Reflexionar la pandemia. Cultura vs coronavirus (IV)

#MAKMAEntrevistas | Reflexionar la pandemia. Cultura vs coronavirus (IV)
Domingo 22 de marzo de 2020

Un considerable (y, a buen seguro, mayoritario) número de artistas, gestores y empresas culturales, medios de comunicación y otros agentes activos del entorno cultural sustentan un relevante porcentaje de su economía a través de convocatorias públicas, subvenciones y apoyo institucional.

Durante la pasada semana, los ministros de Cultura de España (José Manuel Rodríguez Uribes), Francia (Franck Riester) y Alemania (Monika Grütters) coincidían en considerar la cultura como un bien de primera necesidad y no un lujo del que prescindir en la presente crisis sanitaria (y económica), si bien Riester aseveraba que “el propio futuro de nuestro modelo cultural está en juego”.

Y si, efectivamente, se encuentran en juego aquellos paradigmas que han conducido la metodología de nuestro comportamiento, creación y consumo cultural, nada mejor que materializar una radiografía, inmediata y crucial, de nuestras insuficiencias.

En consecuencia –tras la primera, segunda y tercera entrega de ‘Reflexionar la pandemia. Cultura vs coronavirus’–, desde MAKMA proseguimos invitando a difundir su testimonio a un diverso elenco de profesionales de las artes visuales, escénicas, literarias, musicales, cinematográficas, universitarias e institucionales, procurando respuesta a variadas cuestiones que nos ofrecen una interesante y lúcida reflexión acerca de cómo aquellas personas que vivimos y participamos de la cultura afrontamos desde el hogar la presente pandemia de coronavirus.

1) ¿Dónde y en qué situación te encuentras?
2) ¿Cómo te imaginas el escenario inmediato y cuáles serían, a tu juicio, las consecuencias a medio y largo plazo en lo social, cultural, económico y político?
3) Tras el decreto de estado de alarma, ¿de qué modo afrontas tu confinamiento? ¿Qué lecturas y/u otras actividades llevas a cabo?
4) Comentarios y conclusiones.

AIDA CHAVES (PRODUCTORA CULTURAL Y CODIRECTORA DE HYBRID ART FAIR | MADRID)

1) En casa, con mi marido, desde que le enviaron a teletrabajar el pasado miércoles. Así que yo también cogí los bártulos del estudio. Uno está en un despachito que tenemos y para el otro hemos montado un despacho improvisado en el salón. La verdad es que tenemos suerte de contar con algo de espacio para cada uno. Estamos un poco que no sabemos muy bien aún qué pensar sobre los tiznes que ha tomado la situación en tan poco tiempo. Ambos tenemos familiares que son personas de riesgo y solo esperamos que todo vaya bien en ese sentido.

2) El coronavirus va a marcar un antes y un después en la historia, creo que eso está clarísimo ya. Como es normal, ahora mismo se está priorizando la vida humana antes que la economía y espero que eso también pueda suponer un replanteamiento acerca de cómo hemos acelerado y enfocado nuestros comportamientos como sociedad, globalmente, en los últimos años, donde todo ha girado en torno al consumo. Esto, evidentemente, no quita que seamos muy conscientes de que nos vamos a enfrentar a una muy dura primavera; ya está afectando económicamente a muchas personas y a much@s compañer@s del sector. Esto nos va a golpear fuerte en muchos sentidos.

3) De momento, lo estoy llevando bastante bien. Estuve trabajando en casa muchos años, así que desde hace tiempo tengo rutinas: horarios marcados para trabajar, descansar, hacer deporte… Estos días he retomado la lectura de ‘Los jugadores de whist’, de Vicenç Pagès Jordà, he vuelto a oír música que hacía un montón que no escuchaba, como Jeff Buckley, MS MR, Alt-J… También he empezado y acabado series como ‘Years and Years’ y ‘Castlevania’. Además, en mi caso, me ayudan mucho las videollamadas o birraskype que también llevo haciendo años con mis amigos repartidos por el mundo.

4) Vamos a salir adelante. Desde luego, vamos a tener que agudizar nuestro ingenio para no caer en la desesperación, por más que nos guste el cine, leer, jugar videojuegos, dibujar… Está claro que vamos a querer salir del espacio y la situación que se nos ha impuesto. Pero lo importante tiene que ser pensar en el bien común, que esta medida no es un capricho.

ÁLVARO PONS (DIRECTOR DE LA CÁTEDRA DE ESTUDIOS DEL CÓMIC FUNDACIÓN SM-UV Y DEL AULA DE CÓMIC DE LA UNIVERSITAT DE VALÈNCIA | VALÈNCIA)

1) En casa y confinado… ¡Supongo que en la misma situación que casi todo el planeta!

2) Es muy difícil prever nada en esta situación. Es completamente inédita, cambiante a cada minuto, lo que hace complicadísimo hacer predicciones. En ese sentido, soy muy comprensivo con la clase política que está afrontando este reto. Es algo nuevo para lo que nadie estaba preparado y, peor, cómo se puede resolver. Las soluciones son resultados de prueba y error continuo, por lo que el escenario inmediato es complejo de imaginar. A modo general, es evidente que esta crisis no es comparable a la de 2008: no estamos hablando de una crisis sistémica como aquella, sino de un paro del sistema, un cierre inédito. Evidentemente, el golpe para la economía será brutal, desconocido, pero creo que a parada de burro le seguirá arrancada de caballo, con fuerza. El problema es que cambiará todo: esa arrancada solo podrá ser impulsada por el sector público y el privado más potente, las multinacionales, que pueden aprovechar para fagocitar todo resquicio de competencia, lo que genera no pocas incógnitas.

En lo social, espero que aprendamos todos y descubramos la necesidad de soluciones que favorezcan el mantenimiento de la salud pública, el sentido que tienen conceptos como la renta básica…

En lo cultural es donde veo más problemas: hoy por hoy, el sector cultural español depende profundamente del impulso público –por lo menos en actividades– y es más que probable que, durante un tiempo, todo el esfuerzo inversor público vaya al sector social, desplazando las partidas culturales a ayudas sociales y económicas. Eso implica un auténtico páramo para lo público: estamos viendo cómo casi todas las iniciativas culturales, jornadas, festivales, ferias, etc…, se están retrasando al último trimestre, creando una posible sobresaturación de oferta que no creo que ni llegue a darse ante la pérdida de ayudas públicas, como he comentado antes. Evidentemente, el consumo cultural caerá y para la delicada situación del sector puede ser una puñalada certera. En el caso de actividades culturales, creo que lo más sensato será hacer borrón y cuenta nueva, asumir que el 2020 no ha existido, y empezar a pensar en el 2021. Para la industria cultural, será necesaria una profunda actuación, que tiene que ir de ayudas públicas a campañas para estimular el consumo cultural.

3) Con paciencia y resignación. ¡Intentando que mi hijo no se vuelva ni un loco enjaulado ni un hikikomori pegado a la consola! Afortunadamente, tengo lecturas para diez cuarentenas, pero quiero compaginarlo con aprovechar para terminar de escribir un libro y preparar los materiales online de los cursos que doy en la universidad.

4) Solo animar a la gente a quedarse en casa, ser sensata con las indicaciones y paciente y tolerante: nadie sabe cómo afrontar esta situación y hay que asumir que solo con buena voluntad entre todos y todas podremos pasarla. Y que, cuando acabe todo esto, recuerden que la cultura en todas sus formas (lectura, cómics, películas, música, series…) habrá hecho mucho más leve el confinamiento. Entonces será cuando devolverle a la cultura su generosidad con la misma generosidad.

AMALIO VANACLOCHA (DIRECTOR DE LA GALERÍA VANGAR | VALÈNCIA)

1) Afortunadamente, me encuentro bien. El viernes 13 de marzo fue el último día que estuve en la galería. Desde entonces, en mi casa, en València, cumpliendo con el confinamiento, al tanto de todos los acontecimientos que se van sucediendo y procurando salir lo menos posible.

2) No me gustaría aventurarme, creo que todavía es pronto para sacar conclusiones, pero ya está siendo un duro golpe a todos los niveles. Pienso que, como sociedad, saldremos reforzados de esta crisis. Espero que la situación se alargue lo menos posible y la recuperación sea rápida.

3) Ante todo, de una manera positiva. Alternando trabajo pendiente de la galería y actividades que, desde que inauguré Vangar, el día a día no me permitía. Lecturas como ‘Historias de Nueva York’, del periodista Enric González, o series como ‘Stranger Things’, serán algunas de ellas. Me gustaría, también, visitar algunas de las exposiciones virtuales que están ofreciendo varios museos. Continuaré, en la medida de lo posible, haciendo algo de ejercicio.

4) Mucho ánimo a todas aquellas personas que lo estén pasando mal. Esto también pasará.

ANA RAMÓN RUBIO (CINEASTA | VALÈNCIA)

1) Estoy bien. En nuestra casa, en València, con mi marido y mi perro. De momento, todo en orden.

2) El escenario inmediato, duro, bastante duro. Colas en los supermercados, cierto grado de racionamiento, figuras de autoridad por las calles… Es un escenario irreconocible y, probablemente, toda esta situación se alargue más de lo previsto, pero creo que todos tenemos que ser conscientes de la importancia que tienen nuestras acciones individuales en toda esta crisis y contribuir a que se estabilice lo antes posible.

