Titzina Teatro galardonado en los premios de Sala Russafa

Distancia 7 Minutos, de Titzina Teatro (Barcelona)
Premi Makma al Millor Espectacle Nacional de Teatro
VII Edició Premis del Públic de Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Domingo 17 de junio de 2018

El resto de la lista de premiados: Premi Urban-Levante (EMV) al Millor Espectacle Valencià de Teatre para ‘Flores azules’, de La Dramática Producciones (València); Premi Menkes al Millor Espectacle de Dansa para ‘Drap’, de Mou Dansa-ONGD Setem (València); Premi C.C. Nuevo Centro al Millor Espectacle Teatral per a xiques i xiquetes para ‘El caso del fantasma percusionista’, de La Gotera de Lazotea (Jerez de la Frontera); Premi El Diario C.V.es a l’Espectacle Revelació 2018 para ‘La dislexia de los conejos’, de Conejos Teatro (València); Premi Mondo Sonoro al Millor Directe Musical para el grupo de música ‘Badlands’ (València); Premi Fundació Bromera al Millor Espectacle Treball Escolar para Noa Mª Paavola España, del CEIP Alejandra Soler; Premi Fundació Bromera al Millor Col.legi Assistent para el Centre Privat Color de Monte Colorado, y Premi a l’Espectador 2018 patrocinado por Sala Russafa (otorgado por sorteo) a José Julián Ibañez Primo.

 continuación reproducimos la entrevista que con motivo del pase de su obra 'Distancia 7 Minutos' realizamos a uno de los creadores de Titzina Teatro en noviembre de 2017]

La metáfora es muy ilustrativa: una plaga de termitas obliga a un juez abandonar su casa para tener que vivir con su padre una temporada. Al mismo tiempo, el vehículo espacial Curiosity aterrizaba en Marte para explorar su superficie, manteniendo en vilo durante siete minutos a la NASA al desaparecer la señal que debía confirmar el éxito de la operación. El espacio y el tiempo dándose conflictivamente la mano. Lo mayúsculo y lo minúsculo entrelazados en una historia a la que Titzina Teatro saca chispas en Distancia 7 Minutos, la obra que felizmente se estrena en Valencia gracias a la Sala Russafa.

“La distancia entre las personas, en este caso entre un juez y su padre, reflejada en esos siete minutos de terror que supuso no saber si el aparato había tocado tierra o se había estrellado”, explica Pako Merino que, junto a Diego Lorca, protagoniza y dirige una obra que supera ya las 350 representaciones, con más de 100.000 espectadores durante su gira por España y países de Latinoamérica. “Son siete minutos de espera que se relacionan con otras partes de la obra”, precisa Merino, quien encarna a diversos personajes.

Escena de 'Distancia 7 minutos'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘Distancia 7 minutos’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Esa distancia humana a la que da pie una simple plaga de termitas tiene su reflejo en esa distancia planetaria referida en la misión espacial del Curiosity. “El teatro es un acto vivo donde se representa de forma microscópica la vida”, sostiene Pako Merino, quien recuerda con orgullo lo que le dijo un espectador al término de una función: “Me habéis removido cosas por dentro”. Y es que el teatro de Titzina apela a esa introspección personal desde el mejor de los entretenimientos.

“La obra no solo habla del choque generacional, sino del modo en que asumimos gestos que son de nuestros padres, en contra de nuestra voluntad”. Ese juez que interpreta Diego Lorca se verá de pronto conviviendo con un padre que le saca de sus casillas. “Vistos desde fuera los problemas de los demás pueden parecer cómicos”. Merino lo dice después de asistir a diversos juicios para recabar información de cara a la obra. “Comprobamos que muchos problemas se podrían resolver entre las personas, sin necesidad de tener que acudir a un juez, y que uno se siente tranquilo porque el sistema judicial funciona”.

Escena de 'Distancia 7 minutos'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘Distancia 7 minutos’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

¿Funciona? “En todo caso, el fracaso es de la sociedad y no de la justicia”, a la que Merino defiende tras conocer a muchos de esos jueces de entre 30 y 40 años a los que entrevistaron: “Su función no es fácil, para nada”. Como no son fáciles las relaciones paterno filiales. Y en esto la metáfora de las termitas es reveladora: “La madera aparece por fuera toda barnizada, pulida, pero por dentro oculta un mundo familiar siniestro”. Un mundo, nunca mejor dicho, corrompido, del que Titzina se hace cargo a base de un teatro minimalista que busca la esencia de los actos y las situaciones.

