La banda sonora de Michavila

Homenaje a Joaquín Michavila
Concierto virtual, dirigido por Ignacio Carrasco
Círculo de Bellas Artes
C / Cadirers, 5. Valencia
Martes 3 de mayo, 2016, a las 19.30h

Dentro del programa con el que el Círculo de Bellas Artes brinda homenaje al pintor Joaquín Michavila, se ofrece este martes 3 de mayo (19.30h), un par de actividades para amantes el arte y la música. Un Concierto virtual con obras de Bach, Schuman, Dvorak y Cage, y una visita guiada a la exposición, Geometría y Ecología en la Sala Martínez Guerricabeitia del Centre Cultural La Nau.

En su sede de la calle Cadirers, se presenta una audición especial en la que se escucharán cuatro obras de otros tantos compositores que influyeron en el proceso creativo de Joaquín Michavila (Alcora, 1926). El artista es un gran apasionado de la gran música, cuyo benéfico influjo ha estado presente en el proceso creativo que ha dado lugar a las creaciones que hoy podemos admirar.

Obra de Joaquín Michavila. Imagen cortesía del Círculo de Bellas Artes de Valencia.

Obra de Joaquín Michavila. Imagen cortesía del Círculo de Bellas Artes de Valencia.

El Concierto virtual consiste en experimentar, en primera persona, la asombrosa facultad que posee un buen equipo electroacústico donde prima el sonido puro. Es decir, se trata de lograr una reproducción musical capaz de transmitir verazmente el contenido sonoro y expresivo de una grabación. Dirigido por Ignacio Carrasco, de Arts Antiqua Audio, la sesión musical durará alrededor de hora y media, se escucharán algunas de las piezas que más han influido en el pintor castellonense. Obras musicales que configuran una suerte de  “banda sonora” vital que siempre ha estimulado su creatividad. El repertorio incluye:  Sebastian Bach (Suite para violonchelo nº 5 en do menor BWV 1011), Robert Schumann (Ciclo de canciones Amor de poeta Op.48), Antonin Dvorak (Trío con piano en mi menor Op.90 Dumky) y John Cage (The Perilous Night).

La sesión, de carácter gratuito y aforo limitado, será presentada por el vicepresidente del Círculo, Nassio Bayarri. El artista, escultor, pintor y académico de número en la Real Academia de San Carlos, realizará una pequeña introducción sobre Joaquín Michavila y cómo ha influido su pasión musical en su proceso creativo.

El Círculo ha organizado también una visita guiada a la exposición, Michavila, Geometría y Ecología en la Sala Martínez Guerricabeitia del Centre Cultural La Nau, la actividad se completa con un taller didáctico por parte de la Universitàt de València, también en La Nau.

Esta iniciativa se enmarca en la semana homenaje que el Círculo rinde al pintor castellonense. Un tributo que se suma al reconocimiento de su trayectoria profesional y artística que otras entidades como la Universitàt de València están llevando a cabo este año. Como acto central del programa, el próximo miércoles 4 de mayo se le entregará la Medalla de Oro del Círculo de Bellas de Valencia, galardón que recogerá Carmen Michavila, hija del artista. Se trata de la más alta distinción que concede esta institución cultural que reconoce a destacadas personalidades del arte o la cultura desde la época de Mariano Benlliure.

Obra de Joaquín Michavila. Círculo de Bellas Artes de Valencia.

Obra de Joaquín Michavila. Círculo de Bellas Artes de Valencia.

Bel Carrasco

Valencia se llena de ‘Vidas gitanas’

Vidas gitanas
Organizada por Acción Cultural Española, Fundación Instituto de Cultura Gitana y
Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana
Comisarios: Joaquín López Bustamante y Joan M. Oleaque
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 4 de mayo

Primero fue el director del Instituto de Cultura Gitana, Diego Fernández, quien se refirió a la exposición de Vidas gitanas en Valencia como “la más completa de todas”. Ni Budapest, ni Viena, ni Lisboa, ni Granada, ni Madrid: ¡Valencia! Lo cual demostraba, en su opinión, la raigambre de la cultura gitana en territorio valenciano. Luego fue el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, quien se fue encendiendo en su defensa de la cultura caló, hasta el punto de reivindicar la igualdad de la mujer gitana en el terreno laboral. Y entre unos y otros convirtieron el Centre del Carme, donde se inauguraba Vidas gitanas, en un improvisado foro de ensalzamiento gitano.