A medio y largo plazo, creo que el mayor cambio va a ser social. La mayoría de los españoles nos hemos sentido privilegiados e intocables y ahora llega una pandemia que ha cambiado un poco la perspectiva. En parte servirá para que más personas entiendan mejor a quienes vienen a España huyendo de lo que nosotros ahora no tenemos, que es algo tan básico como libertad y seguridad, y también para volver a poner en el punto de mira algo que hay que cuidar ante todo, que es la sanidad pública.

Económicamente, es el sector servicios es el que verdaderamente va a pagar toda esta crisis y el que creo que tardará más en reponerse de ella. La parte buena, tanto para hostelería y turismo como para el ámbito cultural, es que creo que la gente va a salir a la calle con unas ganas increíbles de libertad, de volver a ir a conciertos, al cine, al teatro, a los bares, a viajar… Espero que haya sido un parón temporal, pero que volvamos a nuestras vidas con más ganas que nunca. Creo que, a largo plazo, las cosas volverán a su punto de partida.

3) Yo trabajo mucho en casa, especialmente cuando estoy escribiendo, con lo cual ya estoy acostumbrada a la rutina de lo que ahora estamos llamando “teletrabajo”, pero que para nosotros siempre ha sido “ser guionista”. Lo que me cuesta es el aspecto social: ver a mis amigos, a mi familia, o a cosas tan sencillas como salir a pasear. Normalmente, salgo a andar todos los días mínimo una hora para despejar la mente y ahora me cuesta más concentrarme y trabajar si no lo hago. Además, hay un olor a tristeza en las calles que no ayuda, pero me he propuesto aprovechar esta cuarentena para aprender a tocar la guitarra. Al fin y al cabo, estoy confinada con un músico y cinco guitarras.

4) He de decir que, aunque para mucha gente este es su día 8 de confinamiento, para mí es ya el día 12. Yo tomé la decisión voluntaria de aislarme definitivamente el 11 de marzo, y de semiaislarme otra semana antes. No fui ni a la manifestación del 8M, ni a ninguna mascletá, ni a ningún evento con más de 10 personas desde que todo esto empezó. Mis amigos me decían: “si no te apetece venir, dilo”. No se creían que no iba a los sitios por el COVID-19, pero en casa solemos ver ‘Cuarto Milenio’, que en febrero y principios de marzo era el único espacio en el que se miraba a China, y en el que se avisaba de la situación a la que íbamos a llegar en Europa.

ARÍSTIDES ROSELL (DISEÑADOR, DOCENTE, GALERISTA Y COORDINADOR DE RUSSAFART | VALÈNCIA)

1) Estoy en Russafa, en casa, hace días que no salgo… Aclaro, he salido a Imprevisual Galería para buscar el material de trabajo que necesito para recluirme voluntariamente forzado y trabajar telemáticamente desde el hogar (“Hogar, que no A-Hogar”). Al igual que la mayoría, nunca había vivido una situación similar, algo atípico en todos los sentidos. Muy difícil de digerir. Pero la salud es lo primero.

2) El escenario inmediato es imprevisible, no lo saben ni los que saben. La fuerza de la pandemia hace prever el peor de los escenarios. Las informaciones que llegan (el constante bombardeo informativo) crean un estado general que desconcierta al contexto social; a la vez, crea mucha alarma. A medio plazo, nuestros negocios están cerrados, sin fecha de vuelta a la normalidad. Las galerías, salas de exposiciones, museos, librerías y teatros, todos cerrados. Conciertos cancelados, ferias anuladas (ej.: Feria del Libro), festivales o eventos culturales de relevancia aplazados sin fecha, otros anulados, a lo que se suman las cuantiosas pérdidas económicas y, en consecuencia, la cultura a la cola de la recuperación. Es cierto que muchas iniciativas están en curso y se agradece; la creatividad florece en tiempos difíciles. Conciertos online, bibliotecas virtuales gratis, museos virtuales a nuestra disposición que generan nuevos puentes con la cultura. Ojalá permanezcan en el tiempo, pero, por favor, que no generen nuevas formas de precarización. A largo plazo, creo que saldremos reforzados de esta situación, pero antes habrá que valorar el coste social y económico que va a suponer este tiempo de confinamiento, crisis y salud.

3) En el confinamiento voluntariamente forzoso que estamos obligados a cumplir por orden y fuerza mayor, en pos de la salud individual y colectiva, intento conciliar la calma en todo momento. Disfrutando de la familia, realizando actividades conjuntas, juegos y adelantando trabajo. Las nuevas condiciones laborales han activado el teletrabajo colectivo al que muchos nos hemos sumado, en la docencia sobre todo. En el tiempo que me queda, intento actualizarme con lecturas pendientes, fundamentalmente poesía. Del mismo modo, seguimos trabajando para la próxima edición de Russafart 2020, prevista para el 5, 6 y 7 de junio. Somos optimistas y espero que para esas fechas todo habrá pasado y que los artistas del barrio de Russafa volvamos a abrir los talleres y espacios expositivos para su cita bienal con el público valenciano. Estaremos ansiosos de abrazarles sin temor, eso sí, para contagiarles de cultura.

4) Comentarios o preguntas sin respuestas, etc.: ¿Qué se oculta detrás de esta situación límite? Nueva crisis económica mundial, liderazgo económico, supremacía, no lo sabremos nunca. Con lo cual me quedo con lo más cercano. ¿Qué pasará con la cultura?, ¿qué medidas se tomarán desde la administración local, autonómica o estatal para paliar la crisis que se avecina? Gestionar una crisis sanitaria de tal magnitud y sin precedentes no es fácil, pero de ahí las fortalezas y debilidades de un sistema de gobierno democrático. Deben dar respuesta a todos los sectores que se han visto afectados con medidas que apoyen la reactivación económica y que permitan el reflote sin grandes consecuencias. Y, por desgracia, la cultura está al final de la cola. Espero que esta vez me equivoque o que todo haya sido un sueño.

CARLOS MADRID (DIRECTOR DE CINEMA JOVE – FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE VALÈNCIA | VALÈNCIA)

1) En casa, y teletrabajando en la medida de lo posible.

2) La pregunta es muy general…, pero supongo que una reordenación de prioridades, un aprendizaje, crecimiento en lo personal, otra gestión del tiempo, del aguante, de la paciencia…

Espero que mucha gente aproveche para ejercer un mayor consumo de cultura. Las nuevas tecnologías nos lo ponen muy fácil, así que no hay excusa para leer libros pendientes de nuestra estantería (o versiones que podemos encontrar en PDF o ePub), ver películas, escuchar discos, ver conciertos… Y tampoco debería ser un drama no ver a nuestros amigos presencialmente. El Skype o cualquier modo de videollamada nos viene de perlas. Lo fundamental es adaptarse, hacer una vida lo más normal posible y tener en mente que esto no será para siempre.

En lo político, por lo que observamos, es el momento de ver cómo actúan ciertas personas en momentos de crisis en los que conviene estar unidos. Simplemente, vamos a ver quiénes hacen un ejercicio de responsabilidad y quiénes no.

3) En mi caso, y de momento, puedo hacer la mayoría de gestiones laborales desde casa (en un par de meses, ya veremos…). Aprovechamos, además, para hacer arreglos domésticos pendientes, algo de ejercicio para que los músculos no se atrofien y ver mucho cine (en esto último tampoco cambia mucho la cosa…). Con respecto a lecturas, aprovechando el tiempo libre, estoy acabando el clásico ‘Mientras agonizo’, de Faulkner, y a punto de empezar ‘La vida instrucciones de uso, de Perec. En cuanto a cine, estamos viendo alguna película que se nos escapó el año pasado y que ya se encuentra en alguna plataforma (‘The Souvenir’, de Johanna Hogg, o ‘Martin Eden’, de Pietro Marcello, además de revisitar el clásico ‘La ventana indiscreta’, de Hitchcock, en solidaridad con el pobre James Stewart, confinado seis semanas en su casa y aburriéndose como una ostra…), y, recientemente, hemos visto la serie ‘Heridas abiertas’, protagonizada por la gran Amy Adams, y que recomiendo a todo el mundo.

4) En mi caso, el teletrabajo es una opción, pero para mucha gente no, y esta situación va a implicar un drama económico en poco tiempo. Solo espero que las prometidas ayudas a quien lo necesite se agilicen y podamos estar orgullosos (y tranquilos) de que nuestros impuestos sirvan para lo fundamental y ayuden a quien más sufre.

Por otro lado, lo de quedarse en casa no es opcional. Quien sale a pasear por desafío, chulería o por pensar que la cosa no va con él debería pensar en dar ejemplo a los demás; en que mucha gente lo ve desde sus casas y puede optar por despreocuparse y seguir su ejemplo. Es un ejercicio de responsabilidad que deberíamos seguir todos. No vale con pensar en que las medidas son exageradas o dejan de serlo; hay que pensar en el ejemplo que se da a los demás con nuestras acciones, en tener sentido común y quedarnos en casa.

CARLOS SALAZAR (ARQUITECTO | VALÈNCIA)

1) En casa, con teletrabajo.

2) Una crisis general en todos eso ámbitos de la cual costará salir.

3) Sobre todo, trabajo, y lecturas, música, películas, televisión, redes sociales y teléfono.

