AVVAC presenta sus propuestas a Glòria Tello

Encuentro de AVVAC con Glòria Tello Company, concejala de Cultura del Ayuntamiento de València

Tras algunos desencuentros ya pasados y en un ambiente de entendimiento, el pasado martes, 19 de febrero de 2019, tuvo lugar una reunión en la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de València, entre su titular, Glòria Tello Company, y Rafael Tormo y Emilio Gallego, coordinador y coordinador adjunto, respectivamente, de Artistas Visuals de València, Alacant i Castelló (AVVAC).

En esta reunión se analizó la condición de precariedad por la que atraviesa el colectivo, que se vio agravada para las/los artistas visuales en la ciudad, desde que en 2017 se perdiera la función, como centro de producción, de Las Naves. Glòria Tello manifestó su comprensión del asunto, así como su intención de retomar iniciativas desde el Ayuntamiento, basándose en la colaboración con los agentes sociales y entidades profesionales del sector de las artes visuales, como eje de sus actuaciones y pilar básico para el conocimiento de su realidad. De ese modo, AVVAC pasaría, junto a las asociaciones profesionales, a tener participación en un papel activo, en el futuro diseño de las políticas destinadas al sector desde esa concejalía.

Igualmente, los representantes de esta asociación hicieron entrega de una carta, que forma parte de una campaña dirigida a todos los grupos y responsables políticos de la Comunidad Valenciana, donde se explicita el cometido de la asociación, su posición desde una óptica profesional y se detalla, en líneas generales, la situación actual del colectivo.

En la misma misiva se hace hincapié, además de la labor reivindicativa de AVVAC en la necesidad de colaboración con instituciones, entidades y grupos políticos, entendiendo como uno sus cometidos, en hacer una la labor constructiva de asesoramiento pedagógico sobre las necesidades del sector.

Al margen del ámbito propio del Ayuntamiento, desde AVVAC se vio como una oportunidad perdida la inactividad de la Mesa sectorial, dependiente de la Consejería de Cultura de la Generalitat, no obstante se pasó revista a una serie de avances que se han producido en las políticas culturales, como la inclusión de los artistas en algunos ámbitos de decisión, jurados de concursos, etc., y aunque, aún de manera insuficiente, el inicio de una cierta apertura hacia nuevos modos de hacer más democráticos y ajustados a las necesidades actuales, no exentos de conflictos, como recientemente apreciamos con el tema de la elección de director del MuVIM.

Gloria Tello, Rafael Tormo y Emilio Gallego durante la reunión celebrada en la sede de la concejalía de Cultural del Ayuntamiento de València. Fotografía cortesía de AVVAC.

Gloria Tello, Rafael Tormo y Emilio Gallego durante la reunión celebrada en la sede de la concejalía de Cultural del Ayuntamiento de València. Fotografía cortesía de AVVAC.

Durante la reunión se constató como una de las tareas importantes, pendientes de abordar, la necesidad de que todas las entidades públicas o privadas que soliciten ayudas o subvenciones a la Administración Pública tengan como uno de los requisitos indispensables el cumplimiento del Manual de Buenas Prácticas del sector, del cual se le hizo entrega de un ejemplar impreso a la concejala (https://unionac.es/wp-content/uploads/2018/12/manual_buenas_practicas-baja.pdf)

Ante este planteamiento, Glòria Tello argumentó que desde su concejalía ya se incluye esta cuestión como requisito en cualquier licitación. También señaló la edil el poco margen que ha tenido en esta primera legislatura, dada la enorme problemática que había heredado de los responsables anteriores, así como la dificultad para abordar la multitud de tareas de esa concejalía, con poco personal y presupuesto, para abarcar grandes áreas, museos, salas, patrimonio y otros muchos aspectos, en muchas ocasiones, poco visibles. De nuevo nos encontramos cómo la cultura es relegada a un segundo plano, en el contexto de las políticas en general y de muchos ayuntamientos en particular.

Por último, la representación de Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló comentó con la titular de Cultura del Ayuntamiento la importancia capital que desde el colectivo concedemos a la aprobación del Estatuto del Artista, como medio de avanzar en la urgente mejora que requieren las condiciones de las/los artistas; que tras un primer impulso en ese sentido, con la aprobación por unanimidad de todos los grupos políticos presentes en el Congreso de los Diputados, de 75 recomendaciones de medidas y reformas (http://www.congreso.es/backoffice_doc/prensa/notas_prensa/61825_1536230939806.pdf), ahora corre le riesgo de paralizarse, debido a la convocatoria de los próximos comicios.

Ante esta tesitura, la asociación, como integrante de la Unión de Artistas Contemporáneos de España (UNIÓN_AC), informó a la concejala que AVVAC está trabajando en que se recoja en el borrador del Estatuto toda la compleja problemática del sector de las artes visuales, para que pueda ser abordada desde el Gobierno. A este fin reciente ha tenido lugar una entrevista de la presidenta de la UNIÓN_AC, Consuelo Vallina, con el ministro de Cultura, José Guirao, al cual se han dirigido nuevamente con posterioridad, tras el adelanto electoral, para solicitarle que, antes de finalizar con sus competencias en el Ministerio, trate de fijar algunos de los avances ya consensuados, por medio de la aprobación urgente de las leyes necesarias.

Por último, según manifiesta su coordinador general, Rafael Tormo, “desde AVVAC valoramos positivamente este primer contacto, considerando que podría ser un buen principio para normalizar la participación de las entidades profesionales en la elaboración de las políticas que nos afectan y, con ello, en la mejora de las condiciones de las y los artistas visuales y del tratamiento del arte en general en la ciudad”.

Gloria Tello, Rafael Tormo y Emilio Gallego durante la reunión celebrada en la sede de la concejalía de Cultural del Ayuntamiento de València. Fotografía cortesía de AVVAC.

Gloria Tello, Rafael Tormo y Emilio Gallego durante la reunión celebrada en la sede de la concejalía de Cultural del Ayuntamiento de València. Fotografía cortesía de AVVAC.

AVVAC

Taller sobre fiscalidad para artistas profesionales

‘Fiscalidad, contratación y modelos prácticos’
Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC)
Museu 2, València
Jueves 21 de febrero de 2019
De 17:00 a 21:00

Bajo el título ‘Fiscalidad, contratación y modelos prácticos’, el próximo 21 de febrero, de 17:00 a 21:00, tendrá lugar en el Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC) un primer taller teórico-práctico para artistas visuales, enfocado a dotar de conocimientos legales necesarios y de herramientas básicas, para poder desenvolverse bien como profesionales.

Desde AVVAC se ha diseñado este taller, en una única jornada dividida en varios bloques, contando con especialistas legales en el campo de las artes visuales, colaboradores habituales de la asociación y con amplia experiencia. Alexandre Devís (abogado) y Jorge Seguí (asesor fiscal), pondrán al alcance de las/los artistas de la Comunidad Valenciana, conocimientos prácticos sobre temas como el funcionamiento del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), los derechos de propiedad intelectual, cuestiones sobre facturación, contratación, etc.

AVVAC. MAKMA

En el contexto de este taller se presentará, en el último bloque, el ‘Libro Blanco de contratos para artistas visuales’, editado recientemente por la Plataforma Assembleària d’Artistes de Catalunya (PAAC), presentación que correrá a cargo de Tomás Pariente, artista gráfico y miembro de su equipo de redacción. Considerado de gran interés para los profesionales del sector, este documento recopila entre otras cuestiones, más de una veintena de modelos diferentes de contratos, que tratan de recoger la complejidad y variedad de las actividades que se desarrollan en este sector, facilitando así una relación laboral equitativa, que no lesione los derechos de las/os artistas. Editado además bajo licencia Creative Commons, puede descargarse y consultarse libremente en la página web de la PAAC (http://www.paac.cat/p/1/108/0/Publicacions).

