo la cúpula del Mercado Central. En el pasillo que hace las veces de línea divisoria entre los diferentes puestos o paradas, colgadas como si fueran grandes ventanales, se suceden las fotografías de 2×1,40 en armónico caos. Como dice Consuelo Chambó, “cada una de las fotoperiodistas ha trabajado por libre”, de manera que la exposición reúne todo ese caudal creativo en un mismo río revuelto de imágenes. “Y el caso es que mezcladas, las imágenes funcionan”, subraya Chambó.

Fotografía de Consuelo Chambó. Imagen cortesía de Dones per dones.

Fotografía de Consuelo Chambó. Imagen cortesía de Dones per dones.

Consumo ceremonioso

Dones per dones, concebida para festejar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, es una exposición que irradia alegría. A pesar del vasto esfuerzo diario, de los años que caen como moscas sobre los rostros de esas mujeres y del runrún de la crisis, todas ellas aparecen en las fotografías como si celebraran toda una vida dedicada al comercio, a la venta de productos que miman como parte de una larga cadena tendente al consumo ceremonioso. Por eso no es de extrañar que María Teresa abrace tiernamente a una cabrita en la imagen tomada por Mónica Torres y que la propia artista explica así: “María Teresa Martínez (señora cabrita), vive por y para el Mercat. Empezó a trabajar a la temprana edad de 13 años. Su abuela ya regentaba un puesto de ultramarinos y sus padres, una pollería durante 50 años”.

Fotografía de Marga Ferrer. Imagen cortesía de Dones per dones.

Fotografía de Marga Ferrer. Imagen cortesía de Dones per dones.

Consuelo Chambó, llevada por su propio entusiasmo y el que irradian esas mujeres, se sirvió de una escalera de aluminio para elevar el rango de tamaño trabajo a la categoría de prima donnas. “Les dije que si alguna tenía vértigo que no se subiera, pero lo hicieron gustosas”. Y ahí están, en contrapicado, luciendo excelso palmito con la cúpula de vidrio y cerámica por montera. Su trabajo, al igual que el de Eva Ripoll, privilegia el aspecto arquitectónico del Mercado Central, otorgando así coherencia temática a sus fotografías.

Fotografía de Eva Máñez. Imagen cortesía de Dones per dones.

Fotografía de Eva Máñez. Imagen cortesía de Dones per dones.

Radiante laboriosidad

También Marga Ferrer buscó cierto hilo argumental. Y lo encontró en su serie de mujeres con animales vivos. Eso sí: lo suyo le costó. “Me centré en la tipología del retrato y que el producto fuera un animal vivo; encontrar un conejo fue lo más difícil”. Lo compró en La Pobla de Vallbona y lo trajo para que Pepa posara con él en su puesto de carnes; el inquieto animal complicó la sesión de fotos. Más sencillo resultó retratar a Elisa, con sus caracoles, y a Paquita, gallina en brazos. De ésta, Marga dice lo siguiente: “Paquita Campos lleva 24 años vendiendo huevos en el Mercat Central de Valencia. Ella y su marido venden 20.000 huevos a la semana. Las gallinas ponedoras son de la Granja Mico”.

Fotografía de Raquel Abulaila. Imagen cortesía de Dones per dones.

Fotografía de Raquel Abulaila. Imagen cortesía de Dones per dones.

Y de esta forma se van sucediendo las 28 imágenes de Dones per dones: con Sandra, de 20 años, cargando pesadas calabazas, fotografiada por Raquel Abulaila; con Laura Alcañiz y sus enormes tijeras (Tania Castro); con Virginia, iluminada por jugosas fresas (Emma Ferrer) o con Pepa, Amparo y Conchín, en primer término, subrayando el legado de muchas de estas mujeres, y que Irene Marsilla ha tomado como fuente de inspiración de su trabajo. Son, qué duda cabe, muchas más. Pero valga esa pequeña muestra de 28 imágenes, como sentido homenaje de las fotoperiodistas valencianas a las mujeres trabajadoras, en este caso del Mercado Central. Un Mercado Central ajeno a los tristes avatares de los mercados financieros y, quien sabe si por eso, irradiando una contagiosa alegría.

Fotografía de Mónica Torres. Imagen cortesía de Dones per dones.

Fotografía de Mónica Torres. Imagen cortesía de Dones per dones.

Salva Torres