El instante decisivo de McKnight

Customs & Traditions. Instantes de los 70
Robert McNight
Librería Railowsky
C/ Grabador Esteve 34, Valencia
Hasta el 31 de agosto de 2016

Volvemos a viajar en el tiempo al entrar en la librería Railowsky para adentrarnos en el Gales de los años 70 con las fotografías de Robert McKnight. Nos recuerda el dueño de la librería que Railowsky tiene la ventaja de ser un espacio expositivo libre y que por ello se apuesta por dar a conocer, sobre todo, a artistas relacionados con la fotografía histórica.

Así es que Robert McKnight galo de nacimiento comienza, a mediados de los 70, a utilizar la fotografía para documentar la vida en su entorno rural británico. Cuenta en la presentación de la exposición que descubrió la fotografía por casualidad, o mejor, por curiosidad, ya que cuando estudiaba radiografía descubrió las posibilidades de la cámara oscura y se enamoró irremediablemente de la fotografía. A partir de ahí, comienza una serie de viajes que le llevaron a residir en nuestro país.

La exposición se desliza a través de 40 fotografías realizadas entre 1975 y 1979, donde se muestran auténticos instantes que parecen irrepetibles. De ahí viene la acertada comparativa con el “instante decisivo” de Cartier Bresson, pues McKnight afirma sentirse “como un cazador” cámara en mano. Trata de pasar desapercibido y de ser rápido para así “captar una imagen que habla por si sola”. La representación de bodas, fiestas populares, desfiles, paisajes rurales y vida cotidiana en general a través de breves momentos, nos permiten introducirnos en la sociedad rural de la época.

Vista general de las fotografías de Robert McNight. Fotografía: María Ramis.

Vista general de las fotografías de Robert McNight. Fotografía: María Ramis.

En cuanto a la realización de las fotografías a modo anecdótico nos retrata el artista que “tenía que hace autostop para ir de pueblo en pueblo” y poder realizar sus fotografías, por lo que “no tenía una cámara cara” aunque en ello no desmerezca la calidad de las mismas. Todas ellas en blanco y negro, son copias de época, es decir, copias realizadas en los años 70 con lo que aumentan su valor considerablemente. Con una conservación perfecta, dice Robert McKnight que el truco para que duren tanto es lavarlas bien.

Es precisamente otra de las características de todas las fotografías el tono humorístico británico, ese que se desprende del propio fotógrafo sin siquiera quererlo. Dejó la fotografía en los 80 y hace solo 6 meses se compró una nueva cámara digital con la que ha estado recorriendo la ciudad de Valencia. Estas imágenes, proyectadas durante la inauguración, repiten los motivos de las captadas en los años 70: bodas, urbanismo y sociedad. Esta vez la disposición geográfica más al sur hace que aparezca la luz en contraste con la niebla vista en trabajos anteriores. El elaborado trabajo sobre la luz impide creer que la imagen haya surgido de un disparo rápido pero la expresión y la postura de las personas indican lo contrario. Denota una clara tendencia a fotografiar las fiestas populares y religiosas, como si, al mismo tiempo que la sociedad se reúne para salir a la calle, McKnight saliera con otra intención diferenciada, la de captar el instante, la expresión y la mirada.

Con influencias como la de Bresson, la de Tony Ray Jones, también fotógrafo inglés centrado en retratar las rarezas del pueblo británico, o la primera época Martin Parr, no es de extrañar la fuerza de las fotografías de McKnight. Por esta calidad y sobre todo por manera de transmitir la pasión de la fotografía, esperamos que, habiendo retomado recientemente la fotografía, Robert McKnight vuelva a ofrecernos alguna sorpresa inesperada, algún instante desapercibido para el ojo pero inmortalizado por su cámara.

Brecon. 1978. Robert McKnight. Imagen cortesía librería Railowsky.

Brecon. 1978. Robert McKnight. Imagen cortesía librería Railowsky.

