Los efectos sonoros de Mustang Art Gallery

Mustang Art Gallery
Efectos Sonoros
Nuria Fuster, Pablo Bellot y Rubén M. Riera
Hasta el 22 de Junio
Comisariado por Juan Fuster

When the world is your own echo chamber.

“Los objetos que rodean mi cuerpo reflejan la acción posible de mi cuerpo sobre ellos”. (Henri Bergson, Materia y memoria)

La posibilidad de un cuerpo se abre en la acción producida por este. Esta acción puede obrarse sobre el propio cuerpo que actúa, sobre los objetos que le rodean o sobre el propio espacio en el que se sitúa. Cuerpos y objetos parecen cobrar la forma de un reflejo, los unos responden en los otros, como un espejo o como un eco.

Efectos sonoros es un dispositivo expositivo experimental de parámetros abiertos. Entre lo sensible y lo inteligible, la acción humana y los procesos de producción de sonido, las frecuencias y las ondas, el silencio y la palabra todo cobra sentido en su trasmisión. En ocasiones la recepción acústica se confunde con la repetición de la acción, como un eco. A cada secuencia de acciones le siguen consecuencias más o menos predecibles o contingentes de un nuevo cuerpo sonoro. Cuando nos aproximamos al sonido desde Efectos sonoros lo hacemos poniendo nuestro cuerpo en el centro de acción. Los tres artistas elegidos para este proyecto, Nuria Fuster, Rubén M. Riera y Pablo Bellot parten de este cometido, la acción del cuerpo, como formulación de efectos sonoros en los que se incluyen el silencio, el ruido, el eco o la reverberación.

Sounding Stone, Nuria Fuster.

S

Sounding Stone, de Nuria Fuster. Imagen Roberto Ramos.

Una plataforma de hierro diseñada para que el cuerpo esté abocado a vivir una experiencia que transforme sus sensaciones. La estructura de metal rompe su horizontalidad en una elevación ligera pero precisa para su finalidad. La elevación y su tendencia produce cierta inestabilidad del paso, inclinando el cuerpo que camina sobre la superficie metálica que genera una sensación de vértigo. El vértigo aparece como una sensación de mareo, de movimiento exterior que puede conducir incluso a la caída por la pérdida del equilibrio. Sin embargo, el vértigo es la consecuencia de la descompensación del oído que produce un desequilibrio en la aprehensión del espacio circundante.

Sounding Stone, de Nuria Fuster. Imagen cortesía de Mustang Art Gallery

Sounding Stone, de Nuria Fuster. Imagen Miriam Asencio.

La inclinación de la plataforma representa la misma tendencia que produce el vértigo: un ligero o grave declive en nuestro contacto con la realidad. El vértigo produce una sensación de movimiento irreal, puesto que se trata de una sensación subjetiva de movimiento. El trastorno del desequilibrio constituye un cuestionamiento importante en cómo se reflejan los cuerpos en el espacio. Puesto que estos no son solo percibidos, sino apercibidos por sentidos como el oído que es capaz de recrear situaciones, espacios y cuerpos mediante las ondas que produce el movimiento de estos. Al igual que la experiencia de vértigo, Sounding Stone de Nuria Fuster reflexiona sobre las relaciones entre nuestra interioridad y exterioridad.

El silencio de un cuerpo, Rubén M. Riera.

Un vídeo multicanal fragmenta la imagen de un brazo que con la mano abierta y boca abajo se sitúa sobre un fondo negro. La imagen dividida en cuatro pantallas descompone en cierto modo la figuración real.  La mano permanece inmóvil hasta que la escala musical entra en escena: un “Do” se extiende a lo largo del plano y cuando cesa, la mano golpea el fondo negro. Repentinamente este aparece como un agua negra, algo imposible en su sustancia natural. Y entonces las ondas producidas por el choque de la mano en el agua provocan un titilante movimiento lumínico. La luz emana del agua en ondas cuando el sonido desaparece. Así la escena se convierte en una doble realidad. Como en el caso de la reverberación, un cuerpo de producción acústica pierde en la repetición su forma transformándose en otra figura.

