Frank, un nuevo tesoro donostiarra

The mud and the thirst
Frank
Supersweet Sound, 2016

Hay que aceptarlo. Estamos ante un gran debut como álbum. No me extraña nada que el cuarteto llamado FRANK esté obteniendo unas excelentes críticas a las que se irán sumando futuros descubridores de este tesorillo donostiarra.

El cuarteto donostiarra Frank.

El cuarteto donostiarra Frank.

Porque lo primero que se puede decir de ‘The mud and the thirst’ es que es un trabajo de largo recorrido, de los que crecen a base de audiciones, de los que tienen simas, ángulos y subterráneos, de los que van calando y penetrando, tal y como también fue su tarjeta de presentación ‘My wild kingdom’ de 2014 en formato EP.

frank-the-mud-and-the-thirst

Portada disco Frank – The mud and the thirst (2016)

La voz de Sara Comerón, también a la guitarra acústica, perfectamente escoltada por Iñigo Bailador a la guitarra eléctrica, Andoni Etxebeste a la batería y Christian Rodríguez al bajo, me seduce bastante más que otros nombres que no citaré en eso que llaman indie-folk, neo-folk o similares etiquetas. Sus composiciones beben del folk y de las raíces americanas con convicción y con once razones de peso donde el desperdicio brilla por su ausencia.

frank-the-mud-and-the-thirst-2

Iñigo Bailador, Andoni Etxebeste, Sara Comerón y Christian Rodríguez.

Los guipuzcoanos saben alternar el intimismo bucólico y lírico (incluyen citas a Nick Drake o al poeta francés Arthur Rimbaud) con la belleza melódica, con la épica y con la intensidad. Y todo con equilibrio y elegancia. A veces parecen acercarse a Neil Young, a veces a Wilco, a veces a Lucinda Williams, a veces a María McKee e incluso esos matices de cautivadora tenebrosidad me recuerdan a The Walkabouts. Este estreno es una gratísima sorpresa, de lo mejorcito nacional que ha salido este año para el que suscribe por el momento. Se llaman Frank y si la cosa no se tuerce podemos afirmar que a partir de un gran estribillo como “come on, take-off the mud and the thirst” hay futuro.

JJ Mestre

* Texto adaptado para Makma del artículo publicado en siguiente enlace del Espacio Woody/Jagger.

Los comentarios están cerrados.