Rosana Antolí marca el ritmo

‘Rock it’ de Rosana Antolí
Galería Espai Tactel
C/ Denia 25-B. Ruzafa, Valencia
Inauguración: viernes 13 de enero a las 20:00h                                                                                             Hasta el 17 de febrero de 2017

Espai Tactel  presenta la obra de la artista Rosana Antolí (Alcoy, Alicante, 1981). Su práctica artística se basa en la intersección entre arte, coreografía y vida cotidiana. El carácter utópico es esencial en su práctica, y en consecuencia el fracaso de las acciones implicadas. Posee un BFA en la Universitat Politècnica de València, y MA en Performance and Sculpture en el Royal College of Art, Londres.

Rock It’ es la primera exposición individual en su galería valenciana después de haber expuesto en galerías y museos nacionales e internacionales. Ha realizado exposiciones individuales en la Fundació Joan Miró (Barcelona, 2016), LagerHaus62 (Zúrich, 2015), el Centro Cultural España Córdoba (Córdoba, Argentina, 2014), el Casal Solleric (Palma de Mallorca, 2013), el Instituto Juan Gil-Albert (Alicante, 2012) y el Centro de Arte Tomás y Valiente (Madrid, 2008).

Ha participado asimismo en numerosas muestras colectivas, entre ellas las celebradas en CAC Wifredo Lam (La Habana, 2016), CCEMx (México D. F., 2016), CCEN (Managua, 2016), Josée Bienvenu Gallery (Nueva York, 2016), Herbert Read Gallery (Canterbury, 2015), Museo ABC (Madrid, 2015), The Ryder Projects (Londres, 2015), Alserkal Avenue (Dubái, 2015), MUA (Alicante, 2015), Caryl Churchill Theatre (Londres, 2015), Fundación Cultural Providencia (Santiago de Chile, 2014), DA2 (Salamanca, 2014), Delft Museum (Delft, Holanda, 2014), Friktioner (Uppsala, Suecia, 2014), Local Projects (Nueva York, 2013), Volta (Basel, 2013), Buzzcut Festival (Glasgow, 2013), CCAI (Gijón, 2013).

Chaos dance. Rosana Antolí. Imagen cortesía Espai Tactel.

Chaos dance. Rosana Antolí. Imagen cortesía Espai Tactel.

David Armengol, crítico de arte y comisario independiente dedica las siguientes palabras con respecto a la muestra:

Rock It fue un gran hit de la música de baile en los ochenta, un tema pionero en el uso del turntablism – crear música mediante la alteración de la rotación del vinilo; es decir, avanzando y retrocediendo la temporalidad del sonido – y un vídeo musical de Godley & Cream premiado por la MTV en 1984 tanto por su concepto como por sus efectos especiales. Me fascinó su atmósfera caótica, así como el ansia enloquecida de los autómatas a medio hacer, supeditados a una repetición infinita que llega a anular el sentido de sus actos. Pero al margen de mi lectura, su reiterado visionado me permitió conectar Rock It con la práctica artística de Rosana Antolí, que de eso se trataba.”

“A mi entender, Rock It sintetiza tres de los intereses principales que definen su trabajo en la actualidad. En primer lugar, la coreografía de lo cotidiano; en este caso movimientos rutinarios (levantarse, comer, caminar, cocinar, bañarse…) saturados hasta convertirse en pura disfunción. A continuación, la teatralización de la realidad; un entorno identificable y reconocible (el hogar) que se desvirtúa mediante un devenir sobreexcitado y convulso. Por último, la alteración del ritmo (el scratch) como dispositivo sensible que nos aprisiona y a su vez nos libera de la experiencia repetitiva del espacio social.”

Alfons Borrell. Trabajos y días

Alfons Borrell. Trabajos y días
Fundació Joan Miró
Parc de Montjuïc. Barcelona
Comisario: Oriol Vilapuig
Hasta el 27 de septiembre de 2015

El artista Alfons Borrell aterriza en la Fundació Joan Miró de Barcelona de la mano del comisario y también artista plástico Oriol Vilapuig (Sabadell, 1964). La exposición Alfons Borrell. Trabajos y días, forma parte del programa conmemorativo del 40 aniversario de la Fundació Joan Miró a través de una figura vinculada a la trayectoria de dicha institución y presente desde sus inicios.

Interior de la exposición Alfons Borrell. Trabajos y días. 2015. Cortesía de Fundació Joan Miró.

Interior de la exposición Alfons Borrell. Trabajos y días. 2015. Cortesía de Fundació Joan Miró.

