Julia Galán: a voz en grito

Un grito a voces, de Julia Galán
Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM)
C / Quevedo, 10. València
Hasta el 8 de noviembre de 2020

A finales del siglo XIX, el pintor noruego Edvard Munch se hizo eco de la angustia existencial humana mediante su obra El grito, a modo de presagio de la violencia letal que se avecinaba con las dos grandes guerras mundiales del siglo XX. En ese famoso cuadro, una figura andrógina ubicada en primer plano, con las manos a ambos de la cabeza y la boca abierta con expresión desencajada, mostraba la desesperación de quien se siente atropellado por la vida. El MuVIM, salvando las distancias temporales y estéticas, acoge en su vitral otro grito, en esta ocasión realizado por la artista interdisciplinar Julia Galán.

El título de la obra, Un grito a voces, ya interpela al espectador de un modo distinto a como lo hizo Munch, puesto que la boca abierta que ha creado Galán con la ayuda de una amiga actriz, sin duda presa de un desgarro parecido, termina suavizándose al decantarse en forma de voz. “Sí, no es solo un grito, sino a voces, de manera que el desgarro acaba transformado en mensajes”, explica la artista. Mensajes que, a su vez, protagonizan el panel dispuesto para ser recogidos del puño y letra de cuantos quieran aportar su grano de arena reivindicativo a la exposición.

Julia Galán (izda) junto a Semíramis González, comisaria de la exposición. Imagen cortesía del autor.

“No nací mujer para morir por serlo”; “si nosotras paramos se para el mundo”; “de camino a casa quiero ser libre, no valiente”; “disculpar las molestias pero nos están matando”, o “unidad y sororidad” son algunos de los mensajes ya recogidos en el panel como parte del proyecto expositivo. Mensajes que después serán recogidos en forma de libro, junto a diversas consignas de las formuladas en las pancartas del 8-M, Día Internacional de la Mujer, y una serie de reflexiones de mujeres vinculadas al arte y la cultura.

“Son gritos que se pueden leer. Voces y más voces de mujeres que reivindican su igualdad”, afirma Galán, cuya imagen del vitral parece estar ahora en boca de todas ellas. Una boca diríase seductora, incluso netamente publicitaria, si no fuera por ese fondo negro del que procede la angustia que solicita ser escuchada. “Es un grito que reverbera hacia el interior y el exterior del MuVIM para unirnos y reconocernos”, señala su autora. Sororidad o hermanamiento femenino en pos de esa igualdad de derechos paulatinamente alcanzada. “Queda todavía mucho por hacer”, subraya Galán. “Los cambios son desesperadamente lentos”, añade.

Que la mujer sea representada mediante ese grito obstinado que sale al encuentro del espectador, ya sea al entrar en el hall del MuVIM o desde el exterior mismo, tiene su explicación: “El cuerpo de la mujer se localiza en esa boca, porque ha estado mucho tiempo silenciada”, lo cual no quiere decir, como enseguida apunta Galán, que todo gire en torno al cuerpo, cuyo derecho a ser usado a voluntad, tal y como proclama el feminismo, protagonice muchas de sus proclamas. “Yo no disocio ambas cosas. El cuerpo ha estado sometido y el pensamiento también”. De ahí la necesidad de recuperar la voz, “las voces de miles de mujeres”, resalta Galán.

Semíramis González y Julia Galán, en el panel que acompaña al mural. Imagen cortesía del autor.

La intención es que ese grito “tenga impacto a través de las redes”, que salga “a la calle y se amplifique su voz”, porque es la voz, una vez atenuado el grito, lo que interesa a Julia Galán que se propague. Sabedora de que la razón no la tiene quien más grita, sino el que mejor argumenta, la artista promueve mediante las múltiples voces recogidas ampliar vínculos “con el objeto de crear normas, legislación y políticas en pro de la erradicación de la opresión de género”.

Ya en uno de sus anteriores trabajos, que tituló elocuentemente Adiestrada, la artista y doctora en Bellas Artes por la Universitat Politècnica de València se hacía eco de la problemática de la mujer frente a las normas sociales y los distintos roles. “Fue un video en el que se escuchaba a modo de letanía las voces de un hombre y una mujer en el proceso de adiestramiento de un perro, con las frases típicas de ‘siéntate’, ‘dame la pata’, etc., expresiones que sirven también para hablar del adoctrinamiento y domesticación de la mujer por el sistema patriarcal”.

