El cuerpo como material en La Gallera

Performance y arte en vivo
Sala la Gallera
Calle de Aluders, 7. Valencia
Viernes 8 y 22 de Julio, 2016, a las 19.00 h

 

Alumnos destacados de la asignatura Performance y Arte Intermedia muestran en La Gallera un modo de ver especial, una relación material-personaje a través de su trabajo. El proyecto cuenta con la supervisión y colaboración de Bartolomé Ferrando, profesor titular de la Facultad de Bellas Artes de Valencia que destaca por su trabajo como performer y poeta visual con una larga trayectoria y reconocimiento a nivel internacional.

A través de una serie de acciones realizadas por Mónica López, Malén Iturri, Melissa Madero, Mario Montoya e Isa G. Mondragón se pudo contemplar el pasado viernes 8 en la Sala La Gallera de Valencia la propuesta de cada uno de los artistas a través de las acciones ‘Página 45’, ‘Oscilar’, ‘Relación’, ‘Sin título’ y ‘Ou’.

Performance Página 45 de Mario Montoya. Fotografía de Raquel Andrade

Performance Página 45 de Mario Montoya. Fotografía de Raquel Andrade.

 

Acción Oscilar de Marlén Iturri. Fotografía de Raquel Andrade

Acción Oscilar de Marlén Iturri. Fotografía de Raquel Andrade.

Esta propuesta de arte en vivo por parte de alumnos de la Facultad de Bellas Artes de Valencia nos acerca al imaginario, talento y trabajo de aquellos artistas en ciernes que están explorando sus posibilidades artísticas. En este caso a través del propio cuerpo, el cual es visto como el propio material.

En ocasiones este es trabajado sólo, otras el artista interactúa con materiales con los que se siente identificado o le invita a la reflexión, como un cuaderno de artista, elementos de la naturaleza como una piedra, o materia orgánica como carne, tal y como mostraron los artistas el pasado viernes. Cada relación establecida entre ambos materiales da lugar a múltiples interpretaciones, que nacen de aquello que el artista manifiesta, aquellas emociones que emanan al exterior a través de lo que esa interacción con el elemento les hace sentir.

Acción Sin Título de Melissa Madero. Fotografía de Raquel Andrade

Acción Sin Título de Melissa Madero. Fotografía de Raquel Andrade.

Las palabras de presentación de Bartolomé Ferrando reflejan el pensamiento que tanto él como los artistas han mantenido durante la elaboración del proyecto, mostrando que “hay que ver el material como un cuerpo y el cuerpo como un material”. Se trata de una evocación o sugerencia que cada espectador puede interpretar a través de la visualización del cuerpo no como un actor, sino como un material. “Un movimiento a partir del descubrimiento de uno mismo”, tal y como apuntó Ferrando.

Performance 'Ou' de Isabel G. Mondragon. Fotografía de Raquel Andrade

Performance ‘Ou’ de Isabel G. Mondragon. Fotografía de Raquel Andrade

A diferencia de artistas del siglo XX como Joseph Beuys, que en muchas ocasiones contaban con un trasfondo que invitaba a la crítica o reflexión, la propuesta de estos jóvenes artistas es mostrar el arte de acción como una práctica no narrativa que sorprende al espectador, pues la experiencia artística va más allá del mero disfrute. Nace provocando múltiples lecturas, historias y emociones fruto de la subjetividad del individuo que no pretende reflejar un mensaje concreto, sino estimular los sentidos de aquellos que lo contemplan.

El próximo viernes 22 de julio a las 19.00h se realizará la segunda y última sesión performance a cargo de los alumnos Teresa Dimartino, Yolanda Franco, Abel Báguena, María Tamarit, Lorena Izquierdo, que nuevamente apelarán a nuestros sentidos a través de una visión personal que puede ser la que interpretemos o no. Aquello con lo que nos quedemos es algo que depende de nosotros, pues en una obra efímera que nace y muere cuando termina, aquello que sentimos era aquello que verdaderamente sucedía.

La Gallera.

Detalla de la performance ‘Relación’, de Mónica López. Fotografía: Raquel Andrade.

Raquel Andrade

Viaje a la Valencia de los 80

‘Valencia’
Rafael de Luis y Bartolomé Ferrando
Sala de exposiciones Librería Railowsky
C/ Grabador Esteve, 34 Valencia
Hasta el 30 de abril

Esta exposición de fotografía y verso al mismo tiempo fue ideada allá por los años 80, cuando Rafael de Luis fotografió la ciudad de Valencia desde una curiosa perspectiva. Se concebió como exposición pero acabó convirtiéndose en libro, algo acorde con la parte literaria creada por Bartolomé Ferrando y que también forma parte de la exposición. El libro ha surgido gracias a la editorial valenciana Media Vaca, que lo publicó en 2009 incluyéndolo dentro de la colección ‘Mi hermosa ciudad’. La perspectiva desde la que los autores nos enseñan Valencia se construye a través del detalle, mostrando extrañas composiciones acompañadas de breves consejos que le dan sentido a la geometría que caracteriza las piezas.

Vista general de algunas piezas. Fotografía: María Ramis.

Vista general de algunas piezas. Fotografía: María Ramis.

La Valencia fotografiada por Rafael de Luis hace más de 30 años sigue siendo reconocible y las frases de Bartolomé Ferrando son completamente atemporales. Monumentos que no pueden faltar cuando se trata de mostrar la ciudad son La Lonja, las estatuas de los Santos Justo y Pastor, Santa Catalina, las Torres de Serranos e, incluso, la Malvarrosa.  Los autores nos proponen un ejercicio de reflexión a través del juego: observa la fotografía, lee y escucha el consejo y procede a llevarlo a cabo. Por ejemplo, «observe el horizonte de vez en cuando, arréglelo si no está recto», o «cepille la luz de Valencia, sáquele mucho brillo». Se trata de una puesta en escena que rememora el pasado pero que arroja claridad sobre el presente. ¿Ha cambiado tanto la ciudad en estos 30 años?

