‘Itineracción’ en el ámbito rural

Itineracciones’, de Zas Kultur
‘Itineracción’, programa de intervención y experimentación artística en diferentes puntos de Araba/Álava
Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo de Vitoria-Gasteiz
Agosto de 2018

El proyecto ‘Itineracciones’, presentado por el dispositivo de mediación artística independiente Zas Kultur, ha resultado ganador del concurso ‘Itineracción’, para la realización de varias intervenciones artísticas en el territorio de Araba, convocado por el Museo Artium y el Departamento de Euskera, Cultura y Deporte de la Diputación Foral de Araba.

La propuesta de comisariado de Zas Kultur integra las intervenciones de tres artistas contemporáneos alaveses, Txaro Arrázola, Iñaki Larrimbe y Nerea Lekuona. Enmarcado en el Plan Estratégico de la Cultura, ‘Itineracción’ persigue, entre otros objetivos, desarrollar la práctica artística en ámbitos no habituales, apoyar a la creación local y acercar la creación y el pensamiento contemporáneo al conjunto de la sociedad alavesa, en especial al ámbito rural. Las intervenciones artísticas se llevarán a cabo en las próximas semanas en el Balneario de Kuartango, la iglesia de San Esteban en Garaio, el túnel del Vasco-Navarro en Atauri y el parque lineal del Nervión entre Llodio y Amurrio.

El comité de valoración de ‘Itineracción’, integrado por Ane Rodríguez, directora de Tabakalera, Fernando Pérez, director de Azkuna Zentroa, Araceli de la Horra, directora del Centro Cultural Montehermoso, Enrique Martínez Goikoetxea, conservador de Artium, y Enrique Uriarte, jefe de servicio de Acción Cultural de la Diputación alavesa, ha seleccionado finalmente “una propuesta curatorial sólida y muy bien engarzada con las intervenciones de los artistas”. Asimismo, ha tenido en cuenta que “se trata de una iniciativa planteada desde la autoría y el desarrollo de su obra personal, a la vez que se adapta a los propósitos de la convocatoria y se propone de manera acertada un diálogo con los contextos en los que se plantean dichas intervenciones”.

Simulación de una de las propuestas que forman parte del proyecto ganador, 'Itineracciones', de Zas Kultur. Fotografía cortesía de Artium.

Simulación de una de las propuestas que forman parte del proyecto ganador, ‘Itineracciones’, de Zas Kultur. Fotografía cortesía de Artium.

Zas Kultur afirma en la presentación que su proyecto curatorial “quiere crear, por lo tanto, entramado, andamiaje, y cultivar la relación directa con las personas que habitan esos cuatro espacios”, por lo que uno de sus objetivos es “fomentar y habilitar espacios de encuentro fundamentados en la creación colectiva y el trabajo en  red que sirvan para estimular la participación social y el crecimiento de las comunidades rurales”. Zas Kultur defiende además que “en el medio rural se pueden encontrar instrumentos para desarrollar procesos creativos que nos sirvan para reflexionar sobre la esencia misma de la producción artística”.

Para ello, Zas Kultur propone sendas intervenciones artísticas de los artistas Txaro Arrázola, Iñaki Larrimbe y Nerea Lekuona. En concreto, Txaro Arrázola desarrollará el proyecto ‘Weeble-Tentetieso (Sobre el equilibrio)’, en el Balneario de Kuartango. La propuesta arrancará con la realización de un tentetieso de grandes dimensiones que a su vez permitirá la realización de diversas performances.

Pinturas, dibujos, vídeos e instalaciones completarán el trabajo in situ de Arrázola, que propiciará el diálogo con las personas que se acerquen al Balneario. Toda esta producción servirá como metáfora para reflexionar, mediante la obra y en los contactos personales, sobre temas diversos como el equilibrio, la maternidad, el ritmo de vida y la división sexual del trabajo en el contexto de Kuartango.

Por su parte, Iñaki Larrimbe llevará a cabo un proyecto denominado ‘Unofficial Tourism, Araba’, una reflexión crítica sobre el desarrollo acelerado y en cierto modo novedoso que en los últimos años ha conocido el fenómeno del turismo rural. Esta propuesta, que forma parte de una serie que ya ha sido desarrollada en Madrid, Lisboa, Cáceres y Palma, se desplegará tanto en el túnel del Vasco-Navarro en Atauri como en el mirador del parque lineal del Nervión entre Llodio y Amurrio.

Larrimbe contará con seis “cómplices” pertenecientes al contexto rural, con quienes elaborará sendos itinerarios turísticos distintos, “extraños, curiosos, personales”. El material generado –folletos, planos y guías– se distribuirán preferentemente en los dos lugares seleccionados, aunque estarán disponibles en otros focos de turismo rural del territorio. El artista dispondrá además de un triciclo con remolque acondicionado como punto de información turística.

Boceto de una de las propuestas que forman parte del proyecto ganador, 'Itineracciones', de Zas Kultur. Fotografía cortesía de Artium.

Boceto de una de las propuestas que forman parte del proyecto ganador, ‘Itineracciones’, de Zas Kultur. Fotografía cortesía de Artium.

Por último, la artista Nerea Lekuona llevará a cabo una intervención en dos partes en los restos de la iglesia de San Esteban, junto al centro de información del Parque de Garaio, con la intención de poner en valor “la memoria de las personas que sufrieron las inundaciones de sus casas y sus medios de producción para darnos la oportunidad de progreso”. Lekuona creará en primer lugar un gran tanque circular de agua en el interior del templo en cuyo fondo se reproducirán imágenes de los núcleos que fueron inundados con la construcción del embalse de Ulibarri-Ganboa, con el fin de “crear un imaginario de los pueblos que se encuentran sumergidos”.

Por otro lado, la artista creará un icono que represente a todos esos pueblos, figura que se plasmará en una bandera de grandes dimensiones, de color azul como la que luce la playa de Garaio. La bandera se izará el segundo fin de semana de septiembre, fecha en la que tradicionalmente se reúnen antiguos habitantes y descendientes de Garaio para celebrar una misa y una comida y recordar el antiguo pueblo y las vivencias de su infancia y juventud en ese lugar.

‘Itineracción’ es un programa de intervención y experimentación artística en diferentes puntos de Araba cuyo objetivo principal es promover espacios de interacción entre el arte contemporáneo y el territorio, poniendo especial atención al diálogo con el medio rural, el espacio natural y el contexto social. La convocatoria abierta recibió ocho proyectos diferentes, entre los que se ha seleccionado el presentado por Zas Kultur.

Los proyectos presentados debían entre otros requisitos, estar vinculados a la creación contemporánea, contar con la participación mínima de tres artistas, proponer acciones de encuentro y mediación con el contexto sociocultural de las ubicaciones elegidas, y respetar la integridad medioambiental, arquitectónica y patrimonial de los espacios a intervenir y sus inmediaciones. Las propuestas deben también atender a los principios y políticas de igualdad y visibilización de las mujeres en el ámbito de las artes.

Imagen de una de las localizaciones que forman parte de 'Itineracción'. Fotografía cortesía de Artium.

Imagen de una de las localizaciones que forman parte de ‘Itineracción’. Fotografía cortesía de Artium.

 

Web semántica y gestión de la información en Artium

VIII Encuentros de Centros de Documentación de Arte Contemporáneo
Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo
Francia Kalea 24, Vitoria-Gasteiz
19 y 20 de octubre de 2016

Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo de Vitoria-Gasteiz, organiza y acoge los próximos 19 y 20 de octubre los VIII Encuentros de Centros de Documentación de Arte Contemporáneo, un encuentro bienal que reúne a algunos de los principales expertos de museos, universidades y bibliotecas en el ámbito del tratamiento y difusión de los archivos patrimoniales. Este año, el tema a tratar será el de los datos abiertos vinculados y la gestión integral de la información, y para abordarlo han sido invitados expertos del Rijskmuseum de Amsterdam, el Museo Reina Sofía, el Prado, la Biblioteca Nacional, las universidades de Aalto y Politécnica de Madrid y de la Fundación Sancho el Sabio, entre otras instituciones.