Recordemos que estudios recientes de la UNESCO y otros publicados en nuestro país indican que el empleo y la condición social de las/los artistas siguen siendo muy precarios, con escaso acceso a la seguridad social, las pensiones y otras prestaciones sociales, además de reflejar unos ingresos qué, en un altísimo porcentaje, no alcanzan el salario mínimo interprofesional en su cómputo anual.

Artistas Visuales de Valencia Alacant i Castellò (AVVAC9 pertenece, junto al resto de asociaciones de artistas visuales del estado, a la Unión de Artistas Contemporáneos de España (UNIÓN_AC), que a su vez es representante en España de la International Association of Art (IAA).

Miembros de AVVAC publicitan el curso en las aulas de la Facultad de Bellas Artes de la UPV. Fotografía: Rafael Alguer (AVVAC).

Miembros de AVVAC publicitan el curso en las aulas de la Facultad de Bellas Artes de la UPV.
Fotografía: Rafael Alguer (AVVAC).

AVVAC trabaja promoviendo la profesionalización de la condición de artista, las buenas prácticas, la defensa de sus condiciones de trabajo, económicas y sociales, como parte esencial para el desarrollo de las libertades y la cultura, tal como se recoge en la Constitución Española, entendiendo como imprescindible agrupar y formar a las/los artistas en la defensa de sus intereses, y para un mejor desarrollo del arte contemporáneo en la Comunidad Valenciana. Para combatir la injusta precariedad que padecen las/los artistas visuales, AVVAC, junto a la UNIÓN_AC, trabaja intensamente en avanzar hacia la creación de un Estatuto del Artista, que recoja sus derechos y los regule de un modo más equitativo.

Esta reivindicación histórica ha recibido recientemente un impulso, cuando el pasado 28 de diciembre de 2018, el Consejo de Ministros aprobó un Real Decreto-ley de medidas de urgencia sobre la creación artística, (http://www.congreso.es/backoffice_doc/prensa/
notas_prensa/61825_1536230939806.pdf) con las que se pretende garantizar un adecuado desempeño de la actividad artística, atendiendo a sus peculiares características, que la hacen merecedora de un régimen fiscal, laboral y de la Seguridad Social específico. Se pone de manifiesto de esta manera, la urgente necesidad de amplias reformas destinadas a superar la profunda crisis en la que sobreviven sus profesionales, donde las medidas hasta ahora aprobadas por el Gobierno, no serían mas que una pequeño avance para el sector, que, sin duda, desde AVVAC valoramos
positivamente, sobre todo por haber sido aprobadas por unanimidad de grupos políticos que componen el Congreso de los Diputados.
Lamentamos, por otra parte, que debido al adelanto electoral recientemente anunciado,
las 75 medidas recomendadas para su reforma hechas por el Congreso queden en suspenso, cuestión que deseamos no sea mas que un retraso circunstancial y momentáneo y que se pueda retomar el trabajo en esa dirección, tras los comicios.

Se comprende fácilmente (y más con este panorama) la importancia de dotar de formación legal relacionada con la actividad de las artes plásticas a los profesionales del sector, de modo que puedan desenvolverse legalmente de la mejor forma posible. Así, desde Artistes Visals de València Alacant i Castelló (AVVAC) se ha comenzado con este taller en Valéncia, un ciclo que en fechas próximas se repetirá en otras ciudades de la comunidad, entre ellas Alicante y Castellón.

Miembros de AVVAC visitan la Facultad de Bellas Artes de la UPV publicitando el curso. Fotografía: Rafael Alguer (AVVAC).

Miembros de AVVAC visitan la Facultad de Bellas Artes de la UPV publicitando el curso. Fotografía: Rafael Alguer (AVVAC).

AVVAC

AVVAC reclama al IVAM el libre acceso de artistas

II Jornadas sobre profesionalización en las artes visuales
Centre del Carme de Cultura Contemporània (CCCC)
23 y 24 de noviembre de 2018

Durante las II Jornadas sobre profesionalización en las artes visuales, que han tenido lugar el pasado viernes 23 y sábado 24 de noviembre de 2018 en el Centre del Carme de Cultura Contemporània, numerosos participantes –artistas, gestores, críticos y ponentes– marcharon desde este centro hasta el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), para hacer entrega de una carta de petición en este sentido.

La misiva iba firmada por la actual presidenta de la Unión de Artistas Contemporáneos de España (UNIÓN_AC), Consuelo Vallina, integrante a su vez de la International Association of Art (IAA), organización que agrupa a las asociaciones de artistas de la Unión Europea y de la que forma parte AVVAC.

Esta acción, consistente en la entrega de una veintena de ejemplares de la mencionada carta, dirigida al director del IVAM, José Miguel G. Cortés, tiene la intención de que se desbloquee el acuerdo por el que las/los artistas de AVVAC y del resto de asociaciones federadas a la UNIÓN_AC vuelvan a tener libre acceso al museo, tal y como ocurría en el pasado. Según la direc- ción del IVAM, este incomprensible retraso se produce debido a cuestiones burocráticas, mientras que desde AVVAC se empieza a perder la paciencia, en tanto que dicho trámite empieza a contarse por años.

Un instante de la concentración de miembros de AVVAC a las puertas del IVAM. Fotografía cortesía de la asociación.

Un instante de la concentración de miembros de AVVAC a las puertas del IVAM. Fotografía cortesía de la asociación.

Máxime cuando, además, y contraviniendo la filosofía de transparencia que parecen imponer los tiempos, recientemente, con la aprobación de la nueva Ley del IVAM se han marginado de su consejo asesor a las asociaciones profesionales del sector, entre ellas AVVAC, cuestión sobre la que se mantiene una negociación destinada a encontrar una solución adecuada, siendo uno de los temas tratados en la última reunión que mantuvo AVVAC con la Consejería de Cultura, el pasado 19 de septiembre (https://www.makma.net/compromiso-de-albert-girona-con-avvac/).

Con gran éxito en la convocatoria y en la calidad de las ponencias, las jornadas celebradas en el Centre del Carme Cultura Contemporània de València, se ha conmemorado el décimo aniversario de la creación de la asociación Artistas Visuals de València, Alacant i Castelló (AVVAC), colectivo   que se ha destacado en el esfuerzo por la defensa de los intereses profesionales de las/los artistas y en el impulso al conocimiento y la promoción del arte contemporáneo.

Dos jornadas donde han tenido lugar diversas mesas y talleres, contando con la participación de profesionales, colectivos y asociaciones de distintos ámbitos del arte, cultura y educación de distintos puntos de la Comunidad Valenciana, sobre temas como la aplicación de las Buenas Prácticas en el sector, la enseñanza de las artes, la gestión cultural, talleres prácticos, fiscalidad, Estatuto del Artista y otros, que han servido para cohesiones y aglutinar a las/los artistas e interesados en el mundo del arte y la cultura, en defensa de los intereses comunes del sector.

Con la sala llena, desafiando al clima y como colofón de las jornadas, se celebró una performance donde, en tono festivo y reivindicativo, se concedieron los primeros premios AVVAC, a través de una acción a cargo del artista Graham Bell.

Diversos miembros de AVVAC muestran la misiva firmada por la presidenta de la Unión de Artistas Contemporáneos de España (UNIÓN_AC) a las puertas del IVAM. Fotografía cortesía de la asociación.

Diversos miembros de AVVAC muestran la misiva firmada por la presidenta de la Unión de Artistas Contemporáneos de España (UNIÓN_AC) a las puertas del IVAM. Fotografía cortesía de la asociación.

