“Los ojos ven una cosa y el cerebro otra”

Monika Buch. Trayectoria (1956/2018)
Fundación Chirivella Soriano
Palau Joan de Valeriola. C/ Valeriola, 13. Valencia
Hasta el 9 de septiembre de 2018

“Nunca he tenido una exposición como ésta”, reconoce Monika Buch (Valencia, 1936). De familia alemana, procedente de la ciudad de Halle an der Saale, su infancia la pasó entre España y Alemania, en unos años en los que ambos países gozaban de una imagen teñida por la dictadura y el nazismo. “Decir que eras medio española y medio alemana, pues la verdad es que te acobardabas un poco, cuando resulta que todo tiene dos caras”. Quizás esa doblez, alejada de la simpleza con la que suelen mirarse las cosas, es la que impera en su obra, toda ella atravesada por variaciones formales y de color que fomentan múltiples percepciones.

“Los ojos ven una cosa y el cerebro otra, porque el cerebro interpreta lo que ve”, apunta quien ha dedicado toda su vida a provocar emociones mediante la geometría. “Cada vez que veo mi obra me impresiona, me asombra, porque veo cosas distintas”. La Fundación Chirivella Soriano reúne 120 obras de tan dilatado recorrido artístico en la exposición ‘Monika Buch. Trayectoria (1956/2018)’, comisariada por José Luis Martínez Meseguer y que permanecerá abierta hasta el 9 de septiembre. Una magnífica oportunidad para comprobar lo que exclama la propia artista: “¡Cómo te engaña la vista!”.

Vista de la exposición de Monika Buch. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Vista de la exposición de Monika Buch. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Meseguer ha dividido la muestra en siete apartados relacionados con sus primeros años de formación (“sorprende ya la maestría de esta etapa juvenil”), las obras lineales (“geometría pura”), las modulares, las figuras imposibles o trampantojos, las óptico-cinéticas, las casuales y las de investigación. El comisario recuerda cuando Buch llegó con 19 años a Ulm y quedó impresionada con el edificio de la escuela de esta ciudad: “En mi vida había visto algo parecido [el edificio de la Hochschule], este acontecimiento cambió toda mi vida. Lo llevo clavado en mi mente”.

¿Por qué le impresionó tanto aquel edificio? “Era una estructura con edificios bajos y una torre donde vivían los estudiantes, hecha de cemento armado gris y con ventanas de madera, que subía por una colina. Aún hoy, es un edificio estupendo cerca de un bosque”. Esa mezcla de frialdad gris y naturaleza, de organización estructural en contraste con la más primaria vegetación, de analítica y sensación telúrica, diríase que continúa en su obra, donde se da ese mismo contraste entre geometría y pasión de la que se hace eco Meseguer.

Un espectador contempla algunas de las obras de la exposición de Monika Buch. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Un espectador contempla algunas de las obras de la exposición de Monika Buch. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

De hecho, el comisario de la exposición organizada por el Consorcio de Museos y la Fundación Chirivella Soriano cita a Josef Albers y su formulación acerca del origen del arte, como reflejo de ese contraste: “La discrepancia entre el hecho físico y el efecto psíquico”. De nuevo, los ojos y el cerebro. “Primero ideo la estructura y luego la pinto, y unas veces sale como habías pensado y otras no. Y eso me emociona, porque lo que piensas en el cerebro adquiere luego otra forma”.

Monika Buch percibe este repaso a su obra como un “renacimiento de mi juventud”. Desde que se fue de Valencia con 19 años, ha transcurrido su vida en Holanda, “y ahora he tenido la sensación de volver a recuperar recuerdos de hace mucho tiempo”. Emociones que, a sus 82 años, le permiten echar la vista atrás y reconocer algo que repite en varias ocasiones: “Soy una persona muy feliz”, gracias a su trabajo, su familia y los amigos.