Artes visuales, poesía, literatura, fotografía… Podría parecer un extraño conjunto, pero acaba conformándose un auténtico recorrido fotografico-poético a través del que se nos revelan 36 de las 50 fotografías publicadas en el libro. Durante el recorrido podemos reconocer lugares y paisajes, pero que han sido transformados bajo la mirada de la cámara. Este proceso de metamorfosis permite poner en valor ese rincón que casi siempre pasa desapercibido, ese escondido tesoro que nos traslada a una ciudad geométrica, quizá desconocida pero que seguro vagamente familiar.

Detalle de 'Pájaros' Rafael de Luis, 1980. Fotografía: María Ramis.

Detalle de ‘Pájaros’ Rafael de Luis, 1980. Fotografía: María Ramis.

Destaca en una entrevista que la editorial Media Vaca realiza a los autores, la pregunta “¿qué le llama más la atención, los edificios o los huecos?». Para ambos autores la respuesta es la misma: los huecos. Son precisamente estos huecos los que aportan extrañas perspectivas a las piezas, caracterizando así la ciudad pero haciéndola común al mismo tiempo. Consejos, advertencias e incluso órdenes, son formuladas por Bartolomé Ferrando creando la atmósfera perfecta, esa que que extrae una tierna sonrisa a los residentes en Valencia y una reacción de anhelo a los que todavía no conocen la ciudad.

María Ramis

Los Silencios Frágiles de Bartolomé Ferrando

Bartolomé Ferrando, Silencios Frágiles
Galería Freijo
C/General Castaños 7, nº1 izq. Madrid
Inauguración: 4 de febrero, 19 h.
Hasta el 19 de marzo de 2016

Bartolomé Ferrando hace protagonista la palabra escrita y hablada en su exposición, rindiendo con ello un homenaje a Eugen Gomrringer –padre de la poesía concreta, y autor de dicho término–. Así pues, éste se convierte en el eje principal de su piezas plásticas y del accionismo.

Esta exposición individual, consigue rendir tributo al poeta mediante un site specific ejecutado con cristales rotos. Recorremos su obra, mostrando maquetas originales de TEXTO POÉTICO, además de sus poemas-objetos desde los años 80 hasta la actualidad.

Fotografía cortesía de la FREIJO GALLERY

Bartolomé Ferrando. Cortesía de Freijo Gallery.

Este valenciano, actualmente coordinador de la revista de poesía experimental Texto poético y profesor titular de performance y arte intermedia en la Facultat de Bellas Artes de Valencia, se mantiene activo en el panorama artístico mediante diversas exposiciones como ésta.

Destaca su actividad en diversos Festivales celebrados en Europa, Canadá,México, EEUU, Japón, Corea, Vietnam, Singapur, Israel, R. Dominicana, Argentina, Venezuela y Chile. Su poesía visual y concreta planteadas a lo largo de ciudades españolas, italianas y francesas destacan, así como su participación en grupos como Flatus Vocis Trío, Taller de Música Mundana y Rojo, SIC y 3 i no res, dedicados al desarrollo de prácticas creativas situadas a medio camino entre la música, la poesía y el arte de acción.

Además de Texto Poético publica el ensayo Hacia una poesía del hacer y el libro teórico La mirada móvil, diversas grabaciones en MC, LP y CD y varios vídeos de performance.

Cortesía de la GALERÍA FEIJO.

Bartolomé Ferrando. Cortesía de Freijo Gallery.

Fuencisla Francés en el Centre Octubre

Fuencisla Francés, Bosquejo
Octubre Centre de Cultura Contemporànea
C/ Sant Ferran, 12. Valencia
Inauguración: 11 de diciembre, 20.30h.
Hasta el 5 de enero de 2016

La inauguración de la instalación Bosquejo de la artista segoviana Fuencisla Francés, contará con las intervenciones musicales de Llorenç Barber, Montserrat Palacios y Bartolomé Bermejo, además de una performance a cargo del »Colectiu TAK» (grupo de estudiantes de performance de la Facultad de Bellas Artes de Valencia coordinado por Bartolomé Ferrando).

Fuencisla Francés expone desde 1970 en galerías, ferias, manifestaciones y centros culturales del Estado Español, Chile, Florida, Londres, México, Buenos Aires, Washington, Uruguay, Brasil, Cerdeña, Alemania y Sicilia entre otros lugares.

Prestigiosos teóricos del campo de la estética como Román de la Calle han dicho de su obra : »Provoca lecturas diferentes, que permiten la apreciación dinámica del orden».

En esta instalación encontraremos interrupciones, alteraciones con el fragmento, con lo discontinuo, donde la pequeñez convive con la grandeza en una relación de relaciones.

Se advierten piezas pintadas, de madera, tela, papel, que se integran en el espacio arquitectónico, donde las formas saltan y se expanden por el espacio sin límites, son estallidos de aquello que no comprendemos de lo que nos rodea.

Una fuga de aquel fluir que no se repite.

El grado de verde, de carmín, de rojo, los trazos…

Con las formas abstractas se mueve la realidad, sin someterse a una trama o a un orden prefijado, mezcolanza de hierros, ceniza, una cazuela, una fresa con los colores, con los sonidos.