El silencio de un cuerpo, de RubenM. Riera. Imagen cortesía Mustang Art Gallery

El silencio de un cuerpo, de Ruben M. Riera. Imagen Roberto Ramos.

Lapsus es el nombre del proyecto en el que Rubén M. Riera inserta El silencio de un cuerpo y como tal nos advierte de un tiempo entre dos límites. El lapso de tiempo anuncia ese transcurrir entre los límites del audiovisual. El sonido precede a la imagen que parpadea como un eco transfigurado. Al “Do” le sigue el resto de la escala en este inusual causa-efecto invertido. Este espacio de tiempo es capaz de construir una imagen audiovisual en virtud de una virtualidad del presente en el se entremezclan materialidad e inmaterial en un tiempo de dos.

El grito ­_ Acto de comunicación nº2, Pablo Bellot.

El cuerpo, de nuevo, se pone en el centro de la acción. Un puñetazo parece ser el acto que Pablo Bellot elige como evocación del primer ejercicio de comunicación. El grito ­_ Acto de comunicación nº2 toma como inspiración la cita de Paul Virilio: “El puñetazo es el principio de la comunicación: con el puñetazo se gana proximidad cuando ya no se tienen palabras”. Si la palabra parece el acto de comunicación más sofisticado del ser humano en el que sonido, idea y creación van de la mano brindándonos la posibilidad de encuentro, el grito -como un puñetazo- rompe con la reglas de la transmisión del mensaje. Un acto de fuerza que imprime la posibilidad de disenso. Sin embargo, este grito queda enmudecido.

El grito, acto de comunicación nº 2, de Pablo Bellot. Imagen cortesía de Mustang Art Gallery

El grito, acto de comunicación nº 2, de Pablo Bellot. Imagen Roberto Ramos.

En la instalación observamos como un círculo de veintiocho megáfonos rompen con todo mensaje probable. Si la finalidad del megáfono es ampliar el sonido, en este caso amplificaría el grito, este queda enmudecido por el ruido infinito. Un megáfono conduce el sonido a otro megáfono que a su vez reproduce el sonido en otro dentro de una cadena circular irrompible. Entonces el sonido ampliado permuta en ruido.

Los efectos sonoros implícitos en los tres casos nos hacen experimentar cómo el mundo deviene una caja de resonancia permanente.

Johanna Caplliure

MAG muestra la obra de Antonio Montalvo

Lo Ajeno, Antonio Montalvo
Mustang Art Gallery
C / Severo Ochoa 36, Elche, Alicante
Del 15 de enero hasta el 26 de marzo

La nueva exposición de la sala MAG presenta en esta ocasión, a uno de los artistas más singulares de los últimos años en nuestro país. Granadino de nacimiento, Antonio Montalvo, es un creador cuya obra presenta una poesía repleta de enigmas que desborda al espectado; en palabras del crítico de arte Óscar Alonso Molina «Lo perturbador que se vislumbra en las escenas de Antonio Montalvo se impone en la conciencia del espectador casi os diría que con brutalidad, cuanto menos con cierta crudeza. Allí dentro, tras de las apariencias más anodinas –unos paños, unas nueces, flores, telas y drapeados, ganado de granja- se amasa lo insondable, aquello que se va a manifestar en algún momento para dejarnos sin habla frente a la imagen».

Antonio Montalvo se licencia en Bellas Artes en la Universidad de Granada en 2005 y desde 2009 expone en la Galería Espacio Mínimo, también ha colaborado con las galerías Alarcón Criado de Sevilla y AFA de Santiago de Chile. Entre otros galardones fue seleccionado para el premio Generaciones 2008, los premios Injuve de la Comunidad de Madrid o las Becas de Arte Caja Madrid. Es relevante su participación en un gran número de ferias de arte contemporáneo como ARCO Madrid, Zona MACO, PArC Perú, ARTBO (Bogotá), o Los Ángeles Contemporary.

