El Jazz del Palau de Valencia hace equilibrios

XX Festival de Jazz del Palau
Palau de la Música y otros espacios de la ciudad de Valencia
Del 3 al 16 de julio de 2016

“El mundo nos mira”, recordó Francesc Colomer, secretario autonómico de la Agencia Valenciana de Turismo, evocando la repercusión de festivales como el FIB de Benicàssim (Castellón). Lo dijo mientras se presentaba la marca Musix con la que la Generalitat quiere promocionar las grandes citas musicales de la Comunidad Valenciana. Una marca de prestigio que permita la “remontada reputacional” (Colomer dixit) de una tierra yerma por culpa de la corrupción. De manera que un chute de autoestima, rayana en el chauvinismo, no venía mal.

Y entre esas citas musicales ofrecidas como espejo de admiración foránea, el nuevo Festival de Jazz de Valencia muestra su candidatura. Lo hace con una fórmula sencilla, auspiciada por un músico y el propietario de un club con años de vuelo. El músico se llama Francisco Blanco Latino, saxofonista del colectivo Sedajazz, y el propietario es Chevi Martínez, dueño del Jimmy Glass, local ubicado en el barrio del Carmen de la capital valenciana. Ambos, espoleados por mucha gente de la profesión, decidieron presentar su proyecto al nuevo equipo del Ayuntamiento de Valencia. Y salió elegido.

El saxo Charles Lloyd. Festival Internacional de Jazz de Valencia.

El saxo Charles Lloyd. Festival Internacional de Jazz de Valencia.

“Con el tiempo nos copiarán”

No proponen ninguna revolución, para eso ya están otros. Lo que sí proponen es un “equilibrio” (palabra que no dejan de repetir) “entre artistas internacionales, nacionales, diferentes estilos de jazz y la participación de músicos autóctonos en nivel de igualdad con el resto”. Ese cóctel bien agitado y servido “por todos los rincones de Valencia”, además de los tradicionales conciertos en el Palau de la Música, dibujan el perfil del nuevo festival: “Creo que con el tiempo nos copiarán otros festivales de fuera”, señalan convencidos.

Glòria Tello, concejala del Cultura del Ayuntamiento de Valencia, lo tuvo siempre muy claro: “Quería darle un giro al festival, que se acerque a los barrios, que potencie a nuestros músicos y que cuente con la gente que programa jazz en la ciudad el resto del año”. Por eso piensa que esta vigésima edición es “totalmente diferente a las anteriores”, ya que “empapará de jazz a toda Valencia”. “Es un festival más abierto, diverso, dinámico, participativo y con mayor presencia de músicos de la tierra”, agrega.

Perico Sambeat. Fotografía de Miquel Monfort por cortesía del Festival de Jazz de Valencia.

Perico Sambeat. Fotografía de Miquel Monfort por cortesía del Festival de Jazz de Valencia.

Aunque Chevi Martinez y Blanco Latino saben que festivales señeros como los de San Sebastián o Vitoria ya sacan el jazz a la calle, “lo hacen en dos o tres sitios y casi siempre con algunas de las figuras internacionales que traen”. En su caso, proponen casi todos los barrios de la ciudad y con los músicos locales protagonizando los conciertos. “Estamos hablando de músicos autóctonos que gozan de gran prestigio internacional”. Y citan a Perico Sambeat, Carlos Gonzálbez, Ramón Cardo o Fabio Miano, presentes en la edición de este año.

Los 60.000€ de presupuesto que aporta el Ayuntamiento de Valencia son insignificantes, comparados con los de otras grandes capitales, “20 veces superior al nuestro”. Pero aunque la necesidad obliga, lo cierto es que la filosofía, de contar con mayor dotación económica, “no cambiaría”. Lo dicen satisfechos ya del cartel que han presentado en esta edición 20 que hasta el 16 de julio cuenta con figuras como Hermeto Pascoal, Vein Trio & Dave Liebman, Juan Perro y el que consideran el mayor reclamo del festival: el saxo Charles Lloyd (Memphis, Tennessee, 1938).