“Es nuestro sello. Minimizamos los objetos, y esencializamos el espacio y los gestos. Le dedicamos mucho tiempo a la construcción de la obra; todo tiene que estar en su sitio, cuestionándolo todo cientos de veces. Solemos hacer un test de fuerza antes del estreno”. El resultado es un espectáculo aclamado por espectadores y crítica, que han visto en Distancia 7 Minutos “teatro de verdad”, como afirma Merino habérselo dicho el público en diversas ocasiones.

Titzina, he ahí otra de sus virtudes, trata a ese público con respeto, ofreciéndole un producto de entretenimiento con carga de profundidad. “El público rellena los espacios vacíos con su imaginación”. De ahí la escenografía reducida a los mínimos elementos, al igual que el vestuario y los gestos: “Nos han llegado a decir que con qué poco, un gesto o un cambio de chaqueta, han visto a otra persona”. La distancia que atraviesa el conjunto de la obra juega con esa misma dialéctica de lo próximo y lo ajeno: “La cercanía que se supone existe en toda familia, resulta que revela también una distancia enorme”. Y Pako Merino concluye diciendo que Titzina seguirá insistiendo en “textos cada vez más profundos, porque queremos evolucionar y no repetirnos”.

Escena de 'Distancia 7 minutos'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘Distancia 7 minutos’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Salva Torres

La Batalla Vital de Néstor Mir

La batalla vital, de Néstor Mir
La Rambleta
Bulevar sur, esquina C/ Pío IX. Valencia
Estreno: viernes 17 de noviembre de 2017

Reproches familiares, hermanos con cuentas pendientes, parejas que se están pudriendo y de fondo una madre que necesita cuidados las 24 horas del día. Este es el paisaje que muestra ‘La Batalla Vital’, obra de teatro y algo más, con música en directo, dirigida por Néstor Mir, autor también del texto, y que se estrena el próximo 17 de noviembre en La Rambleta. Un viaje al interior de una familia cuya relación se está desmoronando.
Emili y Elena son dos hermanos en plena crisis existencial.

Él quiere ser escritor y le achaca a ella no haberlo conseguido porque siempre ha tenido que cuidar a sus padres. Elena, por su parte, está insatisfecha con su relación sentimental. Las parejas de ambos tampoco escapan de este calvario vital. La mujer de Emili quiere volver a quedarse embarazada. La pareja de Elena lleva más de cuatro años en paro. Con este panorama y las relaciones entre todos ellos resquebrajadas cualquier chispa puede hacer que todo salte por los aires. Una reunión en torno a una barbacoa acabará precipitándolo todo. ¿Serán las brasas de la misma la metáfora de cómo queda reducido este núcleo familiar?

Intérpretes de 'La Batalla Vital'. Imagen cortesía de La Rambleta.

Intérpretes de ‘La Batalla Vital’. Imagen cortesía de La Rambleta.

‘La Batalla Vital’ habla de ti, y de ella, y de él, de todos nosotros, de vosotros, de ellos. ‘La Batalla Vital’ es la batalla de todos los seres humanos por sobrevivir cada día. Con sus penas y sus alegrías. Néstor Mir vuelve a indagar en uno de sus temas preferidos, las relaciones humanas de la gente corriente, esta vez poniendo el foco de atención en el ámbito familiar. De hecho, la chispa creativa del montaje nació después de que el autor asistiera a una reunión de vecinos de su edificio.

El polifacético artista y agitador cultural valenciano ha decidido aunar sus tres pasiones creativas – la escritura, la música y el teatro – en un proyecto que se puede disfrutar por separado, pero que alcanza la plenitud en su culminación escénica. Así, la obra de teatro que se representará en La Rambleta se complementa con el libro-cd, que recoge el texto y las canciones del montaje, publicado por la editorial valenciana Alupa y y con portada de la pintora e ilustradora Paula Bonet.

