Jürgen Schadeberg, canícula y conflicto

Fallece el fotógrafo alemán Jürgen Schadeberg a los 89 años
‘Jürgen Schadeberg, canícula y conflicto’
‘Realismo(s) & Playa’ | Revista Canibaal nº10
Octubre de 2018
Domingo 30 de agosto de 2020

Con motivo del fallecimiento del fotógrafo alemán Jürgen Schadeberg a los 89 años, MAKMA reproduce el reportaje que Jose Ramón Alarcón y Ximo Rochera –junto con Merche Medina– llevaron a cabo para el décimo (y último) número de la revista Canibaal –’Realismo(s) & Playa‘ (octubre de 2018)–.

Bajo la tórrida canícula de Barx –municipio montañoso de la comarca de la Safor, al sureste de la provincia de València– habita junto a su esposa Claudia (desde hace casi un lustro y por estocásticos motivos de amistad y errática búsqueda) una figura ineludible en el horizonte diacrónico de la historia de la fotografía, aquella que discurre bajo el convulso calor de la segunda mitad del siglo xx: Jürgen Schadeberg (Berlín, 1931).

La obra del octogenario fotógrafo alemán se ha ecumenizado como testimonio inmediato de cuantos acontecimientos acaecieron en Sudáfrica a partir de la década de los cincuenta –tras el acceso al poder del Partido Nacionalista de François Malan y la institucionalización del vergonzante sistema de segregación racial internacionalmente conocido como apartheid–, así como la ulterior y contemporánea República parlamentaria del África Austral en tiempos de liderazgo del Congreso Nacional Africano (CNA), abanderado por el eximio abogado y activista Nelson Rolihlahla Mandela.

Imagen de portada del reportaje publicado en ‘Realismo(s) & Playa’ (Canibaal nº10), en octubre de 2018. Foto: Merche Medina.

No en vano, su conspicua instantánea de un introspectivo presidente Madiba oteando a través de los barrotes de la que fue su celda en el penal de Robben Island es considerada una de las cincuenta fotografías icónicas del siglo pasado, razón de peso para que este extremo de su vastísima producción suela atraer sobre sí buena parte de los encomios y atenciones conferidos a su trabajo.

Sin embargo, no es únicamente esta veta de su longeva tarea la que, en principio, comanda las inquietudes del presente artículo. Con motivo de la primera edición del Festival del Libro SINDOKMA, organizado en València en noviembre de 2016 por la revista MAKMA, y gracias a la labor de Juan Pedro Font de Mora (director de la Librería Railowsky), Schadeberg tuvo ocasión de compartir con el público algunos de los acentos más significativos de su trayectoria vital y profesional, reportando a quienes suscribimos un motivo de atención que podría consumarse en forma de encuentro con el autor alemán cuando la ocasión y los proyectos respectivos volvieran a aproximarse.

De este modo, la decisión de articular el décimo número de la revista Canibaal en torno a los conceptos ‘realismo(s)’ y ‘playa’ tornaba conveniente y plausible la idea de retomar contacto y visitar la hacienda mediterránea del fotógrafo berlinés –paradigma de cuantas razones y semánticas puedan argüirse sobre el propósito de la revista en su (por el momento) último número– con el fin de transitar por el azaroso territorio de la memoria y descubrir algunos aspectos determinantes de su semblanza profesional.

«La suerte es ser el primero en llegar, el primero en narrar o mostrar»

Un autor como Schadeberg, cuya ilustración infante, en plenos albores de la Segunda Segunda Guerra Mundial, se gesta «a partir de las lecturas de Tolstói (León), Dostoievski (Fiódor), Chéjov (Antón) o Upton Sinclair» mientras es «testigo, cuando era muy pequeño, de la Noche de los Cristales Rotos» y que dispara su primera fotografía –tras la popular lente de una Instamatic– en un húmedo refugio antiaéreo berlinés (en 1942), a la par que, como declara nuestro autor, «tomé mi primera cerveza», parece haber sido nebulosamente destinado a solidificar testimonio, a documentar la existencia de todo lo que envuelve su fascinante y ubicuo horizonte vital, jalonado por acontecimientos que trascienden la mera y personal magnitud biográfica.

Página interior del reportaje publicado en ‘Realismo(s) & Playa’ (Canibaal nº10), en octubre de 2018.

«Era como estar sentado encima de una bomba, en el centro de la bomba; un momento de extraordinaria tensión»

Tras la senda del segundo matrimonio de su madre, que en Alemania «era una actriz de reparto y tenía amigos artistas a los que solía escucharles hablar», recala en el país sudafricano en 1950 –«Sudáfrica era terrorífica, una área de conflicto»–, en el que desarrollará su decisiva labor como fotógrafo documental (Leica M o Rolleiflex de formato medio en mano) y director artístico de la revista Drum (denominada en su inicios Africa Drum), icónico magazín de reportajes de investigación, vida urbana y hedonista de Sophia Town –popular suburbio negro de Johannesburgo–, perfumada con los influjos estéticos de la cultura negra norteamericana.

Schadeberg orienta su voluntad de retratar el pulso cotidiano de la excluida periferia y denunciar las insalubres condiciones laborales de buena parte de la mano de obra nativa en el cinturón minero del país sin obtener respaldo: «Fui a los periódicos y nadie quería saber nada. Envíe mis fotografías y nadie las quería publicar».

«Debes salir fuera a buscar la verdad, la historia verdadera»

Estos y otros vínculos e implicaciones del fotógrafo alemán con la comunidad negra determinan su forzosa salida del país y su retorno a un crispado Berlín encorsetado por el «Muro de la vergüenza» (Schandmauer). «En el Oeste había luces, color, entretenimiento… En el Berlín Este todo era gris».

En la Alemania Occidental de los años sesenta se erige en abrumado testigo fotográfico del resurgimiento clandestino de grupos nazis, cuyos overoles y cánticos uniforman una soterrada parte de la RFA que ningún medio alemán quiere mostrar; será la prensa extrajera (New Yorker o Paris Match) la que publique sus instantáneas.

«Tenía mucho que hacer fotografiando la vida cotidiana, la miseria, la tristeza, la alegría, la música»

Schadeberg renuncia a enrolarse como fotógrafo bélico en determinados conflictos como el de Vietnam. Cuestiona los turbios objetivos de determinados periodistas y fotógrafos por rubricar su presencia por encima de los acontecimientos, la inmoral sed de notoriedad a través de la imagen explícita –recuerda, entre otros, el (malinterpretado) caso del Pulitzer Kevin Carter– y sentencia que, amén de determinados casos en los que la implicación emocional debe prevalecer sobre la tarea profesional («no hagas una fotografía, condúcete por el instinto, ayuda a esa persona»), «para ser un buen fotógrafo debes ser neutral, no dejarte conducir por los prejuicios».

