Una mirada escénica a la programación del TEM

Teatre El Musical (TEM) | Presentación de la nueva temporada
De septiembre a diciembre de 2020
Plaça del Rosari 3, València
Martes 15 de septiembre de 2020

“Hemos podido recuperar el 80% de la programación”. Con esta afirmación comenzaba Maite Ibáñez (concejala de Acción Cultural del Ayuntamiento de València) la presentación de la nueva programación del TEM, donde hacía hincapié, además, en la filosofía que a raíz de la presente pandemia ha tenido como máxima “no cancelar, sino aplazar” (en lo que a su competencias se refiere), incidiendo en la importancia de programar proyectos “conectados con el barrio”.

La concejala –que estuvo acompañada por Inma García, codirectora del Festival 10 Sentidos, por la coreógrafa y bailarina Ana Luján (premio Max en 2016 como mejor bailarina principal) y Anna Martí, de la compañía valenciana Crit Teatre–, a modo de preámbulo, hizo una mención de reconocimiento a Roldolf y Josep Lluís Sirera por su reciente galardón por ‘Dinamarca’ a mejor autoría teatral en la presente edición de los Premios Max de las Artes Escénicas, celebrado el pasado lunes 7 de septiembre en el Teatro Cervantes de Málaga, así como a su labor “apoyando nuevas compañías, sumando y fortaleciendo el tejido del teatro valenciano”.

Durante los próximos meses, el TEM acogerá piezas de Russafa Escénica, Mostra Viva del Mediterrani, Festival 10 Sentidos, Danza Valencia, Circuito Bucles, Música y flamenco y, además, la segunda edición de esFERa.

De este modo, el pasado sábado tuvo lugar el encuentro escénico ‘Íntims en Pausa’, de la coreógrafa y bailarina Ana Luján, (dentro del marco del festival Cabanyal Íntim), que hacía hincapié en su devoción por la coreógrafa y directora alemana, pionera de la danza contemporánea y precursora de la danza teatro, Pina Bausch. “Este barrio está en constante lucha por la mejora y la unión social desde la cultura”, asevera Luján.

‘Fase, Four Movements to the Music of Steve Reich’, de Anne Teresa Der Keersmaeker. Fotografía cortesía del Festival 10 Sentidos.

El Festival 10 Sentidos, que aborda su décima edición bajo el lema ‘Soñadores’, recalará en el TEM con la primera obra de Anne Teresa Der Keersmaeker, ‘Fase, Four Movements to the Music of Steve Reich’ (25 y 26 de septiembre). “El espectáculo es danza en relación a la música, danza que genera otra dimensión y que lleva representando ella misma desde 1982”, indica Inma García, codirectora del festival junto a Meritxell Barberá. “Un trabajo impecable, riguroso y de primer nivel” que “había legado en la gente joven y ellos hacen que la pieza siga viva”.

Russafa Escénica, con ‘Cruising’, de Alejandría Cinque, y ‘How to be a sexy heroine’, de María Tamarit, abre la propuesta cultural de octubre, dos piezas que conjugan la búsqueda de la identidad y la distintos enfoques sobre la sexualidad.

La programación continúa con Mostra Viva del Mediterrani, un lugar de encuentro con las culturas mediterráneas, el festival de arte, ciencia y tecnología Volumens y Escucha!Valencia, que da cabida a las artes efímeras, al sonido experimental y al performanceart.

Dirigida por Gena Baamonde, la compañía A Panadaría presenta ‘Elisa y Marcela’ el 23 de octubre, uno de sus montajes más recientes, donde las gallegas presentan una reconstrucción irreverente de un suceso real: “la historia del primer matrimonio de lesbianas documentado en España”.

‘Elisa y Marcela, dirigida por Gena Baamonde. Fotografía cortesía de la compañía A Panadaría.

Días mas tarde, el cantautor español Albert Pla y sus “canciones teatralizadas”, así como los músicos catalanes Els Amics de les Arts (“pop con pinceladas de música electrónica”) se subirán a las tablas del TEM el 31 y el 24 de octubre, respectivamente.

Noviembre comienza con el espectáculo de La Calórica, ‘Fairfly’, de Joan Yago y dirigida por Israel Solá, que evidencia la inquietud de cuatro amigos por llevar a cabo esa idea que no llegaron a materializar y que tuvieron años atrás, tras su despido laboral.