Artium. Makma

Los enormes avances realizados en los últimos años en la gestión de la información, con la posibilidad de enlazar e interconectar datos procedentes de distintas fuentes y facilitar, de esta forma, la transmisión de conocimiento al usuario de Internet suponen una gran oportunidad y un reto para las instituciones que gestionan el patrimonio cultural y, en especial, el patrimonio contemporáneo. La capacidad de los servicios de información de compartir, vincular y reutilizar sus datos en el entorno de la llamada web semántica puede proporcionar al usuario experiencias de búsqueda mucho más completas y enriquecedoras. Los VIII Encuentros de Centros de Documentación van a abordar precisamente este tema desde la perspectiva de algunas de las instituciones culturales y educativas que más han avanzado en este terreno. Elena Roseras, responsable de la Biblioteca y Centro de Documentación de Artium, abrirá el día 19 de octubre el turno de ponentes con una reseña del trabajo que se viene realizando en el Museo para gestión tanto de su archivo histórico de actividades como el fotográfico, que van a pasar a estar normalizados bajo la norma MARC de las bibliotecas.

A continuación, intervendrán, en sesiones de mañana y tarde, Pilar Cueva, del Museu Marítim de Barcelona; Javier Pantoja, del Museo del Prado; Bárbara Muñoz de Solano, del Museo Reina Sofía; María Poveda, de la Universidad Politécnica de Madrid; y Juan Antonio Pastor Sánchez, de la Universidad de Murcia. A destacar igualmente en esta primera jornada la intervención de Jesús Manuel Zubiaga y Charo Martínez, de la Fundación Sancho el Sabio, cuya ponencia girará en torno a la integración y difusión de materiales gráficos en el mayor archivo de la cultura vasca.

Artium. Makma

Durante la segunda jornada, el 20 de octubre, y ya en ponencias sólo por la mañana, participarán Lizzy Jongma, del Rijksmuseum de Amsterdam; Gildas Illien, del Museo Nacional de Historia Natural de París; Ricardo Santos, de la Biblioteca Nacional; Sara Sánchez, del Servicio de Aplicaciones de Bellas Artes del Ministerio de Cultura y Nuria Rodríguez, de la Universidad de Málaga. En esta sesión intervendrá también Eero Hyvönen, de la Universidad de Aalto en Finlandia, con una ponencia sobre la publicación y el uso de datos sobre el patrimonio cultural en la web semántica.

Los Encuentros de Centros de Documentación de Arte Contemporáneo nacieron en el año 2002, bajo el impulso del Museo Artium en el año de su apertura, con el fin de servir de punto de encuentro de las instituciones y profesionales que trabajan en este ámbito. Desde entonces, y con carácter bienal, se han convertido en una cita ineludible para conocer y reflexionar sobre los avances que se vienen realizando en todo el mundo en materia de tratamiento de la información aplicada al patrimonio cultural.

Los Encuentros se celebran en el Auditorio de Artium. Tras cada sesión de mañana y tarde se celebrará un debate sobre los temas abordados en cada una de ellas. Al final de la primera jornada, los participantes realizarán una visita guiada al Museo.

Artium, Makma

 

El hombre que ríe

‘El hombre que ríe’ de Iñigo Royo
ARTIUM, Sala Este Baja
C/ Francia, 24, Victoria-Gasteiz
Hasta el 16 de octubre de 2016

Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo, presenta ‘El hombre que ríe’, una exposición de Iñigo Royo sobre “el barullo idiota que formamos viviendo juntos” y “la risa amarga que asoma (…) ante la contemplación del espectáculo”. La muestra reúne instalaciones, vídeos, fotografías y una pieza sonora, contiene referencias literarias habituales en Royo, y establece una mirada irónica y escéptica sobre muchos aspectos de la realidad cotidiana, desde la política hasta las nuevas tecnologías. La exposición es una producción de Artium y cuenta con un catálogo con textos del artista, de Santiago Eraso y del escritor José Luis Arántegui. Su inauguración se completa con una conferencia previa de Iñigo Royo, mientras que en otoño tendrá lugar un ciclo de cine.

El dramaturgo, novelista y poeta irlandés Samuel Beckett se encuentra en el origen de ’El hombre que ríe’. En su recuerdo, Iñigo Royo ha encontrado dos palabras, barullo y risa, a partir de las cuales ha construido un relato, una forma de explicar el mundo desde “el humor y el caos”. Trece obras –instalaciones, fotografías, vídeos y una pieza sonora- se ordenan en la Sala Este Baja y en el exterior de Artium, ofreciendo además una muestra de los trabajos de Royo desde 2009 hasta el presente.

Iñigo Royo reclama la atención del visitante en su entrada al Museo con ‘Advertencia’, una acción sobre la fachada principal de Artium, en la que ha rotulado en grandes caracteres “aquí no caben ni fantasías ni ocurrencias”. El mismo aviso se repetirá después, ya en la Sala Este Baja, en una instalación fotográfica con el mismo título, en cuyas imágenes se reconocen distintos edificios públicos con el mismo lema rotulado en sus muros.

Pero antes de acceder a la galería, justo ante su puerta, el visitante aún podrá esbozar una primera sonrisa con ‘Unión Europea. Manual de autoayuda’. El artista ha tomado el programa electoral de un partido en las últimas elecciones europeas y ha reordenado y grabado las palabras en función del número de veces que aparecen en el texto.’El hombre que ríe’, la obra que da título a la exposición, se despliega en 10 monitores nada más traspasar la puerta: el artista utiliza el detector de sonrisas de algunas cámaras fotográficas avanzadas dejando que el instrumento decida qué es risa y que no. A su lado ‘Hello Barbie’, una pieza en la que la muñeca –un modelo teóricamente capacitado para responder a lo que se le dice- recibe mil insultos del idioma castellano.

El hombre que ríe. Imagen cortesía Artium.

El hombre que ríe. Imagen cortesía Artium.

De Buñuel a Buñuel
El perímetro del espacio central de la exposición está recorrido por ‘Babel’, en la que escribe el resultado de la traducción sucesiva de un texto de Buñuel a través de los noventa idiomas del intérprete automático de Google, para regresar finalmente al castellano; la frase final, como cabe esperar, no tienen nada que ver con la original. En este mismo espacio, ‘Advertencia’ retoma en más de 50 fotos la idea plasmada en la fachada del Museo.

‘Tribulaciones y mudanzas’ es una serie de siete fotografías que reproduce siete figuras de papel –una pajarita, un barco, un avión…- realizadas con las portadas de los periódicos del 21 de octubre de 2011, con la noticia del abandono de la violencia por parte de ETA. A su lado, ‘Esperpento’ es una instalación fotográfica en la que sesenta imágenes de Google Earth y fragmentos de diálogos de ‘Luces de Bohemia’, de Valle-Inclán, conforman un particular mapa de España. En el centro de este espacio, ‘Ab-alio’, proyecto videográfico basada en los conocidos ‘Listados’ de Ignasi Aballí y que, en sus múltiples vídeos, ofrece “un variado y tragicómico abanico de asuntos relacionados con la vida cotidiana”.

La muestra se cierra con tres obras finales: ‘Benditos tímidos’, una serie de fotografías a partir de álbumes familiares en los que se destaca a los “maravillosos tímidos, que no querían perpetuar su imagen, convencidos de que es preferible pasar sin dejar rastro”; ‘Diálogos con Luciano’, el canario que tuvo durante un tiempo y que un día dejó de cantar; y ‘Quid pro quo’, cortometraje en el que un lector pone al día de las noticias de prensa a Luis Buñuel en un monte cercano a Calanda, donde fueron esparcidas sus cenizas.

Fotógrafo, profesor de fotografía, foto-reportero, guionista y director de cortometrajes, artista, Iñigo Royo (Donostia-San Sebastián, 1962) es, por formación, licenciado en psicología. Desde que en 1988 recibiera el premio Jóvenes fotógrafos del Ministerio de Cultura, ha participado en innumerables exposiciones colectivas en ciudades como Madrid, Barcelona, Vigo, Bilbao, Vitoria-Gasteiz, Donostia- San Sebastián, Berlín o Nueva York. Su obra forma parte de las colecciones de la Fundación La Caixa, Museo Reina Sofía, CGAC, Banco de España y Ordóñez-Falcón y otros fondos privados, entre otras.

La rabia punk en el arte contemporáneo

PUNK. Sus rastros en el arte contemporáneo
Comisariada por David G. Torres
Artium. Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo
Frantzia Kalea, 24. Vitoria
Hasta el 31 de enero de 2016

Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo, presenta la exposición PUNK. Sus rastros en el arte contemporáneo  en su Sala Norte hasta el 31 de enero. Comisariada por David G. Torres, la muestra pretende poner de manifiesto cómo en el arte actual, “más allá de divisiones entre artistas y tendencias, hay un ruido rabioso que une a muchos creadores” y que la actitud punk sigue presente en la producción artística contemporánea.