“Convertirlo en recorrido, en sendero, en bosque”, dice también Llorenç Barber

El espíritu del Purgatori ocupa El Carmen

Un ataúd en el Purgatori
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 24 de enero de 2016

Un ataúd preside la exposición del Centro del Carmen. Y alrededor de él, 12 videos van escupiendo imágenes de algunas de las acciones llevadas a cabo por El Purgatori durante los años 90. Entre ellas, la sonada intervención en las naves de Cross para oponerse a su demolición; el vía crucis con una gran M a la espalda criticando a MacDonalds, o la autocrítica contenida en ‘El gran circo del arte’. Así las gastaban una veintena de artistas valencianos que en 1991 se aglutinó en la vivienda, estudio, galería y local underground de Ulises Pistolo en la Plaza del Ángel. Artistas con ganas de mostrar su obra, agitar la cultura y saltarse las normas básicas del mercado del arte.

Imagen de la exposición 'Un ataúd en el Purgatori'. Centro del Carmen.

Imagen de la exposición ‘Un ataúd en el Purgatori’. Centro del Carmen.

La exposición Un atáud en el Purgatori viene a recordar aquel movimiento artístico desenfrenado en el que “nadie se cortaba a la hora de expresarse”, coinciden Oscar Mora, Juan Domingo y el propio Pistolo, como representantes de aquel colectivo, y Salvia Ferrer, comisaria de la muestra y autora del documental que repasa su historia. “Son acciones potentes y rabiosamente actuales”, señala Ferrer. “Nuestras apariciones molestaban”, sostiene Pistolo, quien subraya la importancia que supuso moverse en la transición de lo analógico a lo digital.

La muestra ofrece un recorrido video gráfico en torno a ese espíritu libertario. Sus primeras actividades, de carácter místico, se sustentaban en cierto “pensamiento mágico” ligado a ese ataúd símbolo del grupo. Hubo luego un segundo Purgatori en la sala cedida en 1996 por el abogado Paco Ruiz en la calle Salvador. Del espíritu místico se pasó a otro más inclinado a la pluralidad de acciones críticas, ya sea contra la religión, la moda, la corrección política o el materialismo del mercado. Cientos de billetes de 2.000, 5.000 y 10.000 pesetas, encontrados en una bolsa fuera del Banco de España en Granada, aparecen troceados en finas tiras como parte de una instalación iluminada. Es una más de las múltiples manifestaciones de su irreverente forma de entender el arte.

Imagen de la exposición 'Un ataúd en el Purgatori'. Centro del Carmen.

Imagen de la exposición ‘Un ataúd en el Purgatori’. Centro del Carmen.

“El mundo del arte nos veía como unos intrusos. Frente al modo muy cerrado de actuar de las galerías, nosotros apostábamos por lo interdisciplinar”, destaca Pistolo, cuyo solo nombre asociado al de Purgatori, además de las pintas de los artistas, provocaba cierto miedo: “Nos veían como marginales”, apostilla. Aún así, lograron introducirse en las instituciones oficiales y tener su lugar en ARCO, al lado de otras propuestas alternativas e independientes. Juan Domingo afirma que ésta puede ser una de las razones por las que se disolvió el colectivo en 2001. “Algunos no veían con buenos ojos que participáramos en esos espacios públicos”. También influyeron cuestiones de tipo más personal.

Imagen de la exposición 'Un ataúd en el Purgatori. Centro del Carmen.

Imagen de la exposición ‘Un ataúd en el Purgatori. Centro del Carmen.

Salvia Ferrer insiste en poner en valor el trabajo de Purgatori, por el que pasaron artistas como Chema López, Xavier Monsalvatge, Bartolomé Ferrando, Carlos Mallol, Isbel Meseguer o Inma Picó.  “Los propios artistas se unieron para gestionar su propia obra”, dice. Y lamenta que toda esa “fuerza y mensaje tan interesante” no haya tenido continuación: “Ahora el sistema cultural valenciano es más pasivo”. Óscar Mora atribuye el fin de Purgatori a que la gente se volvió “más individualista”, aunque apunta cierta “vuelta a los espacios colectivos”. Entonces llegaban a hacer cuatro exposiciones al mes, con las 2.000 pesetas mensuales que ponía cada artista: “El volumen de trabajo era enorme”.

Para Ferrer, aquello cuajó por la “necesidad tan potente que tenían de expresarse”, favorecida por las condiciones de “absoluta libertad” que ofrecía Purgatori. Libertad basada en la “desacralización de cualquier objeto”, que descontextualizaban para “romper su imagen y darle otro uso”. Como el ataúd: “En el fondo, son cuatro tablas de madera”. Tablas a las que siguen aferrándose como muestra del poder que tiene el arte libre de ataduras. “Ahora creo que hay cierta autocensura”, concluye Domingo.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Imagen de la exposición 'Un ataúd en el Purgatori'. Centro del Carmen.

Imagen de la exposición ‘Un ataúd en el Purgatori’. Centro del Carmen.

Salva Torres

Lucía Peiró y 34 artistas en la diversidad

Juntos en la diversidad. Exposición colectiva
Galería del Palau
C/ Del Palau, 10. Valencia
Hasta el 14 de mayo

Con dos simples cucharas, que fue golpeando contra suelos y paredes al ritmo de su libre albedrío, Lucía Peiró abrió la exposición ‘Juntos en la diversidad’ de la Galería del Palau. Su performance giraba en torno al concepto de gastronomía. Por eso iba probando con esas cucharas lo que daban de sí las duras superficies del hall de entrada al recinto expositivo. Buscaba sensaciones, como se buscan al frente de un buen plato. Y, para ello, Peiró no dudó en poner todo el alma, incluido el cuerpo, entregado todo a él a tan exquisita como provocadora experiencia.

