Amenábar, Unamuno y el franquismo

Mientras dure la guerra
Dirección: Alejandro Amenábr
País: España
Con Karra Elejalde, Eduard Fernández, Santi Prego, Patricia López, Inma Cuevas… 

Karra Elejalde en el papel de Miguel de Unamuno

Siempre he pensado que en todas las facetas del arte y de la cultura hay nombres sobrevalorados, infravalorados y los que más o menos están justamente reconocidos. Del repóker de nombres muy famosos del cine que exportan la marca España por el resto del mundo creo que la cosa se podría quedar en un full de dos ases (Almodóvar y Bardem) y tres jotas (Amenábar, Banderas y Penélope Cruz). Es decir, dos que han cosechado muchos méritos y tres que no son para tanto, opinión subjetiva sin ánimo de ser compartida.

Del director de cine Alejandro Amenábar que, al fin y al cabo, es el asunto central que nos ocupa, nunca he sido muy fan a pesar de que le reconozca méritos. De su filmografía creo que “Tesis” y “Mar Adentro” fueron las pelis con las que más conecté, aunque no hace mucho revisé la primera de ambas, todo un éxito del cine independiente español de mediados de los noventa, y no me pareció tanto como en su día.

Eduard Fernández en el papel de Millán-Astray

Ahora Amenábar vuelve plenamente al centro de la actualidad internacional con “Mientras dure la guerra”, una peli que empezó a generar gratuita divulgación en mayo del 2018 a partir de que la plataforma patriótica de legionarios, la misma que había intentado impedir que se cambiara la calle del fascista Millán-Astray en Madrid (actualmente calle de la maestra Justa Freire), advirtiera de posibles acciones legales si desde su óptica no se respetaba al fundador de la Legión y de Radio Nacional de España.

Alejandro Amenábar y Karra Elejalde en el rodaje

Ahí no acabó la cosa ni creo que acabe durante las próximas semanas. En los días previos al estreno oficial del pasado 27 de septiembre, a causa de los medios de comunicación enchufados que pudieron asistir al preestreno y a las entrevistas ofrecidas por el director chileno-español, se ha intensificado de manera desmesuradísima la polémica, tanta que es posible que sea un buen indicador de la situación o del país donde vivimos, donde las heridas todavía supuran porque nunca cicatrizaron.

Realmente lo que más me ha sorprendido de tanta controversia es el grado de irritación que he observado en las redes sociales por un sector, con improperios, insultos y descalificaciones hacia Amenábar y hacia una supuesta conspiración de adoctrinamiento “pseudo-progresista”. Curiosa tanta suspicacia y recelo, tanta indignación y exacerbación, tanto ruido en un país donde claramente se adoctrinó -esa palabra ahora tan de moda otra vez- en una sola línea durante los 40 años posteriores a la Guerra Civil y donde, en líneas generales, ha prevalecido un pacto de silencio tanto a nivel familiar como social, detalles que en cierto modo impiden madurar suficientemente nuestra democracia. Y lo más grave e increíble de todo es que muchos comentarios se realizan sin ver la película de marras. 

Santi Prego en el papel de Franco

Dejando al margen cuchicheos, chismorreos y un sinfín de absurdos debates, la peli versa -como cada vez más gente sabe- sobre los días precedentes al mítico acto de exaltación de la raza y de celebración de la Hispanidad que tuvo lugar en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca con el célebre Miguel de Unamuno como rector junto a numerosos militares, el Obispo y Carmen Polo, la esposa del dictador Francisco Franco.

Cartel de la película «Mientras dure la guerra»

Seguramente la cinta contiene rigor histórico en un elevado tanto por ciento, con algunos detalles que posiblemente no están suficientemente acreditados y con algunos añadidos lógicos para hacer más atractivo su resultado. Que si los apuntes sobre civilización occidental cristiana, que si vencer y convencer, conquistar y convertir, que si los vivas a la muerte y en contra de los intelectuales, que si la Polo salvó a Unamuno de las iras fascistas…

Lo que más me parece interesante de esta peli, que no considero para tirar cohetes dentro del séptimo arte, es el enorme papel del actor vasco Karra Elejalde, quien consigue a la perfección que el personaje transmita ese librepensamiento que caracterizaba al escritor y filósofo bilbaino, con sus contradicciones, sus paradojas y su evolución ideológica, incluidas sus reflexiones cuando es apoyado y destituido de su cargo tanto por la República como por el bando sublevado y golpista. Solamente por eso, porque además la peli es entretenida y porque siempre es un placer acercarse a Don Miguel de Unamuno como una de las grandes figuras de nuestro patrimonio cultural me parece que debería ser bien valorada entre la crítica y entre los espectadores españoles.

Juanjo Mestre

Cabanyal Íntim en las casas del barrio

Festival Cabanyal Íntim
Barrio del Cabanyal en Valencia
Del 5 al 15 de mayo de 2016

Una veintena de espectáculos inéditos teatralizarán este fin de semana el barrio del Cabanyal con la inauguración el jueves de la 6ª edición del Festival Cabanyal Íntim, que lleva las artes escénicas de vanguardia al interior de las casas de este antiguo barrio de pescadores.