Asentamiento gitano junto a la Plaza de España.Década 1920. Archivo Serrano. Fototeca Municipal de Sevilla. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Asentamiento gitano junto a la Plaza de España.Década 1920. Archivo Serrano. Fototeca Municipal de Sevilla. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como dice Juan de Dios Ramírez-Heredia, en el catálogo de la exposición, ese cambio en la percepción de la cultura gitana sólo se dará cuando converjan dos comportamientos igual de arraigados en la opinión pública. Por un lado, “la voluntad manifiesta de los propios gitanos de superar siglos de separación”. Y, por otro, “que los medios de comunicación no difundan informaciones que…puedan crear o fomentar una imagen de los gitanos que no se corresponde con la real”. Es decir, que ni se trata de identificar al gitano “con todos los vicios y comportamientos incívicos”, ni de describirlos como “los mejores cantaores, bailaores o toreros como si se tratase de cualidades intrínsecas a nuestra manera de ser”.

Fotografía de Colita. La singla, 1963. Arxiu Fotogràfic de Barcelona. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Fotografía de Colita. La singla, 1963. Arxiu Fotogràfic de Barcelona. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alberto Fabra, quien sabe si contagiado por el apasionado discurso de Diego Fernández (“la Comunidad Valenciana también es gitana”), pareció inflamarse de la segunda acepción descrita por Ramírez-Heredia, como queriendo dejar bien claro su rechazo a la identificación primera. Ni tanto ni tan calvo. El justo equilibrio hay que buscarlo precisamente en la muestra Vidas gitanas, cuyas más de 300 piezas exhibidas hablan por sí solas de un modo más ecuánime que el empleado por el máximo mandatario de la Generalitat. Piezas entre las que se halla la primera edición del Romancero Gitano, autografiada por Federico García Lorca y nunca antes expuesta, o la Pastora Imperio de Mariano Benlliure.

 

Fotografia de David George. Manolito de María, cantaor. Flamenco Project. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Fotografia de David George. Manolito de María, cantaor. Flamenco Project. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vidas  gitanas, comisariada por Joaquín López Bustamante y Joan M. Oleaque y organizada por Acción Cultural Española y la Fundación Instituto de Cultura Gitana, lleva por subtítulo Lungo Drom o Largo Camino, en lenguaje caló. Un camino tan largo como “complicado” para la historia del pueblo gitano que, sin embargo, no hace de la exposición una muestra “victimista, sino positiva”, subrayó Diego Fernández, quien recordó al desaparecido Carlos Pérez como uno de los principales artífices de Vidas gitanas, “una exposición parida por valencianos”. Un parto en el que abundan las referencias a personajes tan ilustres como Camarón, Carmen Amaya, Peret, La Chunga o la propia Pastora Imperio, junto a imágenes de la vida cotidiana de los gitanos, “muy poco conocida”.

Fotografía de Isabel Muñoz en la exposición 'Vidas gitanas'. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Fotografía de Isabel Muñoz en la exposición ‘Vidas gitanas’. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ese desconocimiento, propiciado de nuevo por el conjunto de estereotipos divulgado, pretende ser paliado mediante Vidas gitanas. A ello contribuyen las fotografías de Cristina García Rodero, Isabel Muñoz o Jesús Salinas, cuyas imágenes nos acercan una visión atemperada del gitano “cantaor, bailaor o torero” referida por Ramírez-Heredia. En ese sentido, la exposición tampoco obvia este aspecto del pueblo gitano, pero introduce matices que obligan a ampliar la estrecha percepción que desde el mundo payo se tiene. Como afirmó Diego Fernández, “no hay línea de separación entre payos y gitanos, sino entre racistas y no racistas”. La exposición recoge imágenes que trazan la dilatada historia de los gitanos, desde la primera referencia de su llegada a España en el siglo XV, hasta la promoción de su cultura mediante películas con temática andaluza en la época franquista. En algunas vitrinas se pueden ver objetos característicos, libros, discos y hasta una Constitución Española traducida al romanó-kaló de la Biblioteca del Instituto de Cultura Gitana.

