Vista de sala con la obra de Miaz Brothers en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cotesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

Ver visiones: los problemas de género

Ver visiones. Reinterpretando el presente
Centro del Carmen
C/ Museo, 2. Valencia
Comisariado por Álvaro de los Ángeles y José Luis Pérez Pont
Hasta el 13 de julio de 2014

Enrique Zabala (Galería Rosa Santos) / Miaz Brothers (Galería Paz y Comedias)
CIS: Los problemas relacionados con la mujer

Vista de sala con la obra de Miaz Brothers en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cotesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

Vista de sala con obras de Miaz Brothers en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cotesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

Vista de sala con la obra de Enrique Zabala en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cotesía del artista y Galería Rosa Santos.

Vista de sala con obras de Enrique Zabala en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cotesía del artista y Galería Rosa Santos.

Vista de sala con la obra de Miaz Brothers en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cotesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

Vista de sala con obras de Miaz Brothers en Ver visiones. Foto: Nacho López. Imagen cotesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

El siglo XX ha sido el siglo de la liberación de la mujer, de la conquista de sus derechos jurídicos y sociales. Al menos, en Occidente. Pero como la historia es un proceso dialéctico, la consecución de esos logros suele llevar aparejados ciertos efectos negativos que solemos pasar por alto o co­locar en el debe que no corresponde. Es como si el sujeto, liberado de ciertas cadenas, se encon­trara con un inesperado peso a causa de la responsabilidad a la que le obliga su recién adquirida libertad y buscara nuevos refugios; nuevos chivos expiatorios. Como si saliera de un pasado tene­broso para meterse en un presente que, de tan luminoso, le cegara hasta el punto de dificultar el gobierno de tan ansiada vida.

Enrique Zabala. Serie Never so close. Portraits, 2012-2014. Acrílico y óleo sobre lienzo. 81 x 81 x 3 cm. Imagen cotesía del artista y Galería Rosa Santos.

Enrique Zabala. Serie Never so close. Portraits, 2012-2014. Acrílico y óleo sobre lienzo. 81 x 81 x 3 cm. Imagen cotesía del artista y Galería Rosa Santos.

El diálogo entre la obra de Miaz Brothers, con sus rostros desdibujados, invisibles, tenebrosos, y la de Enrique Zabala, con sus rostros diametralmente opuestos, naturalistas, diríase que quemados por cierto exceso de luz, permite abrir un interesante camino en esa bifurcación de senderos que los artistas velan o revelan. En el fondo, Miaz Brothers y Enrique Zabala son las dos caras de una misma moneda: la del sujeto disociado en la sociedad contemporánea.

Miaz Brothers. Lady F, 2014. Acrílico sobre lienzo. 162 x 130 cm. Imagen cortesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

Miaz Brothers. Lady F, 2014. Acrílico sobre lienzo. 162 x 130 cm. Imagen cortesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

A la famosa pregunta de Stendhal, ¿por qué no son felices los hombres en el mundo moderno?, Pascal Bruckner en La tentación de la inocencia responde: “Porque se han liberado de todo y se dan cuenta de que la libertad es insoportable de vivir”. Y “así como la liberación posee una especie de grandeza épica y poética cuando nos libera de la opresión, la libertad, porque compromete y obliga, nos tiraniza a través de sus exigencias”.

Enrique Zabala. Serie Never so close. Portraits, 2012-2014. Acrílico y óleo sobre lienzo. 81 x 81 x 3 cm. Imagen cotesía del artista y Galería Rosa Santos.

Enrique Zabala. Serie Never so close. Portraits, 2012-2014. Acrílico y óleo sobre lienzo. 81 x 81 x 3 cm. Imagen cotesía del artista y Galería Rosa Santos.

Los hermanos Renato y Roberto Miaz nos hablan de la invisibilidad del rostro, del difícil recono­cimiento de ciertas figuras, de un espectador que ansía verlo todo, pero se ha de conformar con los perfiles borrosos de una realidad a la que le falta pasar el paño que descubriera cierta verdad. Son rostros ocultos bajo una luz brumosa, parecida a la que destilan algunos paisajes románticos, a la que Visconti inmortalizó en su Muerte en Venecia. Rostros vaporosos y difusos cuyo halo es­pectral proviene del reino de los fantasmas. Invisibilidad que bien pudiera referirse a la de la mujer, momentos antes de proclamar su derecho a la visibilidad pública; su derecho a salir del ámbito privado, oculto y silencioso, con el fin de alcanzar la luz de la palabra que demanda ser escuchada.