En su afán de dinamizar, rehabilitar y dar a conocer el patrimonio histórico del Cabanyal, el festival abrirá sus puertas a las 20.00h con una fiesta de inauguración en la Fábrica de Hielo (C/ Pavía, 37), edificio icono del barrio recientemente recuperado en el que antiguamente se producía el hielo para el negocio del pescado que se desarrollaba en la zona. Con La Diva como maestra de ceremonias, el festival desplegará la Passarela Cabanyalera Fashion, show performance de joyería artística y piezas corporales a cargo de Anna Maria Staiano, que presentará CorpoREacción. Un desfile al que le seguirá la acción nómada ‘Reliquias’ de Rosa Borredá, la música de Chiminchangs Comedy Band y que culminará con la actuación de DJ Bizarre.

Trinacria.

Trinacria. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim. 

La fiesta escénica más ecléctica

El festival más íntimo de la ciudad llenará las casas del barrio y otros espacios singulares este fin de semana -viernes 5, sábado 6 y domingo 7- y el próximo -jueves 12, viernes 13, sábado 14 y domingo 15- con el teatro más experimental y vanguardista. Propuestas multidisciplinares que prometen ser más que teatro, experiencias.

La finlandesa Anna Kurikka y la holandesa Ita Aagaard nos invitan a conocer la vida contemporánea de las ciudades desde el punto de vista de un pájaro a través de la poesía textual y visual de su pieza ‘Vidas en conserva’. La cía Las Libélulas nos adentra en la problemática actual de los desahucios con ‘La pluma y el martillo (belleza en la catástrofe)’, mientras que Transfermove nos ofrece una reflexión a través de la danza contemporánea sobre las preocupaciones universales del ser humano en ‘¿Qué está por venir?’

La Cía Mirmidones nos abre la habitación de un prostíbulo con ‘FXXK Revolution’ para mostrarnos todo lo que allí sucede, y Rafa Segura y Carla Chillida nos animan a desafiar el Miedo por venir en un espectáculo en el que un actor y una actriz cometen los máximos delitos posibles de la sección terrorista de la Ley Orgánica del Código Penal.

Las italianas Rita Deiola y Linda Vitolo proponen una historia sobre inmigración, ‘Trinacria’, para sumergirnos, desde la belleza, en la gesta de los desplazados y la acogida de inmigrantes en la isla de Sicilia, y Pilar Martínez presenta ‘Las madres presas’, una historia real que recupera la memoria de dos familias represaliadas por la dictadura.

Pimentó Show. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

Pimentó Show. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

Articuladas en el humor más irreverente y surrealista son las propuestas del transformista Miguel Vicente Clager, que nos descubre con su mezcla de performance, cabaret y vodevil ‘La puerta de atrás’, y el espectáculo de la Cia. Ma Elles que aterriza en festival con su ‘Pimentó show’.

El teatro familiar de objetos, sombras y gestos llega de la mano de Vudú Teatro para trazar la historia heroica por excelencia, ‘La odisea (de andar por casa)’, a través de los ojos de un adulto que entra y sale de los personajes con objetos que cobran vida. Y en clave cómico musical, la cía Bandada ofrece un concierto escénico para toda la familia en el que una coral de payasas se interroga sobre ‘Dónde está Merçe?’, la gran soprano desaparecida.

En su apartado de Íntims a la nit, Versonautas presenta un viaje sonoro y divertido que fusiona y traspasa los límites entre música y poesía en ‘Ama tu ritmo’; Cristina Soler recorre los escenarios de la niñez con la poesía dramatizada ‘De silenci i terra’; y personas migradas de diferentes procedencias compartirán con el público sus experiencias sobre inmigración y discriminación a través de los monólogos cortos, Visibilizando a las y los invisibles’, que pone en escena el colectivo Valencia Acoge.

Las madres presas. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

Las madres presas. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

Caminar como práctica artística y estética

El festival propone este año tres Paseos por el Cabanyal, recorridos para conocer y descubrir desde diferentes miradas y ángulos este conjunto histórico protegido, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1993. El italiano Marco Ranieri planea en su ‘Herbario urbano’ una ruta que descubre cómo los solares y las calles sirven de corredor biológico para numerosas especies vegetales. Domingo Chinchilla nos convida en su intervención urbana poética ‘Passeig’ a caminar por un barrio lleno de detalles que nos pasan desapercibidos. Y un paseo por este antiguo pueblo de pescadores, sus calles y el modernismo popular de sus casas es lo que nos sugiere la guía de turismo Marga Alcalá en ‘Paseando el Cabanyal’.

El festival presenta el sábado 7 de mayo la 2ª edición de Territorio Performance, espacio de experimentación y de vanguardia escénica que este año desembarca en las entrañas del Teatro El Musical. Siete artistas y/o colectivos procedentes de la geografía nacional e internacional habitarán con sus acciones performáticas el hall, las salas de ensayos, oficinas e incluso los cuartos de baños del teatro.

