Valencia, tierra de tebeos, de héroes

Herois del tebeo valencià, de Quico Díaz, producido por Estrela Audiovisual
100 años de cómic en Valencia
Presentado en La Filmoteca de Valencia
Miércoles 18 de febrero, 2015

Lo dice Paco Roca en un momento del largometraje ‘Herois del tebeo valencià’, dirigido por Quico Díaz: “Valencia siempre ha sido tierra de tebeos”. Y añade: “En proporción a la población y los autores de cómic, Valencia está a la cabeza”. Un enorme caudal de talento creativo si no dilapidado, sí al menos despilfarrado. Lo lamentable del caso es que tamaña dejación se puede extender a los músicos, los artistas plásticos, los diseñadores, los publicistas y los cineastas. Bastaría repasar la nómina de tanto talento desperdiciado para enrojecer de vergüenza. Para aquél, claro está, que la tenga.

Ilustración de Roberto Alcázar y Pedrín, obra de Alberto Marcet Aparicio. 'Herois del tebeo valencià'. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Ilustración de Roberto Alcázar y Pedrín, obra de Alberto Marcet Aparicio. ‘Herois del tebeo valencià’, de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts IVAC.

El caso es que ‘Herois del tebeo valencià’ se presentó en la Sala Berlanga de la Filmoteca de Valencia, reuniendo a ilustres veteranos y jóvenes de la historieta, para dejar muestra fehaciente de un fenómeno igualmente extensible a otras parcelas de la cultura: que vivir de la creación en nuestro país es asunto heroico. Quico Díaz, con sano criterio, se limitó a recalcar que su labor como director ha sido la de ofrecerse como “hilo conductor del talento de todos esos dibujantes” que aparecen en la película producida por Estrela Audiovisual.

Enrique Pertegás en el largometraje documental 'Herois del tebeo valencià', de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts.

Enrique Pertegás en el largometraje documental ‘Herois del tebeo valencià’, de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts.

Precisamente Ignacio Estrela, en calidad de productor, insistió en el agradecimiento hacia todos ellos: “Son más héroes que los héroes que dibujan”. Porque heroico es sacar adelante una obra, sin duda fruto de la pasión, que carece de un mínimo tejido industrial y una eficaz gestión del dinero público. “La Conselleria de Cultura todavía nos debe, a febrero de 2015, el pago de la deuda contraída en 2013”. Estrela lo dijo teniendo al lado a José Luis Moreno, que sustituyó a Manuel Tomás al frente de CulturArts de la Generalitat Valenciana, y al que, no obstante, salvó de la quema. “Es lo único bueno que ha hecho CulturArts”.

El guerrero del antifaz, de Manuel Gago, en 'Herois del tebeo valencià, de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts IVAC.

El guerrero del antifaz, de Manuel Gago, en ‘Herois del tebeo valencià, de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Sergio Bleda, uno de los heroicos dibujantes que aparecen en la película, también lo explica en una de sus intervenciones: “El inconveniente de trabajar en España es que no hay industria”. Ni industria ni políticos que lo remedien, y mira que llueve sobre mojado. Lluvia que arrecia en ‘Herois del tebeo valencià’ en forma de testimonios tan sufrientes como llenos de vida. Los diversos avatares por los que han pasado esos heroicos dibujantes, atrincherados en su enérgica creatividad a prueba de censura y limitación de medios, atraviesan de cabo a rabo el documental.

'Arrugas', de Paco Roca. 'Herois del tebeo valencià'. Filmoteca de CulturArts IVAC.

‘Arrugas’, de Paco Roca. ‘Herois del tebeo valencià’, de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Quico Díaz, he ahí su mérito, lo que hace es dejar jugar a tanto talento, ensamblar con criterio y ritmo narrativo sus testimonios, e intercalar fragmentos de sus obras para que el tiempo del largometraje pase en un suspiro. Cien años de historia del cómic valenciano muy bien llevados. Debe ser cosa de la genética de los ilustradores, dibujantes, historietistas o como quiera que les llamemos. Porque lo cierto es que los Manuel Gago, Enrique Pertegás, José Varona, José Ortiz, Joan Ramos, Miguel Quesada (que llegó a dibujar una historia incluso literalmente dormido), Alberto Marcet, César Álvarez, Rafael Boluda, Sento Llobell, Sergio Bleda, Jordi Bayarri, Mique Beltrán, Cristina Durán, Paco Roca y tantos otros, lejos de mostrar el calvario que supone su creación en circunstancias tan adversas, diríase animados por una savia interior alucinógena.

Flecha Roja, de Rafael Boluda. 'Herois del tebeo valencià'. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Flecha Roja, de Rafael Boluda. ‘Herois del tebeo valencià’, de Quico Díaz. Filmoteca de CulturArts IVAC.

