“Estamos preocupados por cosas superfluas”

Inside, de Rafa de Corral
Sporting Club Russafa
C / Sevilla, 5. Valencia
Hasta el 26 de enero de 2018

“Ha sido un trabajo de estar conmigo mismo; algo muy especial, muy íntimo”. Tan íntimo que a Rafa de Corral le ha llevado a sumergirse en lo más hondo de sus propias estructuras volumétricas, profundizando en ellas como queriendo extraerles el alma que atesoran. “Es como un paréntesis en mi trabajo; todavía no sé lo que voy a hacer a continuación”. Un paréntesis en el que el artista bilbaíno afincado en Valencia se ha dejado empapar de la pérdida de un ser querido, mostrando en la veintena de piezas que integra la exposición ‘Inside’ lo real de la experiencia humana.

Inside, outside, de Rafa de Corral. Imagen cortesía del artista.

Inside, outside, de Rafa de Corral. Imagen cortesía del artista.

El Sporting Club de Russafa se hace eco hasta finales de mes de esa intensa dramaturgia interior. Y lo hace mediante un cuidado montaje en el que De Corral, más allá de su destreza técnica, va combinando las diferentes obras para reflejar su estado de ánimo, tan herido como volcado en la cauterización de esa herida a base de un arrebatado impulso creativo. “Son obras que me han salido rapidísimo, como un vómito”. Y lo que vomita el artista es un aluvión de sentimientos que, tamizados por el blanco y negro, aluden a cierta radiografía interior.

“Quería utilizar el grafito por la fuerza que tenía”. No se sabe bien si el grafito o el propio artista, pero en cualquier caso fuerza con mayúsculas. La fuerza que confiere el dolor cuando éste necesita encontrar una salida fructífera, en lugar de emponzoñarse dentro. Rafa de Corral, empujado por esa fuerza aludida, va tabicando las paredes derruidas por efecto de la devastadora muerte, mostrando en el Sporting una suerte de partitura musical wagneriana hecha de oquedades por las que se filtra una luz vivificante.

Rafa de Corral llevando una pieza en su exposición. Imagen cortesía del artista.

Rafa de Corral llevando una pieza en su exposición. Imagen cortesía del artista.

“Son aperturas desde dentro de la figura”. Porque De Corral, aunque próximo a la abstracción geométrica, no termina de desprenderse de la figuración. “La abstracción geométrica es muy rigurosa, muy estricta”, dice. Y la figuración es el punto de anclaje que le permite situarse en un mundo que tanto más lo acoge, tanto más le empuja hacia ese interior desde el que mira en su exposición. ‘Inside’ es eso: un adentrarse en su propio paisaje volumétrico, sabedor de que en su interior se halla el núcleo radical de una existencia todavía herida.

Por eso habla en ‘Telaraña del autoengaño’, una de las piezas de la muestra, de la interrogación más lacerante, aquella que le lleva “a cuestionar cosas, incluido el autoengaño, porque de esa maraña igual no sales”. Al tocar lo real de la existencia, que comparece a modo de agujero hiriente fruto de una muerte cercana, Rafa de Corral siente que la esencia de las cosas muchas veces se nos olvida: “Estamos preocupados por cosas superfluas”. Cosas de las que se hace cargo en su exposición por vía inversa: subrayando lo que de verdad importa; la vida en estado puro.

Introspección retrospectiva, de Rafa de Corral. Imagen cortesía del artista.

Introspección retrospectiva, de Rafa de Corral. Imagen cortesía del artista.

“Ha sido como una liberación total. He podido sacar lo que llevo dentro”. Y como dentro lleva cierto pesar, ha preferido ubicarse en el interior de sus propias estructuras para observar lo que acontece dentro. “Ante la perspectiva de la muerte, te planteas el paso del tiempo”. Un tiempo hecho de instantes que el grafito destaca a modo de raspaduras y mediante una luz que pugna por iluminar el fondo oscuro. “Hay una pelea entre la proyección de la luz y el objeto en sí. También a la inversa: tú estás dentro del objeto y la luz penetra en él”.