Página interior del reportaje publicado en ‘Realismo(s) & Playa’ (Canibaal nº10), en octubre de 2018. Fotos: Merche Medina.

«Debes estar envuelto desde la infancia en las artes para evolucionar en la educación visual, musical, pictórica»

Jürgen Schadeberg recala en España a finales de los años sesenta para alimentar diversas facetas de su diletantismo artístico. Procura, de este modo, cursar estudios de pintura, «para investigar la luz, el color, la composición, entender el lenguaje corporal. Quería estudiar y explorar las diferencias respecto de la fotografía».

Igualmente, señala, «intenté estudiar guitarra clásica, pero no podía tocar porque era ya demasiado mayor (25 años). Cuando era pequeño nunca estuve expuesto a la música. Sucede con todas las disciplinas artísticas».

«Las playas son interesantes e importantes, porque la gente va allí a relajarse, a disfrutar»

En esta época toma contacto y orienta su mirada hacia el paisaje vacacional que perfila los estíos de la Costa del Sol. Aupado por un contexto henchido de albricias, la onerosa carga vital del fotógrafo se libera y únicamente porta consigo el denso poso de la experiencia y la naturaleza técnica para fijar la mirada en otras latitudes de la idiosincrasia popular (tal y como ya había demostrado con maestría en sus instantáneas sobre el universo del jazz y los músicos y bailarines negros de los guetos sudafricanos).

En estas descriptivas series caniculares sobre el verano y la playa –territorio en el que confluye buena parte de su acervo profesional– fijamos la atención y solidificamos la bienvenida colaboración de Jürgen Schadeberg con Canibaal.

«Veo la realidad desde el punto de vista técnico de la fotografía, a través de un lenguaje natural ya inherente por el aprendizaje y la práctica»

Una práctica que ha ejercido y sigue desarrollando sobre ideas recurrentes, erigiendo al individuo, al rostro, al lenguaje corporal y a las costumbres como temas centrales de su obra, que gobiernan, definitivamente, la impronta de su estilo.

Algunos títulos recomendados

‘The Way I See It. A Memoir’ (2017).
‘España Then and Now’ (Pagina & J & C Schadeberg, 2015).
‘Jürgen Schadeberg’ (2008).
‘Jürgen Schadeberg: Photographies’ (2006).

Jürgen Schadeberg
El fotógrafo Jürgen Schadeberg en su domicilio de Barx (València). Foto: Merche Medina.

Jose Ramón Alarcón y Ximo Rochera

Emma Frank abre el ciclo de invierno del Jimmy Glass

III Ciclo de Invierno del Jimmy Glass
C / Baja, 28. Valencia
Del 8 de enero al 5 de marzo de 2019

La cantante y compositora canadiense Emma Frank, una de las artistas de mayor impacto en la realidad actual del jazz vocal de Nueva York, abre el 8 de enero el III Ciclo de Invierno del Jimmy Glass, que incluye siete conciertos internacionales de diversas tendencias y protagonizados por músicos de distintas generaciones.

De original fraseo, la música de Emma Frank se caracteriza por una líneas melódicas firmes y limpias, con influencias folk adaptadas a un lenguaje jazzístico contemporáneo, de arriesgadas y sofisticadas armonías.

Dayna Stephens. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Dayna Stephens. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Frank presenta ‘Ocean Av’, su último disco como líder, en una gira europea en la que, después de clubes tan emblemáticos como Porgy & Bess o Duc Des Lombards, llega al Jimmy Glass como único concierto en España. Viene acompañada por algunos de los músicos más personales de la escena neoyorquina: el pianista Elias Stemeseder, el contrabajista Desmond White y el carismático baterista Jim Black.

‘Ocean Av’ reúne personalísimas composiciones de Frank, con arreglos muy trabajados en coordinación con el pianista de jazz Aaron Parks -presente en la grabación del álbum- y la percusión de Jim Black, en una música sorprendente, llena de tempos cambiantes y melodías sinuosas.

Vincent Herring. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Vincent Herring. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Programación completa del III Ciclo de Invierno del Jimmy Glass

08/01 Emma Frank Quartet, con Jim Black
23/01 Víctor Prieto Quartet, con Javier Vercher
30/01 Scott Hamilton Quartet
05/02 Vincent Herring Quartet
19/02 Kirk McDonald Quartet
27/02 Dayna Stephens Quartet, con Aaron Parks, Ben Street & Jeff Ballard
05/03 Marko Churnchetz Quartet, con Jonathan Hoard, Joe Sanders y Justin Brown

Emma Frank. Foto Wall Evan Shay por cortesía de Jimmy Glass.

Emma Frank. Foto Wall Evan Shay por cortesía de Jimmy Glass.

Ximo Tebar con toda su alma en el Palau

Con Alma & United, de Ximo Tebar
Palau de la Música
Paseo de la Albereda, 18. Valencia
Martes 17 de julio de 2018

El guitarrista valenciano presentará su nuevo disco ‘Con Alma & United’ (Warner). Un trabajo basado en recreaciones peculiares y progresivas de célebres estándares de jazz como ‘Con Alma’ de Dizzy Gillespie, ‘Take Five’ de Paul Desmond, ‘Caravan’ de Duke Ellington, o una versión en clave de jazz mediterráneo del adagio del Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo, que entre otras composiciones de Shorter, Mingus o Monk, completan el repertorio de esta nueva gran producción de Ximo Tebar que como novedad incluye nuevos ingredientes como “la incorporación de gestos del sonido mediterráneo característico de Tebar mezclando cadencias flamencas, sonidos brillantes y ritmos contundentes dentro de un jazz puro con un lenguaje contemporáneo rebosante de sonidos sorpresa. Un nuevo giro en la carrera de nuestro guitarrista más internacional; uniendo -en cuerpo y Con Alma- una nueva fusión que nos lleva del Son Mediterráneo al Mainstream Progresivo”, apostilla José Pruñonosa en las notas del disco.

El guitarrista Ximo Tebar con la obra de Rebeca Plana al fondo. Imagen cortesía del Palau.

El guitarrista Ximo Tebar con la obra de Rebeca Plana al fondo. Imagen cortesía del Palau.