María Ramis

Martin Parr: Los inconformistas

Martin Parr: Los inconformistas
La Virreina. Centro de la Imagen
La Rambla, 99. Barcelona
Inauguración: 16 de abril a las 19:30 h.
Hasta el 27 de julio de 2014

Hebden Bridge, en la década de 1970, lo tenía todo, especialmente una recién creada y animada comunidad de «forasteros» —jóvenes artistas refugiados de Manchester y Leeds en busca de estilos de vida alternativos y viviendas baratas. Pero también tenía el ambiente de un pueblo tradicional. Había una auténtica frutería a la antigua donde comprar manzanas reineta y granadas. Waites, el panadero, vendía tambaleantes pasteles de crema salpicados con raspaduras de nuez moscada y panes de malta calientes. Se podía comprar carbón, zuecos y pana (todos nos hacíamos nuestros propios pantalones en esa época). Y bajo las tradiciones se percibían raíces profundas: personas que habían sido vecinos y compañeros de trabajo durante décadas, comunidades de toda la vida, campos que habían sido cultivados por las mismas familias durante generaciones. Personas que se conocían unos a otros, que conocían cada árbol y cada piedra de sus campos, cada curva de la carretera.

Nave de costura de Redman, Scarbottom 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Nave de costura de Redman, Scarbottom 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Pero el Hebden tradicional también estaba en declive, las fábricas textiles cerraban y las antiguas industrias se iban a la quiebra. La arena de la rueda del molino seguía siendo negra, y la vida en los pueblos del valle podía ser muy dura. Existía una sensación de pérdida y melancolía en aquel lugar, y cierto resentimiento también en la gente que observaba a los hippies recién llegados restaurando ruinas y cultivando pequeñas parcelas. Empezaron a surgir refugios de escritura, estudios de escultura y alfarerías en fábricas textiles abandonadas y viejas granjas.

Martin había iniciado un exhaustivo estudio fotográfico de Hebden Bridge y la zona circundante. Fotografiaba los partidos de fútbol, a los criadores de ratones y palomas, a los guardabosques en la hacienda de Lord Savile, un club para maridos calzonazos y el restaurante Lady de Willie Sutcliffe en las alturas, donde hacían bizcochos borrachos en palanganas. Siempre daba una copia de la foto a quienquiera que fotografiara, para darle las gracias. Queríamos trabajar juntos y empezamos a documentar tímidamente elementos que parecían ser profundamente tradicionales o estar en declive, o ambas cosas a la vez. Empezamos poco a poco, en una carnicería en cuyo escaparate se exponían trozos de carne asada en enormes fuentes de porcelana ensangrentadas, y donde a los clientes aún se les cobraba en libras, chelines y peniques. Después pasamos al cine de Hebden Bridge iluminado a gas y a la Cliviger Coal Company, ya en Lancashire. Ninguno de los dos conducíamos, así que íbamos a todos sitios a pie, en bicicleta y a veces en autobús.

Hebden Bridge. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Hebden Bridge. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Quizá debido a su educación, a Martin le atraían mucho las capillas inconformistas que encontrábamos por todos sitios, muchas de ellas, o bien cerradas, o en declive terminal. Históricamente, los inconformistas se habían distanciado de la ceremonia, la liturgia y la arquitectura de la Iglesia de Inglaterra. Martin fotografiaba actos y cultos en una variada gama de lugares. Para nosotros, había algo en el etos de los inconformistas que nos recordaba a la idiosincrasia de West Yorkshire: trabajadores, frugales, mesurados, disciplinados, autosuficientes, aficionados al té y a la tarta.

En los treinta y tantos años que han pasado desde que nos fuimos, Hebden Bridge se ha convertido en una atracción turística, rebosante de cafeterías y tiendas de antigüedades y artesanía. Renovada y evocadora, es un baluarte de lesbianas y una animada ciudad dormitorio para profesionales que trabajan en Leeds, Bradford y Manchester. Pero algunas cosas siguen igual: las granadas siguen brillando en el escaparate de Holt y aún se puede comer una fragante tarta de crema en Waites.

