Europa a través de Atlántida Film Fest

VII Atlántida Film Fest
Diversas sedes de Palma de Mallorca y plataforma Filmin
Hasta el 2 de julio de 2017

La 7ª edición de Atlàntida Film Fest vuelve a combinar su sede presencial en Palma de Mallorca y la virtual, a través de la plataforma Filmin, creadora del Festival.

Europa sigue siendo el eje temático del Festival y, para intentar entender mejor la realidad del continente, el festival propone una combinación de proyecciones, conferencias, conciertos y talleres profesionales en escenarios emblemáticos de la ciudad como Ses Voltes, el Museo de Mallorca, el Castillo de Bellver, el Centro de Cultura de la Misericordia y Cine Ciutat.

Tras superar los 4.500 espectadores en Palma en su pasada edición (y los 45.000 online), Atlántida Film Fest ha decidido incrementar el número de proyecciones en la isla, pasando de 10 a 18 títulos. Todos ellos pueden verse en versión original con subtítulos en castellano y/o catalán de forma gratuita hasta el 2 de julio de 2017.

Atlántida Film Fest. Makma

Entre los estrenos que acoge la isla cabe destacar ‘Sea Sorrow’, el debut en la dirección de la ganadora del Oscar, el Globo de Oro, el Bafta y el Tony, Vanessa Redgrave. La mítica actriz vendrá a Mallorca para presentar esta obra, una reflexión muy personal y dinámica sobre la crisis mundial actual de los refugiados que ha despertado el elogio unánime entre crítica y público tras su estreno mundial en el reciente Festival de Cannes. La actriz estará acompañada por la cineasta Isabel Coixet y ambas mantendrán un pequeño diálogo sobre el filme, rubricándose, de este modo, el acto de clausura del festival, el próximo 2 de julio a las 21:30 en Ses Voltes.

Jean Ziegler, amigo personal del Che, relator de la ONU durante una década y uno de los grandes nombres del análisis político de Europa, presenta el biopic que se ha rodado sobre él, ‘Jean Ziegler, the optimism of willpower’, junto al director Nicolas Wadimoff.

De Italia llegará Michele Santoro, periodista, presentador, antiguo director de la RAI y colaborador con la UE en sus relaciones con Rusia. Santoro porta su debut cinematográfico, ‘Robinú’, un docuthriller centrado en los niños de la droga de Nápoles. Una obra brutal que acaba de ser reivindicada por el autor de ‘Gomorra’, Roberto Saviano.

Entre el resto de documentales seleccionados en esta edición de Atlántida Film Fest cabe destacar el tributo que Tilda Swinton rinde a John Berger (‘The Seasons in Quincy’); la polémica disección de la industria del cine para adultos, ‘Pornocracy’, con la que su directora, Ovidie, conmocionó el Festival SXSW; la adaptación de la obra por la que Svetlana Aleksiévich ganó el Premio Nobel de Literatura, ‘Voces de Chernóbil’; un documento de las brutalidades que acontecen en las carreteras rusas, ‘The Road Movie’ y dos películas imprescindibles para entender el funcionamiento de la Unión Europea: ‘Stranger in Paradise’ y ‘The European’, obra que sigue las peripecias del vicepresidente de la Comisión Europea Frans Timmermans, entre el pacto con Turquía y el Brexit.

En el terreno de ficciones el festival vivirá el estreno de la nueva película del oscarizado Michel Gondry, ‘Microbe et Gasoil’; las triunfadoras de los festivales de Málaga (‘Júlia Ist’), San Sebastián (‘Park’) y D’A (‘La maldita primavera’) junto a la última aparición cinematográfica de Anton Yeltchin, ‘Porto’ y el estreno en España de la controvertida ‘This is our land’, centrada en un partido político de extrema derecha en Francia.

