Fundación Cañada Blanch, un puente a la cultura

#MAKMACultura #MAKMAOpinión | MAKMA ISSUE #02
Laura Lozano | Fundación Cañada Blanch, un puente a la cultura
MAKMA, Revista de Artes Visuales y Cultura Contemporánea, 2019
Viernes 28 de agosto de 2020

Cuando me preguntan qué se organiza desde Fundación Cañada Blanch nunca sé por dónde empezar. Diálogos Cañada Blanch, Foro Económico, Letras del Mediterráneo o Encuentros Cañada Blanch son solo algunas de sus actividades. Su nexo común está claro: tratar de conectar con la sociedad para dotarla de conocimiento y lograr que esta sea capaz de decodificar su realidad más inmediata.

“Debemos formular preguntas que valga la pena responder. Una vez las tenemos, la tarea de Fundación Cañada Blanch es facilitar los medios para poder resolverlas”, así es como Juan Viña, presidente de Fundación Cañada Blanch, materializa el objetivo de esta entidad que se centra en el fomento de la cultura y la educación.

La reflexión encuentra su espacio en esta institución: a través de los Diálogos Cañada Blanch se acerca a las cuestiones actuales más relevantes sobre la realidad social, gracias a especialistas que dialogan y debaten en torno a ellas. Es el caso de José María Guibert, rector de la Universidad de Deusto, así como de Irma Jiménez, directora de Asuntos Corporativos de Hewlett Packard Enterprise, que han participado durante este año.

Páginas iniciales del artículo publicado en MAKMA ISSUE #02.

Los Encuentros Cañada Blanch también juegan un papel fundamental: personalidades como Isabel Coixet, directora de cine y Juan Diego Botto, actor, han formado parte de este ciclo de conferencias que acercan sus obras y trayectorias vitales a la sociedad para potenciar valores como la competitividad, el esfuerzo, la colaboración y la solidaridad. Cerca de 1.000 personas ya han formado parte de esta experiencia.

Este año, además, Fundación Cañada Blanch ha ido un paso más allá y ha consolidado sus Encuentros Cañada Blanch en el Sporting. El Sporting Club Russafa Carlos Moreno Mínguez, en colaboración con la revista MAKMA, ha servido como espacio de intercambio de ideas entre artistas para debatir sobre el futuro de la profesión. Para ello, Marta Pérez Ibáñez, historiadora e investigadora del arte, gestora cultural y miembro del Instituto de Arte Contemporáneo (IAC), ha sido la encargada de ofrecer soluciones sobre cómo emprender en este sector.

Javier Reverte, Carmen Posadas, Ignacio Peyró y Espido Freire han sido solo algunas de las personalidades que han decidido acudir a Fundación Cañada Blanch de la mano de Casa Mediterráneo. Letras del Mediterráneo se ha convertido en un altavoz que fomenta el debate y el pensamiento crítico entre los países de la orilla del Mediterráneo. Tomando un carácter más cosmopolita, la fundación se ha convertido en un puente que conecta culturas.

Fundación Cañada Blanch es consciente de la importancia de los festivales en nuestro país, ya que se ha convertido en otra vía para contribuir a la divulgación de la cultura. Por eso, colabora a través de ayudas directas en la organización de PhotOn Festival, que se celebra en València, y el Festival dels Horts, que se sirve de la huerta valenciana de Picanya como escenario.

La economía, otra de las bases

Otro de los pilares básicos de la fundación es la economía. Para ello, Fundación Cañada Blanch realiza dos acciones para dos perfiles totalmente diferenciados. El Foro Económico Cañada Blanch, que está dirigido al tejido empresarial y las instituciones públicas, y las Jornadas Economía y Empresa, coorganizadas con la Facultat d’Economia de la Universitat de València, donde se aproxima a la comunidad estudiantil. Las tendencias más globales son las que marcan la agenda en ambas citas.

Portada de MAKMA ISSUE #02, a partir de una de las obras del proyecto ‘Autocines’ (2019), de la fotógrafa Gala Font de Mora.

Relaciones hispano-británicas, clave

Tomando como ejemplo a Vicente Cañada Blanch, su fundador, y con el fin de mantener la vinculación con el Reino Unido, esta institución financia estancias del alumnado de la Universitat de València en London School of Economics and Political Science mediante el Centro Cañada Blanch en Londres. “Contribuir al desarrollo formativo del alumnado valenciano” es otra de las claves para Fundación Cañada Blanch desde su constitución.

Asimismo, se mantiene la conexión con Borriana, ciudad natal de Vicente Cañada Blanch, donde se conceden distintos premios a los mejores expedientes académicos de las instituciones educativas de dicha localidad.

Pero Fundación Cañada Blanch no podría realizar todas estas acciones de manera independiente. Para ello, cuenta con vínculos que ha forjado tanto con instituciones públicas como privadas. Es el caso de la Universitat de València a través de Centre Cultural La Nau, con el que desarrolla acciones como elPremio Colección Fundación Cañada Blanch, en colaboración con la Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de la Comunidad Valenciana (LaVAC) y el vicerrectorado de Cultura e Igualdad de la Universitat de València.

El seminario Aspen Institute-Cañada Blanch es otro de los ejemplos de colaboración de Fundación Cañada Blanch. Esta iniciativa, cuyo público va de los 25 a los 30 años, trata de encontrar personas que destacan por su capacidad de liderazgo y su proyección. Como partners, la entidad también cuenta con Berklee College of MusicValencia, así como el Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana.

Por último, cabe destacar el Curso de Especialización en Turismo Cultural, que sigue eligiendo a esta entidad desde hace 17 ediciones. Todo ello con el apoyo de la Conselleria d’Educació, Cultura i Esport, la Agencia Valenciana del Turismo y la Federación Valenciana de Municipios y Provincias.

El futuro más cercano


Paula Sánchez, directora de la entidad, asegura que “pretende seguir aumentando las actividades que realiza la fundación, así como su implicación a nivel local y nacional. La directora, que va a cumplir dos años al frente de la entidad, cree que ‘”seguir creciendo es una oportunidad para beneficiar al conjunto de la sociedad y atraer el talento”, insiste.