La exposición cuenta con más de 50 artistas internacionales y más de 60 obras de las más diversas técnicas: fotografía, vídeo, pintura, instalación, escultura y documentos, entre otros objetos. La inauguración el pasado 23 de octubre contó con una performance de João Onofre con la colaboración de la banda de death metal Sorgerth, además de un concierto del grupo Piztu Punk!. PUNK. Sus rastros en el arte contemporáneo es una producción de Artium y el Centro de Arte 2 de Mayo de Móstoles, comisariada por David G. Torres y patrocinada en Vitoria-Gasteiz por la Diputación Foral de Álava.

Obra de Jean Michel Basquiat en 'Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo'. Imagen cortesía de Artium.

Obra de Jean Michel Basquiat en ‘Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo’. Imagen cortesía de Artium.

El punk como movimiento musical conoció una breve e intensa explosión en la segunda mitad de los años 70 del pasado siglo. Sin embargo, el punk como “manifestación de de la incomodidad frente al sistema económico, político, social y cultural”, tal y como lo define David G. Torres, es una actitud “hecha de rabia, velocidad, ruido, incorrección, inconformismo, anti, negación, oposición o provocación que recorre el siglo XX, que se estira más allá de los 70, más allá del contexto anglosajón y más allá de la escena musical“.

Los ecos de la actitud punk se pueden rastrear, antes de su eclosión, en movimientos como el dadaísmo o el situacionismo, pero sobre todo, y tal y como muestra la exposición, siguen vivos y son un referente en el arte contemporáneo. “Los motivos que llevan a la insatisfacción, el inconformismo, la pérdida de fe en el progreso o la crítica feroz a los iconos del sistema económico y social siguen vigentes y son intrínsecos a la práctica de muchos artistas”.

Obra de Carlos Aires en 'Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo'. Imagen cortesía de Artium.

Obra de Carlos Aires en ‘Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo’. Imagen cortesía de Artium.

Seis espacios

La exposición PUNK. Sus rastros en el arte contemporáneo ocupa los 1.500 metros cuadrados de la Sala Norte de Artium organizada en seis ámbitos conceptuales distintos. El primero está vinculado a la importancia de la superficie en el movimiento punk: la moda, el diseño y el aspecto exterior como medios para hacer frente al convencionalismo. Esa influencia se ve en la recuperación de eslóganes, canciones y personajes, en el recurso al feísmo y el mal diseño, y en el uso del ruido y la música punk por artistas como João Onofre, Pepo Salazar, Jamie Reid, Carlos Aires o Dan Graham.

Fotografía de Jordi Colomer en 'Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo'. Imagen cortesía de Artium.

Fotografía de Jordi Colomer en ‘Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo’. Imagen cortesía de Artium.

El punk reclama un espacio para la diferencia ante una sociedad que impone límites y que deja escasas salidas. La alienación, el gore, lo psicótico, eran recurrentes en la escena punk y han sido elementos presentes en las obras de Martin Kippenberger, Paul McCarthy, Raymond Pettibon, Santiago Sierra o Jordi Colomer, como se ve en el segundo de los espacios de la exposición.

Obra de Pepo Salazar en 'Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo'. Imagen cortesía de Artium.

Obra de Pepo Salazar en ‘Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo’. Imagen cortesía de Artium.

Por otro lado, el punk como respuesta violenta a un sistema que considera violento encuentra ecos en obras de Jean Michel Basquiat, Jimmie Durham, Nan Goldin, Chris Burden, Claire Fontaine o Pepo Salazar. A continuación, la muestra alude a la vinculación de muchos de los protagonistas de este movimiento con el anarquismo. Su huella es uno de los elementos más identificativos del punk y configura una actitud presente en el arte contemporáneo, como puede comprobarse en piezas de Federico Solmi, Claire Fontaine, Juan Pérez Agirregoikoa, Tere Recarens o Itziar Okariz.

Obra de Chiara Fumai en 'Punk. Rastros en el arte contemporáneo'. Imagen cortesía de Artium.

Obra de Chiara Fumai en ‘Punk. Rastros en el arte contemporáneo’. Imagen cortesía de Artium.

Como recuerda David G. Torres, “elcontexto en el que surge el punk en la década de los setenta está marcado por el terrorismo y las acciones violentas”. El quinto espacio de la muestra revela esta marca en obras de DETEXT, Chiara Fumai, Mabel Palacín, Tony Cokes, Christoph Draeger o Joan Morey.

Obra de Guerrilla Girls en 'Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo'. Imagen cortesía de Artium.

Obra de Guerrilla Girls en ‘Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo’. Imagen cortesía de Artium.

La exposición se cierra con un grupo de obras que hacen referencia al sexo, muy presente en todo el movimiento punk como reivindicación libertaria. La referencia al sexo como denuncia, como reivindicación o como arma para recuperar el sarcasmo se encuentra presente en estas piezas de Guerrilla Girls, Tracey Emin, Raisa Maudit o María Pratts.

Juan Mieg: Xuxurlaka (susurros)

Juan Mieg: Xuxurlaka
Artium
Francia Kalea, 24. Vitoria-Gasteiz
Inauguración 9 de abril a las 19:00 h.
Hasta el 24 agosto de 2014

La exposición Xuxurlaka (susurros en castellano), de Juan Mieg, presenta alrededor de una treintena de obras seleccionadas entre la producción más reciente de este artista, piezas de gran formato.

Realiza una pintura intuitiva, un particular autorretrato psicológico que nace de procesos internos. Pintura empleada como herramienta de conocimiento, de la propia técnica como código de comunicación, y medio de conocimiento de uno mismo.

El tratamiento de las superficies, las texturas, los juegos cromáticos, las tensiones entre masas de color y espacios abiertos evidencian un profundo conocimiento de la pintura de Juan Mieg que carga de energía la obra y activa a su vez el acceso al inconsciente del espectador, sugiriendo lecturas sin imponerse.

Juan Mieg "Xuxurlaka". Imagen cortesía de Artium.

Juan Mieg “Xuxurlaka”. Imagen cortesía de Artium.

Mieg se enfrenta al lienzo sin proyecto ni bocetos, dejando fluir las imágenes, los ritmos e intensidades de su trabajo. El artista y su diálogo con la historia del arte, se convierten en una herramienta más de la propia obra. Así, como recoge Jaime Cuenca, el autor localizará su esfuerzo en evitar los automatismos, los gestos aprendidos para, desde las primeras manchas, abrir un mundo de estrategias que rompan con posibles esquemas ya realizados.

Juan Mieg "Xuxurlaka". Imagen cortesía de Artium.

Juan Mieg “Xuxurlaka”. Imagen cortesía de Artium.

Las obras de la exposición, carecen de título, y a pesar de haber sido realizadas en estos escasos últimos años, incluso escasas semanas, aparecen sin datar. Con ello el autor parece querer despojarse del mayor número de vínculos con su trabajo; y a su trabajo, desvincularlo de una trama, de un tiempo, para dar total libertad a la experiencia del espectador en el momento de su interpretación.

Fotografía de Juan Mieg en su estudio. Imagen cortesía de Artium.

Fotografía de Juan Mieg en su estudio. Imagen cortesía de Artium.

Juan Mieg nace en Vitoria-Gasteiz en 1938. Inicia estudios de arquitectura en Barcelona, que abandona para dedicarse por completo al ejercicio de la pintura a partir de 1962. En Barcelona conocerá las corrientes surrealistas e informalistas, cuyos procesos de trabajo y argumentos influirán en sus propuestas pictóricas. A la vuelta de un periodo en París, en 1966, formará parte del grupo Orain junto a Joaquín Fraile, Carmelo Ortíz de Elgea, Alberto Schommer y el escultor Jesús Echeverría. Paralelamente se crean en el resto de provincias vascas los grupos Gaur, Hemen y Danok, con los que compartirá las principales líneas fundacionales y el compromiso de implicar directamente la cultura en la sociedad y la voluntad de conectar la Escuela Vasca con el contexto de vanguardia internacional. Actualmente vive y trabaja en Vitoria-Gasteiz.

Director del proyecto: Enrique Martínez Goikoetxea

Juan Mieg "Xuxurlaka". Imagen cortesía de Artium.