Vista de la exposición de Monika Buch. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Vista de la exposición de Monika Buch. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Según Meseguer, al haber abandonado Buch sus estudios de diseño, “se ha perdido una gran diseñadora industrial, pero hemos ganado una artista”. ¿Qué le parece? “Pues que si no hubiera tenido los hijos tan seguidos, hubiera tenido una carrera científica, lo cual era una gran ilusión para mí. Se han perdido cosas, pero estoy muy contenta con lo que he hecho”. Y no es para menos. Como recuerda el comisario: “Es de las pocas mujeres que se han dedicado a la abstracción geométrica en el siglo XX”.

“Dedico horas y horas a mi trabajo, con mucha paciencia”. Y Buch lo relaciona con el deporte, “que entrenan todos los días sin descanso para llegar algún día a ser campeones; se puede comparar con ello. ¡Inviertes tanto tiempo recluida en un espacio!”. ¿Y por qué esa insistencia en la investigación del acto perceptivo? “No lo puedo explicar directamente”. Y como no puede, se dedica a expresarlo a través de una obra que parte de un esquema (“tinta sobre papel, estructuras”), al que le va añadiendo colores, “sobre todo azules y verdes, por sus gamas largas, y rojos, porque me gusta cambiar de colores”.

Sus estructuras, que parecen realizadas con ordenador dado el alto grado de perfección a la hora de ejecutarlas, engañan igualmente en este sentido: “No me gusta trabajar con ordenador, prefiero trabajarlas a mano”. Un trabajo más artesanal, mediante el cual se corre el riesgo de la imperfección: “Un poco de imperfección no me molesta”, concluye Monika Buch, feliz con su trabajo y la pasión que todavía extrae de tan enérgicas geometrías.

Monika Buch. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Monika Buch. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Salva Torres

Juan Sánchez, Premio Mardel 2014

II Premio de pintura Mardel
Inauguración de exposición y resolución de premiados
Centro Municipal de las Artes de Alicante

El 4 de diciembre, Mardel presentó la exposición de los artistas galardonados del II Certamen de Pintura. La exposición recoge obra del primer premio, Juan Sánchez, así como de los autores galardonados con accésit: Javier Palacios, Keke Vilabelda, Ignacio Estudillo e Iker Lemos. La resolución premiada fue decidida por un jurado formado por Pilar Tébar, Ángel Masip, José Luis Martínez Meseguer, Luisa Pastor y José Luis Pérez Pont.

Cuadro plegable, de Juan Sánche (primer premio); Imagen cortesía de la organización.

Cuadro plegable, de Juan Sánche (primer premio); Imagen cortesía de Mardel.

Con este certamen, Mardel pretende dar la oportunidad a jóvenes intérpretes y creadores de mostrar su arte, y acceder a una ayuda económica a través de premios concedidos desde un jurado cualificado e independiente, ya sea en metálico, becas de formación o facilitando la difusión y conocimiento de su obra a través de exposiciones colectivas, audiciones musicales o lectura de poesía y narrativa corta.

Ente, de Javier Palacios (accésit); Imagen cortesía de la organización.

Ente, de Javier Palacios (accésit); Imagen cortesía de Mardel.

Panóptico acid house, de Keke Vilabelda (accésit); imagen cortesía de Mardel.

Panóptico acid house, de Keke Vilabelda (accésit); imagen cortesía de Mardel.

La música, la literatura y las artes plásticas, especialmente la pintura, están representadas en el proyecto mardel, que como fin último pretende hacer de la expresión artística una forma de comunicación y divertimento. Sería interesante asomarse a otras culturas, todas ellas con un estigma común: la capacidad humana de comprensión y respeto mutuo a través de los símbolos-lenguaje-formas-sonidos que conforman el conocimiento como medio de bienestar.

Construcción nómada, de Iker Lemos (accésit); Imagen cortesía de la organización.

Construcción nómada, de Iker Lemos (accésit); Imagen cortesía de Mardel.

Naturaleza: dos esculturas, de Ignacio Estudillo (accésit); Imagen cortesía de la organización.

Naturaleza: dos esculturas, de Ignacio Estudillo (accésit); Imagen cortesía de Mardel.

