El IVAM engorda su colección

El Consejo Rector del IVAM aprueba la compra de obras de cuatro artistas
Martha Rosler, Gillian Wearing, Mira Bernabeu y Alexander Apóstol

El Consejo Rector del IVAM, presidido por el secretario autonómico de Cultura, Albert Girona, ha aprobado la adquisición de siete obras de los artistas Martha Rosler, Gillian Wearing, Mira Bernabeu y Alexander Apóstol, a propuesta del director del museo, José Miguel G. Cortés. Esta aprobación se produce después de que el Consejo Asesor provisional designado por la conselleria, que se reunió el pasado 6 de noviembre, valorara favorablemente dicha propuesta.

El objetivo de la compra, que ascenderá a un total de 149.104 euros, es el de seguir enriqueciendo la colección del IVAM con obras que responden a los ejes del programa de la actual dirección, especialmente la realidad y sus crónicas y las cartografías urbanas.

Point and Shoot, de Martha Rosler. Imagen cortesía del IVAM.

Point and Shoot, de Martha Rosler. Imagen cortesía del IVAM.

Los trabajos que se adquirirán de Martha Rosler (Nueva York, 1943) son dos fotomontajes realizados por la artista norteamericana en 2008 y que se han exhibido este año en la exposición Tristes Armas. Josep Renau y Martha Rosler ante la guerra. Se trata de Invasión (2008) y Point and Shoot (2008), dos obras sobre la violencia y la guerra, que pertenecen a la serie de collage fotográficos digitales House Beautiful. Bringing the War Home, New Series, que Rosler inició en 1967 y que retomó en 2004. Suponen una actualización contemporánea de los ricos fondos de los que dispone el museo en cuanto a estas técnicas, como las obra de Josep Renau y John Heartfield, que se puede ver en la muestra dedicada a las vanguardias históricas Construyendo nuevos mundos.

Rock 'n' roll 70, de Gillian Wearing. Imagen cortesía del IVAM.

Rock ‘n’ roll 70, de Gillian Wearing. Imagen cortesía del IVAM.

De Gillian Wearing (Birmingham, Reino Unido, 1963), premio Turner 1997 y una de las artistas británicas más reconocidas, el IVAM comprará Rock ‘n’ Roll 70 (2015), un trabajo sobre la representación de la mujer, que reflexiona sobre la identidad y los cambios en la persona por el paso del tiempo y las experiencias vitales. Es una de las piezas centrales de la exposición dedicada a la artista que puede verse actualmente en la Galería 1 del museo. Wearing ha donado al IVAM la intervención sobre la que se exhibe esta obra, con diferentes autorretratos de la artista a los que se ha aplicado técnicas forenses de envejecimiento.

Panorama social, de Mira Bernabeu. Imagen cortesía del IVAM.

Panorama social, de Mira Bernabeu. Imagen cortesía del IVAM.

El tercero de los artistas de los que se comprará obra es el valenciano Mira Bernabeu (Aspe, 1969). Panorama Social (1965-2007 / 2009-2014) (España III), de 2008, son 298 imágenes de 21 x 18 centímetros, que constituyen un proyecto social específico sobre la memoria de la ciudad, acerca de la realidad sociocultural, concretamente sobre el antiguo zoo de Valencia.

Av Caracas Bogotá 3, de Alexander Apóstol. Imagen cortesía del IVAM.

Av Caracas Bogotá 3, de Alexander Apóstol. Imagen cortesía del IVAM.

Por último, el IVAM adquirirá tres fotografías de 100 x 135 centímetros del venezolano Alexander Apóstol (Barquisimeto, 1969) pertenecientes a una serie de siete, que se completarán con la donación por parte del artista de otras cuatro imágenes. Las que comprará el museo son Av. Caracas. Bogotá 2 (2006), Av. Caracas. Bogotá 3 (2006) y Av. Caracas. Bogotá 7 (2006). Apóstol trabaja sobre la visión de los espacios urbanos y formula alegorías sobre la quiebra del progreso y la utopía.