Lucía Peiró, en un momento de la performance que abrió la exposición 'Juntos en la diversidad' en Galería del Palau.

Lucía Peiró, en un momento de la performance que abrió la exposición ‘Juntos en la diversidad’ en Galería del Palau.

El público allí congregado fue dejando paso a la artista, a medida que ésta progresaba en su avance rítmico. Poseída por un apetito ajeno a la evocada gastronomía, Peiró fue dejando muestras de lo alejado que estaba su performance del carácter instrumental asociado a las cucharas. No buscaba alimento alguno; no, al menos, alimento orgánico. Más bien se trataba de poner en escena ese otro alimento espiritual encarnado en el movimiento del cuerpo a la búsqueda de inquietantes sensaciones.

Ayudándose de las cucharas fue finalmente amontonando sobre un plato de madera una especie de harina, sacada con cuidado de una bolsa de papel marrón. Luego se paseó entre el público agitando el plato al tiempo que la harina iba cayendo sin control, provocando una suerte de estampida. Finalmente, depositó el plato ya vacío rebañándolo enérgicamente con una de las cucharas. La deconstrucción gastronómica había tocado a su fin. Y, con ella, la interrogación acerca del acto alimenticio, ése que va de Ferran Adrià a la más ancestral depredación.

Obra de Lupe Godoy en la exposición 'Juntos en la diversidad' en Galería del Palau.

Obra de Lupe Godoy en la exposición ‘Juntos en la diversidad’ en Galería del Palau.

Lucía Peiró abría así la exposición ‘Juntos en la diversidad’, que reúne obra de 35 artistas en una especie de comunión mística. Leído a prisa, el título bien pudiera transformarse en este otro: juntos en la adversidad. Porque la Galería del Palau, siempre en la cuerda floja por culpa de la pegajosa crisis, parece haberse querido animar juntando a los artistas; haciendo piña con ellos. Como si apretando filas, el azote del IVA y otras inclemencias culturales pudieran llevarse mejor.

Obra de Silvina Beranguer en la exposición 'Juntos en la diversidad' en Galería del Palau.

Obra de Silvina Beranguer en la exposición ‘Juntos en la diversidad’ en Galería del Palau.

Y ahí están las pinturas y esculturas de artistas sin duda diversos, pero hermanados por su creatividad. En tiempos de trincheras y compartimentos estancos, valga esta exposición ampliamente colectiva como prueba de cohesión en medio de la agrietada cultura. En el redoble de tambores de la Galería del Palau participan: Amparo Almela, Api, Fernando Barrué, Silvina Berenguer, Pilar Blat, Mariona Brines, Dilena Díaz, Marcelo Díaz, Bartolomé Ferrando, Fuencisla Francés, Lupe Godoy, Pasqual Gomes, J. Guimaraes, Rafael Hernández, Teresa Herrera, Lucía Hervás, Supi Hsu, Eduard Ibáñez, Néstor López, Pierre Louis, Martí Quinto, Lola Mas, José Megías, Juan Diego Miguel, Antonia Mir, Eva Mus, Joan Patón, Lucía Peiró, Paqui Revert, Susana Roig, Martí Rom, Carmen Sánchez Oroquieta, Sendra Lull, Miquel Simó y Hans Dieter Zingraff.

Pieza de Amparo Almela en la exposición 'Juntos en la diversidad' en Galería del Palau.

Pieza de Amparo Almela en la exposición ‘Juntos en la diversidad’ en Galería del Palau.

Obra de Mariona Brine y Martí Rom en la exposición 'Juntos en la diversidad' en Galería del Palau.

Obra de Mariona Brine y Martí Rom en la exposición ‘Juntos en la diversidad’ en Galería del Palau.

Pieza de Hans Dieter Zingraff en la exposición 'Juntos en la diversidad' en Galería del Palau.

Pieza de Hans Dieter Zingraff en la exposición ‘Juntos en la diversidad’ en Galería del Palau.

Obra de Lucía Hervás en la exposición 'Juntos en la diversidad' en Galería del Palau.

Obra de Lucía Hervás en la exposición ‘Juntos en la diversidad’ en Galería del Palau.

Lucía Peiró, en un momento de la performance con la que se inauguró Juntos en la diversidad en Galería del Palau.

Lucía Peiró, en un momento de la performance con la que se inauguró ‘Juntos en la diversidad’ en Galería del Palau.

Salva Torres

Analectas canibaales: ‘El asombro del colmillo’

El asombro del colmillo
I Aniversario de la revista Canibaal
Le Petit Canibaal
Puerto Rico, 22. Valencia
Hasta el 15 de febrero

Refiere el ensayista colombiano Carlos A. Jáuregui -profesor de literatura latinoamericana y antropología de la Universidad de Vanderbilt (Nashville, Tennessee, EE.UU.)- en ‘Canibalia. Canibalismo, calibanismo, antropofagia cultural y consumo en América Latina’ (Iberoamericana Editorial Vervuert, 2008) -Premio de Ensayo Casa de las Américas, 2005- que “canibalismo es también una metáfora de choque vanguardista contra el buen gusto y la sensibilidad de sectores conservadores o tradicionales de la burguesía. Ese ánimo provocador informa el uso contemporáneo del tropo del canibalismo en Europa y en otras partes de Latinoamérica”. Ineludiblemente, Jáuregui sobrevuela la irrupción de la figura del artista parisino de origen cubano Francis-Marie Martínez Picabia y dos de sus lucubraciones referentes:  “Manifieste Cannibale Dadá” -incluido en el postrero número de la revista Dadaphone (nº 7, marzo de 1920), editada por el ensayista y vate rumano Tristan Tzara- y los dos números de la revista Cannibale (nº1, 25 de abril; nº2, 25 de mayo, 1920) bajo la dirección del propio Picabia.