Fundación Cañada Blanch
Ana Santos Aramburo (directora general de la Biblioteca Nacional), Antonio Ariño (vicerrector de Cultura y Deporte de la Universitat de València) y el poeta Antonio Orihuela durante los Diálogos Cañada Blanch en SINDOKMA Festival del Libro 2018.

Laura Lozano

Este artículo fue publicado en MAKMA ISSUE #02, revista especial en papel con motivo del sexto aniversario de MAKMA, Revista de Artes Visuales y Cultura Contemporánea, en junio de 2019.

Nuria Rodríguez, tras los pasos de Humboldt

‘Sistema Humboldt. Pensar/Pintar’, de Nuria Rodríguez
Centre Cultural La Nau
Universitat, 2, València
Del 1 de julio al el 6 de septiembre
Martes 30 de junio de 2020

Nuria Rodríguez, artista y docente de la Universitat Politècnica de València, al igual que hace Andrea Wulf en su libro ‘La invención de la naturaleza’, le sigue los pasos al gran geógrafo alemán Alexander von Humboldt (1769-1859), para recrear en La Nau la emoción que suscita esa naturaleza indómita y, por ello, objeto de mediciones científicas incapaces de atrapar su misterio. Antonio Ariño, vicerrector de Cultura, fue quien comparó las pesquisas de Rodríguez con las de Wulf, sin duda apropiadas para reflejar el amor de ambas por el pensamiento y la vida de tan insigne botánico y cartógrafo.

«Era necesario medir y analizar la naturaleza, por supuesto, pero también pensaba que nuestra reacción ante el mundo tenía que depender en gran parte de las sensaciones y las emociones. Quería despertar el amor a la naturaleza», escribe Wulf en su libro sobre Humboldt. Amor a la naturaleza que destila igualmente Rodríguez en su exposición ‘Sistema Humboldt. Pensar/ Pintar’, que hasta el 6 de septiembre permanecerá en la Sala Acadèmia del centro cultural de la Universitat de València, una vez reanudada tras la pandemia que obligó a su cierre temporal. Un amor que sigue a rebufo el ideario del propio geógrafo alemán, cuando escribía que la naturaleza, según recoge Wulf, «había que experimentarla a través de los sentimientos».

Vista de la exposición ‘Sistema Humboldt’, de Nuria Rodríguez. Imagen cortesía de La Nau.

Esa mezcla de ciencia y arte, de diálogo entre obra pictórica y colecciones patrimoniales, de hondas reflexiones y no menos profundos deseos de ponerse en la piel de Humboldt, es lo que Nuria Rodríguez transmite en una muestra que reúne un centenar de piezas, entre pinturas, dibujos, videos, libros y diversos objetos. «He recorrido el litoral Mediterráneo con los ojos de Humboldt», dijo la artista. Y con esos ojos maravillados por el asombro del ilustre botánico, Rodríguez fue desgranando algunos de sus descubrimientos.

Por ejemplo: que el cartógrafo alemán visitó precisamente ese Mediterráneo del que dio buena cuenta y del que se nutre la propia artista para componer un «gabinetes de curiosidades del siglo XXI», estableciendo conexiones «entre lo analógico y lo digital», subrayando después algunos de los lugares concretos de su travesía. «Estuvo en Valencia del 5 al 8 de febrero de 1799, pasando la noche muy cerca de La Nau y anotando sus mediciones barométricas desde la Catedral de Valencia y el convento de Santa Clara», resaltó la artista, destacando que poca gente conocía este dato.

Vista de la exposición ‘Sistema Humboldt’, de Nuria Rodríguez. Foto: Irene Valdés.

También puso el énfasis en su paso por la venta de la Senieta en Cabanes (Castellón), espacio que, de ser visitado ahora por Humboldt, «se encontraría con Marina d’Or». «No tuvo que ver la explotación de la naturaleza», apostilló Ariño, dado que, según él, hablamos del «primer explorador que no es colonizador», por oposición al expedicionario capitán Robert Falcon Scott, «que sí lo es, puesto que va en misión comercial». «Humboldt inventó el concepto de naturaleza tal y como la conocemos hoy», agregó el vicerrector de Cultura.

Nuria Rodríguez dijo haber estado trabajando en este proyecto durante cuatro años, tiempo durante el cual adoptó el punto de vista del geógrafo, convirtiéndose en su alter ego. «Quise disfrazarme de historiadora de la ciencia y que el viaje acabara en pintura», que es su disciplina artística y mediante la cual explora esa naturaleza que le maravilla, siguiendo los pasos de alguien que sintió la «incertidumbre del mundo que estamos construyendo».

En este sentido, Rodríguez se refirió a «la figura del explorador que cualquiera puede ser», siempre y cuando abandonemos esa otra figura moderna del turista que, más que ver la naturaleza, la consume con las prisas que Humboldt no tuvo. El poeta Ralph Waldo Emerson dijo de él, según recoge Wulf, que sus ojos eran «telescopios y microscopios naturales» con los cuales memorizaba y cartografiaba cada fragmento de la naturaleza, para conectarla con el ancho mundo.

Algunos visitantes contemplando la exposición ‘Sistema Humbolt’, de Nuria Rodríguez, cuando fue inaugurada en marzo antes de la pandemia.

«La naturaleza [para el botánico alemán] era una estructura viva de relaciones», apuntó Ariño. Relaciones que Nuria Rodríguez establece entre el fondo patrimonial de la Universitat de València, del que ha seleccionado volúmenes y documentos de carácter científico, y sus propias pinturas de gran formato, síntesis poética del trayecto recorrido en la compañía imaginaria de Alexander von Humboldt. «Buceo en los fondos patrimoniales de la universidad para crear un relato», indicó la artista. Un relato asombroso en el que los cálculos y mediciones científicas están al servicio del carácter poético que atraviesa el conjunto expositivo.

«Humboldt fue el primer científico que habló del nocivo cambio climático provocado por el ser humano», señala Wulf en su libro. He ahí la actualidad de su figura. Nuria Rodríguez, al hilo de su catalogación obsesiva, se pregunta por qué coleccionar todas las montañas, todas las islas, todas las piedras, todas las plantas, todas las palabras, todas las cosas, una y otra vez. Y ella misma la responde ofreciendo la narración maravillada de su búsqueda.

