Un Chéjov del siglo XXI

El jardí de les cireres, de Antón Chéjov, adaptación de Manuel Molins dirigida por Joan Peris
Teatre El Micalet
Guillen de Castro, 73. València
Del 7 de noviembre al 2 de diciembre de 2018

La compañía Teatre Micalet estrenó el 7 de noviembre El jardí de les cireres (El jardín de los cerezos) obra póstuma de Antón Chéjov escrita en 1903, un año antes de su muerte, que sintetiza las inquietudes y temáticas de este autor universal. Adaptada por el dramaturgo Manuel Molins, Premio de Honor de las Artes Escénicas de la Generalitat, y dirigida por Joan Peris, forman parte del reparto: Pilar Almeria, Josep Manel Casany, Cristina García, Berna Llobell, Laura Romero, Ximo Solano y Guille Zabala.

No es la primera vez que el público puede ver esta obra en valenciano. Juli Leal, en 1974 y 1984, hizo sendos montajes con la compañía Carnestoltes. Pero esta primera versión de  Chéjov para el sigo XXI es una aportación muy personal de la compañía Teatre Micalet que bajo la dirección de Peris ha reducido el elenco a siete personajes enfatizando las similitudes entre los albores del siglo XX y la actualidad como dos momentos claves de cambios de ciclo histórico. “Teníamos este título en cartera hace mucho tiempo pero El Jardí... requiere madurez tanto de edad como profesional”, dice Pilar Almeria. Una madurez que tras 23 años de vida y una veintena de producciones  la compañía ha alcanzado plenamente.

El jardí de les cireres. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

El jardí de les cireres. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

A través de las vicisitudes de una familia de la aristocracia obligada a desprenderse de un precioso jardín improductivo, símbolo de su status, Chéjov retrata la encrucijada entre la agonía del zarismo y la revolución soviética. Describe la transición desde el protagonismo absoluto de la aristocracia al nacimiento de una nueva casta formada por los descendientes de los antiguos siervos liberados que se han enriquecido, a costa muchas veces de la debilidad de sus antiguos amos ociosos.

Nobles decadentes, los nuevos arribistas y los que sueñan con el cambio social. “Los personajes de la obra representan estos tres prototipos sociales que coinciden en un tiempo y espacio”, comenta Almeria. Gran conocedor del alma humana y compasivo siempre con sus personajes, Chéjov presenta una galería de seres humanos que asisten al destino que les ha tocado vivir. “Lo que les ocurre, salvando las distancias, es parecido a la situación actual”, señala la actriz. “Se percibe una sensación de derrota y la gente anda desorientada porque se producen cambios muy rápidos y el futuro se vislumbra incierto”.

Una de las dificultades que encuentran los intérpretes en este texto es ser capaces de expresar lo que se lee entre líneas, lo que subyace en los diálogos. “Los personajes parecen personas vulgares y da la impresión de que en sus vidas no pasa nada interesante pero por debajo palpitan intensos sentimientos y grandes cambios que en este caso giran en torno al amor y el dinero”, añade Almeria.

Aunque ha pasado más de un siglo desde que Chéjov escribió este texto, “hoy se empiezan a ver síntomas de un mundo en descomposición”, dice Molins. “Un ultraliberalismo que hace peligrar las conquistas sociales conseguidas con tanto esfuerzo  e incluso se habla de un retorno a la esclavitud por las reformas laborales de la derecha en complicidad con el FMI. Crecen los partidos xenófobos y homófobos, mientras el electorado mayoritario se distrae con pantallas, móviles, tabletas y la televisión. Estamos en un cambio de época y eso es también lo que presenta nuestra versión de Chéjov”, concluye Molins.

La puesta en escena refleja el carácter simbólico presente en la obra de autor ruso. El vestuario recuerda al de principios del pasado siglo pero sin rigor histórico. Aprovechando las posibilidades de la sala, se ha creado un espacio trasversal que sumerge al espectador en la casa donde ocurren los hechos y en los laterales se insinúan unas sombras que recuerdan las ramas de los árboles. Tras dos meses de ensayos la veterana compañía cumple el sueño de sumar a su repertorio este gran clásico universal.