A estos títulos hay que añadir 2 producciones baleares que se estrenan simultáneamente en la web del festival, en cine en Palma y en IB3Tv, ‘Vida y muerte de un arquitecto’, un docuthriller firmado por Miguel Eek sobre el misterioso asesinato de Josep Ferragut y ‘En acabar’, una comedia romántica juvenil ambientada en el verano mallorquín dirigida por Guillem Miró y Thor Echevarría. A ellas hay que añadir otra obra balear, “Gas the Arabs” una visión cruda de la realidad Palestina a cargo de Carles Bover y Javier Pérez del Campo.

Las conferencias se encuentran coordinadas por el European Council on Foreign Relations, permitiendo disfrutar, entre otros, de Peter Pomerantsev, Nadia Parfan, Anna Terron, Javi López y Francisco de Borja Lasheras. A ellos se les suman los expertos en arte, Enrique Juncosa y Andreu Jaume.

El festival también organiza un taller de animación para niños de 7 a 12 años coordinado por Mario Torrecillas y dos días de jornadas profesionales alrededor del VR (Virtual Reality), que contará con expertos provinientes de empresas de referencia como Khora y Wide VR.

El cartel de este año ha sido obra de Albert Pinya, premio al Mejor Artista Español en Arco, quien toma el relevo de Miquel Barceló, autor de la anterior edición.

Vanessa Redgrave frente a una imagen de Eleanor Roosevelt anunciando la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948, perteneciente al documental 'Sea Sorrow'. Fotografía cortesía del festival.

Vanessa Redgrave frente a una imagen de Eleanor Roosevelt anunciando la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948, perteneciente al documental ‘Sea Sorrow’. Fotografía cortesía del festival.

 

 

Viva la libertà

VIVA LA LIBERTÀ (Roberto Andò, 2014)

Discurre en Italia pero podría ser en cualquier otro país europeo en el que la clase política está en entredicho aunque cierto es que existen connotaciones que le van más al pelazo si se trata del país transalpino. Evidentemente “Viva la libertà” es ficción pero tiene ese puntillo de actualidad que la hace más atractiva. Más de uno (o una) de los que estamos hasta las santas pelotas (u ovarios) de tanto político infame, impostor y decadente, podemos llegar a sentir goce, e incluso aprecio, por esta película de Roberto Andò.

Cartel de la película

Cartel de la película

Ojo, no es que sea una obra maestra del cine ni mucho menos pero es entretenida, está bastante bien montado un guión, digamos, rocambolesco y bastante inverosímil y, por qué no decirlo, estoy seguro que a más de uno nos agradaría que sucediera algo así entre tanta hipocresía, falsedad y degradación de la “buena casta política democrática” y de su entorno mediático.

A esta especie de quimera política se le podrían reprochar algunas cosas, empezando por esa pasividad que envuelve a la mayoría de personajes que aparecen. Pero ahí esta él, Toni Servillo (“La gran belleza”, “Il Divo”, “Gomorra”,…) que, con su doble papel, consigue hacer bastante atractivo este film. Esa doble representación consiste por una parte en ser el Jefe del partido de izquierdas en la oposición y por otra su hermano gemelo, filósofo e intelectual recién salido de un psiquiátrico.

Viva la liberta 2

Es precisamente este último, el supuesto “chiflado pensador”, como medida de solución del entuerto por parte del partido político quien recoge mayor centro de interés y de morbo al sustituir a su hermano que, hastiado y agobiado, ha dejado a un lado sus responsabilidades para refugiarse en Paris junto a la familia de una novia de la juventud.

Y es ahí, en ese cambio, cuando su mensaje y sus respuestas, muchas veces improvisadas y sorprendentes, que en un momento determinado podrían evocar al discurso de Chaplin en “El gran dictador”, calan de forma esperanzadora en una buena parte del pueblo tanto por su sinceridad como por su inmediatez y, muy posiblemente en cosecuencia, sobre los espectadores de turno. La clave, el mensaje de la peli podría ser algo así como que la libertad debe tener un precio, y ese precio a nivel político está en la veracidad y en la proximidad con la gente.