Su obra forma parte de importantes colecciones la Fundación Coca-Cola, Colección Entrecanales, Colección Caja Madrid, o Colección Gobierno de Cantabria.

La inauguración contará con el concierto en vivo de Camerata Renesans, formado por Stanislav Takch. violín; Pedro Vasilevsky, violín; Arpad Babarczy, violonchelo; Zurab Kala. viola. Que interpretarán obras de Schubert durante el transcurso de la misma.

Ciudad (des)elegida

Ciudad elegida. Alberto Feijóo, Carlos Aguilera, Cristina De Middel, Ricardo Cases, Sebastián Liste, Vicente Paredes
Mustang Art Gallery
C/Severo Ochoa, 36. Elche (Alicante)
Hasta el 8 de mayo de 2015

27 de marzo, 18.00h Mesa Redonda
Con la participación de Rafael Doctor (Crítico de arte y comisario independiente) y Luis López Navarro (Realizador) más Alberto Feijóo, Carlos Aguilera, Cristina De Middel, Ricardo Cases, Sebastián Liste , Vicente Paredes, los seis fotógrafos protagonistas de la muestra. Modera Ana Alarcón, comisaria del proyecto.

27 de marzo, 20.30h Inauguración
El proyecto expositivo Ciudad Elegida reúne por primera vez en Alicante 102 fotografías inéditas de Alberto Feijóo, Carlos Aguilera, Cristina de Middel, Ricardo Cases, Sebastián Liste y Vicente Paredes. Seis creadores del mundo de la fotografía que nacieron en esa provincia y que, a pesar de su gran repercusión internacional, su reconocimiento en premios y festivales, y la lucidez de su discurso, son prácticamente desconocidos en su tierra de origen.

Sebastian Liste. The refuge. All the way back home. Cortesía Mustang Art Gallery.

Sebastian Liste. The refuge. All the way back home. Cortesía Mustang Art Gallery.

CIUDAD (DES)ELEGIDA

En 1967 la constructora Calpisa planteaba en Alicante la construcción de una gran urbanización con el nombre de Ciudad Elegida Juan XXIII entre las carreteras de Valencia y Villafranqueza. La urbanización de aquellos terrenos desiertos y alejados del centro, pero que prometía una zona residencial de ensueño, y que en algún momento incluso llegó a serlo, se inició a finales de la década de los sesenta y se terminó a finales de los setenta. Nacía en aquellos años, aparte de una urbanización feroz y arrasadora en todo el levante español y la cultura que degeneraría en pelotazo, una poderosa generación de jóvenes que viviría el éxito absoluto y el fracaso estrepitoso de la nueva situación social y económica que definiría al país entero. Bajo aquel nombre, tan evocador como agorero, que remataba con grandes letras y aún sigue dominando un pequeño barrio de Alicante, se generó la fuerza de quienes escucharon cassettes y vieron videoclips en los años ochenta, descubrieron las cámaras digitales a finales de los noventa y se colgaron de su teléfono móvil cuando comenzaba el nuevo siglo.

Esos jóvenes comenzaron a generar (buenas) imágenes, miles de fotografías que, a su vez, a través de un boom tecnológico, el auge imparable de internet y la aparición de las poderosas redes sociales permitían que esas instantáneas viajasen a la velocidad de la luz, se transmitieran hasta cualquier lugar del mundo y fueran más arrolladoras aún por lo que implicaban que por lo que en sí mostraban. Ante tal saturación y esa velocidad desmesurada, resultaba muy difícil, casi imposible, distinguir el polvo de la paja, rescatar un fulgor entre miles de flashazos. Pero de repente aparecían pepitas de oro que brillaban con tal fuerza que no hacía falta apartar mucho la arena. Y, entre ellas, cada vez más con nombres que habían nacido bajo aquellas letras decadentes, y todo el mundo, excepto nosotros mismos, los de aquí, miraba en nuestra dirección para volverse loco por el valioso oro levantino.

