Full Monty, ahora más divertido, en el Talía

‘Al desnudo. El Full Monty más divertido’, bajo la dirección de Begoña Salido
Teatro Talía
C/ Caballeros, 31. Valencia
Del 13 al 24 de septiembre de 2017

A principios de año nos dejaron con la sonrisa en la boca, ya que por desgracia el musical ‘Full Monty, al desnudo’ estuvo en cartel muy poco tiempo, algo que hizo que mucha gente se lo perdiera y, con ello, no disfrutaran de una obra a la altura de lo que se representa en la Gran Vía de Madrid. ¡Se merecían una segunda oportunidad!

En esta ocasión, los chicos de Begoña Salido llegan con algunas novedades, pero lo importante seguía en la obra; es más, la inmensa mayoría del elenco todavía estaba sobre las tablas. Quique González, uno de los actores que vemos divertirse en el escenario (diversión que contagia como todo el elenco) nos habla de esa segunda oportunidad, del regreso a las tablas valencianas.

“Nos merecíamos más tiempo, pero también teníamos las ganas de que la gente que no había disfrutado de nuestra compañía tuviera la oportunidad de hacerlo. De todas formas estamos hablando de una obra totalmente diferente. Estamos ante un nuevo espectáculo, así que en esta ocasión la gente que ya vino va a ver una obra totalmente nueva. !Al desnudo! es un estreno que van a disfrutar y les hará olvidarse de lo que ocurre fuera de las puertas del teatro».

Al desnudo. El Full Monty más divertido. Imagen cortesía del Teatro Talía.

Al desnudo. El Full Monty más divertido. Imagen cortesía del Teatro Talía.

Con todas las películas que existen en el mundo, y algunas de ellas ya muy musicalizadas, se eligió este filme pero adaptando la idea principal a la realidad española, y más concretamente valenciana. Es curioso, pero también entraña cierto morbo cada vez que leemos la palabra «striptease»…

«En relación al striptease, hacer un Full Monty significa quedarse completamente desnudo, de modo que cualquier espectáculo en el que la gente se quede en pelotas, se está haciendo un ‘full monty’… La idea de la obra parte de Quique González, quien pensó en la posibilidad de hacer algo inspirado en la famosa película con música, canciones y baile en directo. A partir de ese momento, el equipo se fue formando hasta llegar a las más de 30 personas que lo integramos actualmente», explica la directora.

Viendo lo que vemos en la escena (buenas coreografías, canciones, coralidad, vestuario y escenografía), debe haber sido una empresa titánica o, al menos, muy costosa. «El proceso de creación es duradero. En concreto, ‘Al Desnudo’ ha sido un trabajo de cuatro meses, en los que intentábamos coordinarnos al máximo y estrujar los tiempos de ensayo, ya que es difícil con tanto personal que todo el mundo cuadre. Pero teniendo un equipo humano como tenemos se hace más fácil; estamos muy contentos con el trabajo», señala González.

La obra tiene mucho gancho, es muy divertida y te mantiene atento todo el rato con las canciones, que no cesan, y las coreografías, que te hacen desear levantarte de la butaca (yo estuve a punto de hacerlo en alguna ocasión, sobre todo en ‘somos máquinas’…). Es por ello que parece un tanto injusto que el musical solo se vaya a representar en València, no solo por los actores y la compañía, sino también por los espectadores de otras ciudades, donde seguro que llenarían sin problemas.

Salido nos habla de la posibilidad de seguir representando la obra en otros lares. «Desde luego, la implicación de la productora (Funky Angels) ha sido imprescindible para llevar a cabo este proyecto. Apostaron por nosotros desde el principio y esperamos que Valencia sea sólo un punto de partida para muchas funciones en (cruzamos los dedos) otras tantas ciudades. Es el único modo de que una obra de esta magnitud sea rentable. La amortización de la inversión, tanto económica como a nivel de esfuerzos, depende de ello», subraya la directora. La obra se merece, sin duda, mayor recorrido, yo tengo claro que si vuelve, voy.

Al desnudo. El Full Monty más divertido. Imagen cortesía del Teatro Talía.

Al desnudo. El Full Monty más divertido. Imagen cortesía del Teatro Talía.

Javier Caro

Los comentarios están cerrados.