Alexandria o el rastro que dejamos en la red

Alexandria, de Mertxe Aguilar y Guadalupe Sáez, bajo dirección de Juan Pablo Mendiola
Teatro Rialto
Plaza del Ayuntamiento, 17. València
Del 9 al 25 de noviembre de 2018

El Instituto Valenciano de Cultura presentado su nueva producción ‘Alexandria’, la primera de las seis que se estrenarán en el Teatro Rialto de València a lo largo de la temporada 18/19, en una apuesta sin precedentes por la producción propia. Además, un total de otros 11 espectáculos se presentarán en los teatros del IVC de Castellón y Alicante durante esta temporada, con la consiguiente contratación de cerca de 90 intérpretes y sus respectivos equipos artísticos.

Siguiendo las directrices del proyecto del director adjunto de Artes Escénicas del IVC, Roberto García, las seis producciones del Teatro Rialto giran alrededor del concepto de identidad afrontado desde diferentes ángulos estéticos y temáticos. Concretamente, ‘Alexandria’ reflexiona sobre nuestra identidad digital.

Cristina Fernández en 'Alexandria'. Imagen cortesía del Teatro Rialto.

Cristina Fernández en ‘Alexandria’. Imagen cortesía del Teatro Rialto.

Con esta nueva apuesta del Rialto, también se cuenta con una unidad estética, ya que los carteles de todas las producciones son obra del diseñador Jaume Marco. Asimismo, destaca una marcada presencia femenina en la programación, tres espectáculos serán dirigidos por mujeres y tres por hombres, y de los seis textos, cinco son de autoría femenina. Roberto García señaló que “el IVC es el único teatro público que sistemáticamente hace castings y audiciones para la selección de los actores y las actrices de todas las producciones”.

‘Alexandria’, el espectáculo escrito por Guadalupe Sáez y Mertxe Aguilar, dirigido por Juan Pablo Mendiola e interpretado por Victoria Salvador, Jaime Linares, Cristina Fernández Pintado, Mertxe Aguilar y Victoria Mínguez, presenta un puzzle de historias llenas de intensidad dramática que tocan temas tan candentes como el rastro que dejamos en la red, el tráfico de datos y la difusa frontera entre verdad, mentira y manipulación en redes sociales y plataformas digitales. El espectáculo, de gran potencia visual, juega con técnicas de video mapping para reflejar el mundo multiplataforma en el que estamos inmersos.

Según señaló el equipo del espectáculo, se trata de un trabajo horizontal, en el sentido de que el director ha estado en todo momento en contacto con las autoras mientras ellas escribían el texto. Esta proximidad ha generado unas sinergias muy enriquecedoras para el resultado final. También apuntaron que es un espectáculo complicado de interpretar en el escenario, ya que los actores conviven con siete cámaras que los graban en directo, por lo que deben hacer una actuación que se sitúa entre lo teatral y lo cinematográfico, además en un escenario muy complejo y con muchos lenguajes diferentes conviviendo.

Con ‘Alexandria’ se pone en marcha el proyecto ‘Habitem el Rialto’, un ambicioso proyecto de desarrollo de audiencias que creará una comunidad de espectadores fundamentalmente joven conectada con los procesos de creación y exhibición de las diferentes producciones.

‘Habitem el Rialto’ busca crear públicos activos y ya se está desarrollando en diferentes ámbitos, como en institutos de Educación Secundaria, en la Universidad de València, en escuelas de Arte Dramático y en colectivos juveniles. El proyecto generará dinámicas activas, experiencias colaborativas y actividades conectadas con los espectáculos, además de la ocupación del Rialto como un espacio de encuentro y de vida sociocultural más allá de su función de sala de exhibición de montajes.

Victoria Salvador en 'Alexandria'. Imagen cortesía del Teatro Rialto.

Victoria Salvador en ‘Alexandria’. Imagen cortesía del Teatro Rialto.

Las trampas de la memoria

Dystopia, de PanicMap
Las Naves
C / Juan Verdeguer, 16. Valencia
Del 16 al 18 de septiembre de 2016

La tecnología siempre es un arma de doble filo, especialmente en el mundo del arte. Igual ayuda a potenciar la expresividad del artista que puede contribuir a anularla, como ocurre en tantos filmes que son una mera sucesión de trucos y efectos especiales sin apenas sustancia. Cuando se trata de las artes escénicas lograr una armoniosa conjunción entre arte y tecnología es un asunto delicado. Un osado experimento que muy pocos se arriesgan afrontar. La compañía valenciana PanicMap, creada por Juan Pablo Mendiola y Margarita Burbano en 2012, ha demostrado estar muy capacitada para ello. Pero siempre desde el pánico, el vértigo, el miedo a la página en blanco, de ahí su nombre. “Un pánico que hay que solventar a base de trazar un mapa, una hoja de ruta”, dice Mendiola.