 

 

Bases II Convocatoria Mardel de pintura

II Convocatoria Mardel

Mardel es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es ayudar y promocionar a jóvenes artistas. Pretende dar la oportunidad a jóvenes intérpretes y creadores de mostrar su arte, y acceder a una ayuda económica a través de premios concedidos desde un jurado cualificado e independiente, ya sea en metálico, becas de formación o facilitando la difusión y conocimiento de su obra a través de exposiciones colectivas.

Cristina Toledo. Bag-it. Primer premio de la Convocatoria de Pintura Mardel 2013. Imagen cortesía de la artista y la organización.

Cristina Toledo. Bag-it. Primer premio de la Convocatoria de Pintura Mardel 2013. Imagen cortesía de la artista y la organización.

PARTICIPANTES
Artistas plásticos españoles o residentes en España con edades comprendidas entre 18 y 35 años a 1 de enero de 2014.

MODALIDAD
Se establece una única modalidad: Pintura

CARACTERISTICAS
Cada participante podrá presentar una sola obra a concurso de la que sea autor y propietario, y que no haya sido premiada o seleccionada en otras convocatorias, así como un breve texto explicativo de la obra (máximo 200 palabras). Se establece una medida de 100cm en su dimensión menor.

DOTACION
Un primer premio de 3.000 euros . El premio conlleva la cesión de la obra a la entidad convocante. Se concederán además tres accésits.

INSCRIPCION-RECEPCION
Primera Fase:
De 15 de septiembre a 15 de octubre de 2014 se enviará una fotografía en formato digital de un máximo de 2 Mb y 300 p.p.p. de la obra a concursar, hechas sin cristal, para la preselección.

Las fotografías se enviarán en formato .jpg a través del Boletin de suscripción que aparece en la página de mardel, junto con un dosier fotográfico en formato PDF de otras obras (entre 3 y 5) de su propia producción.

Segunda Fase
En noviembre de 2014 se comunicará los artistas seleccionados, los cuales enviarán su obra del 17 al 27 de noviembre inclusive en las condiciones y al lugar que se indica. Se realizará una exposición en el Centro Municipal de las Artes de Alicante que será inaugurada el 4 de diciembre 2014.

Las obras se presentarán bajo los siguientes condicionantes:
1. La obra deberá entregarse debidamente embalada y protegida con material resistente, reutilizable para su devolución. En el embalaje deberán figurar además los datos del remitente.

2. En el dorso de la obra deberá figurar el título y año de realización así como el nombre y apellidos del artista y fotocopia del D.N.I.

3. Cada artista podrá concurrir con un máximo de una obra, corriendo a su cargo los gastos de envío y retorno de las mismas. Las obras estarán aseguradas durante el período de exposición.

Alejandro Casanova. Bata estampada, perra y terraza. Segundo accesit de la Convocatoria de Pintura Mardel 2013. Imagen cortesía del artista y la organización.

Alejandro Casanova. Bata estampada, perra y terraza. Segundo accesit de la Convocatoria de Pintura Mardel 2013. Imagen cortesía del artista y la organización.

DIRECCION DE ENVIO
La dirección de envío y recogida es:
Centro Municipal de las Artes.
Pza. Quijano, 2 (Centro Histórico), Alicante

Se recibirán obras entre el 17 y el 27 de noviembre de 2014 inclusive en horario de 10 a14h.
Posteriormente, las obras (excepto la ganadora) deberán retirarse entre el 12 y el 16 de enero de 2015. Las no retiradas dentro del plazo fijado quedarán en propiedad de la organización convocante.

JURADO
-José Luis Martínez Meseguer. Crítico de arte y comisario de exposiciones
-Angel Masip. Artista
-Luisa Pastor. Artista
-José Luis Pérez Pont. Crítico de arte. Presidente de la Associació Valenciana de Crítics d’Art (AVCA)
-Pilar Tébar: Crítica de arte. Vicepresidenta por Alicante de la Associació Valenciana de Crítics d’ Art (AVCA)

El fallo del jurado, inapelable, podrá ser declarado desierto y se dará a conocer en la apertura de la exposición.

