«Tenemos que huir de la cultura del palote»

II Congreso de Periodismo Cultural
Palacio de la Magdalena
Avenida de la Magdalena s/n. Santander
Jueves 16 y viernes 17 de junio de 2016

La nueva ingeniería cultural. Tal fue el lema del II Congreso de Periodismo Cultural celebrado en el Palacio de la Magdalena de Santander los pasados días 16 y 17 de junio. Diferentes creadores, productores, gestores y agentes de la industria cultural desplegaron sus ideas en torno a la «admirable capacidad de innovación» que, según se recogía en el programa, está teniendo lugar en las artes plásticas y cinematográficas, el mundo del teatro y el diseño, el patrimonio cultural y la museografía.

«Sus aportaciones al paisaje cultural han incrementado la influencia de las nuevas maneras de entender la industria cultural. Su innovación, creatividad, canales y producciones se agrupan bajo el título elegido para el Congreso: nueva ingeniería cultural. Son otros modos los que se anuncian: para el desafío contemporáneo de la creación, el fin de unos hábitos caducos, la adquisición creativa de lo inédito, la expansión de la autoría», apuntaban sus organizadores.

El Congreso se ofreció como un encuentro privilegiado para los periodistas que redactan la crónica cultural, al tiempo que los promotores de la «nueva ingeniería cultural» se relacionaban con los periodistas de los medios de comunicación más influyentes. «El propósito del Congreso es conocer de cerca sus proyectos, el proceso creativo que les ha dado forma y el horizonte que sus autores han sabido vislumbrar. Más allá de lo que resulta previsible (e impávido) en la actividad cultural, la innovación descubre y realiza unas posibilidades de las que poco sabemos todavía», se argumentaba en el programa.

Uno de los momentos del II Congreso de Periodismo Cultural celebrado en el Palacio de la Magdalena de Santander.

Uno de los momentos del II Congreso de Periodismo Cultural celebrado en el Palacio de la Magdalena de Santander.

El arquitecto e ingeniero industrial Carlos García Delgado lo abrió proponiendo ‘Matar a Sócrates’. Señaló que los grandes pensadores griegos, como Sócrates o Platón, defendían la idea del logo, siendo éste un pensamiento lineal consciente. Y se preguntó: «¿Existe otra manera de pensar que no sea un pensamiento puramente racional?». Su respuesta fue afirmativa: «Sí, mediante el pensamiento creativo, sistémico, a través de nubes de variables».

«A lo largo de la historia, pensadores como Homero, Dante o Tomás de Aquino, se ciñeron a la idea de que la creatividad provenía de una lluvia de imágenes. Sin embargo, autores como Konrad Lorenz, Ilya Prigogine, John Eccles, Norbert Wiener o Ludwig von Bertalanffy, defendieron la idea opuesta», agregó.

García Delgado afirmó que las ideas surgían «de la memoria, no de la lógica» y que la conciencia no era «más que el corrector de la primera». «Los datos están en perpetuo movimiento y la memoria puede recombinarlos y cambiar de lugar, lo cual produce la imaginación», precisó, al tiempo que relacionaba la memoria con la temperatura: «Cuanta más temperatura, más imaginación». Concluyó que era «en momentos de distensión, no de extrema relajación», cuando la creatividad alcanzaba «su punto álgido».

II Congreso de Perioodismo Cultural celebrado en el Palacio de la Magdalena de Santander.

II Congreso de Perioodismo Cultural celebrado en el Palacio de la Magdalena de Santander.

Josep Ramoneda, ex director del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona y director de ‘La maleta de Portbou’, centró su argumentación en torno a la idea de ‘Copiar o inventar’. «Hay que fijarse en el modelo, no copiar», avanzó, destacando la importancia de «dar un hogar a las ideas de otros proyectos». Afirmó que la gran pregunta que había que hacerse era: «¿Esto que se ha expresado se podía haber hecho de otra manera?»

El socio y consultor de Tekne-Cultura, Pepe Zapata, empresa encargada de la gestión de marketing de proyectos culturales, señaló que lo importante era el proceso, «el comportamiento del usuario con los proyectos». Y advirtió: «Hay que huir de la cultura del palote. Es decir, no poner un palote cada vez que alguien utiliza un producto». Guillermo Busutil, director de la revista Mercurio, apuntó durante uno de los coloquios, acerca del estado actual del periodismo cultural, que él no veía la botella ni medio vacía ni medio llena, «yo he bebido siempre directamente del grifo».

Del arte en los espacios públicos se ocupó Marc García, director de Rebobinart, quien dijo que el hecho de «prohibir o hacer una restricción a un arte provoca que los más jóvenes vean el arte invasivo como un referente y lo fomente, no al contrario». Diego Rodríguez, director de Espacio Márgenes, apuntó que había muerto una clase media del cine español por culpa de productoras como Atresmedia o Mediaset «que se lo llevan todo». El Festival Márgenes señaló que había nacido «de esa frustración».