Nuria Rodríguez y Antonio Ariño, junto a algunas de las obras de la exposición ‘Sistema Humboldt. Pensar/Pintar’, de Nuria Rodríguez. Imagen cortesía de La Nau.

Salva Torres

‘El viatge de l’esfinx’, inédito de Joan Verdú, sale a la luz

Presentación del libro ilustrado El viatge de l’esfinx, del artista Joan Verdú, editado por La documental edicions
Miércoles 18 de diciembre, a las 19:00 horas
Sala Gonzalo Montiel de La Nau Centre Cultural, de la Universitat de València

La documental edicions presenta el tercer título de la Colección Sr. Velasco, el libro ilustrado El viatge de l’esfinx, del artista Joan Verdú. El acto contará con la presencia del profesor de la Universitat de València y experto en cómics Álvaro Pons, que conversará con el editor, Álvaro de los Ángeles. El acto se inscribe dentro de las actividades de la Cátedra de Estudios del Cómic, de la Universitat de València.

El viatge de l’esfinx es un cuento escrito y dibujado por el artista Joan Verdú el año 1989, que nunca llegó a publicarse. Los dibujos originales están realizados sobre cartón y muestran una explosión de color que va desde los azules más agrisados, hasta los tonos tierra, ocres, amarillos, el turquesa o los azules intensos. Las diecisiete imágenes contienen la gama cromática característica del mar Mediterráneo, el real y el imaginado.

Imagen interior del libro El viatge de l’esfinx, de Joan Verdú

El inicio de la historia que cuenta El viatge de l’esfinx transcurre en un emplazamiento real en la ciudad de València. Muy cerca de las Torres de Serranos se encuentra el Pont de Fusta. La entrada a este puente o pasarela peatonal está escoltada por dos esfinges de piedra, una a cada lado. Están deterioradas por el tiempo y gran parte de sus rasgos ha desaparecido, pero allí permanecen, viendo pasar la gente y el tiempo.

En los años ochenta, recién estrenado el actual Estado de las Autonomías, el territorio que comprende las provincias de Castellón, València y Alicante convino en denominarse Comunitat Valenciana, un consenso tibio al que se llegó no sin acalorados debates ideológicos. Fueron años de gran movimiento social, cultural y político. Por entonces se asentaron la mayoría de las instituciones que aún hoy en día perduran y que generaron entonces un gran aluvión de creatividad y de posibilidades de cambio. Se asentaron las bases de Les Corts Valencianes, se recuperó la figura histórica del President de la Generalitat, y se fundaron instituciones culturales que aún perduran.

Por aquellos años, la Escuela valenciana de cómic arrasaba en las revistas y tebeos de media Europa, se hacían exposiciones de los autores y de sus personajes más relevantes y, en definitiva, se empleaba como buque insignia de una nueva manera de entender la territorialidad en España, a ritmo de línea clara y colores electrizantes. Miguel Calatayud, Sento, Daniel Torres, Ana Juan, Manel Gimeno, Mariscal, Mique Beltrán y el propio Joan Verdú renovaron el dibujo y la ilustración y, al hacerlo, generaron un nuevo imaginario. Esa época en que todo parecía posible se acomodó, como suele pasar, habiendo alcanzado logros y dejando por el camino las vías más utópicas. El viatge de l’esfinx nos hace recuperar la frescura de las cosas acabadas de hacer, de los mitos en fase de cambio, de las personas embargadas por los colores de un cielo intenso, del mar turquesa, o de sus ideas irrenunciables.

Imagen interior del libro El viatge de l’esfinx, de Joan Verdú

Joan Verdú (Alzira, 1959 – Alginet, 2017) fue dibujante y cartelista, pintor, escritor y articulista. Comenzó realizando carteles e ilustraciones que guardan una cierta familiaridad con obras de Manuel Boix o Miguel Calatayud, aunque su mayor referencia fue el arte pop y, en concreto, Andy Warhol (con el permiso de Pablo Picasso y Josehp Beuys). En la década de los años noventa decide centrarse en la pintura y renunciar a todo lo demás, realizando un número importante de exposiciones en galerías y centros de arte. Con frecuencia, estas exposiciones muestran series definidas por un tema y un estilo concretos, lo que potenció la coherencia en el desarrollo de «personajes simbólicos» propios, al tiempo que permitió una amplia variedad de recursos estilísticos.

Al mismo tiempo, en 1998, inicia una columna semanal de opinión en el suplemento cultural Posdata que seguirá escribiendo de manera puntual hasta su fallecimiento en 2107. Son textos frescos, incisivos, inteligentes y críticos con una sociedad y un mundo artístico que Verdú miraba desde fuera —aunque se sintiese parte integrante— y que consideraba limitado y algo mediocre. El viatge de l’esfinx muestra a la perfección tanto esas influencias primeras, derivadas del cartelismo, como refleja el momento histórico cuando se realizó, el año 1989.

IV SINDOKMA Festival de Libro | Sinopsis audiovisual

SINDOKMA Festival del Libro 2019

🎦 IV Sindokma Festival del Libro..ℹ️ Sinopsis audiovisual de la cuarta edición de SINDOKMA Festival del Libro, celebrada en el Centre Cultural La Nau, del 24 al 27 de octubre de 2019..💡 MAKMA, #APACC, GVA Cultura i Esport y LA NAU Centre Cultural de la Universitat de València..💪🏻 Ajuntament de València y Fundación Cañada Blanch..🍺 @Cervezas Alhambra..🎵 ‘Todo es mejor’ (‘Andar sobre hielo frágil’ | Petit Mal)..🎥 Daniel Iturbe..#️⃣ #sindokma2019 #festivaldellibro #edicioncontemporanea #editorialesindependientes #librodeartista #MAKMA #APACC #lanau #valencia

Publiée par MAKMA sur Mardi 12 novembre 2019

45 expositores y 25 actividades en SINDOKMA

IV SINDOKMA Festival del Libro
Centre Cultural La Nau
Universitat 2, València
Del 24 al 27 de octubre de 2019

El Festival del Libro SINDOKMA –coorganizado por MAKMA, la Asociación de Profesionales para la Acción Cultural Contemporánea (APACC), el Centre Cultural La Nau y la Conselleria d’ Educació, Investigació, Cultura i Esport– destaca, con entidad propia, de entre las diversas acciones emprendidas por MAKMA durante los últimos seis años, consolidándose, en esta cuarta edición, como un encuentro de referencia para el sector del libro, mediante la presencia de editoriales independientes, sellos de edición contemporánea y libro de artista del mapa cultural nacional e internacional.