El grito a voces del proyecto que ahora presenta en el MuVIM también tiene que ver con la sororidad, “pero no una sororidad romántica o ideal, sino una que tenga en cuenta las diferencias existentes entre las mujeres del mundo entero”. Mujeres que, como Rosa Luxemburgo, a rebufo del grito aquí proclamado, señaló que lo más revolucionario que una persona podía hacer era “decir siempre en voz alta lo que realmente está ocurriendo”. De nuevo la voz y de nuevo el sonido aumentado, corriendo el peligro de que el grito alcance el volumen de la furia. “Simboliza a millones de mujeres”, concluye Galán, que habla por boca de todas ellas en lo que ella misma denomina un clamor: “¡Por mí y por todas!”.

Semíramis González (izda) y Julia Galán, ante el vitral de su obra. Imagen cortesía del autor.

Salva Torres

Nora: historia de una relación tóxica

Nora, de Jèssica Fortuny
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Domingo 5 de marzo de 2017

Anticipándose a las celebraciones por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y dentro del VI Cicle Companyies Valencianes, este domingo Sala Russafa estrena en Valencia la obra de teatro ‘Nora’, Premio del Público del Festival Escenia y que dio origen al libro homónimo publicado por Bromera. Una valiente pieza de la formación de Picassent El Soterrani interpretada por su autora, Jèssica Fortuny, que retrata el maltrato psicológico y la violencia de género mezclando casos verídicos con ficción. Usando proyecciones y otros recursos escénicos se recrear el proceso de toma de conciencia de una relación tóxica a través de las vivencias de su protagonista, que aguarda en una sala de espera antes de una entrevista de trabajo.

El tren chimenea. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El tren chimenea. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La programación escénica del fin de semana se completa con un homenaje a una de las escritoras más célebres de la literatura española, Gloria Fuertes, cuando se cumplen 100 años de su nacimiento. La compañía gaditana Tras el Trapo estrena en Valencia ‘El Tren Chimeneo’ (4 y 5 de marzo) espectáculo que toma como nombre el título de uno de los poemas más populares de la escritora. En esta divertida pieza se recrea el pintoresco y entrañable universo de la escritora, donde reinan conceptos como la libertad, el respeto por la naturaleza y, sobre todo, el amor por las letras. Ana Oliva y María Duarte interpretan este espectáculo para espectadores a partir de 5 años que dirige Gaspar de la Zaranda y en la que se entremezclan textos originales con adaptaciones y extractos de las historias creadas por la personalísima Fuertes.

Santero y Los Muchachos. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Santero y Los Muchachos. Imagen cortesía de Sala Russafa.

En la programación musical, el viernes 3 de marzo (23h), Sala Russafa acoge la presentación del primer LP de Santero y Los Muchachos, una formación que nace de la unión del componente de La Pulquería, Miguel Ángel Escrivá, con su hermano Joseman, Soni Artal y Marc Guardiola. En 2015 dieron a conocer sus primeras canciones en el EP Buenos y Malos. Ahora publican ‘Ventura’, un disco con 13 temas que define un rock pausado, en el que prima la sencillez y la nitidez de las canciones, trabajando un sonido que bebe de los clásicos de los 50’s, 60’s y 70’s en melodías elegantes, con cierto toque artesanal. Dos días después de su paso por la sala Costello Club de Madrid, presentarán en su Valencia natal este trabajo con el que la formación afianza su estilo.

El sábado 4 (23h), ante las peticiones del público, regresa al escenario de Sala Russafa ‘Proyecto Blackstar’, que el pasado 3 de febrero agotó las localidades y dejó a muchos con las ganas de disfrutar de este especial homenaje a la figura de David Bowie. Concebido como un espectáculo, proyecciones audiovisuales realizadas por el artista gráfico Epi Neuraska se unen a la interpretación de Remi Carreres (bajo y efectos), Samuel Reina (voz y guitarra acústica), Pablo ‘Andreas’ Pérez (saxo y efectos) y Dani Cardona (batería y percusiones) para llevar a la escena al completo el último disco del artista británico, Blackstar, publicado dos días antes de su muerte y que nunca pudo tocar en directo.