Puede que lo peor sea un final que queda algo impreciso y confuso sobre la línea a seguir, y no porque el futuro es impredecible sino porque desluce lo más labrado de esta ilusionante fábula basada en una suplantación original y honesta, y es que si no hay regeneración clara parece que pierda sentido tanta historia rocambolesca, o quizás no.

Sea como fuere, lo mejor, sin duda, me reitero, es el trabajo de Toni Servillo, especialmente en la referida parte ilusionante de una de sus dos caras del personaje para un ansiado cambio dentro de una revolución que nunca llega, con frases enormes tales como “la única alianza posible es con la conciencia de la gente” o “los políticos son mediocres porque los electores son mediocres”.

Juanjo Mestre

El sexo mandamiento de Pepe Yagües

Galería Alba Cabrera
Pepe Yagües
Hasta el 16 de marzo
Valencia
C/ Félix Pizcueta, 20

No cometerás actos impuros. Ese sexto mandamiento católico es el que Pepe Yagües (Murcia, 1968) se salta a la torera en su exposición La voz del deseo que hasta el 16 de marzo acoge la galería Alba Cabrera. Más que una voz, lo que Yagües hace es gritar a los cuatro vientos la importancia de la sexualidad en nuestra civilización. A diferencia de los animales, que tienen sus periodos de celo, los seres humanos, quizás para compensar la represión sexual que figura en la base de toda cultura, nos mantenemos en celo permanente a base de erotizarlo todo. Es la manera que tenemos de transformar la violencia o pulsión sexual en acto creativo.
De ahí que Pepe Yagües tenga como principal objetivo de su trabajo el disfrute o placer carnal: su sexo mandamiento. Y lo hace desde dos vertientes: una, lúdico festiva, y la otra, sarcástico mordaz. Ambas atravesadas por el hilo conductor de la violencia. Porque si violento es el acto sexual (reducido en los programas educativos a simple fisiología o comunicación de fluidos), no menos agresivas son las relaciones que se dirimen en el terreno político (diversas ideologías enfrentadas entre sí). Pepe Yagües lo que hace es alzar su voz para que todo ese deseo, más bien pulsión, se manifieste sin tapujos.
Y, al hacerlo, consigue a su vez dos cosas: liberar lo que a todas luces nos constituye (la sexualidad reproductiva y recreativa), y trasgredir el orden (incorrección política) como catarsis diríamos carnavalesca. Para lo primero utiliza dibujos, esculturas e instalaciones que bien pudieran resumirse con el título de una de sus obras: Todos los caminos conducen a Gomorra. A base de maderas, metacrilatos, nogalinas, esmaltes e incluso varillas de paraguas, Yagües construye un universo casi totémico regentado por la sexualidad. Una sexualidad que, lejos de excluir la fornicación pura y dura, la subraya con encuentros pletóricos y cuerpos entregados al goce. Un camino chispeante merced al humor que aportan los títulos de las obras: Tro-pezón (se lo pueden imaginar), o Pensando con la cabeza (no precisamente la de pensar, sino la otra más genital).
Para lo segundo, esa trasgresión del orden, se sirve de políticos en activo, en activísima posición social. Por su obra les conoceréis o reconoceréis: el Rey Juan Carlos, Mariano Rajoy, Ana Botella, Artur Mas, Carlos Fabra o Angela Merkel. Todos ellos dando rienda suelta a su promiscuidad sexual, nacional o simplemente depredadora. En algunas de estas piezas, basta tirar de un hilo para que se establezcan las más diversas y grotescas copulaciones. Aquí sí que Yagües parece referirse al sexto mandamiento para denunciar ciertos actos impuros. Y lo hace, una vez más, inyectando de humor lo que seminalmente produciría cierta mala leche.
La galería Alba Cabrera ha preferido guardar en su armario algunas de las más hilarantes escenas de promiscuidad política. Es el decoro que Pepe Yagües violenta alzando La voz del deseo que atraviesa la treintena de obras expuesta. Un deseo carnalmente sexual y políticamente incorrecto que conviene no pasar por alto, dada su intensa carga creativa y su no menos gratificante descarga adrenalítica.
Salva Torres