Y aunque no sea lo mismo cobrar “un 10% de una tirada de 200 ejemplares [caso español] que ese mismo 10% de una de 3.000 [casos francés y norteamericano]” (Sergio Bleda), lo cierto es que no hay ejemplo malo que pueda con la entusiasta creatividad de estos heroicos dibujantes. Ni siquiera la irrupción de las nuevas tecnologías, que amenazan con destruir el papel impreso. “Las nuevas tecnologías han ayudado al desarrollo del tebeo y de los dibujantes” (Sento Llobell). Y, en todo caso, el fetiche del papel juran que perdurará. Como juran seguir contando historias, envenenados como están por la energía que desprende el dibujo. Héroes del tebeo valenciano, porque la pasión nada sabe de circunstancias adversas.

Ilustración de Sergio Bleda de su obra 'El lado salvaje'. Herois del tebeo valencià, largometraje documental de Quico Díaz.

Ilustración de Sergio Bleda de su obra ‘El lado salvaje’. Herois del tebeo valencià, largometraje documental de Quico Díaz. Filmoteca de Valencia.

Salva Torres

Mayor y Ramírez: diluvio imaginativo

El arca de No-es, de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez
Sala de la Muralla
Col.legi Major Rector Peset
Forn de Sant Nicolau, 4. Valencia
Hasta el 30 de agosto

Por alusiones: “El sueño es un depósito de objetos extraviados”. Y como guiadas por ese extravío apuntado por Gómez de la Serna, Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez han construido su particular Arca de No-es en forma de cuento poblado de personajes, objetos y animales cansados de habitar una monótona existencia. Mayor ha puesto ilustraciones a la historia de Ramírez, embarcándose ambas en un viaje repleto de los personajes, objetos y animales que ya poblaron el arca bíblica. Sólo que Mayor y Ramírez, nutriéndose del propio Gómez de la Serna, René Magritte o Gloria Fuertes, según su lista de brevísimos, utilizan el diluvio de su imaginación para salvarse de la rutina imperante.

Obra de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez en el interior de su propia exposición 'El arca de No-es'. Sala de la Muralla del Col.legi Major Rector Peset.

Obra de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez en el interior de su propia exposición ‘El arca de No-es’. Sala de la Muralla del Col.legi Major Rector Peset.

‘El arca de No-es’, que permanecerá en la Sala de la Muralla del Col.legi Major Rector Peset hasta finales de agosto, lo componen alrededor de 20 obras, entre ilustraciones, paneles e instalaciones. Piezas todas ellas reclamando del espectador su participación en un insólito viaje, motivado por la necesidad de interpretar los sueños que, por ilógicos, reclaman nuestra atención al abrir otros caminos dentro del reconocible mundo. Y el más reconocible, para empezar, se halla en la propia casa que habitamos: ya sea el hogar o el mismísimo cuerpo.

Obra de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez en la exposición 'El Arca de No-es'. Sala la Muralla del Col.legi Major Rector Peset.

Obra de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez en la exposición ‘El Arca de No-es’. Sala la Muralla del Col.legi Major Rector Peset.

Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez, con todos esos mimbres (De la Serna, Magritte, Fuertes) y algunos otros de su propia cosecha y fértil imaginación, han construido ‘El arca de No-es’ para que naveguemos por los pasillos, salones y otros espacios de nuestra realidad cotidiana, permitiendo así la apertura de una mente proclive a la cómoda identificación de personas y lugares. “Alcánceme el delirio poético de cada día, y no me dejes morir de monotonía, que es de lo que se muere realmente”, recuerda Gómez de la Serna, en una oportuna cita que recogen las autoras en su itinerario viajero.

Obra de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez en la exposición 'El arca de No-es'. Col.legi Major Rector Peset.

Obra de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez en la exposición ‘El arca de No-es’. Col.legi Major Rector Peset.

En ese arca de No-es, Mayor y Ramírez meten al propio No-es, su mujer y sus siete hijas, con sus siete maridos, para que, saliéndose de sus casillas, o mejor, para que sin salir de su casa la naveguen perdiéndose por ella, como se pierde uno en los sueños. La madriguera del conejo por el que se pierde Alicia en el País de las Maravillas, es en el caso que nos ocupa el arca que permite abandonar la realidad, fraguada como el cemento, para embarcarse en aventuras que tienen mucho que ver con la sorprendente cascada de imprevistas relaciones.

Obra de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez en la exposición 'El arca de No-es'. Col.legi Major Rector Peset.

Obra de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez en la exposición ‘El arca de No-es’. Col.legi Major Rector Peset.