‘Inside’, exposición comisariada por Alba Fluixà, quien alude precisamente a esa reflexión “sobre el paso del tiempo, la vida y la muerte” en la muestra de Rafa de Corral, es un título oportuno para revelar ese estado de ánimo. “Iba a titularla ‘Introspección’, pero me pareció un poco manido, aunque se refiriera a ese planteamiento de meditación y de diálogo interior contigo mismo”. Inside le resultó más acertado, por cuanto evocaba ese “estar dentro de las estructuras”. No sólo mentalmente, sino físicamente, en cuerpo y alma.

Salvo un acrílico, el titulado ‘Inside, outside’, todas las demás obras son dibujos sobre tabla que el artista ha preparado con una imprimación en blanco sedoso. “Empecé con éstas de rayo de luz con spray fluorescente”. Y luego, “no sé por qué”, fue dejando a solas el grafito, quién sabe si queriendo manifestar con el más despojado blanco y negro el verdadero estado del alma. “Me fui emocionando al ver el resultado”, dice mientras ultimaba los detalles de la exposición inaugurada el pasado viernes. Un conjunto de “silencios y dudas”, que el Rafa de Corral más íntimo muestra sin tapujos. ‘Inside’, porque ahí dentro suceden muchas cosas de verdad.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Rafa de Corral. Imagen cortesía del artista.

Rafa de Corral. Imagen cortesía del artista.

Salva Torres

Palabras de hoy para fotografías de ayer

Relatos en blanco y negro
Generación Bibliocafé (GB)

Un grupo de amigos y conocidos amantes de la literatura en su doble vertiente como lectores y escritores. Una serie de talleres literarios para iniciarse en sus misterios. Un local donde reunirse a intercambiar conocimientos e ideas, la librería cafetería Bibliocafé de José Luis Rodríguez y su esposa Fernanda.  Así surgió de una forma espontánea la Generación Bibliocafé (GB) a partir de una idea tan simple como eficaz: ¿Por qué esperar que publiquen nuestros escritos? ¡Hagámoslo nosotros! Y se lo tomaron tan en serio que unos tres años después ya tienen una biblioteca propia de doce volúmenes de contenido variopinto. Desde temas ligeros, como viajes, gastronomía y mascotas, a asuntos candentes de plena actualidad; violencia de género o el drama de la inmigración.

Pese a la lamentable desaparición de la librería Bibliocafé, los miembros del colectivo se mantienen unidos, ilusionados y  productivos como el primer día. Varios de ellos ya han publicado novelas en solitario y en conjunto demuestran su capacidad de superación en cada proyecto que emprenden.

Portada de Relatos en blanco y negro. Generación Bibliocafé.

Portada de Relatos en blanco y negro. Generación Bibliocafé.

El pasado mes de diciembre apareció su duodécimo título presentado con gran expectación en el palacio de los Condes de Alpuente, en la calle Caballeros. Se trata de un libro homenaje a  Valencia y sus habitantes de un ayer relativamente próximo que parece muy lejano en el tiempo. A partir de la colección de fotografías antiguas del blog de Julio Cob, dos docenas de autores, con declarada mayoría femenina, han urdido otras tantas historias, 24 en total, reunidas en Relatos en blanco y negro.

Variedad de estilos, de temas, brevedad y concisión. Es el aliciente de esta obra colectiva que sumerge al lector en una época de tonalidades grises, la sociedad del franquismo atenazada por la hipocresía, la represión y las secuelas del gran desastre que fue la guerra civil.

En ‘Cola de caballo’ Susana Gisbert cuenta la historia de dos hermanos huérfanos separados por duras circunstancias que vuelven a reencontrarse tras muchos años. Inmaculada Martínez describe en ‘Crisantemos, 1934′  el estado de ánimo de una madre viuda a causa de la guerra de África que se dispone a comprar flores para la tumba de su marido.