La obra, fruto de los Graneros de Creación: Residencias 2017-2018, iniciativa impulsada por La Rambleta y por Espacio Inestable, se representará los días 17, 18, 19, 22, 23, 24 y 25 de noviembre y el 2 y 3 de diciembre.

Néstor Mir. Imagen cortesía de La Rambleta.

Néstor Mir. Imagen cortesía de La Rambleta.

Un padre ¿fantástico o de fantasía?

Captain Fantastic, de Matt Ross
Con Viggo Mortensen, George MacKay, Annalise Basso y Samantha Isler

Sigmund Freud, al inicio de su magnífico ensayo ‘El malestar en la cultura’, se pregunta sobre lo que esperan los hombres de la vida y qué pretenden alcanzar en ella. La respuesta para el autor es fácil: la felicidad. El hombre pretende evitar el dolor, el sufrimiento, el displacer y experimentar intensas sensaciones placenteras, señala el autor. Ahora bien, como el propio Freud concluye en su ensayo, el designio de ser felices es irrealizable, pero no por ello hay que abandonar la tarea.

La película Captain Fantastic está infaliblemente orientada por los deseos de alcanzar la anhelada felicidad. El padre de la película de Matt Ross se impone esa tarea: evitar el dolor y el sufrimiento psíquico de su mujer, para que todos los miembros de su familia puedan hallar la felicidad. El camino a seguir es alejarse de la civilización y adentrarse en la naturaleza -en los bosques del noroeste del Pacífico de Estados Unidos.

Fotograma de 'Captain Fantastic', de Matt Ross.

Fotograma de ‘Captain Fantastic’, de Matt Ross.

En esa naturaleza frondosa e inmensurable se asienta esta familia formada por un padre, una madre y sus seis hijos. Una comunidad familiar organizada alrededor de un fuerte y potente -que no autoritaria- figura paterna, que instaura unas normas educativas y de convivencia espartanas, atávicas, primitivas y platónicas. Y ahí, en ese bosque, protegidos y aislados de la civilización por la madre naturaleza, esta horda familiar parece haber alcanzado cierta cuota de felicidad.

Pero Sigmund Freud ya remarca en su ensayo que al ser humano le resulta difícil ser feliz, debido al sufrimiento que siempre está al acecho. Un dolor que amenaza desde tres fuentes: desde el propio cuerpo decadente y caduco, desde el omnipotente y destructivo poder de la naturaleza y desde la complicada relación con los otros seres humanos -como decía Sartre: el infierno son los otros. Tres fuentes de dolor que nadie, ni nada, puede detener, ni controlar, ni siquiera nuestra sociedad contemporánea a través del progreso tecno-científico.

La familia de Captain Fantastic no es inmune a la amenaza del sufrimiento, a pesar de estar protegidos por la inmensurable naturaleza y la potente fuerza física e intelectual del padre; la muerte inesperada de la madre golpea los cimientos de su felicidad.

Fotograma de 'Captain Fantastic', de Matt Ross.

Fotograma de ‘Captain Fantastic’, de Matt Ross.

Vuelta a la civilización para recuperar el cuerpo de la madre

En esta segunda parte, la película se escora muy levemente hacia un discurso de retórica y crítica ideológica, casi  hasta la pedantería,  contra la cultura norteamericana, desde el punto de vista tanto de la enunciación, como del enunciado. Todos los valores y modos de vida de la cultura norteamericana son denunciados y criticados siguiendo las teorías de Noam Chomsky. Una crítica extrapolable a toda la cultura occidental capitalista, democrática y cristiana, y a sus correlatos de la economía neoliberal, la ciencia, el consumo, la publicidad, los mass-media, la institución educativa y sanitaria, etc…

De tal modo, que en la familia de Captain Fantastic no se celebra ni el día de Navidad, ni el de Acción de Gracias, sino el día de Noam Chomsky. Como se pregunta uno de los hijos: ¿es eso  normal? No, no es normal, pero sí deja en evidencia todo el malestar en la cultura que arrastra el padre de familia.

Fotograma de 'Captain Fantastic', de Matt Ross.

Fotograma de ‘Captain Fantastic’, de Matt Ross.