Obra abierta, un homenaje al VIH-SIDA

Convocante: Adhara Sevilla Centro Comunitario de VIH/Sida y otras ITS
Dotación: 1.500 euros
Modo de presentación: envío de proyecto
Plazo de admisión: Hasta el 15 de octubre

Adhara Sevilla convoca en colaboración con el Ayuntamiento de Sevilla el premio “Obra abierta, un homenaje al VIH-SIDA”, patrocinado por la farmacéutica Janssen.

Primera – Objeto

Distinguir un proyecto de arte que refleje la realidad actual del VIH/Sida.

Segunda – Ámbito

Podrán presentarse a este concurso los/as artistas españoles/as y extranjeros/as que lo deseen, quienes deberán observar y aceptar lo establecido en estas Bases.

Cada artista podrá presentar un único proyecto, que habrá de ser original.

Tercera – Obra

Los proyectos que se presenten a la convocatoria podrán incluir bocetos, dibujos, fotomontajes, maquetas, material audiovisual, memorias explicativas, etc., que permitan al Jurado hacerse una idea cabal de la obra finalmente resultante del proceso de creación artística.

La obra que resulte premiada en esta convocatoria, en material resistente, se instalará en un espacio de concurrencia pública de la ciudad de Sevilla, España.

Cuarta – Presentación

Cada proyecto se acompañará de dos sobres, con información expresa en lengua española y en formato accesible.

El primero incluirá:

- Nombre y apellidos del/la artista.

- Historia de vida artistica

- Fotocopia de documento oficial que acredite la identidad.

- Dirección postal y electrónica.

- Teléfono de contacto.

El segundo contendrá:

- Título de la obra.

- Pseudónimo del/la artista

- Técnica que se va a utilizar.

- Dimensiones.

- Peso.

- Breve justificación teórica de la pieza.

- resupuesto aproximado de instalación de la obra.

El proyecto se presentará indicando la técnica expresiva y material deseado por el autor o autora, debiendo tener en cuenta que la obra habrá de realizarse en un material resistente a la intemperie y llamado a perdurar sin alteraciones significativas de la obra por el transcurso del tiempo.

Quinta – Plazo de presentación de proyectos

Los proyectos se presentarán, por cuenta del/ la artista participante, mediante correo postal o mensajería desde el 7 de septiembre hasta 15 de octubre de 2015, en la sede de Adhara Asociación VIH/Sida, calle Pagés del Corro 89-91 Local 3, 41010 Sevilla, España.

Sexta -Premio

El premio consistirá en una dotación económica de 1.500 Euros.

Séptima – Jurado

El Jurado estará formado por personas expertas en las esferas de la prevención y atención del VIH/Sida y las artes plásticas designados por las Entidades promotoras, y su fallo será inapelable.

El fallo del Jurado se emitirá y hará público antes del 19 de octubre de 2015.

Si a juicio del Jurado no se hubiesen presentado obras con la entidad o la calidad suficientes, el Concurso podría ser declarado desierto. En ningún caso, el Premio podrá concederse a título compartido.

Octava – Ejecución de la obra

El/la artista ganador/a suscribirá un contrato de ejecución con las Entidades promotoras, en el plazo que éstas estipulen.

Los gastos transporte y colocación correrán por cuenta de la organización del Concurso.

Novena – Retirada de proyectos

Los proyectos presentados por los/las artistas que no resulten premiados, podrán ser retirados en el plazo del mes siguiente a la comunicación pública del fallo, en la sede de entrega.

A partir de esta fecha, si no fueran retirados, se devolverían a través de servicio de mensajería a portes debidos. Si el proyecto no pudiera entregarse por no localizarse el destinatario, pasaría a ser propiedad de la entidad organizadora.

Décima – Condiciones generales

Se entiende que los/las participantes autorizan sin limitación de sistemas, medios, ni paises, la reproducción de sus obras sin abono de derechos. El hecho de participar en este concurso supone la aceptación total de estas bases.

