La capilla de Zanolari

‘Sz Chapel’ de Saul Zanolari
Kir Royal Gallery
C / Reina Doña Germana, 24. Valencia.
Hasta el 26 de junio de 2016

Esta es la primera exposición individual del suizo Saul Zanolari en España y para la ocasión presenta parte de su último macro proyecto: una íntima reinterpretación de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel. Y es íntima en el sentido de que no deja nada al azar. A pesar de representar los paisajes, figuras y escenas tal  y como se disponen en la famosa capilla, Zanolari ha introducido modificaciones, símbolos o casi guiños, que están ligados a su propia persona, siendo el culpen de este proceso la inclusión de su autorretrato en las pupilas de cada personaje, un identificativo que se repite dentro de su producción.

Si anteriormente se había dedicado a tomar iconos actuales, parece que ahora ha dejado atrás esa actualidad, o mejor, ha buscado otros iconos, mucho más universales y casi inamovibles históricamente. El artista afirma que siempre le ha interesado recorrer los cambios que llevan a la evolución humana a través de un análisis personal de los símbolos de la sociedad que nos rodea. Es por eso un importante cambio el hecho de que haya movido sus  bases referenciales, como una especie de reconsideración hacia distintivos más profundos de la sociedad.

Eva. Imagen cortesía de la galería.

Eva. Imagen cortesía de la galería.

Por todo esto, no nos extraña ver que los dioses representados ya no son cristianos. Como ocurre en nuestra contemporaneidad, nada es blanco y negro totalmente. Vemos al Dios de la gravedad, representado como en la Creación de Adán de Miguel Ángel, que extiende un dedo azul, rodeado de símbolos y fórmulas químicas, y sosteniendo, en uno de sus seis brazos, una manzana poco fortuita. Justo al lado, Adán también extiende su mano, cerrando el conjunto conocido. Un perro al que casi no podemos ver le arrastra hacia el exterior, en la correa, como curiosidad, está escrito el nombre del artista en braille. Aunque no es un braille verdadero, ya que solo está pintado por la técnica del fresco digital.

También se reconoce la Creación de Eva, pero una escena que ha sido invertida y donde es Eva la que está tumbada, y Adán suplica o pregunta, nunca lo sabremos. El degradado azul de sus dedos conecta con el mismo color del Dios de la gravedad colocado justo enfrente. Zanolari no se ha olvidado de nada, una sirena cegada representa el diluvio universal, y los Ignudi, esos observadores que revoletean en el original, han sido también cegados, extrayéndoles su sentido primigenio.

También la capilla de Zanolari toma de la original el tamaño, haciendo que, si se juntaran todos los frescos ocuparían lo mismo que la bóveda de la capilla. Este proyecto que ha mantenido ocupado al artista durante unos dos años, continúa en la línea hiperrealista digital que descubrió en 2005 y que le permite llevar a cabo un arte que va más allá de la simple ironía.

Sirena. Imagen cortesía de la galería.

Sirena. Imagen cortesía de la galería.

María Ramis

Los comentarios están cerrados.