Chucho, experiencia estética de un domingo de teatro

Chucho, de Mafalda Bellido, bajo la dirección de Xavier Puchades
Intérpretes: Jordi Ballester y Mafalda Bellido
Sala Ultramar
C / Alzira, 9. Valencia
Del 1 al 18 de noviembre de 2018

Pocas veces obtiene uno la satisfacción que todas las propuestas estéticas al fin y al cabo pretenden, porque eso es lo que pretenden todos los creadores de propuestas estéticas: que el espectador sienta, durante la percepción misma de la obra (teatro, pintura, cine, danza), una satisfacción que deviene, no tanto del placer (más o menos equívoco) en sí mismo cuanto de sentir lo que sólo puede ser proporcionado por la expresión coherente de una verdad. En cualquier caso soy consciente de que se trata ésta de una afirmación difícil en la medida en que el relativismo ha hecho del lenguaje un revolutum que precisamente le ha venido de perlas a la Ideología Dominante del hoy.

Primero: el término satisfacción puede encontrarse relacionado con el placer pero también con el displacer, es decir, la satisfacción no necesariamente implica disfrute continuado (aunque podría haberlo y en mi caso lo hubo), sino una suerte de sensaciones contradictorias que son satisfactorias en la medida en la que responden a una verdad coherentemente expresada desde la propuesta estética. En realidad a esa coherencia le hemos llamado siempre Belleza, pero como bien sabemos este término es uno de los que lleva tiempo discriminado por sospechoso. Como el de verdad, inscrito en la misma frase inmediatamente anterior.

Mafalda Bellido en 'Chucho'. Imagen cortesía de Sala Ultramar.

Mafalda Bellido en ‘Chucho’. Imagen cortesía de Sala Ultramar.

Yo reivindico aquí, en la obra de teatro ‘Chucho’ (vista el pasado domingo [4 de noviembre] en un teatro alternativo y pequeño que suelo frecuentar), una belleza que se encontraría en la misma propuesta escénica y que responde a una verdad que siendo inevitablemente subjetiva ha sabido trascender esa nimiedad que es al fin y al cabo la subjetividad. Para eso ha estado siempre el arte, ¿no?, para que a través de expresiones inevitablemente subjetivas se alcance una verdad trascendida por la belleza, que para uno no es sino una forma de llamar a la adecuación oportuna entre el texto o contenido (voluntad) y su adecuación (forma) en la propuesta.

Así, ‘Chucho’ le ha proporcionado a uno una verdadera experiencia estética; la que se obtiene cuando todo cuadra: un texto inteligente, un tono interpretativo adecuado, un control de los tiempos mesurado, una escenografía casi inexistente (por innecesaria) y un montaje, en definitiva, en el que se ha hecho prevalecer una cierta sensatez. ¿Sensatez? Sí, sensatez, eso de lo que carecen la práctica totalidad de las barrocas propuestas estéticas que nos rodean por doquier desde hace ya unos años. Y no se trata de una defensa del minimalismo (Vs. Barroquismo), no, lo que en uno hay es más bien un rechazo contundente hacia todas esas producciones que se constituyen, organizan y proyectan para ideologizar al espectador, cada vez más adocenado precisamente por haber caído en la trampa del barroquismo ideologizador bienpensante.

‘Chucho’ se encuentra en otra dimensión debido, pues, a la verdad que hay en ella con independencia de su autoconsciencia, como sucede con toda verdadera obra de arte. Su sencillez no debe despistarnos y debemos agradecer el tono elegido en la interpretación que oscila hábilmente entre lo humorístico, lo cómico y lo dramático, pero sin abandonar nunca el aspecto humano que los personajes necesitan para poder suministrar pequeñas (las justas) identificaciones. Muchas de las obras de teatro que uno ha visto en los últimos años son insoportables por equivocar el tono de las interpretaciones respecto al texto concreto al que remiten, más allá de los propios textos que, en general, suelen adolecer de ingenuismos panfletarios. El auténtico mal del hoy, el de la ideologización sin arte ninguno.

Jordi Ballester y Mafalda Bellido en 'Chucho'. Imagen cortesía de Sala Ultramar.

Jordi Ballester y Mafalda Bellido en ‘Chucho’. Imagen cortesía de Sala Ultramar.

Alberto Adsuara

Un Escalante para adultos

Ciclo de Memoria Histórica
Escalante Centre Teatral
Teatre el Musical
Plaça del Rosari, 3. Valencia
Del 20 al 22 de diciembre de 2016

El Escalante Centre Teatral, dependiente de la Diputación de Valencia, presenta este diciembre una programación que, por primera vez dentro de sus más de tres décadas de recorrido, se abre al público adulto con su ciclo Memoria Histórica. Junto a éste, la programación familiar e infantil estará presente con Nadal al Escalante en 7 espectáculos que invitan al juego, la experimentación y la interacción a través de las artes escénicas.