Más información y bases completas
Imagen de portada: Campaña de Adhara Sevilla

Arquilecturas: el mundo en tres dimensiones

Arquilecturas, de Silvana Andrés y Sonia Rayos

Acercar la arquitectura a los niños a partir de cuatro años, fomentar su creatividad e interés hacia el entorno físico, su curiosidad por diversos modelos de ciudades y desarrollar su inteligencia visual-espacial. Son algunos de los principales objetivos de Arquilecturas un novedoso proyecto puesto en marcha por la profesora de Plástica Silvana Andrés y la arquitecta Sonia Rayos. Consiste en talleres de arquitectura para niños en los que se trabaja con medios de representación arquitectónica como maquetas, fotomontajes, collages, planos, dibujos y medios digitales entre otros materiales.

Los primeros talleres de Arquilecturas se realizaron el pasado curso con gran éxito en diversos espacios culturales y en el Colegio de Arquitectos de Valencia. “En colaboración con la Concejalía de Juventud, este otoño ofreceremos los talleres a los centros educativos que lo soliciten, y también formamos parte del  Plan Joven de la Ciudad de Valencia”, dicen Andrés y Rayos. “A partir de octubre impartiremos el curso completo de extraescolares en colegios, en algunos aún pendientes de la matrícula y en otros, como el CEIP Pinedo, con dos grupos por la alta demanda. Participaremos en varios certámenes culturales, como Intramurs en octubre, y en noviembre en los talleres infantiles del festival femenino She’s the fest en las Naves”.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Conscientes de la importancia de la imagen como herramienta de comunicación, Andrés y Rayos han incluido el diseño gráfico con la colaboración de Ibán Ramón, autor de la identidad corporativa y del dossier de presentación.

Para poner en marcha su proyecto se han inspirado en otros semejantes que funcionan en  Europa. Entre ellos “las escuelas Vittra, colegios públicos suecos con una arquitectura increíble. ARKKI una escuela de arquitectura finlandesa para niños y jóvenes. Francesco Tonucci, con su proyecto Ciudad de los Niños, en el que se propone que las ciudades estén estructuradas y pensadas para los más pequeños.  Las propuestas de Maushaus en San Sebastián. También la revista de arquitectura para niños AMAG que es un referente, no sólo por las propuestas sino también porque trabaja con material de libre acceso OER recursos educativos abiertos”.

¿Cómo se les ocurrió la idea de Arquilecturas?

Procedemos de dos campos diferentes, la Arquitectura y las Bellas Artes, y nos apasiona confrontar nuestros puntos de vista sobre la concepción del espacio. Compartimos inquietudes sobre dos aspectos que nos parecen fundamentales en la educación. En primer lugar, la necesidad de introducir en los colegios la educación de la ciudadanía en el campo de la arquitectura y el espacio urbano. En segundo lugar, el interés sobre la función de la arquitectura en el ámbito de los espacios educativos, convencidas de que la calidad del aprendizaje está directamente influenciada por las características del entorno.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

Imagen del taller Le Corbu. Cortesía de las autoras.

¿Cómo se aproxima un tema tan complejo a la mente infantil?

Al hablar de arquitectura para niños se puede interpretar la propuesta como entretenimiento, pero ese no es el objetivo de Arquilecturas. Que en los talleres utilicemos el juego como medio, no quita para que en esencia, el objetivo sea formativo. Tampoco se trata de formar futuros arquitectos, pero sí de aprender a pensar a partir de experiencias.  Queremos abrir las posibilidades del aprendizaje infantil con múltiples lenguajes, con múltiples lecturas de la realidad. La arquitectura nos habla del espacio que habitamos, nos interesa aproximarnos a la arquitectura superando lo descriptivo y adentrándonos también en un trabajo narrativo. Nos parece esencial conectar los conocimientos sobre arquitectura con la vida de los niños, trabajar los espacios donde suceden cosas que afectan a la vida de las personas.

¿Cómo se desarrolla un taller?