AVVAC

 

Compromiso de Albert Girona con AVVAC

Comunicado de los Artistas Visuals de València, Alacant i Castelló (AVVAC)

En un ambiente general de entendimiento y buena disposición, el pasado día 19 de septiembre de 2018, tuvo lugar una reunión con Albert Girona, secretario autonómico de Cultura y Deportes y Rafael Tormo y Lluci Juan, representantes del Grupo de Coordinación de Artistas Visuals de València, Alacant i Castelló – AVVAC -.

En esta reunión se pasó revista a temas que desde AVVAC se consideran de urgente consideración y se barajaron diversas soluciones, haciendo entrega al secretario autonómico de un decálogo con las principales líneas de actuación y reclamaciones en las que la asociación viene trabajando.

Así mismo, se le entregó de nuevo en mano el comunicado enviado por AVVAC a la Consellería en 2015, donde ya se denunciaba la falta de valoración de los artistas visuales en la Comunidad Valenciana. En él se señalaba la marginación sufrida en la participación en iniciativas de cambio que se estaban poniendo en marcha. Expresamos, entonces y ahora, el malestar por la falta de consideración a la hora de hacer un amplio tratamiento del sector y que en ningún momento se ha contado con el colectivo, como ámbito de experiencia y amplia capacidad para aportar soluciones, señalando la ausencia de representación en la toma de decisiones a la hora de legislar, en especial en el Plan Estratégico de Cultura.

En este sentido, Albert Girona, en nombre de la Consellería, se comprometió a comunicar nuestras impresiones a la directora de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, como encargada de convocar la mesa sectorial, con el fin de que dispongamos de un ámbito apropiado para tratar nuestra problemática y reivindicaciones (estatuto del artista, participación en la toma de decisiones, plan estratégico, etc.)

También constatamos, como una de las tareas importantes pendientes de abordar la necesidad de que todas las entidades, públicas o privadas, que soliciten ayudas o subvenciones a la Administración Pública tengan como uno de los requisitos indispensables el cumplimiento del ‘Manual de Buenas Prácticas’ del sector. De este modo, se induciría a resolver uno de los males endémicos a los que las/los artistas nos enfrentamos día a día. Sobre este tema hay multitud de ejemplos: galerías que internacionalizan sus propuestas sin que los artistas tengan un contrato firmado, ayuntamientos que no pagan los honorarios de las exposiciones, concursos con cláusulas abusivas, etc.

Albert Girona manifestó, ante la situación expuesta, la voluntad de su departamento de respetar la representación de las/los artistas, asumiendo la necesidad de tender a la aplicación de las buenas prácticas en el sector. De este modo, se  comprometió  a estudiar fórmulas para solucionar el reciente conflicto planteado por AVVAC, al haber sido marginada su representación en el Consejo del IVAM, buscando fórmulas de inclusión de la representación profesional.

Igualmente y, también, respecto al IVAM, se acordó activar con celeridad la firma de un convenio que lleva atascado demasiado tiempo y que, entre otros asuntos, impide la entrada libre al museo de las/los artistas miembros de este colectivo profesional, dándose la paradoja de que pueden entrar al Museo Reina Sofía en Madrid o al Louvre en París, pero no al IVAM.

Por último, la representación de AVVAC comentó con el Secretario Autonómico la importancia capital que desde el colectivo concedemos a la elaboración del Estatuto del Artista, como medio de avanzar en la urgente mejora que requieren las condiciones de las/los artistas. En este sentido, nuestra asociación, como integrante de la Unión de Artistas Contemporáneos de España (UNIÓN_AC), informó que está trabajando en la elaboración de un borrador que recoja toda la compleja problemática del sector de las artes visuales y que sirva para implementar las recomendaciones aprobadas recientemente por el Congreso de los Diputados con respecto al Estatuto del Artista.

Desde AVVAC nos parece un avance esta reunión y celebramos la buena disposición encontrada en la representación institucional, si bien, tendremos que ir constatando paso a paso, que esta percepción se va plasmando en hechos.

Rafa Tormo, Lluci Juan y Albert Girona durante un instante de la reunión. Fotografía cortesía de AVVAC.

Rafa Tormo, Lluci Juan y Albert Girona durante un instante de la reunión. Fotografía cortesía de AVVAC.

AVVAC

 

 

 

¿No es país para jóvenes?

¿No es país para jóvenes?

Hace unos días entrevisté a un joven pintor mexicano, José Antonio Ochoa, el reciente ganador del premio de pintura de la Fundación Mainel. Repasando su trayectoria, me contaba con naturalidad cómo sus años de formación le llevaron de México a Chicago, luego a Sevilla y finalmente a Valencia. Ese detalle no me llamó la atención durante la conversación. Y precisamente por eso, testimonia algo de lo que tal vez no somos siempre conscientes, en el medio local: la capacidad de atracción que ejerce nuestra escena artística -y como parte de ella, la pictórica- entre creativos jóvenes. Seguro que, si nos preguntasen por la trayectoria vital de los artistas valencianos en el presente, tal vez muchos contestaríamos que lo normal entre jóvenes creadores es irse. Y sería parte de la verdad.

On the road de Jose Antonio Ochoa. Ganador XXI Premio Nacional de Pintura

On the road de Jose Antonio Ochoa. Ganador XXI Premio Nacional de Pintura. Imagen cortesía de Fundación Mainel.

Pero uno es historiador (del arte), cosa que ya no tiene remedio. Si te acostumbras a intentar mirar con un poco de perspectiva, surgen otros contextos, otros elementos de referencia. Empezando por las administraciones públicas, es ya lugar común tomar la apertura del IVAM en 1989 como el gran proyecto activador de la cultura artística valenciana contemporánea. Más allá de los altibajos en su historia, lo tiene todo para seguir siendo el referente esencial de la escena artística valenciana, por colección, por exposiciones, y por actividades. Desde fechas mucho más recientes, el Consorcio de Museos aspira a consolidarse como un actor atento a intereses y perfiles mucho más diversos, a proponer enfoques innovadores de gestión, y a vertebrar el territorio superando la tradicional focalización en la capital autonómica.

El siguiente elemento a considerar es, sin lugar a dudas, una Facultad de Bellas Artes de la UPV que ha tenido un desarrollo extraordinario en las últimas décadas. Bien dotada en cuanto a capital humano y a medios materiales, actúa como polo de atracción en la formación de -entre otros perfiles artísticos- pintores, dentro de una gran variedad de prácticas, de estilos y tendencias. Me cuesta valorarla como otra cosa que una historia de éxito: con sombras y luces, como todas, pero con neto predominio de las segundas, sobre todo si se compara con muchas de sus homólogas nacionales.

El coleccionismo privado siempre había estado ahí, pero ahora se está institucionalizando y va ganando visibilidad pública. Bombas Gens es el caso paradigmático, aunque ni mucho menos el único. Ahí están la Colección Martínez Guerricabeitia, o la Fundación Chirivella Soriano, o las múltiples iniciativas artísticas de DKV. Para cuando abra sede en 2020, las expectativas sobre la Fundación Hortensia Herrero son muy altas; lógicamente, tanto como el perfil de la familia Roig. Ninguna de estas colecciones se limita a un ámbito valenciano, pero tampoco se entendería que no contribuyesen a cultivarlo, incluyendo a los jóvenes.

Ya que hablamos de cultivar, las becas formativas para artistas también son importantes, incluso en tiempos de globalización y vuelos de bajo coste. Las becas Alfons Roig dan una dignísima continuidad a la labor ya centenaria de la Diputación de Valencia, en este campo. La colaboración del Ayuntamiento de Valencia con la Casa de Velázquez es un reciente añadido en este campo.

