Los condicionamientos sociales de Moisés Gil

‘Reflexions al voltant de l’Èsser i l’Espai’, de Moisés Gil
Centro cultural Las Aulas de la Diputación de Castellón
Plaza de las Aulas, 2. Castellón.
Hasta el 28 de enero de 2017

La Diputación de Castellón, en el espacio Cultural Las Aulas de Castellón, presenta la exposición ‘Reflexions al Voltant de l’Esser i l’Espai’ del prestigioso escultor valenciano y profesor del Departamento de Escultura de la UPV, Moisès Gil (Cocentaina-1963), que reúne una amplia selección de obras de gran formato de la última serie, el ser humano en los tejidos sociales contemporáneos, situaciones, actitudes y posicionamientos.

La exposición critica la implantación en la sociedad actual del concepto de condicionamiento social que repercute en el ser humano, que ajeno a las decisiones de otros se ve abocado e imbricado, así como condicionado por la situación político- económica y sumido en la crisis económica y de valores actual.

Privació d'espai, de Moisés Gil. Imagen cortesía del Centro Cultural Las Aulas.

Privació d’espai, de Moisés Gil. Imagen cortesía del Centro Cultural Las Aulas.

Se pregunta sobre la existencialidad del ser indistintamente a cualquier aspecto y condición de nuestra aportación social a solucionar los problemas que acucian la sociedad que nosotros mismos hemos creado y a la cual nos debemos. Nos encontramos ante una propuesta escultórica llena de mensajes destinados a los espectadores donde se pretende que sea un punto de inflexión para la reflexión y aportación de nuevas propuestas, por parte del espectador con el fin de poder solucionar, o por lo menos aportar nuestro grano de arena para la solución de los problemas que debemos afrontar y como.

En “Reflexions al Voltant de l’èsser i l’espai”, Moisès Gil desconfía del papel que la sociedad atribuye a sus individuos, obligándolos a ser sumisos y condicionados por las decisiones de unos cuantos y no de la mayoría “hasta los límites del ser”, y como resultado la “negatividad del ser” lo que puede convertirse en un activismo social en pro de los derechos fundamentales del ser y dejando de lado el proceso social de involución.

Penjat, de Moisés Gil. Imagen cortesía del Centro Cultural Las Aulas.

Penjat, de Moisés Gil. Imagen cortesía del Centro Cultural Las Aulas.

Como contraposición a lo que se pueda deducir de la obra, es un trabajo positivista que contiene una carga conceptual para la reflexión del espectador, el artista reivindica la continuada lucha social, la nobleza del esfuerzo, la dedicación, el goce, el cuidado o el amor por el prójimo, como los valores que sostienen la vida del individuo y que dan sentido al concepto de vivir, por encima de aspectos puramente económicos o productivos, imperantes en la sociedad actual.

La exposición “Reflexions al Voltant de L’èsser i l’espai”, que se inauguró el martes día 3 de enero y permanecerá abierta al público hasta el próximo 28 de enero de 2017, se organiza en cuatro secciones, que explican este concepto transversal a través de diferentes escenarios de la sociedad actual.

La extensa labor de Moisès Gil como artista incluye una notoria aportación en todas las dimensiones del campo artístico: elaboración, interpretación, transmisión, comisariado y gestión. Su obra se ha desarrollado especialmente en el campo de la escultura, concebida como un campo abierto de posibilidades capaces de integrar pinturas, objetos, instalaciones o creación audiovisual en diferentes formatos, técnicas y contextos.

Su trayectoria le ha colocado en un lugar indiscutible dentro del panorama del arte contemporáneo español, siendo uno de los artistas más destacados e influyentes de su generación. Moisès Gil ha realizado más de setenta exposiciones individuales y colectivas en los últimos 36 años en ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, París, Miami, Florencia, Roma, Mérida de Yucatán, Dusseldorf, Colonia, Shanghái, Seúl, Innsbruck, y su obra forma parte de numerosas colecciones públicas y privadas en todo el mundo.

Reflectiu, de Moisés Gil. Imagen cortesía del Centro Cultural Las Aulas.

Reflectiu, de Moisés Gil. Imagen cortesía del Centro Cultural Las Aulas.

 

Los comentarios están cerrados.