El jardi de les cireres

El jardi de les cireres. Imagen cortesía de Teatre Micalet

Bel Carrasco

La piedad de Chéjov

Atchúusss!!!, de Anton Chéjov, dirigida por Carles Alfaro
Con Malena Alterio, Adriana Ozores, Ernesto Alterio, Fernando Tejero y Enric Benavent
Teatro Olympia
C / San Vicente Mártir, 44. Valencia
Del 11 al 15 de enero de 2017

Queda totalmente prohibido constiparse esta semana porque sólo hay cinco días para disfrutar de un espectáculo memorable. La obra Atchúusss!!! que estará del 11 al 15 de enero en el Teatro Olympia,  viene arropada por un conjunto de nombres que son sinónimo de calidad. Nada menos que Antón Chéjov, Carles Alfaro y cinco actores como cinco copas de pino: Malena Alterio, Adriana Ozores, Ernesto Alterio, Fernando Tejero y Enric Benavent, coautor del texto dramático. El equipo artístico del montaje producido por Pentatión se completa con el diseño de vestuario de María Araujo y la música de Mariano Marín.

Escena de 'Atchúusss!!!'. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Escena de ‘Atchúusss!!!’. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Como el título indica, el estornudo como síntoma del resfriado es el nexo de unión entre los distintos personajes entrelazados en una historia cuyo hilo conductor es un viejo acomodador de teatro. Tras una monumental borrachera se despierta en las butacas de platea e inicia un viaje por el pasado. En un alarde de versatilidad los actores interpretan hasta cuatro personajes distintos. Malena Alterio, por ejemplo, se convierte en una burguesa aburrida, una institutriz apocada, una mujer de carácter muy potente y una hija peculiar.

Deseoso de tener una experiencia en las tablas que completara su intenso trabajo televisivo, Fernando Tejero impulsó este proyecto, al que pronto se sumaron los hermanos Alterio, Adriana Ozores y los demás participantes. Carles Alfaro sugirió los cuentos de Chéjov como punto de partida para crear un texto dramático acorde con nuestro tiempo.

Escena de 'Atchúusss!!!'. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Escena de ‘Atchúusss!!!’. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Humor delirante

Anton Chéjov escribió una larga lista de textos humorísticos firmados con el pseudónimo Antosha Chejonte que usó en su juventud cuando era estudiante de Medicina y periodista en sus ratos libres. El espectáculo se basa en esa abundante obra juvenil, ágil y cómica, escrita con el objetivo de ganarse la vida y de contribuir al bienestar familiar que fue publicada en revistas y periódicos. Farsas breves y sainetes con acentos vodevilescos, en su mayoría drásticamente eliminados de sus Obras Completas por considerarlas él mismo como “de segunda”, indignas de su reputación.

Escena de 'Atchúusss!!!'. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Escena de ‘Atchúusss!!!’. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Sin embargo, algunos de esos vigorosos y delirantes cuentos, esbozos, sátiras y diálogos humorísticos, han dado por mérito propio el salto desde el papel de periódico al escenario para ser representados como cuadros independientes en espectáculos que ahora consideraríamos de variedades.

La obra muestra desde un ángulo menos habitual, menos solemne, que Chéjov está dotado de una ilimitada compasión y una inmensa piedad. “En estos relatos convirtió en protagonistas a figuras que hasta entonces sólo habían servido de forillo, coro y paisaje de fondo a otros personajes mucho más poderosos”, dice Alfaro. “En ellos muchísimos hombres, mujeres, niños y hasta animales, cada uno de ellos con sus mezquindades y sus heroísmos, sus cobardías, sus avaricias, sus ansiedades, sus hastíos, sus enfermedades, sus ilusiones, sus ridiculeces, sus pequeñas osadías y sus grandes arrepentimientos. Y no en bloque, sino (¡oh genialidad!) de uno en uno, como sin duda se merecían; es decir, nos merecemos”, concluye Alfaro.