Juan Mieg “Xuxurlaka”. Imagen cortesía de Artium.

Luis Gordillo: XXL/XXI

Luis Gordillo: XXL/XXI
Artium. Sala Norte
Francia Kalea, 24. Vitoria-Gasteiz
Inauguración 9 de abril a las 19:00 h.
Hasta el 24 agosto de 2014

El artista sevillano ha realizado una selección entre las piezas más recientes de su producción, prestando mayor atención a las de grandes formatos, así como a las series en las que actualmente sigue trabajando.

Una muestra expositiva en la que Gordillo pretende trasladar la imagen caleidoscópica de taller al espacio expositivo, es decir, presentar el trabajo del artista menos mediatizado o influenciado por otros intereses que no sean los propios de la experiencia estética, de su realidad creativa actual.

Luis Gordillo "No te miro no te veo" (XXL/XXI - 2010). Imagen cortesía de Artium.

Luis Gordillo “No te miro no te veo” (XXL/XXI – 2010). Imagen cortesía de Artium.

¿Qué veremos? Collages de imágenes en evolución, obras en proceso, imágenes fraccionadas, fotografías, reproducciones y pinturas que configuran el macrocosmos en el que conviven archivos de documentos, cuadernos y pequeños objetos que se ordenan meticulosamente en submundos, seleccionados a partir de todo tipo de asociaciones e ideas.

El titulo de la exposición, XXL/XXI, podría leerse como una referencia al código empleado en las tallas para la ropa, en este caso extra-grande/21. Desde él se incide en el tamaño, obras que llegan a alcanzar los 5 metros de longitud y un elevado número de elementos; al tiempo que sitúa cronológicamente estos trabajos en estos últimos diez años, en el siglo XXI.

Luis Gordillo "Firmamentos interiores B" (XXL/XXI - 2010). Imagen cortesía de Artium.

Luis Gordillo “Firmamentos interiores B” (XXL/XXI – 2010). Imagen cortesía de Artium.

Un desarrollo evolutivo del trabajo: donde una obra incluye el germen de la siguiente, por medio de procesos como el desdoblamiento, el corte, el pliegue y la repetición… Unos trabajos que incluyen medios fotomecánicos y digitales, cualquier tipo de herramienta que multiplique las posibilidades de análisis de la imagen y que faciliten la unión, en un mismo cuerpo de obra.

Luis Gordillo "Parque jurásico" (XXL/XXI - 2009). Imagen cortesía de Artium.

Luis Gordillo “Parque jurásico” (XXL/XXI – 2009). Imagen cortesía de Artium.

Luis Gordillo "Contraespejos" (XXL/XXI - 2012). Imagen cortesía de Artium.

Luis Gordillo “Contraespejos” (XXL/XXI – 2012). Imagen cortesía de Artium.

Luis Gordillo nace en Sevilla en 1934. Comienza a pintar tarde, tras licenciarse en Derecho, y es a partir de su encuentro con la pintura informalista francesa, a finales de los 50, cuando da inicio a un trabajo marcadamente personal. Posteriormente conoce el pop y a partir de 1963 comienza a psicoanalizarse, una experiencia que afectará profundamente a su trabajo. En 1967 forma parte del grupo Nueva Generación, promovido por el pintor y crítico Juan Antonio Aguirre, para convertirse, poco después en la principal influencia para una generación de jóvenes pintores, como Carlos Alcolea, Guillermo Pérez- Villalta, Carlos Franco o Rafael Pérez-Mínguez, entre otros. En 1974 el centro M-11 de Sevilla organiza la primera muestra antológica de su obra, a la que le seguirán una innumerable sucesión exposiciones, nacionales e internacionales, que llega hasta hoy. En 1981 recibe el Premio Nacional de Artes Plásticas y en 1996 la Medalla de oro al mérito en las Bellas Artes. En el 2007, año de su gran exposición antológica en el MNCARS, es nombrado premio Velázquez de las Artes Plásticas.

Director del proyecto: Enrique Martínez Goikoetxea

Luis Gordillo "Globuloso Chicloide Selvático" (XXL/XXI - 2010). Imagen cortesía de Artium.

Luis Gordillo “Globuloso Chicloide Selvático” (XXL/XXI – 2010). Imagen cortesía de Artium.

Programación de 2014 en Artium

Artium. Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo
C/ Francia Kalea, 24 (Vitoria-Gasteiz)  

Exposiciones

Albur de amor de Teresa Serrano
Del 31 de enero al 23 de marzo  

Artium abre su programa expositivo 2014 con Albur de amor, de Teresa Serrano, una de las más interesantes y contundentes artistas visuales latinoamericanas, cuya producción se refiere en gran medida a cuestiones de género en un sentido amplio. La muestra incluye sobre todo fotografías y trabajos audiovisuales, y está organizada con carácter temático: la violencia de género, el control del otro, las obsesiones y miedos propios, la comunicación y el aislamiento, los prototipos femeninos y los nuevos caminos de solidaridad y reconstrucción.

Albur de amor

Teresa Serrano. Fotografía de la exposición Albur de amor. Imagen cortesía de Artium

Pinturas de Juan Mieg y Luis Gordillo 
Del 9 de abril al 24 de agosto 

A pesar de integrar dos exposiciones distintas, las correspondientes a Juan Mieg  y Luis Gordillo, previstas para el inicio de la primavera, establecen numerosas conexiones: dos artistas nacidos en la misma década, que han mantenido a lo largo de casi 50 años de trabajo la misma pasión por la pintura, dos creadores que han participado activamente en la renovación del lenguaje artístico en el siglo XX y que en el XXI mantienen la misma coherencia y el mismo deseo obsesivo de pintar.

Mieg, uno de los más sólidos representantes de la pintura vasca contemporánea, presenta en esta exposición alrededor de 50 pinturas de grandes dimensiones que reflejan fielmente su particular autorretrato psicológico: a partir de un lienzo en blanco, sin un camino previamente trazado, Mieg afronta el trabajo en solitario, aislado del mundo, con las “persianas cerradas y la mente abierta”.

Por su parte, Luis Gordillo, una referencia de la pintura española, muestra 25 de sus últimos trabajos, todos ellos de gran formato. A diferencia de Mieg, el artista sevillano confronta conscientemente su universo particular con multitud de estímulos exteriores. La serie principal del proyecto responde a conceptos como evolución o derivación y varios títulos remiten a Darwin: una obra incluye el germen de la siguiente, de la que a su vez deriva una nueva pieza, en un proceso que podría ser infinito. En otras obras, sin embargo, se observa cómo el autor se enfrenta al lienzo en blanco, con la ayuda tan sólo de su paleta y sus evocaciones.

Juan Mieg. Lancelot

Juan Mieg. Sin Título. 100 x 81 cm. Óleo sobre lienzo. Cortesía de Artium

Violencia invisible
De septiembre 2014 a enero 2015 

Para septiembre está prevista la inauguración de Violencia invisible, una coproducción de Artium con el MOCAB de Belgrado. A partir de obras de artistas internacionales la exposición analiza diferentes aspectos de la violencia en distintos contextos sociales e históricos y en relación a un contexto pan-europeo. La muestra explora las distintas capas de violencia invisible dentro de la cotidianeidad, en contexto doméstico, en la vida diaria, y en el ámbito de la publicidad y los medios de comunicación. Aunque referidas inicialmente a territorios marcados por formas específicas de violencia, éstas pueden ser en todo caso extrapolables a un territorio global.

En absoluto. Colección Artium
desde el 3 de octubre de 2014.

El programa de Artium de 2014 culmina en octubre con una nueva presentación de la Colección Artium. La presentación trata de poner de relieve el valor y la profundidad de un vasto patrimonio cultural como es esta Colección. La nueva exposición muestra cómo este mismo patrimonio, suma de voces, autores y obras, conforma una red, una visión del mundo, capaz de articular numerosos discursos sobre la naturaleza humana, sus relaciones y sus deseos. La propuesta es una negación de lo absoluto, de una visión simple y totalizadora de la realidad, ya sea planteada en términos políticos, estéticos o intelectuales. Paralelamente, obras de la Colección integrarán una nueva exposición educativa, como apoyo a los diferentes programas escolares y para otros públicos que desarrolla Artium.  