La IV edición de SINDOKMA tendrá lugar del 24 al 27 de octubre de 2019, en el Centre Cultural La Nau de la Universitat de València, y su imagen creativa ha sido realizada por Ana R. Leiva (València, 1969), en calidad de artista invitada. De este modo, el festival pretende seguir refrendando la labor y el talento artístico radicado y solidificado en la Comunidad Valenciana, tal y como hubo procurado en su edición de 2018 –que contó con la autoría del diseñador y artista Fernando García del Real–.

Cartel de SINDOKMA Festival del Libro 2019.

45 EXPOSITORES

SINDOKMA Festival del Libro contará con la participación de 45 expositores de la Comunidad Valencia y de ciudades como Madrid, Bilbao, Cuenca, Albacete, Gijón, Oviedo o Toledo, así como sellos italianos y eslovenos, a través de dos secciones: Específicos y Heterodoxos y VABOOK. La primera agrupa a editoriales independientes, y contará con la presencia de Aurora Dorada Ediciones, Barlin Libros, Canibaal, Concreta, Contrabando, Colección Científicos, DXI Publications, Editorial Pez de Plata, El Doctor Sax, Ediciones Intrépidas, El Nadir, Huso Editorial, JPM, Es Pop, Huerga y Fierro, Lastura Ediciones, MAKMA Ediciones, Malinc, Reediciones Anómalas, Trama y Fondo, Vaso Roto y Versos y Trazos.

Por su parte, en la sección VABOOK, que concita la presencia de sellos de edición contemporánea y libro de artista, participan artistas como Ángel Cajal, Arze&De la Cage, Endika Basaguren, Francesca Ricci, Iván Araujo y Vicotoria Santesmases; al igual que sellos, colectivos, museos e instituciones como la EASD y la UPV, Edición Ilimitada, Edit&Co., El Caballero de la Blanca Luna, El Museo del Ruso de Alarcón, Doce Islas, Falla Corona, Handshake, Tapas Duras, Lumen, Lalata, Papel Engomado, Per(r)ucho y el Sporting Club de les Lletres.

Organigrama y nómina de expositores de SINDOKMA 2019.

25 ACTIVIDADES

SINDOKMA contará con una amplia programación de presentaciones, mesas redondas, actividades y talleres infantiles que serán implementados en el Claustro y el Aula Magna. El cronograma del festival comienza el jueves 24 de octubre, a las 19:30 en el Aula Magna, con el encuentro entre los guionistas, escritores y cineastas valencianos Rafael Calatayud Cano y Rafael Maluenda, quienes reflexionarán sobre ‘El narrador y sus sendas: literatura y cine’.

SINDOKMA acogerá, de este modo, 25 propuestas, que transitan desde la ‘Política de adquisiciones de la Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu’ –con la presencia de su jefa de servicios Eva Ferriols–; el proyecto ‘Biblioteca en paral·lel’ de Engomado Editoras y Papel Engomado; la iniciativa sin ánimo de lucro VALENCIA LEE; o los #DesayunosMAKMA sobre ‘Libros que se escuchan’, con la presencia del editor Alberto Haller, cuya editorial Barlin Libros ha sido recientemente premiada por la Generalitat Valenciana al Libro Mejor Editado de 2018 (‘Electroshock. Edició Integral’) –una publicación sobre la que se reflexionará en el festival–.

Asimismo, el sábado 26 de octubre a las 20:15, el director de cine asturiano Ramón Lluís Bande presentará el libro ‘Cuaderno de la Revolución’ (Editorial Pez de Plata’), una aproximación y adaptación de su más reciende película ‘Cantares de la Revolución’ –premiado documental musical sobre la Revolución de Asturias de 1934, protagonizado por el músico Nacho Vegas–.

Programa de actividades de SINDOKMA 2019.

MiniSINDOKMA

El programa de actividades se completa con la sección miniSINDOKMA, en la que, durante el fin de semana, la academia de pintura Pinta València desarrollará el taller continuo ‘Dibujos y letras’, al igual que, el domingo 27 a las 12:00, la escritora y editora eslovena Barbara Pregelj se encargará de realiza el cuentacuentos ‘El anillo mágico’ (Editorial Malinc), de Peter Sventina.

EXPOSCIÓN ‘Llibres objecte eines d’art’

Igualmente, la Associacó Nous Comportaments Artistics (ANCA) expondrá en el claustro y el deambulatorio de La Nau ‘Llibres objecte eines d’art’, una muestra de piezas originales de carácter escultórico, comisariada por el artista Francesc González, en la que, desde diversas maneras de concebirse, el libro se convierte en el principal protagonista.

SINDOKMA Festival del Libro es un proyecto coorganizado por MAKMA Revista de Artes Visuales y Cultura Contemporánea; la Asociación de Profesionales para la Acción Cultural Contemporánea (APACC); la Conselleria d’Educació, Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana –a través de la Dirección General de Cultura y Patrimonio–; y el Centre Cultural La Nau de la Universitat de València; Cuenta con el con el patrocinio del Ajuntament de València y la Fundación Cañada Blanch, y la colaboración de #Ecomunicam, El Caballero de la Blanca Luna, Pinta, la Universitat Politècnica de València y la Cafetería de La Nau.

Un instante de la tercera edición de SINDOKMA Festival del Libro, celebrada en octubre de 2018 en el Centre Cultural La Nau.