Exposicion XVIII Premio Nacional de Pintura. Cortesia de Jorge Sebastián Lozano

Exposicion XVIII Premio Nacional de Pintura. Imagen cortesia de Fundación Mainel

Y después de la formación, los premios para jóvenes. El concepto no está exento de dificultades, de las tensiones implícitas en diferenciar pintores jóvenes respecto a ¿emergentes? ¿media carrera? ¿precarios permanentes? La variedad de premios y enfoques refleja las soluciones propuestas, tanto desde la Administración como desde la sociedad civil. Hay dónde elegir: la Real Academia de San Carlos, el Senyera, el de la Fundación Mainel, el Mardel, la Bienal Comenge…

No quiero dejar de mencionar la continua vitalidad del arte público y el arte urbano, tan activos en nuestro entorno cercano. Intentar encajonar esa escena dentro de las coordenadas pictóricas, que son el marco de este texto, equivaldría a deformarla. Pero tampoco puede negarse que existen conexiones.

Por supuesto, esta panorámica -que no tiene ninguna pretensión de exhaustividad- estaría incompleta sin los retos de mejora. Muy especialmente, hay toda una serie de retos en cuanto a la escasa demanda de artes visuales en la sociedad valenciana. Los datos de mera asistencia a actividades artísticas hablan por sí solos. Sigue habiendo un desequilibrio entre la amplia oferta disponible y la demanda real. La compra de arte sigue siendo vista como algo fuera del alcance de las clases medias. En los casos en que sí hay voluntad de comprar, además, esa demanda se cubre mayoritariamente en ferias y foros internacionales. Todo esto se traduce a que los trabajadores del sector luchen seriamente por la mera supervivencia laboral, en un contexto caracterizado por la precariedad, según informes varios vienen refrendando.

Como consecuencia pero también como causa de lo anterior, tenemos un escenario de medios de comunicación culturales muy fragmentado e inestable. Esta problemática no es específica del ámbito valenciano, sino que forma parte de una situación general nacional. No faltan iniciativas de calidad; falta escala. Ojalá los recién recuperados medios de titularidad autonómica sirvieran para mostrar que información, entretenimiento y cultura pueden coexistir de maneras creativas. Queda mucho por aprender, en este campo, pero la propia MAKMA es un ejemplo estimulante.

Otro reto radica precisamente en la gran proliferación de iniciativas. Pensemos en la escena local de festivales, pocas semanas después de Russafart. A la vez, no lo neguemos, muchas iniciativas adolecen de inestabilidad y falta de continuidad. Por introducir aquí un actor tan esencial como son las galerías, la crisis financiera se llevó por delante profesionales que ya parecían consolidados en nuestra escena; pero no se trata sólo de la crisis, es algo más amplio. Algún día habrá que escribir la historia de tantas galerías que abren y desaparecen antes de dos años, la de los premios que dejaron de convocarse tras pocas ediciones, la de ferias de arte o salas públicas de exposiciones que cierran tras décadas de actividad…

Inauguración XIX Premio Nacional de Pintura. Cortesía de Jorge Sebastián Lozano

Inauguración XIX Premio Nacional de Pintura. Imagen cortesía de Fundación Mainel

Dándole la vuelta a la moneda, no es menos reseñable el mérito y el esfuerzo detrás de las iniciativas que sí se mantienen en pie. Al principio cité un ejemplo, que conozco de primera mano, las 21 ediciones del premio de pintura Mainel para pintores menores de 35 años; por él han pasado muchísimos nombres que hoy ya vemos consolidados dentro del panorama expositivo. El mérito nunca corresponde a una sola institución, sino que suele explicarse por la colaboración de otros actores; en este caso, la generosa participación de los jurados es un punto esencial.

En cuanto a los propios artistas, la disparidad de situaciones entre ellos es tan grande que dificulta un diagnóstico compartido. Poco en común tienen nuestros nombres más internacionales y tantos jóvenes que empiezan a enviar sus dossiers al terminar la carrera. La dureza de la profesionalización artística es extrema. Desde el asociacionismo profesional, AVVAC ha jugado un papel relevante de organización y denuncia durante muchos años. Sus actuales problemas institucionales hacen visible la fragilidad de la estructura, el escaso atractivo del esfuerzo colectivo, que sin embargo sigue siendo imprescindible.

Mucho de todo esto resulta evidente al leer las entrevistas a artistas que vertebran Espais d’Art, la estupenda exposición todavía visitable en Bancaja. La propia sede de esa exposición es emblema del amargo devenir de un actor económico y social tan importante como fue la principal caja de ahorros valenciana. Los damnificados en ese proceso fueron muchísimos; uno de ellos, poco visibilizado, fueron los propios artistas valencianos. El actual equipo gestor sigue planteando exposiciones útiles en este sentido, cosa también digna de agradecimiento, pese a una limitación radical de medios, en comparación con los años dorados. Por contraste, el Caixaforum será sin lugar a dudas un foco de enriquecimiento cultural para Valencia, pero está por ver si se prestará una atención grande a la escena local. No parece ser parte de su modelo institucional, ni tampoco tendría por qué serlo, pero el nicho y la necesidad existen.

Tantos logros y tantos retos no deberían hacernos perder de vista el resultado de toda esta escena, aquí apenas bosquejada. Y no es otro que una galaxia -no se busquen aquí metáforas futbolísticas, por favor- de abundantes e interesantes pintores valencianos jóvenes. Por supuesto, no es sencillo definir su valencianidad, más allá de la circunstancia biográfica de formarse o estar activos, más o menos establemente, en Valencia. Pero, aprendiendo de nuestra historia, estaría bien que les valorásemos aquí antes de que obtengan fuera el reconocimiento que merecen.

Exposición XX Premio Nacional de Pintura. Cortesía Jorge Sebástian Lozano

Exposición XX Premio Nacional de Pintura. Imagen cortesía de Fundación Mainel

Jorge Sebastián Lozano
Universitat de València

 

AVVAC presenta su nueva Junta Directiva

Nueva Junta Directiva de AVVAC
Presentación en el Centre del Carme de Valencia
Jueves 13 de julio de 2017

El Centre Cultural del Carmen de Valencia acogió el 13 de julio la presentación de la nueva Junta Directiva de Artistes Visuals de València, Alacant y Castelló (AVVAC), actuando como portavoz Rafael Tormo i Cuenca, artista visual, recientemente elegido como presidente de la misma. A éste le acompañaron en la mesa en representación de AVVAC, Ignacio París, en calidad de Vicepresidente I y Raquel Cabrera, Tesorera.

En su presentación, Tormo destacó el proceso de elaboración colectivo, que ha dado como resultado un decálogo con las principales líneas de actuación, que recogen las reivindicaciones y aspiraciones de los artistas visuales en la Comunidad Valenciana, donde sigue siendo objetivo primordial la sensibilización y difusión de las Buenas Prácticas Profesionales en el sector de las Artes Visuales.

De izda a dcha, Rafael Tormo i Cuenca, Nacho Paris y Teresa. Imagen cortesía de AVVAC.

De izda a dcha, Rafael Tormo i Cuenca, Nacho Paris y Raquel Cabrera. Imagen cortesía de AVVAC.

Para AVVAC, tres son los ejes de trabajo mas importantes en este momento:

-La reivindicación del sector como parte fundamental dentro del entramado cultural contemporáneo y reclamar, tanto a instituciones públicas como privadas, como a los diferentes agentes culturales, una apuesta decidida contra la precariedad laboral del sector, siempre desde las buenas prácticas, para mejorar la situación del panorama artístico profesional de la Comunidad Valenciana.

-Trabajar por un concepto de la cultura más allá de su rentabilidad económica, reclamando programaciones menos extensivas y competitivas. En este sentido, se reclama un papel para las instituciones menos relevante en los contenidos y más como agente facilitador.

