Esos drones que nos sobrevuelan

En Tierra, de Sigfrid Monleón e Isabelle Stoffel
Teatro Rialto
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia
Del 27 de abril al 6 de mayo de 2018

El Institut Valencià de Cultura presenta el espectáculo ‘En Tierra’ (Grounded), dirigido por Sigfrid Monleón e Isabelle Stoffel (recién nominada a los Premios Mihura) que también protagoniza la obra. Según Roberto García, director adjunto de Artes Escénicas del Institut Valencià de Cultura, “es una obra de éxito internacional, de George Brant, con elementos plenos de modernidad de la mano de un director valenciano de prestigio como es Sigfrid Monleón y una interpretación poderosa de Isabelle Stoffel».

Un texto interesante e imprescindible que aún no se ha estrenado en España, aunque desde su estreno en el festival de Edimburgo en 2013 ya ha sido representado en medio mundo, desde Etiopía hasta Broadway con Anne Hathaway.

Escena de 'En Tierra'. Imagen cortesía del IVC.

Escena de ‘En Tierra’. Imagen cortesía del IVC.

En la obra, un embarazo imprevisto termina con la carrera en el aire de la piloto de caza. Ahora vuela drones teledirigidos. De día vigila a terroristas a 8.000 km de distancia y mata a golpe de botón. De noche vuelve a casa a cenar con su marido y a jugar con su hija. Pero cada día le resulta más difícil distinguir entre su vida cotidiana y el trabajo, entre el desierto de Nevada y el de Afganistán.

Ganadora del Smith Prize de teatro político, está concebida como un poema épico contemporáneo, la obra aborda desde una perspectiva de género las implicaciones destructivas, morales y éticas, de la moderna guerra de drones y su papel, como instrumento de poder, en la sociedad de la vigilancia.

Sigfrid Monleón, Isabelle Stofel y Roberto García. Imagen cortesía del IVC.

De izda a dcha, Sigfrid Monleón, Isabelle Stoffel y Roberto García. Imagen cortesía del IVC.

Isabelle Stoffel (actriz, versión y codirección) crea la compañía Recycled Illusions en colaboración con artistas de diferentes disciplinas y lugares. Actúa en teatros de Suiza, Alemania, Bélgica y España, en películas de Gonzalo López-Gallego, Carlos Iglesias, Sigfrid Monleón y Jonás Trueba. Escribe e interpreta la adaptación teatral de las memorias de Toni Bentley, ‘La rendición’. También actúa en ‘Invernadero’, dirigida por M. Gas y Festen, dirigida por M. Mira. En Basilea ha dirigido ‘Jimmy, criatura de un sueño’, ‘Paseo por los recuerdos’ y ‘Eco en la frontera’.

Sigfrid Monleón (director) ha dirigido los filmes ‘La isla del holandés’ (2001), ‘La bicicleta’ (2006) y ‘El cónsul de Sodoma’ (2010), el telefilme ‘Síndrome laboral’ (2004) y los documentales ‘Karlitos’ (2004), ‘El último truco’ (2009), ‘Ciudadano Negrín’ (2011) y ‘Cántico’ (2017). Su última película, ‘El pintor de calaveras’, inauguró el festival de Las Palmas el pasado 6 de abril. En 2012 debuta en el teatro con la dirección de ‘La rendición’. En teatro también ha dirigido ‘Un cielo’ (Jean Genet), ‘Suite Nupcial’ (Carlos Iglesias) y ‘Teatro’ (Mariano Peyrou).

Isabelle Stoffel en 'En Tierra'. Imagen cortesía del IVC.

Isabelle Stoffel en ‘En Tierra’. Imagen cortesía del IVC.