Alfons Borrell (Barcelona, 1931) es considerado uno de los máximos representantes de la abstracción pictórica catalana, vinculado no solamente a la ciudad condal sino también a Sabadell, donde trabaja y difunde su obra plástica. Se le atribuyen importantes aportaciones al ámbito cultural, desde la creación de la Sala d’Art Actual en la Acadèmia de Belles Arts de Sabadell (1955) hasta la Sala Tres (1971) de esta misma Academia. Desde los 19 años mostró un ávido interés por la pintura, que le condujo al taller de Hermen Anglada Camarasa en Port Pollença (Mallorca), donde por aquellos años completaba el servicio militar. Su producción evolucionó de la figuración al expresionismo abstracto, pasando por una simplicidad en forma y color, el orden, las simetrías, variación en los materiales y hacia 1988, a raíz de la muerte de su esposa, un radicalismo formal. Al margen de su obra en solitario, en 1960 formó parte del grupo Gallot, dentro de la tendencia del action painting, que le llevó a realizar varias acciones en las calles de Sabadell y Barcelona. Ha expuesto en numerosas instituciones nacionales e internacionales, entre las que cabe destacar el Ateneu Barcelonès (1959), el Museu d’Art Contemporani de Barcelona (1960), la Acadèmia de Belles Arts de Sabadell (1969-1977), el Centre Georges Pompidou de París y en importantes acontecimientos en Japón y Estados Unidos.

El artista, Alfons Borrell, en el patio de su taller. 2015. Cortesía de Fundació Joan Miró.

El artista, Alfons Borrell, en el patio de su taller. 2015. Cortesía de Fundació Joan Miró.

La muestra reúne cerca de 200 piezas −130 de ellas inéditas− que profundizan en la trayectoria de Borrell a través de sus pinturas, dibujos, grabados, documentos audiovisuales (el film Aigua Fosca, de 1964) y notas personales, expuestas por vez primera, de su encuentro con el pintor Herman Anglada Camarasa en su taller de Port Pollença. En lo relativo a su planteamiento, la exposición elude un recorrido cronológico para, en su lugar, explorar siete ámbitos de estudio de la práctica pictórica de Borrell durante seis décadas: preludio, rebelión oblicua, apertura y desbordamiento, la acción contenida, la experimentación de los límites, reiteración y variación, el color como sujeto. De manera implícita, se aborda su posicionamiento respecto al arte como experiencia de vida.

Un ensayo con múltiples interpretaciones complementado con un catálogo en el que Oriol Vilapuig, Jèssica Jaques, Carles Guerra, Álvaro Siza y Alfons Borrell analizan la obra de un artista que no se consideraba creador, tal y como él mismo declaró: “No me siento artista, yo siento que vivo la vida: doy de comer a los peces, doy de comer a los pájaros, hago de jardinero cuando toca, voy a la montaña, voy al taller. [...] La pintura forma parte de mi vida; [...] yo quiero ser pintura, de hecho. [...] Porque hay dos tipos de pintores: el pintor que pinta el mar desde una distancia, aparentemente a través de una ventana, y el pintor que baja por las rampas, pasa por la arena, se mete dentro del mar y sale teñido de azul. [...] Y cuando acabo, cuando este personaje que tengo frente a mí me dice que no lo toque más, que ya lo ha explicado todo, no pongo ningún título: pongo la fecha.”

Alfons Borrell. Sin Título, óleo sobre tela. 1962. Cortesía Fundació Joan Miró.

Alfons Borrell. Sin Título, óleo sobre tela. 1962. Cortesía Fundació Joan Miró.

Alfons Borrell. 15-XI-89, Acrílico y collage sobre tela. 1989. Cortesía Fundació Joan Miró.

Alfons Borrell. 15-XI-89, Acrílico y collage sobre tela. 1989. Cortesía Fundació Joan Miró.

El entorno de Mont-roig en la obra de Joan Miró

Fundació Mas Miró
Proyecto casa del artista
Mont-roig del Camp, Tarragona
Ctra. de Mont-roig, km.16

La propuesta para el Mas Miró evidencia la importancia de la masía y del entorno de Mont-roig en la vida y la creación artística de Joan Miró. El equipamiento completa el triángulo de referencia sobre el artista, formado por la Fundació Joan Miró de Barcelona y la Fundació Pilar i Joan Miró de Palma de Mallorca. Los estudios RCR Arquitectes y Varis Arquitectes firman conjuntamente el proyecto que convertirá el Mas Miró en una casa de artista abierta al público.

Joan Miró en el taller de Mont-roig, 1965.  Archivo Successió Miró.