MAKMA

La habitación oscura e inquietante de Greta Alfaro

Premio Col·lecció Cañada Blanch
‘Tempus Quietare. Voluntat contemplativa i art’, comisariada por Ricard Silvestre
La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. València
Hasta el 27 de octubre de 2019

El tiempo sereno y contemplativo frente a ese otro tiempo convulso de las prisas. Ricard Silvestre, como comisario de la exposición elocuentemente titulada Tempus Quietare, ha seleccionado obras de 18 artistas pertenecientes a otras tantas galerías valencianas de arte contemporáneo que conforman LaVAC, con el fin de someter a juicio esa temporalidad en sus dos registros opuestos. “El objetivo fundamental de la exposición es poner de manifiesto la necesidad de una voluntad contemplativa en el espectador, cuyo ejercicio se inscribe en la vivencia de un tiempo sereno frente a la inquietud del tiempo fugaz y consumible”, subraya Silvestre.

European Dark Room, de Greta Alfaro.

Y como símbolo de esa quietud inquietante, nadie mejor que Greta Alfaro, en quien ha recaído precisamente el Premio Col·lecció Cañada Blanch, que la Fundación homónima concede desde hace seis años a artistas que exponen sus trabajos en alguna de esas 18 galerías. Un premio de adquisición que la entidad presidida por Juan Viña otorga como muestra de su “firme compromiso con el futuro de la promoción artística, al dinamización del arte contemporáneo y el pensamiento crítico”. 

Un pensamiento crítico que Silvestre sintetiza en ese título de ‘Tempus Quietare’ por oposición a ese otro tempus fugit, al que se refirió el vicerrector de Cultura, Antonio Ariño, y sobre el que profundiza el propio comisario: “El del arte no es un tiempo utilitario, sino un tiempo por sí mismo y al cual se abandona el espectador”. La obra con la que Alfaro ha logrado el premio Cañada Blanch, correspondiente a la Galería Rosa Santos, ahonda en esta percepción, mostrando una oscura habitación bañada en un marrón oscuro, que parece detenida en el tiempo para observar con calma la parálisis a la que nos convoca esa estancia inquietantemente vacía.

Miembros del jurado, comisario de la exposición y responsables de Fundación Cañada Blanch y Centre Cultural La Nau. Imagen cortesía de La Nau.

“Fotografía y video, sin aditamentos formales, recuerdan lóbregos episodios, deteniéndose desde un encuadre fijo de brillos pringosos”, tal y como describe la obra el propio Silvestre, quien reclama del espectador “un pensar activo”, que subraya mediante la palabra con-templación. Un tiempo “liberado” y en el cual “se sucedan las ideas y sus relaciones para que la habitación no sea una mera caja oscura”. Tiempo detenido por efecto de ese color pringoso con aroma a chocolate, que mezcla lo dulce y lo amargo de un espacio inmóvil de tan viscoso.

El resto de piezas seleccionadas para la exposición ‘Tempus Quietare. Voluntad contemplativa y arte’, dialogan en este mismo sentido. Así lo hace ver Silvestre, que invita a surcar las obras y los artistas reunidos en la Sala Estudi General de La Nau, con el fin de acceder a ese “tiempo aquietado que entendemos dilata y prolonga la duración” de cada una de las piezas, ensanchando “su belleza a través del recogimiento estético más ocioso”. Artistas como Anna Bella Geiger, Antoni Tàpies, Helga Grollo, Nacho Carbó, Victoria Santesmases, Claudio Zirotti, Hamish Fulton, Cristina Almodóvar o Hugo Martínez-Tormo, por citar algunos de los seleccionados, se hacen eco de ese tiempo agitado de la contemporaneidad, ofreciéndose como resistentes del mismo a través de su obra como vehículo del sosiego contemplativo.

Dos de las obras finalistas del Premio Col·lecció Cañada Blanch. Foto: Makma

La exposición, organizada por la Fundación Cañada Blanch, el vicerrectorado de Cultura de la Universitat de València y LaVAC (Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de la Comunidad Valenciana), en colaboración con la Universitat Politècnica de València, reúne tanto la obra ganadora de Greta Alfaro, cuyo galardón está dotado de 7.000 euros, como las de los 17 artistas restantes, permaneciendo en La Nau hasta el 27 de octubre. Seis ediciones de un premio que este año cuenta con la novedad de la identidad gráfica creada por Antonio Ballesteros, basada en una serie de puntos rojos, símbolos de la compra de obras en las galerías, agrupados “a modo de mecano” con el que poder jugar para crear diferentes composiciones. Una identidad “duradera, versátil, que transmita confianza y que no resulte aburrida”, según explicó el propio autor.

La Col·lecció Cañada Blanch, que viene creándose desde hace varios años, ahora en torno a los artistas que exponen en LaVAC, pretende fundamentarse en el criterio de los propios comisarios y las galerías, según dio a entender Juan Viña. De esta manera, frente a la más ecléctica selección de obras, se impone en los dos últimos años la argumentación de los comisarios, empezando por Ricardo Forriols, encargado en la pasada edición de dicha selección, y continuando con Ricard Silvestre, quien se refirió al “carácter reivindicativo” de las obras en el marco de esa temporalidad sosegada: “Que sea la contemplación la que te lleve a eso”.

European Dark Room, de Greta Alfaro.

Salva Torres

Luces y sombras del tebeo

Jornadas de Cómic de València
Centre Cultural La Nau
C / Universitat, 2. València
Del 27 al 29 de septiembre de 2019

Los auténticos héroes del cómic en Valencia no llevan mallas ni capa y se afeitan todos los días. Son un puñado de fans de las historietas, no llega al medio centenar, que rondan los cuarenta tacos y que en 2012 crearon la Asociación Valenciana del Cómic (Asovalcom)  para difundir el universo de las viñetas. “Los hábitos de lectura han descendido mucho entre niños y jóvenes por la irrupción de los dispositivos electrónicos, y eso afecta también al cómic”, dice José Vicente Pellicer, presidente de Asovalcom. “Ya ni siquiera hay dibujos animados en la tele. No sabemos lo que puede pasar dentro de quince o veinte años. Como el tema nos preocupa, hemos pensado organizar una exposición itinerante por los colegios que la soliciten para acercar las historietas a los escolares, aunque no sabemos todavía si el proyecto será posible”.

