Los mitos fundacionales según Ford y Hawks

Ford versus Hawks
Filmoteca de Valencia
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia
Del 9 de diciembre de 2017 al 29 de abril de 2018

El Institut Valencià de Cultura presenta en la Filmoteca un ciclo de películas de John Ford y Howard Hawks que se inaugura con la proyección, el sábado 9 de diciembre, a las 22.30 horas, de ‘El joven Lincoln’ (1939), en la que John Ford aborda los años de formación del presidente norteamericano cuando era un estudiante de Derecho en Illinois.

John Ford y Howard Hawks.

John Ford y Howard Hawks.

Organizado en colaboración con la Filmoteca de Catalunya, el ciclo pretende destacar la aportación creativa a la historia del cine de Howard Hawks (1896-1977) y John Ford (1894-1973). Estos dos grandes cineastas americanos, que representan la edad de oro del Hollywood clásico, se expresaban con elocuente lucidez a través del cine de género. Aunque sus carreras tienen ciertos paralelismos, representaban miradas diferentes sobre la realidad de su tiempo, en concreto a la hora de retratar su propio país.

Fotograma de 'Qué verde era mi valle', de John Ford.

Fotograma de ‘Qué verde era mi valle’, de John Ford.

Ford es un historicista, el cronista más genuino y no exento de gesto crítico, sobre todo a través de sus ‘westerns’, de la creación del mito fundacional de EE.UU. y de su evolución como nación. Su sensibilidad social, contradiciendo el tópico de que era un director de discurso reaccionario, se manifiesta con todo su esplendor en ‘Las uvas de la ira’ (1940) e incluso en filmes como ‘El joven Lincoln’ o ‘El último hurra’ (1958), que tratan explícitamente el tema político.

Fotograma de 'El sueño eterno', de Howard Hawks'.

Fotograma de ‘El sueño eterno’, de Howard Hawks’.

Aunque también trata los mitos fundacionales de su país a través del ‘western’, Hawks se refiere casi siempre al presente, ya sea reflexionando sobre el significado del trabajo colectivo de hombres en plena acción dentro del cine de aventuras o abordando en sus magníficas comedias la guerra de sexos.

Más grave y reflexivo Ford, más vitalista e intuitivo Hawks, en el cine de ambos encontramos, además de su particular poética de la imagen y la narración, un gran sentido del humor, que en el primero tiene a veces un tono elegíaco y en el segundo resulta más cínico. Más allá de diferencias y similitudes, los dos retratan con la sabiduría y experiencia de los clásicos a gentes y paisajes.

Entre las películas que podrán verse de Howard Hawks en los próximos meses figuran ‘Scarface, el terror del hampa’ (1932), ‘Sólo los ángeles tienen alas’ (1939), ‘El sueño eterno’ (1946), ‘Tener y no tener’ (1944) y ‘¡Hatari!’ (1962). De John Ford están programadas en diciembre y enero ‘El último hurra’ (1958), ‘La taberna del irlandés’ (1963), ‘El delator’ (1935), ‘Huracán sobre la isla’(1937) y ‘¡Qué verde era mi valle!’ (1941).

Fotograma de 'El joven Lincoln', de John Ford.

Fotograma de ‘El joven Lincoln’, de John Ford.

Los comentarios están cerrados.