-Favorecer la relación entre artistas y su contexto, estableciendo redes y protocolos que dinamicen la actividad artística en cada territorio. De este modo, se pretende impulsar espacios de formación y prácticas donde el arte pueda ser materia fundamental y accesible, integrando contenidos educativos y sociales.

Por último, se anunció la próxima publicación de un calendario de actividades promovidas por AVVAC, de cara a aproximarse a los objetivos señalados.

De izda a dcha, Rafael Tormo i Cuenca, Nacho Paris y Raquel Cabrera. Imagen cortesía de AVVAC.

De izda a dcha, Rafael Tormo i Cuenca, Nacho Paris y Raquel Cabrera. Imagen cortesía de AVVAC.

Junta directiva AVVAC

Malas prácticas del Ayuntamiento de Requena con artistas

Comunicado de Associació d’artistas Visuals de València, Alacant i Castelló, AVVAC sobre el estado de abandono de la escultura Conjunción Totémica, por parte del Ayuntamiento de Requena y la actitud del Alcalde, Sr. Mario Sánchez.

El Ayuntamiento de Requena se suma a las malas prácticas con los artistas y con las obras de su patrimonio público.

Una vez más, la Associació d´Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló (AVVAC), se ve obligada a señalar y llamar la atención a una institución pública, en este caso el Ayuntamiento de Requena (Valencia), ante la negligente actuación con respecto a las esculturas públicas del artista visual Emilio Gallego.

Imagen de la obra 'Conjunción Totémica', de Emilio Gallego, propiedad del Ayuntamiento de Requena y cuyo deterioro denuncia la AVVAC. Fotografía cortesía del artista.

Imagen de la obra ‘Conjunción Totémica’, de Emilio Gallego, propiedad del Ayuntamiento de Requena y cuyo deterioro denuncia la AVVAC. Fotografía cortesía del artista.

Hace ya dos años que, ante el abandono de la escultura titulada, ‘Conjunción Totémica’, –que es propiedad del Ayuntamiento–, el autor de la obra, el artista Emilio Gallego, detectó un principio de podredumbre en una de las piezas de madera integrante de la escultura y alertó de manera inmediata e insistente a la Concejalía de Cultura, sin que se haya atendido su petición durante todo este tiempo.

Así las cosas, durante el pleno de la corporación celebrado el pasado 11 de mayo de 2017, el Sr. Mario Sánchez, alcalde de Requena, en respuesta al ruego de un concejal que pidió la restauración y mantenimiento de la escultura, adujo que “si el artista cree que necesita restauración, que la restaure él y a coste cero para el Ayuntamiento”.

La obra de la que es autor Emilio Gallego en Requena, es propiedad del municipio desde 2002. En el momento de la compra, se acordó con el Ayuntamiento que éste realizaría la labor de mantenimiento que necesitaba la escultura, que consiste en aplicar aceite de linaza y líquido fungicida y anticarcoma una vez al año. Algo que, en un principio realizaba el ayuntamiento y que, la actual corporación que lo dirige, ha dejado de hacer por completo desde su elección en 2015.

Detalle del deterioro de la pieza escultórica 'Conjunción Totémica', de Emilio Gallego. Fotografía cortesía del artista.

Detalle del deterioro de la pieza escultórica ‘Conjunción Totémica’, de Emilio Gallego. Fotografía cortesía del artista.

Esta dejación de responsabilidades ha causado, según el artista, un grave deterioro de la pieza. Y con ello se ha puesto en riesgo la integridad de la propia obra e incluso, de mantenerla en este estado, existe la posibilidad de accidentes que pueden ocasionar daños personales, puesto que dicha escultura se encuentra emplazada en un parque público de la localidad, cuestión que agrava la situación de irresponsabilidad por parte de este Ayuntamiento.

Que un Ayuntamiento como el de Requena, a estas alturas, después de que se haya oficializado un compromiso institucional por las buenas prácticas, a nivel autonómico y estatal, no contemple un trato profesional con los artistas, incumpla la Ley de Propiedad Intelectual, y pida a Emilio Gallego que asuma las responsabilidades que competen al propio Ayuntamiento con el patrimonio de titularidad municipal, es un trato absolutamente   irrespetuoso e inadmisible.

Desde AVVAC, entendemos que esta actuación supone un abuso y una falta de respeto hacia las obras, las prácticas artísticas y hacia quienes desarrollan dicha actividad. Por todo ello, exigimos al Ayuntamiento de Requena un trato respetuoso y digno con los artistas y un compromiso real con su deber de mantenimiento y restauración de las obras de arte de las que es propietario. Exigimos un cambio de actitud responsable, aconsejando la contratación urgente de los servicios técnicos necesarios que determinen y lleven a cabo las medidas pertinentes para la restauración de la escultura ‘Conjunción Totémica’.

Detalle del deterioro de la pieza escultórica 'Conjunción Totémica', de Emilio Gallego. Fotografía cortesía del artista.

Detalle del deterioro de la pieza escultórica ‘Conjunción Totémica’, de Emilio Gallego. Fotografía cortesía del artista.

Directiva AVVAC

 

AVVAC denuncia mala gestión de Becas Hábitat

Comunicado oficial de AVVAC (Asociación de Artistas de Valencia, Alicante y Castellón) sobre la Edición 2016 de las Becas Hábitat

Las ayudas a la Investigación artística son algo necesario en la sociedad contemporánea, algo sobre lo que no existe margen de discusión, que deben proliferar para consolidar un tejido frágil y desestructurado como es el de la creación. Es incuestionable que la investigación artística es un ámbito realmente beneficioso para la ciudadanía como valor y como motor de dinamización social en sí.

Para que ello suceda es necesario mimar el ámbito en el que se invierte todo ese potencial económico, generar un caldo de cultivo propicio para que los frutos nos reviertan su mejor calidad.

Es muy alto el grado de competitividad al que debe de hacer frente una carrera artística en la consecución de las escasas ayudas que ofrece el panorama de subvenciones en el ámbito nacional; en ocasiones ello implica destinar años a la presentación de candidaturas y anteproyectos, que de ninguna manera se rentabilizan de cara al aspirante si no es por la satisfacción de poder dedicarse a aquello que se desea. No hablemos ya de las casi inexistentes posibilidades de profesionalización de este tipo de investigadores consagrados a los contenidos artísticos y culturales.

Estos programas de desarrollo, a menudo, quedan a merced de decisiones de terceros que ostentan cargos en la administración publica, una administración que por ley, debe destinar parte de los fondos que maneja a subvencionar estas actividades sin que se acabe de entender muy bien porqué. Es frecuente encontrar entre estos responsables personal poco experimentado, pasota, con falta de conocimientos sobre el ámbito en el que interactúan, que ostentan cargos sobrevenidos ejerciendo políticas de actuación de dudoso rigor profesional, que en muy extrañas ocasiones afrontan con seriedad y profesionalidad la tarea que se les encomienda.

Desgraciadamente este ha sido el caso de la Edición 2016 de las Becas Hàbitat. Recordemos que en este programa a los beneficiarios se les retribuye con una ajustada cuantía mensual y se les exige establecer su residencia en la ciudad de Castellón (salvo en la modalidad de la Beca Hàbitat Abroad en la que se fija la residencia del beneficiario en Berlín), para poder desarrollar su proyecto en un contexto propicio acompañado de actividades formativas complementarias.