Pero, en seguida, Captain Fantastic endereza su rumbo hacia la verdad del relato narrativo y artístico: llegar a las pasiones humanas -la culpa, la angustia, la violencia, los celos, etc…-. Un sentimiento de culpa proveniente de la impotencia del padre para  proteger a su mujer y a la madre de sus hijos del sufrimiento y el dolor psíquico que le arrastró al suicidio. “No pude hacer nada”, declara a sus hijos. Un sentimiento que atormenta al padre hasta confesar que “fue un error” haber tomado la decisión de aislarse en ese bosque del noroeste del Pacífico.

Un sentimiento de culpa que le arrebata toda la potencia física e intelectual que le hacía ser el “padre de esa horda familiar atávica”. Abrasado por la culpa, la figura paterna de Captain Fantastic queda desolado y domesticado en el interior de la cocina del nuevo hogar familiar: una granja. Un espacio, la granja familiar, a medio camino entre la civilización y la naturaleza.

Imagen del cartel de Captain Fantastic, de Matt Ross.

Imagen del cartel de Captain Fantastic, de Matt Ross.

Begoña Siles

Gran Fele en el Off Romà

Orinoco Mix, de Circo Gran Fele
Off Romá del Sagunt a Escena
Casco urbano de Sagunto. Valencia
Sábado 23 de julio de 2016, a las 20.30h

El Off Romà llega al casco urbano de Sagunto con la presencia este sábado 23 de julio, a partir de las 20.30 horas, de la compañía valenciana Circo Gran Fele, dirigida por Rafael Pla, que presentará su espectáculo ‘Orinoco Mix’ en La Glorieta.

La presencia de este espectáculo en el Off Romà de Sagunt a Escena ha sido posible gracias a la colaboración público-privada que ha supuesto el que la entidad Caixa Popular haya sufragado esta representación. Una colaboración que ambas instituciones el Institut Valencià de Cultura y Caixa Popular quieren continuar y profundizar en el futuro.

‘Orinoco Mix’ es un espectáculo circense que embruja los sentidos, un puente entre el mundo real y el mundo onírico donde todo es posible, un espectáculo para todos los públicos, que muestra un circo diferente y para toda la familia.

Orinoco Mix, de Circo Gran Fele. Imagen cortesía de Sagunt a Escena.

Orinoco Mix, de Circo Gran Fele. Imagen cortesía de Sagunt a Escena.

Un espectáculo para los sentidos en el que no existe una línea argumental,sino una sucesión de escenas que, como en un sueño, nos permiten vivir aventuras surrealistas. Todo ello de la mano de unos increíbles artistas y sus movimientos perfectos, música en directo, brillantes efectos de iluminación y sonido, al ritmo de la música en vivo que permiten al público transportarse a mundos imaginarios y lejanos sin moverse de su sitio.

El Circo Gran Fele es una compañía de circo valenciana con más de veinte años de experiencia y multitud de premios que avalan su nivel y calidad. Una compañía que ha sido ganadora del Premio Max de Circo, del Premio Caleidoscopio de la Unión Europea y el Premio Nacional de Circo concedido por el Ministerio de Cultura en 2008, entre otros premios, lo que les ha convertido en una compañía sólida y de prestigio nacional e internacional.

Sagunt a Escena sigue su andadura con la actuación el domingo 24 en el Teatro Romano de la compañía Atalaya-TNT con el espectáculo ‘Madre Coraje’ de Bertolt Brecht adaptada y dirigida por Ricardo Iniesta.

Circo Gran Fele. Off Romà de Sagunt a Escena.

Circo Gran Fele. Off Romà de Sagunt a Escena.

 

“Muchos políticos ponen su ego sobre el bien común”

Elia Barceló, Premio de Narrativa de la Crítica Literaria Valenciana
La Maga y otros cuentos crueles
Editorial Cazador de ratas

Elia Barceló nació en Elda (Alicante) en una casa llena de libros, creció rodeada de ellos, devorándolos. Su destino estaba escrito; maquinar historias. Una colección de 14 de sus relatos, ‘La Maga y otros cuentos crueles’ (Cazador de ratas) se alzó con el Premio de Narrativa de la Crítica Literaria Valenciana desbancando por su carácter innovador a la brillante prosa de Manuel Vicent en ‘Desfile de ciervos’.