El grupo del guitarrista valenciano contará en el concierto del Palau de la Música con el extraordinario batería norteamericano Nathaniel Townsley, colaborador habitual de Tebar. Townsley es actualmente uno de los baterías más influyentes del jazz fusión. Ha girado y grabado con Joe Zawinul, Stevie Wonder, o Mariah Carey, y tambien trabaja habitualmente con Alejandro Sanz. En el nuevo ábum de Ximo Tebar «Con Alma & United» participa en tres cortes: Poinciana, Goodbye Pork Pie Hat y Take Five. La formación la completan el bajista madrileño Victor Merlo, reconocido musico de jazz y colaborador habitual de Joan Manuel Serrat, y el pianista de jazz valenciano, y vástago de Ximo Tebar, Will Martz.

Hace más de tres décadas, el guitarrista, compositor y productor valenciano de jazz Ximo Tébar comenzó a promover sus propios proyectos fusionando el jazz con la música mediterránea. El resultado de su extraordinario trabajo de investigación sobre la fusión de la música mediterránea con el jazz lo ha llevado a ser distinguido como creador del “Son Mediterráneo”, un sonido jazz con sabor y fragancia mediterránea, “jazz con sabor a mar”.

Reconocido por la prensa especializada internacional como un músico experimental, progresivo e innovador, su forma de tocar la guitarra ha sido respaldada públicamente por destacados maestros de jazz como Benny Golson y George Benson. Tebar siempre se ha codeado con gigantes del jazz (Johnny Griffin, Benny Golson, Lou Bennett, Lou Donaldson, Joey DeFrancesco, Dr. Lonnie Smith, Joe Lovano, Arturo O’Farrill, Tom Harrel, Dave Schnitter, Idris Muhammad…), y ha sido premiado en varias ocasiones por el Ministerio de Cultura como Mejor Solista de Jazz Nacional, y por el programa de TVE «Jazz entre amigos» con dos premios «Dexter Gordon». La Asociación Internacional de Educadores de Jazz (IAJE) también premió a Tebar en Nueva York por su aportación en la transmisión y la enseñanza del jazz.

Su extensa discografía (18 discos como líder), los numerosos premios que ha obtenido, las excelentes críticas que ha recibido, y sobre todo el eclecticismo y modernidad de su música le han llevado a ocupar un lugar preferencial en el mundo del jazz actual que le reconoce como un gran conocedor de esta tradición.

Ximo Tebar y Nathaniel Townsley en concierto. Imagen cortesía del Palau.

Ximo Tebar y Nathaniel Townsley en concierto. Imagen cortesía del Palau.

«El apoyo a los músicos es lo que hace falta»

Entrevista a Daniel Negro, director del Harlem Jazz Club y de Zingaria Producciones, con motivo del trigésimo aniversario del club de jazz
Harlem Jazz Club
Comtessa de Sobradiel 8, Barcelona

El Harlem Jazz Club, uno de los locales más emblemáticos de la Ciudad Condal, acaba de cumplir 30 años de historia y de saber hacer. Este aniversario viene cargado de reconocimientos y su trayectoria ha sido alabada por Down Beat, la Biblia del jazz, que les considera entre los mejores clubes de jazz del mundo. Otras distinciones recibidas recientemente son el certificado de excelencia de TripAdvisor y el Recommended Award 2017, de la revista Time Out.

En Makma hemos tenido la feliz ocasión de entrevistar a Daniel Negro, director del Harlem Jazz Club y de Zingaria Producciones, quien programa cada año algunos de los conciertos más aclamados de Barcelona.

¿Cual es el origen del Harlem Jazz Club, es un negocio familiar?

Llevamos 30 años haciendo jazz, somos la sala más antigua de Barcelona. Lo empezamos Sonja y yo. Cuando vivíamos en Estocolmo veníamos a Barcelona de vacaciones, y no entendíamos muy bien, porque la parte más antigua, céntrica y más emblemática de la ciudad era también la más abandonada. Así que nos salía barato, y abrimos el local los dos. Le llamamos club por el aforo reducido y para programar estilos de música compatibles con el jazz. Así empezó, con la ilusión de dos personas que se enamoraron de Barcelona (y sin subvenciones).

Instate de uno de los conciertos en el Harlem Jazz Club. Fotografía de Daniela Giannangeli.

Instate de uno de los conciertos en el Harlem Jazz Club. Fotografía de Daniela Giannangeli.

¿Programáis otros estilos de música?

Gracias al Taller de Músics del Raval, empezaron a salir una generación de músicos catalanes y valencianos, hoy ya consagrados, como Perico Sambeat, Jordi Rossi, Eduard Tharrats, Ignasi Terraza, etc., que tocaban en la Cova del Drac con artistas internacionales, y les trajimos aquí para que mostraran su talento europeo a un estilo musical nacido en América.

También empezamos a programar música brasileña a partir de los Juegos Olímpicos, cuando aquí aún nadie la programaba. Había gente que no la conocía. Por ejemplo, la bossa nova se susurra, y Euclides Matos tocaba bonito. Era muy lindo y la gente pedía que cantara más fuerte, cuando en realidad es un estilo basado en el susurro.

Lo mismo con la música africana, los músicos que tocaban la Kora, una especie de arpa, con un sonido muy acuático, era precioso y la gente se asombraba porque era algo que no había escuchado nunca.

También programábamos tango. Tenía bastante aceptación.

¿Cuál es vuestro target de lientes?

Solo estamos en zona considerada turística desde el año 2000, y nuestro público es local y fiel, pero con el boom turístico la gente internacional que nos llega viene con el mismo espíritu de escucha y de respeto que un cliente barcelonés. Tienen una actitud correcta. Lo bonito es que todo el mundo se siente cómodo aquí. No hay uniformidad de criterio, ni edad concreta, para venir a escuchar buena música. Solo se necesita sensibilidad.

Las salas de música en vivo no son una moda pasajera. El público se renueva, porque los músicos están mejor preparados y el público lo aprecia.

¿En estos 30 años, cual es el concierto que recuerdas mejor y por qué?

Sean Lewitt vivía en Valencia y vino instalarse en Barcelona. Era el mejor guitarrista de be-bop pero era yonqui, y siempre venía a tocar por aquí para sobrevivir. Además, Josep Cucurela era un habitual, así como Quico Pi de la Serra y Pep Pla. Les propusimos que actuasen juntos.

La sala estaba a reventar y el pacto era intercalar canciones de cada uno. Pero al final, Sean Lewitt y Cucurela terminaban los temas como les parecía. Fue tan brutal ese concierto en el 96, que ellos mismos se asombraron de que la gente ni aplaudía. ¡Fue una catarsis brutal! Un momento inesperado que me sorprendió, que nos sorprendió a todos. Fue la cúspide. El amor, la complicidad musical absoluta. No se puede ni recrear, ni preparar, ni explicar. Fue lo más.

¿Tenéis previstos algunos festivales para el verano?