Praxis
Artium da continuidad a Praxis, un programa artístico experimental que en 2014 cumple cinco años. Bajo el título genérico Less Poetry-Menos poesía, cinco artistas (Greta Alfaro, Elena Bajo, Juan López, Carl Palm y Alex Reynolds) presentarán sendos proyectos centrados en los procesos artísticos con la intención de reivindicar la “indeterminación poética” que parece estar diluyéndose en los discursos artísticos hegemónicos, abogando además por una mayor participación del público a la hora de completar las obras. El desarrollo de estos cinco proyectos estará acompañado de una serie de encuentros periódicos con agentes culturales que aporten distintos puntos de vista sobre las “poéticas” en el arte y la cultura contemporáneas.

Otro programa artístico que se verá representado en una exposición es el de los cuadernos de notas que recibe cada visitante de Artium, cuyas tapas son mensualmente ideadas por un artista distinto, en general creadores del entorno geográfico del museo. Las obras originales realizadas para los ejemplares de 2013 serán expuestas a partir de primavera en la Antesala del Museo. Entre los artistas participantes se encuentran José Ramón Amondarain, Chema Cobo y Belén Sánchez Albarrán.

Por otro lado, la Biblioteca de Artium presentará en 2014 dos nuevas exposiciones bibliográficas. La primera de ellas ofrecerá una muestra del género de la novela gráfica en los fondos de la Biblioteca, se abrirá con motivo del Día Internacional del Libro y contará con ejemplares de algunos de sus principales representantes: Will Eisner, Richard Corben, Fernando Fernández, Horacio Altuna  o Moebius. La segunda abordará el mundo del diseño publicitario y se inaugurará en el mes de octubre.

A lo largo del añoel centro-museo seguirá fiel a su responsabilidad como motor cultural de primer orden, mediante conferencias, mesas redondas, cursos y talleres vinculados a la cultura actual, y con propuestas de artes escénicas en las que dará prioridad a la presentación de artistas locales. El cine tendrá de nuevo una presencia especial, con ciclos como el dedicado a mujeres directoras de cine, el relacionado con la novela gráfica, un tercero sobre el tema de la inmigración y finalmente otro sobre el género “animé” de animación japonesa.

También tendrá continuidad el programa Gauart de arte y música electrónica que Artium organiza en colaboración con Kubik.  Además, contará con un programa especial para el Día Internacional de los Museos, así como para el Día del Libro, con propuestas ya habituales de la Biblioteca: exposición de novela gráfica, “bookcrossing” y lecturas compartidas. En octubre tendrá lugar una nueva edición de los bienales Encuentros de Bibliotecas de Arte Contemporáneo organizados por Artium.

Vitoria_-_Artium_08

Vista del Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo Artium.

Nacho Valle: “Que abran los ojos”

La galería Valle Ortí de Valencia cierra sus puertas tras casi cuarenta años. Nacho Valle ha estado al frente los últimos doce, cuando tomó el relevo a su padre, creando una apuesta con carácter propio que ha servido para proyectar a algunos de los nuevos valores artísticos de la órbita valenciana y abrir un camino de internacionalización en dos direcciones.

Conforme se ha ido deteriorando la política cultural en la Comunitat Valenciana, las galerías han mostrado una mayor voluntad de asumir en sus programaciones los riesgos y el apoyo a los creadores que las instituciones públicas han desatendido. Una situación que tiene su origen en decisiones políticas anteriores a la llegada de la crisis económica, pero que como cualquier veneno administrado progresivamente va mostrando sus efectos irreversibles. La sociedad globalizada y la deslocalización de las responsabilidades quieren mostrarnos que no hay un culpable determinable, aunque aquí conocemos sus nombres y apellidos.

Nacho Valle responde con franqueza a esta entrevista con un pie en Nueva York, donde ha asumido la dirección de la Y Gallery. No duda y apunta a los responsables de la situación de la cultura y el arte en Valencia. Las cosas no suceden sin más.
El silencio ya no es la opción.

José Luis Pérez Pont

Nacho Valle, en la galería Valle Ortí de Valencia. Foto: Miguel Lorenzo

Nacho Valle, en la galería Valle Ortí de Valencia. Foto: Miguel Lorenzo

En tu experiencia personal y profesional al frente de Valle Ortí durante estos años, ¿qué ha sido lo mejor y lo peor?

Lo mejor ha sido desarrollar un proyecto personal expositivo y poder contar con los artistas que me habían entusiasmado desde que empecé. Preparar las exposiciones, ir a los estudios, ver las obras que iban a la galería, recibir la visita del público en la sala, estar en las ferias, preparar los books y conocer a mucha gente dentro del mundo el arte.
Lo peor ha sido el desamparo que hemos tenido en la ciudad, darse cuenta que estamos completamente solos, que no les importamos, no tienen en cuenta el esfuerzo tan grande que estamos haciendo. Siempre quise hacer este proyecto aquí, en Valencia. Lo malo ha sido darme cuenta poco a poco de que no, que en Valencia no se puede hacer. Eso ha sido lo peor. Me he ido dando cuenta de las taras que tiene la ciudad, de los obstáculos que ha habido que ir salvando hasta que ha llegado uno que ha sido infranqueable.

 ¿Qué fue lo que te decidió para tomar el testigo de la galería? ¿Cuales fueron tus propósitos?

Siempre lo tuve bastante claro. La galería era algo que me encantaba, era un sitio mágico, hipnótico, también era un lugar con muchas cosas de mi padre. Mi padre era muy coleccionista –yo también lo soy- y en la galería había objetos, muñecos, esculturas, cuadros, había de todo, era un sitio al que me encantaba ir, además del contacto con las exposiciones y las inauguraciones. Cuando venían los artistas, que siempre eran muy amigos de mi padre, ver lo que hacían, cómo dibujaban, cómo escribían… me parecían una pasada. Cuando estaba estudiando me di cuenta de que quería empezar a ir de ayudante a la galería y poco a poco cuando volví de Londres tuve claro que quería llevarla en serio, pero la galería era de mi padre y por mucho que me decía “vas a llevarla tú”, pues en realidad no era así. Cuando ya tenía decidido que me iba a montar mi galería, qué tipo de artistas quería llevar y hasta tenía decidido donde la iba a poner –en el primer bajo donde Tomás March tuvo la galería Temple-, a mi padre le diagnosticaron cáncer y se paralizó todo. Hablé con mis hermanos y les propuse llevar yo la galería, ocupándome de la programación sin consultar con nadie. Me dijeron “sí” y con el tiempo les dije que la galería me gustaría quedármela yo y estuvieron de acuerdo. A mi padre le encantaba que yo estuviera involucrado con la galería, había mucha compenetración entre él y yo.

 ¿En qué medida crees que has influido mediante tu galería en el panorama artístico y cultural de Valencia? ¿Hasta dónde te habría gustado llegar?

No lo sé, me gustaría pensar que he influido, de hecho parte del bagaje anímico que me llevo es pensar que hemos hecho muy buenas exposiciones y que eso quedará en el recuerdo de la gente, de exposiciones que vio en la galería. Hay artistas que nos ha costado mucho traer, tanto a nivel personal de convencerlos, de involucrarlos en el proyecto, como a nivel económico de producción y de trabajo. Hay exposiciones que nos ha costado un gran trabajo montar. Recuerdo una que nos costó una semana y media trabajando día y noche haciendo turnos, uno llegaba y se iba otro, haciendo una instalación enorme, pidiendo colaboración a gente para tener suficientes proyectores, porque hemos hecho un trabajo de supervivencia, nosotros no podíamos permitirnos cuatro proyectores o unos focos de teatro… hemos colaborado mucho entre nosotros, entre algunas galerías. Pero se han hecho exposiciones que nos ha costado mucho hacer, me gustaría pensar que eso ha servido para que la ciudad pudiera disfrutar de una mejor calidad expositiva, con exposiciones que las instituciones no hacen. A nuestra galería siempre ha venido mucha gente, mucha gente joven, gente de la universidad y me gustaría pensar que hemos influido en ellos, en su creatividad, en su carrera, en sus iniciativas. Han sido diez años de exposiciones y yo siempre he intentado que tuvieran el máximo nivel.
Me habría gustado retirarme aquí. Siempre pensé que me jubilaría en la galería, en la calle Avellanas. Me hubiera gustado seguir incorporando artistas, seguir desarrollando el proyecto y hacer cada vez Valle Ortí más grande y más internacional, pero desde Valencia es muy difícil. Es complicado traerte a un artista que está exponiendo en Nueva York o en Londres a esta ciudad. Una ciudad que ya sabes que no va a tener ninguna influencia, que no va a vender nada, que no va a conseguir mucho… es muy difícil venderle que venga a Valencia, te va a decir: a Valencia, ¿a qué? Es duro, le tienes que decir que no va a vender, no le puedes engañar, en Valencia no hay coleccionistas y en la inauguración va a haber mucha gente joven pero no va a haber coleccionistas, porque en Valencia escasean. Y si los hay son tan especiales que prefieren irse a Madrid o Copenhague. Me he encontrado a coleccionistas de Valencia en inauguraciones en Bruselas, Copenhague… y gente que me decía que era un coleccionista valenciano, a pesar de que yo nunca lo había visto en la galería. Es frustrante. Llevo ocho años en ARCO, ¿cómo es que nunca ha pasado ese coleccionista por el stand? ¿Cómo nunca ha tenido la curiosidad o la inquietud de acercarse por mi galería? Eso es Valencia. Es duro. A mi personalmente me ha ido debilitando el ánimo, a pesar de que soy una persona con mucho ánimo, pero tiene un fin y llega un punto que entras en reserva. Me hubiera gustado llegar hasta el final, pero llega un momento que son demasiados obstáculos y no puedes seguir invirtiendo en una labor que no es la tuya por amor al arte y, o cambias, o vas a tener que empezar a bajar el nivel; para eso prefiero acabar. No voy a hacer exposiciones que no me gusten, ni más baratas porque el artista esté más cerca… no, no es mi objetivo ni el de la galería. Llegado ese momento decides.