Paz Olmos, otro ‘cadáver’ cultural

Paz Olmos, destituida como directora del Museo San Pío V
Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte
Generalitat Valenciana

A Consuelo Císcar la echaron del IVAM, o se fue, según el color con el que se mire su marcha, antes del cambio de rumbo político. Y, tras él, han seguido sus pasos Inmaculada Gil Lázaro, responsable de Teatres, y ahora Paz Olmos, directora del Museo San Pío V. ‘Cadáveres’ culturales de la época de gobierno del PP, al que cabría sumar los de Mayrén Beneyto, como responsable de la concejalía de Cultura, y la propia Rita Barberá, como alcaldesa de Valencia. Un ramillete de mujeres que, tras formar parte durante años de la escena pública valenciana, desaparece, para tristeza de sus correligionarios y alegría de quienes las sufrieron.

En el caso de Paz Olmos (ver: https://www.makma.net/san-pio-v-el-museo-sin-rumbo/),  resulta harto elocuente atender a las razones dadas por la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte para justificar su destitución. Según informa Europa Press, a la directora del Museo San Pío V se le comunicó que, después de haber evaluado un informe sobre el estado de conservación de las obras de arte y de la gestión global de la pinacoteca, se ha decidido retirar a Paz Olmos de la dirección del Museo de Bellas artes «para empezar una nueva etapa de gestión que garantice la conservación y el buen funcionamiento del que es el museo con el fondo artístico más importante de las valencianas y los valencianos y uno de los patrimonios artísticos más importantes en el ámbito europeo».

Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia.

Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia.

De manera que, según se informa en el comunicado de Cultura, se prescinde de su gestión como responsable del museo, tras lo cual Paz Olmos cuenta con diez días para hacer las alegaciones pertinentes a esta decisión.

Según indica la Conselleria, pasado el periodo de alegaciones de la que ha sido directora del Museo de Bellas artes, desde la Conselleria de Educación se procederá a designar una persona que lo dirija de forma provisional, durante unos meses, hasta que esté elaborado un manual de buenas prácticas en instituciones culturales que permita presentar candidaturas a las direcciones como las de esta pinacoteca.

El conseller de Cultura, Vicent Marzà, tiene la intención de escuchar a los técnicos del museo que han llevado a cabo tareas de conservación y restauración de las obras de arte, así como del equipo especializado en las distintas áreas de gestión para iniciar un funcionamiento transparente, racional y justo de la pinacoteca, según se apunta en el comunicado.

Medidas

Del mismo modo, desde la Conselleria «se tomarán las medidas de urgencia necesarias para evaluar y solucionar en los términos que se pueda la climatización del museo, que ha generado problemas tanto para los visitantes como para la conservación de las obras. La dirección del museo tenía constancia de esta problemática desde diciembre de 2014, pero se optó para bloquear el contrato de mantenimiento de las instalaciones.

Por otro lado, ha destacado que los principales protocolos de actuación se centrarán en líneas de actuación relacionadas con la conservación y restauración de los fondos; medidas para reactivar el mantenimiento de las instalaciones; medidas para garantizar la vigilancia y la seguridad de las obras; la reactivación de las funciones del patronato del museo; así como la revisión de las necesidades de personal técnico y especializado del museo.

Paz Olmos en una imagen extraída de Youtube durante la presentación de la Sala Sorolla en noviembre de 2011.

Paz Olmos en una imagen extraída de Youtube durante la presentación de la Sala Sorolla en noviembre de 2011.

Ver lo publicado en Makma, cuando fue nombrada directora del San Pío V:
https://www.makma.net/san-pio-v-el-museo-sin-rumbo/
https://www.makma.net/ester-alba-paz-olmos-ocupa-un-cargo-que-no-entiendo/

 

 

Violet, el punto de vista de un melancólico

Violet, de Bas Devos
Sección oficial de largometrajes
Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove
Del 20 al 27 de junio

Violet es, de las películas a concurso en Cinema Jove, la más inclinada a mostrar lo que le sucede al protagonista desde un  punto de vista formal, supeditando el argumento a la estética que lo contiene. El belga Bas Devos muestra el abatimiento del joven Jesse (Cesar de Sutter), tras contemplar la muerte a navajazos de un amigo, mediante imágenes estáticas, en ocasiones abstractas de tanto forzar el objetivo de la cámara, y en otras mediante planos que proceden de otras cámaras que reproducen el espejismo siniestro que atraviesa el film desde su enigmático comienzo.