Susie Parr
Texto extraído de la introducción del libro Los inconformistas. Martin Parr. Edición de 2013 La Fábrica

Limpieza anual de primavera previa al culto del Aniversario, Cornholme capilla metodista de Crimsworth Dean/ 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Limpieza anual de primavera previa al culto del Aniversario, Cornholme capilla metodista de Crimsworth Dean/ 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Los inconformistas, en la Virreina Centro de la imagen.

En 1975, cuando apenas acababa de salir de la escuela de arte, Martin Parr se puso a fotografiar las ciudades textiles de Hebden Bridge y Calderdale en Yorkshire; documentando así una forma de vida tradicional que entonces empezaba a desaparecer.

Los inconformistas acabó siendo un proyecto conjunto de Martin Parr y la escritora e investigadora Susie Mitchell. Mitchell empezó a escribir sobre las personas de los pueblos y de la zona, y también sobre las comunidades de fieles y de granjeros que Martin había estado fotografiando durante cinco años. Juntos han creado un documento en forma de libro, que se publica por primera vez en castellano, ya que fue editado en inglés, y al mismo tiempo, se presenta una exposición en el Virreina Centro de la Imagen.

Té del Aniversario, capilla metodista de Boulderclough/. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Té del Aniversario, capilla metodista de Boulderclough/. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

El título The Non-Conformists (Los inconformistas) hace referencia a las capillas metodistas y bautistas que caracterizan esta zona de Yorkshire y define el espíritu independiente de su gente. A través de las fotografías, Martin documenta la vida cotidiana de los trabajadores de las fábricas textiles, los mineros de las minas de carbón, los granjeros de las montañas y los criadores de palomas.

El Antiguo Orden de los Maridos Calzonazos, asamblea general anual. Lunes de Pasqua, capilla de Nazebottom/ 1975-1980 © Martin Parr / Magnum Photos

El Antiguo Orden de los Maridos Calzonazos, asamblea general anual. Lunes de Pasqua, capilla de Nazebottom/ 1975-1980 © Martin Parr / Magnum Photos

La muestra expositiva se conforma de un total de 75 imágenes, en tirada del propio autor e impresiones en tintas pigmentadas.

La exposición Los Inconformistas es el preludio de la visita a la ciudad del fotógrafo Martin Parr prevista el 11 de junio cuando pronunciará la conferencia inaugural de la IV edición del OjodePez Photo Meeting Barcelona. El encuentro internacional de fotógrafos organizado por La Virreina Centro de la Imagen y La Fábrica que tendrá lugar los días 11,12 y 13 de junio.

Boda, capilla metodista de Crimsworth Dean. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Boda, capilla metodista de Crimsworth Dean. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

BIOGRAFIA MARTIN PARR

«Mi mayor fascinación es tratar de convertir lo ordinario en extraordinario. Me siento increíblemente afortunado de ser fotógrafo y de tener la vida que tengo. Cada día es diferente, nunca me aburro. Me encanta poder viajar y conocer lugares y sitios nuevos cada día».