Charles Lloyd. Imagen cortesía del Festival Internacional de Jazz de Valencia.

Charles Lloyd. Imagen cortesía del Festival Internacional de Jazz de Valencia.

La única oportunidad de ver a Charles Lloyd

“Para los amantes del jazz es la única oportunidad que tienen de verle en la península, porque tenía todas las fechas ocupadas”. Será quien cierre el festival el sábado 16 de julio (22.00h) en el Palau de la Música, dotándolo del espíritu que trasluce el nuevo modelo de certamen: un jazz para todo tipo de públicos, que llegue a todos los rincones (de la ciudad, del alma) y que vaya calando, “de manera que la gente se acerque al jazz, lo conozca y favorezca nuevos públicos a futuro”.

Y Lloyd se presta a ello. Viene del Memphis que mamaron Elvis Presley o B. B. King, “seres espirituales a quienes se dio una existencia material”, por utilizar una expresión del propio Lloyd al referirse a nuestra condición humana. Abanderando esa espiritualidad con su saxo, que tiene por la mejor arma para cambiar el mundo, llega en exclusiva a Valencia en cuarteto: Jason Moran (piano), Reuben Rogers (bajo) y Eric Harland (batería) le acompañan. Viene a demostrar que su música “no es blanda, sino tierna”, convencido de que es lo que necesita el mundo: “ternura”. Lo repite cada vez que puede y, cuando no, coge su saxo y hace que suene a madera partiendo del metal.

Charles Lloyd es la figura, la estrella, de un Festival de Jazz de Valencia que se ofrece para el que lo quiera imitar: “Que no se destine todo el presupuesto público a las figuras internacionales”, subrayan Blanco Latino y Chevi Martínez. Se trata de buscar el “equilibrio” (de nuevo la palabra) entre los ingredientes de su fórmula jazzística: músicos locales, nacionales e internacionales dispuestos a subirse al escenario del Palau de la Música con la misma naturalidad que patean los barrios de la ciudad. Ahora que “el mundo nos mira”, Valencia irradia ternura.

Salva Torres

Ecos del abolicionista Lafayette en Jimmy Glass

Walter Smith III / Laurent Coq Quartet
V Festival de Jazz Contemporáneo del Jimmy Glass
Jimmy Glass Jazz Bar
C / Baja, 28. Valencia
Martes 20 de octubre, 2015, a las 20.45h

El Jimmy Glass presenta el martes 20 de octubre en su Festival Internacional de Jazz Contemporáneo el estreno en España de The Lafayette Suite, una genial obra concebida por dos excepcionales músicos, el pianista francés Laurent Coq y el saxofonista estadounidense Walter Smith III. Financiada por la Mid Atlantic Arts Foundation y la French American Jazz Exchange, la pieza recrea las aventuras del abolicionista Lafayette en suelo americano y está inspirada en el espíritu de colaboración que existió entre el noble y militar francés y el presidente George Washington durante la guerra de la Independencia.

El pianista francés Laurent Coq. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

El pianista francés Laurent Coq. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Formado en Nueva York con Mulgrew Miller, Laurent Coq (Marsella, 1970) es uno de los grandes pianistas franceses. Desde 1997 ha editado once discos a su nombre con músicos como Jerome Sabbagh, Damion Reid, Otis Brown, Reuben Rogers, Olivier Zanot, Joe Sanders, Sam Sadisgurski o Miguel Zenón, con quien grabó Rayuela, un gran disco muy valorado por la crítica.

Por su parte, Walter Smith III (Houston, Texas, 1980), dotado de un sonido muy depurado y una especial capacidad para la improvisación, en la que desarrolla importantes matices melódicos, sugerentes y espontáneos, ha actuado en numerosos festivales nacionales e internacionales y en algunos de los grandes auditorios de los EUA, como el Carnegie Hall o el Kennedy Center.