Durante la presente edición, la falta de interés en el programa de los órganos responsables ha sido evidente, tanto por parte de la Concejalía de Cultura como del Espai d’Art Contemporani y de las instituciones que se han ido sumando para ofrecer soporte, tanto por parte de la Casa de la Cultura como del Museo de Bellas Artes. Por parte de todos aquellos responsables que intervienen -que han sido muchos- continuamente se ha mirado para otro lado en el desempeño de las responsabilidades de gestión y organización, la falta de infraestructura y coordinación ha sido el eje clave que ha condicionado el programa, y la promesa de actividades complementarias y de calidad ha quedado en eso, en una promesa.Convocatoria-BECAS-HABITAT-ARTISTIC-CASTELLO

Creemos que la Regidora de Cultura del Ayuntamiento de Castellón, Dña. Verónica Ruíz, se encuentra ciertamente confundida al entender la condición de los artistas de las Becas Hàbitat Artistic bajo la condición de estudiantes; seguramente, tras los más de 15 años de experiencia profesional de alguno de ellos –pese a los continuos procesos de aprendizaje que toda actividad profesional conlleva-, el que se les atribuya la condición de estudiante con el fin de declinar responsabilidades puede generar algunas susceptibilidades.

Resultan alarmantes las continuas muestras que, tanto desde el consistorio como desde la institución de apoyo (EACC), denotan que no se valora el potencial investigador, y que la cultura emergente trae sin cuidado. Ejemplo de esto que apuntamos es la manera en la que se han entendido los requerimientos básicos para el desarrollo y consecución de los objetivos planteados en cada proyecto, o la forma en la que han sido presentados; días después de la inauguración de la muestra ya era evidente la falta de mantenimiento de la muestra en el Hall del Museo de Bellas Artes, en la que algunas de los videos dejaban de ser proyectados en horario de visita.

Desde el ámbito profesional exigimos a estos responsables políticos que no se tomen sus competencias a la ligera y reflexionen con cierta actitud crítica sobre su cometido, de forma que si contemplan que el ámbito que les compete excede sus conocimientos, busquen asesoramiento en los adecuados responsables cualificados con el fin de reformular las exigencias y dispensar la atención que requiere un programa tan ambicioso y necesario.

Pérez Pont se estrena en Las Cigarreras

Proyecto 3CMCV ‘Arte y Metamorfosis’
Centro Cultural Las Cigarreras
C / San Carlos, 78. Alicante
Hasta el 22 de mayo de 2016

El nuevo director del Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana, José Luis Pérez Pont, ha presentado la exposición del Proyecto 3 CMCV ‘Arte y Metamorfosis’, en el Centro Cultural Las Cigarreras de Alicante, donde podrá verse hasta el 22 de mayo.

Se trata de la tercera convocatoria del programa Proyecto 3 CMCV que publica el Consorcio de Museos anualmente. En ella, se seleccionan tres proyectos expositivos dotados cada uno con una ayuda a la producción de 5.000 €. Una vez realizados, los tres proyectos conforman una exposición que viaja por las tres provincias de la Comunitat. Con su exposición en Alicante, ‘Arte y Metamorfosis’ termina su recorrido.

Es la primera exposición que inaugura Pérez Pont como director del Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana. En su discurso, el nuevo director ha explicado que “el Proyecto 3 CMCV se va a mantener revisando algunos aspectos, manteniendo siempre el contacto con los artistas y con la Asociación de Artistas Visuales de Valencia, Alicante y Castellón (AVVAC)”.

Pérez Pont señaló que “estos proyectos sirven para dar apoyo al sector productivo que son los artistas. Vamos a trabajar en iniciativas que den un servicio a la ciudadanía culturalmente pero también apoyo a los artistas que son el segmento más importante y a la vez el más frágil”.

Pérez Pont, que hizo hincapié en la profesionalización de los artistas y en su participación en los concursos públicos, estuvo acompañado durante la inauguración de la muestra, por el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alicante, Daniel Simón, la coordinadora de las Cigarreras, Miriam Gilabert además de por los artistas, Daniel Jordán y Alejandra de la Torre.

The Fool Show, de Daniel Jordan.

The Fool Show, de Daniel Jordán. Imagen cortesía del Consorcio de Museos.

A partir de la novela de Franz Kafka ‘La Metamorfosis’, de la que se cumplió en 2015 su centenario, los tres artistas presentan en esta exposición una obra de gran carga simbólica trabajando en diferentes disciplinas tales como pintura, escultura, instalación audiovisual o fotografía. Formalmente la exposición presenta una obra por cada artista que no se centra en una única pieza, sino en un conjunto de ellas con el objetivo tanto de transmitir su mensaje como de conocer la personalidad artística del creador.

En el caso de Hugo Martínez-Tormo, éste centra la mirada sobre el proceso de creación de la obra de arte mostrando cada fase de transformación de la misma, pasando de la pintura a la escultura a través del audiovisual. Su obra titulada ‘Tríptico’ consiste en una instalación audiovisual compuesta por tres fotografías, tres vídeos y tres volúmenes geométricos, que a su vez recuerdan a tres crisálidas.

En su obra ‘The Fool Show’ (instalación a partir de esculturas y pinturas), Daniel Jordán hace una interpretación de la novela basándose en su carácter autobiográfico. Jordán se identifica como artista con la pasión que sentía Kafka por la escritura. La transformación muestra la situación en la que se encuentra el creador, quien se siente un bicho raro por querer dedicarse a su pasión, la cual es entendida de forma cuanto menos sospechosa a ojos de la sociedad mercantil moderna.

Alejandra de la Torre.

‘El estigma del parado’, de Alejandra de la Torre. Imagen cortesía del Consorcio de Museos.

La artista Alejandra de la Torre, en su obra ‘El estigma del Parado’ hace una crítica social de la situación del parado en España. A modo autobiográfico describe el proceso transformador del ser humano, del artista, con sus ilusiones, su formación y su proyección profesional, en un objeto, en un parásito de la sociedad, en definitiva en un bicho, con las esperanzas ya mermadas por el fracaso ante la falta de apoyo y de salida laboral.

De izquierda a derecha, José Luis Pérez Pont, nuevo director del Consorcio de Museos, Daniel Simón, Daniel Jordán, Alejandra de la Torre y Mariam Gilabert.

De izquierda a derecha, José Luis Pérez Pont, nuevo director del Consorcio de Museos, Daniel Simón, Daniel Jordán, Alejandra de la Torre y Miriam Gilabert.

Carta con motivo de la exposición INDEX Roma

En abril del año 2014 fui invitado por el Departamento de Cooperación Universitaria y Científica de la AECID a formar parte del grupo de evaluadores designados para participar en el proceso de selección de los artistas e investigadores residentes en la Academia de España en Roma (promoción 2014-2015). Mi participación estuvo centrada en evaluar los proyectos presentados dentro de la categoría Museología y Comisariado de Exposiciones. El evaluador es un especialista independiente que en dicho proceso de selección actúa como un prescriptor que eleva, según la horquilla que tiene asignada cada categoría, un número determinado de candidaturas al patronato de la Academia, para que sea este el que, mediante entrevista personal, realice la asignación definitiva de las becas.

En mi caso, elevé al patronato cuatro candidaturas, el número máximo de la horquilla. Sin embargo, después de realizar las preceptivas entrevistas personales a los candidatos, el patronato decidió no seleccionar ninguna de las propuestas presentadas, quedando desierta en esa promoción la categoría de Museología y Comisariado de Exposiciones.

Imagen de la Academia de España en Roma extraída de su web.

Imagen de la Academia de España en Roma extraída de su web.

A principios del mes de septiembre de 2014 se me contacta de nuevo desde el mismo departamento de la AECID para invitarme a comisariar dos exposiciones, una en junio de 2015 en Roma y una segunda en febrero de 2016 en Madrid. En ambas los artistas e investigadores residentes en la Academia (promoción 2014-2015) presentarían los proyectos producidos durante su estancia en dicha institución. Dada la naturaleza e importancia del encargo, me tomé unos días de reflexión antes de dar un sí definitivo.