Facsímil de la revista "Cannibale", de Francis Picabia, editado por la UCLM y presente en la exposición.

Facsímil de la revista «Cannibale», de Francis Picabia, editado por la UCLM y presente en la exposición.

Se encuentra en estos precedentes histórico-conceptuales el germen que ha vivificado, allende el año 2014, la eclosión de una revista (Canibaal) -honra entronizada a Martínez Picabia y la trasmutación fonética del melillense Fernando Arrabal-, la morfologización de una librería-espacio creativo (Le Petit Canibaal) y un lacre editorial (Ediciones Canibaal) -cuyo sello irrumpe con “Una casa Holandesa” (Jesús García Cívico, 2014)-, bajo la dirección, coordinación y edición, respectivamente, del escritor y editor Ximo Rochera (Castellón, 1968). En compañía del poeta y artista visual Aldo Alcota (Santiago de Chile, 1976) -director de arte-, el editor y poeta visual Sergio Pinto Briones (Santiago de Chile, 1977) -director literario-, el poeta y cuentista Fran Amador Luna (Sevilla, 1973) -director de redacción- y el escritor, ensayista y profesor de Teoría del Derecho y Filosofía Política Jesus García Cívico (Valencia, 1969) -director de contenidos-, la revista Canibaal consolida su trayectoria con la consumación de tres títulos (‘Sexo y Locura’, ‘Humor y Magia’ y ‘Utopía y Libertad’) y la inminente aparición de un cuarto (‘Identidad y Provocación), que aseveran una cárcava intelectual cuya voluntad no debe interpretarse en términos de éptaer la bourgeoisie, sino como la preservación de un nomen conservandum y la brega en pos de la excelencia heterodoxa.

Imagen de los tres primeros números de la revista Canibaal.

Imagen de los tres primeros números de la revista Canibaal.

‘El asombro del colmillo’, bajo el ejercicio curatorial de Aldo Alcota, supone el altetismo conmemorativo de componer una analectas canibaales y oficiar el primer aniversario de la revista, reuniendo obra -tanto venal como de colección particular- y material de documentación de más de medio centenar de artistas que han colaborado -o han sido referidos- en los diferentes números editados.

Ejemplar de 'RIMBAUD, VUELVE A CASA', presente en la exposición.

Ejemplar de ‘RIMBAUD, VUELVE A CASA’, presente en la exposición.

'Faire signe au machiniste', grabado original de Jorge Camacho.

‘Faire signe au machiniste’, grabado original de Jorge Camacho.

Se distingue, por su valor credencial, la cesión de un ejemplar -de entre los escasos existentes en la actualidad- de la revista “RIMBAUD, VUELVE A CASA” por parte del poeta chileno Bruno Montané, quien, en 1978 edita en Barcelona, junto con su egregio compatriota, Roberto Bolaño, como uno de los pináculos del movimiento infrarrrealista; un grabado original del pintor surrealista cubano Jorge Camacho; misivas de congratulación para con Canibaal por parte del artista plástico y escritor parisino Jean-Jacques Lebel -indíquese que su ‘Le enterrement de la Chose’ (Venecia, 1960) se constituye en el primer happening formalizado en el Viejo Continente-, así como del Transcendant Satrape Fernando Arrabal; poemas visuales del mataronense J.M. Calleja y del anticonferenciante Bartolomé Ferrando; collage y fotografía de la Premio Nacional de las Artes Plásticas 2013, Carmen Calvo; obra del acanónico postista Antonio Beneyto, etc.

Imagen de la misiva enviada por Fernando Arrabal a la revista Canibaal.

Imagen de la misiva enviada por Fernando Arrabal a la revista Canibaal.

'Jours de lilence', collage y fotografía de Carmen Calvo.

‘Jours de lilence’, collage y fotografía de Carmen Calvo.

Se rubrica, de este modo, un vastísimo mapa de colaboraciones sostendidas sobre la cal y en los anaqueles de un destacamento (Le Petit Canibaal) ineludible en el cartulario de Ruzafa, memorando, de esta suerte, el devenir de un magacín (Canibaal) asentado ya como exaltador descollante de las agenesias intelectuales.

Completan ‘El asombro del Colmillo’: Marcelo Bordese, Jaime Alfaro Ngwazi, Jean Benoît, Alfonso Renza, Juan Rivero, Ody Saban, Eminliano De Rokha, Miguel García Cano, Aldo Alcota, Reinata Sadimbra, Arístides Rosell, Aigaro, Roberto Yánez, Misael M., Virginia Tentindó, Daniel Madrid, coRTarcabezas, Alejandro Casanova, Chanchán Olibos, Ernesto Shikhani, Joan Ponç, Chema Madoz, Sofía Santaclara, Inka Martí, Ramuntcho Matta, Leila Amat Ortega, Jorge Varela, Carlos Michel Fuentes, Enrique de Santiago, Maite Bäckman, Joan Brossa, Marcos Caparrós, Alberto García-Alix, Miguel Ángel Huerta, Evru, Christophe Richart Carrozza, Tania Lorandi, Sergio Pinto Briones, Clemente Padín, Franklin Fernández, Iñaki Muñoz, Ludwig Zeller, Jesús Uclés, Kalus Peter Dencker, Vinz Feel Free, Margarita Dittborn, Carmen Selva, Víctor Castillo, Julia Lara Martí, Julie Navarro, Yto Aranda, Susana Wald, Verónica Cabanillas, Antonio Pérez, Hélène Crècent, Jorge Rueda, Antonio Gómez, Rodrigo Villagrán, Juan Molero, John Bennett, Yolanda Relinque y Pastor de Moya.

http://www.canibaal.es

Jose Ramón Alarcón

 

PINPANPUN FESTIVAL EN VALENCIA

Festival PINPANPUN
Octubre Centro de Cultura Contemporánea
C/ San Fernando 12. Valencia
Valencia 10 de enero 2015

El festival de arte sonoro y experimentación PINPANPUN celebra el día 10 de enero de 2015 su IV Edición en Octubre Centre de Cultura Contemporània, en pleno centro de la ciudad de Valencia. PINPANPUN es un lugar de encuentro artístico-cultural que aúna creatividad, riesgo y diversión.