Alberto Feijóo. Disparar y fallar. Cortesía Mustang Art Gallery.

Alberto Feijóo. Disparar y fallar. Cortesía Mustang Art Gallery.

Turismo de masas, verano eterno, abundancia low cost y de mercadillo, ascenso a los cielos y descenso a los infiernos empresarial y económico, feísmo urbanístico, belleza mediterránea, idiosincrasia particular (por utilizar un adjetivo), circo político y un vacío, enorme abismal, tremebundo, ante el arte y la cultura contemporánea (y la acción, que no resignación, de las partes afectadas). Esas eran algunas de las respuestas, mezcladas y distintas, que encontraba cuando me preguntaba muchas veces por qué cada vez resonaban más creadores originarios de esta tierra. Quizá no se debía a nada en particular, quizá sólo era así, y punto. Pero todos esos ingredientes debían curtir y generar una manera particular de ver el mundo. Y ese vacío, esa nada y ese agujero negro por el que se podrían haber colado y haber desaparecido para siempre y que, para empezar, les hizo marcharse lejos o muy lejos, les debió dar más fuerza para trabajar sin tregua y desarrollar una certeza creativa sin precedentes.

Entre 2011 y 2014 he reunido a distintos fotógrafos nacidos en esta provincia que comparten algo en común: trabajo impecable poco o nada reconocido en su lugar de origen; trayectoria frecuentemente fuera del circuito establecido y con mucha repercusión internacional; prefijo auto en la mayoría de sustantivos que definen su recorrido (autoedición, autogestión, autodifusión…); y una decisión y un coraje fuera de lo habitual. En esta muestra cada uno nos asoma a su tierra de origen mediante trabajos inéditos que se presentan por primera vez con motivo de la misma. Alberto Feijóo (Alicante, 1985) parte del título Ciudad Elegida para construir “una estructura con los restos que encuentro en la periferia de dicha ciudad, aquellos objetos que la propia ciudad desecha y a los que otorgo una segunda vida. Muestro objetos y «memoriales» de mi experiencia con la ciudad y con el paso del tiempo”. Sebastián Liste (Alicante, 1985), fotoperiodista puro con un lenguaje fotogrí﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽o sas di que el mundo se haya vuelto msu familia poldicierra de origen a travecuentemente fuera del circuito estableciáfico muy distinto al del resto, nos muestra un diario íntimo que comenzó hace más de diez años y que se centra en Abdet, un pueblo del interior en el que vive su familia política. Carlos Aguilera (Los Montesinos, 1992), artista novel que para su puesta de largo mira a su pueblo de nacimiento y nos presenta La general: “estas fotografías establecen un punto de encuentro entre el pasado y el presente, los espacios que un día sirvieron para que se fuese configurando el pueblo por agregación, son ahora lugares borrosos a los que se les han asignado nuevos usos, indeterminados y arbitrarios”. Cristina de Middel (Alicante, 1974) rescata las imágenes de un blog que creó en 2008 cuando trabajaba para la prensa local y reúne “historias obvias y olvidadas que nunca darían su salto a las portadas. Vividas en primera persona y metabolizadas de ese mismo modo sin más filtro que la necesidad de sacar a la luz aquel detalle que convierte el día en algo mágico y excepcional, orgullosamente ajeno a la actualidad y los criterios editoriales”. Ricardo Cases (Orihuela, 1971) y Vicente Paredes (Orihuela, 1972) muestran a dúo sus Oriolanos ausentes “después de más de veinte años de un exilio voluntario que aún perdura, regresamos a nuestra ciudad para presentar un mundo adormecido por el cannabis y la religión y revisamos la iconografía oriolana que representa el alma de este lugar”.