Fotografía de Cristina García Rodero en la exposición 'Vidas gitanas'. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Fotografía de Cristina García Rodero en la exposición ‘Vidas gitanas’. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Salva Torres

EFE le da un baño a su archivo fotográfico

València anys 30. Arxiu Fotográfic Agencia EFE
Vestíbulo de Baños del Almirante
C/ Baños del Almirante, 3-5. Valencia
Hasta finales de marzo

La historia más reciente conviviendo con la historia más antigua. La fotografía, como documento gráfico de la sociedad y la cultura valenciana de principios del siglo XX, compartiendo espacio con lo que fueron los baños termales durante seis siglos en el casco antiguo de Valencia. Pilar Zaragüeta, responsable del archivo fotográfico de la agencia EFE, lo resumió a la perfección: “Somos un bebé comparado con este edificio”. Y el bebé responde a las características de una exposición compuesta por 21 imágenes del archivo de una agencia que, contra viento y marea, aguanta con sobresaliente determinación los embates de la crisis. Los 17 millones de imágenes, “que guardamos como oro en paño” (Zaragüeta), son el legado que la agencia opone a los Baños del Almirante, un edificio rehabilitado y puesto al servicio de la sociedad valenciana, como testigo mudo de los avatares de la higiene pública y privada.

Una de las imágenes expuestas en los Baños del Almirante perteneciente al Archivo fotográfico de la agencia EFE.

Una de las imágenes expuestas en los Baños del Almirante perteneciente al Archivo fotográfico de la agencia EFE.

Esos Baños del Almirante, construidos en 1313 por Pere de Vilarasa, de estilo mudéjar pero heredero de las termas romanas, han pasado, como apuntó Felipe Garín, director del Consorcio de Museos, por “épocas en que fue mejor visto y otras peor”. Pero, en todo caso, fue siempre “lugar de higiene y de encuentro social”, ahora que los baños se entienden de una forma impensable hace siglos. Para hacer memoria de todo ello, aprovechando la rehabilitación de tamaño edificio histórico, nada mejor que echar mano de otra fuente privilegiada de imágenes, como es el Archivo Fotográfico de la agencia EFE.

Imagen del Archivo fotográfico de la agencia EFE.

Imagen del Archivo fotográfico de la agencia EFE.

En las paredes del vestíbulo que sirve de acceso al interior del espacio termal, cuelgan 21 fotografías vinculadas con Valencia, “de carácter cultural, social, agrícola y algunas de ellas inéditas”, según explicó Garín. El director del Consorcio de Museos también justificó el hecho de que tales imágenes fueran de la década de los años 30 del pasado siglo. “En 1937, el gobierno de la República declaró los Baños del Almirante monumento nacional, algo que también hizo en 1944 el gobierno franquista”. Tamaña coincidencia, en gobiernos tan dispares, es la que finalmente ha servido de excusa para la fijación histórica de la exposición.

Imagen del archivo fotográfico de la agencia EFE.

Imagen del archivo fotográfico de la agencia EFE.

