Cultura, innovación y gastronomía en Veles e Vents

Veles e Vents, presentación del nuevo proyecto de contenidos
Marina Real Juan Carlos I, Muelle de la Aduana, s/n, Valencia

Veles e Vents, el emblemático edificio diseñado por el arquitecto David Chipperfield y Fermín Vázquez, ha albergado la presentación de su nuevo programa y pautas de gestión de la mano de Javier de Andrés -restaurante La Sucursal-, Vicent Llorens -Director General del Consorcio de la Marina Juan Carlos I- y Pablo Mazo – Director de Relaciones Institucionales de Heineken España.

Una alianza de tres empresas con la vocación “de abrir este espacio icónico a la ciudad de Valencia y a la Comunitat”, ha indicado Pablo Mazo, quien ha explicitado su voluntad de que Veles e Vents “contribuya a revitalizar la zona de la Marina Real y a generar riqueza económica, social y cultural para la Comunidad”. Vicente Llorens se ha sumado a estas declaraciones y ha apuntado la importancia de una planificación estratégica -que se presentará el 1 de julio- que aglutine las zonas colindantes. “No existe futuro sin formación” y para ello ha confiado en Heineken y La Sucursal como compañeros del proyecto.

Un instante de la rueda de prensa en Veles e Vents. Fotografía cortesía de la organización.

Un instante de la rueda de prensa en Veles e Vents. Fotografía cortesía de la organización.

Con una inversión de 5,5 millones de euros en 7 años, desconociendo el impacto económico concreto que reportará al entorno, confían en que Veles e Vents se convierta en motor dinamizador en innovación y formación, áreas que cuentan, entre otros con el apoyo directo de la Fundación Cruzcampo, capitaneada por Mª Ángeles Rodríguez de Trujillo y la Universidad de Valencia, representada por el Decano de la Facultad de Farmacia, D. Carlos Martín.

La cultura y la creatividad juegan un papel sobresaliente en este espacio. La empresa Mundo Senti2 toma la iniciativa en la gestión cultural con un leitmotiv importante en sus propuestas artísticas, valorando que las muestras sean únicas o bien se exhiban en primicia. Amstel Art -espacio de 1.000 m2 en la planta baja- será epicentro de diversas disciplinas artísticas, en permanente ejercicio de convivencia entre “jóvenes valores y figuras consagradas del arte valenciano”, generándose su primera actividad mediante ‘El Clot’, exposición fotográfica del valenciano Jorge Muñoz -Lux Professional Photography Award (2015)-, que podrá visitarse a partir del 15 de junio de 2016, en convivencia con la instalación ‘Figuras para la batalla’ -”una revisión contemporánea de los soldados de Xi’an”-, del Premio Nacional de Artes Plásticas Miquel Navarro. A ambos artistas se suma la venidera presencia del alemán Björn Dahlem, amén de “festivales de fotografía y de creaciones de new media art que utilizarán el videowall de 25 m2 que dará la bienvenida a los visitantes”.

En lo relativo al ámbito de las artes escénicas, Amstel Art acogerá un cronograma de actividades vinculadas con el teatro, microteatro, jazz -destaca el ciclo ‘Dijous al Veles’- y danza, siendo sede de la próxima edición de Circuito Bucles de Danza Contemporánea.

Una instantánea del nuevo espacio de formación gastronómica. Fotografía cortesía de la organización.

Una instantánea del nuevo espacio de formación gastronómica. Fotografía cortesía de la organización.

Veles e Vents será epicentro de formación gastronómica, siendo sede de la Escuela de Hostelería de Valencia, e implementando actividades del primer Grado en Ciencias Gastronómicas, con el objeto de “formar profesionales con una buena base de conocimientos científicos, tecnológicos, de salud y de gestión empresarial” apuntaba Javier de Andrés.

El empresario y director gastronómico de La Sucursal, ha incidido en su intervención, en la tradición gastronómica y familiar que le precede y en el conocimiento del sector, por lo que plantea una “oferta transversal destinada a todos los públicos”. Por ello apuesta, con el restaurante La Marítima, por el respeto a la tradición arrocera y productos del entorno mediterráneo para conquistar el paladar de los comensales y por una oferta mucho más dinámica con Malabar, un espacio de “finger food, picante, divertido y donde poder degustar platos cocinados con cerveza”, sito en la primera planta del espacio, a modo de “atalaya sobre el puerto, que respira esa limpieza, ligereza, mediterraneidad y luz que el edificio transmite”. “La restauración es uno de los pilares más destacados de nuestra economía y hemos querido crear un lugar donde se le rindiera homenaje y al que convertir en destino turístico importante en esta ciudad y fuera de ella”.

Merche Medina

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.