Las tonalidades estupefactas de Guillermo Ros

‘Stoned’ de Guillermo Ros
Área 72. Galería Punto
Av. Barón de Carcer, 37. Valencia
Hasta el 28 de mayo de 2016

Al bajar las escaleras de la Galería Punto, hacia Área 72, la mirada del espectador se dirige inevitablemente hacia el suelo, donde los metalizados colores de Guillermo Ros (Vinalesa, 1988) despuntan sobre las blancas paredes de la galería. En palabras de Juan Peiró “petrificados y estupefactos serán sin duda calificativos aplicables a la primera impresión que experimente más de un espectador”.

Es así como ‘Stoned’ hace referencia al juego de palabras donde el elemento material protagonista de la muestra, la piedra de mármol, se confunde a la vista de cualquiera que asome a los espejos de la instalación. El título de la exposición se articula de manera oportuna y no parece ser tan arbitrario pues el artista lleva a cabo una continua investigación sobre la interrelación entre materialidad, virtualidad y simulación.

Vista general de una parte del montaje expositivo.

Vista general de una parte del montaje expositivo. Imagen cortesía Galería Punto.

Como vemos en las imágenes, este simulacro se produce a través de los colores empleados que fluyen desde lo natural a lo artificial, entre el orden y el caos. Solos dos instalaciones componen la exposición, pero son suficientes como para completar todo el espacio. La superposición de las piedras sobre los espejos colocados en el pavimento hacen trasladarse al que las contempla, le empujan a mirar abajo, descubriendo, con sorpresa, cómo los colores se transforman. Los verdes azulados pasan a convertirse en dorados y amarillos.

El profundo conocimiento sobre los colores, aplicado al ámbito escultórico, hace que la trayectoria artística de Guillermo Ros siga creciendo. Su obra puede verse en diversas colecciones, destacando la DKV Collection, la Fundación Pilar Citorel o la colección de la Royal Family de Arabia Saudí. Probablemente, todos ellos quedaron maravillados por las artificiales tonalidades de las piedras de Ros.

María Ramis

Los comentarios están cerrados.