Son, además, fotografías que tienen otra sobresaliente particularidad. “Se trata de imágenes realizadas con placas de cristal, el mejor sistema de conservación y que son la joya de la corona del archivo de EFE”, destacó Zaragüeta. Imágenes en blanco y negro que tan pronto muestran los retratos de Concha Piquer, de Mariano Benlliure o de Elena Ortúzar, entonces ya viuda de Blasco Ibáñez, como una formación de época del equipo de fútbol del Valencia, una instantánea de la Lotería Nacional, que por primera vez trasladaba su sede de Madrid a la capital del Turia, o un mitin del presidente de Derecha Regional Valenciana, Luis Lucía, y del líder de la CEDA, José María Gil Robles en el campo de Mestalla.

Más allá de su valor artístico, predomina el valor documental de unas fotografías que se suman al legado histórico que supone la recuperación de los Baños del Almirante de Valencia. Fotografías y baños termales que hablan de la higiene por vía de la memoria. Porque lo mismo que cabe recordar la indudable importancia de los baños públicos en épocas tan alejadas de nuestra modernidad sanitaria, también conviene destacar la importancia del periodismo ahora que la crisis amenaza con reducirlo a la mínima expresión. València anys 30. Arxiu Fotogràfic Agencia EFE abre en los Baños del Almirante una nueva fuente de acceso a la cultura.

Una de las imágenes expuestas en los Baños del Almirante perteneciente al Archivo Fotográfico de la agencia EFE.

Una de las imágenes expuestas en los Baños del Almirante perteneciente al Archivo Fotográfico de la agencia EFE.

Salva Torres

Benlliure por Benlliure

Mariano Benlliure. El dominio de la materia
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 30 de septiembre

¿Qué mayor satisfacción para un experto en arte que organizar una gran exposición de la obra de alguien de su misma sangre? Es la que siente Lucrecia Enseñat, comisaria y una de los principales artífices de la muestra sobre su bisabuelo, Mariano Benlliure. El dominio de la materia que se puede visitar en el Centro del Carmen hasta el 30 de septiembre, aunque es muy probable que se prolongue hasta mediados de octubre.

Con motivo de cumplirse, en 2012, el 150 aniversario del nacimiento del artista valenciano, Enseñat propuso hace aproximadamente unos cuatro años, la idea de esta  exposición antológica que fue apoyada por Leticia Azcue, jefa de conservación del Museo del Prado, así como por instituciones de Madrid y Valencia.

Obras de Mariano Benlliure. Centro del Carmen. Imagen cortesía de la Fundación Mariano Benlliure

Obras de Mariano Benlliure. Centro del Carmen. Imagen cortesía de la Fundación Mariano Benlliure

“Desde niña he oído contar innumerables historias sobre mi bisabuelo que lo retratan como un autodidacta y trabajador infatigable”, dice Enseñat. “Tenía un carácter abierto, jovial y un gran sentido del humor. Le gustaba mucho viajar, sobre todo a empaparse del clasicismo en Grecia. Poseía una extraordinaria sensibilidad para captar la belleza y trasmitirla a sus creaciones”.

De su capacidad de trabajo dan fe el centenar de monumentos públicos y funerarios salidos de su mano repartidos por todo el mundo y un casi un total de 4.000 obras de contenido y formato muy diverso todos ellos presentes en la muestra: creación libre, monumentos, retratos de sociedad, artes decorativas y tauromaquia.

Junto a sus coetáneos Joaquín Sorolla y Vicente Blasco Ibáñez, Benlliure integra el trío de genios que a principios del pasado siglo puso a Valencia en el mapa cultural mundial. Tres artistas nacidos del pueblo que trabajaron de forma infatigable para granjearse la admiración del pueblo y han dejado una huella imborrable en el arte y la historia.

Obras de Mariano Benlliure. Centro del Carmen. Imagen cortesía de la Fundación Mariano Benlliure

Obras de Mariano Benlliure. Centro del Carmen. Imagen cortesía de la Fundación Mariano Benlliure

“Mi bisabuelo era muy amigo de Sorolla”, comenta Enseñat. “De jóvenes coincidieron en Roma pensionados por la Diputación y más tarde compartieron el Gran Prix en la Exposición de París de 1.900.  Sorolla pasaba temporadas en la casa de José Benlliure, en Asís y cuando falleció nombró a mi abuelo albacea testamentario y patrono del Museo Sorolla. La estrecha relación entre las dos familias se mantiene hasta hoy”.

