Música, danza y sensaciones pigmentadas

‘#Danza. Work in Progress’
Drölma Conejero Vila, Joan García Llín y Antonio Ballesteros
Sala Boiler Room. Galería Luis Adelantado
C/ Bonaire, 6 Valencia
Hasta el 11 de mayo de 2016

La Sala Boiler Room, en la planta superior de la galería Luis Adelantado, empieza a ser reconocible por sus propuestas, no solo jóvenes y frescas, sino también por la transgresión de las mismas. Piezas que quizá no podrían encajar tan fácilmente en el mercado tienen un hueco dentro de la oferta; en ocasiones, incluso traspasando la visualidad plástica. Es así precisamente la nueva propuesta de aunar artes plásticas, música y danza lo que podemos ver en ‘#Danza. Work in progress’, un proyecto surgido de la colaboración entre el Conservatorio Superior de Danza de Valencia y la galería Luis Adelantado. Un nuevo espacio, fuera del habitual escenario de teatro o sala de danza, para presentar un proyecto seleccionado. Dicho proyecto es el Trabajo Final de Titulación de Dröl-ma Conejero Vila en el que investiga a través de la danza, la música y la pintura, en mundo de las percepciones.

Un momento de la performance. Fotografía: Nacho López.

Un momento de la performance. Fotografía: Nacho López.

Esta performance participativa se estructuró en dos partes diferenciadas. En primer lugar, el músico comenzó a interpretar uno de los colores, uno de esos tres que podríamos ver reflejados en las paredes en tres grandes círculos. A partir de las sensaciones transmitidas por el músico, Dröl-ma empezó a mover su cuerpo. Del público, al principio tímidamente, surgieron las primeras deducciones de color las cuáles debían demostrarse posicionándose en la pared del correspondiente color. En la segunda parte de la performance, funcionaba exactamente de la misma manera pero en esta caso sería la bailarina, la que marcaría el comienzo de la interpretación del color al música Joan García.

Este proyecto, centrado en el carácter experimental, trata de inspeccionar las emociones tanto del público asistente como de los artistas participantes. Como una suerte de unión de las artes en la mente del público, esa barrera entre contemplación y participación se rompió, y los movimientos fueron sucediéndose creando así una pieza de arte colectiva.

Algunos de los asistentes. Fotografía Nacho López.

Algunos de los asistentes. Fotografía Nacho López.

Al final de la obra, no se desveló qué colores habían sido los representados, optando por centrar la importancia en el proceso sensitivo, aunque Dröl-ma sí preguntó a los asistentes si habían surgido dudas o sí la transmisión había sido directa y clara. Las respuestas fueron variadas aunque la duda fue predominante. En el ámbito de las percepciones, como diría Freud, actúan los estímulos que le llegan al individuo según el contexto. Comprobamos así, que en un contexto artístico tan multidisciplinar, las percepciones suelen fluir, quizá diferentes, pero todas unidas.

María Ramis

Los comentarios están cerrados.