Entroncar con nuestro pasado, ya sea éste real o imaginado, es lo que articula el ciclo de Memoria Histórica, que llegará del 20 al 22 de diciembre al Teatro El Musical (TEM)– espacio al que se ha trasladado la programación hasta que terminen las obras del edificio-  con 4 espectáculos que examinan el mundo con una visión crítica.

Programados por el actual director del Escalante, Josep Policarpo, el ciclo se abrirá con La piedra oscura, de Centro Dramático Nacional y Lazona Teatro. Una vibrante pieza sobre la memoria como espacio de justicia y la necesidad de redención, con texto de Alberto Conejero, reconocida con 5 Premios Max: Mejor espectáculo teatral, autoría, dirección, diseño escénico e iluminación (20 diciembre-20:00h-TEM).

La piedra oscura, Centro Dramático Nacional y Lazona Teatro. Imagen cortesía Escalante Centro Teatral.

La piedra oscura, Centro Dramático Nacional y Lazona Teatro. Imagen cortesía Escalante Centro Teatral.

De la mano de Meriyanes Produccions en Kilòmetres conoceremos la historia de una familia y su particular periplo dentro del marco de la Guerra Civil. Con ella recorreremos kilómetros cargados de lucha e ilusión, oportunidades y desesperación, risas y llantos (21 diciembre-20:00h-TEM). A mí nunca me cortó la cabeza, de Lupa Teatro y Yo maté a Carmencita Polo, de Mafalda Bellido (22 diciembre-20:00h-TEM) son las dos piezas cortas de autoras valencianas que cerrarán el Ciclo de la Memoria Histórica con dos historias muy distintas, íntimas y cercanas, que combinan el humor y el drama para buscar la complicidad del público a través de dos originales relatos.

Los ‘Miedos’ de Russafa Escènica

Russafa Escènica
Festival de Artes Escénicas de Valencia
Del 15 al 25 de septiembre de 2016

El festival de artes escénicas de Valencia, Russafa Escènica, acaba de hacer pública la programación de su sexta edición, que se desarrollará entre el 15 y el 25 de septiembre en el barrio de Ruzafa y que llevará como lema conductor de todas sus propuestas ‘Miedos’.

En total son veintitrés las piezas escénicas que componen su programación, una cifra que ha ido menguando en las dos últimas ediciones. Según Jerónimo Cornelles, director artístico del festival, esto se debe a que “la singularidad de Russafa Escènica es, precisamente, la posibilidad de poder verlo todo por la duración de las propuestas y por lo reducido de sus precios. No queremos hacer una programación inabarcable y que el público se quede con la sensación de haberse perdido algo”.

Así, el cartel queda dividido en quince Viveros (espectáculos de 25 minutos de duración en espacios privados para un aforo de entre 25 y 35 espectadores), siete Bosques (piezas de una hora de duración aproximadamente en espacios privados con una aforo de entre 40 y 90 personas) y el Invernadero (producción propia del festival surgida tras un taller de creación e investigación con alumnos de escuelas de interpretación valencianas).

Anestesia, espectáculo de Viviseccionados la compañía que participa en Russafa Escènica.

Anestesia, espectáculo de Viviseccionados, compañía que participa en Russafa Escènica 2016.

Un cambio destacable respecto a ediciones anteriores es la cantidad de propuestas que ha recibido la organización del festival de compañías nacionales e internacionales residentes fuera de la Comunidad Valenciana con lo que, por primera vez, la programación incluirá una compañía madrileña, Viviseccionados –que participaron en 2015 en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro-  y una mallorquina, Christina Gavel i En Blanch, cuyo trabajo presentarán en el Edinburgh International Festival. Cornelles muestra su satisfacción por lo que supone “un importante avance para el festival, en términos de expansión y de calidad. Es emocionante ver cómo compañías de otras ciudades conocen el festival, quieren participar en él y experimentar con la forma de trabajar aquí”.

En cuanto a los formatos, repiten teatro textual, danza, títeres, performance, circo y música en directo, entre otros, y se incorporan propuestas adaptadas para personas con discapacidad visual como una de las grandes novedades. En términos generales, se ha apostado por un importante número de propuestas en valenciano y se ha abierto la programación a la incorporación del inglés.