¿Qué motivos han pesado más a la hora de optar por cerrar la galería?

Básicamente no se planteó un cierre como tal, era un cambio de localización, íbamos a cerrar el espacio de Valencia porque no tenía ningún sentido tener un espacio de 250 m. como el nuestro en el centro de Valencia haciendo exposiciones de artistas de Chicago –como el que tenemos ahora- con lo que ha costado el transporte de la obra y que viniera él… no tiene sentido. Yo no quería cerrar en Valencia, me unen muchos recuerdos a ese bajo y a ese nombre. Me ha costado mucho, me da mucha pena cerrar la galería de mi padre. Definitivamente nos hemos dado cuenta en el último año. La idea era que Valle Ortí siguiera on line hasta reinventarse de alguna forma. Ahora se va a reinventar en otro sitio, el proyecto sigue, pero la galería en Valencia cierra.
Me llevo a Nueva York el bagaje de Valle Ortí, con mis artistas, mis contactos y mis coleccionistas. Voy a hacer de los dos proyectos uno, voy a imprimirle el carácter de Valle Ortí. He encontrado este trabajo para dirigir la Y Gallery de Nueva York cuando en realidad no me ha dado tiempo ni a redactar mi currículum.
Si Valencia quiere un espacio tendrá que apoyarlo. Me voy porque no me han apoyado. Las subvenciones de 2010 a las galerías valencianas para ir a ferias las pagaron la semana pasada, más de mil cien días después. El IVEX todavía me debe dinero. Solo les preocupa hacerse la foto, se olvidan de que deben ayudar. En otras comunidades autónomas han recibido un apoyo que en la Comunitat Valenciana nunca hemos tenido. Las galerías que aguanten, que creo que van a ser dos, será con las ventas que realizan fuera en ferias. Por ejemplo, EspaiVisor podría estar en Berlín o en Motilla del Palancar, no le sirve de nada estar en Valencia, si está aquí es circunstancialmente. Eso es lo que le ha pasado a Valle Ortí, que nosotros estábamos haciendo un esfuerzo tanto físico como económico por tener un espacio aquí, pero hay cosas que ya no tienen sentido, ya no. Durante un tiempo sí lo tenía, pero cuando ya has cogido la velocidad de crucero que te permite estar donde tienes que estar no puedes ir hacia abajo, no puedes ir hacia atrás. En España una galería fuera de Madrid es difícil que pueda aguantar y yo a Madrid no me quiero ir. Como decía mi abuela, para hacerla “ben grossa”, si te vas vete.

¿Cuantas ventas has hecho a museos o colecciones dependientes de la Generalitat Valenciana o del Ayuntamiento de Valencia?

Una vez, una sola venta en doce años, hasta este año en ARCO que compraron a todas la galerías valencianas. Dos ventas en total a las instituciones públicas valencianas.
En una ocasión el IVAM compró toda una serie de la artista Cristina Lucas que yo había expuesto en la galería, pero la compra la hicieron a través de la galería Juana de Aizpuru de Madrid. Cuando necesitaron la información de la obra de Cristina Lucas no se la pidieron a Juana de Aizpuru, me la pidieron a mí, que ya es para echarse a llorar. Esa compra habría supuesto mucho para Valle Ortí, por una parte como crédito de la galería frente a la artista, además de una inyección de dinero importante que te aseguro que Juana de Aizpuru no la necesita. Esa es la realidad de esta ciudad, es como vivir en una familia desestructurada en la que tu padre es alcohólico y tu madre es ludópata y ves que tu única opción es irte de casa. Esto es lo que sucede en Valencia. La gente que maneja esto están enfermos de ambición o no sé exactamente el mal que tienen, pero esto es un desgobierno. Es una tras otra y debilita, no ya como galerista sino como ciudadano. He tenido cuatro negocios en Valencia y no invierto ni un euro más, ni un minuto más.

¿Cuantas veces has recibido en tu galería la visita de directores de museos valencianos y de responsables políticos en materia de cultura?

Dos visitas en doce años, y porque había un evento organizado por todas las galerías y era casi ineludible hacerlo, la otra vez fue la noche que se inauguró la temporada el año pasado.

 ¿A que crees que se debe esa desatención?

A que les da completamente igual todo. No tienen respeto, no tienen educación, no tienen consideración ni interés. Esto es como un cortijo, “ella” (refiriéndose a la directora del IVAM) compra lo que le da la gana sin ningún tipo de asesoramiento, hace las exposiciones que quiere… no está cualificada para nada de esto. Les da completamente igual. Ni siquiera tienen el respeto de pasar por las galerías valencianas, es tan flagrante la poca consideración y lo poco que les importa esta ciudad y el mundo del arte que no cumplen ni el mínimo canon de visitas y cortesía. En el polo opuesto te encuentras museos como Artium, dirigido por Daniel Castillejo, que está al pie de la calle, que es capaz de venirse de Vitoria a Valencia para la inauguración de un artista que le interese, que conoce a todos tus artistas, que sabe cuales son sus proyectos, que pregunta para saber de aquellos a los que no conoce. Ese museo que tiene mucho menos presupuesto que el IVAM está compuesto por gente joven, gente inquieta, gestores con ganas, con inauguraciones que concitan a profesionales de toda España, comisarios, galeristas, críticos, artistas… Cuando comparas las exposiciones que hacen con las que hace el IVAM es terrible. No puede usar el museo como si fuera suyo, y ella lo hace. Yo no voy en contra de un partido, de un museo ni de una señora, estoy en contra de lo que pasa. La gente se tiene que dar cuenta de que esto es insostenible.

Se ha hablado mucho del progresivo desprestigio del IVAM en los últimos años, ¿qué opinión tienes?

El IVAM no puede estar más desprestigiado. Lo sabe todo el mundo en Valencia, en España y fuera de España. El IVAM es como un pollo sin cabeza. No te sabría citar una exposición del IVAM, la última que recuerdo es de James Turrell y fue hace ya unos años. No va nadie al museo, nadie te dice voy a ir el domingo al IVAM. Vas a ver más arte en el rastro que en el IVAM. El desprestigio es total. Da igual que haya dinero o que no haya dinero. Las cosas se pueden hacer bien o mal y ella ha decidido hacerlas mal. Cuando decides comprar de golpe artistas chinos de ese modo, cuando haces exposiciones en el museo a tu peluquero o a tu diseñador, cuando metes a tu hijo en bienales… Hacer las cosas de ese modo es como quien va al rastro y compra lotes de vinilos y por uno de Mozart te dan otro de Georgie Dann. Ella misma se ha puesto el adjetivo y es impresentable, es sangrante, es doloroso. A ella la acuso directamente de gran parte de lo que pasa. Ella podría haber hecho muchas cosas y no las ha hecho. Ahí estamos.

¿En que medida crees que afecta a las galerías de arte valencianas la devaluación del IVAM?