El hecho de participar en el concurso conlleva la aceptación de todas y cada una de las bases.

Rubén Martínez. Desmemoria. Tercer accesit de la Convocatoria de Pintura Mardel 2013. Imagen cortesía del artista y la organización.

Rubén Martínez. Desmemoria. Tercer accesit de la Convocatoria de Pintura Mardel 2013. Imagen cortesía del artista y la organización.

Ver visiones: la falta de empleo

Ver visiones. Reinterpretando el presente
Centro del Carmen
C/ Museo, 2. Valencia
Comisariado por Álvaro de los Ángeles y José Luis Pérez Pont
Hasta el 13 de julio de 2014

Roberto Mollá (Trentatres Gallery) / Jorge Carla (Galería Cuatro)
CIS: El Paro / Los problemas relacionados con la calidad del empleo

Vista de sala con obras de Roberto Mollá en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cortesía del artista y Trentatres Gallery.

Vista de sala con obras de Roberto Mollá en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cortesía del artista y Trentatres Gallery.

El insigne, y muchas veces maquiavélico, exprimer ministro del Reino Unido, Sir Wiston Churchill, padecía una aversión terrible a las estadísticas. Quizás, la más célebre de sus frases sea: «Hay ver­dades, medias verdades, mentiras y estadísticas».

Vista de sala con obras de Roberto Mollá. Foto: Nacho López. Imagen cortesía del artista y Trentatres Gallery.

Vista de sala con obras de Roberto Mollá. Foto: Nacho López. Imagen cortesía del artista y Trentatres Gallery.

Es un clamor que el desempleo y la calidad del empleo son las mayores preocupaciones de la ciudadanía. No haría el falta el apoyo de unas estadísticas aplastantes para corroborar el dato. El barómetro del CIS [Centro de Investigaciones Sociológicas], de abril de 2014, la sitúa en primer lugar de nuestras preocupaciones (80,3%). Normal, en los tiempos que corren, que el trabajo es un bien escaso.

Vista de sala con obras de Jorge Carla Bajo en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cortesía del artista y Galería Cuatro.

Vista de sala con obras de Jorge Carla Bajo en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cortesía del artista y Galería Cuatro.

Aquellos y aquellas que nos acercamos a la cincuentena, recordamos a Forges y la muy famosa frase de su personaje, Mariano, a la “macilenta”: «¿Estudias o trabajas?». Pues eran, en aquellos tiempos, incompatibles ambas actividades o al menos no muy habituales. Actualmente, lo habitual es trabajar y estudiar, para poder mantenerse y permitirse la formación.

La labor curatorial de «Ver visiones» ha unido este concepto, preocupante para todos y todas, con las obras de Roberto Mollá (Valencia, 1966) y Jorge Carla (Madrid, 1974). Ya el palabro “visiones”, (y siguiendo al DRAE) contiene la locución adverbial “ver (alguien) visiones” como: «Dejarse llevar mucho de su imaginación, creyendo lo que no hay». Esto es lo que algunos politicos matizan y, que­riendo quitar hierro, nos transmiten la idea de que se está generando empleo, por ejemplo, cuando en la realidad se está destruyendo, pues las políticas laborales y fiscales no lo favorecen, más bien al contrario, facilitan su destrucción.

Jorge Carla Bajo. Ensamblaje, 2014. Técnica mixta sobre cartón y madera. 130 x 113 cm. Imagen cortesía del artista y Galería Cuatro.

Jorge Carla Bajo. Ensamblaje, 2014. Técnica mixta sobre cartón y madera. 130 x 113 cm. Imagen cortesía del artista y Galería Cuatro.