Nosotros somos sede de casi todos los festivales. Ahora es el festival BarnaSants, de canción de autor; el Festival Internacional de Jazz; el Festival Inauditus, el Simfónic para escuelas, el GREC, etc.

¿Crees que la ciudad ha reconocido el valor de la sala suficientemente, o se reconoce más la cultura en el extranjero?

Barcelona tiene un presupuesto para cultura. El 70% se lo llevan los grandes equipamientos: Liceo, TNC, Palau de la Música, Auditori, MNAC, etc., es decir, que con el 25% restante hay que hacer todo lo demás. Hasta el año 2006, las salas de conciertos no tenían la posibilidad de pedir ayudas y ahí nos plantamos. Hicimos una rueda de prensa para reclamar la música en vivo con el regidor de cultura de la época, Ferran Mascarell, del PSC, y por esas empezaron a darnos una pequeña partida. Pero la normativa municipal nos dice que una sala de conciertos es una industria molesta. La ciudad hace un agravio comparativo entre equipamientos culturales.

Con eso lo que quiero decir es que, si la inversión en cultura es tan vergonzosa, es curioso que la gente aún tenga criterio y capacidad para apreciar los conciertos en directo. Los músicos saben de esta situación y cobran muy poco. Sin la complicidad de los músicos, las salas de concierto en directo no existirían. Pero si Harlem tuviese el equivalente proporcional de lo que le correspondería, por ejemplo al Liceo, entonces los músicos podrían cobrar bien.

Al final yo creo que en el extranjero hay más inversión en cultura y, por lo tanto, se reconoce más.

Instate de uno de los conciertos en el Harlem Jazz Club. Fotografía de Daniela Giannangeli.

Instate de uno de los conciertos en el Harlem Jazz Club. Fotografía de Daniela Giannangeli.

¿Cómo habéis sobrevivido a la crisis iniciada en 2008 y que aún sigue coleando?

No redujimos personal, ni conciertos, ni horarios, ni salarios, lo único que hicimos fue aumentar el precio de las entradas un 5%. En realidad, siempre quienes pagan las crisis son los ciudadanos.

Los grandes equipamientos hicieron justo lo contrario, recortaron por todas partes y despidieron a mucha gente, porque solo saben gastar. No tienen ni pizca de imaginación para adaptarse a nuevas realidades. No saben gestionar.

¿Que debe hacer un artista para poder tocar en vuestro club?

Que me envíen un email con música, y su propuesta. Me siento un privilegiado porque en lugar de tener que salir a buscar o a inventar grupos o artistas, ya me vienen y tengo que escoger. Eso es un privilegio. Bueno, una suerte. Y debo decir que contesto a todo el mundo. Incluso a los que no me interesan, como un grupo de trash-metal de Nueva Zelanda que me contactó recientemente. Forma parte de la realidad.

¿Y a alguien que quiera emprender un negocio como el tuyo, que recomendación le darías?

Que la oferta de las grandes ciudades está bastante saturada. Es más fácil empezar un proyecto de este tipo en provincias, donde no hay tanto riesgo ni tanta competencia. Existe la posibilidad de ser el único.

Y que no se preocupe, porque músicos no le van a faltar. Hay que tener criterio para seleccionar con olfato y sensibilidad, para marcar una línea de estilo, pero ofertas y propuestas de grupos no les van a faltar nunca. La cultura nunca muere.

¿Cuales son los proyectos de futuro más inmediatos que tenéis?

Venderlo (risas). ¡Noooooo, ya no sabría que hacer sin el Harlem!

Mientras me siga emocionando, seguiré programando –sin que se vayan clonando las programaciones–. Siempre intento que la programación sea mejor. Primero, por la continuidad del negocio y, después, porque si hay un grupo que es bueno, pues que actúe con frecuencia, pero que no sea el único que actúe.

El apoyo a los músicos es lo que hace falta y así todo irá bien.

Muchas gracias por tu tiempo, Daniel, y ¡hasta el próximo concierto!

Daniel Negro, director de Harlem Jazz Club. Fotografía de Manuel Pérez.

Daniel Negro, director de Harlem Jazz Club. Fotografía de Manuel Pérez.

Neus Flores

 

75 recomendables discos del 2017

makma portada

Como viene siendo costumbre otro año más desde Makma no queremos que pase el 2017 sin volver a dejar de hacer una serie de recomendaciones discográficas por parte de quien ha estado durante todo el año escribiendo y publicando sobre el condumio musical. Una notable cosecha la de esta añada, tanto por cantidad como por calidad.

Por encima de todo me gustaría remarcar a nivel internacional sendos debuts en solitario de Danny de La Matyr y de Ron Gallo, el asentamiento de nombres como Nikki Lane, The Parson Red Heads o Doug Tuttle, la calidad que siempre ofrecen Robyn Hitchcock, The Sadies o Son Volt, y los soberbios retornos de Peter Perrett y de The Dream Syndicate,… En el plano nacional el segundo trabajo de Germán Salto, todavía no muy conocido pero que vuelve a demostrar enorme talento y sensibilidad. Y por supuesto un valor seguro como el granadino José Ignacio Lapido, así como el «enemigo» Josele Santiago que está cada vez más brillantemente establecido sin su mítica banda.

Harto difícil es siempre sintetizar y condensar con pocas palabras lo más destacable en una añada a nivel musical. Con la parcialidad que ello implica por los gustos y, al mismo tiempo, con el propósito de ser ecuánime y neutral en la medida de lo posible por la experiencia de lo escuchado, aquí van 75 recomendaciones musicales del año 2017 dentro de un orden de preferencia muy subjetivo que tiene que ver con las sensaciones y emociones recibidas, en una adaptación para Makma de los listados publicados por un servidor en el Espacio Woody/Jagger que contiene reseñas más extensas y alguna muestra de audio en los enlaces de las portadas y los títulos.

1 – DANNY DE LA MATYR – Crybaby (Los Angeles, USA)
Exquisito compendio de pulcras melodías, herederas de Chris Bell, George Harrison, Elliott Smith,…

2 – ROBYN HITCHCOCK – Robyn Hitchcock (Londres, Inglaterra)
Un valor seguro a través de la décadas y que a los 63 años ha sorprendido con esta obra maestra.

3 – RON GALLO – Heavy meta (Philadelphia, USA)
Debut rotundo, juvenil y esperanzador que bebe del glam, del garage, del rock stoniano,…

danny-de-la-matyr-crybabyrobyn-hitchcock-st-2017-1ron-gallo-heavy-meta-1

4 – PETER PERRET – How the west was won (Londres, Inglaterra).
Excelente retorno del mítico líder de The Only Ones. Malditismo, romanticismo y espiritualidad.

