Daniel Torres convierte a la casa en personaje

La Casa. Crónica de una conquista, de Daniel Torres
IVAM
C / Guillem de Castro, 110. Valencia
Hasta el 4 de junio de 20174

“¿Qué pasa si empezamos a quitar cosas?” Y, tras la interrogación, Daniel Torres se plantea lo que ocurriría si quitamos la luz, el agua, el cuarto de baño, los electrodomésticos y, ya puestos, hasta la mismísima casa. “¿Qué tenemos? Tenemos a un ser absolutamente inválido, que no sabría qué puñetas hacer”. Entonces, “¿cómo ha sido esto de la casa?”. Y a responder al grueso de esta última pregunta es a lo que el creador de Roco Vargas ha dedicado seis años de investigación. Seis años que dieron como resultado la publicación de La Casa. Crónica de una conquista.

El IVAM le dedica su Caso de estudio presentando una selección de 100 dibujos originales y bocetos de tan intenso trabajo, acompañados de ocho pequeños electrodomésticos, que vienen a reflejar la evolución de ese hogar que ahora damos por hecho, pero que ha sido resultado de la conquista a la que alude el título del volumen editado por Norma Editorial en 2015. “Es una descripción de dónde ha vivido el ser humano durante 2000 años en Occidente”, explicó Torres. El ilustrador valenciano, en conversación con Álvaro Pons, destaca cómo “conocemos la historia de los países, la historia de los reyes, las guerras, la política, pero en las diferentes épocas, ¿cómo vivía la gente?”

Una de las obras de la exposición 'La casa. Crónica de una conqusta', de Daniel Torres, en el IVAM.

Una de las obras de la exposición ‘La casa. Crónica de una conqusta’, de Daniel Torres, en el IVAM.

La exposición que permanecerá en la Galería 3 del IVAM hasta el 4 de junio muestra ese modus vivendi a través del tiempo. Desde el neolítico, al Chicago de 1918, pasando por Roma, Atenas, Florencia y la Revolución Industrial, focalizada en el Londres de 1866, bajo el epígrafe ‘La ciudad devora a sus hijos’, Daniel Torres ofrece un recorrido por esas diferentes formas de habitar que hemos ido desarrollando los humanos. Y aunque estos figuran en algunos de los dibujos, Torres quiso dejar clara la importancia del fondo sobre la figura.

“Los creadores de novela gráfica trabajamos con personajes, que son entes dramáticos, pero pocas veces son los objetos y los espacios los protagonistas. Yo he querido que la arquitectura sea un personaje”. Y ahí están los grandes rascacielos de la edad moderna protagonizando la mayor parte de la exposición. Rascacielos que Torres explica asociados con el invento del freno para los ascensores: la seguridad de que ya no pudieran caerse, permitió a los fabricantes aventurarse a construirlos para que subieran hasta 30 plantas si era necesario. De ahí que la ciudad creciera hacia arriba sin cortapisas.

Ilustración de Daniel Torres en 'La Casa. Crónica de una conquista' en el IVAM.

Ilustración de Daniel Torres en ‘La Casa. Crónica de una conquista’ en el IVAM.

De estos y otros descubrimientos da cuenta Torres en La Casa. Crónica de una conquista, que resume en el IVAM mediante 100 dibujos. El sociólogo Jesús Ibáñez habló de esa conquista de la casa como efecto de la necesidad de protección que siempre hemos buscado los humanos. “Lo que protege es un techo, un tejido, un texto: lo que protege es, en definitiva, la técnica”, sostiene Ibáñez. Algo que Torres también subraya, tras descubrir el libro de Lewis Mumford Técnica y civilización: “Leyendo ese libro te das cuenta de que gran parte de los avances de la humanidad tienen que ver con la técnica”.

Daniel Torres, que ya formó parte de la exposición comisariada por Álvaro Pons en el IVAM bajo el título de Valencia Línea Clara, reconoce que la creación del Premio Nacional del Cómic hace 10 años ha sido el “espaldarazo definitivo” de la ilustración, hasta hace bien poco considerada una disciplina menor. José Miguel Cortés, director del museo valenciano, acoge de nuevo la obra de un ilustrador, porque a su juicio “no se puede entender la cultura visual del siglo XX y XXI sin los dibujantes de cómic”, que han encontrado en el IVAM su casa.

Las casas de Torres se muestran parceladas en viñetas, al igual que las paredes delimitan por dentro sus diferentes estancias. “La casa está cercada por paredes, que proporcionan amparo. Y la pared, como cualquier membrana, frontera o límite, divide el espacio-tiempo en dos zonas: un interior/pasado y un exterior/futuro”, argumenta Jesús Ibáñez. De ese futuro también ofrece alguna pincelada, a falta de mayor abundamiento, Daniel Torres: “La intimidad ha pasado de ser un concepto valorado a no serlo, sobre todo con las redes sociales, algo que no trato, pese a ser un buen apocalíptico”.

Daniel Torres en el IVAM.

Daniel Torres en su exposición ‘La casa. Crónica de una conquista’. Imagen cortesía del IVAM.

Salva Torres

Los comentarios están cerrados.