Bajo un espectro muy amplio y con el sonido como eje estructural, el festival abarca desde conciertos y propuestas audiovisuales hasta acontecimientos performativos. PINPANPUN es una plataforma pionera en la ciudad para estilos y corrientes sonoras tan transgresoras como el noise, el drone, el glich, el DIY, el field recording o la música electroacústica entre otros. Es un festival heterodoxo, mutable y sorprendente.

Imagen cortesía Pinpanpunfest

Imagen cortesía Pinpanpunfest

El carácter marcadamente local de las propuestas se mantiene desde sus inicios con la voluntad de mostrar la evolución de los artistas autóctonos. Estos creadores, tanto los emergentes como los veteranos, encuentran en PINPANPUN un lugar de expresión que las estructuras culturales públicas de la ciudad no ofrecen. De ahí radica la relevancia y la particularidad de este festival: PINPANPUN apoya y muestra el excelente trabajo de los creativos valencianos y residentes, de forma independiente. Además, supone un extraordinario lugar de encuentro e interacción para todos los asistentes.

L.O.M Pinpanpun 2012. Imagen cortesía Pinpanpunfest

L.O.M Pinpanpun 2012. Imagen cortesía Pinpanpunfest

El propio festival ha experimentado una importante evolución, siendo año tras año un evento más comprimido e intenso. En su primera edición mostró nueve propuestas en tres semanas consecutivas. Actualmente ofrece en un solo día diecisiete propuestas distintas, con más de treinta y cinco artistas involucrados. Por este motivo, esta IV Edición del festival se denomina PINPANPUN Collapse.

PINPANPUN Collapse será un maratón de doce horas que arranca durante el día y termina acercándose la noche (de 12:00 a 24:00). El festival tendrá lugar el día 10 enero en el Octubre Centre de Cultura Contemporània, sede del festival desde la primera edición. Habrá también bebida y comida variada a precios populares.

Distortled Box Pinpanpun 2012. Imagen cortesía Pinpanpunfest

Distortled Box Pinpanpun 2012. Imagen cortesía Pinpanpunfest

El elenco de artistas participantes es más que destacable, con figuras de renombre internacional y nacional en el entorno de la música experimental como el profesor y poeta sonoro Bartolomé Ferrando, el incombustible Avelino Saavedra, el ya mítico compositor, musicólogo y tocador de campanas Llorenç Barber, Josep Lluis Galiana, además de otros muchos grandes nombres como Monserrat Palacios, Truna, Edu Comelles, Jorge Marredo, Víctor Tréscoli, MKM, We are not Brothers, Antonio Sánchez, ALOZEAU, Camí de Fondo, Martí Guillem y otros muchos que especificamos en la programación. Todas las propuestas están fuera de los estándares musicales convencionales.

PINPANPUN Collapse se trata de un acontecimiento ineludible para una ciudad, Valencia, en la que el concepto de cultura se ha malentendido durante mucho tiempo, gastando los recursos en actos e infraestructuras faraónicas. ¡Es hora de cambiar! La gestión independiente, la sencillez y el trabajo duro deben ser el leitmotiv de la cultura.

Avelino Saavedra. Foto: Antonio Sanchez PinPAnPun 2014

Avelino Saavedra. Foto: Antonio Sanchez PinPAnPun 2014

Repensar el arte de acción

Simposio sobre arte de acción
Octubre Centre de Cultura Contemporània
C/ Sant Ferran 12, Valencia
26 y 27 de septiembre

Durante los días 26 y 27 de septiembre, un grupo de artistas y teóricos se reunen en el Octubre Centre de Cultura Contemporània para estudiar y discutir aspectos diversos relacionados con el Arte de Acción.

El debate se organizará en torno a la cuestión lanzada por Carlos Tejo en el catálogo del X Chamalle X, Festival de arte performática de la Universidade de Pontevedra: ¿Por qué o por qué no es pertinente practicar / observar / reflexionar arte de acción hoy? Intentaremos abarcarlo desde un amplio ámbito de “pertinencia”: antropológica, política, sociológica, etc.

Desde El col·lectibo / Las Posterioris, grupo de investigación teoricopráctica, enlazan esta propuesta con la de Chamalle X, invitando a participar a teóricos, artistas y personas interesadas en el arte de acción.

Programa:11 invitados desarrollarán distintos aspectos de la cuestión, y se establecerán debates abiertos con todos los asistentes, con la intención de ser lo más horizontales posibles para que se puedan oír todas las voces presentes y se pueda llegar al final con todas las cuestiones planteadas.

Los invitados realizarán acciones, con la intención de ver resultados prácticos de las cuestiones planteadas.

Viernes 26

11:30 h. Fernando Baena, Laura Yustas, Álvaro Terrones.

17:00 h. Joan Casellas, Bartomeu Ferrando, Maria Fuset Llin, Raul Ortega.

Sábado 27

11:30 h. Marta Pol i Rigau, Carlos Tejo, Nelo Vilar.