Casi cincuenta años después de que Ciudad Elegida asentara sus cimientos, seis artistas vuelven a su Ciudad (Des)elegida para contarnos lo que sienten. Más allá de sus imágenes está la historia de una generación y de una región que podría haber sido absolutamente triste pero que deviene más bien una esperanza y hace que el cuento culmine con más moraleja que muchas narraciones clásicas. El contexto social y político en el que vivimos, y que va estrechamente relacionado con las imágenes que tenemos delante, daría para dar muchas vueltas a este texto y utilizar muchas malas palabras, pero la inteligencia que desborda de cada fotografía hace que no sea necesario. En absoluto. “El analfabeto del futuro no será aquel que no conozca las letras, sino quien no conozca la fotografía” sentenciaba el filósofo Walter Benjamin ya a principios del siglo pasado. Miremos esta(s) Ciudad(es) y no lo seamos. Nosotros no.

Cristina de Middel. Ciudad elegida. Cortesía Mustang Art Gallery.

Cristina de Middel. Ciudad elegida. Cortesía Mustang Art Gallery.

Texto curatorial de Ana Alarcón para el proyecto «Ciudad elegida».

 

Lliure Briz en Mustang Art Gallery

Lliure Briz, “Inflorescentia- Out of the Bloom”
Sala MAG
Mustang Art Gallery
C/ Severo Ochoa, número 36, Elche Parque Empresarial
Hasta el 25 de septiembre de 2014

Esta es la instalación artística número 25 que acoge Mustang Art Gallery desde que se puso en marcha en julio de 2010. La Sala MAG se configura así como una sala de exposiciones para la promoción y difusión del nuevo arte contemporáneo. Sin duda se trata de una iniciativa innovadora dentro de un entorno empresarial.

Lliure Briz durante el montaje en la Sala MAG. Cortesía Mustang Art Gallery.

Lliure Briz durante el montaje en la Sala MAG. Cortesía Mustang Art Gallery.

“Inflorescentia-Out of the Bloom”, de Lliure Briz, dado como resultado una intervención mural que cubrirá como un tapiz el gran muro central de Mustang Art Gallery. Briz ha utilizado la pigmentación de las flores como paleta cromática fusionando pintura y animación. De este modo la abstracción del color y la evolución de las formas dotan de profundidad y libertad estética a esta experiencia visual.

Esta es la singular propuesta de esta artista, de la galería “Say Hi”, ganadora del “Just Mag Premio Joven 2013”, que otorga anualmente la Sala MAG en el marco de la Feria Internacional de Arte Emergente, JUSTMAD.

Formada en la Royal Academy of Arts de Amberes fue seleccionada para representar al talento emergente de Bélgica en La Haya. Su trabajo también ha sido valorado por el Museum Quartier de Viena y el MOMA de Nueva York.

Lliure Briz durante el montaje en la Sala MAG. Cortesía Mustang Art Gallery.

Lliure Briz durante el montaje en la Sala MAG. Cortesía Mustang Art Gallery.

Y en el marco de esta exposición se dará a conocer el proyecto “Confluencias” que acogerá Mustang Art Gallery en octubre, en colaboración con AVVAC (Associació d’Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló) y la UHM. Se trata de un networking que pretende ser un punto de encuentro entre artistas jóvenes y artistas profesionales, críticos, gestores culturales y galeristas de primer orden. Se planteará como una serie de conversaciones privadas entre ambas partes que incluirá un espacio propio de exposición para cada joven artista. Podrán participar tanto estudiantes de grado de la facultad de Bellas Artes de Altea como socios de AVVAC. Estos últimos podrán presentarse tras el lanzamiento de la convocatoria en septiembre, que se comunicará a través de la propia asociación.

Lampyridae: luces, colores y luciérnagas

Carlos Coronas. Lampyridae
Mustang Art Gallery
Elche Parque Empresarial
C/ Severo Ochoa, 36. (Elche)
Hasta el 19 de enero 2014

En colaboración con el Centro Niemeyer, de Avilés, llega a Mustang Art Gallery su última exposición de este año: Lampyridae, del artista asturiano Carlos Coronas.