Residente desde hace 38 años en la bella ciudad alpina de Innsbruck (Austria), considera que este galardón “es una bonita manera de decirme que soy un poco profeta en mi tierra, que lo que escribo interesa y se aprecia”, dice. “Que se trate de un libro de cuentos es un regalo añadido porque me encanta el género que muchos especialistas consideran el más difícil del mundo”.

Cubierta de 'La Maga y otros cuentos crueles', de Elia Barceló.

Cubierta de ‘La Maga y otros cuentos crueles’, de Elia Barceló.

Tras su primer libro de relatos, ‘Sagrada’ (1989) y ‘Futuros peligrosos’, una antología de ciencia ficción prospectiva, ‘La Maga y otros cuentos crueles’ reúne 14 historias escritas en distintas épocas  cuyo denominador común es cierto punto de crueldad. “Cuando los reuní para publicarlos, cada uno me traía recuerdos de cómo se me ocurrió, de qué estaba haciendo por entonces, de qué edad tenían mis hijos. Por eso decidí añadir un comentario al final explicando a los lectores algo sobre el contexto en el que surgió el relato. Me encanta escribir cuentos. Como a mi admirado Julio Cortázar, me encanta sentir ese momento fulgurante en que algo se te ocurre de pronto, se condensa, te sientas a escribir y sale el cuento de un tirón. Con suerte, esférico, como una pompa de jabón que se desprende de ti y adquiere existencia propia”.

Cubierta de 'Las largas sombras', de Elia Barceló.

Cubierta de ‘Las largas sombras’, de Elia Barceló.

Barceló acaba de terminar una novela en la misma línea que sus dos títulos anteriores: ‘Disfraces terribles’ y ‘Las largas sombras’. “Todavía no tiene título y es una historia realista que comienza en Australia y se desarrolla entre Madrid y Rabat. Una historia de secretos ocultos en el pasado que afectan hasta hoy en día a las personas de una familia, que comienza en los años veinte y termina en la actualidad”

La llamada la Dama de los Mil Mundos por su fértil imaginación no cree que el género fantástico sea minoritario ante el interés que despiertan sagas y series como ‘Canción de Hielo y Fuego’, o el entusiasmo que existe hoy en día por las distopías y el terror.  “Creo que cada día hay más lectores que se interesan por el fantástico o que, al menos, no tienen prejuicios a la hora de elegir. Como lectores nos estamos haciendo cada vez más abiertos y flexibles. Por fortuna empezamos a perder esas manías heredadas de la crítica del XIX y de la crítica marxista que consideraban que lo único que tenía valor literario era lo realista, sin darse cuenta de que el realismo también es sólo una técnica, una moda que no siempre es la mejor herramienta para narrar lo que uno quiere narrar. Lo que sí es minoritario en España es el público lector”.

Desde su perspectiva austriaca lamenta el declive de la imagen que estas últimas décadas ofrece España. “Parece que vuelve a ser lo que afirmaban los viejos estereotipos. El país de mañana, menos desarrollado, del sur, con su siesta, sus tapas y sus playas. Un lugar al que ir de vacaciones, pero donde nada funciona como debiera, un sitio donde campa la corrupción en los ambientes políticos y nadie paga por sus delitos, donde una gran parte de la población dice en las encuestas que no confía en la justicia. Después de haber visto desde fuera lo que podía ser España y haberme sentido tan orgullosa por ello, me da mucha pena ver cómo todo se va perdiendo y cómo tantos de nuestros políticos ponen su imagen y su ego por encima del bien común”.

Observa con recelo el ascenso de las derechas en su país de adopción, aunque considera que se trata de un fenómeno global en Europa y América (Trump). “En Austria siempre ha habido una cierta tendencia al radicalismo de derechas, pero últimamente lo que más influye es que las grandes masas de población inmigrante que viven y trabajan en Austria ya en la segunda o tercera generación son los que más votan a la derecha para impedir que el país se abra a los nuevos inmigrantes. Temen que haya que repartir entre más personas los beneficios sociales que son abundantes, aunque los impuestos son muy fuertes. También cuentan con los votos de los agricultores y de gran parte de la clase obrera que ya no se siente representada por los socialistas, y de las capas sociales de educación más baja. Además, hace unos años se rebajó la edad del voto a los 16 y muchísimos chavales ignorantes votan a Hofer porque es más joven. Menos mal que por fin ganó Van der Bellen”.