De pronto, la casa ya no es la casa en la que apenas nos fijamos de tan acostumbrados a ella, sino un espacio abierto y vivo. De manera que la mente, adormecida por la conciencia, también se abre por el empuje del inconsciente en tanto energía del sueño. Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez se dejan llevar por esa energía saludable y, a bordo de ‘El arca de No-es’, van proponiéndonos caminos alternativos al trillado sendero de la disciplinada laboriosidad.

Obra de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez en la exposición 'El arca de No-es'. Col.legi Major Rector Peset.

Obra de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez en la exposición ‘El arca de No-es’. Col.legi Major Rector Peset.

También apelan al desaprender de Paulo Freire, invitando al espectador a que intervenga dibujando sus animales fabulosos o los objetos maravillosos que hayan aparecido durante el viaje que la exposición sugiere. Subirse al arca de No-es, con tan singulares personajes, incluido el hombre del bombín de Magritte, con su singular paraguas, y diversos objetos animados, es entrar en un mundo regido por la fantasía, el humor y el cuento como vehículo de conocimiento ajeno a los parámetros de la objetividad. Un mundo extraño al que conviene adentrarse para limpiar de vez en cuando las obstruidas cañerías de nuestra mente racional. Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez, dejando por sentado que la exposición no se basa en libro alguno, porque libro No-es, nos invitan a navegar en su arca para que cada cual se salve del naufragio cotidiano activando, como ellas, su fértil imaginación.

Obra de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez en la exposición 'El Arca de No-es'. Sala la Muralla del Col.legi Major Rector Peset.

Obra de Carmela Mayor y Ana-Luisa Ramírez en la exposición ‘El Arca de No-es’. Sala la Muralla del Col.legi Major Rector Peset.

Salva Torres

Fira ‘Fénix’

49ª Fira del Llibre de València
Jardines de Viveros
Hasta el 4 de mayo

Tocando fondo y tocando madera. Tras siete años de caída en picado en la venta de libros, un descenso que se estima de hasta el 40%, con los papeles mojados y la tinta al cuello, los libreros empiezan a ver una luz al fondo del túnel. Leves señales de recuperación, o al menos de no empeorar más, que se traducen en el clima de optimismo reinante en la 49 Fira del Llibre, inaugurada el pasado jueves 24 de abril, que se celebra hasta el próximo domingo en los Jardines de Viveros. Los libros despliegan sus páginas y reemprenden vuelo cual aves Fénix.

Cartel de la Fira del Llibre de Valéncia.

Cartel de la Fira del Llibre de Valéncia.

Otras percepciones generales del gremio son un menor interés por los best sellers y los grandes premios, y el auge de la novela ilustrada. Desde la histórica a la negra, pasando por la fantástica que vive un buen momento, el lector se enfrenta a un amplísimo catálogo de novedades, pues como cada mes de abril florecen los libros. El buen tiempo acompaña hasta ahora esta edición a punto de cumplir el medio siglo, aunque los libreros temen tanto la lluvia como un exceso de calor que lleve a la gente a las playas.

Señales de revitalización es el aumento del número de casetas, 82 expositores frente a los 75 del año pasado y 40 actividades más que en 2013. El presupuesto se incrementa en 18.000 euros hasta 142.000, aportados por la Consellería de Cultura, todavía pendientes de cobro los del pasado año, y la Diputación, y se suman nuevos patrocinadores, Caixa Popular y Cervezas Turia.

Imagen de uno de los talleres de la Fira del Llibre de València. Imagen cortesía de la organización.

Imagen de uno de los talleres de la Fira del Llibre de València. Imagen cortesía de la organización.

Mesas y autores

Corrupción, medios de comunicación, economía social, acción política, literatura fantástica, la I Guerra Mundial, las obreras de la historieta. Son algunas de las numerosas mesas redondas que se celebrarán a lo largo del encuentro. Entre los autores que acudirán a presentar y firmar sus libros: Juan José Millás, Paco Roca, Luis García Montero, Xavi Sarrià, Clara Sánchez, María García-Lliberós, Bel Carrasco, Gabriel Castelló y un largo etcétera.

Homenaje a Posteguillo

Este año la Fira brinda homenaje especial al escritor valenciano Santiago Posteguillo por su «promoción de la lectura, defensa de la importancia de las librerías en la sociedad y actitud frente al mundo del libro».

La exposición anual de ilustración gira en torno al 75 aniversario de la muerte de Antonio Machado, ocasión para la que se ha pedido a los dibujantes que pongan en imágenes los versos del poeta.

En una carpa de 150 metros cuadrados, 40 editoriales valencianas presentan sus obras más destacadas.

Detalle del cartel de la Fira del Llibre de Valencia.

Detalle del cartel de la Fira del Llibre de Valencia.