Los escarabajos, también conocidos como coleópteros, son el orden con más especies del reino animal. De entre las más de 375.000 especies que existen, hay al menos 2.000 especies de lampíridos (luciérnagas), algunas de las cuales destacan por su mecanismo de atracción sexual bioluminiscente. Inspirada en este efecto llamada que las luciérnagas tienen en común con los letreros luminosos, los leds de los monitores de los computadores y las pantallas de plasma de los televisores llega a la Sala MAG esta instalación. Está elaborada con una serie de grandes estructuras poligonales complejas cuyas formas simulan organismos sobre las que se sustentan tubos de color (neón y argón) que cambian su intensidad lumínica mediante sistemas electrónicos generando una sensación de organismos vivos.

Sorprendentes estructuras construidas con luces de colores dan vida a esta instalación, que se podrá visitar hasta el próximo 19 de enero en horario ininterrumpido de 10:00 a 20:00 horas, de lunes a sábado. También se ofrecen visitas didácticas, para acercar el arte contemporáneo a los diferentes colectivos de la sociedad y en especial a alumnos de educación especial, primaria, secundaria y bachillerato.

Vista de la exposición Lampyridae. Imagen cortesía de Mustang Art Gallery

Vista de la exposición Lampyridae. Imagen cortesía de Mustang Art Gallery

Un trabajo de chinos en Mustang Art Gallery

Elia Torrecilla / Francisco Javier Reina. «Chinese work»
Mustang Art Gallery
C/ Severo Ochoa, 36, Elche Parque Empresarial
Horario ininterrumpido de 10:00 a 20:00 horas, de lunes a sábado
Hasta el 12 de octubre de 2013

Elia Torrecilla y Francisco Javier Reina son los ganadores de la Beca “Puénting” 2012, que han sorprendido con un montaje para el que han utilizado 2.000 zapatillas rojas compradas en China, haciendo realidad su proyecto creativo “Chinese Work”, que plantea una reflexión sobre la expansión económica mundial de China en los últimos años, la fuga de capital y el abaratamiento de la producción.

Elia Torrecilla / Francisco Javier Reina. Chinese work, 2013. Imagen cortesía Mustang Art Gallery

Elia Torrecilla / Francisco Javier Reina. Chinese work, 2013. Imagen cortesía Mustang Art Gallery

Se trata de una singular, arriesgada, crítica y comprometida propuesta,  ganadora de la segunda edición de la Beca Puénting que otorga el Vicerrectorado de Cultura y el Departamento de Arte de la Universidad Miguel Hernández de Elche y Mustang Art Gallery. El objetivo de la beca es generar un salto a la profesionalización en el ámbito de la producción artística tomando como base de operaciones los talleres de la Facultad de Bellas Artes de Altea.

Según sus autores, “este proyecto aborda nuestras posturas en relación al capitalismo desde un interés mutuo por el espacio y lo objetual. La Beca Puénting nos dio la oportunidad de realizar una colaboración en equipo, centrándonos en una de las actividades industriales de la comarca de Elche: el calzado. De esta forma nació CHINESE WORK, un trabajo de chinos que presentamos con una instalación concebida ex profeso para la Sala MAG”.

Esta es la instalación artística número 20 que acoge Mustang Art Gallery desde que se puso en marcha en julio de 2010. La Sala MAG se configura así como una sala de exposiciones para la promoción y difusión del arte emergente y contemporáneo, suponiendo una iniciativa innovadora dentro de un entorno empresarial como es Elche Parque Empresarial.

Elia Torrecilla / Francisco Javier Reina. Chinese work, 2013. Imagen cortesía Mustang Art Gallery

Elia Torrecilla / Francisco Javier Reina. Chinese work, 2013. Imagen cortesía Mustang Art Gallery