5 – THE SADIES – Northern passages (Toronto, Canadá).
En permanente estado de creciente forma con su innovador cóctel de country, surf, garage,…

6 – NIKKI LANE – Highway queen (Nashville, USA).
Se asienta definitivamente esta reina del nuevo country alternativo con su tercer álbum.

7 – THE PARSON RED HEADS – Blurred harmony (Los Angeles, USA).
Bucolismo, folk-rock y powerpop con melodías imbatibles.

Peter-Perrett-How-The-West-Was-Won-1the-sadies-northern-passages-1nikki-lane-highway-queen-1the-parson-red-heads-blurred-harmony-1

8 – SON VOLT – Notes of blue (St.Louis, USA).
El country alternativo de la banda de Jay Farrar se aproxima más que nunca al Delta blues.

9 – DOUG TUTTLE – Peace potato (Massachusetts, USA).
Melodías breves e hipnóticas, con aproximaciones a George Harrison, a Roger McGuinn,…

10 – THE DREAM SYNDICATE -How did i find myself here (Los Angeles, USA)
Se reinventa otra vez una de las más grandes bandas ochenteras en este retorno.

11 – SALTO – Far from the echoes (Madrid, España).
Sensibilidad y mucho talento en el segundo álbum de este emergente artista madrileño.

son-volt-notes-of-blue-1doug-tuttle-peace-potato-1the-dream-syndicate-how-did-i-find-myself-here-1salto-far-from-the-echoes-1

12 – JOSÉ IGNACIO LAPIDO – El alma dormida (Granada, España).
Nunca falla el maestro granadino, esta vez inspirado en las Coplas de Jorge Manrique.

13 – THE CLIENTELE – Music for the age of miracles (Hampshire, Inglaterra).
Belleza otoñal, pura melancolía, delicatessen.

14 – NORTH MISSISSIPPI ALLSTARS – Prayer for peace (Mississippi, USA).
Blues-rock tan vanguardista y moderno como disfrutable y sorprendente.

15 – JOSELE SANTIAGO – Transilvania (Madrid, España).
El «enemigo» se reinventa con un álbum crudo y trascendental.

lapido-el-alma-dormida-1the-clientele-music-for-the-age-of-miracles-1north-mississippi-allstars-prayer-for-peace-1josele-santiago-transilvania

16 – DANIEL WYLIE COSMIC ROUGH RIDERS – Scenery for dreamers (Glasgow, Escocia).
Contagioso trabajo que evoca detalles de R.E.M., Neil Young, Teenage Fanclub,…

17 – CHUCK PROPHET – Bobby Fuller died for your sins (San Francisco, USA).
En constante estado de buena forma. Vuelve a demostrar talento y actitud.

18 – WAXAJATCHEE – Out in the storm (Birmingham, USA).
Sensibilidad e intensidad guitarrera en el mejor disco que ha publicado Katie Crutchfield.

19 – WESLEY FULLER – Inner city dream (Melbourne, Australia).
Un debut desenfadado y divertido que recuerda a Marc Bolan, Redd Kross, Weezer,…

daniel-wylie-cosmic-rough-riders-scenary-for-dreamers-1GDOB2-30CH-001_DHCwaxahatchee-out-in-the-storm-1wesley-fuller-inner-city-dream-1

20 – THE MASTERSONS – Transient lullaby (New York, USA).
Y esta pareja completa una gran trilogía de emotivas melodías de country alternativo.

21 – TWELVE STRING HIGH – Another jingle jangle adventure Vol.2 (USA, UK, Australia, Francia y España).
Extraordinario recopilatorio de powerpop melódico a cargo del sello «You Are The Cosmos».

22 – BRENT COWLES – Cold times (EP) (Colorado, USA).
Blues-rock alternativo en un gran debut en solitario del que fuera líder de You, Me & Apollo.

23 – THE MOLOCHS – America´s velvet glory (Los Angeles, USA)
Contagioso trabajo que cabalga entre garage sixtie, folk psicodélico y merseybeat.

The-Mastersons-Transient-LullabyTwelveStringPortada-1brent-cowles-cold-times-ep-1the-molochs-america's-velvet-glory-1

24 – DESTROYER – Ken (Vancouver, Canadá).
Claras influencias ochenteras de nombres como New Order, Blue Nile, Lloyd Cole,…

25 – LUNA – A sentimental education (New York, USA).
Extraordinarias versiones de temas poco populares de Dylan, Velvet, Bowie, Stones, The Cure,…

26 – THE OUTSIDE HOURS – Red runs the river (Barcelona, España).
Crudeza y actitud, entre el punk-rock, el blues y el garage.

27 – THE WELLINGTONS – The end of the summer (Melbourne, Australia).
Brillante dulce de bubblegum-pop independiente.

destroyer-ken-1luna-a-sentimental-education-1outside-hours-red-runs-the-riverthe-wellingtons-end-of-the-summer-1

28 – BASH & POP – Anything could happen (Minneapolis, USA)
Punk-rock, powerpop y rock clásico de uno de los míticos Replacements.

29 – LOS RADIADORES – Los perros ladraron (Valencia, España).
Han vuelto a ladrar con su fiel estilo, esta vez con el álbum más accesible de su discografía.

30 – GOODO – Rock ‘n’ roll used to be fun (Halmstad, Suecia).
Este sueco vuelve a exhibir calidad con sus melodías powerpoperas.

31 – LAGARTIJA NICK – Crimen, sabotaje y creación (Granada, España).
Transgresor, innovador e ingenioso retorno de la banda de Antonio Arias.

bash-and-pop-anything-could-happen-1los-radiadores-los-perros-ladraron-1goodo-rock-n-roll-used-to-be-fun-1Lagartija-Nick-crimen-sabotaje-y-creacion-1

32 – RON GALLO – Temporary slave (single) (Philadelphia, USA).
Dos canciones más que amplian el poderío sonoro de esta firme promesa del rock.

33 – CISCO FRAN – Sultán (Ep) (Valencia, España).
Tras «Gigante» en el 2016 vuelve a repetir con sobresaliente otro trabajo en solitario.

34 – THE BLUE AEROPLANES – Welcome, stranger! (Bristol, Inglaterra).
Seis años después de su último álbum ha vuelto a las andadas este referente británico de los 80 y 90’s.

35 – DANNY & THE CHAMPIONS OF THE WORLD – Brilliant light (Londrés, Inglaterra)
En constante estado de gracia las composiciones de esta banda de country-soul.

ron-gallo-temporary-slave-1cisco-fran-sultan-0Blue-Aeroplanes-welcome-stranger-1danny-and-the-champions-of-the-world-brilliant-light-1

36 – ARVIDSON & BUTTERFLIES – Blank season (Göteborg, Suecia)
Armonías vocales y enérgico powerpop.