4) Cuando pase todo podremos sacar conclusiones y discutir. Ahora solo toca actuar.

CHEMA LÓPEZ (ARTISTA Y PROFESOR DEL DEPARTAMENTO DE PINTURA DE LA FBBAA DE LA UPV | VALÈNCIA)

1) Tras superar el pasado viernes (13 de marzo) la desagradable sensación de estar protagonizando ‘Years and years’, en estos momentos me encuentro muy tranquilo, en modo zen, consciente de que esto va para largo. Estoy en casa, con Marta y nuestro hijo Dani, por tanto, no puedo sentirme mejor acompañado. Lo que peor llevo es estar lejos de mis padres, que, como todos los mayores, son los que se encuentran en peor situación (no voy a entrar en detalles).

2) Las consecuencias son impredecibles; además, no sirve de nada plantear futuribles, las cosas nunca acontecen como imaginamos. Sin embargo, lo que más me preocupa, incluso más que la pandemia, es la inevitable crisis económica y que todo esto se convierta en excusa para un definitivo giro autoritario a nivel global, cosa que, por otra parte, ya se estaba produciendo.

3) Para pasar estos días estoy aprovechando para leer todos esos libros que vas acumulando y que nunca encuentras tiempo para leer. Además del surtido material para las clases (me ha gustado especialmente ‘El ojo y la navaja, el mundo como interfaz’, de Ingrid Guardiola), tengo pendiente una biografía de Otis Redding y acabar el magnífico número de la revista Concreta que Pedro G. Romero ha dirigido sobre gitanos y flamencos. Por otra parte, llevo entre manos tres novelas, ‘Enciclopedia B-S’, de Burucúa, ‘La batalla de Occidente’, de Vuillard, y lo último que han publicado de Lucia Berlin, con un título muy apropiado para estos días: ‘Bienvenida a casa’.

A nivel familiar hemos creado un pequeño cronograma de actividades, no muy rígido, una guía que sirva para crear rutinas a un niño de 11 años encerrado todo el día en casa. Además de las tareas del cole, lecturas varias, sesiones de clásicos del cine (‘Con faldas y a lo loco’, ‘Dos hombres y un destino’, ‘La lengua de las mariposas’, etc.), incluso unas tablas de gimnasia a las que desgraciadamente aún no he tenido tiempo de incorporarme.

4) Para terminar, sigo esperando ansioso y muy atento la anunciada donación de 65 millones a la sanidad pública por parte del rey emérito.

CONCHA ROS (ARTISTA Y PRESIDENTA DE LA DELEGACIÓN TERRITORIAL DE LA COMUNIDAD VALENCIANA Y MURCIA DEL IAC | VALÈNCIA)

1) Estoy en València, en mi casa, con mi hija Julia, mi perro Teo y mi canaria Roxy, que nos alegra las mañanas. Me encuentro en una situación envidiable, la verdad, si pienso en todas las personas que están teniendo que dar la cara para hacer frente al maldito virus…

2) No quiero ser ceniza, pero me temo que el escenario inmediato va a seguir siendo el que ahora mismo es, es decir, el de confinamiento, al menos durante un mes. Ya que estamos haciendo este esfuerzo, este parón tan brusco en nuestras enloquecidas rutinas diarias, deberíamos arremangarnos, mentalizarnos y “hacerlo bien”, eliminando, al menos en un gran porcentaje, la posibilidad de contagio.

Las consecuencias desde el punto de vista social las veremos a medio plazo, pero necesito ser optimista y pensar que esta barbaridad va a servir para espolear conciencias y parar la locura neoliberal en la que estamos (¿estábamos?) inmersas. En el plano cultural…, vislumbro, de nuevo, el desierto… Pero, como comentaba hoy con una amiga, la gente del arte y de la cultura en general tenemos un máster en resiliencia, así que aquí seguiremos cuando todo esto acabe. ¿Lo económico? Sin comentarios. Y respecto a lo político, en estos momentos tan críticos solo le pido a la clase política que trabaje codo con codo, como dice Drexler, para salir de esta distopía en la que nos hemos visto envueltos sin comerlo ni beberlo. ¡O, mejor dicho, sin besarlo ni abrazarlo!

3) Afronto el confinamiento con mucha serenidad, la verdad. En el fondo soy un poco rata de biblioteca y, además, esto me permite charlar más con mi hija, leer, ver cine, ordenar papeles de esos que se amontonan junto al ordenador y, sobre todo, dibujar. ¡Bisogna fare di necessità virtù!

4) Quiero hacer un alegato a favor de la cultura y la educación, dos cosas que para mí son la misma. Está resultando evidente, tras solo unos pocos días de confinamiento, lo importante que es para las personas tener “la cabeza bien amueblada” para poder sobrellevar esta situación, y lo mucho que en ello tiene que ver la presencia de la cultura en el currículo educativo. Saquemos conclusiones y, por encima de todo, pongamos el foco en la empatía y los cuidados.

Aprovechemos la ocasión y humanicémonos de nuevo, por favor.

EDUARDO GUILLOT (DIRECTOR ARTÍSTICO DE MOSTRA DE VALÈNCIA-CINEMA DEL MEDITERRANI | VALÈNCIA)

1) En casa con mi pareja, la mejor compañía posible, encerrados desde que se impuso el confinamiento. Y en permanente comunicación con mis padres, porque ambos viven solos y están en edad de riesgo.

2)
Es una pregunta amplísima, pero diría que las cosas van a cambiar bastante si la situación actual se prolonga. En ámbitos relacionados con la cultura, se están cancelando rodajes y todo tipo de actividades que no siempre se van a poder reubicar en el calendario, lo que afectará a un elevado número de trabajadores, especialmente a los freelance. De hecho, creo que el impacto va a ser más económico que sanitario. A largo plazo, y por cuestiones de agenda, me parece casi imposible que todo lo que se está suspendiendo pueda recuperarse. Y si se hace, la oferta cultural de otoño e invierno será de tal calibre que el consumidor no podrá abarcarla, con las consecuencias que eso puede acarrear. En muchos casos, sería más sensato dar 2020 por perdido (como se rumorea que va a hacer Cannes) y seguir trabajando de cara a 2021, recuperando lo que se pueda y haciendo borrón y cuenta nueva con lo que no. A otros niveles, me encantaría que esta crisis supusiera el colapso definitivo del podrido sistema capitalista, pero me temo que no tendremos esa suerte.

3) Hace poco que se abrió la convocatoria de recepción de películas para la Mostra 2020, que se celebrará en octubre, si todo va bien y la situación se ha normalizado para entonces, por lo que mi teletrabajo está consistiendo, básicamente, en ver cine sin parar. Tenemos ya más de 150 títulos inscritos, así que no tengo tiempo de aburrirme. Además, cuando quito la vista de la pantalla, estoy poniéndome al día con lecturas pendientes, como “Vivir abajo”, de Gustavo Faverón Patriau, o “GB84”, de David Peace.

IÑAKI TORRES (ESCRITOR | ALGORTA, GETXO)

1) En Algorta, de la playa al monte, por calles desiertas como en una novela de Ballard.

2) Cada vez más aislados, en medio de tanta comunicación. Nos gusta pensar que somos independientes, individualistas, cuando la realidad grita lo contrario, que todo está interrelacionado: cualquier interrupción crítica como esta hace que las piezas caigan en un efecto dominó. Estaría bien no perder de vista que todos somos necesarios y estamos mejor juntos, colaborando.

3) Como el aislamiento, sobre todo el forzado, nos habla de lo que estamos hechos, es una buena oportunidad para ver qué es eso: la hoja en blanco.

JOSÉ LUIS MORENO (DIRECTOR ADJUNTO DE AUDIOVISUALES Y CINEMATOGRAFÍA DEL IVC | VALÈNCIA)

1) Seguimos trabajando para que la maquinaria cultural administrativa no pare. En cuanto a salud bien, sin problemas.

2) Va a ser un escenario “apocalíptico”, que se suele decir. Vamos a tener que construir casi desde cero porque las consecuencias económicas para el sector cultural van a ser muy duras. A largo plazo nos recuperaremos, pero tendremos que hacer un sobreesfuerzo cuando pase esta cuarentena. Si todos aportamos, lo lograremos.

3) Será un confinamiento laboral, ya que seguimos trabajando en normativa y convocatorias que afectan al sector audiovisual y que deben publicarse en abril o mayo para no causar más perjuicio al sector.

Dedicaremos tiempo para hacer ejercicios dentro de casa para mantenernos en forma. Y aprovecharé para recuperar películas que nunca tengo tiempo de ver.

4) Mucho ánimo a todo el mundo. De esta saldremos. Ahora mismo hace falta apoyo y solidaridad, y luchar todos juntos contra esta epidemia que no esperábamos.

Mª ÁNGELES FAYOS (GESTORA DEL TEATRO OLYMPIA Y TEATRE TALIA Y PRESIDENTA DE AVETID | VALÈNCIA)

1) Actualmente en casa y conectada por WhatsApp, FaceTime e e-mail.