Priorizamos el juego como herramienta básica de aprendizaje. El juego no es únicamente algo lúdico, requiere de constancia y esfuerzo. Los adultos estamos presentes en los talleres como mediadores, no nos interesa que el proceso se quede solo en autoexpresión, manejamos conceptos arquitectónicos e introducimos un lenguaje técnico que despierta la curiosidad de los niños. Mediante la introducción del estímulo son los niños los que plantean las preguntas, entendemos que de otro modo no puede darse un aprendizaje significativo. Por ejemplo, en el taller ‘Mi casa tiene raíces’, conocen los cimientos del edificio y las zapatas, recuerdan el nombre asociándolo con sus zapatos, soplan sobre un árbol de papel con y sin raíces, experimentan y sacan sus propias conclusiones. En el taller de ‘Le Corbu’ conocen a ese señor de gafas que hacía casas. Les enseñamos la Unite d´habitation de Marsella y la terraza donde el arquitecto tuvo en cuenta a los niños. Les explicamos lo que es el hormigón y construyen entre todos una estructura para una vivienda plurifamiliar en la que colocan después sus propios diseños de viviendas pasantes.

Profesora de Plástica durante 13 años, Silvana Andrés critica la reducción de esta asignatura convertida en optativa. “Al pasar a ser optativa en secundaria, un alumno puede acabar bachillerato sin haber recibido educación artística desde primaria. Es un gran error, pues todos los niños tienen imaginación y creatividad, el problema es mantenerla cuando se acaba la infancia. De hecho los niños entienden muy bien el arte y tienen muchos menos prejuicios que la mayoría de los adultos. Vivimos en un mundo repleto de estímulos visuales que afectan directamente al desarrollo de nuestros alumnos, por esto es fundamental dotarles de las herramientas apropiadas para desarrollar un espíritu crítico. Este es el objetivo prioritario de la asignatura, el desarrollo del pensamiento crítico visual. La educación artística es investigación, reflexión, enseñar a pensar y trabajar además con un lenguaje universal”, concluye Silvana Andrés.

El próximo mes Arquilecturas inaugura su sede en el barrio de Russafa (Calle Buenos Aires, 26)

Arquilecturas.

Sonia Rayos (izquierda) y Silvana Andrés, responsables del proyecto Arquilecturas. Imagen cortesía de las autoras.

Bel Carrasco

Néstor Basterretxea fallece muy a su pesar

Fallece Néstor Basterretxea (Bermeo, 1924 – Hondarribia, 2014)
Escultor, pintor y cineasta vasco

Néstor Basterretxea Arzadun, escultor, pintor y director de cine, falleció el pasado sábado 12 de julio en su casa de Hondarribia (Gipuzkoa), a los 90 años de edad. Basterretxea nació en Bermeo (Bizkaia) y en 1936 se exilió junto con su familia, primero a Casablanca y luego a Argentina, según recoge Europa Press tras la noticia de su fallecimiento. En 1952 regresó a España y ganó el concurso para la realización de las pinturas murales de la cripta de la basílica de Arantzazu, en Oñate. Allí entró en contacto con el escultor Jorge Oteiza.

A finales de la década de los cincuenta formó parte de los grupos de vanguardia más importantes del campo creativo español: el Equipo 57 y el grupo Gaur, con Oteiza, Chillida, Mendiburu, Ruiz Balerdi, Amable Arias o Sistiaga, entre otros. A partir de 1963, y durante diez años, desarrolló su trabajo en el campo del diseño industrial, sobre todo en la decoración de hoteles y diseño de muebles. También practicó la fotografía experimental e hizo una exposición en Bilbao en 1969.

Una de las obras escultóricas de Néstor Basterretxea.

Una de las obras escultóricas de Néstor Basterretxea.

En 1982, una escultura suya, que representaba un árbol de siete ramas, resultó ganadora en el concurso de ideas, convocado por el Parlamento vasco, para presidir el hemiciclo. En septiembre de 1987 realizó su primera exposición individual en Madrid, en el Museo Español de Arte Contemporáneo. La antología, que constaba de 140 piezas, entre esculturas, pinturas, dibujos y collages, recogía distintas épocas de su actividad.

En 1988 se inauguró su obra Paloma por la Paz, de siete metros de alta por nueve de ancha, que se instaló en el paseo de Zurriola de San Sebastián, cerca del estadio de Anoeta. Otra obra suya, Monumento al pastor vasco, se encuentra instalada en la localidad de Reno, en el estado norteamericano de Atlanta. Además de la escultura y la pintura, también ha realizado cine, con cortometrajes como Operación H (1963), Pelotari (1964), y Alquézar, retablo de pasión (1965), y el largometraje Ama Lur – Tierra Madre (1966), además de varios documentales.