Tras el éxito obtenido con su primer montaje, Harket y tras cuatro años de intenso trabajo regresan a los escenarios con Dystopia protagonizada por Cristina Fernández y Ángel Fígols que inicia mañana la nueva temporada de Las Naves.  Tres únicas funciones hasta el domingo. Tres ocasiones de ver algo diferente sobre el escenario.

Cartel de Dystopia, de PanicMap. Imagen cortesía de Las Naves.

Cartel de Dystopia, de PanicMap. Imagen cortesía de Las Naves.

“Dystopia es un viaje emocional de dos personajes en el que nada es lo que parece”, dice Mendiola. “Un laberinto de espejos en el que se ven atrapados y que distorsiona su identidad. La obra reflexiona sobre la memoria. Sobre la necesidad que a veces tenemos de crear una realidad paralela a la auténtica cuando no estamos satisfechos con nuestros propios recuerdos, cuando aquello que nos rodea se descompone a trozos, cuando nuestro presente nos parece un futuro distópico de nuestro pasado. El protagonista se adentra en un laberinto de espejos emocional, en el que le cuesta reconocerse”.

El resultado es un teatro radicalmente contemporáneo que indaga en nuevos lenguajes, sin dejar por ello de buscar la emoción y la reflexión del espectador. Con técnicas innovadoras  construye sobre el escenario historias e imágenes  atractivas y sorprendentes.

A la escenografía convencional se suman proyecciones de mapping 3D y vídeo en directo “que permite transformar el espacio tanto a nivel plástico como emocional”, señala Mendiola. “Mi objetivo es buscar un diálogo entre tecnología y emociones. Lo tecnológico es frío y son los actores los que calientan el ambiente. En este caso, tanto Cristina como Ángel se desdoblan en un auténtico tour de force. Se puede decir que los he exprimido a fondo”, bromea el director.

Ambos mantienen un intenso duelo interpretativo en escena, proyectándose  en unos papeles de gran exigencia emocional y física. Los protagonistas se trasladan a diferentes lugares y momentos interactuando con los elementos visuales que los envuelven en el escenario y descubriendo poco a poco los límites de su propia realidad. En suma, Dystopia profundiza en la búsqueda de un lenguaje multidisciplinar en el que se entrelazan dramaturgia, danza, live cinema y video mapping para dar forma a un rompecabezas escénico.

Dystopia, de PanicMap. Imagen cortesía de Las Naves.

Dystopia, de PanicMap. Imagen cortesía de Las Naves.

Mendiola se inició en Teatre de l’Horta con Roberto García y más tarde montó un par de obras para Maduixa. PanicMap nació en plena crisis y a partir de ahí todo ha ido si no a mejor, sí al menos no a peor. “La sensación que tenemos es que la crisis va remitiendo, aunque tampoco se acaba de ver el sol”, comenta. “Nos encontramos en un impase, esperando a Godot. Hay esperanza pero también cierto recelo. El cambio de gobierno se ha traducido en un diálogo más abierto, lo que se podría llamar ‘escucha activa’ por parte de las instituciones y somos conscientes de que se han dado pasos hacia delante.  Se ha incrementado el presupuesto que apoya la cultura pero todavía hay que mejorar su formulación y distribución”.

Una vez estrenada en Valencia Dystopia seguirá el circuito habitual de festivales como Harket. Con su primer montaje PanicMap recorrió parte de la geografía nacional pasando por varios festivales.  Estuvo en Fira Tàrrega, TAC de Valladoli, Burgos Escena Abierta, MADferia, Danza Xixón y Mostra de Teatre d’Alcoi. Tambien recibó el Premio BBVA de Teatro al mejor espectáculo y a la mejor actriz, Cristina Fernández.

“Cuando actuamos en teatros de gran aforo como El Principal de Valladolid hicimos subir el público a escena, unas 150 personas para crear mayor intimidad y proximidad ”, recuerda Mendiola, que también recibió el Premio Max al mejor espectáculo infantil de 2015 por Dot, de Maduixa Teatre, y la candidatura como mejor autor revelación por Harket.

Dystopia, de PanicMap. Imagen cortesía de Las Naves.

Dystopia, de PanicMap. Imagen cortesía de Las Naves.

Inmersión en ‘Dystopia’

“Sé lo que necesitas. Un leve balanceo. Un pequeño impulso que te ponga en movimiento.” Se abre el telón y aparece un fragmento del rincón de una habitación inacabada en medio de ninguna parte. Los espectadores se adentran en un bucle emocional en el que memoria, realidad y ficción están en constante lucha. Los personajes también en continua construcción. ¿Qué haces cuando crees vivir en un presente que no es el que te pertenece?

Transformamos los recuerdos y construimos una realidad propia, alternativa.  Al transformar nuestra memoria alteramos también nuestra identidad. ¿Qué margen de error hay entre la realidad y lo que recordamos de ella? “No tienes una grabadora sobre los hombros. Lo siento. No eliges un cassette, le das al play y reproduces exactamente lo que has vivido.”

Dystopia, de PanicMap. Imagen cortesía de Las Naves.

Dystopia, de PanicMap. Imagen cortesía de Las Naves.

Bel Carrasco