El II Congreso de Periodismo Cultural, organizado por Fundación Santillana con el patrocinio del Ayuntamiento de Santander, Fundación Botín y la UIMP, se cerró con un coloquio en el que Laura Revuelta, redactora jefe del ABC Cultural, resumió que si el año anterior habían sido los periodistas «los que lloramos e hicimos una especie de catarsis», en esta ocasión habían venido «los creadores de muchas cosas…a llorarnos».

Carteles del II Congreso de Periodismo Cultural.

Carteles del II Congreso de Periodismo Cultural.

Danae N. Torres

“La cultura limpia lo que otros ensucian”

I Congreso de Periodismo Cultural
Palacio de la Magdalena
Avda. de la Magdalena s/n. Santander
Días 10 y 11 de abril de 2015

Se habló de botellas medio vacías o medio llenas. De la cultura del conocimiento versus industria del entretenimiento. De audiencias o prestigios. De información y/o crítica. Incluso se planteó la cultura en términos de heroicidad por mantener vivas ciertas palabras en tiempos de malsonantes discursos. Como sugirió Sergio Vila-Sanjuán (La Vanguardia): “Cultura es aquello que nos permite limpiar lo que otros ensucian”. De todo eso y mucho más se encargó el I Congreso de Periodismo Cultural celebrado los pasados días 10 y 11 en el Palacio de la Magdalena de Santander.

Allí se reunieron periodistas de algunos de los principales medios de comunicación de España, ya sea a nivel impreso o digital. El congreso, organizado por la Fundación Santillana, el Ayuntamiento de Santander y la Fundación Botín, permitió pulsar el estado de salud de una cultura amenazada por la “superficialidad” que “maltrata a los que aman” esa cultura, según puntualizó Pepe Ribas, fundador de la revista Ajoblanco. “La cultura que se hace en España es muy mediocre”, señaló Juan Cruz (El País).

I Congreso de Periodismo Cultural. Imagen cortesía de Palacio de la Magdalena de Santander.

I Congreso de Periodismo Cultural. Fotografía de Luis Walias por cortesía de Palacio de la Magdalena de Santander.

Y entre la cultura como instrumento de limpieza y la cultura como medidor de esa suciedad en materia de conocimiento transcurrieron los dos días del encuentro, en el que participó medio centenar de periodistas. Algunos, apocalípticos: “Parece que se está buscando convertir los museos en productos consumibles” (Pepe Ribas). “La ignorancia cultural viene propiciada por la industria del entretenimiento”, subrayó Basilio Baltasar, director de la Fundación Santillana. Otros, más positivos: “La cultura es el modelo de la perfección en un mundo imperfecto” (Vila-Sanjuán). “El público no sólo quiere información, sino también la experiencia lectora”, precisó Berna González Harbour (Babelia). Martín Caparrós, periodista y escritor, aseguró que el periodismo consistía en “hacer ruido con algo que parece inocuo”.

También se habló de territorios culturales y lingüísticos españoles, de las “disputas familiares” en la crítica literaria, de la “seducción de la intimidad” o “popularización” de la cultura en radio y televisión, y de los nuevos medios on line. Angélica Tanarro (El Norte de Castilla) denunció la rapidez con la que pasa todo, con libros que desaparecen “como si nada” de las estanterías de novedades. Y como antídoto contra esa velocidad de las noticias y esa vulgarización de los contenidos, Laura Revuelta (ABC Cultural) abogó por otra faceta importante de la cultura: “El arte es educar el ojo”.

I Congreso de Periodismo Cultural. Imagen cortesía de Palacio de la Magdalena de Santander.

I Congreso de Periodismo Cultural. Imagen cortesía de Palacio de la Magdalena de Santander.

La frontera entre información y opinión también ocupó buena parte del debate surgido en las diez mesas del congreso. “Se puede informar de modo crítico” (Ribas). “Hay mucho literato en el periodismo cultural”, aseveró Manuel Pedraz (RNE). “Debemos valorar el periodismo de autor”, postuló Eva Díaz (El Mundo de Andalucía). Y como ni en éste ni en otros aspectos del periodismo cultural llegaron a establecerse acuerdos, Peio H. Riaño (El Confidencial) lanzó la propuesta de un código de buenas prácticas en materia tan espinosa. Juan Cruz recogió el guante, a falta de que alguien finalmente se haga cargo de liderar tamaña propuesta. Hubiera sido (sigue siendo) una buena forma de convertir el I Congreso de Periodismo Cultural en correa de transmisión de futuros encuentros.

En todo caso, valga este primer foro como muestra de la “vitalidad creativa del sector cultural”, según la premisa de los organizadores, y como contagio del “entusiasmo y respeto” de un sector “consciente de su influencia en la construcción del gusto y la elección de lo mejor”. Que la iniciativa cunda.

Congreso de Periodismo Cultural. Fotografía de Luis Walias, por cortesía de Palacio de la Magdalena de Santander.

Congreso de Periodismo Cultural. Fotografía de Luis Walias, por cortesía de Palacio de la Magdalena de Santander.