Elia Barceló.

Elia Barceló. Imagen cortesía de la autora.

Bel Carrasco

Perceval Graells traza su memoria

Traçant memòries, de Perceval Graells
La Llotgeta
Plaza del Mercado, 4. Valencia
Inauguración: jueves 2 de junio, a las 20.00h
Hasta el 26 de julio de 2016

Traçant memòries es una mirada al pasado. Todos aquellos primeros recuerdos y vivencias de la vida de Perceval Graells. Es volver a la infancia, a los juegos y a aquellos momentos siempre felices con su familia y amigos. La muestra está compuesta por unas 50 obras, algunas en papel y otras en tela pero todas en técnica mixta (óleo, acrílico, ceras, lápiz…)

Simplement estiu, de Perceval Graells. La Llotgeta.

Simplement estiu, de Perceval Graells. La Llotgeta.

Estos recuerdos son sobre todo del lugar donde nació y pasó su infancia, Alicante y del pueblo de su madre, Tarazona de la Mancha. Por eso hacen referencia tanto al campo y sus viñas como al mar Mediterráneo.

Uno de los recuerdos más antiguos que tiene la artista es dibujar y pintar en una mesa blanca y donde las horas pasaban sin darse cuenta. A través de esta exposición quería volver a sentir esa sensación a través del trazo. Tener esa libertad de trazo que tenía en aquellos momentos.

A través de la mirada, el cor, de Perceval Graells. La Llotgeta.

A través de la mirada, el cor, de Perceval Graells. La Llotgeta.

Años más tarde Perceval Graells ha visto algunas pinturas que guardó su padre de sus primeros años de vida y dice que ese trazo tiene mucho que ver con lo que en esta muestra se puede observar.

Perceval Graells.

Perceval Graells. Imagen cortesía de la autora. 

Residencias en la sala Carme Teatre

Convocante: Sala Carme Teatre
Dotación: entre 4.000 € y 6.000 € por residencia.
Modo de presentación: envío de propuestas
Plazo de admisión: hasta el 15 de julio de 2016

La sala Carme Teatre pone en marcha un proyecto de Residencias para el último trimestre de 2016 destinado a compañías de la Comunidad Valenciana, con el fin de utilizar los espacios de exhibición no sólo como espacios fugaces de representación, sino como espacios fértiles y abiertos a procesos creativos.

Desde su inauguración en 1995, Carme Teatre ha sido un dinamizador de la escena valenciana y a trabajado con multitud de compañías de esta Comunidad. Tras cumplir 21 años de proyecto en una renovada sede, la sala Carme Teatre persiste en su voluntad de potenciar y dinamizar la creación escénica contemporánea valenciana. En esta línea de actuación convoca un total de cinco residencias para cinco compañías con una duración de cuatro semanas cada una y una dotación económica de entre 4.000 € y 6.000 € por residencia. Todos los proyectos seleccionados se estrenarán en la sala Carme Teatre formando parte de la temporada de programación.

OBJETIVOS DE LAS RESIDENCIAS

Potenciar la creación escénica contemporánea valenciana dentro del teatro, danza, circo, performance y cualquier otra vertiente concomitante, dirigida tanto al público adulto como familiar.

Consolidar grupos que desarrollen su trabajo en el campo de la escena y propiciar un intercambio entre participantes de la diversidad escénica.

Dotar de financiación y recursos a las compañías.

Pensar y propiciar una escena valenciana en común, en relación al espectador y a su entorno social.

Fidelizar, captar y crear nuevos públicos

Abrir los procesos de creación al exterior mediante talleres, ensayos abiertos, mesas de trabajo…

Intercambiar experiencias e ideas en el ámbito de la creación artística.

FECHAS

Tanto las residencias como la exhibición estarán comprendidas entre los mese de septiembre a diciembre de 2016.

PRESENTACIÓN Y PLAZO

El plazo último para recepción de propuestas es el 15 de julio de 2015 y se resolverán antes del 31 de julio de 2015.