En Valencia, la galería Alba Cabrera fue quien se encargó de difundir su obra con dos singulares exposiciones. Su responsable, Graciela Devincenzi, lo recuerda como un artista “de una gran honestidad”, al que la muerte le incomodaba “por absurda, debido a las muchas cosas que todavía le quedaban por hacer”, según recuerda la galerista, que sentía un “profundo afecto” por el escultor vasco.

En MAKMA le dedicamos un artículo con motivo de su exposición antológica en el Museo de Bellas Artes de Bilbao el pasado año. Ésta es la reseña publicada acerca de su obra y su persona, que volvemos a editar a modo de homenaje.

Obra de Néstor Basterretxea, escultor vasco recientemente fallecido.

Obra de Néstor Basterretxea, escultor vasco recientemente fallecido.

Néstor Basterretxea (Bermeo, 1924) tiene los pies en el suelo, pero la cabeza siempre en otros sitios. Siendo nacionalista vasco, proyecta sus casi 90 años tan lejos como le da su fértil imaginación cosmopolita. Como él mismo ha dicho en más de una ocasión, pertenecer a una tierra no es un obstáculo, sino el punto desde el que partir hacia otros lugares. De hecho, su serie sobre Cosmogonía Vasca bien pudiera ser el lugar común de los mitos que otros pueblos abrazan. Formas particulares para transmitir sentimientos universales.

De ahí lo apropiado del título de la exposición antológica que le dedica el Museo de Bellas Artes de Bilbao: Néstor Basterretxea. Forma y Universo. Se trata de la retrospectiva más completa celebrada hasta la fecha de la obra del pintor y escultor vasco. Bueno, pintor, escultor y muchas cosas más, como lo demuestra la propia antológica, que repasa 60 años de trayectoria dividida en apartados que vienen a dar testimonio de la inquietud del artista.

De su interés temprano por la arquitectura y el urbanismo, pasamos a la pintura, el diseño industrial, los fotomontajes, su Serie Cosmogónica vasca y sus correlativas esculturas policromadas sobre culturas precolombinas. Además de los carteles, obra gráfica, volumetrías e incluso el cine. No había disciplina artística en la que Basterretxea no picara, atraído por las posibilidades creativas que cada medio rendía a su fértil imaginación. Cada apartado por separado hunde sus raíces en la capacidad expresiva del artista para sembrar en terrenos dispares. Terrenos que, sin embargo, acaban unidos por la línea de puntos del mapa universal que Basterretxea crea a partir de esa línea quebrada que él descubrió investigando sobre el plano.

Más de 200 piezas dan fe de esa forma singular de tratar la línea, hasta convertirla en trasunto universal. El Museo de Bellas Artes de Bilbao, al que Basterretxea ha donado ya un buen puñado de obras fruto de su vinculación emocional con el museo, despliega en una de sus salas ese universo del artista vasco, propiciando que se vea en un solo plano la multitud de formas que adopta su plástica imaginación.

Sorprendentes sus esculturas mitológicas, al igual que sus volumetrías, con esa Atlántida proyectada como museo de las ciencias para la central nuclear de Lemoiz. En esta línea, sorprenden igualmente sus fotomontajes: esculturas ubicadas en contextos imaginarios (ruinas románticas, jardines barrocos o selvas amazónicas). Y es que Basterretxea, con los pies siempre en tierra vasca, no ha parado de imaginarse otros mundos distantes que, siguiendo al poeta francés Paul Éluard, se hallaban en cualquier caso dentro del suyo. Un artista, pues, de las raíces al tallo.

El escultor vasco Néstor Basterretxea, en una imagen de rtve.es.

El escultor vasco Néstor Basterretxea, en una imagen de rtve.es.

Salva Torres

Pilar Cossío en la galería Juan Silió

Pilar Cossío. Honey – Drawing in the Desert Sand (Essaouira Project) 
Galería Juan Silió
C/ Sol 45, Bajo. Santander
Inauguración: 21 de diciembre a las 20h
Hasta el 8 de febrero 2014

Pilar Cossío regresa a la Galería Juan Silió para presentarnos “Honey- drawing in the desert sand (Essaouira Project)”, una selección de trabajos recientes que incluyen video-escultura, ready-made, fotomontajes y principalmente dibujos, realizados entre París y Marruecos. Pilar se desenvuelve con extraordinaria soltura en cualquiera de los lenguajes contemporáneos y ha ido conformando una práctica que desplaza nuestra mirada, nuestra visión metafórica del mundo.