Jorge Carla nos presenta unas burlonas piezas, unos personajes que, cuanto menos parecen mo­nigotes, y que nos presentan, a todas todas, a un individuo alienado, semejante a esos personajes convulsos de Francis Bacon (precursor de los más modernos o actuales morphins) o los más cer­canos -estilísticamente- al Art Brut de Jean Dubuffet, elementales y pueriles y, a menudo crueles (se inspiró en los dibujos de los niños, los criminales y dementes), seres infrahumanos, figuras deformes, absurdas y grotescas. Un ser alienado (vendido, comerciado, liquidado, hipotecado) por la desprotección a la que se está sometiendo. Las estructuras en cartón, se asemejan a las de los homeless o sin techo, grupo a la que esa exclase media, ahora desprotegida, que desaparece, se incorpora en dramáticas situaciones.

Jorge Carla Bajo. Cartón67, 2014. Acrílico sobre cartón y bastidor. 50 x 70 cm. Imagen cortesía del artista y Galería Cuatro.

Jorge Carla Bajo. Cartón67, 2014. Acrílico sobre cartón y bastidor. 50 x 70 cm. Imagen cortesía del artista y Galería Cuatro.

Jorge Carla examina los sueños o pesadillas con socarronería. No se ha dejado llevar por un falso optimismo. Sus piezas son libertad. Sus personajes son seres desfigurados, no exentos de una fuer­te expresividad irónica, entre lo sublime y lo ridículo. De resuelta factura, sus composiciones se resuelven con sencillez y naturalidad. Y sin embargo, nada resulta fácil en su trazo, ni en su com­presión. No da lugar a la experimentación, a la duda de la representación, al matiz.

Roberto Mollá. La rivière charrie les fils du téléphone, 2011-2012. Lápiz, rotulador, gouache y tinta sobre papel milimetrado. 75 x 106 cm. Imagen cortesía del artista y Trentatres Gallery.

Roberto Mollá. La rivière charrie les fils du téléphone, 2011-2012. Lápiz, rotulador, gouache y tinta sobre papel milimetrado. 75 x 106 cm. Imagen cortesía del artista y Trentatres Gallery.

Roberto Mollá, en un punto de vista diametralmente opuesto y confrontándose, sobre papel pau­tado, cuadriculado, milimétrico, nos parece estar dando certeza matemática, precisa, rigurosa, con unos inquietantes dibujos de tentáculos y organismos entrelazados, superpuestos, contrapuestos con sus geometrías características, en una suerte de abscisas y ordenadas, cartesianismo imposible de un imposible espacio euclídeo.

Roberto Mollá. Parasismal, 2011-2012. Lápiz, rotulador, gouache y tinta sobre papel milimetrado. 28 x 28 cm. Imagen cortesía del artista y Trentatres Gallery.

Roberto Mollá. Parasismal, 2011-2012. Lápiz, rotulador, gouache y tinta sobre papel milimetrado. 28 x 28 cm. Imagen cortesía del artista y Trentatres Gallery.

Participa en eso que se ha dado en llamar la nueva figuración. Una estética, entre surreal y ukiyo-e, que forja sobre papel crema milimetrado sobre el que dibuja, en blancos y negros, con gráficos y geometrías muy coloristas alrededor. Esto fue utilizado, en la década de 1960 y 70, por Manuel Barbadillo, cuya obra estuvo muy influenciada por la tecnología y los computadores. El uso de pa­pel cuadriculado en Roberto Mollá está, en algunos aspectos, relacionado con esto, aunque lo utili­zó por primera vez para dibujar imágenes pixeladas. Ve su trabajo como una suerte de investigación científica. La importancia de la gráfica va más allá del significado tecnológico. Sus dibujos surgen del mundo multidimensional de la gráfica. La gráfica actúa como el significante más importante de sus propios pensamientos.

Roberto Mollá. Tamatori V, 2011-2012. Lápiz, rotulador, gouache y tinta sobre papel milimetrado. 50 x 35 cm. Imagen cortesía del artista y Trentatres Gallery.

Roberto Mollá. Tamatori V, 2011-2012. Lápiz, rotulador, gouache y tinta sobre papel milimetrado. 50 x 35 cm. Imagen cortesía del artista y Trentatres Gallery.