Directamente, porque tiene una implicación total. El IVAM era la imagen de la ciudad, era el buque insignia. Eso nos da y nos quita. Se supone que las galerías tendríamos que ir de la mano del IVAM y tendría que contar con nosotros. El IVAM tiene que tener un contacto con la ciudad, tiene que hacer un patriarcado con las galerías y mantener una relación tanto con artistas nacionales como con artistas internacionales. El IVAM tiene que dar oportunidades a los jóvenes artistas valencianos y ayudar a consagrar a los que ya tienen un trabajo. Un museo como el IVAM, que tiene en sus fondos obras de artistas que nadie sabe quienes son, es alucinante que no tenga obras de artistas valencianos como Xisco Mensua, Mira Bernabeu o Chema López. Es increíble, porque además los ha visto crecer. Se pueden realizar millones de actividades donde los artistas participen, el IVAM debería dirigir la política cultural. Con un IVAM completamente despótico y prepotente como el que tenemos todo eso se enturbia y no se consigue nada. No se puede meter la cabeza en el agua porque no se ve. Otra ciudad sería Valencia si el IVAM hubiera hecho en estos años todo lo que en realidad ha dejado de hacer.

 ¿Cómo ves la situación artística y cultural en Valencia?

Muy mal. Vamos a ver, la situación artística la veo bien en cuanto a que en Valencia hay un gran potencial a todos los niveles, hay una gente increíble. Pero ese potencial increíble no se ha podido desarrollar como en otros sitios. Veo grupos de artistas que representan al País Vasco, Madrid o Andalucía que lo han tenido más fácil que aquí. No hemos sabido encontrar el camino, aunque creo que hemos tenido más obstáculos que en el resto de España y no solo a nivel artístico, también a nivel musical, etc. A nivel intelectual alternativo le veo un gran potencial, dentro del zombieland en el que vivimos, dentro de esta plaza sitiada, de esta casa tomada, hay un 5% que resiste. Cada vez se van a ir más, yo cada diez días tengo una despedida de alguien que abandona Valencia. Se ha trabajado mucho para aguantar. A mi me ayudaron mucho Tomás March y Pep Benlloch, pero no se ha podido. Se ha intentado pasar el testigo pero llega un momento en el que deja de tener sentido. Mi proyecto aquí es inviable y más con el tiempo que viene. Hay gente como Álvaro de los Ángeles que después de tanto tiempo ha tenido que volver a trabajar en una galería, porque no era capaz de vivir como crítico, a pesar de ser un crítico extraordinario. ¿Quién escribe mayoritariamente en los catálogos de las instituciones públicas valencianas y a quien se encarga los comisariados? Habitualmente a momias totalmente alejadas de la realidad. Son todo continentes sin contenidos, catálogos que son carne de reciclaje, sin sentido. No se cuenta con la gente cualificada, muchos ya se han ido, pero aún quedan. Quedan artistas jóvenes que creo que son muy buenos, pero no se cuenta con ellos, como tampoco se cuenta con los jóvenes críticos y comisarios ni se ha contado con las galerías. No se cuenta con nadie y al final la gente tiene que hacer trabajos de guerrilla desde espacios non profit, con cero presupuesto, pidiendo los marcos a no se quién y haciéndolo todo por amor al arte. Pero por amor al arte uno se cansa, no puede ser así toda la vida. No puede haber artistas lavando platos, deberían tener menos obstáculos. La gente está preparada, pero no se cuenta con ella. La vida cultural la veo insuficiente. La gente con dinero no quiere apoyar la cultura, quiere coches, quiere eventos, pero no quiere eso y sin ese apoyo no se puede mantener el sistema del arte. La oferta cada vez será menor.

¿Alguna sugerencia a quienes tienen en sus manos la posibilidad de marcar una nueva hoja de ruta?

Sí, que sean más humildes, muchísimo más humildes. Que salgan a la calle y tengan contacto con la vida cultural valenciana. En cuanto hagan un pequeño esfuerzo van a recibir mucho más de lo que están dando. Que intenten colaborar con los artistas, que intenten hacer exposiciones que tengan sentido, que no quieran dirigirlo todo. Que vean los proyectos que hay, que consulten con otra gente, que sean menos caciques. Por ejemplo, que pregunten a Nuria Enguita, a José Luis Pérez Pont, a Álvaro de los Ángeles qué podría hacerse en el Centro del Carmen. Se podrían hacer cosas con sentido que implique a los profesionales y coleccionistas valencianos, en vez de traer colecciones de no sé donde que nadie se entera. Que vean la temperatura de la ciudad, que pidan consejo… pero es que no lo van a hacer. Que abran los ojos, porque los tienen cerrados. Pero no lo van a hacer. En Valencia la gente tiene que dar un paso al frente y decidir el tipo de ciudad que quiere, la ciudad tiene que despertar.

¿Qué retos te planteas para tu nueva etapa al frente de la Y Gallery en Nueva York?

Quiero imprimirle un poco del carácter de Valle Ortí. Esta galería que está ubicada en Nueva York y muy enfocada a Latinoamérica, quiero imprimirle un carácter más europeo a nivel artístico, de coleccionistas y de estilo. Nuestra galería siempre ha sido una galería que no ha sido como otras galerías españolas, hemos intentado incorporarle una estética de artistas nórdicos, nuestro proyecto ha sido un proyecto muy personal, creo que allí puede encajar muy bien. Mis objetivos son internacionalizarla un poco más. Básicamente trabajar, porque a mí este trabajo me encanta. A mí las semanas se me hacen cortas. Creo que va a ser más fácil y más difícil. Más fácil porque voy a tener una respuesta inmediata de la gente y más difícil porque voy a tener que trabajar muchísimo más. Mi objetivo es también intentar hacer ARCO, quisiera lanzar puentes entre los dos proyectos, linkearlo todo. Definirlo y seguir desarrollando el proyecto que aquí se había quedado finito. Tirar para delante y seguir lo que han sido estos últimos diez años de Valle Ortí. Hemos estado formándonos para lo que viene, para cada vez hacerlo mejor. Cada vez que volvía de la feria de Basel miraba y veía que la galería era mejor que el año anterior. Es seguir con esa inercia, pues aunque la galería ha ido evolucionando, en Valencia habíamos entrado en una inercia que no era agradable y me estaba desgastando mucho. Tengo 41 años y me quiero comer el mundo, lo necesito. Quiero acción.

Nacho Valle, en la galería Valle Ortí de Valencia. Foto: Miguel Lorenzo

Nacho Valle, en la galería Valle Ortí de Valencia. Foto: Miguel Lorenzo

La Feria de Larrimbe

Feria
Iñaki Larrimbe

ARTIUM
Francia 24, Vitoria-Gasteiz
Hasta el 1 de septiembre de 2013

Obra de "Feria", Iñaki Larrimbe. Imagen cortesía de ARTIUM.

Obra de “Feria”, Iñaki Larrimbe. Imagen cortesía de ARTIUM.

ARTIUM, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo presenta la exposición Feria, del artista alavés Iñaki Larrimbe (Sala Norte, desde el 17 de mayo hasta el 1 de septiembre de 2013).Desde la ironía y el humor, Larrimbe propone una reflexión sobre el llamado turismo cultural y sobre el papel de los museos en la sociedad actual a partir de varias instalaciones muy particulares –entre otras una piscina, un túnel del arte, una sala de fitness e incluso una máquina de vending- en las que el público puede participar y que en conjunto componen una suerte de feria de atracciones. Artista multidisciplinar, Iñaki Larrimbe ha desarrollado en los últimos años diversos proyectos relacionados con el turismo, desde sus libros de viaje de Caracas, Buenos Aires o Vitoria-Gasteiz hasta las guías y oficinas de turismo no oficiales de Madrid o Mallorca. Feria es su primera exposición individual en un museo; es una producción de ARTIUM que cuenta con el patrocinio de la Diputación Foral de Álava, el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.

Iñaki Larrimbe (Vitoria-Gasteiz, 1967) ha planteado una exposición cargada de ironía para tratar de generar debate sobre cuestiones como el denominado turismo cultural, el papel de los museos de arte en la sociedad de consumo y, consecuentemente en el así llamado consumo de experiencias culturales o artísticas. Partiendo de los códigos propios de los espectáculos de feria y atracciones, Larrimbe crea una serie de instalaciones que requieren la participación del espectador y en cuya realización ha contado, en ocasiones, con la colaboración de agentes externos, ya sean otros artistas o público en general.