Saler. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

Saler. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

No sólo hay espacio para el drama. En clave humorística Mauro Guillén recuerda el gran impacto que tuvo en la sociedad española la llegada del Seiscientos (Modernidad), y Fuensanta Niñirola relata en ‘Una vida a trompicones’ la vida de una mujer que, pese a su tendencia a sufrir accidentes, tiene una vida dichosa y plena. La nota rural la pone Ángel Marqués con su cuento ‘Alegría’, nombre de la mula del abuelo del narrador, un avispado animal que es testigo de su iniciación en el sexo y la muerte.

Don Vicente Blasco Ibáñez protagoniza dos relatos. ‘El Boa’, de Herminia Luque recrea la relación del fogoso escritor con la famosa escritora doña Emilia Pardo Bazán, varios años mayor que él. Confesiones a María de Luisa Berbel es el propio Blasco Ibáñez quien, en una carta imaginaria a su primera esposa María Blasco, le pide disculpas por no haber prestado suficiente atención a su familia debido a sus vocación viajera y aventurera.

El bibliófilo e historiador Rafael Solaz, Pilar Martínez, el equipo de Côdez Iuvenis y el joven diseñador Marcos Escolano son otros colaboradores de este proyecto.

Riada en Valencia. Imagen cortesía de Bibliocafé.

Riada. Imagen cortesía de Generación Bibliocafé.

Bel Carrasco

La metamorfosis en el arte

Proyecto 3CMCV ‘Arte y Metamorfosis’
Daniel Jordán, Hugo Martínez-Tormo y Alejandra de la Torre
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 7 de febrero

El Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana presenta la exposición de la tercera edición del Proyecto 3 CMCV ‘Arte y Metamorfosis’ que se podrá ver en el Centro del Carmen del 5 de noviembre al 7 de febrero. En ella los artistas Daniel Jordán, Hugo Martínez-Tormo y Alejandra de la Torre presentan tres propuestas multidisciplinares que reflexionan sobre la idea de la transformación de la obra de arte y del propio artista.

Se trata de la tercera convocatoria del programa Proyecto 3 CMCV que publica el Consorcio de Museos anualmente. En ella, se seleccionan tres proyectos expositivos dotados cada uno con una ayuda a la producción de 5.000 €. Una vez realizados, los tres proyectos conforman una exposición que itinera por las tres provincias de la Comunitat.

Clásicos del cine y de la literatura universal como La ventana indiscreta de Hitchcock, en la pasada edición, o ahora La metamorfosis de Kakfa han servido de hilo conductor en las diferentes convocatorias proponiendo temas de interesante reflexión. Temas, por otra parte, muy recurrentes en la historia del arte como es este año la idea de la transformación, el cambio, o incluso la monstruosidad rozando ya la imagen fantástica.

A partir de la novela de Franz Kafka La Metamorfosis, de la que se cumple este año su centenario, los tres artistas presentan en esta exposición una obra de gran carga simbólica trabajando en diferentes disciplinas tales como pintura, escultura, instalación audiovisual o fotografía.

Formalmente la exposición presenta una obra por cada artista que no se centra en una única pieza sino en un conjunto de ellas con el objetivo tanto de transmitir su mensaje como de conocer la personalidad artística del creador.

Instalación de Hugo Martínez-Tormo. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

Instalación de Hugo Martínez-Tormo. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

En el caso de Hugo Martínez-Tormo, éste centra la mirada sobre el proceso de creación de la obra de arte mostrando cada fase de transformación de la misma, pasando de la pintura a la escultura a través del audiovisual. Su obra titulada ‘Tríptico’ consiste en una instalación audiovisual compuesta por tres fotografías, tres vídeos y tres volúmenes geométricos, que a su vez recuerdan a tres crisálidas. Formas, volúmenes y colores, todos ellos primarios, que combinándose entre sí, producen variaciones infinitas y generan todas las formas y colores posibles.