En palabras del crítico de arte contemporáneo Daniel Soutif, “Estas obras de Pilar, a través de sus distintos lenguajes, pueden ayudarnos a resumir algunos sentimientos que su arte suscita. En su obra en efecto, los cuerpos sólo se revelan al espectador desde la ausencia o el eclipse, desaparecidos o a punto de desaparecer. Su naturaleza en permanente desplazamiento no nos deja de ellos mas que unas huellas fugitivas, o si son estables, son solamente metonímicas. Su experiencia en medio Oriente y África del norte lo confirman. Sus elementos iconográficos parecen surgir de un vértigo interior que les proyecta a una distancia aún más infranqueable, como si perteneciesen a otro mundo diáfano.”

Pilar Cossío nos acerca sin remedio a la poesía visual, proponiendo “cauces deslumbrantes que desde el sueño o la vigilia nos conducen al centro del poema. Sin paliativos”. La artista no permanece ni un instante en esa realidad delimitada por la razón. Acceder a lo real significa entonces desvelar un territorio mágico, que solo le pertenece a ella y que es además su morada. Pero lo mas sorprendente son los medios que utiliza para legitimizarlo, ya que no es solamente a través del poema o del fotomontaje, o del dibujo, si no también, y recientemente con mayor atención: el ready-made, el objet dʼart o de la instalación, realizando desplazamientos inéditos y emocionantes: de la realidad al sueño, de lo visual a lo mental y viceversa. Solo en algún caso su obra esclarece alguno de sus enigmas. Pilar sabe que sus estructuras, procedentes del caos anterior a la idea, son madrigueras, o lo que es lo mismo: “nuestro lugar en el mundo”.

Según el crítico de arte Javier Ruiz-Beirut, “Esta obra magnífica de Pilar, propone una negociación entre el tiempo, la luz y la materia, y me interesa mucho en ella, además de la “idea” que la preside y de la estructura, esa combinación de abstracción y soplo, la segmentación del mundo en tres tiempos.“

Acrobat pause. 2013 Fotografía en B/N. 60 x 101cm.

Acrobat pause. 2013. Fotografía en B/N. 60 x 101cm. Cortesía de la galería Juan Silió

Fotomontajes de un tiempo extraviado

Espejismos de la memoria
Eduard Ibáñez

Galería Kessler-Battaglia
Pasaje Giner 2, Plaza de la Reina, Valencia
Del 11 de abril al 4 de mayo de 2013

 

Eduard Ibáñez, Sin título. Fotografía impresa en papel Photo Rag Varyta de 315 gm 100% Cotton Hahnemühle. Edición de 5 copias numeradas. Imagen cortesía de Galería Kessler-Battaglia.

Eduard Ibáñez, Sin título. Fotografía impresa en papel Photo Rag Varyta de 315 gm 100% Cotton Hahnemühle. Edición de 5 copias numeradas. Imagen cortesía de Galería Kessler-Battaglia.

 

 

De siempre ha existido la creencia de que la memoria es un almacén donde se depositan, no sólo los conocimientos sino también los recuerdos.

En el cómputo de los recuerdos, -incluidos los de origen fotográfico-, influye en diferente plano el fenómeno de construcción y reconstrucción de lo almacenado.

En el caso de la memorización de referentes fotográficos o historias “narradas” fotográficamente, aún recordando lo esencial, se reconstruyen a partir de los detalles de acuerdo a su conocimiento previo.
No obstante, dicha reconstrucción suele contener distorsiones de la imagen recordada qué, aún actuando como “huella veraz” de lo sucedido frente a la cámara, distorsiona nuestras expectativas y activa nuestros prejuicios. Ello hace que la memoria sea maleable, dinámica e imperfecta, representándose como un espejismo, en un cruce o solapamiento, a veces jerarquizado, a veces aleatorio, del complicado sistema de procesamiento de la información.