Dibujos a lápiz muy meticulosos en varios estilos, entre el grafiti y la ilustración. La tensión entre todos estos elementos es fascinante. Impecable. De un vistazo, es gráficamente muy potente, pero también posee sutileza y meticulosidad. Deliberada. Simple. Sistematiza los sueños, regula la imaginación. Mezcla entre demencia, ingenuidad, concupiscencia, candor.

Roberto Mollá. Tamatori interlineado, 2011-2012. Lápiz, rotulador, gouache y tinta sobre papel milimetrado. 75 x 106 cm. Imagen cortesía del artista y Trentatres Gallery.

Roberto Mollá. Tamatori interlineado, 2011-2012. Lápiz, rotulador, gouache y tinta sobre papel milimetrado. 75 x 106 cm. Imagen cortesía del artista y Trentatres Gallery.

Sus numerosas referencias a la historia del arte no actúan como símbolos, en una especie de narra­tiva, si no como travesura dentro de la gráfica, que actúa como un espacio multidimensional para las exploraciones formales y científicas de tiempo y espacio. Marcadores, que representan las diversas influencias que Roberto Mollá ha adquirido a lo largo de su vida. Si examinamos las filosofías que preocupaban a los artistas vinculados a cada referencia, corresponden a sus propias preocupaciones.

Jorge Carla Bajo. Patrimonio de la Humanidad, 2014. Técnica mixta sobre fotografía. 175 x 236 cm. Imagen cortesía del artista y Galería Cuatro.

Jorge Carla Bajo. Patrimonio de la Humanidad, 2014. Técnica mixta sobre fotografía. 175 x 236 cm. Foto: Nacho López. Imagen cortesía del artista y Galería Cuatro.

El arte imita la vida, ¿o es la vida la que imita al arte? Representaciones de estos momentos convulsos que vivimos.

José Luis Martínez Meseguer

Ver visiones: El presente reinterpretado

VER VISIONES. Reinterpretando el presente
Centro del Carmen
C/Museu, 2. Valencia
Inauguración: 16 de mayo a las 20:00 h.
Hasta el 13 de julio de 2014

VER VISIONES. Reinterpretando el presente es un proyecto comisariado por Álvaro de los Ángeles y José Luis Pérez Pont.

Ángel Masip ("Ver visiones. Reinterpretando el presente"). Imagen cortesía de La VAC.

Ángel Masip («Ver visiones. Reinterpretando el presente»). Imagen cortesía de La VAC.

La exposición que acoge el Centro del Carmen de Valencia hasta el 13 de julio y que se inaugura en el marco del Día Internacional de los Museos, es una nueva colaboración entre LaVac y Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana.

Ángel Masip ("Ver visiones. Reinterpretando el presente"). Imagen cortesía de La VAC.

Ángel Masip («Ver visiones. Reinterpretando el presente»). Imagen cortesía de La VAC.

Tras la selección de 21 artistas, representados por las galerías integrantes de LaVac, y la invi¬tación a 10 críticos de arte de la Comunitat Valenciana, se realiza un recorrido que rein¬terpreta el presente a través de un diálogo simbólico entre las obras de los artistas y algunos ítems destacados del último barómetro de opinión del CIS.

Carmen Calvo ("Ver visiones. Reinterpretando el presente"). Imagen cortesía de La VAC.

Carmen Calvo («Ver visiones. Reinterpretando el presente»). Imagen cortesía de La VAC.

Según los comisarios, Álvaro de los Ángeles y José Luis Pérez Pont: “La intención de Ver visiones es generar un recorrido que, por sí mismo, construya un relato dentro del espacio del Centre del Carme, de importantes connotaciones históricas y gran presencia arquitectónica. Los artistas se han agrupado en nueve parejas, ocupando la Sala Goerlich y los ocho espacios a ambos lados de la Sala Ferreres, y en un grupo de tres a lo largo del pasillo de esta última. A su vez, cada uno de estos emparejamientos se ha vinculado con uno o varios de los asuntos estudiados en la encuesta más reciente del CIS, generando una doble relación: la de los artistas entre sí, cuyas vinculaciones responden a criterios tanto de cercanía como de disparidad, y la de éstos con el tema seleccionado de la encuesta sociológica. El círculo se cierra con los textos realizados por diez críticos que vin¬culan, desde su posición subjetiva, cada uno de los grupos de artistas y sus temas asociados.