Salva Torres

Arte Santander: suma y sigue

Arte Santander. Feria Internacional de Arte Contemporáneo
Palacio de Exposiciones
Avenida del Racing s/n. Santander
Del 30 de julio al 3 de agosto

Cristina de Middel, de La New Gallery, en Arte Santander.

Cristina de Middel, de La New Gallery, en Arte Santander.

Conviene recordar, a los que todavía no hayan caído en la cuenta, que Arte Santander, la Feria Internacional de Arte Contemporáneo recién finalizada, ha cumplido 22 lustrosos años. Sólo ARCO, el gran referente madrileño y foco del arte contemporáneo en España, la supera en antigüedad. Sólo por eso, en tiempos de galopante crisis como los actuales y tiempos, en todo caso, siempre aciagos para la cultura en nuestro país, merece Arte Santander un lugar destacado. Así lo han reconocido las 42 galerías participantes en su última edición, entre ellas las valencianas Cànem, Espai Tactel, PazYComedias y Set Espai d’Art.

Obra de Xavi Dèu, de Espai Tactel, presente en Arte Santander

Obra de Xavi Dèu, de Espai Tactel, presente en Arte Santander

El Palacio de Exposiciones, ubicado en el Sardinero, contribuye a realzar una feria que acoge 42 stands en su amplio recinto. Juan González de Riancho, director de Arte Santander, lo tiene claro: “Es una feria que permite ser visitada sin agobios de espacio”. Lo cual favorece una mejor comunicación de las propuestas artísticas y que público en general y coleccionistas puedan acceder a ellas con la pausa que se merecen las galerías y los artistas representados. Si a ello le añadimos el sorprendente, por inusual, apoyo de las instituciones públicas, en este caso del Gobierno de Cantabria y del Ayuntamiento de Santander, obtendremos la brillante radiografía de una feria que no sólo capea el temporal de la crisis, sino que sale reforzada año tras año.

Obra de Zoe T. Vizcaino, de PazYComedias, presente en Arte Santander

Obra de Zoe T. Vizcaino, de PazYComedias, presente en Arte Santander

Buena culpa de todo ello lo tiene igualmente el rumbo que desde hace tres años ha tomado Arte Santander, a lomos de Solo Projects. Cada galería se presenta en la feria con la propuesta de un solo artista, cuya decidida apuesta convierte Arte Santander en lo que Juan González de Riancho llama “un observatorio de jóvenes promesas y en lugar de captación de nuevos talentos”. Entre ellos, Manel Margalef (Cánem), Xavi Dèu (Espai Tactel), Zoé t. Vizcaíno (PazYComedias), Ibán Ramón (Set Espai d’Art), Emilio Pemjean (Siboney), Rodrigo Oliveira (Nuble), Enrique Marty (Espacio Marzana), Andreas Von Gehr (AJG Gallery), o Cristina de Middel (La New Gallery), todos ellos expuestos durante los cinco días que duró la feria, entre el 30 de julio y el 3 de agosto.

Obra de Ibán Ramón, de Set Espai d'Art, presente en Arte Santander

Obra de Ibán Ramón, de Set Espai d’Art, presente en Arte Santander

El comité de selección, integrado por Elena Vozmediano, Oscar Alonso y José Luis de la Fuente, apostó principalmente por los proyectos fotográficos de una amplia mayoría de las galerías seleccionadas. También había propuestas plásticas e instalaciones, pero en menor medida. También buena parte del trasfondo tendía a privilegiar los contenidos de crítica social, más o menos velados, más o menos explícitos, así como la recuperación de la memoria. El paisaje urbano y la naturaleza estaban muy presentes en las fotografías, revelando el abandono, vacío  o alienación de nuestro entorno.

Andreas Von Gehr, de AJG Gallery, en Arte Santander.

Andreas Von Gehr, de AJG Gallery, en Arte Santander.

Arte Santander buscó la coincidencia con el curso de coleccionismo que esos mismos días de feria se celebró en la UIMP del Palacio de la Magdalena, con el fin de establecer conexiones entre galerías, artistas y coleccionistas, algo que ya se viene produciendo en otras ediciones al margen de la presentación paralela de este año. La notable afluencia de público también ayudó a consolidar una feria internacional de arte contemporáneo que suma y sigue. Cantabria, Comunidad Valenciana, Asturias, Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Salamanca, Badajoz, Valladolid, Portugal, Alemania y Bélgica aportaron galerías a una feria que ya piensa en su 23 edición, gracias al apoyo de las instituciones públicas. Como dijo algún galerista valenciano, “¡qué envidia!”. Los representantes institucionales, entre ellos el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, y el alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, apuestan por ella. Este último, de hecho, se pasó por las galerías, más allá del día inaugural, para interesarse personalmente por cada uno de los proyectos. Una muestra del por qué Arte Santander sigue en alza, a pesar de la crisis.

Fotografía de Cristina de Middel. La New Gallery. Arte Santander

Fotografía de Cristina de Middel. La New Gallery. Arte Santander

 

Salva Torres