Enseñat destaca algunos de los importantes cargos que Benlliure ocupó relacionados con el mundo del arte. Fue director de la Academia de España en Roma y del Museo de Arte Moderno hoy integrado en el Prado. Entre 1917 y 1919, estuvo al frente de la Dirección General de Bellas Artes y fue el artífice del traslado de los restos de Goya a San Antonio de la Florida.

En lo que respecta a su evolución artística, Mariano Benlliure personifica la búsqueda de la perfección. “No se podía estar quieto y continuamente experimentaba con nuevos materiales, técnicas y formatos”, comenta Enseñat. “Igual trabajaba la plata que el bronce, el oro en pequeñas piezas o la cerámica”.

En Italia estudió las técnicas de fundición a la cera perdida que le permitieron demostrar su maestría en una de sus obras, ¡No la despiertes! (1900) que representa a una ninfa y unos niños. “A  Benlliure se le ha tildado de conservador porque no se apuntó a las vanguardias, pero fue siempre un innovador que avanzaba de manera independiente», concluye Lucrecia Enseñat.

Obras de Mariano Benlliure, en el Centro del Carmen. Imagen cortesía de la Fundación Mariano Benlliure

Obras de Mariano Benlliure, en el Centro del Carmen. Imagen cortesía de la Fundación Mariano Benlliure

Bel Carrasco

Joaquín Sorolla forever

Consorcio de Museos

Homenaje a Joaquín Sorolla

La conselleria de Educación, Cultura y Deporte, a través del Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana, y la Institución Joaquín Sorolla de Investigación y Estudios inician el 27 de febrero un programa de actividades para conmemorar el 150 Aniversario del Nacimiento de Joaquín Sorolla. La Generalitat rinde homenaje al pintor valenciano a través de exposiciones, conciertos, talleres y conferencias en las tres provincias. El programa que se extenderá durante todo el año tendrá como protagonistas los tres museos de Bellas Artes y el Centro del Carmen.

 

En la víspera de la conmemoración, el martes 26 de febrero la ciudad de Alicante recibirá la muestra ‘Clotilde de Sorolla’ coproducida entre el Consorcio de Museos y la Fundación Museo Sorolla de Madrid. El próximo miércoles 27 el Centro del Carmen inaugurará la muestra ‘Sorolla y la Medicina. Retrato de Ramón y Cajal’ en la línea de exposiciones con obra inédita en la Comunitat. El cuadro ha salido en contadas ocasiones del Museo de Zaragoza.

 

El Centro del Carmen acogerá también un concierto homenaje a cargo del condecorado pianista Bartomeu Jaume, Académico de San Carlos. A propósito del concierto el Consorcio de Museos ha diseñado un programa específico donde se relacionan doce obras de Sorolla con estos compositores españoles como ejemplo de su prolífica producción reflejo de las gentes y paisajes de España.

 

El Museo de Bellas Artes de Valencia ofrecerá visitas guiadas y un taller de pintura para escolares en la Sala Sorolla con el objetivo de acercar la figura del insigne pintor a los más jóvenes. En el día de su nacimiento también se realizarán actos institucionales como el homenaje que organiza la Generalitat conjuntamente con el Ayuntamiento de Valencia en el Monumento ‘Valencia a Sorolla’ del escultor Mariano Benlliure. Inaugurado diez años después de su fallecimiento, en 1933, el monumento está situado en la plaza de la Armada Española desde 1963.

 

El homenaje a Sorolla llegará a Castellón a comienzos del mes de abril con la exposición de uno de los excelentes autorretratos menos conocidos del pintor cedido por una colección particular. Esta pieza invitada al Museo de Bellas Artes de Castellón se completará con la muestra ‘Pintar y amarte. Biografía de Joaquín Sorolla’.