El proyecto se ha presentado en Mont-roig del Camp, Tarragona, en un acto que ha contado con la presencia de Ferran Pellicer, alcalde de Mont-roig del Camp y presidente de la Fundació Mas Miró; Joan Punyet Miró, nieto de Joan Miró y co propietario del Mas; Jaume Freixa y Rosa Maria Malet, presidente y directora de la Fundació Joan Miró, respectivamente; Ramón Vilalta, RCR Arquitectes; y Dani Freixes, Varis Arquitectes.

Fundació Mas Miró. FOTO: David Jiménez Guillemat.

Mas Miró recupera e integra los espacios originales del conjunto –la masía, el
estudio, la casa del masovero y la capilla– y construye otros para completar el
proyecto museográfico: una zona de aparcamiento, un pabellón de acceso, una
tienda, varios espacios polivalentes para talleres didácticos y propuestas
lúdicas, un restaurante y un espacio de evocación que conectará al visitante con
las sensaciones y las vivencias que tan profundamente marcaron a Joan Miró.

LaMasia

La Fundació Mas Miró ya ha iniciado las labores de adecuación que permitirán
la futura apertura del Mas.

Por su parte, Unió Corporació Alimentària ha desarrollado una línea corporativa
de productos locales para la Fundació Mas Miró, que podrá encontrarse, entre
otros establecimientos, en la tienda del museo.

Barcelona, zona neutral en la Gran Guerra

Barcelona, zona neutral (1914-1918)
Fundació Joan Miró, Barcelona
Inauguración 25 de Octubre
Hasta el 15 de Febrero del 2015

La Fundació Joan Miró presenta Barcelona, zona neutral (1914-1918) como consecuencia del centenario de la Gran Guerra que se conmemora este año 2014, una exposición sobre la cultura, la sociedad y el arte barceloneses durante aquellos cuatro años de neutralidad.

La exposición, comisariada por Felix Fanés y Joan M. Minguet, propone un recorrido temático por la Barcelona del período de la Primera Guerra Mundial, una ciudad que acogió artistas europeos exiliados y acontecimientos culturales de gran importancia interrumpidos por la guerra. Una transformación convulsa que cambió la producción cultural de Barcelona, introduciendo la polaridad entre la cultura oficial y la cultura de vanguardia.

La muestra se divide en un total de nueve salas, y abarca los más variados formatos visuales: el arte de la fotografía, las ilustraciones, las revistas, las postales, la publicidad, los cromos, el cine y las artes tradicionales. Las obras de Picabia, Togores, Picasso, Delaunay, Gleizes, Torres-García y Sunyer, entre otros, conviven con elementos de comunicación de masas de la época en formato original.

Vista nocturna del monumento a Cristóbal Colón, obra de Josep Brangulí, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

Vista nocturna del monumento a Cristóbal Colón, obra de Josep Brangulí, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundació Joan Miró.

BARCELONA DURANTE LA GRAN GUERRA

En los primeros años se manifestaba un patriotismo exaltado en las calles. La primera guerra industrial fue, al mismo tiempo, la primera guerra fotográfica. Las imágenes del frente servían por encima de todo como elementos de propaganda y manipulación de masas, que junto a la producción de carteles, aportaba una nueva visualidad técnica que convivía con los artistas.

Los procesos de modernización en Barcelona estaban muy ligados a Francia, como también lo estaba el arte. La influencia del francés Cézanne está presente en las pinturas de Sunyer, y en general, de los artistas catalanes.

E_45_Sunyer.paisatge.amb.pins.15.oli.col.par.

Paisatge amb pis, obra de Joaquim Sunyer, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

La expansión económica de Barcelona provocó un aumento de la población. Hubo un crecimiento notable de la burguesía pero también de la nueva masa obrera que fortaleció a las organizaciones sindicales. Fueron años de conflicto que culminaron con la huelga general de agosto de 1917 en la que Joan Miró fue llamado a filas. En la exposición, su retrato, vestido de militar, permite recordar su figura y la intervención del ejército.

Existen pocas fotografías de aquellos manifestantes, la mayoría eran de los militares. Para los comisarios, la imagen de Sagarra muestra la manifestación a favor de la amnistía de los presos detenidos durante aquella huelga, que junto al filme de Gaumont Pathé, representan dos de las primeras muestras del género del fotoperiodismo.

Manifestación a favor de la amnistía para los presos detenidos en la huelga, obra de Josep María de Sagarra, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

Manifestación a favor de la amnistía para los presos detenidos en la huelga, obra de Josep María de Sagarra, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

La guerra fue vista en Barcelona a través de la ilustración y la caricatura. En la exposición, podremos ver una ilustración de Apa (Feliu Elías) en la que se expone el dibujo original y también la revista donde se publicó. Además, los dibujos expuestos de Josep Clarà son inéditos.