2) Se ha paralizado todo y es un mazazo económico sin precedentes, porque no solo se han cerrado los teatros, sino que todos los agentes culturales están parados. Va a costar mucho a nivel económico recuperarse. Pero a nivel social estoy gratamente sorprendida, no solo por cómo ha respondido el equipo humano que trabaja en Olympia Metropolitana, arrimando el hombro, sino por las espectadoras y espectadores que están pendientes de aplazamientos de las obras y con una paciencia infinita en las devoluciones. Va a haber un antes y un después del coronavirus.

3) Al principio es difícil parar, pero luego es muy bueno poder estar más tiempo con la familia y, como no estoy mucho en casa, aprovecharé para organizar y leer libros de un tirón, aparte de ver películas y series, sin ir directa al último episodio.

4) Aunque ahora todos estamos muy preocupados, es curioso que muchas propuestas de amigos son siempre culturales y eso indica la importancia que tiene para el ser humano respirar arte, música, teatro, danza… La cultura nos enseña a pensar y a mirar y ver, y la pandemia nos ha llevado a pensar sobre nosotros mismos y a mirarnos a los ojos, los unos a los otros. Debería hacernos más fuertes como sociedad y, si somos capaces de aprender, algo bueno podría quedar de este difícil período.

SILVIA MERCÉ CERVELLÓ (ARTISTA, DOCENTE Y SUBDIRECTORA DEL DEPARTAMENTO DE DIBUJO DE LA FBBA DE LA UMH DE ALTEA, ALICANTE | VALÈNCIA)

1) Vivo en València con mis dos adolescentes, Alejandro y Nacho, en un 2º piso con balcón a la calle, en el Ensanche, y nos quedamos los tres en casa hasta nueva orden.

La única privilegiada que baja por el barrio, dentro de los parámetros permitidos, soy yo. Surrealista, caótico, solidario, contundente y desconcertante es el poso que te deja acercarte a la farmacia o a por productos de necesidad. De puertas adentro, sin horario y a la espera de calendario, o como bien dice una famosa publicidad: “Bienvenidos a la República Bananera de mi Casa”.

2) Desde una mirada expectante, el escenario más inmediato que se nos plantea nos sumerge en una sensación de fragilidad y fuerza, a la vez que no sigue ningún hilo conductor establecido, más allá de una dinámica cambiante por su falta de precedentes, pero con una desbordante capacidad de unión, por aquello de que «la unión hace la fuerza»… Nos encontramos desnudos ante una marea de situaciones nuevas que nos viene grande.

A pesar de la crisis socioeconómica que apunta con fuerza, no dejan de venirme a la cabeza canciones como las que tanto hemos escuchado estos días: ‘Resistiré’, del Dúo Dinámico, o ‘Brindemos por la vida’, de Macaco…; o ‘Gracias a la vida’, que tan bien han interpretado Joan Báez y tantas otras voces.

Gracias al personal sanitario, a todas los que trabajan y reponen en establecimientos alimentarios, a los cuidadores, a quienes están detrás de todas las necesidades para que este planeta siga girando. GRACIAS.

3) Aprovecho para darle cuerpo a mi próxima propuesta artística: ‘Travesía/tránsito’, libros de viajes, como el muy recomendable ‘Viaje al Mekong’, de Javier y Gorka Nart (que terminé ayer), ‘Viajeros por el Conocimiento’, de Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, o lecturas de pensamiento artístico y novelas de escritoras favoritas, como la última de Amy Tan, ‘Recuerdos de un sueño’…

Lo compagino produciendo obra, viendo películas y alguna serie, y, por supuesto, conectándome al mundo del ocio, la cultura y las redes sociales por Internet y móvil. Pero de lo que más disfruto en este confinamiento es de compartir con Alejandro y Nacho opiniones que cruzamos entre comidas y ratitos de los que ellos escapan al mundo del wifi.

4) Amigos, familia y querido mundo: besos voladores y no dejéis de cumplir para hacernos fuertes y de tomar vitaminas para reforzar defensas…

Y… “Quédate en casa”. Nos conectamos esta tarde en los balcones para aplaudir a todos los que batallan en primera línea.

SUSO GIMÉNEZ (NEUMÓLOGO Y COMPOSITOR, GUITARRA ACÚSTICA Y VOCALISTA DE PETIT MAL | VALÈNCIA)

1) Con mi familia en nuestra casa de Burriana. Estamos bien, pero son días de desasosiego. Aunque las cosas por aquí aún no están muy mal, todo puede cambiar rápidamente y alterar nuestras vidas: mi mujer y yo somos médicos.

2) Viendo cómo evolucionan las cosas en Italia, en Madrid…, es difícil ser optimista a corto plazo. Se aproximan meses muy duros en lo profesional. Como neumólogo, tendré que atender en los próximos días a mucha gente que lo estará pasando muy mal y espero estar a la altura.

Las consecuencias de esto son imprevisibles.

En cuanto al futuro, sí que quiero tener cierto optimismo: echando la vista atrás, no hay que olvidar que tras la terrible pandemia de gripe de 1918 y de la Primera Guerra Mundial, con un sufrimiento inimaginable para la población, lograron sobreponerse, y lo que vino después fueron “Los felices años veinte”. Ojalá todo pase y logremos superarlo pronto.

3) El tiempo que no estamos trabajando lo pasamos, efectivamente, confinados en casa, con nuestros hijos, que aún son pequeños. De momento lo llevamos bien, pero me temo que aún quedan muchos días de estar en casa por delante.

Los pocos ratos que no estoy estudiando y formándome para lo que vendrá lo empleo en estar con mis hijos y, si me queda algo de tiempo, en tocar la guitarra intentando relajarme y hacer canciones nuevas. Ahora mismo, mientras escribo esto, estoy escuchando un maravilloso vinilo que adquirí en Discos Amsterdam hace unas semanas: ‘Cry’, de Cigarettes After Sex.

Mi libro de cabecera estos días está siendo ‘Fractura de tibia y peroné’, de Dani Cardona, que está consiguiendo abstraerme algunos ratos de la dura realidad, porque es realmente ameno y divertido.

4) Cada día que pasa queda menos para que esto acabe. Estoy deseoso de volver a la normalidad y de poder abrazar a mis padres, al resto de mi familia, a mis amigos…

Merche Medina

Los espectadores refrendan el 33 Cinema Jove

33ª edición de Cinema Jove
Festival Internacional de Cine de València

La 33ª edición de Cinema Jove, el Festival Internacional de Cine del Institut Valencià de Cultura, celebrado del 22 al 29 de junio de 2018, ha recibido un total de 8.927 espectadores. La cifra supone un aumento de 1.833 espectadores con respecto a los 7.094 de la sesión anterior, casi un 25 % más que el año pasado.

“Hemos intentado combinar los nombres más célebres, como José Sacristán, de quien se proyectó ‘Formentera Lady’, y David Trueba, que presentó su última película, ‘Casi 40’, con cineastas en potencia que no por ser desconocidos tienen menos calidad”, ha explicado el director de Cinema Jove, Carlos Madrid.

De hecho, es una gran noticia para el responsable del festival que el espacio donde más se ha percibido el incremento en la afluencia de público haya sido en el Teatro Rialto, sede de la Sección Oficial de Cortometrajes.

Imagen de la película húngara 'Genezis', de Árpad Bogdán, ganadora del Premio Luna de Valencia al Mejor Largometraje del Festival Internacional de Cine de València Cinema Jove. Fotografía cortesía del festival.

Imagen de la película húngara ‘Genezis’, de Árpad Bogdán, ganadora del Premio Luna de Valencia al Mejor Largometraje del Festival Internacional de Cine de València Cinema Jove. Fotografía cortesía del festival.

El director atribuye el incremento del público asistente a la planificación de la comunicación con más tiempo de antelación que la edición anterior. Como resultado, el festival internacional de cine ha contado con más apoyos comunicativos para mostrar la oferta cinéfila en la ciudad y en el área metropolitana. En opinión de Madrid, el público ha apreciado la calidad de la propuesta artística de Cinema Jove.

“Ciertos directores valencianos muy jóvenes, como Marino Darés, responsable de ‘Halcón ciego’, e Iván Fernández de Córdoba, cuya segunda película, ‘#Seguidores’, participó a concurso en la Sección Oficial de Largometrajes, han tenido la oportunidad de mostrar sus obras, que empiezan a dar signos de personalidad propia”, ha destacado Madrid.

El público que más ha confluido en las secciones oficiales del festival, correspondientes a cortos, largos y webseries, ha sido el más joven. A esta afluencia ha colaborado el contacto de los responsables de la muestra internacional de cine con la comunidad universitaria, con la puesta en marcha, entre otras iniciativas, de un jurado joven integrado por 24 miembros, 12 responsables de premiar al mejor largometraje y 12, al cortometraje más destacado de la Sección Oficial.

“Esto es solo el principio y podemos y debemos incidir más en este sentido”, ha avanzado Carlos Madrid por lo que respecta a futuras ediciones.

CARTEL_FINAL

 

«Ahora lo más sencillo es financiar comedias»

Fernando Bovaira, Premio Luna de Valencia
Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove
Sábado 23 de junio de 2018

Fernando Bovaira, galardonado con el Premio Luna de València de Cinema Jove, aseguró que el motor de un buen productor de cine «es siempre la intuición». Lo dijo en el arranque del ciclo que el festival le dedica por el premio que viene a reconocer una trayectoria marcada por el apoyo decidido a nuevos talentos, como en su día fueron Alejandro Amenábar, Julio Medem o Juan Carlos Fresnadillo, y más recientemente Manuel Martín Cuenca o Salvador Mitre.