16:00 h. Conclusiones

19:30 h. Mostra de performances a cargo de: Pep Aymerich, Fernando Baena, Álvaro Terrones, Joan Casellas, Bartomeu Ferrando, Carlos Tejo, Nelo Vilar.

–Fernando Baena (Madrid), artista-gestor, investigador, doctor en Bellas Artes.

–Joan Casellas (Barcelona), artista-gestor, crítico e investigador independiente.

–Bartomeu Ferrando (València), artista-gestor, profesor de Performance en la Facultat de BB.AA. de València.

–Maria Fuset Llin (Ontinyent), artista, investigadora en pedagogía y arte de acción.

–Raul Ortega (València), artista-gestor, capoeira e investigador en la Facultat de Belles Arts de València.

–Marta Pol i Rigau (Girona), profesora (UAB) y teórica del arte de acción, gestora y comisaria independiente.

–Carlos Tejo (Vigo), artista-gestor, investigador y profesor de performance en la Facultade de BB.AA. de Pontevedra.

–Álvaro Terrones (Onda), artista-gestor, investigador en la Facultat de BB.AA. de València.

–Nelo Vilar (Artana), artista-gestor, investigador, agricultor y jornalero.

–Laura Yustas (Madrid-València), artista-gestora, investigadora en la Facultat de BB.AA. de València.

Para más información e inscripciones, pulsa aquí.

 

Ver visiones: el afuera de la política

Ver visiones. Reinterpretando el presente
Centro del Carmen
C/ Museo, 2. Valencia
Comisariado por Álvaro de los Ángeles y José Luis Pérez Pont
Hasta el 13 de julio de 2014

Bartolomé Ferrando (Galería del Palau) / Bimotor (Galería Aural) / Oswaldo Maciá (Galería Espaivisor)
CIS: El funcionamiento de los servicios públicos

Imagen de sala con obras de Bimotor y Oswaldo Maciá. Imagen cortesía de los artistas y galerías Aural y EspaiVisor.

Vista de sala con obras de Bimotor y Oswaldo Maciá en Ver visiones. Imagen cortesía de los artistas y galerías Aural y EspaiVisor.

Hechuras de las que somos cómplices y partícipes, modos que nos dotan de anclajes e historia y política ¿para todos? Parece que poco o nada queda por decir y saber de las estructuras de gobierno cuando constantemente hablamos de democracia, de estado constituyente o de nación-estado, así como de sociedad civil. Y no obstante, los debates y opiniones sobre la inoperancia de ciertas instituciones se repiten bajo esa misma constancia, pero sin medir las formas en las que se dan dichas estructuras. No nos preguntamos por qué tienen esa forma o por qué se administran de esa manera o por qué actuamos de forma casi “innata” ante ellas. Y es entonces, pensando en Michel Foucault y sus investigaciones sobre la arqueología de las estructuras de poder, cuando me acerco a valorar los servicios públicos- por ejemplo- como una configuración más allá de las instituciones disciplinarias y no-disciplinarias, las leyes, las normas, los discursos y las tecnologías. Puesto que “por todas partes hay marañas que es menester desmezclar”1 y es en los servicios públicos donde encontraríamos una definición con la que analizar el “dispositivo” que el filósofo francés asienta en su pensamiento. De hecho, Gilles Deleuze que es capaz de poner de relieve los entramados filosó­ficos de Foucault me alienta, releyendo en ¿Qué es un dispositivo?, a tomar estas consideraciones al entender el dispositivo foucaultiano como un compuesto de líneas de fuerzas que en el caso de los servicios públicos se cruzarían entre lo económico, lo social, el cuidado, la educación, la cultura, la seguridad, los recursos, la movilidad, el hábitat y la convivencia, y, por supuesto, la comunicación. Por tanto, este dispositivo llamado aquí “servicios públicos” sería el conglomerado de líneas de fuerzas controladas, organizadas y gestionadas por la administración pública para todos.

Imagen de sala con obras de Bimotor y Bartolomé Ferrando en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cortesía de LaVAC.

Vista de sala con obras de Bimotor y Bartolomé Ferrando en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cortesía de LaVAC.

Este dispositivo concreto, que imprime una serie de reglas, costumbres e instituciones, desde una instancia exterior y que se extiende en cuanto a su interiorización como creencias y valores en los individuos empapando lo más íntimo, perpetúa en el sujeto como forma de vida social mecanizada donde la política se impone y todo queda inmerso en sus juegos de poder. La manera en la que este dispositivo actúa en el interior de nuestras relaciones, en los mecanismos y en los juegos de poder, quizá sea la cuestión más importante que investigar. Así, si observamos en el lenguaje este constructo -entendido este, desde época clásica, como el primer dispositivo- alcanzamos a discernir cómo funcionan las relaciones de saber-poder. A saber: dictaminando instancias de conocimiento y poder en torno al orden del discurso.

Oswaldo Maciá. Something going on above my head, 1999-2010. Escultura sonora, monocanal: altavoces, trípode, amplificador, tarima, cable, ipod, impresión digital de pigmentos (48 x 56 cm). Foto Nacho López. Imagen cortesía del artista y EspaiVisor.

Oswaldo Maciá. Something going on above my head, 1999-2010. Escultura sonora, monocanal: altavoces, trípode, amplificador, tarima, cable, ipod, impresión digital de pigmentos (48 x 56 cm). Foto Nacho López. Imagen cortesía del artista y EspaiVisor.