Atchúusss!!! Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Atchúusss!!! Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Bel Carrasco

Los deseos amargos de ‘Tío Vania’

Tío Vania, de Anton Chéjov, dirigido por Jerónimo Cornelles
Jueves 13 y viernes 14 de octubre de 2016
Peer Gynt. El Gran Monarca, de Henrik Ibsen, dirigido por Jorge Eines
Sábado 15 y domingo 16 de octubre
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia

Una de las señas de la programación de Sala Russafa es la reivindicación del teatro clásico, incluyendo acercamientos novedosos, que permiten descubrir cómo historias y personajes escritos en otros siglos pueden encajar perfectamente en el actual porque hablan de las emociones humanas, algo tan genuino que no entiende de calendarios.

Escena de Tío Vania, de Jerónimo Cornelles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de Tío Vania, de Jerónimo Cornelles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Esta semana, el centro cultural concluye su ciclo ‘Alcem el teló’, con el que ha arrancado su actividad esta temporada y que funciona como una declaración de intenciones y una muestra de la programación que podrá verse hasta junio de 2017. Ahora es el turno de la revisión del teatro clásico de la mano de destacadas compañías del ámbito nacional y valenciano. El 13 y 14 de octubre, Sala Russafa programa la versión de ‘Tío Vania’ de la compañía valenciana Bramant Teatre una tragicomedia sobre la búsqueda de la felicidad. Chéjov escribió en 1899 esta historia de una familia rural acomodada, aunque venida a menos, que se cuestiona su planteamiento vital y el letargo en el que anda sumida a raíz de la visita del cuñado del anciano Vania con su nueva mujer.

Jerónimo Cornelles adapta, actualiza y dirige este clásico que interpreta junto a Rafa Alarcón, María Minaya, Ernesto Pastor, María Poquet, Teresa Soria y Laura Valero. Una amarga pero emocionante comedia que forma parte de la trilogía de la compañía valenciana sobre el teatro naturalista.

Cartel de Peer Gynt. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Cartel de Peer Gynt. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Otro acercamiento distinto a los clásicos llega de la mano de la formación madrileña Tejido Abierto Teatro, que el 15 y 16 de octubre estrena en Valencia una versión de una de las obras más populares del dramaturgo y poeta Henrik Ibsen: ‘Peer Gynt. El gran Monarca’.

El reputado Jorge Eines, teórico teatral y director de más de 40 espectáculos en España, Argentina, Colombia, Estados Unidos e Israel, aporta su personal sello a la adaptación y dirección de esta fábula. Un retrato de los anhelos y ciclos vitales del ser humano a través de Peer Gynt, un seductor personaje que en esta nueva versión va encontrándose con referentes tan variados como El Quijote, Marilyn, la entrega de Los Óscar, Los Fiordos o la Meseta Castellana en una trama genial, llena de deliciosa incoherencia.

Juan Díaz encabeza el elenco del espectáculo que incluye a Agus López, Carmen Vals, Daniel Méndez, Danai Querol, Carlos Enri, Beatriz Melgares y Belén Lázaro. Una puesta en escena totalmente actualizada, con música en directo y una arriesgada estética, caracterizan el novedoso acercamiento a este clásico del S.XIX, totalmente vigente en nuestros días.

Escena de Tío Vania.

Escena de Tío Vania, de Jerónimo Cornelles. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La más fuerte…¿o no?

La más fuerte, de Bramant Teatre
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Del 8 al 17 de abril de 2016

Sala Russafa cierra la quinta edición del ciclo de programación que desde febrero ha dedicado a las compañías valencianas con una de las formaciones más prestigiosas de la escena local, Bramant Teatre, con más de 20 espectáculos en una trayectoria que arranca en 1998 y en la que han recibido reconocimientos como las nominaciones a los Premios Max como Mejor Espectáculo Nacional por ‘Construyendo a Verónica’ y al Mejor Espectáculo Revelación por ‘Reencuentros’, así como numerosos galardones y nominaciones en los Premis de les Arts Escéniques de la Generalitat Valenciana y Premis Abril.

Del 8 al 17 de abril presentan el estreno absoluto de ‘La más fuerte’, una versión libre del texto escrito por August Strindberg que sirve para completar la trilogía de teatro naturalista emprendida por la compañía.