Impressions de carretera obra de Josep Clarà, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

Impressions de carretera obra de Josep Clarà, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

El cartel de la Exposition d’Arts Français, realizado por Lucien Simon, refleja la importancia que tuvo la muestra cuando fue inaugurada en el Palacio de Bellas Artes el 23 de abril de 1917.

Otras obras, como la de Gleizes, explican aquel momento en que los artistas extranjeros se instalan en Barcelona, y la fascinación que algunos sintieron por el flamenco, muy presente en la ciudad. También el cartel y las imágenes del combate de boxeo entre Arthur Cravan, poeta, anarquista y boxeador, y Jack Johnson, ilustran la visualidad de la época. Aunque no todos los recién llegados eran extranjeros; algunos, como Pablo Picasso, volvían a casa siguiendo a los Ballets Rusos y a su futura esposa, Olga Khokhlova.

Bailes rusos. Teatro del Liceo, Barcelona obra de un anónimo, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

Bailes rusos. Teatro del Liceo, Barcelona obra de anónimo, en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

La producción de imágenes seriadas (carteles, fotografías, etc.) nos permite apreciar los hábitos de consumo y ocio de la época. Una exposición que nos traslada a la Barcelona del pasado, la Barcelona neutral, a través de toda una serie de obras artísticas que se ofrecen al público en la Fundació Joan Miró hasta mediados de febrero del 2015.

Cartel obra de Lucien Simon en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

Cartel obra de Lucien Simon en la exposición Barcelona, zona neutral (1914-1918). Imagen cortesía de la Fundación Joan Miró.

La montaña mágica de Lúa Coderch

Lúa Coderch. La montaña mágica 
Espai 13. Fundació Joan Miró
Parc de Montjuïc s/n (Barcelona)
Inauguración: jueves 19 de diciembre a las 19.30h
Hasta el 16 de marzo 2014

Lúa Coderch presenta en el Espai 13 de la Fundació Joan Miró La montaña mágica, una exposición que gira alrededor de la paradoja del llamado «presente histórico», que define los momentos convertidos en memorables a partir de acontecimientos que han tenido lugar en la montaña de Montjuïc.

La exposición, que forma parte del ciclo Arqueología preventiva, se plantea como un contenedor de momentos. Todos los elementos que la componen están cerrados en un almacén creado por la artista en el Espai 13 y que está hecho a imagen del depósito municipal de Via Favència, donde el Ayuntamiento de Barcelona guarda esculturas y material que ha retirado del espacio público. Durante cada uno de los setenta y dos días que dura la muestra, la artista sacará un elemento del almacén y lo colocará en la parte visitable de la sala, en un dispositivo preparado para cada ocasión.

LúaCoderch_Espai13

El almacén creado por Lúa Coderch en el Espai 13 de la Fundació Joan Miró

Las piezas que Lúa Coderch presentará a lo largo de la exposición tienen varios formatos: desde el vídeo, el audio o la fotografía, hasta objetos escultóricos o imágenes de archivo. Algunas han sido creadas específicamente y otras son apropiaciones de la artista. Todas las historias que aparecerán diariamente en el Espai 13 están recogidas en una publicación en forma de calendario y de registro de la actividad, que se entregará el día de la inauguración y estará a disposición de los visitantes mientras dure la exposición.

Cada uno de los episodios en los que se divide la exposición tiene relación con el imaginario histórico de la montaña de Montjuïc, que se ha convertido en un espacio de momentos planteados como «presente histórico», desde la Exposición Internacional de 1929 hasta el proyecto de los Juegos Olímpicos de 1992. Lúa Coderch explora el imaginario de estos momentos, relacionados con la expansión urbana de Barcelona y vinculados históricamente a acontecimientos, iconos turísticos o campañas oficiales.

El cine como materia para el arte contemporáneo

INSOMNIA
Fundació Joan Miró
Barcelona
Inauguración 21 de marzo, 19.30 h.
Hasta el 16 de junio de 2013

La Fundació Joan Miró presenta Insomnia, una muestra sobre el cine como materia para el arte contemporáneo. 

La exposición, comisariada por Neus Miró, reúne a artistas internacionales que han explorado el cine como medio desde los años sesenta hasta la actualidad. 

Los artistas presentes en la muestra trabajan con las propiedades del cine desde una actitud experimental y al margen de las exigencias de la industria. 