37 – THE WAVE PICTURES ‎– Canvey Island Baby (Ep) (Leicester, Inglaterra)
Fenomenal homenaje a Wilko Johnson y Doctor Feelgood.

38 – ZEBRA HUNT – In phrases (Seattle, USA)
Jangle-pop en la línea de The Feelies, Luna, The Clean,…

39 – THE BOPP – Power my Pop! (Burdeos, Francia)
Refrescante pop psicodélico con abundantes sensaciones sixties.

arvidson-&-butterfly-blank-season-1wave-pictures-canvey-island-baby-1zebra-hunt-in-phrasesthe-bopp-power-my-pop-1

40 – DAN BAIRD AND HOMEMADE SIN – Rollercoaster (San Diego, USA)
Una vez más demuestra su poderío y su rock de casta.

41 – THE SOUL JACKET – Untitled / Volume III) (Vigo, España)
Suena muy americano, entre el country, blues, rock sureño y la psicodelia.

42 – RAY DAVIES – Americana (Londrés, Inglaterra)
Seguramente el mejor álbum en solitario del mítico líder de los Kinks.

43 – THEE WYLDE OSCARS – Rosalita! (Melbourne, Australia)
Garage y punk-rock frenético y primitivo que recuerda a The Sonics, The Creeps,…

Dan-Baird-And-Homemade-roller-coastersoul-jacket-untitled-volume-III-1ray-davies-americana-1thee-wylde-oscars-rosalita

44 – GUY VERLINDE & THE HOUSEROCKERS – How how how (Gent, Belgica)
Blues-rock heredero de nombres como Hound Dog Taylor, George Thorogood,…

45 – THE SURFING MAGAZINES – St (Londrés, Inglaterra)
Curioso y notable proyecto entre blues, surf y beat de miembros de los Wave Pictures y Slow Club’s.

46 – GUADALUPE PLATA – St (Jaen, España)
Continúan sacando buena nota con ese personalísimo y carismático blues.

47 – ANDREW TAYLOR – From the outside looking in (Edimburgo, Escocia)
Melodías al más puro estilo de Teenage Fanclub en esta aventura en solitario del líder de Dropkick.

guy-verlinde-houserockers-how-how-how-1the-surfing-magazines-1guadalupe-plata-2017-1andrew-taylor-from-the-outside-looking-in-1

48 – KIT WARHURST – Colour wheel (Melbourne, Australia).
Poderosa muestra de powerpop eléctrico.

49 – THE MINUS 5 – Dear december (Seattle, USA).
Los mejores villancicos de este año a cargo de Scott McCaughey y sus amiguetes.

50 – EYELIDS – Or (Portland, USA).
Melodías agridulces en la onda de Matthew Sweet, R.E.M., The Posies,…

51 – LANUCA – Tibia turbia (Valencia, España)
Se completa una trilogía mágica por parte del alter ego de Ángela Bonet.

kit-warhurst-colour wheelminus-5-dear-december-1eyelids-or-1lanuca-tibia-turbia-1

52 – SLEEPY ROOSTERS – Chicago Roosters (Madrid, España)
Blues de nivel con claras influencias de Muddy Waters, Elmore James, Buddy Guy,…

53 – THE NEW TROCADEROS – New Trox (Porstmouth, USA)
Energía vigorizante y regeneradora.

54 – THE POPRAVINAS – California Sonic (Santa Mónica, USA)
Country alternativo con influencias de Old 97’s, Cracker, Replacements,…

55 – GENTLE BRENT – Just dandy (Toronto, Canadá)
Jangle-pop melódico con mucha chispa.

SLEEPY ROOSTERS - Chicago Roosters-1new-trocaderos-new-trox-1the-popravinas-california-sonic-1gentle-brent-just-dandy-1

56 – THE CAROUSELS – Sail Me Home, St.Clair (Keith, Inglaterra)
Exquisitez entre el country y el pop melódico.

57 – LOS 4 SEÑORES – St (Barcelona, España).
Crudo pub-rock heredero de Doctor Feelgood.

58 – PLASTICSOUL – Therapy (Los Angeles, USA)
Notable batiburrillo de influencias entre Elvis Costello, Redd Kross, Cheap Trick,…

59 – COKE BELDA – 3 (GS) – A tribute to The Bee Gees (Valencia, España)
Magníficas versiones de los hermanos Gibb, especialmente de sus primeros tiempos.

the-carousels-sail-me-home-st.Clair-1los-4-señores-1plasticsoul-therapy-1coke-belda-tribute-bee-gees-1

60 – THE LUNAR LAUGH – Mama’s boy (Oklahoma, USA)
Buen pop con matices de folk y de country.

61 – THE LIMBOOS – Limbootica! (Madrid, España)
Rhythm&blues con brochazos latinos, tropicales, de jazz o del swing.

62 – THE STANLEYS – Debut Album (Melbourne, Australia)
Enérgicas guitarras con pegadizos estribillos en la onda de The Knack, The Beat, The Plimsouls,…

63 – FRONTERA – Ha llegado el rey! (Valencia, España)
Pop-folk con detalles mediterráneos y psicodélicos.

the-lunar-laugh-mama's-boy-1the-limboos-limbootica-1the-stanleys-debut-albumfrontera-ha-llegado-el-rey

64 – COPERNICUS DREAMS – The honeymoon (Cantabria, España)
Melodías folkies con matices psicodélicos, del soul o del rock sureño.

65 – MAD ROBOT – Pig (Valencia, España)
Nuevas versiones más acústicas de algunos de sus mejores temas.

66 – THE BRASS BUTTONS – Seven seasons (Cádiz, España)
Suenan americanos con esas influencias de The Byrds o de Gram Parsons.

67 – THE TRIPWIRES – Fat City Let’s Go! (EP) (Seattle, USA)
Pub-rock, powerpop y rock americano alternativo.

copernicus-dreams-the-honeymooon-1mad-robot-pig-1Brass-Buttons-2017-Seven-Seasons-1the-tripwires-fat-city-let's-go-1

68 – SENIOR I EL COR BRUTAL – Valenciana Vol.1 (Valencia, España)
Variopinto disco de versiones en valenciano con temas de Cracker, Jesus & Mary Chain, Johnny Cash,…

69 – CHUCK BERRY – Chuck (St.Louis, USA)
El disco póstumo del que para muchos ha sido el verdadero rey del rock and roll.

70 – BENJAMIN BOOKER – Witness (New Orleans, USA)
Permanece la calidad aunque se ha vuelto más retro y más maduro.