Las propuestas deben enviarse al mail de la sala: info@carmeteatre.com, especificando en el asunto RESIDENCIAS CARME TEATRE 2016 y deberá contener:

-Información y líneas generales del proyecto

- Trayectoria de la compañía o colectivo

-Currículum de los participantes

Se valorará positivamente la contemporaneidad y capacidad de innovación, la alternativa a los lenguajes escénicos convencionales, la experimentación dentro de los procesos de trabajo, la concepción del hecho artístico en la relación de la escena con el espectador, la capacidad de establecer sinergias y/o el compromiso de la escena con la sociedad.

plantilla-residencias-carme

Jaula de grillos en el Flumen

La jaula de grillos, de José Saiz
Teatro Flumen
C / Gregorio Gea, 15. Valencia
Hasta el 14 de abril de 2016

El Teatro Flumen acoge el espectáculo La Jaula de Grillos, una producción valenciana de gran formato basada en el texto original de Jean Poiret La Cage Aux Folles, adaptada por José Vicente Martínez Luciano y protagonizada por Alberto Vázquez y José Saiz, acompañados de un elenco de más de 20 artistas.

Tras el éxito de Bodas de Sangre, el Teatro Flumen apuesta por este espectáculo musical, cuyo montaje está a cargo de Saga Producciones. El montaje es completamente valenciano a excepción de Alberto Vázquez, que “ha sido adoptado”, según explicaron los responsables de la pieza durante su presentación.

La obra arranca cuando la tranquila vida de Alvin, a quien da vida Vázquez, y César, interpretado por Saiz, una pareja homosexual dueños de un cabaret, se ve totalmente alterada ante la inminente boda de Josean, el hijo de César, con la hija de un senador ultraconservador. El político, que desea promocionar los valores tradicionales de la vida familiar, decide visitar a la familia del novio, sin saber con lo que se va a encontrar.

Imagen promocional de 'La jaula de grillos'. Imagen cortesía de Teatro Flumen.

Imagen promocional de ‘La jaula de grillos’. Imagen cortesía de Teatro Flumen.

Alberto Vázquez subrayó su satisfacción por participar en este trabajo: “Yo estoy feliz, es la F que le faltaba a la Factoría Flumen, la F de feliz”. “Yo estoy acostumbrado a trabajar en espectáculos muy grandes de la Gran Vía de Madrid y estoy absolutamente sorprendido y feliz de lo que me he encontrado aquí. El equipo humano, artístico y la calidad y calidez que hay aquí, no tiene parangón”, añadió.

Por su parte, José Saiz apuntó entre risas que una de las premisas de la dirección artística era “que no se distinguiese quiénes eran hombres y quién mujeres”, ya que se juega con la ambigüedad. Las coreografías del espectáculo están a cargo de Lina Martínez, la dirección musical es de Fernando Barber y Paco Iváñez, canciones adaptadas al castellano por Juanan Lucena, y el vestuario a manos del Fidel David. Los músicos están presentes en toda la obra, tocando los 16 números en directo. La intención es hacer una “gira importante” con este espectáculo cuando termine su exhibición en el Teatro Flumen, avanzó la sala valenciana en un comunicado.

Imagen promocional de 'La jaula de grillos'. Imagen cortesía de Teatre Flumen.

Imagen promocional de ‘La jaula de grillos’. Imagen cortesía de Teatre Flumen.

 

Aquella lucha por el sufragio femenino

Sufragistas, de Sarah Gavron
Intérpretes: Carey Mulligan, Helena Bonham Carter, Natalie Press, Meryl Streep
Sala Berlanga de la Filmoteca de CulturArts
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia
Miércoles 9 de marzo de 2016, a las 20.00h

“La historia es la huella que deja detrás de sí la búsqueda y la espera que se abre ante ella.” (Lyotard)

La película Sufragistas refleja esta definición sobre la historia que el filósofo Jean-Francois Lyotard da en su libro ¿Por qué filosofar?.  Sufragistas narra esa huella que dejó detrás de sí la búsqueda reivindicativa del derecho al voto femenino que llevaron a cabo las mujeres que formaron el movimiento sufragista a mediados del siglo XIX en Reino Unido. Un movimiento reformista social, económico y político que pedía el derecho al sufragio femenino.