Miaz Brothers. Old master #31, 2014. Acrílico sobre lienzo. 162 x 130 cm. Imagen cortesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

Miaz Brothers. Old master #31, 2014. Acrílico sobre lienzo. 162 x 130 cm. Imagen cortesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

Los rostros de Enrique Zabala vendrían a responder a esa solicitud. Son rostros que miran de frente, que interpelan al espectador, crudos, excesivamente crudos, de piel sometida a los fre­cuentes avatares de la existencia, naturalista, reflejando la corrupción que impone el paso del tiempo. Diríase que la mujer, cansada de aquella invisibilidad pretérita, ofreciera testimonio vivo, tremendamente vivo, de su proclamada libertad en forma de huellas de lo real que muestra de cara al público. Las tinieblas fantasmales de Miaz Brothers se transforman en diáfana y áspera interpelación por parte de Enrique Zabala.

Enrique Zabala. Serie Never so close. Portraits, 2012-2014. Acrílico y óleo sobre lienzo. 81 x 81 x 3 cm. Imagen cotesía del artista y Galería Rosa Santos.

Enrique Zabala. Serie Never so close. Portraits, 2012-2014. Acrílico y óleo sobre lienzo. 81 x 81 x 3 cm. Imagen cotesía del artista y Galería Rosa Santos.

El diálogo entre ambos artistas supura una crítica que bien pudiera condensarse en los siguientes términos: el movimiento emancipatorio de la mujer, que promueve su salida de aquella invisibili­dad, tiene como correlato la manifestación cruda de las huellas producidas por tamaña lucha. Del fantasma imaginario al encuentro con lo real. De aquella “grandeza épica y poética” de la libera­ción, anunciada tras la bruma romántica de Miaz Brothers, pasamos sin solución de continuidad al lacerado testimonio de las mujeres retratadas en carne viva por Enrique Zabala.

Miaz Brothers. Old master #30, 2014. Acrílico sobre lienzo. 162 x 130 cm. Imagen cortesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

Miaz Brothers. Old master #30, 2014. Acrílico sobre lienzo. 162 x 130 cm. Imagen cortesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

No hay articulación posible entre ambos mundos y experiencias, por cuanto la única verdad en el reino de las tinieblas es su constante desdibujamiento, y en el del descarnado testimonio exis­tencial la verdad inapelable de lo radicalmente constatable. Hay, sin duda, cuestionamiento de la realidad. Miaz Brothers lo hace por la vía de la ambigüedad figurativa, quebrando la mirada complaciente del espectador. Enrique Zabala lo hace metiendo la directa, para confrontar a ese mismo espectador con la cruda existencia. Cuestionamiento, pues, de la realidad, que conlleva su inevitable vaciado. De manera que, ante ello, aflora el escepticismo (brumoso) o la angustia (des­carnada), dejando entrever una cierta victimización causada, paradójicamente, por esa realidad cuestionada.

Enrique Zabala. Serie Never so close. Portraits, 2012-2014. Acrílico y óleo sobre lienzo. 81 x 81 x 3 cm. Imagen cotesía del artista y Galería Rosa Santos.

Enrique Zabala. Serie Never so close. Portraits, 2012-2014. Acrílico y óleo sobre lienzo. 81 x 81 x 3 cm. Imagen cotesía del artista y Galería Rosa Santos.

Pascal Bruckner llama victimización a “esa tendencia del ciudadano mimado del ‘paraíso capita­lista’ a concebirse según el modelo de los pueblos perseguidos”. Modelo que constituye toda una paradoja del individuo contemporáneo “pendiente hasta la exageración de su independencia, pero que al mismo tiempo reclama cuidados y asistencia, que combina la doble figura del disidente y del bebé y habla el doble lenguaje del no conformismo y de la exigencia insaciable”. El fructífero diálogo entre las obras de Miaz Brothers y Enrique Zabala levanta acta de esa disociación. Las figuras invisibles y los rostros descarnados, cada cual en su propio territorio, señalando cierto reguero de víctimas.

Miaz Brothers. Old master #19, 2014. Acrílico sobre lienzo. 162 x 130 cm. Imagen cortesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

Miaz Brothers. Old master #19, 2014. Acrílico sobre lienzo. 162 x 130 cm. Imagen cortesía de los artistas y Galería Paz y Comedias.

Salva Torres

Los comentarios están cerrados.