Martin Parr nació en Epsom, Surrey, Reino Unido, en 1952 . Cuando era un niño, su incipiente interés por la fotografía fue alentado por su abuelo George Parr, él mismo fotógrafo amateur. Parr estudió fotografía en la Politécnica de Manchester, entre 1970 a 1973.
Martin Parr es una figura clave del mundo de la fotografía, reconocido por su brillante sátira de la vida contemporánea. Autor de cerca de ochenta libros de fotografía, incluyendo Common Sense (2002),Our True Intent Is All for Your Delight (2003), y Life’s a Beach (2013), sus fotografías forman parte de la colección de museos de todo el mundo como el Getty Museum de Los Ángeles, el MoMA de Nueva York O la Tate Modern de Londres.
Desde que se iniciara en la fotografía el 1970, Parr se ha labrado una reputación internacional por su innovadora estética fotográfica, su peculiar visión del documentalismo social y su aportación a la cultura fotográfica, tanto británica como universal. Miembro de Magnum Photos desde 1994, ha ejercido de director artístico invitado de los Rencontres d’Arles el 2004 y otros festivales internacionales de renombre, y ha contado con retrospectivas de su carrera en grandes centros de arte como el National Media Museum del Reino Unido. El 2008, ganó el premio Baume et Mercier que concede PHotoEspaña en reconocimiento a su carrera profesional y a las contribuciones hechas a la fotografía contemporánea.

En los últimos 4 años Parr ha estado trabajando en un proyecto documental sobre el Black Country, una zona del West Midlands de Inglaterra. Phaidon publicará el tercer volumen de la Historia del Photobook durante 2014 y también está trabajando en un libro sobre la historia de los fotolibros chinos que publicará en inglés Aperture a finales de 2014 . Martin Parr ha publicado más de 80 libros de su propio trabajo y ha editado otros 30 más.

Subasta de los productos de la cosecha, capilla metodista de Pecket Well/. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Subasta de los productos de la cosecha, capilla metodista de Pecket Well/. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Susie Parr es escritora e investigadora, así como la autora de la obra The Story of Swimming (2011), muy aclamada por la crítica de Inglaterra.

Tres capillas de la zona se reunen para celebrar una ceremonia al aire libre/ West Vale Park, Halifax. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Tres capillas de la zona se reunen para celebrar una ceremonia al aire libre/ West Vale Park, Halifax. 1975-1980. © Martin Parr / Magnum Photos

Homenaje al dibujo y la ilustración en +R

Une vie à la gomme

+R Gallery
C/ Sant Eusebi, 40 – 44, Barcelona
Del 21 de marzo al 24 de mayo de 2013

Espacio 2: La Nau
Espacio 3: Ultramarinos
 

En este nuevo proyecto expositivo +R presenta en sus tres espacios un homenaje al dibujo y la ilustración. Prácticas artísticas, en apariencia sencillas, que desde el origen de la humanidad han acompañado a los seres humanos y que continúan íntimamente ligadas a la creación.

Partiendo de los dibujos e ilustraciones de Ismael Smith de principios del siglo XX, homenajeando a un gran artista de la ilustración como es Roland Topor y recuperando la figura inmensa de Patricia Gadea,  desembocamos  en las imágenes, estas fotográficas, pop de Martin Parr, no sin antes hacer un recorrido por la obra de dos de los principales dibujantes de Disney de los años 40: Rocco Marino y Ralph Heimdahl, a los que confrontamos con el tratamiento satírico que Syd Mostow hace de los mismos personajes de Disney. La obra de uno de los más importantes ilustradores americanos, Gary Baseman también se incluye en la muestra, a la que se suma el mundo onírico de una de las grandes figuras internacionales del dibujo, Marcel Dzama.

De la voluntad de +R de mostrar proyectos expositivos que conlleven diálogos entre generaciones de artistas, surge la incorporación de una nueva generación de creadores, nacidos en su mayoría a finales de los años 70 o en la década de los 80, y a los que une el interés por el dibujo y la ilustración como parte fundamental de su trabajo: Ana García-Pineda, Andrea Gómez, Raul Diaz-Reyes, Ingo Giezendanner y Sinead Spelman.

Si como dice John Berger, Para el artista dibujar es descubrir, sirva esta exposición para descubrir la obra de jóvenes creadores y redescubrir aquella otra de algunos que creíamos olvidados y que la gran vigencia que tiene entre artistas contemporáneos el misterio del trabajo con lápiz y papel, los hermana a todos ellos en Une vie à la gomme.