La directora Sarah Gavron muestra en campo, por una parte, las acciones políticas y terroristas del movimiento sufragista -manifestaciones, mítines clandestinos, actos violentos de sabotaje-  y las dramáticas consecuencias a nivel familiar y laboral que sufrían las mujeres por ser militantes o simpatizantes del movimiento; y, por otra, en el fuera de campo de la historia cinematográfica y en los rótulos finales transcribe la espera futura que abrió esa búsqueda de justicia y libertad del movimiento sufragista.

Carey Mulligan en un fotograma de Sufragistas, de Sarah Gavron.

Carey Mulligan en un fotograma de Sufragistas, de Sarah Gavron.

IntraHistoria

Sufragistas no es sólo una loa al movimiento sufragista inglés, ni sólo un reconocimiento a dos de sus figuras femeninas más significativas históricamente, Emmeline Pankhurst y Emily Davison, sino también un elogio a todas las mujeres que apoyaron la causa, pero cuyos nombres no cristalizaron en los libros y archivos de Historia.

Así, la narración se inicia con el mitin de Emmeline Pankhurst -Meryl Streep- fundadora de la organización de Unión Política y Social de la Mujer y termina mostrando la muerte de la activista Emily Davison -Natalie Press- ocurrida en el Derby de Epson de 1913 al intentar poner la bandera sufragista al caballo del Rey Jorge V de Inglaterra.

Y entre esos dos acontecimientos, la película narra la dura vida de Maud Watts -Carey Mulligan- una obrera, como muchas otras activistas, cuya creencia en el voto femenino para cambiar las leyes y construir un modo de vida más justo para las mujeres le costó perder lo más querido: su hijo.

El personaje de Maud Watts representa a esa “mitad del mundo” de cuya vida silenciosa y anónima nada dice la historia, ni los periódicos. Esa vida intraHistórica es la sustancia del progreso, tal y como denomina y reconoce el escritor Miguel de Unamuno en su libro En torno al casticismo.

Fotograma de Las Sufragistas.

Fotograma de Sufragistas, de Sarah Gavron.

Begoña Siles

Historias de familia

Trilogia sense primavera, de Alejandro Tortajada
Teatre Micalet
C / Mestre Palau, 3. Valencia
Del 11 al 21 de febrero de 2016

El Teatre Micalet estrena el jueves 11 de febrero Trilogia sense primavera (Trilogía sin primavera), una emotiva historia familiar, basada en la familia del propio autor y director del espectáculo, Alejandro Tortajada. El montaje fue una de las obras revelación en la pasada edición de Cabanyal Íntim, con todas las entradas agotadas para todas las funciones y una muy buena acogida por parte de la crítica. Ahora llega al Teatre Micalet del 11 al 21 de febrero en 8 únicas funciones.

Trilogia sense primavera, de Alejandro Tortajada. Fotografía de Narcís Díez por cortesía de Teatre Micalet.

Trilogia sense primavera, de Alejandro Tortajada. Fotografía de Narcís Díez por cortesía de Teatre Micalet.

La historia familiar se articula alrededor de tres momentos escogidos en función de su relevancia: el invierno del 36 (el Frente Popular gana las elecciones), la devastadora riada del 57 y el verano del 79. Sobre estos tres momentos el autor construye tres episodios de la biografía de su familia. Como él mismo indica, “Trilogía sin primavera es un homenaje a mi abuela. Al final todas las familias y todas las historias se parecen. Esta es mi familia, mi historia. Deseo que sea la vuestra”.

El espectáculo está interpretado por actores valencianos de diferentes generaciones y de amplia trayectoria profesional. Empar Herrero, conocida en la televisión por series como (Aquí no hay quien viva, Las moreras, El tiempo entre costuras), Paco Sarro (L’Alqueria Blanca), Marta Chiner (Las moreras), Amparo Herrero Báguena (Maniáticos), así como actores, autores y directores emergentes como Laura Sanchis (miembro de la compañía Perros Daneses y autora de Nagg y Nell, Paz Gregori que triunfa con sus producciones de la compañía Lupa Teatre o Joan Daròs ganador del Premio de Teatro Breve y fundador de la compañía Maniquí Weissmuller).

Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Trilogia sense primavera. Imagen cortesía de Teatre Micalet.