Junto a la programación, el festival ofrece una serie de actividades paralelas y gratuitas como ‘Green guerrilla’, propuesta del colectivo Cabanyal Horta que anima al espectador a colaborar en la creación de un huerto vertical para el barrio. Los amantes del séptimo arte pueden disfrutar, por su parte, de los Cinema fórums: ‘L’ovidi: el making off, proyección de la película que nunca se hizo’, producida por “Aire de Cine” e interpretada entre otros por Eduard Fernández y Rosana Pastor, y ‘Cine porvenir: política(s) de un cine porvenir’, una invitación a convivir y “conbeber” en un encuentro en el que las imágenes nos piensan y configuran.

FXXK Revolution. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

FXXK Revolution. Imagen cortesía de Cabanyal Íntim.

Felices 140: Sin conciencia moral

Felices 140, de Gracia Querejeta
Con: Maribel Verdú, Eduard Fernández, Antonio de la Torre, Marian Álvarez, Nora Navas, Alex O’Dogherty, Paula Cancio, Ginés García Millán y Marcos Ruiz
Guión: Santos Mercero, Gracia Querejeta

‘Felices 140’, la última película de Gracia Querejeta, es perturbadora. Un cierto desasosiego se va impregnando poco a poco en el cuerpo del espectador, que siente el silencio ensordecedor que inunda la pantalla cinematográfica. La trama y la intensidad dramática de ‘Felices 140’ penetra en el espectador hasta abandonarlo en un estado de cierta desolación.

Maribel Verdú, en un fotograma de 'Los Felices 140', de Gracia Querejeta.

Maribel Verdú, en un fotograma de ‘Los Felices 140’, de Gracia Querejeta.

Ahora bien, ¿por qué el espectador siente esa carga de desolación, cuando los personajes de la historia no sólo declaran sentirse felices, sino que además se les ve felices? El premio del euromillón que Elia (Maribel Verdú) comunica al grupo de amigos que reúne en una lujosa casa para celebrar su 40 cumpleaños, y que se traduce en nada más y nada menos que 140 millones de euros, es lo que desencadena esa felicidad que irá retorciéndose hasta alcanzar un brillo insospechado.

Santos Mercero y Gracia Querejeta construyen una historia basada en la idea que Freud manifestó en su ensayo titulado ‘El porvenir de una ilusión’: “Infinitos hombres civilizados, que retrocederían temerosos ante el homicidio o el incesto, no se privan de satisfacer su codicia, sus impulsos agresivos y sus caprichos sexuales, ni de perjudicar a sus semejantes con la mentira, el fraude y  la calumnia, cuando pueden hacerlo sin castigo, y así viene sucediendo, desde siempre, en todas las civilizaciones.”

Fotograma de 'Los Felices 140', de Gracia Querejeta.

De izquierda a derecha, Marian Álvarez, Antonio de la Torres, Alex O’Dogherty y Nora Navas, en un fotograma de ‘Los Felices 140’, de Gracia Querejeta.

Los ocho personajes de esta película coral son esos hombres y mujeres civilizados que en cuanto comprueban que el peso de la ley puede quedar en agua de borrajas, van dejándose llevar por cierto espíritu mezquino.

Por una parte, nos encontramos con la protagonista, Elia, magníficamente interpretada por Maribel Verdú, que sólo desea reanudar su relación con su ex pareja (Ginés García Millán), sin atender la negativa de éste. Una negativa que le abrasa de ira hasta alcanzar cotas imprevistas. Y, por otra, están los otros siete personajes arrebatados por una codicia, que aflora a medida que esos 140 millones del premio se convierten en objeto de un vil intercambio.

Paula Cancio y Ginés García Millán en un fotograma de 'Los Felices 140', de Gracia Querejeta.

Paula Cancio y Ginés García Millán en un fotograma de ‘Los Felices 140’, de Gracia Querejeta.

El drama de  ‘Felices 140’ se inicia tras el acto nuclear relacionado con esa ira de la protagonista. Un acto que se irá diluyendo, en favor del único valor verdadero que moviliza a estos personajes: su codicia y, con ella, el afán de riqueza, de poder y de éxito. Y para satisfacer esa codicia no les importa transgredir la ley, traicionar, mentir y defraudar.

Todo está permitido cuando los dilemas morales, los remordimientos, desaparecen tras el tupido velo de 140 millones de euros.

De ahí, probablemente, la desolación que siente el espectador una vez acabada la película. ¿O no?

Fotograma de la película 'Felices 140', de Gracia Querejeta.

De izquierda a derecha, en primer plano, Antonio de la Torre, Marcos Ruiz,y Maribel Verdú; detrás, Marian Álvarez y Eduard Fernández, en un fotograma de la película ‘Felices 140’, de Gracia Querejeta.

Begoña Siles