De hecho, si nos introducimos en el mapa sonoro de Oswaldo Maciá, Something Going on Above my Head, escuchamos cómo un concierto de pájaros construye un diálogo transfronterizo, puesto que rompe con las barreras geográficas de los cantos de las aves al traerlas en composición musical. Se muestra una nueva construcción jerárquica basada en la pieza orquestal y no en los orígenes ex­puesto por los estudios ornitológicos o los archivos naturalistas. El discurso estructural establecido es desplazado a otro terreno. Maciá trae en el lenguaje de los pájaros, en el piar, en el graznido, caca­reo, ulule, gorjeo, trino o arrullo, un dispositivo en el que cuestionar la relación poder-saber: explora conocimientos desplazados en los que por el cruce de cantos se pone en choque las instituciones tradicionales con las posibles formas de construcción de subjetividades. Los diálogos se amparan en la modulación de las aves que transforman las relaciones sociales entre el individuo y la colectividad.

Bartolomé Ferrando. Selección de performances. Foto: Nacho López. Imagen cortesía del artista y Galería del Palau.

Bartolomé Ferrando. Selección de performances. Foto: Nacho López. Imagen cortesía del artista y Galería del Palau.

Si el lenguaje es el primer dispositivo y en él podemos estudiar los engranajes del binomio saber-poder a merced de una subjetividad, también es el lenguaje el que en su hiancia nos descubre un afuera. El lenguaje de este afuera parece bañado por el teatro del absurdo: el dispositivo se presen­ta bajo formas desbaratadas en su mecanismo que pretenden interrumpir el flujo de las líneas de fuerzas constantes.

Bartolomé Ferrando. Selección de performances. Imagen cortesía del artista y Galería del Palau.

Bartolomé Ferrando. Selección de performances. Imagen cortesía del artista y Galería del Palau.

Así podemos comprenderlo en el trabajo performativo y poético de Bartolomé Ferrando. Sus prácticas bordean el tiempo presente activando y actualizando el discurso. El verbo es aprisionado entre sus labios, eruptado en fonismos, susurrado en pensamiento, infundido en la materia y machacado entre los dientes. A la desesperación de la pérdida de la lógica se suma una aparente demencia o extrema patología ante lo coherente. La sin razón aflora como musitado dis­positivo con el que contravenir la lógica de estado.

Imagen de sala con obras de Bimotor y Bartolomé Ferrando. Foto: Nacho López. Imagen cortesía de los artistas y galerías Aural y del Palau.

Imagen de sala con obras de Bimotor y Bartolomé Ferrando. Foto: Nacho López. Imagen cortesía de los artistas y galerías Aural y del Palau.

Bimotor. Trax R3. 2010  Hierro, aluminio, madera, acrílico y motor / 65 x 51 x 144 cm. Foto: Nacho López. Imagen cortesía de los artistas y Galería Aural.

Bimotor. Trax R3. 2010. Hierro, aluminio, madera, acrílico y motor. 65 x 51 x 144 cm. Foto: Nacho López. Imagen cortesía de los artistas y Galería Aural.

Bimotor. Trax R3. 2010  Hierro, aluminio, madera, acrílico y motor / 65 x 51 x 144 cm. (detalle). Foto: Nacho López. Imagen cortesía de los artistas y Galería Aural.

Bimotor. Trax R3. 2010. Hierro, aluminio, madera, acrílico y motor. 65 x 51 x 144 cm. (detalle). Foto: Nacho López. Imagen cortesía de los artistas y Galería Aural.

Sin embargo, no hay manera más combativa con la que hacer explotar la maquina de gobierno que mediante la máquina “profana”. La máquina-dios Moloch es amenazada por una serie de pequeñas máquinas que difieren de la consagración del dispositivo. Estas se aproximan al uso de todos a través de su forma de artilugio disparatado de fuerzas incontroladas. Las máquinas de Bimotor, el “contra­dispositivo” que anunciara Agamben, rompen la subjetivación volviendo al ser. Aquí no cabe la natu­raleza rota de un ser-máquina, ya que las máquinas funcionan mediante un mecanismo, pero de mo­vimientos inesperados que genera un extrañamiento en el espectador que participa en su activación. Las máquinas imposibles de Bimotor derivan de una aparente avería del turbo, el dispositivo parece estropeado y, sin embargo, es en su vida en la paráfrasis de la ilógica mecánica donde estos artefactos de la paradoja habitan en constante batalla cortocircuitando los sacrificios a Moloch.

Bimotor. Turbo cabra rampante, 2011  Hierro, esmalte, vinilo adhesivo y motor / 99 x 37 x 172,5 cm. Foto: Nacho López. Imagen cortesía de los artistas y Galería Aural.

Bimotor. Turbo cabra rampante, 2011. Hierro, esmalte, vinilo adhesivo y motor. 99 x 37 x 172,5 cm. Foto: Nacho López. Imagen cortesía de los artistas y Galería Aural.

Todas estas prácticas traen a la luz el extrañamiento de la política. Las formas de hacer, las que nos hacen, también tienen su lugar en el afuera de la política, en lo político. Allí donde podemos hallar formas por nacer.

Bimotor. Estrella polar, 2011  Hierro, aluminio, madera, esmalte y motor. 124 x 51 x 378 cm. Foto: Nacho López. Imagen cortesía de los artistas y Galería Aural.

Bimotor. Estrella polar, 2011. Hierro, aluminio, madera, esmalte y motor. 124 x 51 x 378 cm. Foto: Nacho López. Imagen cortesía de los artistas y Galería Aural.

Vista de la sala con obras de Bimotor, Bartolomé Ferrando y Oswaldo Maciá en Ver visiones. Imagen cortesía de los artistas y galerías Aural, del Palau y EspaiVisor.

Vista de sala con obras de Bimotor, Bartolomé Ferrando y Oswaldo Maciá en Ver visiones. Imagen cortesía de los artistas y galerías Aural, del Palau y EspaiVisor.

Johanna Caplliure