Halloween Party, de Triangle Teatre. Russafa Escènica 2016

Halloween Party, de Triangle Teatre, en Russafa Escènica 2016

Por otra parte, los espacios de representación tanto de Viveros como Bosques se seguirán realizando en espacios no convencionales y privados del barrio como talleres, galerías, un estudio de coworking, un centro de educación infantil, una floristería, etc. Y, como sorpresa de esta edición, uno de los Bosques, Halloween Party de Triangle Teatre se desarrollará en el patio del Colegio Público de la calle Puerto Rico en Ruzafa.

Entre los nombres de los profesionales más destacados se encuentran Alejandro Tortajada acompañado por actores de la talla de Laura Sanchis y Pau Gregori; José Zamit, director artístico de la Sala Ultramar; la compañía Els Indecents con un Bosque escrito y dirigido por Isabel Martí i Miquel Viñoles; Toni Aparisi, recientemente galardonado en los premios Max por Pinoxxio, como coreógrafo -junto a Elena Zavala- y Sergio Villanueva, director del largometraje Los comensales, film ganador del premio del público de la sección Zonazine en el último Festival de Cine de Málaga.

Como ya desveló el festival hace unos días, el proyecto Invernadero, se pone en marcha por cuarta vez consecutiva dentro del marco del festival y va destinado a los alumnos de interpretación en cualquiera de las escuelas y academias oficiales de arte dramático de la ciudad de Valencia y a los que finalicen próximamente cursos de formación no reglados en interpretación.

Cartel de 'Los hijos de Verónica', de Jerónimo Cornelles. Russafa Escénica 2016

Cartel de ‘Hijos de Verónica’, de Jerónimo Cornelles. Russafa Escénica 2016

En esta ocasión es el propio Jerónimo Cornelles quien dirigirá esta propuesta colaborativa con el espectáculo Hijos de Verónica [generación del miedo] secuela de la obra Construyendo a Verónica, estrenado en 2006 dentro del marco del Festival VEO, al que se le adjudica la co-producción junto a la compañía valenciana Bramant Teatre y que fue nominado a los Premios Max 2007 en la categoría de Mejor Espectáculo Nacional.

Los textos los firman Paula Llorens, Mafalda Bellido Monterde, Iaia Cardenas, Amparo Vayá, Anna Albadalejo y Guadalupe Sáez. Las actrices que participarán junto a los estudiantes seleccionados son María Poquet, Laura Useleti y María Minaya y, como coach vocal, colaborará María José Peris. Por su parte, María José Mora será, un año más, la responsable de la coordinación del Invernadero. Un elenco de mujeres que, junto a Cornelles, se han unido para dar vida a un proyecto singular y pionero en la Comunidad Valenciana.

Así, la programación del festival queda cerrada a falta de desvelar las actividades paralelas, el otro pilar del festival de teatro de las artes escénicas de otoño Russafa Escènica.

Cartel del festival Russafa Escènica 2016.

Cartel del festival Russafa Escènica 2016.

 

Cabanyal Íntim: Apuesta por la TransformAcción

Festival Cabanyal Íntim
Barrio del Cabanyal. Valencia
Del 7 al 17 de mayo, 2015

Salvado por fin de la amenaza de la piqueta contra la que ha luchado durante 18 años, el barrio más cercano al mar abre sus puertas a la creatividad con la quinta edición del Festival Cabanyal Íntim, que se celebra del 7 al 17 de mayo. ‘TransformAcción’ es el lema paraguas, o con este caloret mejor decir sombrilla,  que cubre una veintena de espectáculos variopintos para todas las edades y gustos. Acciones para transformar el presente e “impulsar el necesario cambio de rumbo político asegurando así la protección y rehabilitación de este histórico barrio acosado por el expolio y la especulación urbanística desde hace años”, destacaron los organizadores en la presentación del evento.

Cartel del Cabanyal Íntim 2015, obra de Mira Bernabeu. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

Cartel del Cabanyal Íntim 2015, obra de Mira Bernabeu. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

A la lista de colaboradores que apoyan el festival se suma este año el artista alicantino Mira Bernabeu, autor ‘por amor al arte’ del cartel de la presente edición. “Cabanyal Íntim es un festival que realiza una labor social, cultural y reivindicativa que es necesaria preservar”, dice el fotógrafo y galerista. “Es un orgullo haber hecho el diseño del cartel de este año y espero que la transformacción por la que apuesta el Festival sea visible tanto en el barrio como en las próximas elecciones”.

Parias. Foto de cortesía de Cabanyal Íntim.

Parias, de la compañía Javier Aranda. Foto de Javier Macipe cortesía de Cabanyal Íntim.

Teatro en casa

El interior de algunas casas del barrio se convierten estos días en escenarios abiertos de una variada programación que combina piezas de pequeño formato y duración, creadas ex profeso para el Festival, y otras más extensas como novedad de este año. “Piezas importadas y seleccionadas para configurar un cartel multidisciplinar para todo tipo de espectadores que traspasan las fronteras del hecho puramente teatral”, destaca el equipo del Festival, organizado por Francachela Teatro y la plataforma Salvem el Cabanyal.