Fotograma de la película 'Violet', de Bas Devos. Cinema Jove.

Fotograma de la película ‘Violet’, de Bas Devos. Cinema Jove.

No es un recurso novedoso, pero Devos lo exprime al máximo: la observación de la realidad mediante videocámaras, que llevan al espectador a contemplar cuanto sucede de manera interpuesta, con reflejos y distorsiones, al tiempo que se suceden los planos estáticos de larga duración, tan del gusto de cineastas como Jaime Rosales. El ejercicio de estilo, con haber sido ya explorado por otros directores, cumple aquí su función, ya que muestra el estado de un chaval de 15 años impactado por el asesinato de su amigo en los vacíos pasillos de un centro comercial.

El asesinato a manos de jóvenes pandilleros será mostrado al principio de la película a través de videocámaras, justo en el instante en que el vigilante se ausenta de su cabina de control. La desazón se acentúa doblemente, reflejándolo fríamente una cámara sin nadie que pueda intervenir. De manera que Jesse, al igual que el espectador, asiste pasivo al acto criminal, quedando atónito ante  el siniestro que inundará la pantalla de extraños espejismos y continuas alusiones a ese estatismo de la imagen.

Fotograma de la película 'Violet', de Bas Devos. Cinema Jove.

Fotograma de la película ‘Violet’, de Bas Devos. Cinema Jove.

Lo que sucede a lo largo de la película viene marcado tanto por el triste suceso como por la forma de mostrarlo. Diríase que la muerte y la cámara inerte, proyectando cierto rastro de Arrebato (Iván Zulueta), forman una extraña pareja directamente asociada con el fenómeno de la melancolía. Porque el melancólico, si algo sabe, es de la parálisis que provoca la pérdida de un ser querido. Parálisis que le lleva a contemplar el mundo con otros ojos, descubriendo en los objetos detalles que antes pasaban desapercibidos y ahora, sin embargo, sobresalen como si alguien hubiera puesto una lupa deformante sobre la realidad cotidiana.

Fotograma de 'Violet', de Bas Devos. Cinema Jove.

Fotograma de ‘Violet’, de Bas Devos. Cinema Jove.

Lo amigos de Jesse, grupo de ciclistas acróbatas o BMX (bike moto cross), le pedirán explicaciones acerca de la muerte del amigo, sopesando su grado de cobardía por no haber intervenido, al tiempo que le acompañan en su triste sentimiento. Jesse, incapaz de metabolizar esa pérdida repentina, deambulará con su bici de aquí para allá, sin hallar consuelo en familia ni amigos. La realidad se vuelve así oscura, impenetrable, difusa, de forma que Bas Devos lo que hace es aproximarnos a ese mundo tratando de experimentar plásticamente lo que le sucede interiormente al muchacho.

Violet, en tanto la trama argumental se funde y hasta confunde con el fondo, no tiene pretensiones de avanzar en busca del sentido que haga salir a Jesse de su ensimismamiento. De ahí que la conclusión no sea más que otra vuelta de tuerca a ese instante que ha paralizado la mirada del joven quinceañero, al que Devos sigue con minuciosa atención. El fantasma de la melancolía lo inunda todo, bañando con su bruma existencial la naturaleza sin duda humana, demasiado humana.

Cesar de Sutter en un fotograma de la película 'Violet', de Bas Devos. Festival Internacional de Cine de Valencia - Cinema Jove.

Cesar de Sutter en un fotograma de la película ‘Violet’, de Bas Devos. Festival Internacional de Cine de Valencia – Cinema Jove.

Salva Torres