‘La línea pródiga’, de Cristina de Middel
Comisario: Rafael Doctor
PhotoAlicante 2021 | ‘Espacios compartidos’
Centro Cultural Cigarreras, Alicante
San Carlos 78, Alicante
Hasta el 29 de mayo de 2021

La fotografía parece ser inherente a cierta capacidad gráfica que la ciudad de Alicante desprende, no solo porque ha concebido a grandes artistas, sino porque, durante los últimos años, genera conexiones entre espacios que tienen la fotografía como eje conductor gracias a Photoalicante, festival internacional que apuesta por la innovación y desarrollo de nuevos espacios, a través de la colaboración y que se aferra a la disciplina fotográfica desde lo contemporáneo y lo multidisciplinar inherente a la misma técnica.

En su VIII edición, PhotoAlicante propone ‘Espacios compartidos’ como lema, tratándolos como lugares seguros capaces de construirse a través de lo común. Cierta indicación positiva que nos invita a asomarnos a la situación actual desde una perspectiva diferente.

En este contexto se enmarca ‘La línea pródiga’, de Cristina de Middel, presentada en el Centro Cultural Cigarreras. El sugestivo título de la muestra describe brevemente varias características a las que el espectador puede aproximarse. En primer lugar, evoca la parábola bíblica del hijo pródigo, a ese personaje que regresa, pobre y arrepentido, pero es recibido con todo lujo.

Montaje expositivo de ‘La línea pródiga’, de Cristina de Middel.

Es curioso cómo el adjetivo ‘pródigo’ hace referencia no solo a aquel que despilfarra sin cuidado sus bienes, sino también al que da con generosidad y servitud. Es quizá esta forma de abordar su regreso a casa, siempre enfrentando sus temas desde el humor y la ironía, la que le da una nueva lectura a los trabajos presentados. En segundo lugar, la línea –recta, en este caso– está bien marcada en el montaje fotográfico. Las fotografías e impresiones fotográficas se alternan para mostrar trabajos iniciales como fotógrafa del periódico Información, sus orígenes, y otros que recogen las características de sus instantáneas más reconocibles.

Es así cómo la línea se bifurca no en lo físico, sino en el plano conceptual, entre sus primeros trabajos y otros más actuales. No solo pródiga, sino también prolífica, su trayectoria fue alejándose del fotoperiodismo para evolucionar a la fotografía que se encuentra entre el humor y la crítica social y entre la captación del instante preciso y el retrato atemporal.

En 1973, Susan Sontag afirmaba que “una fotografía se considera prueba incontrovertible de que algo determinado sucedió”, lo que, efectivamente, es axioma de la propia inherencia fotográfica. También es cierto que, en su expresividad y capacidad temporal, se diferencia de la pintura y, por ello, casi desde las primeras manifestaciones del siglo XX, se habla del poder transformador de la realidad que conlleva la fotografía: el encuadre, el punto de vista, la distancia…

Una de las fotografías de Cristina de Middel presente en la exposición. Imagen cortesía de PhotoAlicante.

Todos estos elementos distorsionadores son una cuestión que también puede leerse entre las palabras de Sontag. Si atendemos a la obra de De Middel, su fotografía distorsiona, además, la capacidad conceptual de la técnica. Ya en ‘La construcción de la verdad y otras mentiras’, exposición realizada en el Centro Andaluz de la Fotografía de Almería en 2019, bucea en esa idea, al igual que ocurrió con ‘Muchísmo’, celebrada en Madrid en 2016.

Ambas muestras, consideradas precedentes de ‘La línea pródiga’, generan un discurso en torno a la verdad, la mentira y el papel que los medios de comunicación detentan a raíz de la imagen mostrada. Como añadido, quizá la ‘Línea pródiga’ no solo aporta algunas imágenes inéditas, sino también un nuevo contexto más íntimo que permite acercarse de nuevo al imaginario de la creadora.

En este punto, no podemos dejar de mencionar el fotolibro, tanto por su presencia en la exposición como por ser uno de los instrumentos que la artista ha utilizado desde el comienzo de su trayectoria para presentar sus trabajos y darse a conocer.

El fotolibro está considerado como una disciplina que aúna en la edición imágenes fotográficas con un sentido de la narración apropiado y un ritmo concreto. Existe una intención de transmisión a través de la imagen, pero también suele incluir texto, por lo que el diseño interviene casi en la misma medida que la propia imagen. Una nueva forma de concebir la fotografía a la que cada vez más fotógrafos se suman propiciando la autopublicación de sus obras y generando una autonomía que repercute en la diversidad de formatos, ediciones, y también, por supuesto, en su fácil accesibilidad.

Cristina de Middel
Una de las obras pertenecientes a la serie ‘Afronautas’, de Cristina de Middel. Imagen cortesía de PhotoAlicante.

Fue así cómo ‘Afronautas’ –quizá su serie más reconocida– obtuvo una gran difusión, agotando ya su tercera tirada. De cuidada edición y con múltiples formatos, ‘Afronautas’ es una serie de fotografías realizadas en 2012 que acogen escenarios, cartas, y otros elementos, casi distópicos, acerca del proyecto de Edward Makuka. En 1964, este profesor y activista por la independencia de Zambia trató de sacar adelante un programa espacial, pero sin apoyo desde lo institucional el programa fracasó, aunque sí legó un curioso imaginario.

De Middel aprovecha la documentación del hecho para crear protagonistas que, bajo la mirada del tiempo, se sitúan en una Zambia cotidiana, caracterizada por el paisaje que transita entre lo salvaje y árido, y lo industrial y tecnológico. En estas fotografías, De Middel reconstruye el relato de los astronautas desde esa mirada personal y capaz, en el marco de un país repleto de historias reales pero que aparentan ser inverosímiles.

El juego y la dualidad son, sin duda, herramientas bajo las que se ampara Cristina de Middel. Esta línea limítrofe en la que se sitúa su trabajo le permite añadir tradiciones, personalidades, miedos o, en definitiva, historias de cada objeto o persona que fotografía.

De Middel muestra el bagaje del personaje o del lugar, según considera, imaginado como real, o verdadero pero irreal. En el juego reside su capacidad de comunicación y de captar la atención del observante, una aptitud que no ha pasado desapercibida en el panorama internacional y hace que se le considere como una de las fotógrafas más reconocidas en el ámbito artístico, formando parte de la Agencia Magnum o siendo otorgada en 2017 con el Premio Nacional de Fotografía, entre otros.

‘La línea pródiga’, de Cristina de Middel
Detalle expositivo de ‘La línea pródiga’, de Cristina de Middel.

María Ramis

Artículos relacionados

«Transformar la exposición en una capacidad activa»

Entrevista a Diana Guijarro, comisaria de la exposición 'Dónde estamos. Dónde podríamos estar.' proyecto seleccionado en la convocatoria de comisariado Leer

Docmental, Aural Galería
‘Docmental’: una introspectiva en Galería Aural

La galería alicantina Aural acoge, hasta el 20 de marzo, 'Docmental', una exposición formulada a través de documentos audiovisuales como Leer

Luisa Pastor, Pilar Tébar
Luisa Pastor y la verdadera silueta del valor: el animal como mercancía

El Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert acoge en la Casa Bardín 'D–M–D, Dinero-Mercancía-Dinero', de la artista alicantina Luisa Pastor. Leer

Juan F. Navarro (director de La Peluquería)
Juan F. Navarro: «Como todo lo que ocurre en La Peluquería, esta no-actividad es una broma»

Exposiciones secretas, jugando con el aire libre, con lo efímero… La Peluquería, comandada por Juan F. Navarro, se define como Leer