Bovaira definió esa intuición como “algo que te lleva a querer estar dos años de tu vida acompañando un proyecto que tiene un resultado incierto”. Y añadió: “Hay que tener mucha fe para embarcarse en eso”. A su juicio es fundamental en la figura del productor “la complicidad con el talento”, saber comprender al creador pero sin perder de vista si es factible o no lo que plantea.

Fernando Bovaira, en el momento en que le fue entregado el Premio Luna de Valencia en el Teatro Principal. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fernando Bovaira, en el momento en que le fue entregado el Premio Luna de Valencia en el Teatro Principal. Imagen cortesía de Cinema Jove.

“Tienes que tener un pie en el apoyo a ese talento, pero tienes que tener otro pie en el mercado y en la viabilidad económica del proyecto”, explicó el productor en el acto ante los medios, organizado por Cinema Jove con la colaboración del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana.

Bovaira explicó que apostar por un guión es siempre una incógnita y que en ocasiones se guía por factores a priori secundarios. “A veces me reúno con directores y, más que el proyecto, valoro cómo los veo en cuanto a estado anímico, a capacidad creativa”. “Al final lo que tienes es un guión que tienes que producir en las condiciones adecuadas y que tiene que encontrar el mercado suficiente para que los inversores puedan recuperar el dinero invertido”, aseguró.

Fernando Bovaira estudió en Valencia y Estados Unidos. Trabajó en Hollywood tres años y “aprendió muchísimo” hasta adquirir “un punto de vista totalmente distinto, más global”.“Desde niño me quería dedicar al cine, pero me di cuenta de que tenía una cabeza más apropiada para la decisión que para la creación”, dijo para explicar cómo se hizo productor, una decisión que a veces “no es fácil” de entender desde fuera.
En los 90 fundó MOD Producciones y a través de ella apoyó el trabajo de directores entonces emergentes. Algunos hitos en su carrera son el Oscar de Hollywood de ‘Mar Adentro’ (Amenábar, 2004), el Premio al Mejor Actor en Cannes de Javier Bardem y la nominación al Oscar de ‘Biutiful’(González Iñárritu, 2010), y la producción televisiva ‘Crematorio’, Premio Ondas 2011 a la Mejor Serie del Año e inspirada en la obra homónima del escritor valenciano Rafael Chirbes.

El director de Cinema Jove, Carlos Madrid, apuntó de Bovaira que ha conseguido “sin aspavientos” localizar y apoyar “a toda una hornada nueva de cineastas” que ha marcado el rumbo del cine español en las últimas décadas. El productor de Castellón se quejó de la falta de “compromiso” de las administraciones en un momento en que el cine está “muy amenazado”. Sin embargo, el reverso de la moneda es que, gracias a Internet y a las nuevas plataformas digitales, “la demanda de contenidos es cada vez mayor y eso es bueno para los creadores y para la producción audiovisual en general”.

En cuanto a qué tipo de contenidos fluye en el mercado actual y cuáles no lo hacen, Fernando Bovaira lo tiene claro: “En estos momentos parece que lo más sencillo es financiar comedias de un determinado presupuesto, de dos millones y medio, tres millones de euros. Sin embargo, financiar dramas o películas con una cierta complejidad narrativa es cada vez más complicado”.

Entre sus últimos proyectos destaca la producción de una película valenciana, rodada en València, ‘La banda’ (Roberto Bueso, 2018). Y también, por supuesto, la última película de Alejandro Amenábar, ‘Mientras dure la guerra’, actualmente en fase de rodaje, sobre la trayectoria vital y moral del escritor y filósofo Miguel de Unamuno durante la Guerra Civil.
En el ciclo de Fernando Bovaira se puede ver estos días en La Filmoteca ‘Los amantes del círculo polar’ (Julio Medem, 1998), ‘Intacto’ (Juan Carlos Fresnadillo, 2001), ‘Caníbal’ (Manuel Martín Cuenca, 2013) y ‘La cordillera’ (Santiago Mitre, 2017).

Fernando Bovaira. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fernando Bovaira. Imagen cortesía de Cinema Jove.

La escalera de Cinema Jove

Cartel de Cinema Jove
Festival Internacional de Cine de València
Del 22 al 29 de junio de 2018

El motivo principal del cartel de este año de Cinema Jove es la figura de una mujer de espaldas, en plena subida de una escalera vertical, a punto de alcanzar el último peldaño con la punta de los dedos. En paralelo, y también en vertical, se desgranan las fechas de celebración del festival de cine, del 22 al 29 de junio.

“La imagen del cartel evoca el concepto de ‘ascensión’, vinculado con el leitmotiv del cine y al que se le puede sacar múltiples significados”, declaró Daniel Rueda, uno de los creadores de la imagen, en el acto de presentación del cartel de la 33 edición del Festival Internacional de Cine de València – Cinema Jove, que tuvo lugar en la tarde del martes 15 en la sede de la EASD (Escola d’Art i Superior de Disseny de València). La directora de Arte de Cinema Jove, Julia Valencia, responsable última de la composición, destacó la coherencia del resultado con la imagen general del certamen. “Tanto el cartel, como la escultura del premio o la escenografía de las galas de inauguración y clausura, por poner algunos ejemplos, responden a los mismos conceptos, a una idea común”, añadió la directora artística.

Obra de Daniel Rueda Anna Devís. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Obra de Daniel Rueda Anna Devís. Imagen cortesía de Cinema Jove.

La directora de Arte del festival escogió a esta pareja de artistas, al igual que hizo el año anterior con Patricia Bolinches y Señor García, porque “juntos forman un dúo creativo donde la personalidad de ambos ha encontrado un lenguaje único”. Ambientadas en ciudades de todo el mundo y llenas de estructuras llamativas, formas simples y colores pastel, las imágenes de Devís y Rueda no sólo hablan de elegancia, simpleza y minimalismo, sino que subrayan hermosas arquitecturas y muestran una forma única de experimentar la vida cotidiana e interactuar con nuestro entorno más inmediato.

Tanto Devís (instagram.com/anniset) como Rueda (instagram.com/drcuerda), tienen cientos de miles de seguidores en Instagram y han trabajado para Netflix, Coca-Cola, Smart o Swatch, cuya imagen ha dado la vuelta al mundo pasando desde las calles de València a copar las pantallas de la famosa Times Square de Nueva York. No obstante, Devís y Rueda recalcaron lo novedoso que resulta para ambos  trabajar por primera vez “para un festival de cine”.

Obra de Daniel Rueda y Anna Devís, por cortesía de Cinema Jove.

Obra de Daniel Rueda y Anna Devís, por cortesía de Cinema Jove.

El acto de presentación del cartel dio paso a la mesa redonda titulada «El director creativo y otros animales mitológicos”. Junto a Valencia, Devís y Rueda, participó Patricia Bolinches, responsable de la imagen del cartel de la anterior edición. “Más allá de mostrar el nuevo cartel, hemos querido hacer de esta presentación algo didáctico sobre la necesidad de una dirección de Arte en cualquier evento cultural”, indicó Carlos Madrid, director de Cinema Jove.

El festival, organizado por el Institut Valencià de Cultura, celebrará su 33 edición entre el 22 y el 29 de junio, y contará con las secciones oficiales de Largometrajes, Cortometrajes, Webseries, Encuentro Audiovisual de Jóvenes y diferentes ciclos paralelos como Beats & Frames,  dedicado a la música electrónica, una retrospectiva del productor castellonense Fernando Bovaira o El Joven Brian De Palma, en el que se proyectarán los primeros films del director estadounidense.

Cartel de Cinema Jove 2018 por cortesía del festival.

Cartel de Cinema Jove 2018 por cortesía del festival.

El cartel de Cinema Jove, a debate

Presentación del cartel de la 33 edición de Cinema Jove
Escola d’Art i Superior de Disseny de València (EASD)
C / Pintor Domingo, 20. Valencia
Martes 15 de mayo de 2018, a las 19.30h

“La necesidad de una dirección artística en los eventos culturales. Eso es lo que queremos debatir frente a los alumnos de la escuela, en la línea de ahondar en el carácter ‘joven’ del festival. Más allá de mostrar el nuevo cartel, hemos querido hacer de esta presentación algo didáctico”, ha declarado Carlos Madrid, director de Cinema Jove.

Por su parte, Julia Valencia, directora de Arte del certamen, afirma que no existe “una metodología” para la dirección artística de este tipo de eventos sino que cada cual la ejerce “según su personalidad”. En su caso, Valencia pretende que sea “un diálogo continuo con todas las partes implicadas”. “Tanto el cartel, como la escultura del premio o la escenografía de las galas de inauguración y clausura, por poner algunos ejemplos, responden a los mismos conceptos, a una idea común”, añadió la directora artística.

Imagen de Daniel Rueda y Anna Devís por cortesía de Cinema Jove.

Imagen de Daniel Rueda y Anna Devís por cortesía de Cinema Jove.

El acto de presentación del cartel de la 33 edición de Cinema Jove tendrá lugar el próximo martes 15 de mayo en la EASD (Escola d’Art i Superior de Disseny de València), a las 19.30h. La mesa redonda se titula ‘El director creativo y otros animales mitológicos’. Además de Julia Valencia, participarán Patricia Bolinches, diseñadora de la imagen del cartel de la 32 edición, y Daniel Rueda y Anna Devís, responsables de la del presente año.