Hasta ese momento, el contexto de trabajo de la Academia de España en Roma me resultaba ajeno y lejano, por mi visión de la creación actual, por mi posición dentro del sector del arte, así como por mi práctica profesional, muy vinculada desde hace varios años a la mediación y el comisariado de proyectos que incorporan una producción artística relacionada con procesos de investigación e innovación centrados en lo educativo y lo social.

En ese breve periodo de tiempo de reflexión contacté con numerosos ex-becarios de promociones anteriores de la Academia, los cuales me relataron sus experiencias durante su estancia en esa institución. Recibí un completo feedback a través de testimonios orales, correos electrónicos y cartas críticas que algunos de ellos habían dirigido en su momento a anteriores directores de la institución. También hablé con el entonces Subdirector del departamento y persona responsable de gestionar el programa de becas de la Academia, quien me hizo llegar información precisa sobre el estado de la Academia, haciéndome saber de la inminente renovación de los cargos de Director y Secretario-Canciller.

Decido asumir el encargo de comisariado de las dos exposiciones, entendiendo que el trabajo a desarrollar se inscribe en una lógica de renovación y cambio en la Academia. Lo hago con un estatus de especialista externo a la institución, con las competencias naturalmente limitadas a un encargo de esa naturaleza, y con el mandato de concluir con éxito la producción de los catorce proyectos (inicialmente quince, pues se da la renuncia de un becario por enfermedad), con el fin de que pudieran ser presentados en un formato de exposición colectiva, primeramente en Roma y posteriormente en Madrid.

Desde el primer momento soy consciente de la complejidad del encargo, ya que se trata de la primera promoción de becarios que recibe un presupuesto específico para producción. Esto unido a la naturaleza y formato de los proyectos a realizar supone un importante cambio de escala en el trabajo de gestión y coordinación, un hecho que modifica de manera relevante la relación entre institución y becario y que el personal laboral de la Academia tiene que asumir de forma casi inmediata en el tiempo.

El encargo tiene elementos muy motivadores, a la vez que desafiantes; la transversalidad en disciplinas, prácticas y medios; la producción de proyectos artísticos complejos; la relación con artistas e investigadores con los que no existe un condicionamiento “a priori”, al no haber intervenido personalmente en su proceso de selección; el poder contribuir a transformar la Academia en un centro de producción de proyectos; el introducir elementos de innovación, transparencia y participación en la metodología de trabajo.

Cualquier persona relacionada con la producción artística actual puede entender cómo una primera edición de un programa de becas de producción supone trabajar en un contexto complejo, habitado por conflictos, en el que las metodologías se procesan en fase beta, en el que se exploran las fisuras, en el que se asumen riesgos y se testean posibilidades de cara a realizar las mejoras necesarias para ser implementadas en la segunda y siguientes ediciones. Sin duda, así tuvo que ser en las primeras ediciones de las Becas Botín o Generaciones, programas de producción de proyectos artísticos, prestigiosos y actualmente consolidados después de 24 y 15 ediciones, respectivamente.

Vista interior de la Academia de España en Roma extraída de su web.

Vista interior de la Academia de España en Roma extraída de su web.

En el comunicado*, con fecha 25 de febrero, emitido por PAC (Plataforma d’Artistes de Catalunya) y AVVAC (Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló), con motivo de la celebración de la exposición INDEX Roma, se me adscriben responsabilidades relacionadas con la gestión administrativa de la Academia que son ajenas al mandato y naturaleza del encargo realizado por la AECID y que claramente exceden de mis competencias, en tanto que comisario externo de la institución.

La UAAV (Unión de Asociaciones de Artistas Visuales) también hace referencia a este punto, introduciendo en su comunicado**, de fecha 29 de febrero, como tema de interés la elección de comisarios para realizar proyectos de carácter expositivo en instituciones públicas. La relevancia del asunto apunta a no desatender la oportunidad que supone este caso, para que las formas de encargo de comisariados puedan ser debatidas de manera abierta dentro del sector. Hasta el momento, dichos encargos son realizados mayoritariamente de forma directa por la práctica totalidad de museos y centros de arte del Estado español.

Existen algunos casos en que la selección de comisarios se realiza mediante convocatoria pública, en la que se da la concurrencia competitiva, tratándose en general de programas de apoyo dedicados a promocionar a profesionales jóvenes que se encuentran en una fase inicial de su carrera. Tal sería el caso de las convocatorias ya desaparecidas y en su día promovidas por la Sala Montcada de Barcelona y el Espai Zero de Olot, las actuales Inéditos, promovida por La Casa Encendida y Se Busca Comisario, promovida por la Sala de Arte Joven de la Comunidad de Madrid, y Komisario Berriak, una iniciativa de Donostia / San Sebastián 2016 llevada a cabo en en colaboración con Tabakalera, Azkuna Zentroa, ARTIUM y Montehermoso.

Incardinar dinámicas de producción artística actual en una institución de carácter histórico como la Academia de España en Roma, con una plantilla envejecida caracterizada por un nivel bajo de formación en competencias o “expertise” en la gestión y coordinación de producción de proyectos audiovisuales (cine, videoarte, arte digital) de arte contemporáneo (instalación), de investigación (arquitectura, diseño, fotografía), del sector editorial (cómic y literatura), suponía un punto de partida que ya planteaba dificultades anexas a las ya inherentes por la propia complejidad del encargo.

El proceso de trabajo llevado a cabo durante los meses de octubre de 2014 a julio de 2015 estuvo plagado de dificultades. Fue necesario forzar la máquina, tomar decisiones arriesgadas, cuestionar determinados marcos administrativos previamente establecidos, externalizar trabajos a terceros, etc. con el fin de lograr sacar adelante la producción de los proyectos de los artistas e investigadores en residencia. Es justo decir que durante este proceso se abrieron posibilidades de trabajo y colaboraciones para los becarios, se crearon limbos metodológicos y expectativas hacia futuro que fueron problemáticas al activar conflictos y situaciones no deseadas durante una parte del proceso.

La buena noticia es que la misión fue concluida con éxito y los catorce proyectos fueron finalmente producidos, no todos en la escala inicialmente planteada, pero sí en una formalización que incluye formatos y soportes que reconocen la idea original, respetan la investigación realizada y justifican la importante inversión llevada a cabo en cuanto a recursos económicos, humanos y materiales.

Vista de una sala expositiva de la Academia de España en Roma extraída de su web.

Vista de una sala expositiva de la Academia de España en Roma extraída de su web.

Los catorce proyectos fueron presentados mediante una exposición colectiva articulada en torno a un evento que se denominó “Puertas Abiertas”, y durante el que la prensa especializada, los profesionales del sector y un público generalista tuvieron acceso a la Academia y participaron de las diferentes actividades, performances y conciertos realizados.

Una publicación bilingüe, español e inglés, que contiene los trabajos llevados a cabo mas textos de especialistas invitados ha sido producida por la AECID como parte del compromiso que este organismo público asume en la difusión de la creación actual

La estancia de los becarios, la exposición en la Academia de España en Roma y la publicación de los proyectos están reguladas por la convocatoria de becas MAEC-AECID. Ciertamente dicha convocatoria de la promoción 2014-2015 era susceptible de mejoras y así ha sucedido con la nueva promoción de becarios 2015-2016, que ya disfrutan de una actualización en algunos puntos de la regulación administrativa de sus becas.

La exposición colectiva en Madrid, que se viene realizando desde hace varios años en la Real Academia de San Fernando, se enmarca en el compromiso de la AECID por difundir de la manera mas eficaz posible los trabajos llevados a cabo por los becarios y en materializar la obligada devolución simbólica a la ciudadanía después de haber realizado una importante inversión económica en el programa de becas.

