«La crisis ha limpiado lo superfluo»

Desayunos Makma en Lotelito
Con el diseñador y profesor del CEU-Cardenal Herrera Manolo Bañó, responsable del proyecto de cooperación internacional ‘Free Design Bank’
Entrevistado por Salva Torres, Merche Medina y Jose Ramón Alarcón

Con motivo de la ponencia/charla ‘Diseños que cambian el mundo’, que Factoría Rambleta ha organizado en RAMClub, Makma desayuna frugalmente con uno de sus participantes, Manolo Bañó -Doctor en Diseño Industrial y profesor titular de ‘Proyectos de Ingeniería del Diseño y Desarrollo de Productos” de la Universidad CEU-Cardenal Herrera de Valencia-, quien, bajo el epígrafe ‘Por los otros’, ha conversado con el diseñador Curro Claret, a propósito de su proyecto de cooperación internacional ‘Free Design Bank’.

Se antoja decisivo asentar un mapa cronológico a través del que desentrañar el germen de esta singular iniciativa, que Bañó sitúa en las postrimerías del siglo precedente, mediante la génesis del proyecto ‘Diseño para el mundo real’, “un ambicioso proyecto que nace en el seno de la Universidad como resultado de las inquietudes de un grupo de profesores y alumnos de la Escuela Superior de Enseñanzas Técnicas (Escuela de Diseño ESET) de la Universidad CEU-Cardenal Herrera de Valencia”.

“El cometido de los diseñadores, en cualquier caso, es influir en las personas para mejorar el mundo con sus diseños”

Inmerso en una decisiva etapa personal, en la que experimenta una inelubible inquietud emparentada con una visión social de la profesión, y tras coincidir con un miembro de OIT (Organización Internacional del Trabajo), “ iniciamos un proyecto en un barrio marginal de Perú, para desarrollar las habilidades artesanales y un producto de venta en mercados, lo que implicaba visionar y potenciar la habilidad del diseño”, asumiendo que “el cometido de los diseñadores, en cualquier caso, es influir en las personas para mejorar el mundo con sus diseños. Un diseño para el mundo real”, entendiendo lo ‘real’ como un concepto consanguíneo semánticamente con un ámbito de existencia y estructura social más elemental, en contraposición con un mundo ‘irreal’ (asociado al pulso consuetudinairo de Occidente) lejano del origen antropológico de los objetos. Por este motivo, “el proyecto trata de establecer un reenfoque, en primer lugar, para cambiar el mundo (con matices) y, en segundo lugar, no cambiar el diseño, sino reivindicar su valor, con el objetivo de mejorar la vida de los demás”.

Merche Medina, Jose Ramón Alarcón y Salva Torres conversando con Manolo Bañó acerca de las peculiaridades de su proyecto. Fotografía: Fernando Ruiz.

Merche Medina, Jose Ramón Alarcón y Salva Torres conversando con Manolo Bañó acerca de las peculiaridades de su proyecto. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rememorando los tres pilares fundamentales sobre los que se basa la morfología del diseño -funcionalidad (capacidad de uso), estética y emoción-, Bañó advierte que en los países del norte se explicita una “nueva funcionalidad de los objetos que implica una pérdida de valores sociales”, por lo que sus iniciativas suponen un ejercicio de reivindicación y recuperación de conceptos polarizados en torno de la solidaridad, implementando “un diseño teórico, donde se reivindica esa recuperación, y un diseño práctico, que se enfoca a los más desfavorecidos y por ende condiciona el proyecto”.

“’Free Design Bank’ es un espacio en la Red, sin ánimo de lucro, para beneficio de grupos de artesanos desfavorecidos de países pobres”

Es así como, en paralelo a ‘Diseño para el mundo real’, asentaron la columna vertebral de ‘Free Design Bank’, “un espacio en la Red, sin ánimo de lucro, para beneficio de grupos de artesanos desfavorecidos de países pobres, que necesitan asistencia gratuita en diseño de productos, y escuelas de diseño de todo el mundo”, creado en la Universidad CEU-Cardenal Herrera de Valencia (CEU-UCH), bajo su dirección, y que cuenta con el apoyo financiero del Grupo Santander. De este modo, durante década y media de trayectoria, han colaborado más de doscientos alumnos voluntarios, quienes incoan “proyectos de diseños a petición de grupos de artesanos desfavorecidos y en situación de extrema necesidad de países pobres”, cubriendo un abanico de acción que implica poblaciones de América Central, América del Sur, África y el Sudeste Asiático. Operando bajo el código deontológico del Comercio Justo (Fair Trade), ‘Free Design Bank’ ha sido secundado en diferentes etapas por ONGs, como Intermón-Oxfam, la Xarxa de Consum Solidari, Sodepau, El puente o Altromercato”, amén de diseñadores como Ana Yago, Carmen Guijarro y Chema Aznar, entre otros.

Manolo Bañó, durante un instante de la conversación con Makma. Fotografía: Fernando Ruiz.

Manolo Bañó, durante un instante de la conversación con Makma. Fotografía: Fernando Ruiz.

“La crisis ha limpiado lo superfluo en el mundo del diseño”

Enfocados sobre áreas poblacionales depauperadas, el proyecto de cooperación propicia y crea una primera infraestructura de trabajo, “se forman cooperativas y se reivindican valores sociales”, se atiende las necesidades más elementales que facilitan la incorporación del grupo social beneficiado y se desarrolla una tarea pedagógica esencial, relacionada con la manipulación de herramientas y la creación de productos que posibiliten un primer escenario de comercio, a través del que hacer eclosionar una fuente de autosuficiencia económica ulterior.

Bajo la sombra del escenario económico internacional, Manolo Bañó señala que la grave coyuntura financiera ha afectado, de un modo inevitable, al armazón global de ‘Free Design Bank’, pero, a la par, “la crisis ha limpiado lo superfluo en el mundo del diseño”, propiciando un nuevo escenario en el sector empresarial en el que “tratar de resolver las necesidades reales (no ficticias) a nivel comercial, de marketing, etc.”, ligando el diseño a la ‘economía del bien común’ como una solución plausible, entre las múltiples prácticas que permitan desarrollar un horizonte deontológico digno.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Jose Ramón Alarcón

 

Los comentarios están cerrados.