Carreres lidera esta iniciativa en la que durante siete meses han trabajado las últimas canciones de Bowie, desnudándolas para descubrir su esencia y vestirlas de nuevo, con arreglos propios que respetan la intención del autor pero dejan espacio a la personalidad musical de los intérpretes. La experiencia se completa con la recreación gráfica del universo del disco gracias a proyecciones audiovisuales vivas, que crecen y se desarrollan en directo, influidas por la intensidad del concierto. Una invitación a la exploración, el juego y el riesgo que es toda una reivindicación del espíritu y legado de Bowie que obtuvo grandes críticas y que regresa con algunas novedades en el repertorio.

Escena de 'Nora'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘Nora’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Mujeres y cambio social en el mundo árabe

Mesa redonda con motivo del Día Internacional de la Mujer:
«Culturas y modelos de género: Una mirada a través de la danza del vientre».
Galería pazYcomedias
Plaza del Patriarca, 5, bajo. Valencia
Viernes 6 de marzo, 18 h.

Con la proyección del documental ‘Balady’ (Doha Mayer. Hassala-El Cairo / Emilie Vidal, Interarts-Barcelona), 2013.

Composición de la mesa:
Emilie Vidal (codirectora de ‘Balady’)
Lubna Abu Omar (doctora)
Soukaina Sghiuouri (Filóloga y especialista en estudios de género)
Diana Zarzo (directora de GNRD – Spain)
Modera: Maite Ibáñez (historiadora del Arte y miembro de ACM)

Balady4

El documental »Balady» observa cómo los roles y modelos de género afectan a nuestro cuerpo a través de la danza del vientre y los intercambios culturales. Rodado en Egipto, España, Túnez y Francia, el proyecto ofrece una reflexión sobre los estereotipos culturales, la libertad de expresión y el protagonismo de las mujeres dentro de los cambios sociales del mundo árabe. El cortometraje se ha presentado en diversos festivales logrando abrir debates sobre nuestra representación social, a partir de la organización de talleres de danza oriental y entrevistas a ciudadanos y artistas.

Balady1

Pincha aquí para ver el trailer de Balady.

Balady es el resultado de un proyecto conjunto desarrollado por Global Network For Rights And Development (GNRD), Hassala Films, Tandem e Interarts. Con la colaboración de la Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas del Mediterráneo (ACM).

Girls on fire: ardores insatisfechos

Mujeres y Cine: Girls on fire
Nuevas directoras ante la libertad del cuerpo
Tiny Furniture, de Lena Dunham (26 de febrero)
Joven y alocada, de Marialy Rivas (28 de febrero)
Klip, de Maja Milos (4 y 8 de marzo, a las 20.00h y 22.30h, respectivamente)
Filmoteca de CulturArts-IVAC
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia

Las películas Tiny Furniture (2010), Joven y alocada (2012) y Klip (2012) forman parte del ciclo Girls on fire que se está llevando  a cabo en la Filmoteca de Valencia. El ciclo Girls on fire  se integra dentro de la programación del evento Mujeres y Cine organizado por la Filmoteca CulturArts IVAC junto con el Aula de Cinema de la Universitat de València con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra el próximo 8 de Marzo.

Fotograma de la película serbia Klip, de Maja Milos.

Fotograma de la película serbia Klip, de Maja Milos.

 

Tiny Furniture, Joven y alocada y Klip están dirigidas por la norteamericana Lena Dunham, la chilena Marialy Rivas y la serbia Maja Milos, respectivamente; presentadas en el subtítulo del ciclo “como nuevas directoras ante la libertad del cuerpo”. Y así es: la mirada de estas directoras coincide, a pesar de proceder cada una de ellas de contextos socio-culturales tan diferentes, en crear unas historias donde las protagonistas, chicas de entre 16 y 23 años, están totalmente desinhibidas sexualmente. Pero detrás de esa libertad sexual, que transmiten en sus relaciones con los otros, sean estas virtuales  -redes sociales, móviles- o   corporales, se trasluce una insatisfacción vital y amorosa difícil de encauzar.