Amparo Ferrer Báguena en 'La más fuerte', de Bramant Teatre. Imagen del video de Escaparate Visual.

Amparo Ferrer Báguena en ‘La más fuerte’, de Bramant Teatre. Imagen del video de Escaparate Visual.

“Queríamos tocar a los autores más significativos de este movimiento que casi podríamos decir que es el germen del teatro que se hace hoy día. Empezamos en 2013 y con Ibsen, con la adaptación de ‘Casa de Muñecas’. Después vino Chéjov con ‘Tío Vania’, el año pasado. Y esta vez nos hemos ido a por otro autor controvertido, pero que sin duda ha marcado las artes escénicas”, comenta Jerónimo Cornelles, autor de la versión que se estrena.

En la segunda mitad del siglo XIX, Strindberg creó ‘La más fuerte’, una pieza breve y para dos actrices, de las que una permanecía prácticamente muda durante toda la representación. Ahora, Cornelles la ha convertido en un nuevo espectáculo con algo más de hora de duración, trasladando la acción a la época actual, introduciendo cambios en los caracteres, creando un nuevo personaje y alargando la trama.

La más fuerte, de Bramant Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La más fuerte, de Bramant Teatre. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Él mismo, junto a Teresa Crespo y Amparo Ferrer Báguena, interpreta el encuentro entre una mujer y hombre en una cafetería, en Nochevieja. Ambos han compartido experiencias con otro individuo al que se hace constantemente referencia y al que, curiosamente, también conoce la camarera que les atiende, tercer vértice de un interesante triángulo de personajes.

“Me parece muy estimulante tomar como base obras que son una referencia indiscutible y trabajar con ellas para transformarlas, actualizándolas, incluyendo nuevas tramas, estableciendo relaciones inesperadas entre los personajes o inventando algunos, pero siempre con el sello de Bramant”, admite el autor e intérprete que, a diferencia del último montaje, en esta ocasión deja la dirección en manos externas, concretamente en las de Chema Cardeña.

“La idea de hacer una versión sobre este texto nació de él, así que lo más natural era pedirle que colaborara aportando su visión como director, que siempre es muy novedosa y que ha enriquecido el espectáculo”, comenta Cornelles, a quien la experiencia previa con Cardeña en numerosas obras como ‘El Idiota en Versalles’, ‘7 Reinas’ o ‘De Hiroshima y Nagasaki’, le ha otorgado la confianza necesaria para centrarse en la interpretación en este nuevo proyecto.

Jerónimo Cornelles en 'La más fuerte', de Bramant Teatre. Imagen del video de Escaparate Visual.

Jerónimo Cornelles en ‘La más fuerte’, de Bramant Teatre. Imagen del video de Escaparate Visual.

Cardeña imprime un ritmo muy dinámico y un tono de comedia para acercarse a una trama capaz de congelar la sonrisa en el espectador. A través de la conversación que va desarrollándose en el encuentro que recrea la pieza, se deslizan temas como la dependencia emocional, el maltrato psicológico y físico o la perversidad de las relaciones que pueden llegar a establecerse entre los seres humanos.

“Era necesaria una vis cómica para poder asumir los temas tan serios que se tratan en el texto de Strindberg y que reflejan cómo, dos siglos después de haberse escrito esta historia, la psicología humana no ha cambiado demasiado en algunas cosas”, apunta Cornelles.

Lo que sí cambian son las conclusiones que puede extraer el espectador al ver la nueva propuesta de Bramant. “Ya no será tan sencillo juzgar si la más fuerte es quien se lanza a hablar o el que se atreve a escuchar”, señala el autor de esta versión que hasta el 17 de abril programa Sala Russafa.

Amparo Báguena en 'La más fuerte', de Bramant Teatre. Imagen del video de Escaparate Visual.

Amparo Ferrer Báguena en ‘La más fuerte’, de Bramant Teatre. Imagen del video de Escaparate Visual.

