Adú: deshumanización, dolor y supervivencia

Título: Adú
Director: Salvador Calvo
País: España.
Reparto: Moustapha Oumarou, Adam Naourou, Luis Tosar, Anna Castillo, Álvaro Cervantes, Miquel Fernández, Zayiddiya Dissou, Jesús Carroza, Ana Wagener…

Zayiddiya Dissou y Moustapha Oumarou en sus papeles de hermanos Alika y Adú.

La segunda película de Salvador Calvo tras «1898. Los últimos días de Filipinas» —ópera prima que generó polémica en el 2016 por tratar el mito de los soldados resistentes en la iglesia filipina de Baler— parece destinada a asentar definitivamente al director madrileño.

Ya metidos en harina con «Adú» es de obligada indicación que en el film convergen tres historias paralelas en el tiempo y que todas ellas tienen como telón de fondo la miseria, la deshumanización, la supervivencia y el continente africano.

Escena Adú. Con Anna Castillo y Luis Tosar.

Ahora bien, tanto la historia de la caza furtiva con Luis Tosar como defensor de los elefantes junto a su indisciplinada hija (Anna Castillo), así como la del juicio a la Guardia Civil melillense por la muerte de un refugiado congoleño en un salto masivo a la valla fronteriza, son meras comparsas bien dosificadas de la estremecedora historia principal que reside en la huida y éxodo de Adú (Moustapha Oumarou), un niño camerunés de seis años, primero con su hermana Alika ( Zayiddiya Dissou) y después con Massar (Adam Naourou), un chaval adolescente que le ofrece ayuda desinteresada y con el que traba dependencia y una sincera amistad.

Adú, el niño protagonista encarnado por Moustapha Oumarou.

La historia de Adú es tremenda, por desgracia más común de lo que debería y de lo que nos gustaría. No duden en olvidarse previamente de los parlanchines y charlatanes, muchos de ellos grandes «patriotas», y sus críticas negativas al cine español. Ni caso, es un orgullo que esta película sea española, le da mil vueltas a la gran mayoría de la cartelera, es profunda, tiene intriga, posee secuencias extraordinariamente conmovedoras, le pone rostro al drama de la inmigración, provoca solidaridad, empatía y es real como la vida misma, tanto como que 70 millones de personas se desplazaron en el 2018 a la búsqueda de un mundo mejor y la mitad eran niños.

Y por eso que su mensaje llega a lo más hondo del alma tampoco duden en llorar todo lo que haga falta, sin contención, con emoción. Seguro que no se arrepentirán de Adú.

Juanjo Mestre

Bajo el mismo techo que Juana Macías

‘Bajo el mismo techo’, de Juana Macías.
Los Preestrenos de Kinépolis
Festival de Cinema de Paterna Antonio Ferrandis
Cines Kinépolis
Heron City-Paterna, Valéncia
Febrero de 2019

El estreno de ‘Bajo el mismo techo’, dirigida por Juana Macías y protagonizada por Silvia Abril y Jordi Sánchez, tuvo lugar el pasado día 1 de febrero de 2019 en los Cines Kinépolis. La comedia narra los sinsabores de una separación, que si bien deja patente los más comunes desacuerdos, Macías los eleva a la enésima potencia con gags y tópicos en los que el espectador se reconoce fácilmente.

Imagen: cortesía de Universia. Cartel promocional de 'Bajo el mismo techo'

Imagen: cortesía de Universia. Cartel promocional de ‘Bajo el mismo techo’

La directora utilizará como eje central para construir su fantasía la problemática por todos conocida, como fenómeno de la burbuja inmobiliaria. Es más, comenta que está basada en lo que nos ha pasado en los últimos años, tanto como sociedad como individualmente, ya que destaca conocer a varios matrimonios en una situación similar a la que se muestra en la película.

Este punto de partida contará con un sinfín de elementos que orquestan un caos falsamente abrazado con la utilización de un humor fácil y desenfadado, como ente liberador y, en ocasiones, canalizador de tensiones, mostrando un espejo que devuelve nuestro reflejo desacralizado. Y para reírse de uno mismo, pocos actores podrían encarnar mejor este papel que los protagonistas, de quienes la directora contesta que resultó muy fácil y divertido trabajar con ellos, ya que, al conocerse de otros papeles, la química y la conexión a la hora de  trabajar creó un ambiente más desternillante si cabe. Además, puntualiza que si bien cada uno cuenta con sus propios métodos de estudio, la mezcla resulta excelente y acompasada.

Imagen: cortesía por Filmafinitty. Fotograma de rodaje del film, en que encontramos a los protagonistas con la directora.

Imagen: cortesía por Filmafinitty. Fotograma de rodaje del film, en que encontramos a los protagonistas con la directora.

Otro de los puntos significativos radica en la actualidad y en la inmediatez, e integra profesiones actualmente en auge, como el mundo de los creadores de contenidos online, ya que, como bien dice Macías, resulta necesario aportar visibilidad y seriedad a propuestas laborales que antes no podíamos ni siquiera soñar, destacando la necesidad de una apertura de mente frente al futuro inmediato.

Más allá de la problemática que desarrolla el metraje, resulta interesante ahondar en dos temas recurrentes, como es la visión del cine español tanto desde el punto de vista del espectador, como de los propios cineastas y, por otro lado, la problemática de género, en cuanto al reconocimiento de los profesionales del cine.

Si bien es cierto que frente al cine español siempre ha existido la creencia de que sus temáticas se encallan dentro de dramas sociales con cierto carácter sexualizado, debemos remarcar que no es cierto, puesto que existen metrajes de una calidad altísima. Es más, con el reconocimiento que en la actualidad están alcanzando tanto actores como actrices a nivel internacional, debería hacernos dudar sobre esta premisa inicial.

Al preguntarle a Macías, ella alega que el cine español se encuentra en continuo crecimiento, hablando de una expansión de varios géneros como el thriller, el drama y, evidentemente, la comedia. También hace hincapié en la apertura del cine español a grandes producciones y, por supuesto, un inevitable cambio generacional, lo cual viene cargado de nuevas propuestas frescas y actualizadas.

Imagen: cortesía de Juana Macías Detalle en la rueda de prensa

Imagen: cortesía de Juana Macías Detalle en la rueda de prensa

En cuanto a las cuestiones de género (y ante un año bastante convulso y reivindicativo en toda la industria cinematográfica), resultaba totalmente necesario abordar esta situación, ya que pertenece a un cambio que apuesta por productoras femeninas, y la necesidad de la creación de proyectos ambiciosos dirigidos por mujeres. Si bien es cierto que nos hallamos en un recorrido arduo y, en ocasiones, difícil, cada vez existen más mujeres guionistas, más temáticas de igualdad y, como Juana Macías defiende, el cine crea referentes.

Y este será uno de los puntos claves dentro de la asociación de mujeres cineastas a la que ella pertenece, impulsando y creando pluralidad en los puntos de vista, otorgando voz y dando visibilidad a un amplio abanico de ejemplos. El público ríe, llora, crece, teme ,y sobre todo, reflexiona. El cine tiene esa capacidad de trasladarnos muy lejos de nuestros asientos, con la intención de contribuir a la formación de conciencias bien amuebladas y, fundamentalmente, hacernos felices, entretenernos y liberarnos de nuestras preocupaciones mundanas.

Victoria Herrera