Luis Galbis: Paseo por la ciudad imaginaria

‘Entre tu casa y la mía’, de Luis Galbis
Lanevera Gallery
Puerto Rico, 46. València
Del 17 de septiembre al 16 de octubre 2020
Martes 8 de septiembre

Lanevera Gallery apaga el congelador donde el confinamiento paralizó su actividad  y enciende los motores de la nueva temporada proponiendo un paseo por una ciudad irreal concebida por el polifacético artista olivense Luis Galbis Fuster. ‘Entre tu casa y la mía’ reúne entre 25 y 30 ilustraciones sobre papel y cerámica que plasman su característico estilo de trazo limpio y deliberada simplicidad infantil. Este proyecto lo culminó en un par de meses a más de 30 grados de temperatura y está pensado ‘ex profeso’ para  la sala de Lanevera.

Luis Galbis,
Luis Galbis, como parte de su propia obra. Imagen cortesía de Lanevera y Galbis.

“Se trata de un pequeño paseo por una ciudad inventada, una serie de obras inspiradas en algunos de los rincones que cada uno guarda en su memoria y que son capaces de evocar recuerdos y sentimientos”, dice Galbis. “Los espacios que transitamos quedan impregnados de nuestras vivencias convirtiéndolos en parte de nuestra historia personal. Cuando caminamos construimos un mundo propio, aunque muchas veces recorramos nuestros trayectos diarios de forma automática. Los espacios que nos separan son también los que nos unen”.

El Mercado Central es el único referente reconocible a primera vista en este recorrido casual, en el que también se esconde un fragmento de Oliva su ciudad natal. Así, el viaje por la ciudad imaginaria se materializa en un conjunto de obras propuestas a modo de retablo cerámico resultando una cartografía de los afectos.

Obras realizadas sobre papel y azulejo nos detallan los pequeños rincones del día a día que modelan nuestras vidas y las hacen propias, uniéndonos a su vez a las del resto del colectivo al que pertenecemos. Un dato digno de mención. Los azulejos fueron rescatados de la casa de la abuela del artista, además de una serie de tejidos a los que espera dar uso, pues Galbis es muy diestro con la aguja e hilo.

Obra de Luis Galbis. Imagen cortesía de Lanevera y Galbis.

“Me gusta hacer un poco de todo, combinar la escultura e ilustración con el diseño», comenta. «Me encantaría ampliar mi campo creativo diseñando escenografías, juguetes o textiles. Mi madre era diseñadora y creo que de su influencia procede mi obsesión por las casas. Disfruto dibujándolas, decorándolas e imagino quiénes viven en ellas. De niño jugaba a hacer planos de viviendas”.

 Después de residir cinco años y medio en Madrid, donde trabajó en varias agencias de publicidad como ilustrador, Galbis ha regresado a la ‘terreta’ para conectar con las raíces y desarrollar su carrera de artista autónomo, polivalente y mestizo en lo que a materiales se refiere. “Soy mal dibujante, y consciente de ello no me siento ante una impoluta página en blanco a hacer filigranas, sino que improviso sobre la marcha”.

Tarjeta de presentación de la muestra de Luis Galbis en Lanevera Gallery.

Es titulado en Artes Aplicadas a la Escultura por la ESAD, Licenciado en BBAA y Máster en Diseño e Ilustración por la UPV. Cuando estuvo en Lisboa en un Erasmus su pasión por la escultura derivó, a través del grabado hacia la ilustración pero sus trabajos poseen cierta tridimensionalidad matérica. Otra de sus facetas es la de ilustrador de portadas. Ha trabajado para los sellos valencianos Llibres de la Drassana y Editorial Sendemá. También ha realizado exposiciones en València, Madrid y Lisboa. Uno de sus proyectos preferidos es ‘Los hombres frívolos’ que realizó en equipo con Blanca Amorós y Juan Evaristo Boix, un conjunto de esculturas, fotos, pinturas y textos.