El Tío Vania de Jerónimo Cornelles

Tío Vania, de Antón Chéjov, en versión y dirección de Jerónimo Cornelles
Intérpretes: Jerónimo Cornelles, María Poquet, Rafa Alarcón, Ernesto Pastor, Isabel Requena, Laura Valero y María Minaya
Preestreno en el TAC de Catarroja
Avda. Excelentisima Diputació, 16. Catarroja (Valencia)
Sábado 30 de mayo de 2015, a las 20.00h
Estreno en el Teatro Rialto
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia
Miércoles 3 de junio de 2015, a las 20.30h
Hasta el 7 de junio, 2015

‘Tío Vania’, de Antón Chéjov, es una de las obras cumbres de la literatura dramática del siglo XIX. Chéjov refleja en la obra el apocalipsis interior de un puñado de destinos humanos, la manera peculiar en la que el tiempo se instala en su interior, y cómo el tedioso transcurrir de los días derrumba sus esperanzas.

Imagen del cartel de Tío Vania, de Jerónimo Cornelles. Cortesía de Bramant Teatre.

Imagen del cartel de Tío Vania, de Jerónimo Cornelles. Cortesía de Bramant Teatre.

Bramant Teatre presenta, con esta revisión actual y contemporánea de ‘Tio Vania’, una propuesta donde se verá cómo Vania y su familia, rural y aristocrática venida a menos, se replanteará su vida ante la visita de su cuñado y la nueva mujer de este; un rayo de luz que les hará despertar del letargo en el que se hallan instalados.

Una propuesta tragicómica, llena de luces y sombras, que tomando como tema central el deterioro de la vida, la resignación, y la “inmovilidad” de algunas personas por decisión propia consciente o inconsciente, sirve de espejo a un espectador que puede llegar a reconocerse ante lo que está viendo.

Imagen del video promocional realizado por Escaparate Visual de 'Tío Vania', de Jerónimo Cornelles.

Imagen del video promocional realizado por Escaparate Visual de ‘Tío Vania’, de Jerónimo Cornelles.

Una amarga comedia, que demuestra que hay textos que por muchos años que tengan nunca dejan de ser de vigente actualidad, donde conoceremos a un grupo de personajes que en lugar de ir, o al menos intentarlo, hasta las estrellas, prefieren lamentarse sentados desde el sofá bebiendo vodka de lo lejos que éstas se encuentran y lo difícil que sería levantarse para llegar hasta ellas.

Jerónimo Cornelles actualiza esta amarga comedia clásica de Chéjov, que retrata la decadencia de una familia venida a menos, donde siete personajes, llenos de pasiones cruzadas, serán conscientes ante el “despertar” del tío Vania, que además de soñar otra vida donde ser felices, quizás deberían dejar de actuar como muertos en vida en esta.

Una emotiva y divertida propuesta que sirve de espejo para reflejar nuestras contradicciones ante la eterna búsqueda de la felicidad. Un clásico de todos los tiempos.

Jerónimo Cornelles en una imagen del video promocional realizado por Escaparate Visual de la obra 'Tío Vania'.

Jerónimo Cornelles en una imagen del video promocional realizado por Escaparate Visual de la obra ‘Tío Vania’.

EACC. Performance inaugural de Javier Núñez Gasco

Javier Núñez Gasco. Fuera de acto
Espai d’art contemporani de Castelló (EACC)
C/ Prim, s/n. Castellón
Performance inaugural: 30 de enero, 20.00 h.

En los trabajos de Javier Núñez Gasco (Salamanca, 1971), especialmente aquellos en los que se introduce en el territorio de las artes escénicas, la realidad y la ficción se muestran indistinguibles ante el espectador. Su implicación directa, performativa, es una característica que se formula con éxito en sus obras. Sus proyectos guardan una lógica entre sí, como resultado de una dinámica que persigue crear realidades en lo social, alimentándose del contacto con lo extraordinariamente sencillo de cada día. La observación y la reflexión acerca de lo que sucede a su alrededor, a nuestro alrededor, encuentra en sus obras una formalización imaginativa, liberada de juicios de valor.

Fuera de acto es una propuesta de confrontación entre la obra artística y el público, mediante la exposición variable de algunos de los trabajos realizados por Javier Núñez Gasco en el ámbito de las artes escénicas durante los últimos años. Este proyecto, comisariado por José Luis Pérez Pont, se ha concebido específicamente para el Espai d’art contemporani de Castelló como una experiencia vinculada a las artes vivas.