Daniel Jordán, junto a su obra. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

Daniel Jordán, junto a su obra. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

En su obra ‘The Fool Show’ (instalación a partir de esculturas y pinturas), Daniel Jordán hace una interpretación de la novela basándose en su carácter autobiográfico. Jordán se identifica como artista con la pasión que sentía Kafka por la escritura. La transformación muestra la situación en la que se encuentra el creador, quien se siente un bicho raro por querer dedicarse a su pasión, la cual es entendida de forma cuanto menos sospechosa a ojos de la sociedad mercantil moderna.

Alejandra de la Torre, junto a su obra. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

Alejandra de la Torre, junto a su obra. Imagen cortesía del Centro del Carmen.

Alejandra de la Torre en su obra ‘El estigma del Parado’ hace una crítica social de la situación del parado en España. A modo autobiográfico describe el proceso transformador del ser humano, del artista, con sus ilusiones, su formación y su proyección profesional, en un objeto, en un parásito de la sociedad, en definitiva en un bicho, con las esperanzas ya mermadas por el fracaso ante la falta de apoyo y de salida laboral.

La exposición de esta tercera edición del Proyecto 3 CMCV se expondrá en el Centro del Carmen hasta el próximo mes de febrero de 2016, cuando viajará a Castellón para mostrarse en la Sala San Miguel y posteriormente a Alicante.

Las geometrías depuradas de Rafa de Corral

La persistencia del vacío, de Rafa de Corral
Galería Alba Cabrera
C / Félix Pizcueta, 20. Valencia
Inauguración: viernes 18 de septiembre, a las 20.00h

La obra de Rafa de Corral (Bilbao, 1967) ha evolucionado desde un panorama de edificaciones organizadas hacia una depuración arquitectónica, donde lo lineal cobra su máximo sentido.
Las estructuras razonadas de sus trabajos, que nos recuerdan a las obras de Mies van der Rohe, de la escuela de La Bauhaus, o a las arquitecturas de Le Corbusier, unen racionalismo, figuración y abstracción.
La depuración formal, arquitectónica y pictórica del trabajo actual de Rafa de Corral proyecta una síntesis que une lo geométrico al ilusionismo pictórico. Realiza una perfecta unión entre lo onírico y lo real, lo íntimo con lo personal.

Obra de Rafa de Corral. Cortesía de la galería Alba Cabrera.

Obra de Rafa de Corral. Cortesía de la galería Alba Cabrera.

En sus exuberantes escenas de arquitecturas geométricas, el color recalca su maestría. Los cielos brumosos, los contrastes entre las luces y las tinieblas y la intensidad de su color, nos guían al aspecto más íntimo del autor.
Se nos presenta un juego de sensaciones, donde la experiencia visual del espectador y la propia experiencia de Rafa de Corral, se unen en sus estructuras dramáticas, donde no solo la contemplación conduce hacia lo más íntimo del artista.
Un ejemplo de ello son los títulos de sus obras, que esconden historias y sensaciones, dejando la puerta abierta al espectador para profundizar en el interior y en el estado emocional del propio  autor.
Su trabajo actual se sigue sosteniendo sobre unas bases que han sido constantes a lo largo de toda su trayectoria artística. Rafa de Corral trabaja arduamente sus obras, realizando estudios previos sobre ellas, analizando cada detalle y manteniendo la arquitectura como tema primigenio. La ubicación de las escenas en un espacio atemporal, la sensación de inmensidad y el estudiado control de las formas,  también forman parte de dichas bases que tanto caracterizan al artista.
Rafa de Corral atraviesa actualmente una etapa de madurez artística, donde une lo posible con lo imposible y la realidad con la ficción, donde el vacío se expresa en su máximo exponente.

Obra de Rafa de Corral. Galería Alba Cabrera.

Obra de Rafa de Corral. Galería Alba Cabrera.