Cartel de las Jornadas de Cómic de Valencia 2018. Imagen cortesía de la organización.

Lo que sí está en marcha, y a lo grande es la octava edición de las Jornadas de Cómic de Valencia que se celebran este fin de semana en un nuevo emplazamiento con el beneplácito de la Universitat de València,  el Centre Cultural La Nau. Asovalcom se alía este año con el Aula del Cómic de la Universitat de València y la Cátedra de Estudios del Cómic Fundación SM-Universitat de València para potenciar sus actividades y programa, que busca convertir la divulgación del noveno arte en auténtica celebración festiva del cómic, con una amplia representación de editoriales y librerías y, fundamentalmente, de autores y autoras de cómic. 

“Además del prestigio y reconocimiento a nuestra labor que representa el apoyo académico, el nuevo emplazamiento nos permite ampliar el contenido de las jornadas”, explica Pellicer. “En vez de dos, tendremos tres talleres infantiles a cargo de Dialoga2 y Equipo Tebeo, y uno organizado por los responsables de Tenderete en el que los niños aprenderán cómo se elabora un fanzine. En vez de dos exposiciones, habrán cinco que incluyen recorridos didácticos con los autores en los que se plasma el proceso creativo de la obra, desde la idea original y el borrador al guión tinta y acabado”.

La Sala Oberta del Centre Cultural La Nau acogerá una muestra triple:  Abuelas, inventoras y vampiras que reúne la obra de tres autores valencianos de plena actualidad. Ana Penyas (Valencia, 1987), Premio Nacional del Cómic 2018, presenta los originales de su galardonada obra Estamos todas bien; Ángel Muñoz (Quart de Poblet, 1978) es el dibujante de Objetivo Hedy Lamarr, realizado junto a Ricardo Vilbor y Abel Pajares, de la que se presenta también una selección de originales. Por último, el dibujante Juanjo Cuerda (Quart de Poblet, 1978) muestra el proceso creativo del cómic infantil Cecilia Van Helsing. La dieta del vampiro, realizado sobre guiones de Julio Serrano. 

Ambientes de las Jornadas de Cómic de Valencia, en una sesión de firmas. Imagen cortesía de la organización.

Las jornadas se celebrarán el viernes de 17 a 20 horas, el sábado de 10.30 a 19 horas y el domingo, de 11 a 13 horas, con  numerosos invitados que hablarán de su trabajo y realizarán sesiones de firmas. Entre los autores y autoras: Manel Fontdevila, Juanjo Cuerda, Borja González, Núria Tamarit, MacDiego, Xulia Vicente, Juanfer Briones, Soy Cardo (Ana Macías) , Paco Zarco y Fran Mengual.

Sólo faltan a la cita por cuestiones personales el belga Hermann y Ana Penyas. También intervendrán: Manel Fontdevila, Borja González, Guillermo Mogorrón, Rubén Gil, Ángel Muñoz, Jose Fonollosa, Paco Zarco, Martín López Lam, Francisco Mengual…

“La zona comercial estará muy concurrida, con secciones dedicadas a las editoriales, tiendas físicas y on line y a los traductores”, comenta Pellicer. En cuanto al momento que viven los creadores valencianos del noveno arte, opina que es dulce, “con buenas perspectivas y un rico caldo de cultivo, aunque no es fácil vivir de las viñetas y casi todos deben dedicarse a otra cosa en paralelo”. Luces y sombras del cómic. ¿La escasez de nombres femeninos se podría considerar una sombra?

En todo caso, una mujer firma el cartel de esta edición, en el que no puede faltar la efigie del gato Pumby. Es Natacha Bustos,  conocida por su novela gráfica Chernóbil. La zona y su trabajo en series de Marvel como Moon Girl & Devil Dinosaur o Spider-Woman. Colaboran en el evento: Fundación Divina Pastora, el Ajuntament de València, la Biblioteca Valenciana, la Generalitat Valenciana y Cómic de Colección.

Cartel de las Jornadas de Cómic de Valencia de esta octava edición 2019. Imagen cortesía de la organización.

Bel Carrasco

Las diversas Españas que afloran en Russafa Escénica

Russafa Escénica
Festival de otoño de las artes escénicas
Diferentes espacios de Valencia
Del 19 de septiembre al 6 de octubre de 2019

Antonio Ariño, vicerrector de Cultura de la Universitat de València, se refirió a la “ciudadanía cultural” como expresión del objetivo mantenido por ciertos colectivos de extender los derechos civiles a la cultura, en clara alusión al papel que durante estos nueve años ha venido jugando el festival de otoño Russafa Escènica, cuando la crisis económica y la abulia política amenazaban con desintegrar el tejido cultural valenciano. Una ciudadanía múltiple, diversa y plural en cuanto a sus identidades, y tan plural “como las Españas” a las que, según Ariño, aludía el lema de la novena edición del certamen teatral.

Sin embargo, la temática de Russafa Escénica, que del 19 de septiembre al 6 de octubre se celebra en diferentes salas y espacios de la ciudad de Valencia, se plantea en singular: España. Jerónimo Cornelles, director artístico del festival, se refirió a ello aduciendo que, tras debatirlo en el seno del equipo organizador, optaron por que resultara en singular, “para que fueran los propios artistas quienes lo decidieran” con sus diferentes propuestas. Y las hay de todo tipo, tratando temas relacionados con la violencia de género, la precariedad laboral, la prisión permanente revisable o los desaparecidos, víctimas del franquismo, que es de lo que se ocupa, precisamente, la obra de Xavo Giménez y María Cárdenas (La Teta Calva), Historia de una cuneta, como producción propia del Invernadero.

Cartel de ‘Historia de una cuneta’, de La Teta Calva, el Invernadero de Russafa Escénica. Imagen cortesía de la organización.

De esa España plural ya se han vertido algunos comentarios diríase históricos y de relumbrón. Como el de Otto von Bismarck, artífice de la unificación alemana, cuando dijo: “España es el país más fuerte del mundo, los españoles llevan siglos intentando destruirlo y no lo han conseguido”. Sentencia que liga con esta otra más popular: “España de mis amores, cuánto te odio”. Aunque Russafa Escènica quizás vaya más en la senda de esta otra de Manuel Azaña, presidente de la Segunda República: “Si los españoles habláramos sólo y exclusivamente de lo que sabemos, se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar”.