La representación teatral descansa sobre un acuerdo tácito entre público y actores, que gestiona la ilusión del hecho escénico y consiste en aceptar que lo que ocurre en el escenario es una forma de verdad consentida durante el tiempo de la representación. En lo cotidiano la realidad también se construye mediante pactos y representación de roles. Mediante convenios no escritos con los otros establecemos acuerdos temporales para la construcción de realidades. De este modo participamos en la creación de un espacio público basado en la representación.

Fuera de acto plantea una ruptura de los acuerdos establecidos dentro de las exposiciones de arte contemporáneo. La exposición se convierte en obra en sí misma y la obra que se presenta siempre está en constante cambio. No interesa que el objeto expuesto sea un fin sino un catalizador de la acción. En este caso, el espectador es el protagonista, se convierte en actor y mira la obra desde dentro y desde fuera, a la vez que el artista se erige en actor y torna espectador al mismo tiempo.

Una parte importante de este proyecto es el workshop: Obra completa/Fuera de acto, impartido por el reconocido director y dramaturgo lisboeta André E. Teodósio y el artista Javier Núñez Gasco, con el que se propone una ruptura de acuerdos y la creación de nuevos pactos. Con ese objetivo y con el firme propósito de que las obras cambien y actúen como catalizadores dependiendo del contenido con que se llenen, se plantea un laboratorio de construcción de sentido en el que cada participante pueda aportar ideas e interpretaciones, un taller teórico práctico organizado por el EACC y dirigido a personas con interés especial en las artes plásticas y escénicas.

Se trata de releer los roles que funcionan dentro de las artes escénicas en relación con el display expositivo, los modos de reconocimiento del objeto, su posibilidad de producir acción y la carga performativa generada por el observador. En definitiva, se trabaja sobre la posibilidad de inversión de sentido en el objeto artístico, la capacidad de dotarlo de intención y actuación, y cómo ello afecta a la mirada condicionada del espectador.

El taller se celebra del 26 al 30 de enero en el mismo espacio expositivo que albergará la muestra posterior Fuera de acto, y se invitará a los participantes a colaborar en la construcción de lo que pretende ser una exposición diferente. Las aportaciones inmediatas generadas durante el diálogo entre los participantes, el artista plástico y el experto en dramaturgia servirán para configurar las acciones que se realizarán en la performance inaugural del 30 de enero de 2015, convertida en una exposición que durará tan solo unas horas.

En esa fecha la sala permanecerá vacía, siendo a través del relato que los asistentes tendrán acceso a las obras ausentes, en un ejercicio de transmisión oral de conocimiento. La pieza Mil palabras: acción, objeto, contadores es el resultado del workshop, como una fórmula de mediación en la experiencia personal entre el individuo y la obra de arte. Diez personas, los “contadores”, describen las obras mientras realizan una secuencia de movimientos marcados por el espacio expositivo entre los objetos ausentes. Esta “coreografía” es interrumpida por un músico que interpreta una melodía haciendo uso de un objeto transformado, Arma muerta, resultado de la adaptación del cañón de una escopeta para convertirse en flauta travesera. Con esta melodía los “contadores” acuden de forma ordenada a un punto de la sala, un tramo de pared en el que se han perforado una serie de orificios formando una frase. Algunos de esos orificios están preparados para que, soplando a través de ellos, se generen distintas notas de la escala musical. Una vez situados frente a esta pared y habiendo finalizado la melodía de la “flauta”, los “contadores” adoptan una postura acordada y soplan por los orificios de este Instrumento en un “cluster” sonoro. Al mismo tiempo que se activa el acorde, se desvela el mensaje oculto en su vestimenta.

Javier Núñez Gasco. Ejecución: acto y resultado, 2015. Imagen cortesía del artista.

Javier Núñez Gasco. Ejecución: acto y resultado, 2015. Imagen cortesía del artista.