71 – DANIEL INSA – The spinning wheel (Madrid, España)
Humildad, tenacidad y calidad.

senior-i-el-cor-brutal-valenciana-vol.1-1chuck-berry-chuck-2017-1benjamin-booker-witness-1daniel-insa-the-spinning-wheel

72 – WILLIE NILE – Positively Bob: Willie Nile sings Bob Dylan (New York, USA)
Un recuerdo para algunas grandes canciones de Bob Dylan que dejaron marcas.

73 – LE GARÇON RÊVÉ – Eat your make up (Valencia, España)
Atmosférico, intenso y melancólico.

74 – MOON DUO – Occult Architecture Vol.1 (San Francisco, USA)
Entre el krautrock, el rock espacial, la electrónica y el post-punk.

75 – BENJAMIN GIBBARD – Bandwagonesque (Seattle, USA)
Reivindica íntegramente uno de los grandes álbumes de Teenage Fanclub.

willie-nile-positively-boy-sings-bob-dylan-1LE GARÇON RÊVÉ - Eat your make up-1moon-duo-occult-architecture-1benjamin-gibbard-bandwagonesque-teenage-fanclub

¡Feliz 2018 a todos los lectores y amigos de Makma!

Juanjo Mestre

Chareneé Wade homenajea al poeta Gil Scott-Heron

Offering, Chareneé Wade
XXI Festival de Jazz de Valencia
Sala Rodrigo del Palau de la Música
Paseo de la Albereda, 30. Valencia
Viernes 30 de junio, 2017, a las 22.00h

La nueva cita del XXI Festival de Jazz de Valencia estará protagonizada este viernes 30 de junio por la vocalista, compositora y educadora Chareneé Wade, que es una de las cantantes de jazz con mayor proyección internacional.

Fue la intérprete del programa ‘Betty Carter Jazz Aheadenel Kennedy Center’ en Washington y uno de los cuatro talentos seleccionados para formar parte del taller de músicos de Dianne Reeves en el Carnegie Hall de Nueva York.

Chareneé Wade. Imagen cortesía del Festival de Jazz de Valencia.

Chareneé Wade. Imagen cortesía del Festival de Jazz de Valencia.

Su timbre recuerda en algunos momentos el estilo de jazz clásico de Betty Carter o Sarah Vaughan, que lleva con dinámicas sorprendentes e incorpora matices personales, que conectan con la vanguardia del jazz actual.

Presentará al público valenciano y con el pianista Óscar Pérez, el contrabajo Paul Beaudry y el batería Marc Ayza, su segundo trabajo ‘Offering’, un homenaje al repertorio de una de sus grandes influencias: el poeta del jazz Gil Scott-Heron.

Wade es actualmente profesora en la Aarón Copland School of Músic y en el City College es protagonista en los escenarios más importantes de esa ciudad: Jazz Gallery, Jazz at Lincoln Center, Dizzy’s Club Coca Cola, Smalls y Zinc Bar.

Chareneé Wade. Imagen cortesía del Festival de Jazz de Valencia.

Chareneé Wade. Imagen cortesía del Festival de Jazz de Valencia.

The Limboos y su exótico rhythm&blues

The Limboos
Viernes 7 de abril del 2017
Sala Loco Club
C/Erudito Orellana nº 12 de Valencia
Entrada: 10 € anticipada o 12 ®€ taquilla.

0009548199_10

La banda madrileñas The Limboos continúa a buen ritmo con su propuesta musical tras la publicación del álbum “Space mambo” en el 2014 y el single “I need your lovin” en el 2016 que tan buenas críticas obtuvieron.

the-limboos-limbootica-1

Su nuevo disco, también con Penniman Records, lleva por título “Limbootica”. En las diez canciones que forman parte de este álbum inciden en su exótico rhythm&blues donde se reunen elementos tropicales, latinos, de bossa nova, de reggae, de jazz o de swing.

“I don’t buy it” es probablemente el tema estrella del más reciente trabajo y que además cuenta con video oficial, dirigido por Jaime Pantoja.

the-limboos-limbootica-3

A lo largo del mes de abril se podrá bailar y disfrutar al compás de The Limboos en las citas de Valencia (Loco Club), Castellón (Four Seasons Sixties Club), Prat de Llobregat (La Capsa) y Bilbao (Kafe Antzokia).

Juanjo Mestre

Luces y sombras en ‘la ciudad de las estrellas’

‘La ciudad de las estrellas. La La Land’, de Damien Chazelle
Estreno en España: 13 de enero de 2017
Cines Babel
Vicente Sancho Tello 10, Valencia

Con la canción ‘Another day of sun’ La La Land comienza una explosión de música, color y bailarines coreografiados sobre la misma carretera por la que salió volando por los aires el autobús de ‘Speed: Máxima potencia’ (1994) hace ya más de dos décadas. La primera canción es un subidón emocional y algo más que un homenaje a ‘Los paraguas de Cherburgo’ (1964), en el que cantaba y bailaba una jovencísima Catherine Deneuve. Sentados en las butacas del cine, los espectadores esperan un musical de luces y color, brillante como la ciudad de Los Ángeles, soleada en cada una de las estaciones del año… y eso es lo que reciben, o al menos en parte.

Fotograma de la coreografía inicial de 'La ciudad de las estrellas. La La Land'.

Fotograma de la coreografía inicial de ‘La ciudad de las estrellas. La La Land’.

Las luces -artificiales- del mundo de Mia (Emma Stone) iluminan una realidad tan ficticia como la que proponen los diversos juegos metacinematográficos a lo largo de la película. Los mismos escenarios del estudio de la Warner Bros, que Mia le muestra a Sebastian (Ryan Gossling) durante su breve pausa laboral, son a su vez decorados de la película que estamos viendo. Del mismo modo, las fallidas audiciones a las que se presenta para conseguir un papel menor, que le haga creer que mereció la pena mudarse a Los Ángeles, tienen tanta credibilidad y son tan reales como cada una de las frases y gestos de Mia, que realmente no es nada más que un personaje de ficción. Esas mismas luces ocultan, paradójicamente, su realidad, como en la escena de la representación de su obra teatral: ella brilla bajo los focos, mientras que el verdadero público permanece oculto en las sombras del patio de butacas. Una vez que los focos se apagan y se encienden las luces, la percepción del mundo real, del patio de butacas, es parcial, ya que los vacíos llenan más que las presencias.

