Lanevera se abre al arte

‘Lugares comunes’, de Víctor Visa
Lanevera Gallery
Puerto Rico, 46. Valencia
Del 19 de septiembre al 31 de octubre de 2019

El barrio de Russafa está plagado de talleres y estudios de artistas y artesanos, aunque la subida de alquileres de los últimos años ya no atrae a tantos como a finales del pasado siglo cuando se inició una recuperación que lo ha convertido en uno de los enclaves más dinámicos y atractivos de Valencia.

En el entramado creativo destaca Lanevera Ediciones, un local singular al final de la calle Puerto Rico, frente a un bonito edificio pintado de azul. Un espacio consagrado a las artes gráficas en torno a una técnica en particular, la serigrafía. Desde que abrió sus puertas, el año 2013  sus artífices han ido enriqueciendo su contenido y en la actualidad funciona como un contenedor polivalente. Además de taller, es una tienda de objetos serigrafiados en tela y papel, espacio de coworking destinado a ilustradores y diseñadores, y escuela de serigrafía. A partir del 19 de septiembre abrió sus puertas al arte con Lanevera Gallery que inicia la temporada con una exposición de Víctor Visa, Lugares comunes.

Alumnos del taller impartido en Lanevera Gallery. Imagen cortesía de la galería.

Rafa Mölck y Jussi Folch, ambos formados en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia  llevan las riendas, junto a Cristina Chumillas asesora artística de la nueva galería. “La programación incluye artistas dedicados a diferentes disciplinas, desde Víctor Visa que trabaja pintura e ilustración sobre papel, a un arte más vinculado al fanzine y la autoedición gráfica como Martín López Lam o el arte reivindicativo y crítico de Raquel Aparicio, quien expondrá en noviembre”, dice Chumillas. “Se pretende generar una programación vinculada al resto de actividades que se gestan en Lanevera, por lo que cada exposición tendrá un taller realizado por el propio artista y en relación a la exposición”.

De Colonia a Valencia

El abuelo de Mölck se instaló en Benisa tras jubilarse y años más tarde su hijo, que vivía y trabajaba en Colonia, vino a Almussafes a incorporarse a la factoría Ford. Rafa se considera plenamente valenciano, aunque suele viajar a Berlín, “cada vez más invadido por los turistas como todos los lugares interesantes del mundo”, comenta.  Se matriculó en Bellas Artes porque le gustaba dibujar y pintar pero en cuarto curso tuvo una revelación. “Comprendí que sería prácticamente imposible vivir del arte y estuve a punto de abandonar la carrera pero entonces la asignatura de Grabado me cautivó y desde entonces me dedico a sus distintas vertientes centrado en el campo de la serigrafía que, al principio era la técnica que menos me gustaba”.

Cartel de la exposición de Víctor Visa por cortesía de Lanevera Gallery.

Con Jussi Folch forman una pareja laboral muy bien compenetrada y avenida. Se conocen desde la Facultad y siempre han colaborado estrechamente desde que Mölck abrió su primer taller en Alboraya, al final del Camí de Moncada. “Pasábamos tanto frío debido a la humedad de las huertas que lo llamamos La Nevera”, cuentan, “y hemos mantenido el nombre, aunque en el altillo que tenemos aquí, en verano nos asamos de calor”.

A los cursos que organizan acude gente muy diversa, algunos con cierta idea básica y otros totalmente novatos que parten de cero. Pero todos comparten el gusto por ensuciarse las manos, revelar fotografías a la antigua usanza y manipular las mesas y los pulpos (para textil) que se alinean en el taller.

Vista parcial de Lanevera Gallery por cortesía de la galería.

Mölck y Folch son asiduos al festival Tenderetes y abren su local a actividades del barrio. ¿Qué es lo más difícil de su oficio?  “Jugar con las tintas y las transparencias y conseguir lo que se llama medias tintas”, responde Mölk. En cuanto a Folch, combina su pasión por las artes gráficas con el amor a la música y toca diversos instrumentos en varios grupos.

Víctor Vila,  el artista que ha inaugurado la nueva galería  participó con ellos en el colectivo Senyora creado en 2013 y con dicho nombre firmaron varias publicaciones autoeditadas y realizaron la exposición Imposición de arte moderno en el Espai La Llimera de València.  “Que fuera Visa el primer artista en exponer estaba decidido antes de mi incorporación pero su trabajo me resulta muy interesante y estoy encantada de que un artista asociado a Lanevera inaugure este nuevo ciclo”, comenta Chumillas. “Tuve la oportunidad de conocer más su trabajo con la última edición de València se ilustra y creo que es un artista con un lenguaje muy particular y diferente”.

Una de las obras de la exposición ‘Lugares comunes’, de Víctor Visa, por cortesía de Lanevera Gallery.

La muestra ‘Lugares comunes’ aborda el comportamiento humano y social con una perspectiva crítica y un toque de humor ácido. Dichos lugares  son aquellos espacios físicos e indeterminados que Visa genera en sus obras. Paisajes de corte surrealista por su ambigüedad, llenos de objetos y cuerpos descontextualizados que arrojan sombra sobre un fondo blanco. Desde una perspectiva social, refleja la inercia colectiva, el cómo la humanidad se comporta de forma poco sorpresiva, llegando a reunirse en un espacio para compartir un problema común y acabar resolviendo ese dilema de la manera más previsible. Desde temas como la muerte, la infancia, la política o el estado, Visa hace un análisis generalizado de la naturaleza humana y la falta de pensamiento crítico que lleva a las multitudes a comportamientos mecánicos. Los días previos a la clausura de la muestra, el artista realizará un taller sobre su obra, siguiendo sus formas y técnicas de trabajo, de aforo limitado. 

Obra de Víctor Visa de la exposición ‘Lugares comunes’. Imagen cortesía de Lanevera Gallery.

Bel Carrasco

Los comentarios están cerrados.