La imagen del cartel de este año sigue la tendencia habitual en las creaciones de  Rueda y Devís, que parten de la fotografía e interactúan de manera creativa con la arquitectura. La directora de arte de Cinema Jove, Julia Valencia, escogió a esta pareja de artistas, al igual que hizo el año pasado con Patricia Bolinches y Señor García, porque “juntos forman un dúo creativo donde la personalidad de ambos ha encontrado un lenguaje único”.

Imagen de Daniel Rueda y Anna Devís por cortesía de Cinema Jove.

Imagen de Daniel Rueda y Anna Devís por cortesía de Cinema Jove.

 

De Anna Devís destaca que es una creadora espontánea cuyo imaginario habla de la diversión de confeccionar “pequeñas historias suspendidas en el tiempo”. Mientras que de Daniel Rueda destaca su “ojo milimétrico”, definiéndolo como “un fotógrafo de la síntesis, la forma y el vacío”.

Tanto Devís (instagram.com/anniset) como Rueda (instagram.com/drcuerda), tienen cientos de miles de seguidores en Instagram y han trabajado para Netflix, Coca-Cola, Smart o Swatch, cuya imagen ha dado la vuelta al mundo pasando desde las calles de València a copar las pantallas de la famosa Times Square de Nueva York. No obstante, es la primera vez que trabajan para un festival de cine.

Cartel de Cinema Jove 2018 obra de Daniel Rueda y Anna Devís. Imagen cortesía del festival.

Cartel de Cinema Jove 2018 obra de Daniel Rueda y Anna Devís. Imagen cortesía del festival.

«Dirigir Cinema Jove lo veía como algo quimérico»

Entrevista a Carlos Madrid
Director del Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove
Del 23 de junio al 1 de julio de 2017

Hace unas semanas terminaba la 32 edición de Cinema Jove, una edición marcada por el cambio de director y todo lo que ello suele conllevar. Podríamos hablar en el presente artículo de la interesante ganadora ‘The Wound’ (John Trengove, 2017) o del cortometraje que se alzó victorioso ‘Submarine’ (Mounia Akl, 2016). También podríamos hablar de Pablo Trapero, Premio Luna de València, y la retrospectiva de su carrera (necesaria), pero de todo eso estoy seguro de que ya han hablado, discutido y seguro que opinado en otros lugares. Nosotros haremos otra cosa.

Me siento con Carlos Madrid (1982), recién llegado de Barcelona, ese chico que hasta hace dos días obraba, junto a su equipo, el milagro de crear un festival de mediometrajes, La Cabina, que trascendía (por fin) las fronteras de la provincia. El lugar elegido era una cafetería de Nuevo Centro en Valencia. La charla, aunque durante unos minutos versó alrededor de esta edición y su compleja realización, se centró en el propio Carlos Madrid, un joven que hacía malabares con un presupuesto exiguo para La Cabina, pero que todo el mundo admiraba y conocía, en parte por ese presupuesto que manejaba.

Inolvidable, por citar algo, fue el cartel de Paula Bonet y cómo la gente lo arrancaba de las paredes (puro fenómeno fan) de la ciudad. Esos detalles ya hablan de un festival grande. Carlos ahora tenía un reto: dirigir el festival con mayor presupuesto de la Comunitat Valenciana y el referente de la ciudad. Madrid coge aire antes de hacer una valoración superficial y personal de cómo había ido este primer año con él a la cabeza.

Carlos Madrid. Fotografía: Fernando Ruiz.

Carlos Madrid. Fotografía: Fernando Ruiz.

«Para ser una primera edición y haber dispuesto de este tiempo, la verdad es que ha sido una edición muy difícil pero bastante satisfactoria por mi parte. Creo que las secciones oficiales han tenido mucha calidad, hemos visto mucha gente por las salas. Como toda primera vez de cada persona, toca mucho aprendizaje, bueno, nunca se deja de aprender, pero sobre todo estas primeras veces. Creo que toca mejorar en varios aspectos, pero creo que nos podemos sentir bastante satisfechos”, explica el director de festival.

Me imagino a Carlos Madrid los días previos a la decisión de marcharse a Cinema Jove, asumiendo la enorme responsabilidad que se le venía encima.  Sorbe su granizado de limón, le da una vuelta con la pajita y se dispone a contestar: “Creo que intentando que la cosa no te abrume, considerando todo lo que es, como un trabajo de mucha responsabilidad, con mucha gente pendiente de ti, no solo el equipo, sino la institución, la prensa, los espectadores y la industria valenciana de cine»

Y continúa: «Entonces sientes que hay más ojos mirándote y ese shock a veces se acrecienta, pero es verdad que si te lo tomas como un trabajo e intentando organizarte las cosas, todo se va sobrellevando (…) intentas no dejarte nada, aunque inevitablemente te dejas cosas por hacer, gente con la que hablar; yo de cualquier forma intento tomármelo con tranquilidad, y todo lo que no haya podido hacer en esta primera edición, hacerlo en la segunda”, sentencia acabándose su vaso.

Carlos Madrid es el vivo retrato de cientos de chavales que van a los festivales de cine y en algún momento fantasean con hacer algo más, con mostrar al mundo las grandezas del séptimo arte. Madrid comenzó como todos, pero su sueño fue tomando forma hasta convertirse en realidad, lo que demuestra que con trabajo y esfuerzo, a veces, más de las que creemos, los sueños se   pueden materializar.

Pero, antes de seguir, debemos saber si en realidad éste era uno de sus sueños: “Yo no lo habría imaginado nunca, hasta que los últimos meses del año pasado empezaron a salir nombres y ya me comunicaron que habían pensado en mí. Este festival es al que iba de adolescente, cuando a la edad de 15 años cogía el metro siete días seguidos desde Godella para ver cuatro o cinco sesiones de cortos y largos, y lo que me echaran. Es una sensación rara, porque no es algo que me esperara, ni que creyera que fuera en principio para mí. Otra cosa es que, con los años, de La Cabina haya aprendido algo de este oficio, pero era una cosa casi quimérica”, apunta Carlos.

Carlos Madrid. Imagen cortesía del autor.

Carlos Madrid. Imagen cortesía del autor.

A los que nos gusta el cine, los festivales son parte de nuestra persona. “Supongo que eran parte de mi mundo como espectador, tanto Cinema Jove como La Mostra. En cuanto a festivales, hasta hace seis años no había salido de Valencia, pero luego comencé a ir por Europa para ver un poco más y aprender”, señala Madrid.

Me sorprende su confesión de que la verdadera mecha para parir La Cabina no fuera Cinema Jove, aunque fuera uno de los azuzadores, pero no la chispa. “El festival que tuvo influencia en que poco después comenzara con La Cabina fue L´Observatori, un festival de investigación artística y música de València que ya desapareció en 2012, y que gracias a su director, Blanco Añón, y su equipo, propició que me iniciara en este mundillo”, subraya.

Es una lástima que los buenos festivales, como las buenas personas, nos dejen, pero la vida es así y por lo menos allí se gestó la semilla de un festival que llama a las puertas de los grandes y en el cual, este año por primera vez, Carlos Madrid ya no estará. Las sensaciones deben ser contradictorias, porque al tiempo que La Cabina cumple diez años, él no la dirigirá.

“Bien es cierto que no he sabido ponerle nombre a esa sensación, porque desde que empecé con Cinema Jove he estado muy metido en lo que trabajo. Sí que es cierto que es una sensación agridulce y supongo que me llegará cuando arranque La Cabina en el mes de noviembre y sea un mero espectador. Intento pensar más en la parte dulce que en la agria y le deseo toda la suerte del mundo a Sara [Mansanet] y su equipo”. Sin más, nos despedimos. Carlos Madrid coge su bici y yo me marcho al autobús. Porque, como ya he dicho, a veces los sueños, con mucho trabajo, se pueden cumplir.

Javier Caro

13 webseries en Cinema Jove

Webseries, sección coordinada por Ana Ramón Rubio y María Albiñana
Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove
Fin de semana del 24 y 25 de junio de 2017

Por segundo año consecutivo, Cinema Jove, el festival cinematográfico del Institut Valencià de Cultura, reserva un espacio de su programa a la forma más estimulante de entretenimiento surgida tras la televisión: las webseries. El fin de semana del 24 y el 25 de junio, se proyectará un total de 13 ficciones online procedentes de Argentina, Canadá, Australia, EE.UU., Alemania, Italia, Francia, Reino Unido y Uruguay.

“La idea es ofrecer al público series diferentes, nuevas y de calidad. Lo más relevante de lo último que se ha producido para la red. Muchas de las propuestas todavía no se han estrenado en abierto a través de Internet y están actualmente recorriendo festivales internacionales”, detallan las coordinadoras de la sección, la directora valenciana Ana Ramón Rubio y la actriz y periodista María Albiñana, productoras de la multipremiada webserie ‘Sin Vida Propia’.

