La felicidad está en los bares

‘Happy Hour’, de Jürgen Schadeberg
Galería Railowky
Grabador Esteve 34, Valéncia
Hasta el 30 de septiembre
Domingo 30 de agosto de 2020*

* Con motivo del fallecimiento del fotógrafo alemán Jürgen Schadeberg a los 89 años, MAKMA recupera el artículo de Bel Carrasco, publicado originalmente el pasado 22 de julio de 2020.

Ir de bares ha sido uno de los placeres prohibidos durante las semanas de confinamiento que más ha echado en falta el personal. Llámense bares, pubs, cafés, tascas o tabernas, esos espacios comunes donde la gente comparte soledades y compañías, algarabías y raros silencios desempeñan una función clave. Desde tiempos remotos han sido centros de encuentros e intercambios: intrigas y conspiraciones políticas, tertulias literarias, citas románticas, entrevistas clandestinas y hasta peleas multitudinarias.

La Galería Railowsky les brinda homenaje con ‘Happy Hour’, un viaje por medio mundo a través de las rotundas imágenes del fotografo alemán, afincado en València, Jürgen Schadeberg.

La ‘Hora Feliz’ es una estrategia comercial de los bares para enganchar a los clientes en horas de poco público, pero nosotros queremos darle un valor distinto, el de intentar volver a las horas felices en las que podemos socializar –aunque sea poco a poco–, recuperar la alegría de vivir y reencontrarnos con los amigos», dice Juan Pedro Font de Mora, de la Fundación Railowsky.

«Esta esposición es un canto a la vida y al deseo de compartir con los amigos una copa en un bar, una metáfora visual de lo que todos y todas deseamos hacer, volver a vivir como antes de la COVID-19 , sin miedos, sin mascarillas, pudiéndonos besar y abrazar».

Jürgen Schadeberg
Foto de Jürgen Schadeberg. Imagen cortesía de Railowsky.

A lo largo de varias décadas, Schadeberg ha plasmado el ambiente relajado y bullicioso de todo tipo de bares, desde el típico pub de aire irlandés a la tasca española con zócalo de azulejos y viejecitas vestidas totalmente de negro. Desde obreros reposando ante su jarra a grupos de la jet en Cannes celebrando un festín.

Son 33 imágenes que plasman estos enclaves de ocio a lo largo de medio siglo y medio mundo –de 1961 al 2006–, en sitios tan dispares como Nueva York, Torremolinos, Málaga, Mijas, Cannes, París y ciudades de Sudáfrica, donde el autor vivió la lucha contra el apartheid y se convirtió en el fotógafo preferido, además de amigo, de Nelson Mandela.

Una galería de retratos de personas de distintas edades y condición social captadas en soledad ante una jarra de cerveza, con su pipa y su perro, o en grupo bullicioso, en estado reflexivo o en plena diversión.

Nacido en 1931, Schadeberg bien podría definirse como ‘Hijo del siglo XX’, testigo de excepción de acontecimientos históricos decisivos, desde la Segunda Guerra Mundial al nombramiento de Mandela como primer presidente negro de Sudáfrica. Durante su infancia sufrió un bautismo de fuego en sentido literal, pues vivía en Berlín junto a su madre, actriz que interpretaba pequeños papeles en el teatro y en el cine.

Foto de Jürgen Schadeberg. Imagen cortesía de Railowsky.

La primera parte de sus memorias, ‘Tal como yo lo veo’, editadas por la Universitat Politécnica de València, describe ese periodo de su vida bajo el constante estallido de las bombas. Carreras a los refugios, incendios, cadáveres, sirenas de las ambulancias, muerte, destrucción y hambre.

Lo hace con una prosa sencilla y eficaz que delata su pasión por la lectura desde temprana edad –sin dramatismos ni cargar las tintas–, intercalando simpáticas anécdotas (como el atracón que se dio para simular su buena puntería en un campamento donde los nazis programaban a los niños, con hechos de gran crudeza). El terror de los supervivientes de Berlín, sobre todo de las mujere,s a las atrocidades que cometían los soldados rusos, el miedo, la locura… En esos años bélicos se inició ya en la fotografía con una pequeña Kodak, siendo una de sus modelo ‘Cosima’, una perra afgana a la que no le gustaba jugar a la pelota, a la que disfrazó con su pijama y un sombrero.

Al término de la guerra y tras una rápida recuperación de la ciudad vencida, Jürgen emprendió su carrera de fotógrafo y, con 19 años, viajó a Johannesburgo, donde se había instalado su madre después de casarse con un británico. Tras algunos trabajos precarios se sumó al equipo de la mítica revista Drum, dedicada a la comunidad de color centrada en música y espectáculos, y con la cámara colgada del cuello asistió en primera línea a la lucha contra el apartheid. En 1951, en una asamblea del CNA, retrató por primera vez a Nelson Mandela, «un tipo alto, carismático, que transmitía mucha confianza en sí mismo», describe en sus memorias.

Foto de Jürgen Schadeberg. Imagen cortesía de Railowsky.

Fue el primero de una serie en la que inmortalizó al lider africanista. En las huelgas contra el apartheid, en el juicio en el que fue condenado a cadena perpetua, en la cárcel, durante su liberación y, por fin, en su elección como presidente del país. En sus memorias relata con detalle y desde su óptica personal la evolución del proceso que vivió Sudáfica con títulos muy gráficos: ‘En Blanco y negro’, ‘En negro y blanco’ y ‘A todo color’.

En 2007, Schadeberg y su esposa Claudia abandonaron Sudáfrica y se instalaron primero en Normandía y luego en Berlín. En 2013 se afincaron en La Drova, un caserío cercano a Barx, pequeño pueblo de La Safor, donde una comunidad cosmopolita convive en armonía con los naturales de allí. Al año siguiente recibió un doble reconocimiento por su trayectoria: la Universitat Politécnica de València lo nombró doctor honoris causa y el prestigioso Institute of Contemporary Photography de Nueva York le otorgó un galardón por el conjunto de su obra.

Debido a las circunstancias, las visitas a la exposición se organizan con cita previa, en grupos reducidos de diez personas y con visitas guiadas en horario de 19:30 a 20:30. Se puede elegir día y solicitar visita a través del correo de La Librería Railowsky, sede de la exposición: libreria@railowsky.com. Quien no pueda asistir a las visitas guiadas podrá verla en el horario de verano de la librería: de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 y de 17:30 a 21:30. Sábados de 10:00 a 14:00 (excepto agosto, cuyo cierre será del 8 al 23). Las visitas guiadas se realizarán los días 16, 17, 20, 21, 22, 23 y 24 de julio de 2020.

Foto de Jürgen Schadeberg. Imagen cortesía de Railowsky.

Bel Carrasco