Mercedes Bellido o La Diosa de la Noche

La noche. El ave de alas negras, de Mercedes Bellido
Plastic Murs
C / Dénia, 45. Valencia
Del 24 de marzo al 22 de abril de 2017
Inauguración: viernes 24 de marzo, a las 20.00h

En 1962 se halló el papiro de Derveni, el manuscrito más antiguo de Europa, donde se comentaba un poema relacionado con el orfismo, una religión griega alternativa. En él se nombra a la Diosa de la Noche de Alas Negras como el origen del amor, pero también del destino y de la muerte. Una deidad tan poderosa que incluso Zeus es temeroso de ella.

Obra de Mercedes Bellido. Imagen cortesía de Plastic Murs.

Obra de Mercedes Bellido. Imagen cortesía de Plastic Murs.

La Diosa de la Noche encarna lo femenino, lo seductor, lo creador y, a la vez, lo acechante, lo tenebroso y lo destructivo. Cobijada bajo un halo de ceremonial misterio -como una serpiente- juega silenciosamente con el destino de la humanidad. Como las aves carroñeras que viven gracias a la muerte de otros, la Diosa necesita de la oscuridad para brillar, del amor para destruir y de la muerte para la vida.

Obra de Mercedes Bellido. Imagen cortesía de Plastic Murs.

Obra de Mercedes Bellido. Imagen cortesía de Plastic Murs.

En ‘La Noche. El ave de alas negras’, que acoge la galería Plastic Murs de Valencia, Mercedes Bellido trabaja una posible iconografía del universo de la diosa órfica. El pasado se encarna en los recuerdos que fluyen como animales rastreros por la memoria, toqueteando con sus inquietantes lenguas bífidas todo lo que encuentran a su paso, envenenando el porvenir y, al mismo tiempo, insuflando una curiosidad insaciable por conocer un futuro que, en última instancia, no es más que el final morboso que ya se sabe: la muerte.

Las aves negras presagian el irremediable y fatal desenlace. Sin embargo, la apremiante búsqueda por averiguar nuestro sino, bajo la implacable mirada de la Diosa de la Noche, nos lleva a una regeneración constante durante nuestra vida.

Obra de Mercedes Bellido. Imagen cortesía de Plastic Murs.

Obra de Mercedes Bellido. Imagen cortesía de Plastic Murs.

Irene Calvo

Los comentarios están cerrados.