Ha compartido escenario y aparecido en grabaciones con muchos músicos notables del jazz, entre ellos Terence Blanchard, Roy Haynes, Christian McBride, Eric Reed, Mulgrew Miller, Joe Lovano, Bob Hurst, Myron Walden, Lewis Nash, Terri Lyne Carrington y otros. Tiene siete discos como líder o colíder, la mayoría valorados con cinco estrellas, en los que tocan Ambrose Akinmusire, Aaron Parks, Reuben Rogers, Eric Harland, Kendrik Scott, Aaron Goldberg, Matt Brewer o Jason Moran, y cerca de cuarenta en colaboración con la mayoría de los músicos nombrados.

Walter Smith III. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

El saxofonista estadounidenses Walter Smith III. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

 

El trompetista Ambrose Akinmusire en Jimmy Glass

Ambrose Akinmusire Quartet
Jimmy Glass Jazz Bar
C / Baja, 28. Valencia
Jueves 15 de mayo, a las 20.45h. Entrada: 16€

El Jimmy Glass acoge este jueves, dentro del Ciclo 1906, un concierto del cuarteto de Ambrose Akinmusire, para muchos el trompetista más brillante y con más proyección que ha aparecido en la escena jazzística desde Roy Hargrove. A sus 32 años, ha recibido elogios de toda la crítica especializada. Incluso Downbeat, una de las publicaciones más prestigiosas en este género musical, lo proclamó trompetista del año en 2012.

Akinmusire fue escogido directamente por Steve Coleman mientras cursaba sus estudios en la Berkeley High School Jazz Ensemble, donde no sólo se fijó en él sino que le contrató como miembro de su Five Elements band. Coleman fue el primero de una larga lista de artistas que han requerido sus servicios para sus respectivas grabaciones, y en la que se cuentan talentos tan dispares como Esperanza Spalding, Vince Mendoza, Alan Pasqua o Jack Dejohnette.

Con el respaldo de Blue Note desde su segundo trabajo como líder, Ambrose trae su jazz con un pie en la tradición del bop y otro en la vanguardia, cuyo referente podría ser aquel maravilloso segundo quinteto de Miles Davis. Akinmusire nos conduce por estructuras inteligentemente desdibujadas en las que desarrolla sin cortapisas una expresividad camaleónica y sólo reservada a los grandes: lírico, incisivo, abrupto, nostálgico, introspectivo… cualquier contradicción tiene cabida en su apasionante universo.

El trompetista tiene tres discos a su nombre: Prelude …to Cora (Fresh Sound, 2007); When The Heart Emerges Glistening (Blue Note, 2011) y The Imagined Savior is Far Easier to Paint (Blue Note, 2014), y una veintena con figuras como los ya mencionados Spalding, Mendoza, Pasqua y DeJohnette, además de John Escreet, David Binney, Steve Coleman, Aaron Parks, Vijay Iyer, Walter Smith III, Sara Gazarek, Josh Roseman, Chris Dingman o Gerald Clayton.

Este cuarteto neoyorquino se completa con tres increíbles músicos que debutan en el Jimmy Glass: el joven y talentoso pianista Sam Harris, auténtico artista revelación –no en vano fue pupilo de Jason Moran–, con un disco reciente a su nombre (Interludes, Fresh Sound Records, 2014), colaborador de músicos como Rudy Royston, Gretchen Parlato, Akinmusire o Ben Van Gelder; el contrabajista de origen indio Harish Raghavan, otra nueva aportación al jazz neoyorquino, muy afianzado en la escena de esta ciudad gracias a sus colaboraciones con Vijay Iyer, Taylor Eigsti, Eric Harland, Akinmusire y muchos más célebres artistas radicados allí; y el baterista Justin Brown, colaborador habitual de grandes como Kenny Garret, Christian McBride, Gerald Clayton, Stefon Harris, Esperanza Spalding, Terence Blanchard o Vijay Iyer. Toda la frescura y el magnetismo de una nueva generación de figuras del jazz.

Ambrose Akinmusire. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

Ambrose Akinmusire. Imagen cortesía de Jimmy Glass.