Circuito Bucles continúa merodeando propuestas inusuales para el TEM el 7 de noviembre. La coreógrafa Verónica Cendaya, después de vivir en primera persona la situación en los campos de refugiados situados en Grecia, decide mostrar sobre las tablas ‘C.O.S.’, donde nos intentará transmitir a través del cuerpo y el movimiento un lenguaje escénico como catalizador de la brutal realidad de estos lugares. Acto seguido, en ‘The Lamb’, Antonio de la Rosa y Mattia Russo, junto a Giuseppe Dagostino, integrantes del colectivo KOR’SIA, ponen el foco en una experiencia cegadora donde se entremezclan cielo, infierno y purgatorio, y los roles de víctima y verdugo son permutables “en este mundo, para despertar, necesitas cerrar los ojos por segunda vez”, aseveran.

Maite Ibáñez también se congratulaba en anunciar que el TEM albergará, el 14 de noviembre, dentro del Festival Danza València, el espectáculo homenaje íntimo al universo de Carmen Amaya, ‘Un cuerpo infinito”, de la bailarina y coreógrafa internacional Olga Pericet, reciente premio Max 2020 de las Artes Escénicas a mejor interprete femenina de danza para artistas flamencos.

‘La ciudad de escarcha’, de Crit Teatre. Fotografía cortesía de la compañía.

A finales de noviembre (27, 28 y 29), Bambalina Teatre presenta ‘Edipo’, que bajo la adaptación y la dirección de Jaume Policarpo, lleva a Jorge Valle, Águeda Llorca y Pau Gregori a deambular entre la interpretación actoral y el teatro de marioneta.

El TEM concluye el año con dos piezas dramáticas. Por un lado, ‘Aquest país no descobert que no deixa tornar de les seves fronteres els seus viatgers’, el 12 y 13 de diciembre, del dramaturgo Álex Rigola, quien manifiesta que “me propusieron hacer un espectáculo sobre la muerte y nos ha salido un espectáculo sobre el individualismo, el neoliberalismo, la familia, el existencialismo, la amistad…y la vida”.

Y los días 18 y 19, los valencianos Crit Teatre se suben al escenario con ‘La ciudad de escarcha’, una adaptación de la novela ‘Entrevisillos’, de la galardonada escritora salmantina Carmen Martín Gaite; un conmovedor espectáculo henchido de conflictos emocionales, en tanto que para la dramaturga y directora Anna Martí “el teatro es conflicto. Ves los conflictos del pasado y muchos espectadores se sienten vinculados a la escena”. Martí –que también actúa junto a Daniel Tormo, Maribel Bayona, Josep Valero y Rebeca Izquierdo– indica que la obra “es una versión teatral muy contemporánea”, que “potencia el humor de la novela”.

Para finalizar la programación, el TEM cerrará la temporada los días 29 y 30 de diciembre con el Festival Internacional de Circo de Valencia ‘Contorsions’.

TEM
Anna Marí (Crit Teatre), Ana Luján (Cabanyal Íntim), Maite Ibáñez (concejala de Acción Cultural del Ayuntamiento de València) e Inma García (Festival 10 Sentidos) durante la presentación de la programación del TEM. Foto: Merche Medina.

Merche Medina

Valencia calibra tener una oficina de festivales

Encontre Festivals a Escena
La Nau de la Universitat de Valencia
C / Universitat, 2. Valencia
Lunes 24 y martes 25 de febrero de 2020

El ‘Encontre Festivals a Escena’, impulsado por Acció Cultural con la colaboración de la Universitat de València, ha reunido durante dos jornadas a festivales privados de artes escénicas de la ciudad – como Cabanyal Íntim, Circuito Bucles, Russafa Escénica o 10 Sentidos – con representantes del servicio técnico de esta concejalía y de otras administraciones como el Institut Valencià de Cultura, Turisme València, la Agència Valenciana de Turisme o gestores venidos de Cataluña, País Vasco, Madrid y Extremadura. 

También han estado presentes iniciativas como Mostra Viva, Contorsions, Sala Off, Volumens, La Cabina, Vociferio o Trueno Rayo, entre otras, enriqueciendo las perspectivas de un diálogo que, en intensas sesiones, ha debatido desde la cuantía hasta el modelo de adjudicación de ayudas públicas. También se han tratado temas como la singularidad del mapa cultural de la ciudad o las trabas administrativas. El objetivo era generar una reflexión común, que identificara tanto las necesidades del ámbito privado y público como sus posibles soluciones. 

Representantes de algunos de los festivales de Valencia y del Ayuntamiento. Imagen cortesía de La Nau.

Desde la organización de los festivales privados de artes escénicas se ha pedido un mayor compromiso del ayuntamiento que se traduzca en financiación, agilidad en los trámites y acompañamiento en la captación de otras colaboraciones y patrocinios. Un clamor común ha sido la urgencia de dignificar unas iniciativas que nacieron y se han desarrollado en la última década marcadas por la precariedad.  