 

Fotograma de la película norteamericana 'Tiny Furniture', de Lena Dunham

Fotograma de la película norteamericana ‘Tiny Furniture’, de Lena Dunham

 

La estructura familiar

Ahora bien, ¿de dónde procede esta insatisfacción que sienten las protagonistas?  Los tres films, más allá de sus diferencias estéticas, tienen unos rasgos narrativos comunes. Sus protagonistas son, como señala las palabras de presentación del ciclo, “mujeres adolescentes en las cuales se destaca su total libertad y ausencia de tapujos en la comunicación con el otro y en el uso del su cuerpo.” Mujeres jóvenes-adolescentes que viven en una casa familiar estructurada alrededor de la ausencia del padre y la presencia de la madre. Una ausencia real del padre en Tiny Furniture o metafórica en Joven y alocada y en  Klip. En Tiny Furniture  ni se ve, ni se habla del padre, no existe; y en Joven y alocada se ve y se habla de un padre absorto en la total comunión mística con Dios; y en  Klip se ve y se habla de un padre enfermo de cáncer terminal. Así pues, tres padres distantes de su función paterna, porque no pueden pronunciar ninguna palabra.

Fotograma de la película chilena 'Joven y alocada', de Marialy Rivas.

Fotograma de la película chilena ‘Joven y alocada’, de Marialy Rivas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y como consecuencia de este alejamiento paterno, la total presencia de la madre. Unas madres que hablan y, por tanto, se ven. Unas madres que dirigen el hogar familiar con dureza y firmeza. Ellas son las responsables de ganar el sustento familiar y, además, de la palabra que marca las normas familiares y sociales. De tal modo que la relación madre e hija se mueve entre el abrazo y el insulto, entre el amor y el odio, entre el estrago de madre-hija. Unas hijas jóvenes que anhelan al padre y reprochan a la madre su frialdad.

Fotograma de la película serbia 'Klip', de Maja Milos.

Fotograma de la película serbia ‘Klip’, de Maja Milos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Y ante esa estructura familiar angustiante, estas protagonistas se rebelan  con un sexo pulsional y huyen a la búsqueda de un joven que las ame. Probablemente, un joven que sustituya a ese padre ausente. Pero, en su búsqueda desesperada, no encuentran a ningún joven a la altura de su demanda sexual, ni a ningún joven dispuesto a un compromiso amoroso.

De las tres películas del ciclo es Klip de Maja Milos, que se proyecta el día 4 de marzo a las 20:00h en la Filmoteca de Valencia, la que muestra esta realidad familiar de manera más sórdida. Sólo tenemos que escuchar las palabras que la hija le dice a su madre, cuando ésta le informa que su padre va a ser ingresado en el hospital para ser operado de cáncer: “Tú has matado a papá.”

Fotograma de la película serbia 'Klip', de Maja Milos.

Fotograma de la película serbia ‘Klip’, de Maja Milos.

Mujeres y cine: las mujeres en pantalla

La programación de Mujeres y Cine está constituida por diferentes apartados para mostrar una amplia y variada visión de la representación de la mujer en el cine. Así pues, además del apartado Girls on fire, está el apartado de  documental, donde se proyectarán Con la pata quebrada, de Diego Galán (2013) -que trata de la representación de la mujer en el cine español- y Las maestras de la República, de Pilar Pérez Solano (2013)- galardonado con el Goya al mejor documental en la pasada edición- ; y dos apartados de ficción: el denominado Encorsetadas: cuestionando los estereotipos femeninos en el cine clásico, donde a través de las películas La tentación vive arriba de Billy Wilder (1955), Sólo el cielo lo sabe de Douglas Sirk (1955) y El ángel azul de Josef von Sternberg (1930), se reflexionará sobre la construcción de lo femenino en el cine de Hollywood; y el llamado Retratos de la madurez femenina que se centrará en la afectividad de la mujer en su etapa de madurez, a través de las películas The Mother de Roger Michell, (2003), En el séptimo cielo de Andreas Dresen, (2008) y 80 egunean de José María Goenaga y Jon Garaño (2010), y La vida empieza hoy de Laura Mañá (2010).

Fotograma de la película serbia 'Klip', de Maja Milos.

Fotograma de la película serbia ‘Klip’, de Maja Milos.

Begoña Siles