Esta participación es visible incluso antes de entrar en el museo, ya que la imagen que sirve de soporte a los elementos gráficos de la muestra –folleto, banderola exterior, web…- fue elegida por el artista mediante un concurso público difundido a través de las redes sociales. La obra –la fotografía de varias personas en una montaña rusa sosteniendo unos cuadros- ha sido realizada por Juan Martínez de Ilárduya.

En todo caso, el acceso a la exposición está dominado por un rótulo luminoso con el título. Junto a él, una máquina expendedora y expositora llamada Expotronic permite al visitante ver y adquirir los bocetos originales realizados por el artista para la exposición. Una vez dentro, el visitante encuentra instalaciones como una piscina de palomitas de maiz, un contador de visitas que determinará los honorarios que el artista cobrará por realizar la exposición o un hinchable infantil que recrea el edificio del vestíbulo de Artium. En el mismo espacio, y como en las antiguas ferias, los visitantes podrán fotografiarse como personajes de una conocida obra de arte, en cuya reproducción se ha troquelado el espacio destinado a la cara.

Más adelante una sala de fitness permite hacer ejercicio en diferentes máquinas de gimnasio mientras se contemplan algunas obras de la Colección Artium, en concreto sendas series de obra gráfica de Antonio Saura y Joan Miró. Siguiendo con el tema deportivo, el espacio siguiente aloja una decena de sacos de boxeo que el visitante está invitado a golpear. Estos sacos han sido intervenidos y modificados por distintos artistas de Vitoria-Gasteiz (Anabel Quincoces, José María Bellido, Felipe Fernández Cózar, Nerea Lekuona y Kapone). A continuación, una instalación muestra un rótulo de grandes proporciones realizado con cientos de tarjetas postales de Vitoria-Gasteiz que indica “Usted está aquí”. Junto a ella, Larrimbe ha instalado una roulotte que permite al visitante, una vez dentro y mediante proyecciones en sus ventanas, conocer exposiciones y obras de la Colección Artium.

El recorrido del visitante por esta especial feria de atracciones concluye al atravesar un túnel, no del terror sino del arte, tapizado completamente por catálogos y libros de arte.

Aunque Iñaki Larrimbe ha centrado su trabajo de los últimos años en el ámbito de la relación entre la cultura y el turismo y sus implicaciones institucionales, económicas y sociales, en su obra se encuentran también incursiones en la fotografía y la escultura, además de su vinculación con el mundo del cómic como promotor de la revista TMEO y del festival Crash Cómic, entre otras cosas. Entre sus acciones recientes están las oficinas turísticas no oficiales (Unofficial Tourism) instaladas en Madrid (2009-10) y Mallorca (2011); los libros o diarios de viaje de Buenos Aires (Seria Soneub, 2006), Caracas (Caracas. Hotel Elliot. Habitación 123, 2005), o Vitoria-Gasteiz, en la que ejerce de turista en su propia ciudad (Vitoria. Hotel Páramo. Habitación 122, 2006); o la creación de un camping urbano para el alojamiento de turistas culturales (¿Sauna finlandesa o descenso de barrancos?, 2008).

Obra de "Feria", Iñaki Larrimbe. Imagen cortesía de ARTIUM.

Obra de “Feria”, Iñaki Larrimbe. Imagen cortesía de ARTIUM.

Cambiando lo que se deba cambiar

Pia Camil. Cuadrado negro
Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo
Intervención en el espacio público
Desde el 2 de mayo de 2013

Cuadrado negro, es una intervención artística de la creadora mexicana Pia Camil para el programa Mutatis Mutandis. La pieza, un gran cubo de ocho metros de lado cubierto en una de sus caras con un tejido translúcido, ha sido construido de tal manera que queda atravesado por la pasarela azul, uno de los elementos arquitectónicos más destacados y reconocibles de la plaza interna del Centro-Museo. La obra modifica la percepción de la arquitectura del Museo y al mismo tiempo permite un cierto nivel de interactuación con el espectador. Pia Camil, junto con la comisaria de este proyecto, Luisa Fuentes Guaza, participa también en una edición de Conversaciones con…, donde va a hablar de la obra que presenta en Vitoria y de su proceso de trabajo. Mutatis Mutandis, comisariado por Blanca de la Torre, es un programa de pequeños proyectos artísticos para los espacios exteriores de Artium, destinado a reclamarlos como parte integrante de la especial arquitectura del edificio, derivada de su carácter de museo-bodega.

La propuesta de intervención de Pía Camil sobre el espacio público de Artium está caracterizada por la creación de un cubo transitable de gran escala que interfiere, modifica y fragmenta la percepción del paisaje arquitectónico del edificio y el entorno del Museo. La pieza está construida con materiales habituales en arquitectura y construcción: vigas de acero y lona translúcida utilizada en el recubrimiento de andamios, que cubre una de las caras del cubo.

La obra de Camil toma su título de una de las obras fundacionales del suprematismo, Cuadrado negro, de Kazimir Malevich (1915), para producir, en palabras de la comisaria Luisa Fuentes Guaza, “una fragmentación en el paisaje arquitectónico a través de la cancelación cromática”. La estructura geométrica creada por Camil para este proyecto es, sin embargo, transitable, por lo que, frente a la intención estática de los suprematistas, este Cuadrado negro remite también a los “penetrables”, obras como Penetrável Filtro, de Hélio Oiticica (1972), que requieren que el espectador entre en ellas. De esta manera, la obra de Pia Camil “tiene la intención de anular un fragmento del paisaje arquitectónico articulado por el Museo”, pero al mismo tiempo “la elección de un material cotidiano, utilizado para cubrir una de las caras de cubo, permite una relación interactiva con la pieza en función de la distancia en la que esté el público”.

Pia Camil. Cuadrado negro, 2013. Imagen cortesía de Artium

Pia Camil. Cuadrado negro, 2013. Imagen cortesía de Artium

 

 

 

 

 

 

Pía Camil (1980, Ciudad de México) investiga en su trabajo las nociones básicas de la arquitectura con el fin de desestabilizar las relaciones generalmente asociadas con la dialéctica entre lo privado y lo público. Su trabajo ha sido presentado en Bogotá Contemporary Art Fair, “23 de Janeiro” Ideal Demonstration Apartment en ART-RIO, MUSAC, Zona Maco Sur, Popo de París, Proyectos Ultravioleta, El 52 Gallery Space, Keith Talent Gallery y Slade School of Fine Art, entre otros. Recientemente ha presentado en La Casa Encendida de Madrid, dentro del programa En Casa, un proyecto conjunto con el artista madrileño Guillermo Mora, comisariado por Luisa Fuentes Guaza. Se trata de No a Trío A, una intervención entre la escultura y la performance que, como en Artium, se vale del soporte arquitectónico del centro cultural.

Mutatis Mutandis
Cuadrado negro, de Pia Camil es el segundo proyecto que Artium presenta dentro del programa Mutatis Mutandis, después de The Vulture Shadow del artista madrileño Juan Zamora. Mutatis Mutandis es un latinismo que significa ‘cambiando lo que se deba cambiar’. En el caso de Artium, la idea tras esta nueva iniciativa artística es activar los espacios exteriores del museo con una serie de microproyectos que se desarrollarán a lo largo de todo el año y que inundarán la plaza interna, la fachada, los espacios laterales, o cualquier espacio público vinculado al museo.

Juan Zamora. The Vulture Shadow, 2013. Imagen cortesía de Artium

Juan Zamora. The Vulture Shadow, 2013. Imagen cortesía de Artium

Juan Zamora. The Vulture Shadow, 2013. Imagen cortesía de Artium

Juan Zamora. The Vulture Shadow, 2013. Imagen cortesía de Artium

 

 

 

 

 

 

La finalidad de Mutatis Mutandis es mostrar cómo el contenido del arte y la cultura no tiene porque encontrarse solamente en el interior del edificio, sino que sus exteriores también forman parte del mismo. Esto resulta especialmente relevante en un museo como Artium, con una arquitectura especial, subterránea en su mayor parte y por tanto aparentemente invisible al observador, y concebido como un museo-bodega. De esta manera, paralelamente, se potencia la intención del arquitecto José Luis Catón de aprovechar las condiciones del solar que debía ocupar el museo para crear un amplio espacio de uso público.