Las obras expuestas modifican las convenciones del cine desde tres puntos de vista: analizando la confluencia entre fotografía y cine, modificando las formas de proyección y creando nuevos espacios de visionado, o bien renovando los modelos de la narrativa cinematográfica. 

Del 22 de marzo al 16 de junio la Fundació Joan Miró presenta en Insomnia trabajos artísticos concebidos para ser proyectados en los espacios de arte, invadiendo el espacio expositivo o invitando a la intervención del visitante. Estos espacios han dado a los artistas una libertad más amplia que la que les proporciona la industria cinematográfica y sus formas de distribución.

La muestra incluye obras de Hollis Frampton, Lis Rhodes, Peter Kubelka, Stan VanDerBeek, Dan Graham, Ben Rivers y Stan Douglas. Dos de ellos, Rhodes y Kubelka, exponen por primera vez en el Estado español.

El título de la exposición procede de la frase con la que en 1971 Hollis Frampton concluía un texto sobre la relación entre fotografía y cine, y analizaba sus propiedades: «Finalmente el cine ha seducido a su musa. Se llama Insomnia». Según Frampton, desde la aparición del vídeo el cine se vuelve obsoleto y entonces resurge como arte; por ese motivo necesita una musa.

Esta nueva concepción lleva a Frampton y a los artistas presentados en la muestra a explorar el lenguaje fílmico de distintos modos: examinando la relación de la imagen en movimiento con la fotografía, buscando nuevas formas de proyección y creando nuevos espacios para el cine, o bien buscando nuevas narrativas cinematográficas alejadas de los relatos habituales de la ficción o el documental.

Imagen fija e imagen en movimiento 

El recorrido por el espacio expositivo empieza con Hollis Frampton y se centra en la relación entre fotografía y cine, entre imagen fija y en movimiento. Frampton, en las dos obras fotográficas que se presentan, hace el ejercicio de capturar el movimiento en una imagen fija, invirtiendo así el paso de la fotografía al cine. En (nostalgia), en cambio, genera una asincronía entre la imagen y el texto para sugerir un choque entre pasado, presente y futuro.

Experimentación en la proyección y nuevos espacios de visionado 

La segunda parte de la exposición reúne, de entrada, a dos artistas que han explorado las posibilidades de la proyección de la imagen creando nuevas relaciones entre el film y el espectador. Así, Lis Rhodes está presente en la muestra con Light Music, una instalación en la que dos proyectores enfrentados muestran imágenes geométricas. El espacio creado entre los proyectores y la imagen es un espacio performativo en el que el espectador interactúa con la proyección.

Seguidamente se exponen dos trabajos de Peter Kubelka, que también busca nuevas maneras de presentar el cine. Kubelka reduce su obra a los elementos básicos del cine: la luz, la oscuridad, el sonido y el silencio. Su film Arnulf Rainer se proyecta en una sala completamente negra.

Esta parte de la exposición prosigue presentando los proyectos de dos artistas que han explorado la relación entre espectador e imagen diseñando nuevos espacios para el cine. Stan VanDerBeek y Dan Graham están presentes en la muestra con propuestas que modifican el espacio expositivo y lo transforman en un espacio sensorial.

Además de tres filmes de VanDerBeek, la exposición presenta imágenes e información de Movie-Drome, una construcción en forma de cúpula ideada por él mismo en el año 1963. También puede verse una maqueta de Cinéma, de Dan Graham, pensada para que la proyección se integre en un edificio de vidrio de oficinas.

La narrativa cinematográfica 

La última parte de la exposición, titulada «El cine infinito», plantea propuestas que subvierten la narrativa cinematográfica convencional. Por un lado, Ben Rivers presenta Ah, Liberty!, film que observa la realidad eludiendo el género documental. Y por el otro, Stan Douglas explora las posibilidades de la construcción de historias con la videoinstalación Vídeo, que rompe la lógica de las estrategias canónicas de la ficción.

Simposio 

En el marco de la exposición, el 22 de marzo se celebrará un simposio en el que participarán David Campany, teórico y profesor de la Universidad de Westminster de Londres y autor de uno de los textos del catálogo de la exposición; Alex García Düttman, teórico y profesor de filosofía y cultura visual en Goldsmiths, Universidad de Londres; Antonio Alberto Weinrichter, teórico y profesor asociado de la Universidad Carlos III de Madrid; Neus Miró, comisaria de la muestra; y tres de los artistas participantes en la exposición, Ben Rivers, Lis Rhodes y Peter Kubelka, que ofrecerán una ponencia sobre su obra y su relación con el cine.