Con silencio o sin él, lo cierto es que los organizadores de Russafa Escènica hablan de lo que saben y mucho: de teatro en sus diversas modalidades. Y, a través de él, reflejan esa pluralidad de enfoques que enriquecen la cultura y que el festival despliega en sus espectáculos dentro del propio barrio de Russafa (In), y en diferentes espacios de la ciudad (Out). Lo hacen con cada vez más recursos, porque, como destacó Ariño, “es un festival consolidado y de un extraordinario dinamismo”, aunque el Institut Valenciá de Cultura no lo haya entendido así este año: “Esto es una fiesta, porque estamos a punto de arrancar la novena edición, pero hay que decir que hemos recibido un 40% menos por parte del IVC, que se ha quedado en un 20% tras las alegaciones presentadas”, proclamó Cornelles. 

Responsables de Russafa Escénica y cargos institucionales, tras la presentación del festival de otoño en La Nau. Imagen cortesía de la organización.

“No lo entiendo y no lo voy a entender nunca. Tenemos problemas de liquidez, pero somos un festival solvente, por eso el banco nos adelanta 40.000 euros”, subrayó. “Todos los años parece que estemos llorando, pero lo cierto es que deberíamos ser conscientes de esta realidad. La Administración pública no ha hablado con nosotros para abordar este tema, que es complejo”, explicó Dídac Doménech, director de producción del certamen. “El modelo de financiación debe cambiar”, apuntó Ariño.

A pesar del problema presupuestario, Russafa Escènica vuelve a ofrecer un atractivo programa con 15 espectáculos dentro del barrio, en espacios como Sala Russafa, Sporting Club, Gris Estudio d’Emmarcació, La Boulangerie o Café Artysana, y otra veintena fuera de Russafa, en lugares tan emblemáticos como el Teatre Principal, la Sala Matilde Salvador, La Mutant, el MuVIM, Sala Off, SGAE, Rambleta, Fundación Bancaja o el Centre del Carme. Un conjunto de obras dirigidas por un puñado de ya reconocidos nombres de la escena valenciana como los propios Xavo Giménez, María Cárdenas o Jerónimo Cornelles, junto a Sonia Sahuquillo, Paola Navalón, Iria Márquez, Jaime Bayo, Antonio Valls, Sonia Alejo o Aurora Diago, entre otros.

Salón de actos de La Nau durante la presentación de Russafa Escénica. Imagen cortesía de la organización.

Historia de una cuneta, de La Teta Calva, es la producción propia de Russafa Escènica realizada con alumnos del último año de las escuelas de teatro de València.  “Invernadero tiene valor el proyecto en sí. Es único y pionero. Está hecho con gente de las escuelas, que se enfrentan por primera vez a una propuesta escénica”, remarcó Cornelles, solicitando que un formato así pudiera entrar en el régimen de ayudas económicas, lanzando un “por favor” a modo de proclama. 

El Festival de Tardor de Valéncia se completa con una serie de actividades paralelas, que desgranó Ana Sanahuja, coordinadora de estos eventos, entre las que destacan el III Premi SGAE de Dramatúrgia, tres talleres profesionales de formación y el Cinema Fòrum con la proyección de la película The Trip to Spain, que moderará Daniel Gascó. Russafa Escènica también se hace eco del fallecimiento del fotógrafo José Luis Abad, a quien recuerdan emotivamente en el programa como “profesional, compañero y amigo”. De una de esas Españas aludidas en la temática de este año, la de interior toledana, procedía Abad. 

Imagen promocional de ‘Historia de una cuneta’, de La Teta Calva, por cortesía de Russafa Escénica.

Salva Torres

Tras la brecha generacional de Echanove y Gómez

‘Dos miradas, dos generaciones’
Diálogos Cañada Blanch
Con Juan Echanove y Ricardo Gómez, moderados por Carlos del Amor
Centre Cultural La Nau
Universitat 2, València
Jueves 12 de septiembre de 2019

La solvencia en el trabajo para apostar por generaciones más jóvenes. Según el actor Juan Echanove, esa es la clave para derribar la brecha generacional en el escenario. “Cuando te subes a un escenario sabes quién es capaz de soportar la responsabilidad de crear un personaje que va a contar una historia con otros y yo sé que Ricardo Gómez lo es, aunque haya una diferencia de edad de más de 25 años’’; así lo ha explicado Echanove en el inicio de la temporada de Fundación Cañada Blanch, que ha tenido lugar en el Paraninfo del Centre Cultural La Nau ante más de trescientas personas.

Desde la mirada de Echanove, la generación de Gómez tiene una particularidad y es que está vacía de vanidad. Además, cuenta con un alto grado de libertad, portabilidad e información y sus integrantes son más responsables y creativos. Sin embargo, el actor más joven, aunque ha coincidido con su compañero, ha insistido en que “debemos esforzarnos el triple”, por lo que es complicado decir que no –principalmente en el ámbito laboral–, ya que “nos encontramos con demasiadas personas esperando a quedarse con nuestro sitio”.

El ciclo de #DiálogosCañadaBlanch ha contado con la presencia de los dos actores y del periodista cultural Carlos del Amor, que ha sido el encargado de moderar esta conversación. Del Amor ha señalado que, aunque es evidente la brecha generacional que existe entre ambos, viendo su relación “esa distancia desaparece”. Así lo han podido comprobar los asistentes en las proyecciones que han repasado su último trabajo juntos, ‘Rojo’, una obra teatral que los ha llevado por toda la geografía nacional, así como sus respectivas trayectorias.

Paula Sánchez, directora de Fundación Cañada Blanch, ha sido la encargada de presentar a los invitados. Durante su intervención, Sánchez ha querido subrayar el papel que, actualmente, juega esta institución como agente cultural. “Aprender a mirar es una de las posibilidades que nos ofrece un diálogo entre estos intérpretes. Por eso, desde Fundación Cañada Blanch apostamos por actividades como estas. Es innegable que nos enriquecen a todos”, ha comentado la directora.