La segunda performance, Ejecución: acto y resultado, comienza inmediatamente después. Para esta acción se cuenta con la colaboración de agentes de la policía científica, expertos en balística, que descargarán cientos de disparos con un arma del calibre 22 sobre tres resmas de papel de imprenta colocadas en el suelo de la sala con el fin de escribir una frase atribuida, aunque nunca escrita, por el dramaturgo Antón Chéjov.

El proyecto de Javier Núñez Gasco pretende retomar el hecho escénico y llevarlo fuera de los límites del escenario, romper el acuerdo y crear nuevos pactos. Metafóricamente, el proyecto consistirá en disparar esa pistola de la que hablaba Chéjov, más allá del espacio convenido, en ese territorio de nadie, en el campo de lo cotidiano, en el que los acuerdos de construcción y representación de realidad están en constante cambio y movimiento. Dicho de otra manera, Fuera de acto pretende trasladar hechos teatrales a la realidad misma.

Una semana después, el 6 de febrero de 2015, tendrá lugar la inauguración de la exposición con una revisión de los trabajos de Javier Núñez Gasco relacionados con las artes escénicas, ahora ya presentes en la sala, que convivirán en el EACC con la presencia de las piezas resultantes de las performances realizadas y su registro en vídeo.

El título Fuera de acto pretende romper la estructura formal de la exposición otorgando todo el protagonismo al público, que es el que dota de contenido y transforma los acontecimientos. Es aquí donde radica su verdadero propósito.

Javier Núñez Gasco. Prótesis para una bailarina. Cortesía del artista.

Javier Núñez Gasco. Prótesis para una bailarina. Cortesía del artista.

Javier Núñez Gasco (Salamanca, 1971)
Vive y trabaja entre Madrid y Lisboa. Su obra se caracteriza por haber logrado desarrollar una mirada propia para acercarse a la realidad, así como las múltiples formas con las que afronta los recorridos que separa en ocasiones al arte del sentido común. Para su proyecto Miserias Ilimitadas, Lda. (2002-2007) diseñó una fórmula empresarial legalmente constituida -con sede en Portugal-, creada con el fin de promover la solidaridad social y anticipando la llegada de una miseria ilimitada a las sociedades de la opulencia, para desesperación de una parte creciente de la ciudadanía. Aunque quizás sea Microchip (2002) el más perverso de sus proyectos y en el que más claramente se evidencia la facilidad con la que pueden crearse y difundirse falsedades a través de los medios de comunicación de masas. Su implicación directa, performativa, es una característica que se repite con éxito en buena parte de sus trabajos. Sus proyectos guardan una lógica entre sí, como resultado de una dinámica que persigue crear realidades en lo social, pues se alimentan del contacto con lo diario.

La implicación que requieren por parte del comprador, del coleccionista, algunas de sus piezas –iniciadas en 2005-, es una característica común en Tu Creador no te olvida y Resting pieces (R.I.P.). La primera de éstas rinde homenaje a las ideas que, por diversas razones, no ha podido llevar a cabo, y sirve como base para el proyecto Resting pieces (R.I.P.). Este último es un work in progress a partir de lápidas funerarias o conmemorativas talladas en piedra, que contienen algunas de esas ideas no realizadas. Concebido para el circuito comercial artístico, la obra se completa y cobra sentido con el acto de la compra. Las propuestas valiosas e imaginativas de Núñez Gasco son numerosas, como las que resultan de su colaboración en el ámbito teatral. Con la compañía Teatro Praga han surgido proyectos como Público incondicional (2009), Sueño (2010) o Miedo escénico (2012) que son el eje del proyecto Fuera de acto (2015) en el Espai d’Art Contemporani de Castelló. Trabajos en los que la acción del artista se convierte en un modo de relación parasitaria a través de la que indaga la ilusión del hecho escénico, consistente en aceptar que todo lo que ocurre en el escenario es una forma de verdad consentida durante el tiempo que dura la representación, a la vez que el público supone que esta verdad está contenida en una ficción.

Ha participado en numerosas exposiciones y ferias nacionales e internacionales, su obra forma parte de colecciones como la de Fundación Botín, Purificación García o Centro Ordóñez-Falcón de Fotografía, entre otras.