Dicha exposición se enmarca en el contexto de “tradición” y “hermanamiento” que existe entre la Real Academia de San Fernando y la Academia de España en Roma. A la misma se invita a participar a los becarios de cada promoción. Aunque la exposición no tiene una regulación administrativa específica, como proyecto se aborda desde unos estándares profesionales que se aplican con rigor al diseño del espacio expositivo, al montaje técnico de los proyectos, al seguro “clavo a clavo” de las obras, a la señalética y otros elementos gráficos. En este apartado quiero dar fe que todos estos detalles han sido cuidados al máximo y que los diferentes equipos de trabajo implicados han realizado su labor con la máxima profesionalidad.

En el comunicado emitido por dos asociaciones autonómicas de artistas visuales, al que he aludido antes, se hace referencia a malas prácticas llevadas a cabo durante el proceso de gestión de esta exposición. Ciertamente, la gestión administrativa de un proyecto de esta naturaleza debe regularse y cuidarse mejor aquellos aspectos burocráticos, que no por menores son menos importantes. En ese sentido, aunque como comisario del proyecto tengo una responsabilidad muy limitada en esa parte burocrática, puedo asumir una responsabilidad “in vigilando” sobre determinados procesos que considero pueden ser regulados institucionalmente y mejorados en su gestión de cara a las próximas promociones de becarios.

Dos de los catorce artistas invitados a presentar su proyecto en la exposición INDEX Roma, Joan Morey y Greta Alfaro, han renunciado a participar en la misma. No podemos por menos que respetar su decisión, ya que no existe obligación normativa alguna que les obligue a participar en la exposición y presentar el proyecto producido durante su estancia en la Academia.

En el comunicado de las asociaciones de artistas se razona dicha decisión en base a su declaración de haber recibido maltrato profesional durante la gestión del proyecto. El proceso vivido no ha sido fácil, se han dado conflictos de intereses y desacuerdos, algo por otro lado lógico en las relaciones entre diferentes agentes culturales, y considero que los duros términos que se utilizan en el comunicado para calificar la relación entre institución, mediadores y becarios son exagerados y no obedecen a la realidad. Por mi parte y por parte de los diferentes equipos de gestión y mediación implicados siempre ha habido una actitud respetuosa, constructiva y propositiva dirigida a culminar con éxito la presentación colectiva de los proyectos.

Sobre la decisión de renunciar a participar en la exposición colectiva tomada por los dos artistas visuales antes mencionados, considero que ha sido un hecho desproporcionado en las formas y en el fondo, sobre todo si se valora el contexto del proceso de trabajo llevado a cabo durante un año y medio. Ambos becarios han disfrutado de unas condiciones bien dotadas en lo económico, en lo material y en recursos humanos. Debo decir que muchas cosas han ido bien y han funcionado, y que los equipos de gestión y mediación se han volcado en su trabajo de apoyo y facilitación para que estos dos becarios pudieran producir sus proyectos dentro del plazo establecido para ello.

Su decisión es irresponsable porque priva a la institución de poder realizar la devolución social para la que está mandatada, y priva a la ciudadanía del acceso a una creación artística producida con fondos públicos. Si ciertamente una “tradición” no genera un marco jurídico de seguridad como lo hace un contrato, siempre pesará en su decisión una falta básica de lealtad y co-responsabilidad.

También es una decisión estéril, porque algunos de los problemas y errores administrativos surgidos en la gestión del proyecto están en vías de solución desde hace tiempo, y otros han sido ya solucionados como puede acreditar la actual promoción de becarios. En este sentido, debo manifestar que la AECID se ha comportado como una institución responsable y reactiva ante las demandas solicitadas, y que ha podido atender todas aquellas que entraban dentro de sus competencias y disponibilidad presupuestaria.

Si el balance de un año y medio de trabajo puede considerarse satisfactorio en cuanto a los resultados generales obtenidos, el hecho de la no participación de dos artistas, decisión que respeto pero no comparto, en la exposición INDEX Roma, lo considero un fracaso de la segunda fase del encargo realizado.

Una vez mantenida esta semana una reunión de valoración general de la situación a la que he sido convocado por el equipo responsable de la Dirección de Relaciones Culturales y Científicas de la AECID y tras realizar una meditada reflexión personal he decidido renunciar a continuar con la labor que se me había encomendado, el comisariado de las exposiciones en Roma y Madrid de la actual promoción de becarios 2015-2016.

Vista de un espacio expositivo de la Academia de España en Roma extraída de su web.

Vista de un espacio expositivo de la Academia de España en Roma extraída de su web.

Siempre he considerado el Documento de Buenas Prácticas como un objetivo ideal de máximos que todos debemos respetar y a cuyo cumplimiento íntegro debemos aspirar. Sin embargo, las dificultades económicas del momento que vivimos, las trabas administrativas, las complejidades burocráticas, los marcos jurídicos no normalizados y, sobre todo, los brutales recortes presupuestarios que muchas instituciones como la AECID han padecido, han impedido asumir sus recomendaciones de manera integral.

En mi caso, la preocupación siempre ha estado centrada en el compromiso de que existiera una mínima seguridad jurídica y una contraprestación económica digna y justa según el trabajo a realizar por los artistas participantes. La realidad es que las recomendaciones que dicho código establece han sido recogidas siempre de manera parcial por la mayoría de instituciones con las que he colaborado en el comisariado de exposiciones de carácter colectivo.

Tal vez fuera pertinente que desde las asociaciones profesionales, como el IAC Instituto de Arte Contemporáneo, el Foro de las Buenas Prácticas y la propia Mesa Sectorial, como principal órgano de interlocución de nuestra comunidad artística, y que son, todas ellas, estructuras imprescindibles para articular la representación profesional del sector y la observación de las Buenas Prácticas se creara un espacio de reflexión y análisis con el fin de generar un consenso sobre este tema y que además se conformara una suerte de mecanismo para dirimir los conflictos entre agentes culturales pertenecientes a diferentes colectivos profesionales.

Toca pensar entre todos cómo podemos trabajar juntos en una situación de gran precariedad económica, de enormes dificultades para lograr consolidar una carrera profesional, donde la frustración por no encontrar canales adecuados para expresarse artísticamente ha calado de manera transversal e intergeneracional. Pensar qué consensos son necesarios establecer en el sector de la creación ante el cambio de paradigma en que ya estamos instalados.

Durante este último año he sido testigo de la transformación de la Academia de España en Roma, una institución con vocación de evolucionar, de cambiar, de adaptarse a los nuevos tiempos. Estoy personalmente satisfecho de haber podido contribuir a relanzar un proyecto, a sentar unas bases nuevas de trabajo, a implementar mejoras en la recepción y hospitalidad hacia los residentes.

Una institución que ya ha puesto un pie en el futuro y que de la mano de los actuales residentes y, sobre todo, de la nueva directora, se convertirá en un lugar de referencia para todos nosotros. Y de una administración pública como la AECID, que escucha, que es reactiva a la demandas que le han sido trasladadas y que pese a los ajustes presupuestarios sufridos mantiene un compromiso estable de apoyo a la creación artística contemporánea, permitiendo el desarrollo de un sector profesional y facilitando una devolución educativa, patrimonial y social a la ciudadanía de todo el capital simbólico común producido por sus diferentes programas de becas de Educación y Cultura.

Finalmente manifestar que ha sido una verdadera oportunidad profesional para mí y un honor el poder participar en este primer programa de becas de producción MAEC-AECID. Agradezco profundamente la confianza depositada por parte del equipo de la Dirección de Relaciones Culturales y Científicas de la AECID. Así mismo, quiero agradecer a los artistas e investigadores de la promoción 2014-2015 su actitud de flexibilidad y confianza ante las diferentes situaciones de riesgo y conflicto que juntos hemos experimentado y su compromiso, responsabilidad y generosidad por haber llegado hasta el final de este proyecto.

Vista de la Academia de España en Roma.

Vista de la Academia de España en Roma.

Javier Duero