Sebastian oscurece ese mundo de luces artificiales. Ese mismo jazz que Mia no puede soportar sólo tiene cabida dentro de los oscuros locales que van desapareciendo de la ciudad hasta convertirse en salas de samba y tapas. Frente a los focos que iluminan el mundo cinematográfico de Mia, donde nada es lo que parece, la música jazz se nutre de verdad, de improvisación, de escuchar y saber escuchar, de conseguir que el público se levante de sus sillas, abandone sus bebidas en la mesa y se dejen llevar por el ritmo. Quizá el mundo de Mía necesita ese jazz para salir de esa melodía monótona de audiciones fallidas, fiestas en la piscina en las que no se conoce a gente interesante y sueños que se van desvaneciendo en lo que se ha convertido su vida. Sebastian, por otro lado, necesita esa luz de los focos que le haga conseguir los medios para lograr su sueño y su objetivo en la vida.

Ryan Gossling y Emma Stone durante un instante de la película 'La ciudad de las estrellas. La La Land'.

Ryan Gossling y Emma Stone durante un instante de la película ‘La ciudad de las estrellas. La La Land’.

Los dos pertenecen a un mundo en decadencia -o tal vez en transformación-. El Van Beek, el clásico local de música jazz que Sebastian observa casi como si fuera un acosador, se ha transformado en otro local que ha eliminado cualquier rastro de los grandes artistas que tocaron en él. El cine Rialto, en el que Mia y Sebastian ven ‘Rebelde sin causa’ (1955) y es refugio para aquellos que disfrutan viendo a los clásicos del cine en la gran pantalla, cierra sus puertas. La realidad y la ficción metacinematográfica entran en juego una vez más, ya que el Van Beek es un espacio ficticio y el Rialto lo es actualmente como recuerdo y presencia en las calles de Los Ángeles como lo que en su día fue, ya que sólo se utiliza para organizar fiestas privadas en él. El jazz y el cine, al igual que Sebastian y Mia, han evolucionado y no hay lugar para una nostalgia que nos aferre al pasado. Con una sonrisa de reconocimiento a aquel pasado que pudo haber terminado de otro modo, pero desde un presente que puede que sea mejor o peor, pero que es el que nos hace ser lo que somos.

Ryan Gossling y Emma Stone durante un instante de la película 'La ciudad de las estrellas. La La Land'.

Ryan Gossling y Emma Stone durante un instante de la película ‘La ciudad de las estrellas. La La Land’.

Eduardo García Agustín

 

 

Black & White Keys y su fusión de ritmos

Black & White Keys: Lola Martínez y Andreu Soler
Palau de la Música
Paseo de la Alameda, 30. Valencia
Jueves 1 de diciembre de 2016

Black & White Keys, dúo formado por el pianista y percusionista Andreu Soler y la pianista Lola Martínez, se presentan este jueves 1 de diciembre en la Sala Rodrigo del Palau de la Música de Valencia para interpretar un recital en el que figuran obras clásicas, jazzísticas y composiciones propias como ‘Elements’ del mismo Andreu Soler.

Además contarán con colaboraciones en el concierto que serán una sorpresa. En el programa  figuran ‘Aranjuez’ de Joaquín Rodrigo, ‘Rain dance’ de Alice Gómez / Marilyn Rife, la ‘Suite Carmen’ de Georges Bizet, ‘Czardas’ de Vittorio Monyi, la suite de ‘Peer Gynt’ de Edvard Grieg, la ‘Danza Húngara nº  4 y n º  5’ de Johannes Brahms y ‘Libertango’ de Astor Piazzolla.

Los integrantes de Black & White Keys dúo se licenciaron en el Conservatorio Superior de Castellón, y debutaron como Black & White Keys dúo, en junio de 2011 en el Palacio del Marqués de Dos Aguas de Valencia. Grabaron su primer disco Classic’s, durante los meses de marzo y abril de 2014, que incluye repertorio clásico, jazz y composiciones propias.

En enero del 2016 editan su segundo trabajo, Café, muy exótico por su instrumentación para marimba y piano, y muy arriesgado por la fusión de ritmos clásicos y caribeños.  En sus conciertos son frecuentes las colaboraciones con otros instrumentistas, además de la interpretación de otros instrumentos por parte del joven dúo.

Black & White Keys. Imagen cortesía del Palau de la Música.

Black & White Keys. Imagen cortesía del Palau de la Música.

Música para la educación

Art i Concerts al Carrer
Sedes: Malilla, Benimaclet y Algirós
Día 3 de diciembre de 2016
De 17 a 00.00h

Valencia se une al compromiso de la Red Estatal de Ciudades Educadoras, a la que ya se han asociado otras 480 ciudades de más de una treintena de países diferentes. El Ayuntamiento de Valencia, con motivo de la celebración del Día de la Ciudad Educadora, viene realizando desde el 30 de noviembre distintas actividades por toda la ciudad donde han participado diversos agentes y asociaciones.

El próximo 3 de diciembre, como culmen de todo este proceso, la música toma protagonismo inundando tres barrios de la ciudad con tres diferentes estilos. ‘Art i concerts al carrer’ ha sido  organizado por Valencia Ciudad Educadora y el Ayuntamiento de Valencia, y cuenta con la colaboración de la Concejalía de Juventud de Valencia. Espectáculos, monólogos, magia, batucadas, arte, foodtrucks, sorpresas, sorteos de bonos Joven de la EMT, talleres de las App de Valencia; y un largo etcétera de actividades cuya base serán los distintos estilos musicales que podrán disfrutarse según el barrio donde nos encontremos.

Cartel y programación de Art i Concerts al carrer. Imagen cortesía de la producción.

Cartel y programación de Art i Concerts al carrer. Imagen cortesía de la producción.

El barrio de Benimaclet se ha dedicado al jazz, swing, blues y al baile Lindy Hop. Por ello nos encontraremos con Percumon, Armando Arjona, Xavi y Elena, Revolution Recess Band, Spirit of Saint Louis, Big Hollers, Undermoon Swing Band, Dixie Jumble, Sexpeare y un taller de de Blues y Lindy Hop de 16:30 a 18:00. Algirós, por el contrario, se impregnará de claros tintes rockeros con la participación de la escuela Rock School València enseñándonos a apreciar los distintos estilos dentro del género rock. El barrio de Malilla se convertirá en un espacio mágico para los amantes de la música clásica con conciertos de maravillosas armonías y voces como las de María Fuster, Cellisimas, De soprano y Arpa, Sedajazz Junior “Kid Band”, Black and White Keys Duo y Premierè Chi Musique Trio Parisino.

La ciudad educadora debe tener personalidad e identidad propia. Debe relacionarse además con su entorno, y nada mejor que utilizar la música para ello. Con el objetivo de aprender, intercambiar y compartir, ‘Art i concerts al carrer’ enriquecerá y llenará de sonido las plazas de algunos de nuestros barrios valencianos más emblemáticos, enriqueciendo y ante todo, proyectando la importancia de la labor educativa en todos sus habitantes.