De este modo, Juan Echanove y Ricardo Gómez se suman a la lista de personalidades con las que Fundación Cañada Blanch ha tenido la oportunidad de trabajar y que han permitido que uno de los objetivos de esta entidad se cumpla: impulsar la cultura y acercarla a la sociedad. Anteriormente, la directora de cine Isabel Coixet, la escritora Espido Freire y el actor Juan Diego Botto también han formado parte de las actividades de Fundación Cañada Blanch.

Ricardo Gómez, Carlos del Amor y Juan Echanove durante un instante de los Diálogos Cañada Blanch en el Centre Cultural La Nau. Fotografía cortesía de la Fundación Cañada Blanch.

MAKMA

Europa al desguace

Una canço per a Europa
Escena Erasmus
Josep Valero
Centre Cultural La Nau y diferentes localidades de la Comunitat Valenciana
Junio y julio de 2019

Cada fin de curso desde hace siete años el proyecto Escena Erasmus abre el telón para mostrar la imagen más candente de Europa y suscitar la reflexión y el debate sobre una realidad que nos concierne a todos. Después de escenificar en pasadas ediciones el conflicto de los refugiados la pieza teatral montada en  2019,  ‘Una cançó per a Europa’ viaja a un futuro cercano, al 2023 para reflejar un hipotético triunfo de los populismos, la extrema derecha y la eurofobia en una distopía que lleva a la desmembración del espacio común europeo. 

Tras su estreno a finales de mayo en el Centre Cultural La Nau, ‘Una cançó per a Europa’ emprende una gira que le llevará a lo largo de junio y hasta mediados de julio por 17 localidades de la provincia de València y otros cuatro teatros de Castellón, Alicante, Ibi y Morella en una mini gira organizada en colaboración con el IVAJ, con dobles funciones para estudiantes y público en general.

Una canço per a Europa. Imagen cortesía de Escena Erasmus.

“La obra es una comedia con danza y música en directo que refleja el ambiente complicado que hoy vive Europa”, dice Josep Valero. director de Escena Erasmus. “Se plantea lo que podría ocurrir si la extrema derecha se alzara con el poder con toques ácidos, humorístico, simbólicos y también con su lógica dosis de drama”.

Enfrentamientos, discusiones, populismos, fronteras crecientes, amenazas, bajeza moral, colapso, banderas renovadas, sonrisas torcidas. ¿Camina Europa hacia un nuevo abismo? ¿Llegamos al final de un largo tiempo de paz? ¿Podemos salir de esta encrucijada? El montaje está dirigido por Javier Sahuquillo sobre textos escritos por dramaturgos de la escena valenciana: Guada Sáez, Begoña Tena, Sònia Alejo, Sara Acàmer y Daniel Tormo. Por primera vez cuenta con la colaboración de un autor madrileño, Ignacio García May y un autor italiano, Michele Ruol. Lo interpretan 16 actores y actrices de siete nacionalidades diferentes (Etiopía, Alemania, Noruega, Gambia, Italia, Francia y España), que demuestran sobre el escenario que es posible trabajar juntos y superar las diferencias.

Una canço per a Europa. Imagen cortesía de Escena Erasmus.

Fueron seleccionados a principios de curso en un casting al que se presentaron 300 estudiantes Erasmus la mayoría sin formación dramática previa. El único que repite es Momodou Dibba de North Bank, Gambia, que llegó a a Valencia como refugiado y ahora está en proceso de integración gracias en gran medida a su actividad teatral. Los jóvenes intérpretes seleccionados pasan por un taller de formación actoral y luego a la fase de producción, que este año ha contado con un equipo creativo más amplio, con profesionales de Polonia e Italia. En esta obra también bailan según una coreografía inspirada en Pina Baus que es un enérgico desafío a la pasividad de ciertas clases sociales ante una situación insostenible.

“No hay referencia directa a los nombres de los partidos de derecha que todos conocemos, pero sí alusiones cromáticas”, dice Valero. “Hay siete personajes que representa los siete pecados capitales en torno al que se hace llamar Emperador de la Europa Viva y, a través de ellos se denuncia la pasividad y desidia de las clases medias representadas en una escena especialmente sombría por unos buitres que velan un cadáver…El cadáver de Europa”.

En los últimos tres años el espectáculo ha pasado de representarse en nueve pueblos a verse en 17. “Hacemos llegar la sensibilidad europea a las ciudades pequeñas y pueblos, y estamos muy satisfechos porque siete de cada 10 habitantes en ciudades de menos de 5.000 habitantes han visto nuestros espectáculos”, concluye Josep Valero.

Una canço per a Europa. Imagen cortesía de Escena Erasmus.

Ademas de Valencia el espectáculo visitará: Barx, Bétera, Chera, Ontinyent, Siete Aguas, La Pobla Llarga, Villar del Arzobispo, Atzeneta d’Albaida, El Genovés, Albalat de la Ribera, Quartell, Bugarra, Gandia,  Moixent, Vallada y Bocairent. 

Los actores y actrices son: Nicolás Aranda (Sta. Cruz de Tenerife, Canarias), Hanna Assefu (Etiopía), Lucy Bigard (Île-de-France, Francia), Simona Bongiorni (Lombardía, Italia), Momodou Dibba (North Bank, Gambia), Martin Gast (Franken, Alemania), Mari Holmsen (Vestfold, Noruega), Annkathrin Jantz (Hessen, Alemania), André-René Knobloch (Karlsruhe, Alemania), Adriana Morbiducci (Île-de-France, Francia), Elena Pardo (l’Horta Sud), Celia Burgos (la Vall d’Albaida), Helena Ramon (l’Horta Nord), Quentin Rodriguez (Picardie, Francia), Bruno Tortosa (la Costera) y Raquel Violero (la Marina Alta).

El proyecto Escena Eramus ha recibido el Premio Europeo Carlomagno de la Juventud 2011, el Premio Talento Joven 2018 y el Premio Europeo del Patrimonio 2018 de la PEARLE Live Performance Europe.

Una cançó per a Europa. Imagen cortesía de Escena Erasmus.

Bel Carrasco