Con el fin de  facilitar el acceso del público manteniendo las distancias de seguridad, la exposición se inaugurará en dos fases las tardes del jueves 17 y el viernes 18 de 18 a 21 horas. Estará abierta hasta el viernes 16 de octubre de 2020 en horario de 10 a 14 y de 16 a 20 de lunes a viernes.

Obra de Luis Galbis. Imagen cortesía de Lanevera y Galbis.

Bel Carrasco

Nietos de ‘La Barraca’

Las Pequeñas Europas, proyecto de jóvenes Erasmus

Teatro en itinerancia por siete pueblos valencianos

Hasta el 16 de julio

La crisis desmanteló Las huellas de la Barraca, una interesante iniciativa de Ministerio de Cultura que, en la estela del mítico teatro ambulante de García Lorca, llevaba la cultura a los rincones más alejados de la mano de un grupo de estudiantes Erasmus. Como ha ocurrido con tantas otras historias culturales y artísticas, el proyecto feneció por falta de dinero, pero no su espíritu. Gracias a la Universitat de València y a la Diputación este verano los estudiantes con vocación dramática también difundirán un soplo de arte y cosmopolitismo por los lugares más alejados del mundanal ruido, siete pequeños pueblos valencianos de menos de 500 habitantes.

Es el proyecto Las Pequeñas Europas en el que participan 15 actores y actrices procedentes de una docena de ciudades europeas que visitarán hasta el 16 de julio un total de siete municipios con Los viajes. Sueño de una noche de Europa, un popurrí de piezas clásicas en clave de varieté musical.

Imagen de los jóvenes Erasmus del proyecto La Pequeña Europa. Imagen cortesía de los organizadores.

Imagen de los jóvenes Erasmus del proyecto Las Pequeñas Europas. Imagen cortesía de los organizadores.

“Hemos estado ya en Petres, Otos y Carrícola y concluiremos la gira en Gandía”, dice Josep Valero, uno de los productores del espectáculo junto a Daniel Tormo y Anna Marí. Alfara de la Baronía, Aras de los Olmos, Sot de Chera y Sellent son las otras localidades elegidas en función de su “implicación con la cultura y su buena acogida a nuestra propuesta”, comenta Valero. “En alguno de estos pueblos diminutos la cultura se comparte y se respira en las calles».

Los viajeros. Sueño de una noche de verano, título homenaje al genial Shakespeare, incluye  varias piezas variopintas. Una jácara de Max Aub, fundador del grupo teatral El Búho, que reflexiona en torno a la figura del avaro proyectada sobre la realidad europea; El juglar de Dario Fo, en torno al expolio de la tierra y del trabajo por parte del poder. Y como colofón una versión actual de Lisistrata en la que las mujeres se declaran en huelga de piernas cerradas hasta que finalice la crisis.

“Como traca final hemos compuesto una pieza de zarzuela muy fallera y varios números de cabaré inspirados en la realidad de los actores”, cuenta Valero. “Al final, una estudiante alemana cuenta su historia familiar que es un retrato en tres generaciones de la Europa de las últimas décadas”.

La presencia de los jóvenes actores Erasmus no se limita a la representación teatral. Después de cada función se celebran coloquios, actividades diversas, y a través de las redes sociales, la imagen de los pequeños pueblos se difunde por Europa en una original campaña de promoción turística. “Lo que más asombra a los estudiantes es el sentimiento de pertenencia que muestran los habitantes de estas pequeñas localidades, algo que ya no existe en otros lugares de Europa”, señala Valero. “La gastronomía peculiar de cada lugar y los paisajes son otros aspectos del viaje que disfrutan a tope. Una experiencia única que enriquece su visión del mundo”, concluye.

Imagen de uno de los espectáculos protagonizados por jóvenes Erasmus. Imagen cortesía del proyecto La Pequeña Europa

Imagen de uno de los espectáculos protagonizados por jóvenes Erasmus. Imagen cortesía del proyecto Las Pequeñas Europas

 Bel Carrasco