La compañía Casi apenas algo invitará al público a tomar conciencia de la realidad para transformarla con su acción escénica ‘Rutina paquidermo’. El teatro lumínico de la Teta Calva ahonda con ‘Sindrhomo’ en la basura de un sistema caducado. La artista Mage López Arnal cuestionará en clave de bufón los estereotipos de la feminidad que alimentan la sociedad con ‘Bye Bye Feminity’. Y la compañía Javier Aranda se adentra con ‘Parias’ en el mundo de los desarraigados mediante sus títeres para adultos.

Imagen de María La Jabalina, de Mafalda Bellido. Foto de Gustavo Demaria Molinari cortesía de Cabanyal Íntim.

Imagen de María La Jabalina, de Hongaresa de Teatre. Foto de Gustavo Demaria Molinari cortesía de Cabanyal Íntim.

Historia y memoria

Historia y memoria histórica son protagonistas de varios de los espectáculos de esta edición. Alejandro Tortajada traza un retrato familiar sobre su abuela en ‘Trilogia sense primavera’. Hongaresa de Teatre cuenta la vida de la miliciana anarquista María La Jabalina, nacida en el Puerto de Sagunto, última mujer fusilada por el franquismo. Y Mafalda Bellido buceará en el pasado para confesar en primera persona que ‘Yo maté a Carmencita Polo’. El activismo gastronómico de La cuina furtiva invitará a los espectadores a compartir Una taula en comú, junto a algunos jóvenes que votarán por primera vez en las elecciones.  La poesía escénica poblará los hogares del Cabanyal con el espectáculo ‘De Gloria, de Mujeres y de Fuertes’, dirigido por Elena Fuertes, y las técnicas circenses fusionadas con la danza del Colectivo Circo 9.8 rendirán homenaje al escritor y recientemente desaparecido Eduardo Galeano en ‘Petita mort’.

El humor, la música y el clown se fusionan en ‘De todas las bellas las más bellotas’ de Aérea Teatro, que convivirá con el terror zombi de Cabanyal Z: ‘la Resistència’, del colectivo Sistema del Solar, y la propuesta de Contrahecho, ‘El barroco se nos cae’, sobre el temor y la angustia que atenazan a los habitantes de una casa amenazada de ruina.

Diseñado para el público familiar e infantil, Cabanyal Íntim presenta ‘Los cuentos entre sábana y manta’ de MAM Producciones, el teatro y la música para bebés de ‘Aigua de la mano’ de Lalianta Teatre, y la adaptación a través del teatro de sombras del cuento ‘La liebre y la zorra’, realizado por la compañía madrileña Pilpira Teatro.

Equipo de Cabanyal Íntim. Cortesía de la organización.

Equipo de Cabanyal Íntim. Cortesía de la organización.

‘Territorio performance’

Primicia de esta edición, ‘Territorio Performance’, un nuevo espacio de experimentación y de vanguardia escénica que reunirá a 12 colectivos y artistas que volcarán su arte durante 12 horas ininterrumpidas en un mismo espacio en el que los espectadores podrán entrar y salir durante la jornada.  Una ventana abierta a la acción y a la libre creación que, como ha destacado el equipo del Festival, “pretende actuar como revulsivo y estímulo ante la situación de emergencia política y cultural de nuestra ciudad”.

En su apartado de Íntims a la Nit, el Festival ofrecerá el video mapping ‘Projectant al Cabanyal’, realizado por los alumnos del Máster de Artes Visuales y Multimedia de la UPV y las experiencias poéticas y musicales de MY OH MY, interpretadas por los portugueses Sara Ribeira y Gil Dionísio en ‘Uma garganta no sitio’, espectáculo que se estrena por primera vez en nuestro país. La programación se ampliará con actividades paralelas gratuitas como presentaciones de libros, mesas abiertas de debate, fiestas, etcétera.

En su quinta edición el Cabanyal Íntim cuenta por fin con sede propia, en la antigua Universidad Popular del Cabanyal (Cura Planells, 2), que comparte con otros colectivos sociales y culturales del barrio, y en la que mantendrá una actividad cultural durante todo el año. La programación completa puede consultarse en www.cabanyalintim.com.

Imagen de 'Yo maté a Carmencita Polo'. Foto de Sergio Serrano cortesía de Cabanyal Íntim.

Imagen de ‘Yo maté a Carmencita Polo’, de Mafalda Bellido. Foto de Sergio Serrano cortesía de Cabanyal Íntim.

Bel Carrasco