Espejismos de la memoria es una amplia serie de montajes fotográficos, de la que aquí se muestra tan solo una parte de ellos, a partir de material gráfico proveniente de colecciones de revistas ilustradas europeas y americanas, editadas entre 1954 y 1964.

Lejos de suponer una mirada nostálgica a un pasado no tan lejano, estas obras rescatan un tiempo extraviado en la memoria. El cruce casual o provocado de imágenes, -algunas auténticos referentes icónicos de aquel periodo-, conforman un inmenso palimpsesto que remite a las paradojas de un mundo convulso, dividido en polos opuestos y atenazado por la omnipresente sombra de la Guerra Fría.

Eduard Ibáñez, Sin título. Fotografía impresa en papel Photo Rag Varyta de 315 gm 100% Cotton Hahnemühle. Edición de 5 copias numeradas. Imagen cortesía de Galería Kessler-Battaglia.

Eduard Ibáñez, Sin título. Fotografía impresa en papel Photo Rag Varyta de 315 gm 100% Cotton Hahnemühle. Edición de 5 copias numeradas. Imagen cortesía de Galería Kessler-Battaglia.

Basterretxea, de la raíz al tallo

Museo de Bellas Artes

Néstor Basterretxea

Bilbao

C/ Museo Plaza, 2

Hasta el 19 de mayo

Néstor Basterretxea (Bermeo, 1924) tiene los pies en el suelo, pero la cabeza siempre en otros sitios. Siendo nacionalista vasco, proyecta sus casi 90 años tan lejos como le da su fértil imaginación cosmopolita. Como él mismo ha dicho en más de una ocasión, pertenecer a una tierra no es un obstáculo, sino el punto desde el que partir hacia otros lugares. De hecho, su serie sobre Cosmogonía Vasca bien pudiera ser el lugar común de los mitos que otros pueblos abrazan. Formas particulares para transmitir sentimientos universales.

De ahí lo apropiado del título de la exposición antológica que le dedica el Museo de Bellas Artes de Bilbao: Néstor Basterretxea. Forma y Universo. Se trata de la retrospectiva más completa celebrada hasta la fecha de la obra del pintor y escultor vasco. Bueno, pintor, escultor y muchas cosas más, como lo demuestra la propia antológica, que repasa 60 años de trayectoria dividida en apartados que vienen a dar testimonio de la inquietud del artista.

De su interés temprano por la arquitectura y el urbanismo, pasamos a la pintura, el diseño industrial, los fotomontajes, su Serie Cosmogónica vasca y sus correlativas esculturas policromadas sobre culturas precolombinas. Además de los carteles, obra gráfica, volumetrías e incluso el cine. No había disciplina artística en la que Basterretxea no picara, atraído por las posibilidades creativas que cada medio rendía a su fértil imaginación. Cada apartado por separado hunde sus raíces en la capacidad expresiva del artista para sembrar en terrenos dispares. Terrenos que, sin embargo, acaban unidos por la línea de puntos del mapa universal que Basterretxea crea a partir de esa línea quebrada que él descubrió investigando sobre el plano.

Más de 200 piezas dan fe de esa forma singular de tratar la línea, hasta convertirla en trasunto universal. El Museo de Bellas Artes de Bilbao, al que Basterretxea ha donado ya un buen puñado de obras fruto de su vinculación emocional con el museo, despliega en una de sus salas ese universo del artista vasco, propiciando que se vea en un solo plano la multitud de formas que adopta su plástica imaginación.

Sorprendentes sus esculturas mitológicas, al igual que sus volumetrías, con esa Atlántida proyectada como museo de las ciencias para la central nuclear de Lemoiz. En esta línea, sorprenden igualmente sus fotomontajes: esculturas ubicadas en contextos imaginarios (ruinas románticas, jardines barrocos o selvas amazónicas). Y es que Basterretxea, con los pies siempre en tierra vasca, no ha parado de imaginarse otros mundos distantes que, siguiendo al poeta francés Paul Éluard, se hallaban en cualquier caso dentro del suyo. Un artista, pues, de las raíces al tallo.

Salva Torres