Un buen surtido viene avalado con reconocimientos en festivales y premios internacionales. ‘Discocalypse’, ‘Perverts Anonymous’ o ‘Hidden’ han ganado galardones en Raindance, Berlin Web Fest, Die Seriale y Vancouver Web Festival. La comedia ‘Neems Theme’s’ llega a la Sección Oficial tras ganar el premio especial del festival de webseries más grande de EE.UU., Los Angeles Web Series Festival, donde ha sido seleccionada directamente por su director, el productor de televisión premiado con un Emmy Michael Ajakwe Jr., para representar a su festival en Cinema Jove.

Restoration.

Imagen de Restoration. Fotografía de Jeff Paine por cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Entre las producciones, hay dos de directores españoles, Lander Camarero, que ha rodado ‘The Coffee Advisors’ en EEUU., un falso documental en clave de comedia sobre un tema tan peliagudo como el 11-S, y David Victori, responsable de ‘Zero’, un proyecto producido por Ridley Scott y Michael Fassbender.

Todo arrancó durante la Bienal de Venecia 2012, en la que el corto ‘La Culpa’, de Victori, ganó el Your Film Festival, concurso internacional para crear contenido original para Youtube con la ayuda del director de ‘Blade Runner’ y ‘Alien’, y el actor Michael Fassbender. El resultado ha sido ‘Zero’, una serie de ciencia ficción de cuatro capítulos que especula con que la Tierra pierda gravedad de manera progresiva e intermitente.

En su conjunto, y en opinión de las seleccionadoras, el formato de las webseries suele dar como resultado productos más libres: “Tanto porque el acceso a la creación es más democrático que en el cine y la televisión, como por el hecho de no tener que rendir cuentas a anunciantes o cadenas. En la red se tocan temas y se arriesga con géneros que los medios tradicionales tienen miedo de tocar”.

Entre la cosecha recogida en Cinema Jove hay varias visiones catastrofistas del futuro cercano, filias sexuales, comedias policíacas, una comedia navideña y un apocalipsis zombie.

Discocalyse.

Discocalypse. Imagen cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Las obras participantes optan a la Luna de Valencia a la mejor Webserie y el Premio del Público, dotados con 500 y 300 euros respectivamente, así como un premio especial Marseille Webfest, por el que el director del festival más importante de Europa seleccionará una serie web de la Sección Oficial y la incluirá en la selección oficial de su siguiente edición, y el premio de distribución Rockzeline, consistente en un contrato de distribución para la webserie ganadora.

“La nueva generación de espectadores ha incorporado las webseries com alternativa de ocio en todo el mundo. De ahí que Cinema Jove haya decidido apoyar esta sección en su programación, pues tanto por la temprana edad de sus consumidores como por la globalidad del fenómeno, entronca con el espíritu del festival”, considera el director de Cinema Jove, Carlos Madrid.

Pervert Anonymous.

Pervert Anonymous. Imagen cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

La línea ejemplar de Flooxer

AtresMedia es, a día de hoy, el único grupo de comunicación que está apostando de forma intensa por las ficciones online en España. Y lo hace a través de su plataforma de contenidos audiovisuales Flooxer. Desde esta ventana al talento de la nueva generación adquiere series ya creadas, rodadas y editadas, y dispone de productores delegados inmersos en procesos de producción de webseries. “De este modo fusionan la forma tradicional de producir contenidos con la fórmula de autosuficiencia que se suele dar en las series web”, explican las coordinadoras de la sección.

De ahí que desde la organización de Cinema Jove se haya decidido dedicar una jornada a su labor, con la programación, fuera de concurso, de sus dos series más exitosas, ‘Paquita Salas’, primera webserie galardonada en los Premio Feroz en la categoría de series de televisión, a mejor serie, actor protagonista (Brays Efe) y actriz de reparto (Belén Cuesta) -como ya ocurrió con Netflix cuando comenzó a colarse en los Emmy-, y ‘Temporada baja’, entre cuyo equipo técnico y artístico hay abundante presencia valenciana. La presentación de ambas series contará con la presencia de sus creadores y protagonistas.

Noche de paz. Imagen cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Noche de paz. Imagen cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Cuitas del sector

Esta edición, además habrá dos mesas redondas para tomarle el pulso al sector en términos de producción y distribución. El 24 de junio, y bajo el provocador título de ‘Cómo producir una webserie sin ir a la cárcel’, se analizará la tarea espartana de elegir el modelo de financiación adecuado para un proyecto en este formato.

“Product placement, branded content, colaboraciones, pago diferido, crowdfunding, inversores… hay muchísimas opciones, pero al iniciar la producción de una webserie lo más complicado es que el modelo de producción se diferencia mucho del tradicional”, adelantan las programadoras de la sección.

Para debatir sobre la rentabilización y la amortización del formato, estarán presentes la productora de la serie ‘Malviviendo’ y jurado de la Sección Oficial de Webseries de Cinema Jove, Teresa Segura, la productora de Temporada Baja, María Maroto, y la responsable de desarrollo de producto de Flooxer, Mafalda González.

El domingo, 25 de junio, será el momento de preguntarse si ‘¿Hay vida después de Youtube?’ En esta segunda mesa redonda se expondrá la engañosa creencia entre los creadores noveles de que el proceso de distribución termina subiendo su producto al canal Youtube. Nada más lejos de la realidad. “Ahí es donde empieza la fase más complicada. Si producir una webserie es duro, lo que nadie te cuenta es lo difícil que resulta difundirla. Festivales, plataformas, cadenas, pay per view, publicidad en Youtube o Vimeo… hay muchísimas opciones para distribuir y  promocionar un proyecto así, muchísima competencia y una gran cantidad de contenidos web que están buscando su sitio”, certifican Rubio y Albiñana.

Los ponentes de la mesa serán el director de Flooxer, Emilio Sánchez y los miembros del jurado de Cinema Jove Henry Gagnon, director de la compañía canadiense HG Distribution, y Meredith Burkholder, directora de Berlin Web Fest.

Las dos jornadas dedicadas por Cinema Jove a las ficciones online constarán de cuatro cápsulas formativas en las que se abordarán la presencia en festivales, el crowdfunding, iniciativas que pueden llevar al fracaso, “el ABC de las webseries y el XYZ de cómo hacerlas”, con directores de las propuestas seleccionadas a concurso en esta edición.

1 Life. Imagen cortesia de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

1 Life. Imagen cortesia de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Webseries a concurso

Noche de paz (Argentina). Esta webserie recorre, con humor e ironía, las preparaciones de los Brunettis para las fiestas de Navidad, fecha en la que las familias latinas se vuelven completamente locas para acertar con los preparativos. Los Brunetti tratarán de sobrevivir, un año más, a un 24 de diciembre en familia en Buenos Aires.

Perverts Anonymous (Canadá). Prudence es una mujer cohibida sexualmente pero abierta intelectualmente que afronta sus inhibiciones en un grupo de terapia para personas con filias sexuales peculiares.

Zero. Imagen cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Zero. Imagen cortesía de la Sección de Webseries de Cinema Jove.

Zero (EEUU). Un padre y su hijo son separados el día en que la Tierra empieza a perder gravedad de manera intermitente. El chico brega con preguntas sobre la muerte de su madre. Su padre intenta encontrarle desesperadamente. Y mientras, el mundo se desmorona a su alrededor.

Restoration (Australia). En un futuro cercano, en el que las personas almacenan sus recuerdos en un disco de seguridad, un hombre se despierta en un cuerpo que no es el suyo.

Discocalypse (Alemania) El joven Zeche se despierta en el lavabo de una discoteca en medio de una mala resaca. Sus recuerdos de los últimos días son un infierno. Junto a sus amigos se ve inmerso en un alocado viaje para salir de una discoteca infectada de zombies.

The Coffee Advisors (EEUU/España). Investigación cómica independiente sobre los sucesos del 11S a través de una serie de ficción.

Hidden (Italia). Cinco desconocidos, Anthony, Verónica, Marco, Cristian y Eleonora, son transportados hasta una mansión en una isla. Desde el mar agitado bajan hasta un pequeño dique escondido en una cueva. Todos aceptaron la invitación a cenar de un misterioso anfitrión. Una vez llegados e instalados, se reúnen en el salón principal, donde todo está perfectamente preparado. Suspicaces y cautelosos, esperan la llegada del patrón, pero nadie aparece. Cuando están a punto de vadear, una voz grabada los clava a la silla: se les acusa de haber intentado, provocado o causado la muerte de alguien. Por este crimen, ahora tienen que morir. Todos ellos.

Dans un autre monde (Francia) 2035, el calentamiento global ha desembocado en una crisis internacional. Mientras la Unión Europea está colapsada, Francia lanza un programa espacial, la misión Última Oportunidad, cuyo objetivo es encontrar una fuente limpia de energía y devolverla a la Tierra. Poco después de un lanzamiento exitoso, los astronautas pierden el conocimiento. Al despertar, todas las comunicaciones con el centro de control han desaparecido. Abandonados a su suerte, deberán descubrir cómo regresar a la Tierra.

Real Cops (Francia). Rodríguez y Pinchon, dos policías de la unidad 411 conocidos por su incompetencia e irresponsabilidad, deben encontrar en 24 horas a la hija de su Capitán, Sabine Marron, secuestrada por su mejor enemigo, “el Babe”. Jackson y Bullock, sus colegas y rivales, están intentando todo lo posible para vencerlos. Un día puede parecer tiempo suficiente, pero su misión podría ser más complicada de lo esperado si un villano aún más peligroso desafía a “el Babe” y secuestra a Sabine una vez más.