Por su parte, la administración ha reconocido el valor de estos festivales que surgieron entre 2000 y 2010 como reacción al abandono de la cultura dentro de las políticas del gobierno del momento y que se han constituido como un fenómeno único en el panorama escénico nacional. Así mismo, ha manifestado la necesidad de tener una visión global, que vaya más allá de lo económico a fin de valorar otras formas de colaboración y de esfuerzos por parte de la administración para favorecer a estas iniciativas privadas, que han convivir con el resto de la oferta cultural de la ciudad. 

Maite Ibáñez y Antonio Ariño en el Encontre de Festivals a Escena. Imagen cortesía de La Nau.

Maite Ibáñez, concejala de Acció Cultural, y Antonio Ariño, Vicerrector de Cultura y Deporte de la Universitat de València, han presentado un decálogo con las primeras conclusiones del ‘Encontre Festivals a Escena’. Incluye la colaboración entre ambas instituciones para realizar un estudio sobre el impacto cultural, social y económico de estos festivales privados de artes escénicas que han proliferado en la ciudad, cuyos resultados marquen el abordaje de las futuras directrices políticas.  

Y empieza por el reconocimiento de los recursos limitados con que se ha apoyado hasta ahora a estos festivales privados de artes escénicas desde la concejalía, así como su compromiso para el incremento de la cuantía destinada a esta convocatoria de ayudas. 

También se ha anunciado que, en consenso con el sector mediante mesas de trabajo, Acció Cultural va a revisar los criterios y baremos que se aplican en su concesión. Otro aspecto que se pretende modificar es el periodo, en favor de una plurienalidad en las ayudas que permita a las organizaciones trabajar a medio plazo. 

De izda a dcha., Santiago Ribelles (Russafa Escènica), Isabela Alfaro (Circuito Bucles), Maite Ibáñez (Acció Cultural), Antonio Ariño (Universitat de València), César García (Contorsions) e Isabel Caballero (Cabanyal Íntim). Imagen cortesía de La Nau.

La concejalía aspira a tener una visión más amplia del fomento de la cultura, extendiendo las mejoras en la relación con los festivales privados de artes escénicas a la parte administrativa. Se abre un periodo de consulta con los técnicos del servicio para ver la viabilidad de fórmulas como la ventanilla única (donde se puedan gestionar todo tipo de trámites y permisos, aunque no dependan directamente de este servicio) o la creación de una oficina de festivales, con recursos humanos destinados únicamente a la gestión de estas iniciativas, a pesar de que uno de los problemas claramente identificados por la concejalía ha sido la falta de personal administrativo. 

Uno de los compromisos que se pide a los festivales es la búsqueda de fórmulas para garantizar una coordinación interna que evite duplicidades programáticas y solapamiento en el calendario, además de promover sinergias y facilitar la interlocución con la administración estableciendo portavocías. Y se recoge la demanda a la hora de visibilizar a estas iniciativas. AC va a analizar fórmulas para difundir la programación de los festivales mediante canales como apps o publicaciones, tanto digitales como impresas. 

Representantes de los festivales e institucionales en el Encontre Festivals a Escena. Imagen cortesía de La Nau.

Por último, el Encontre Festivals a Escena sirve para constatar la necesidad de una implementación efectiva de la Ley de Mecenazgo, que permita ofrecer vías de financiación alternativa a estas iniciativas culturales privadas. También incluye en sus primeras conclusiones la conveniencia de una mayor transversalidad a la hora de buscar soluciones, dada la variedad de administraciones que se ven relacionadas y beneficiadas por la actividad cultural. Por lo que AC cultural ha tendido puentes para colaborar con otras instituciones como Agència Valenciana de Turisme o Turisme València.  

“Esto es solo un trabajo preliminar. En unos días presentaremos un documento con las conclusiones finales de este encuentro, que servirán para marcar la remodelación de la relación con los festivales privados de artes escénicas de la ciudad que, tanto desde los gestores privados como los públicos, somos conscientes de que hay que abordar”, señala Ibáñez, adelantando que es consciente de que habrá críticas porque “siempre a todos nos gustaría llegar a más, poder incentivar al máximo un bien tan importante como es la cultura”. 

La concejala remarca el cambio de actitud que supone reunirse con el sector privado para compartir inquietudes e involucrarlo en la toma de decisiones que van a afectarle directamente, como es la orden de ayudas. “Creemos que, si trabajamos unidos, podremos comprender mejor los condicionantes de cada uno y ser más empáticos a la hora de proponer soluciones que inciden directamente en los profesionales de la cultura, pero también en los ciudadanos que disfrutan de ella”, concluye Ibáñez.  

Maite Ibáñez y Antonio Ariño en el Encontre Festivals a Escena. Imagen cortesía de La Nau.