Darío Villalba ("Ver visiones. Reinterpretando el presente"). Imagen cortesía de La VAC.

Darío Villalba («Ver visiones. Reinterpretando el presente»). Imagen cortesía de La VAC.

Darío Villalba ("Ver visiones. Reinterpretando el presente"). Imagen cortesía de La VAC.

Darío Villalba («Ver visiones. Reinterpretando el presente»). Imagen cortesía de La VAC.

Por todos estos motivos, la narración resultante de esta selección de obras –y así pues su recorrido– no responde a los criterios pre-establecidos de planteamiento, nudo y desen¬lace, por continuar con la metáfora literaria, sino que más bien su discurso se construye con pequeños relatos independientes (o incluso composiciones poéticas) que, puestos en común y en escena, conviven y generan, a su vez, nuevas relaciones espaciales e inespera¬das convivencias narrativas. Desde su genealogía, el proyecto ha propuesto como princi¬pal argumento la pretensión de generar “visiones”, en el sentido de facilitar la imaginación de nuevos escenarios posibles entre el arte, la sociedad y la política. Una posible versión de estas visiones se ofrece aquí, propiciando un encuentro con el público y deseando que sean ellos quienes las concluyan.”

Javier Palacios ("Ver visiones. Reinterpretando el presente"). Imagen cortesía de La VAC.

Javier Palacios («Ver visiones. Reinterpretando el presente»). Imagen cortesía de La VAC.

Javier Palacios ("Ver visiones. Reinterpretando el presente"). Imagen cortesía de La VAC.

Javier Palacios («Ver visiones. Reinterpretando el presente»). Imagen cortesía de La VAC.

Artistas:
Art al Quadrat (Collblanc)
Pilar Beltrán (Cànem)
Bimotor (Aural)
Carmen Calvo (Benlliure)
Jorge Carla (Cuatro)
Equipo Realidad (Punto)
Bartolomé Ferrando (Galería del Palau)
Josep Ginestar (Isabel Bilbao)
Damià Jordà (Misterpink)
Lucebert (Rosalía Sender)
Oswaldo Maciá (Espaivisor)
Hugo Martínez Tormo (Kessler Battaglia)
Ángel Masip (Parking Gallery)
Miaz Brothers (Paz y Comedias)
Roberto Mollá (Trentatrés Gallery)
Javier Palacios (Espai Tactel)
El Roto (Alba Cabrera)
Amparo Tormo (Galería Thema)
Lukas Ulmi (Set espai d’Art)
Darío Villalba (Luís Adelantado)
Enrique Zabala (Rosa Santos)

Críticos:
David Arlandis, Alba Braza, Johanna Caplliure, Maite Ibáñez, José luis Giner, José Luis Martínez Meseguer, Ricard Silvestre, Pilar Tébar, Salva Torres, Rosa Ulpiano.

Equipo Realidad ("Ver visiones. Reinterpretando el presente"). Imagen cortesía de La VAC.

Equipo Realidad («Ver visiones. Reinterpretando el presente»). Imagen cortesía de La VAC.

Galerías asociadas a LaVac:
Luis Adelantado, Aural, Benlliure, Isabel Bilbao, Alba Cabrera, Cànem, Collblanc, Cuatro, Kessler Battaglia, Mister Pink, Del Palau, Parking Gallery, Paz y Comedias, Punto, Rosa¬lía Sender, Rosa Santos, Set Espai d’art, Espai Tactel, Thema, Trentatrés, Espai Visor.

Equipo Realidad ("Ver visiones. Reinterpretando el presente"). Imagen cortesía de La VAC.

Equipo Realidad («Ver visiones. Reinterpretando el presente»). Imagen cortesía de La VAC.

Lee el texto de los comisarios. Pincha aquí.