1Life (Reino Unido). Son buenos tiempos para Jasper, Barney, Charlie y Max, mejores amigos y co-creadores de 1Life (1vida), la app que revoluciona el modo en que interactuamos con el mundo, mediante la interconexión entre los usuarios en cualquier rincón del mundo. Jasper Court lidera las conferencias de prensa y se convierte en la cabeza pública de la compañía, lo que no sentará bien al resto de los fundadores. Especialmente a Charlie, que teme que las actualizaciones de Jasper terminen siendo peligrosas para las vidas de los usuarios. Cuando 1Life sufre un ataque de seguridad masivo, el mundo entero comienza a desconfiar de la compañía. ¿Será la amistad un suficiente para salvar a los creadores cuando no pueden escapar de lo que han creado?

El maravilloso parque Hoolister (Uruguay): Alina es una chica obsesionada con las novelas policíacas que tiene un problema, trabaja en el parque de diversiones más aburrido del mundo. Su suerte cambia cuando una noche aparece el cadáver de uno de sus compañeros en el parque. Al parecer el parque Hoolister no era ni tan maravilloso ni tan tranquilo después de todo.

Explaining to an alien (Canadá). Esta propuesta explora la relación entre un alien llamado Blorg y dos agentes secretos. Cuando Blorg empieza a hacer preguntas, su encuentro se vuelve un impredecible e hilarante examen de cuestiones humanas, como las citas, la bebida, las celebridades, el tabaco y el sexo. Explaining to an alien es un reflejo de lo que hacemos como humanos preguntándonos el porqué.

Neem’s Themes. (EE.UU). Cada capítulo es un sketch diferente en torno a temas que te harán exclamar para tus adentros, “Oh, Dios mío, yo hice eso”, o “Conozco a alguien que hizo eso”, o “¿Por qué no se me ha ocurrido antes a mí?”. Letras estúpidas de canciones aplicadas a la vida real, tipos vagos… Cada episodio tiene una trama diferente, pero todos tienen un elemento en común: la risa.

Sara Mansanet, nombrada directora de La Cabina

Sara Mansanet, directora de La Cabina
Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia
Martes 17 de enero de 2017

Tras el reciente nombramiento como director de Cinema Jove del hasta ahora director de La Cabina, Carlos Madrid, la dirección del Festival de Mediometrajes pasa a manos de Sara Mansanet.

Mansanet, licenciada en Historia del Arte por la Universitat de València y Máster en Gestión Cultural por la Universidad Politécnica de Valencia, ha dirigido la producción de La Cabina desde el año 2012.

Además, ha desarrollado labores de regiduría y apoyo a programación en Cinema Jove; ha sido jefa de producción del cortometraje valenciano ‘La Buena Fe’, que ha cosechado varios premios en festivales como el de Aguilar de Campo, Quartmetratges o Visualízame Festival Audiovisual y Mujer; y ha sido coordinadora de producción del festival de cine y derechos humanos, Humans Fest, y TEDxCiutatVelladeValència.

Sara Mansanet encara así una nueva etapa del festival La Cabina, que este año cumple su décima edición y que se celebrará del 16 al 26 de noviembre, y lo afronta como un “reto ya que La Cabina está en un momento muy bueno e importante” y trabajará para “mantenerla y, por supuesto, para que siga creciendo”.

Además, ha destacado que para ello cuenta con “un excelente equipo de profesionales que año tras año ha demostrado su profesionalidad y su pasión por el festival”. Mansanet añade que asumir los mandos del Festival de Mediometrajes ha sido “un paso lógico y natural que ambos (tanto Carlos Madrid como ella) tenían claro”.

Sara Mansanet. Imagen cortesía de La Cabina.

Sara Mansanet. Imagen cortesía de La Cabina.

La Cabina está muy cerca

Fiesta de presentación de la IX Edición del festival La Cabina
Las Naves
C/ Juan Verdeguer, 16. Valencia
Viernes 9 de septiembre de 2016

Amigos ya está muy cerca la novena edición de ese festival envidiado en otras partes no solo del Estado, sino del mundo, como es La Cabina. La Cabina es el festival más importante de mediometrajes, y lo hacen desde esta ciudad naranja que pocas veces ha dado trato de favor a la cultura. Para despertarnos el interés por la nueva edición hicieron una fiesta para demostrar en qué estado de salud cinéfila llegan a esta novena entrega.

Como viene siendo costumbre la fiesta se realizó en Las Naves, un lugar que precisa de este tipo de eventos para que la ciudad se dé cuenta de la increíble infraestructura que allí tienen montada para todo tipo de saraos. El primer plato que nos sirvieron a los asistentes fue el mediometraje Hochhaus (Nikias Chryssos,2008), el ganador de la primera edición del festival. Creo que es importante que le den salida a todo ese material que el festival posee, para que conozcamos cuáles han sido los trabajos que lo han acompañado durante estos años. Para que veamos, a modo de retrospectiva, la evolución de tratamiento de los mediometrajes. Hacernos cada vez más parte de la historia del festival.

Carlos Madrid, director de La Cabina, en un momento de la presentación del festival en Las Naves. Imagen cortesía de La Cabina.

Carlos Madrid, director de La Cabina, en un momento de la presentación del festival en Las Naves. Imagen cortesía de La Cabina.

El film trata de la vida perra de Daniel, un chavalín que sobrevive en el extrarradio de cualquier ciudad del mundo, pero en este caso de Alemania, donde es sometido y tiranizado por su hermano mayor Patrick. Un día Daniel conoce a un drogadicto enajenado, Bernd, que le sumerge en su locura. Daniel decide cambiar su vida cuando le conoce. La película me pareció floja, muy típica y algo densa.

El segundo plato, este muy rico, era uno de los mediometrajes que se podrán ver este año en el festival. Un acierto proyectar este desinhibido trabajo pero lleno de crítica como es Haramiste (Antoine Desrosières, 2015). Personalmente me encantó, trata sobre el despertar sexual de Yasmina, una joven musulmana en Europa. Muy recomendable, muy valiente y con un humor punzante y divertido. No diré más para que vayáis a verla del 3 al 13 de Noviembre, que es cuando se realiza tan singular evento.

Por último, después de cenar y escuchar a Dj_Plaktom, volvimos a sentarnos frente a la pantalla para ver cómo se subían al escenario los humoristas de Cinemascupe, que en esta ocasión venía con un MediomeTrash para destriparlo, aunque eso lo hacía la película sola, sin necesidad de nadie, y para que nos riéramos un buen rato. Por descontado no diré qué mediometraje vimos para salvaguardar el honor de sus creadores, pero puedo decir que asistir a este tipo de eventos le hacen a uno volver a creer en el oficio de cineasta, pues se ven las diferencias entre un trabajo profesional y una chapuza. Y sin más nos marchamos a casa con la alegría de saber que tendremos un gran festival por delante.

Momento de la presentación de La Cabina en Las Naves. Imagen cortesía del festival.

Momento de la presentación de La Cabina en Las Naves. Imagen cortesía del festival.

Javier Caro

La Cabina se duplica por obra de Lawerta

Cartel del Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina 2016
Autor: Jorge Lawerta
Presentado en La Fábrica de Hielo
C / Pavia, 37. Valencia
Viernes 22 de julio de 2016

Carlos Madrid, director de La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia, y el ilustrador Jorge Lawerta presentaron el viernes 22 de julio el cartel de la novena edición del festival en La Fábrica de Hielo. La imagen representa una escena del mediometraje dirigido por Antonio Mercero en 1972, protagonizado por José Luis López Vázquez y cuyo título ha tomado el festival, La cabina.

El cartel del festival es, desde hace unos años, un acontecimiento en sí mismo. En las últimas ediciones, artistas y diseñadores de la talla de Paula Bonet, Luis Demano, Escif o Carla Fuentes (Littleisdrawing) han sido los encargados de llevarlo a cabo. Para esta novena edición, que se celebrará del 3 al 13 de noviembre, La Cabina ha contado con el ilustrador valenciano Jorge Lawerta.

Madrid destaca del cartel que “integra perfectamente todos los elementos dentro de la imagen” y que “es muy dinámico en cuanto a los colores utilizados por Lawerta que representan las tres secciones del festival: Sección Oficial, Amalgama e Inèdits”. Además, añade que “es una buena reinterpretación de la película de Mercero, aunque en nuestro cartel José Luís López Vázquez aparece encantado de estar encerrado en la cabina, al igual que esperamos que el público esté encantado de encerrarse con nosotros los días del festival”.

Lawerta está titulado en Bellas Artes por la UPV, ha sido Director de Arte en agencias como CuldeSac™: Espacio Creativo, Comunicación, Experience o Global Works y ha colaborado en El País, Eleven Magazine, ICON – EL PAÍS o Panenka entre otras publicaciones. Además, ha realizado diseño de marca para clubes como el Valencia CF y el Levante UD. Esta faceta deportiva de su trabajo se manifestó recientemente en su primera exposición –Amor por los colores– en la galería Pepita Lumier art&shop.

Cartel de La Cabina 2016, obra de Jorge Lawerta. Imagen cortesía del festival La Cabina.

Cartel de La Cabina 2016, obra de Jorge Lawerta. Imagen cortesía del festival La Cabina.